Sunday, April 29, 2018

La Magia judía temprana (antes de la Cábala) - Yuval Hariri - Asorblog



El judaísmo tiene una rica tradición de magia que se remonta a más de dos mil años. Pero, ¿qué es lo que realmente la magia espera conseguir? La magia judía se basa en la creencia en el poder humano para afectar la realidad y cambiarla por medio de palabras y ritos. En eso, se asemeja a la visión normativa judía, que coloca los rituales de oración en el centro de la adoración religiosa. Ambos tienen sus raíces en una cosmovisión que reconoce el poder creativo de las palabras ("Entonces Dios dijo, 'Que haya luz', y hubo luz") y su potencial para ser manipuladas por los humanos. Y ambos ritualmente usan palabras para recurrir a entidades poderosas sobrenaturales para alcanzar los cambios deseados en la realidad.

Hasta hace tres décadas, casi ninguna fuente interna, es decir, fuentes judías, eran conocidas por los estudiosos. La investigación sobre esta importante faceta de la cultura judía se basó principalmente en fuentes extrañas hostiles como los apócrifos, los escritos de Josefo y la literatura rabínica. Pero el gran y creciente número de artefactos y textos mágicos que se han encontrado y publicado en las últimas décadas cambió drásticamente esta situación. La evidencia dentro de las prácticas mágicas judías se ha vuelto dominante y es a partir de esta luz que las fuentes externas ahora se vuelven a leer y reinterpretar. El interés cada vez mayor por la magia y el esoterismo también está bien expresado en los estudios judíos y en docenas de artículos y libros recientes que tratan de la magia judía.

La magia es una práctica y un lenguaje performativo: las palabras son una forma de acción. En lugar de describir la realidad, el discurso mágico se esfuerza por generar un cambio determinado. Pero también está destinada a comunicarse. La cosmovisión judía atribuye una gran importancia a varias entidades ocultas en general, y en particular a su influencia en la vida humana. La más importante de ellas es el Señor. Subordinados a Él están los arcángeles, innumerables huestes de ángeles celestiales y otros poderes celestiales, como las constelaciones y los planetas (una vez pensados ​​como entidades vivientes). En la tierra, miríadas de demonios y otros espíritus maléficos conviven codo a codo con la sociedad humana. En los márgenes existe el difunto. Estas entidades son directamente abordadas por los juramentos mágicos o adjuraciones,

Los conjuros mágicos contienen frases típicas y están estructurados de una manera típica. Comúnmente usan la primera persona (por ejemplo: "Te conjuro...") y recurren a cierta entidad sobrenatural (o varias) con la exigencia de actuar de inmediato y llevar a cabo el mensaje escrito con respecto a una persona específica. La demanda suele estar respaldada por una declaración de que la orden se da "en nombre de" una entidad superior y más poderosa: Dios mismo, los arcángeles, los reyes de los demonios, los guardianes de los huesos del difunto, nudos sagrados y letras, etcétera. Los santos nombres de Dios, varias combinaciones ilegibles de letras, carácteres (también conocidas como "letras de los anillos") y otros signos mágicos son, por lo tanto, una parte integral del juramento escrito judío.

Dios, sin embargo, generalmente está excluido del poder de la magia humana. Solo en raras ocasiones nos encontramos con un intento de obligarlo a actuar. Sin embargo, está involucrado en otros dos aspectos del discurso mágico judío. Primero, se considera que Dios es la fuente del conocimiento de la magia y el patrón de su uso por los humanos. Esto se demuestra explícitamente en el libro de recetas mágicas de los siglos VI-VIII conocido como La Espada de Moisés, que también dice que Dios amenazó a los ángeles, declarando que los que le deshonren e ignoren los conjuros serían quemados. En segundo lugar, Dios es el destinatario de las adjuración-oraciones que se encontraron en la Genizá del Cairo (un repositorio de documentos judía en uso del siglo IX al XIX, un género que combina la súplica personal con el lenguaje típico de las conjuraciones mágicas.

Los conjuros nunca se hicieron descuidadamente, sino que siguieron un ritual bien determinado. Cientos de recetas mágicas se encontraron en la Genizah y detallan meticulosamente cada aspecto de las ceremonias requeridas. Las instrucciones se refieren a preparaciones rituales preliminares (como purificación, abstención de mujeres, carne y comida caliente, y el uso de paños blancos limpios), el momento y el lugar del rito, los materiales y objetos que se utilizarán durante toda la ceremonia y el camino para utilizarlos, los gestos requeridos por parte del practicante y la forma de abandonar el espacio mágico y regresar a la vida normal.

Estas fórmulas siempre se abren con una declaración de la meta deseada o el problema a resolver, dibujando un mapa vívido de dolores y esperanzas humanas, aflicción y deseos, miedos y aspiraciones. También dan fe de la autopercepción profesional de los practicantes, quienes sorprendentemente (o tal vez no) parecen ser altamente pragmáticos. Las fantasías del tipo que se encuentran en Las Mil y Una Noches o Harry Potter están ausentes. Las aspiraciones mágicas suelen limitarse a objetivos que también pueden alcanzarse sin los rituales propuestos, como la curación del cuerpo y la vida (especialmente de los demonios), la protección de los rivales, la gracia y el favor, el amor y el sexo, el éxito social, militar y económico, dañar a los enemigos, mejorar el estudio y la memoria, y recibir mensajes en un sueño.

Mientras que las fórmulas mágicas atestiguan el horizonte profesional de los magos antiguos y la amplia gama de soluciones rituales que podrían ofrecer a sus comunidades, los objetos mismos son evidencia de sus técnicas. Estas se pueden dividir ampliamente en dos grupos principales: cuencos de encantamientos babilónicos y amuletos de metal (y rara vez también de arcilla) de Palestina y sus alrededores. Ambos tipos de objetos, fechados principalmente entre los siglos V-VII, fueron diseñados casi exclusivamente para sanar y proteger a sus beneficiarios de la interferencia demoníaca en sus cuerpos y en su vida. También se mencionan otros objetivos, como maldecir, imponer el amor a una mujer y someter a cierta comunidad.

Los amuletos de la Genizah (en su mayoría de los siglos XI-XIII) amplían la imagen y muestran que el amor, el matrimonio, el éxito económico, la investigación de los sueños, la protección y el daño a los rivales también eran comunes. Los textos en los cuencos y los amuletos muestran que estaban preparados para un cliente determinado, mencionado por su nombre y el nombre de su madre, con el fin de obtener un resultado concreto y definido. Los dos tipos de artefactos reflejan una ideología y una cultura compartidas, así como relaciones con prácticas extranjeras.

