Sunday, July 15, 2018

Por qué el odio ortodoxo por la manipulación del 'Tikkun Olam' - Ysoscher Katz - Forward




Jonathan Neumann está furioso con el judaísmo liberal y entiendo por qué.

No hace mucho tiempo yo también estaba enojado con ellos. Lamentablemente, sin embargo, su ira lo hace cometer una infracción que no es tan diferente de la transgresión que provoca su propia y justa indignación. Él castiga a sus adversarios políticos por abusar de un prominente tropo teológico judío, pero en el proceso desafortunadamente parece ignorar un conocido aforismo rabínico.

En una publicación en el New York Post, Neumann se manifiesta justamente molesto por la apropiación cultural de los judíos liberales de un arduo concepto religioso, el "tikkun olam" o reparar el mundo. Él se muestra muy decepcionado de que "silenciosamente lo raptaran [el concepto] y lo utilizaran fuera de contexto de una oración judía... para aplicarlo a la justicia social".

La afirmación de Neumann es cierta. El término "tikkun olam" aparece en el segundo párrafo del Aleinu, la coda que tres veces al día se emplea en las oraciones de los judíos, y que de hecho no se refiere a la justicia social en absoluto. El modismo, como cuestión de hecho, expresa un tropo teológico judío clave, no un valor sociológico universalista.

Ver a otros malversar repetidamente un concepto fundacional importante puede ser extremadamente frustrante. Recientemente hemos visto cómo las comunidades Afroamericana, Queer y Nativo-Americanas se ofenden con aquellos que intentan promover sus propias agendas tomando prestados los tropos culturales de esas comunidades. La comunidad ultraortodoxa no es diferente. Ellos también veneran la singularidad de sus expresiones culturales y la especificidad de sus preceptos religiosos, ya que los consideran sagrados y culturalmente contingentes. En su opinión, malversarla es un grave pecado. Ellos también se sienten engañados cuando otros hacen un mal uso de su preciada herencia.

Sé cómo ese mal uso altera las sensibilidades ultraortodoxas porque una vez formé parte de esa comunidad. Nací y crecí en la comunidad ultraortodoxa. De hecho, recuerdo vívidamente mi reacción cuando, como joven e impresionable adolescente, aprendí sobre la manera en que la judería liberal tergiversaba "nuestras" metáforas fundamentales. Fue profundamente perturbador.

Es cierto que algunos que se identifican con el ethos del activismo social han intentado rectificar esto. El rabino liberal Jill Jacobs y el académico progresista Aryeh Cohen, entre otros, han tratado de suprimir la premisa teológica del "tikkun olam" del discurso de acción social del judaísmo. Hasta ahora, sin embargo, no han tenido éxito. El tropo todavía juega un papel formativo en la conciencia de los judíos liberales y no religiosos. El resentimiento ortodoxo hacia el judaísmo liberal, en consecuencia, no ha disminuido. El resentimiento todavía es profundo. Escritores como Neumann dan voz a esa ira. Desafortunadamente, en la búsqueda de articular su punto de vista, comete una transgresión no menos atroz que la que reprende a sus oponentes políticos.

Los sabios del Talmud vivieron en un ambiente de ferviente conflicto religioso. Fueron constantemente criticados por sus contemporáneos por no ser apropiadamente religiosos. Algunos pensaban que eran demasiado estrictos, mientras que otros alegaban que no eran lo suficientemente puntillosos. Los rabinos a menudo respondían de la misma manera, peleaban agresivamente contra sus críticos, frustrando a aquellos que dudaban de su legitimidad. Si bien reconocieron que esos debates a veces podían ser extremadamente molestos, sin embargo exhortaron a sus estudiantes a no dejarse llevar por su justa indignación. La pasión por las ideas, creían ellos, no se convierte en una excusa para negar la humanidad de sus oponentes. Estar indignado es admirable, pero no al precio de poner en cuestión la dignidad de su adversario. Hacer eso era moralmente reprensible.

El ensayo de Neumann (y más aún en su nuevo libro "Para sanar al mundo, cómo la izquierda judía corrompe el judaísmo y pone en peligro a Israel") representa, lamentablemente, un rechazo implícito de este ethos clave de disputa. Su enojo lo ciega a la dignidad de aquellos cuyas ideas él rechaza tan vehementemente, hasta el punto de que parece pasar por alto su innata sacralidad. Su tono desdeñoso degrada la santidad inherente en todos nosotros porque, como la Biblia nos dice, todos hemos sido creados a la imagen de Dios. Así como se nos dice que odiemos el pecado, no al pecador, también nos incumbe criticar ideas, no aquellos que las expresan. Apartarse de los valores humanitarios del judaísmo no es menos un crimen que malversarlos. Este último malinterpreta los principios teológicos del judaísmo; el primero pisotea los estándares de conducta del judaísmo.

Las desafortunadas consecuencias de la furia desinhibida de Neumann no se limitan a dejar que la animosidad personal oscurezca la prescripción correcta de cómo exigir la rectificación de lo que él considera una apropiación indebida inexcusable. También hace que caiga en el comportamiento predicho por otra observación rabínica: ese enojo difumina la mente, causando errores consecuentes y descuidos perjudiciales.

El resentimiento de Neumann hacia los portadores de la bandera del judaísmo progresista le hace crear dicotomías donde no existen. Presenta a sus lectores una dura elección entre los valores liberales y el compromiso apasionado con los judíos y la devoción al judaísmo. De hecho, esos valores pueden vivir en perfecta armonía.

La conciencia social no mina la capacidad de ser religiosamente devoto. Mejora la devoción religiosa de uno. El cuidado universal por los oprimidos o los privados de sus derechos no disminuye el amor de uno por la gente o la tierra de Israel. Repararse a uno mismo no es incompatible con la reparación del mundo. En realidad son uno y lo mismo. Hacemos del mundo un lugar mejor al mejorarnos a nosotros mismos, y viceversa: trabajar por un mundo mejor es un trampolín para lograr un yo mejorado.

Es cierto que los valores culturales indebidos son incorrectos y, como es comprensible, Neumann y muchos otros se indignan con razón. Rectificar eso es de hecho un deber moral. El ensayo de Neumann, sin embargo, pasa por alto el hecho de que luchar por un valor no justifica negar otros valores. Como me enseñó mi maestro favorito de la infancia: defiende éticamente la ética. Hacer lo contrario no es ético.

Labels: ,

0 Comments:

Post a Comment

Links to this post:

Create a Link

<< Home