La literatura antigua de magia judía se extendió en las comunidades judías medievales y su práctica continuó expandiéndose y desarrollándose en Europa, en el mundo bizantino y en el mundo árabe. En el proceso, absorbió y se apropió de elementos prácticos de las culturas musulmanas y cristianas vecinas. La magia también ha llegado a la era moderna, casi inafectada por el surgimiento de la Cábala. A pesar de su nuevo título - "Cabalá práctica" (es decir, la contrapartida práctica o la Cábala teosófica) -, los rastros de ideología cabalística, terminología o patrones ceremoniales y visuales, difícilmente se pueden detectar en manuscritos mágicos medievales y tempranos modernos o en impresos libros de adjuraciones, amuletos, amuletos y curaciones ( hashba'ot , qeme'ot , segulot y refu'ot). Muchos de estos libros siguen siendo atractivos en nuestros días. Se han impreso una y otra vez en Israel durante el siglo XX y todavía tienen demanda. Los cabalistas y escritores de amuletos también siguen activos en Israel, y sirven a una variada comunidad de creyentes que desean sanar sus cuerpos y mejorar sus vidas mediante el poder ritual. Sin embargo, deben competir no solo con los médicos y psicólogos modernos, sino también con la creciente popularidad de los difusores de la New Age del conocimiento y el poder oculto.

Labels: , ,

Por qué incluso algunos judíos creyeron en algún momento que Moisés tenía cuernos - Elon Gilad - Haaretz



El famoso Moisés de Miguel Ángel tiene dos cuernos que sobresalen de su cabeza. Resulta evidente que el genio del Renacimiento, cuyo Moisés es representado sosteniendo las dos Tablas de la Ley, tenía en mente el relato de Moisés descendiendo del Monte Sinaí tal como se relata en Éxodo 34:29. Allí, se dice, al menos de acuerdo con la traducción al latín, que Moisés "et ignorabat quod cornuta esset facies sua", es decir, "no sabía que en su rostro le habían salido cuernos".

A menudo se dice que esta es una simple cuestión de mala traducción resultante del hecho de que la palabra hebrea para "cuerno", "keren", es también la palabra hebrea para un "rayo de luz". Pero San Jerónimo, quien hizo la traducción llamada Vulgata a fines del siglo IV, no habría cometido un error tan crudo. De hecho, sabemos que era consciente de que "karan", el verbo que se traducía como "le habían salido cuernos", también podía significar "se había vuelto radiante", lo que utiliza en su comentario sobre el Libro de Amós, escrito unos años más tarde. Esto significa que Jerónimo sabía que el versículo podía entenderse como "el rostro de Moisés resplandecía", y así se representaba como tal en casi todas las traducciones griegas y arameas antiguas. Sólo una traducción griega disponible para Jerónimo, la del converso judío Aquila, entendía que "karan" significaba "le habían salido cuernos".

Por lo tanto, Jerónimo realmente debió haber creído que Moisés descendió del monte Sinaí con cuernos y no radiante. Como Jerónimo vivía en Tierra Santa en esos momentos y consultaba con judíos cuando trabajaba en su traducción, debe haber sido informado por ellos de que Moisés tenía cuernos. Esto puede ser un poco difícil de creer, pero de hecho sabemos que algunos judíos sí creían que Moisés bajó literalmente cornudo.

La creencia en los cuernos literales de Moisés se conservó en una serie de poemas escritos aproximadamente al mismo tiempo que Jerónimo trabajaba en su traducción. Un ejemplo es un poema en arameo llamado "El Señor bajó del cielo al Sinaí", que ha encontrado su camino en varios libros de oraciones judías de Europa del Este de los siglos XVI y XVII.

El poema trata de la reunión entre Dios y Moisés en la cima del Sinaí, y está escrito como si fuera el punto de vista de Dios. Dios le dice a Moisés que lo ha elegido para dirigir a su pueblo y que lo ha dotado de superpoderes, incluido el "fuego devorador del fuego" y una túnica púrpura especial que posee "virilidad", lo que le permitiría combatir a los ángeles malvados. En uno de los versos del poema, Dios le dice a Moisés: "Puse cuernos de majestad en tu cabeza, de modo que si un ángel se acerca, lo hagas huir con ellos". En otro poema, éste en el hebreo de Asqhenaz del siglo IX, Moisés se burla de los ángeles diciendo: "No descenderé, no descenderé, hasta que demuestre ser un héroe, hasta que les haga huir con mis cuernos".

Podemos aprender un poco más acerca de esta versión del superhéroe Moisés que lucha contra el mal, a partir de un texto llamado "Primavera de la Sabiduría", que da cuenta de las batallas de Moisés contra "los ángeles de la destrucción". En ella, por ejemplo, Moisés le dice al ángel Sammael: "Subí y pisé un sendero en el cielo. Participé en la guerra de los ángeles y recibí una Torá ardiente. Viví bajo un trono ardiente y me refugié bajo un pilar de fuego, y hablé con [Dios] cara a cara. Vencí al séquito celestial y revelé sus secretos a la humanidad. Recibí la Torá de mano derecha de Dios y se la enseñé a Israel".

Está claro, al menos por aquel entonces, que al menos algunos judíos creían que Moisés tenía cuernos, pero ¿es eso lo que originalmente quería decir el Éxodo 34:29, o bien es una interpretación posterior? Esta resulta ser una pregunta difícil, y hay destacados académicos que se encuentran en ambos lados de la discusión. Aquellos que afirman que Moisés solamente descendió radiante, señalan que el significado literal del hebreo es "la piel de su rostro estaba radiante", y nadie diría nunca que la piel facial de alguien tenía cuernos. También señalan que las primeras traducciones entienden la palabra como "radiante".

Por otro lado, aquellos que afirman que la intención original de Éxodo 34 era realmente decir que Moisés bajó de la montaña con cuernos, señalan que en otras partes de la Biblia, cuando "karan" se usa como verbo, siempre se relaciona con cuernos. También notan que la escena en cuestión sigue el episodio del Becerro de Oro, que definitivamente tenía cuernos. Puede haber una gran cantidad de simbolismo bovino divino que es ajeno a nuestras concepciones modernas de Moisés y de la divinidad, pero que los lectores pudieron haber comprendido claramente en el momento en que se escribió la historia.

El dios de la luna mesopotámico, Sin, era visualizado a menudo como un toro cuyos cuernos eran los rayos de luz de la luna, por lo que tal vez no haya contradicción y sea mejor imaginar que Moisés tenía cuernos y estaba radiante

Labels: ,

Algunos bien intencionados judíos estadounidenses están ayudando a importar el antisemitismo - Lyn Julius - JNS



Hablando después de que un refugiado sirio de 19 años golpeara con un cinturón a un árabe israelí que llevaba un kipá, Merkel denunció un "tipo diferente de antisemitismo" que se ha arraigado en su país.

"Ahora tenemos refugiados, por ejemplo, o personas de origen árabe, que traen un tipo diferente de antisemitismo al país", dijo Merkel en una entrevista con el Canal 10 de Israel.

Los judíos han sido de los primeros en "manifestar virtualmente" su compasión por los refugiados de la guerra civil siria.

Cuando estalló la crisis de los refugiados,  las organizaciones judías coordinaron sus respuestas. Lanzaron llamamientos para ayuda de emergencia. Los rabinos de los EEUU firmaron una petición donde se pedía al Congreso que les diera la bienvenida a los refugiados. Las  reuniones estaban repletas de personas que querían saber qué podían hacer para ayudar. Conjuntamente con Islamic Relief US, la agencia de ayuda judía HIAS, brindó servicios legales a los refugiados sirios en Grecia.

El lema de HIAS es "Bienvenido el extraño". Después de todo, los judíos, de entre todos los pueblos, deberían empatizar con los refugiados sirios. Como les dijo el ex presidente de los EEUU, Barack Obama: "En el sirio que busca refugio hoy, deberíamos ver al refugiado judío de la Segunda Guerra Mundial".

Cuando las noticias de la crisis de refugiados saltaron a las noticias por primera vez, durante una reunión en el corazón judío sirio de una sinagoga en Brooklyn, Nueva York, el alcalde de la ciudad de Nueva York, Bill de Blasio, instó a la congregación a mostrar compasión por los refugiados sirios.

Sin embargo los feligreses se movieron incómodos en sus asientos. Solo aplaudieron al alcalde cuando prometió proteger a los judíos de la ciudad contra los ataques terroristas.

"Estaba sentado junto a una mujer refugiada [judía] siria, y ella reaccionó a las palabras del alcalde, y resultó incómodo", dijo un feligrés al New York Post.

Otro feligrés cuya familia huyó de Siria comentó: "La diferencia entre venir aquí en 1991 con mi familia es que nos expulsaron por ser judíos".

"Los judíos nunca tuvieron una historia de ser destructivos", dijo otro.

Los congregantes judíos sirios de esa sinagoga de Brooklyn podrían haber advertido a Angela Merkel antes de que abriera las compuertas de Alemania a un millón de refugiados sirios y de otros países musulmanes que corría el peligro de desatar los demonios del antisemitismo.

Los abusos y la huida de los judíos sirios aún estaban frescos en sus memorias: fueron rescatados tan recientemente como en la década de 1990 de las garras de los sirios. El régimen los espió, los trató como rehenes, secuestró a sus líderes y asesinó a los que trataban de escapar, mientras que la gente en general alimentaba un temible nivel de odio antijudío. El mismo antisemitismo que los refugiados están importando a Europa.

Los ahora preocupados gobiernos occidentales han revisado sus políticas de "puertas abiertas" hacia los refugiados. Los gobiernos escandinavos han devuelto a un número considerable de solicitantes de asilo que no son auténticos refugiados.

Apenas quedan hoy judíos en Siria. Hoy, el odio musulmán lo reciben los refugiados cristianos sirios, que han estado evitando los campamentos oficiales por temor al acoso. Sus sacerdotes han sido degollados. Más refugiados cristianos que musulmanes fueron admitidos en los Estados Unidos en los primeros meses de la administración Trump, revirtiendo una tendencia que había visto a los musulmanes superar en gran número a los cristianos en el último año del presidente Obama.

Pero entre los judíos de Occidente (y no por primera vez), la narrativa de los refugiados judíos sirios ha sido eclipsada por la experiencia de los refugiados judíos asquenazíes.

Por una variedad de razones, la analogía entre los refugiados de Oriente Medio y los judíos que escapaban de los nazis no encaja .

Como muy bien saben los refugiados judíos sirios, hay una diferencia entre las personas que son expulsadas de sus hogares por la guerra y las personas que han sido expulsadas por ser quienes son.

Pero la opinión liberal y las organizaciones de ayuda judía todavía adoptan un enfoque demasiado amplio hacia la crisis de los refugiados. Necesitarán despertarse con el olor acre del antisemitismo que están ayudando a propagar.

Labels: ,

La segunda época del sionismo - Shmuel Trigano - Actuj.fr



Haber nacido en un mundo donde existe el Estado de Israel es para un judío una oportunidad excepcional que finalmente da cuerpo a una esperanza y una espera de 25 siglos que datan desde el primer exilio en Babilonia. Le permite medir la paciencia extraordinaria y la fuerza del alma que sus antepasados ​​mostraron en un mundo donde no tenían ningún recurso, ningún muralla en la que apoyarse ante una terrible adversidad. Apostemos también a que la creación de un Estado de Israel en la Tierra de Israel, con Jerusalén como su capital, el punto de reunión de los miembros dispersos de un pueblo judío esparcidos por todo el mundo, también es algo sorprendente (e inquietante) para el mundo de las naciones, que ven con sus ojos el resurgimiento de su supuesta caída del espectro del pueblo judío, reconstruir un lenguaje sagrado tenido anteriormente por difunto, y realizar la promesa profética del regreso a Sión. Con el resurgimiento de Israel, las naciones están una vez más en relación con el origen, la larga memoria de la humanidad, incluso cuando este choque simbólico se refleje en el rechazo y la animosidad.

En términos de logros, hay algo para apoyar este nuevo marco. Según los rankings internacionales, Israel es la octava potencia mundial después de los Estados Unidos, Rusia, China, Alemania, Gran Bretaña y Japón, el decimosexto ejército más fuerte del mundo, el noveno país del mundo por la calidad de su sanidad y su elevada moral.

 El 71% de los israelíes son "muy o algo" optimistas sobre su futuro. El 80% eran "lo suficientemente orgullosos o muy" orgullosos de ser israelíes. En medio del océano del mundo árabe donde todos los estados se han derrumbado, excepto las dictaduras, Israel constituye un estado sólido que se sostiene en su camino. El futuro de toda la vida judía se refleja cuando sabemos que 3/4 de los niños judíos del mundo nacen allí.

Se trata de un historia de éxito, sin duda. Y es precisamente porque Israel ha superado la etapa de supervivencia dentro del plano de su existencia intrínseca - aunque tal vez no en términos de su existencia extrínseca -, que tenemos el tiempo libre para hacernos preguntas "de lujo" sobre su futuro. Si de hecho hay un área donde Israel aún no ha emergido desde el ámbito de su construcción, es el de su identidad. El mayor problema reina allí. La sociedad israelí está muy dividida, arrinconada entre los extremos, los secularistas y los ultraortodoxos, se presenta con todos los matices de un multiculturalismo extremo que hace de la "reunión de exiliados" una marquetería de comunidades. Este estado de cosas sigue al fracaso del "crisol" de Ben Gurion, que tenía la voluntad de forjar una identidad nacional única pero no sabía cómo desvincularla de una base étnica limitada que ignoraba a toda una parte de la población (asquenazis versus mizrahim).

El multiculturalismo, sin embargo, no es el verdadero problema, lo es la relación con el "judaísmo", con la identidad judía por parte de los cuadros de la sociedad israelí, especialmente sus élites culturales. El sionismo político heredó una corriente que quería romper con el judaísmo y la historia judía a favor de mitos y utopías como el cananeismo, que acariciaba el proyecto de fundirse en el Oriente semita (!!olvidándose que era islámico!!), o simplemente un proyecto de normalización o asimilación en la modernidad ("como las demás naciones").

De este modo, hay sectores en Israel, culturales, laicos y ultraortodoxos, que piensan que ser israelí no converge con la judeidad y/o el judaísmo como cultura o religión. Israel no logró transformar el judaísmo y el sionismo en una síntesis armoniosa, equilibrada y creativa. Y por eso todo se ve afectado: desde la narrativa histórica de la educación pública hasta la cultura general. Y este es el tema decisivo para que el éxito sea completo. Una comunidad en conflicto sobre su identidad debilita el núcleo duro de su propia existencia. La construcción de una identidad colectiva judía adecuada al retorno de la soberanía en el pueblo judío, y la resurrección del pueblo judío en el destino de los judíos, será el desafío de la segunda época del sionismo.

Labels: ,

Denunciar e identificar al "nuevo antisemitismo", para la AFP (la agencia de prensa oficial francesa, pro-palestina y pro-árabe) y los medias, resulta "virulento" - Luc Rosenzweig - Causeur




El domingo 22 de abril por la mañana realizaba mi habitual "paseo por la red" para olfatear el aire del momento sobre los temas actuales de interés en la esfera de los medios. Había muchos informes en la prensa francesa e internacional del manifiesto sobre el "nuevo antisemitismo", lanzado a iniciativa de Philippe Val, ex director de Charlie Hebdo y France Inter, y publicado en Le Parisien. El número de los firmantes, unos 300, y la notoriedad de los primeros firmantes, personalidades políticas de todo tipo, conocidos artistas y escritores, reputados periodistas, líderes religiosos de todas las religiones, incluidos algunos musulmanes, no permitían ignorar un texto que alertaba al público sobre un fenómeno que ha socavado a nuestra sociedad durante varias décadas: el surgimiento en nuestro país de una judeofobia asesina que se reclama del Islam.

La AFP sale de su reserva

Me llamó la atención el hecho de que muchos diarios del mundo de habla francesa (Francia, Suiza, Bélgica) anunciaron la publicación de un manifiesto "virulento". Como este adjetivo no podía partir al mismo tiempo del espíritu de los editores responsables, un domingo, para alimentar el sitio web de los medios en cuestión ( Liberation , La Romandie , RTBF ...), tenía que provenir de alguna parte. Y esa parte solo podía ser la Agence France Presse ( AFP ), la agencia que les alimenta de noticias frescas de todo el mundo las veinticuatro horas del día. Tras la verificación, se ratificó que la AFP era la fuente de este juicio de valor deslizado subrepticiamente en el título de un despacho que se suponía que informaba a los clientes de la agencia de la existencia y el contenido de este manifiesto.

Desde su creación en 1944, la AFP reivindica orgullosamente su condición de agencia de prensa mundial de una gran democracia, independiente de los poderes políticos y económicos (a diferencia de los órganos oficiales de información estrechamente controlados por los estados autoritarios o totalitarios). Esto implica, entre otras cosas, que se esfuerza por publicar solamente hechos constatados y verificados, y "originarios", en el marco de una deontología austera y exigente, dejando a los medios suscriptores la tarea de comentar estos hechos en función de la línea editorial que adoptan y conocida por aquellos que confían en ellos.

Por lo tanto, debo acusar a la dirección de información de la AFP de haber hecho un juicio de valor sobre este texto por propia iniciativa, y antes de que se haya realizado alguna reacción, positiva o negativa al respecto.

¿"Virulento" como un veneno?

El adjetivo "virulento" no es neutral cuando sabes francés. Aquí está la definición dada por el Larousse: "Lo que es dañino y que se relaciona con la virulencia de un germen, un parásito: un veneno virulento . Quien tiene un carácter agresivo, muy violento y mordaz: un discurso virulento".

Como doy crédito a que el editor del despacho no era un analfabeto total, me pregunto cómo es que ese texto fuera en su opinión "agresivo, violento y mordaz".

¿Es ese manifiesto agresivo y violento porque hace notar que Francia es el único país democrático donde se mata a sus judíos por la única razón de que lo son? ¿Porque reseña que esta judeofobia asesina se está desarrollando dentro de un movimiento islamista radical que gangrena a los "barrios sensibles"? ¿Porque menciona la huida forzada, debido a la inseguridad de los judíos en estos municipios y vecindarios, y la compara con una "limpieza étnica de bajo nivel"? Y es que... ¿la virulencia se encuentra en la descripción de los hechos o en los hechos mismos?

La AFP acaba de dotarse de un nuevo consejero delegado, Fries Fabrice, elegido fuera del compadreo periodístico e impuesto por el poder para restablecer el orden económico en una institución fuertemente dependiente de los subsidios del Estado. Pero no solo se trata de dinero, la moral también es importante .

Labels: ,

Para "Le Monde", los antisemitas vienen de Marte - Elisabeth Lévy - Causeur



Alain Finkielkraut una vez definió la corrección política como el hecho de no (querer) ver lo que se muestra. Sobre esta base, debemos otorgar un premio a Le Monde, cuya editorial del 29 de marzo es una joya en términos de ceguera, negación y amor (o quizás ignorancia) a las causas de las cuales se detesta las consecuencias .

Dieciséis años después de la aparición del libro "Los Territorios perdidos de la República", el diario progresista que una vez fue el árbitro de las elegancias y que se considera a si mismo como la mejor encarnación del periodismo a la american - hechos, hechos, hechos -, se las arregla para publicar un artículo sobre el antisemitismo y la necesidad de levantarse en contra de él, pero ello sin querer identificar de dónde viene realmente: así ustedes no leerán las palabras "Islam" o "islamismo", o incluso el púdico y retórico "barrios difíciles" (donde reside la inmigración musulmana y sus descendientes) para designar el lugar mental del que proviene la abrumadora mayoría de los agresores y asesinos de judíos.

Le Monde registra escrupulosamente los últimos casos de antisemitismo sin sacar la menor conclusión, como si no hubiera un punto en común entre el asesino de la familia Sandler y el de Sarah Halimi. Poco importa si todos los asesinos hacían mención de su religión, aunque solo fuera gritando "Allah akbar" para acompañar o justificar sus crímenes. Del mismo modo, el autor (anónimo porque el editorial expresa el punto de vista del diario) enumera las características del "antisemitismo ordinario, hecho de insultos cotidianos, inscripciones amenazantes en las escaleras o en las tiendas judías, reuniones hostiles, agresiones físicas, ostracismo en las escuelas". Pero nuevamente, parece que todo eso está sucediendo en Marte. No se menciona el origen y los motivos de lo que todavía se llama el nuevo antisemitismo. Autoproclamados representantes de la integridad periodística, los campeones del detalle veraz y de la precisión maníaca (sus artículos kilométricos) no encuentran que esto sea una cuestión de interrogación sociológica. O más precisamente, el editorialista ignora lo que dicen a pesar de todo, aunque con infinitos pudores, los informes periodísticos. No vean lo que muestran, parece decirnos. Mejor es hablar del "viejo y desagradable odio", sugiriendo así que el peligro viene siempre de la bestia inmunda, es decir, de la extrema derecha, ya que les culpará detestarla: es el terror de ser sospechoso de islamofobia lo que hace temblar la pluma de nuestros editorialistas de Le Monde.

Si el editorial omite la información más obvias, eso no afecta a los grandes sentimientos y a las grandes palabras, la denuncia de la "trivialización de lo intolerable" y las proclamas para "alertar las conciencias". En lugar de información, la compasión es lo que ofrecen.

Por lo tanto, agregaremos algunos elementos de comprensión para instruir al lector de Le Monde. Primero, ciertamente hay antisemitismo en la extrema derecha, pero como regla, no mata ni ataca. Y además se oculta. Lo que significa, muy concretamente, que se puede vivir (incluso si es repugnante) con él. Ningún judío francés deja el país debido a los votantes del Frente Nacional.

Por otro lado, existe desde hace veinte años un antisemitismo al que se prefiere no identificar: muy a menudo vinculado a la reivindicación de la identidad islámica, a veces envuelto en la conveniente coartada de los palestinos, y que representa uno de los principales marcadores de una secesión cultural que desafía nuestros valores y nuestras costumbres. No es evidente que sea practicado por la mayoría de los musulmanes, pero se trata de una gran minoría lo suficientemente grande para que se hable de un fenómeno social y para que muchos intelectuales y clérigos musulmanes se alarmen públicamente. Por otro lado, es el mismo antisemitismo que prevalece ampliamente en el mundo árabe y musulmán y que se acaba de descubrir con la afluencia de inmigrantes en Suecia y Alemania.

Todo esto es sumamente conocido y es el tema de muchos libros. Profesores, directores y doctores han testificado y las investigaciones han sido publicadas. La realidad de este antisemitismo es flagrante, pero Le Monde no la oye. Se dedican páginas y páginas a las supuestas depravaciones de Nicolas Sarkozy, Fillon o en revelar las corrupciones de X o Y, ese es el gran periodismo. Pero mirar a la cara un fenómeno del que uno lamenta todas sus manifestaciones tampoco es que sea tan malo.

Le Monde pide "una reacción de toda la sociedad" para "luchar contra la indiferencia, alertar a las conciencias, movilizar la solidaridad republicana, y así calmar la ansiedad y la ira, legítima, de la comunidad judía". Muy bien. Pero para tener una vaga oportunidad de revertir este antisemitismo, uno debería poder nombrarlo e identificarlo. Ahora bien, desde hace casi veinte años, en nombre de sus sentimientos antirracistas,  Le Monde y muchos otros mantienen su ceguera y no solo se niegan a ver, sino que insultan a quienes sí quiere ver llamándolos racistas. Si bien el antisemitismo preocupa a muchos judíos, es esta negación a identificar a sus autores lo que les enfurece y les hace dudar de Francia. Lo mínimo que se puede esperar de un periodismo que pretende ser un trabajo útil para la democracia y la República es que tenga en cuenta la realidad y la verdad. Cualquier día seran los periodistas de Le Monde los que veremos  expulsados de un desfile contra el antisemitismo por su hipocresía.

Labels: , ,

Abandonando el estado judío - David M. Weinberg - Israel Hayom



Mientras israelíes y judíos de todo el mundo celebraban el 70 aniversario del estado judío, el autor AB Yehoshua y el periódico israelí Haaretz estaban ocupados enterrándolo.

Mientras gente sana se compromete nuevamente con el brillante futuro de Israel, los extremistas de la izquierda dura del autodenominado "campo de la paz" - radicalmente desmoralizados e ideológicamente empobrecidos - están presionando por la desaparición de Israel.

Me refiero a un ensayo publicado la semana pasada, específicamente el mismo día en que se conmemoraba el 70° aniversario de la Independencia de Israel, por una de las deidades progresistas de la izquierda israelí: el novelista, dramaturgo, ganador del Premio Israel y activista por la paz AB Yehoshua. Su andanada de 7.000 palabras, pregonada en la portada de Haaretz, establecía un plan para el fin del estado judío.

Su plan es reemplazar a Israel tal como lo conocemos por un estado binacional, una federación palestino-israelí de algún tipo.

Los detalles del plan de Yehoshua - oscuro y poco realista como era facilmente previsible - no son importantes. Lo que es importante y atemorizante es que su motivación no es el nacionalismo o la identidad judíos, sino lo que él llama la "humanidad".

Dice así: Yehoshua comienza admitiendo que la solución de dos estados aparentemente y casi seguramente está muerta. "Es hora de decir adiós a este sueño", dice el titular de su artículo.

"Ya no es posible dividir la tierra de Israel en dos estados soberanos separados. Del mismo modo, la posible partición de Jerusalén en dos capitales separadas con una frontera internacional entre ellas es cada vez más insostenible", escribe.

"Todo el campo de la paz había esperado que la comunidad internacional ejerciera presión económica y diplomática sobre ambos lados para obligarlos a encontrar el camino hacia un compromiso histórico".

"Pero esa visión ya no es viable en la práctica", admite. Lo que le deja a él y a su "campo de la paz" sumidos en lo que él describe como "cansancio y fatalismo".

Concluye que ya no es posible defender un Estado judío en la tierra histórica de Israel. Ya no puede ser su principal preocupación. "No es la identidad judía y sionista [de Israel] la que trato de defender, sino algo más importante: nuestra humanidad y la humanidad de los palestinos entre nosotros", escribe.

Y esta preocupación primordial por la "humanidad" requiere el abandono del sueño de la soberanía judía independiente en Israel y los cimientos de todo el movimiento sionista moderno.

No hay más remedio que "detener un posible proceso de apartheid por principio" y decantarse unilateralmente hacia alguna forma de "asociación binacional de facto".

No agotaré ni disgustaré a los lectores de esta columna con más detalles adicionales del derrotista manifiesto de Yehoshua, pero lo que requiere atención es la trayectoria que condujo a esta mentalidad narcisista depresiva: un camino de engaño y bancarrota ideológica que va desde los Acuerdos de Oslo hasta este panegírico de Yehoshua en el Día de la Independencia a costa del estado judío.

Consideremos el registro histórico de los argumentos empleados por esta izquierda radical durante las últimas tres décadas para hacer avanzar la "solución de dos estados", y luego, al mostrarse desilusionados por los resultados, abandonar por completo la idea de Israel.

En la década de 1980, la izquierda radical nos dijo que la paz se convertiría en una posibilidad solamente si Israel aceptaba hablar directamente con la OLP, a pesar del horrible historial terrorista de la organización. Luego nos informaron que la paz solo se lograría si Israel permitía el establecimiento de la primera autoridad autogobernada en la historia palestina, en Gaza y Jericó.

Muchos israelíes dijeron vale, ya tuvimos suficiente del conflicto, lo asumiremos por el bien de la paz, un estado judío junto a el inicio de la autonomía palestina.

Pero luego Shimon Peres nos dijo que la Autoridad Palestina podría sostenerse sola si Yasser Arafat conseguía una fuerza policial equipada con equipo militar y decenas de miles de armas. Se nos explicó además que solo si hacemos la vista gorda ante los abusos contra los derechos humanos de los palestinos y su virulenta propaganda antisemita, podría proseguir el proceso de paz. Así que de mala gana nos tragamos la bilis y dijimos que vale, de alguna manera nos las arreglaremos.

Luego resultó imperativo darle a Arafat más territorio en Judea y Samaria. Solo si Israel le daba más territorio podría "solidificar su régimen", nos dijeron. Así que Israel firmó el acuerdo de Oslo II, y luego el Memorandum de Wye River, que puso al 98% de la población palestina de los territorios bajo el control de Arafat, junto con alrededor del 45% de la tierra y algunos recursos hídricos importantes.

Pero eso no fue suficiente. El proceso de paz solo prevalecería si se liberaba a los prisioneros palestinos, nos dijeron muchos "activistas por la paz" (incluyendo específicamente a AB Yehoshua, según recuerdo). Así que Israel comenzó a liberar a los delincuentes de seguridad palestinos "sin sangre en sus manos" y terminó liberando a muchos terroristas cuyas manos estaban muy manchadas con sangre judía. Los israelíes sufrieron más de dos años de violencia terrorista y atentados suicidas antes de lanzar la Operación Escudo Defensivo y comenzar a construir la valla de seguridad.

Pero el síndrome del "solo si" (más concesiones de Israel) de la izquierda aún dominaba. Solo si Israel concedía un estado de pleno derecho a los palestinos existiría una auténtica posibilidad de paz. Así que en Camp David en 2000, Taba en 2001 y Jerusalén en 2008, los líderes israelíes presentaron ofertas de estatalidad que habrían dado a los palestinos prácticamente toda Cisjordania, Gaza y el este de Jerusalén. Pero la Autoridad Palestina rechazó estas ofertas, argumentando que solo continuarían negociando con nosotros si les ofrecíamos el 100% de todo lo que estaban demandando, incluido el llamado "derecho de retorno".

En 2012, el presidente de la Autoridad Palestina Mahmoud Abbas buscó dar un vuelco al marco establecido para la paz. Intentó conseguir que su estado fuera "declarado" por la comunidad internacional sin tener que comprometerse con Israel. Es decir, reclamar el resultado final del proceso de paz sin tener que participar en ningún proceso.

Recompensando la intransigencia y la beligerancia de Abbas, la gloriosa ONU "reconoció" el estado virtual de la Autoridad Palestina en contra de las objeciones de Israel. ¿Y cómo respondieron Yehoshua y sus amigos? Pidieron a Israel que abrazara este reconocimiento y se retirara unilateralmente de los territorios.

Luego lanzaron un nuevo argumento: el argumento "demográfico y democrático". Convencidos de que las retiradas territoriales israelíes no conducirían necesariamente a la paz, comenzaron a argumentar que la desconexión de los territorios era necesaria para garantizar la mayoría judía de Israel.

Habiendo perdido la esperanza de una solución de dos estados para el conflicto palestino-israelí y habiendo comprendido que es poco probable que se produzcan importantes retiradas unilaterales israelíes (por muy buenas razones, desde mi punto de vista), la izquierda radical ahora está tirando la toalla.

El movimiento que pretende estar profundamente preocupado por el carácter judío de Israel ya no puede apoyar el establecimiento de un Estado judío independiente si los palestinos no pueden obtener también unos derechos nacionales plenos. Esa es la conclusión del ensayo de Yehoshua.

Este desenlace ideológico es tan llamativo como triste. Siempre hubo una tensión entre los principios judíos y democráticos que subyacen al impulso de Israel, que se remonta a los escritos de los primeros ideólogos sionistas y a las posturas diplomáticas de David Ben-Gurion.

Pero la histórica reclamación judía del estado judío independiente en Israel siempre ganó, independientemente del grado de injerencia en los derechos de los árabes/palestinos. Después de todo, los árabes tienen bastantes otros territorios en todo el Oriente Medio.

Pero desafortunadamente para Yehoshua y sus compadres, este cálculo ya no se cumple. Para ellos, ahora hay algo más importante que la condición de Estado judío: "nuestra humanidad y la humanidad de los palestinos entre nosotros", lo que lleva al llamamiento de Yehoshua a una "solución" confederada de un estado, es decir, la disolución de Israel.

Esta es la inevitable culminación de un prolongado proceso en el que la izquierda radical perdió su identidad judío-sionista, una identidad que ha sido abrumada por la lealtad a una efímera y retórica apelación a la "humanidad" y a unos principios liberales radicales que no se aplican en ninguna otra parte ni a nadie más.

De hecho, en ningún otro lugar. No oigo ningún clamor mundial por la confederación de ninguno de los 22 Estados árabes que se derrumban. Pero el único estado judío en el mundo debe convertirse necesariamente en un estado medio árabe, ya saben, por la "humanidad".

Labels: , ,

Saturday, April 28, 2018

El sintomático caso Portman: Lo que aprendimos de la Sra. Portman - Eitan Orkibi - Israel Hayom



Mientras todos estaban ocupados con la estrella, un aspecto importante de la decisión de Natalie Portman de rechazar el Premio Génesis "debido a los recientes acontecimientos" en la frontera de Gaza se perdió en el discurso público. Su anuncio huele a oportunismo, tal como explicó Amnon Lord en estas páginas, y su razonamiento fue vacilando hasta finalmente encontrar las seguras orillas de "no querer aparecer como un respaldo de Benjamin Netanyahu".

Aquí hay una lección que debemos aprender, ya sea acerca de la velocidad vertiginosa en que se propaga la propaganda anti-Israel, o acerca del capricho de nuestros amigos que predican en favor de concesiones territoriales.

Algunos israelíes, desde la salida de Barack Obama de la Casa Blanca, han buscado desesperadamente a un héroe cosmopolita alternativo en quien confiar, y aparentemente piensan que el público israelí sufre de pérdida de memoria a corto plazo por la retirada de Gaza y las promesas que se hicieron de dar libertad de acción de las IDF una vez que nos fuimos del enclave costero. Nos aseguraron que podríamos desplegarnos a lo largo de una frontera soberana reconocida, desde donde podríamos defender la seguridad de Israel sin tener que responder ante el mundo.

Es irónico que la desconexión de Gaza, cuyos propagandistas comercializaron como un exitoso "plan piloto" para una futura "desconexión" de Judea y Samaria,  desempeñara el papel de un heraldo. No solo no predijo la violencia palestina y sus planes para el día después de la ocupación, sino tampoco el comportamiento del llamado campo de la paz. El público se pregunta qué se puede deducir de la reacción de este campo a la conducta del IDF en la frontera con Gaza, y lo que supondría tener que lidiar con un escenario similar en una frontera diferente, ¿al lado de Modiin, digamos?

Los palestinos ocasionalmente intentan tomarnos por sorpresa: un cohete aquí, un túnel allí, asaltar la valla fronteriza. Por otro lado, aquellos que querían que dejáramos Gaza se apegan a un guión bastante regular: primero, aparece un manifiesto provocativo en las redes sociales, seguido de la aparición de artículos de opinión y peticiones contra la brutalidad militar de Israel; eventualmente, porciones de este sentimiento se traducen en "declaraciones angustiadas" y aterrizan en las páginas de alguna importante revista europea o en una entrevista puntual en Al-Jazeera.

Lo que está cambiando es la velocidad con la que se acusa al IDF de crímenes de guerra. Parece que de un incidente al siguiente, el tiempo que se tarda en pasar de las acusaciones de "respuesta desproporcionada" a "matar inocentes", se hace cada vez más corto. Y si "el Estado de Israel dispara a los manifestantes", entonces claramente sería inmoral recibir un premio de sus manos empapadas de sangre.

Nada de esto quiere decir que no se debe permitir que el "campo de la paz" proteste, o que criticar al IDF esté prohibido. Solo significa que de una ronda a otra cada vez es más fácil predecir ciertos comportamientos.

Una gran parte de la aversión del público israelí a futuras concesiones territoriales no se deriva de la violencia que podemos esperar de los palestinos, más bien existe porque los que están presionando para la próxima retirada no están exactamente a nuestro lado cuando tenemos que lidiar con las consecuencias.

Algunos de ellos acusan rápidamente a los soldados del IDF de perpetrar masacres, otros no dudan en sacudirse a Israel como una especie de excremento de perro pegado a las suelas de sus caros y estilosos zapatos. Este mensaje también se escuchó alto y claro, Sra. Portman.

Labels: ,

Mucho más que un refugio - Nadav Shragai - Israel Hayom



En el espacio inferior de nuestra conciencia nacional yace, casi olvidado, un comentario del visionario sionista Theodor Herzl: "El sionismo es un retorno al judaísmo incluso antes de que sea un retorno a la tierra de los judíos".

Pero lo opuesto es cómo la historia terminó dando forma a la realidad: primero volvimos a nuestra tierra y construimos un estado y una fuerza de defensa. Están nuestros oídos llenos de amenazas existenciales y la necesidad de defender nuestras vidas. La construcción de la identidad interna del Estado de Israel, de la cual el "judaísmo" del que habló Herzl forma parte integral, fue dejada de lado. A menudo nos confundimos acerca de la base judía, que es fundamental y la esencia del estado, y su defensa, que es solo una herramienta.

Hay demasiadas personas que con demasiada frecuencia, por lo general sin darse cuenta, tratan a Israel como si no fuera más que un refugio y hablan solo de su defensa ante el mundo. La frase "tierra del destino" casi ha dejado de usarse. No es solo una cuestión de semántica. Todo el discurso sobre nuestros derechos a esta tierra se deriva de esas palabras.

Ahora, después de 70 años de independencia, es un momento apropiado para comenzar a establecer una distinción entre la cuestión "técnica" de cómo defendemos nuestra existencia y la nueva pregunta de por qué estamos luchando por existir aquí, entre todos los posibles lugares. Un cumpleaños memorable es una buena oportunidad para volver a enseñarles a nuestros hijos que antes de que este país se convirtiera en un refugio para los refugiados de los pogromos y el Holocausto, ya era un destino. Que aunque estamos aquí gracias al poderío militar, estuvimos aquí antes porque teníamos derecho a estar. Debemos enseñarles que la defensa es una herramienta de importancia sin precedentes, pero es solo una herramienta con la que implementar nuestro derecho a vivir aquí, y que la idea de "aquí" va más allá de un lugar de nacimiento. En cualquier otro país, ser un mero lugar de nacimiento es suficiente. Pero no en Israel, que surgió del pasado.

Para inculcar esa comprensión, necesitamos una "conciencia de presencia" que conlleve una obligación más allá de la letra de la canción popular: "Nací aquí, y también mis hijos". Nuestro pasado personal y nacional se extiende mucho más allá de nuestras vidas, por lo que incluso si el pueblo judío vive en paz en su país, y "la nación no alzará la espada de la nación, ni emprenderá más la guerra", el sionismo está lejos de completar su misión.

Labels:

El día en que el carácter judío (de Israel) fue dejado de lado - Assaf Malach - Israel Hayom



El Israel Democracy Institute ha inaugurado recientemente el Pabellón de la Democracia en Tel Aviv, que describe como "una gran cúpula geodésica en el corazón de la Plaza Rothschild, que transmite los valores de igualdad y libertad y destaca el pluralismo y la diversidad que caracterizan la democracia de Israel".

Pero cualquiera que mire el contenido de esta iniciativa se dará cuenta de que su objetivo real no es contar la historia de Israel, sino contar la historia de la democracia de Israel. El espíritu ultra-liberal en los medios israelíes ha adquirido recientemente un nuevo significado. Ahora se busca negar el carácter judío de Israel en todas las dimensiones posibles.

Según el instituto, uno puede recoger tres etapas en la historia de la democracia de Israel:

- Las primeras décadas de estatalidad: Israel se describe en la Declaración de Independencia como un Estado judío y este carácter judío forma parte del consenso. La declaración dice que Israel garantizará los derechos plenos e iguales para todos sus ciudadanos, pero deja en claro en varios puntos que Israel es un Estado judío.

- Los años 90: el término "Estado judío y democrático" se convierte en parte del discurso general e incluso se legisla en algunas de las leyes básicas de Israel. Encarna las bases democráticas de Israel junto con su fundación judía, que se considera más elevada.

- Los años recientes: la "sociedad israelí" y la "democracia israelí" se han convertido en los términos dominantes dentro del campo liberal. El término "Estado judío y democrático" se convierte en un término despectivo entre la élite y es un término preferido entre "las masas incultas" que todavía no han abrazado las maravillas de una nación carente de identidad.

Parece que el momento más decisivo de la tercera etapa fue el "discurso de las tribus" pronunciado por el presidente Reuven Rivlin en 2015, en el que dijo que Israel se ha convertido en un mosaico de tribus cuyo único denominador común es la democracia.

La mayoría de los israelíes desconocen el hecho de que "judío" ya no es una parte integral de la descripción del estado. Lamentablemente, el discurso se ha convertido en una nueva declaración de independencia, que se utilizará como la herramienta a través de la cual se transformará la identidad de Israel.

Utilizando términos elevados como el "The Israeli Hope Project", la Residencia del Presidente ha estado trabajando activamente para ocultar el carácter judío de Israel y suplantarlo con un carácter secular con el que todos los ciudadanos puedan relacionarse, sean judíos o no, y sean sionistas o no.

Las actividades dirigidas por "The Israeli Hope Project" son en su mayoría positivas; fomentan el diálogo, la tolerancia y la aceptación entre los diversos sectores israelíes. Pero los términos que han definido este proyecto lo convierten en un proyecto antidemocrático y tendencioso que promueve puntos de vista extremistas que se oponen a la voluntad de los votantes.

Por alguna razón inexplicable, el discurso se ha convertido en un texto definitorio para el estado al formar parte de varios cursos y programas para capacitar a funcionarios en el servicio público.

Por buenas que sean las intenciones, los aspectos controvertidos del texto no pueden pasarse por alto. Tampoco puede el hecho de que compartimentaliza la población judía de Israel en tribus a través de un análisis simplista y artificial.

El Israel Democracy Institute se dio cuenta de que el discurso tenía mucho potencial para ofrecer una alternativa clara a los valores subyacentes sobre los que se fundó el Estado judío. El instituto se aprovechó de este potencial y, por lo tanto, no sorprende que ese discurso sea lo más destacado del Pabellón de la Democracia.

Labels: ,

Antisionista y judío: Detrás de las disculpas de Jeremy Corbyn - Ben Cohen - JNS


Los Neturei Karta y Jeremy Corbyn, a la derecha, en una manifestación anti-Israel (apenas un año antes de su liderazgo del laborismo británico)

"Me niego a caracterizar como opinión", escribió Jean-Paul Sartre en "Antisemita y judío", "una doctrina que está dirigida directamente a personas particulares y que busca suprimir sus derechos o exterminarlos".

Esta fue la respuesta del filósofo francés a la afirmación de que el antisemitismo era simplemente una "opinión", cuando se corresponde más correctamente como una "pasión" enraizada en un odio que se encuentra fuera de la razón. "Si el antisemita es impermeable a la razón y a la experiencia, no es porque su convicción sea fuerte", observó Sartre, "más bien, su convicción es fuerte porque él ha elegido antes que nada ser impenetrable".

La caracterización de Sartre del antisemitismo como ajeno "a la categoría de ideas protegidas por el derecho a la opinión libre" - una declaración clara de que el hostigamiento a los judíos es dominio exclusivo de malvados y fanáticos - ha prevalecido más o menos en las democracias occidentales, ya que su excéntrico e invaluable estudio fue publicado por primera vez en 1944. Tal vez la mejor evidencia de eso es que hoy, el hecho de que alguien sea descrito como antisemita, generalmente no implica un insulto personal sino una observación provocativa sobre la forma en la que interpreta el mundo a su alrededor. En cuanto a como ellos se identifican, algunos dicen ser "patriotas", "nacionalistas" o "socialistas", otros usan términos como "antirracista". La mayoría, en el peor de los casos, no verá ningún problema, e incluso será algo honroso, describirse como "antisionista".

Esa es una de las razones fundamentales por las que Jeremy Corbyn, en un artículo de opinión considerado  como una apología del antisemitismo que ha plagado al Partido Laborista británico desde que se convirtió en su líder en 2015, se sintió obligado a señalar que "el antisionismo no es antisemita, y muchos judíos no son sionistas". Existen, admitió Corbyn, "unos pocos [sic] que se sienten atraídos por la cuestión palestina precisamente porque ofrece la oportunidad de expresar hostilidad hacia el pueblo judío en un entorno 'respetable'".

En otras palabras, las intenciones de los antisionistas generalmente son nobles, y algunas manzanas podridas no deberían dejarnos perder de vista eso.

Entonces, como quizás podría haberse preguntado Sartre, ¿el "antisionismo" es simplemente una "opinión", un componente legítimo y quizás valioso del discurso dirigido a asegurar los derechos nacionales palestinos? ¿O es, en sus palabras una vez más, "una doctrina que está dirigida directamente a personas particulares y que busca suprimir sus derechos o exterminarlos?"

Para responder a esta pregunta, quiero encarar brevemente el valor nominal de la afirmación de Corbyn de que "el antisionismo no es antisemitismo", aunque haya algunas personas dudosas que intentan contrabandear ideas y memes antisemitas en la mezcla.

Supongamos, con él, que estos dos fenómenos están separados hasta que se demuestre definitivamente lo contrario. Lo primero que se nos presenta es la siguiente distinción: el antisemitismo es hostilidad hacia los judíos en general, mientras que el antisionismo es una oposición política al proyecto supuestamente "colonial que trasladó colonos judíos a Palestina a expensas de la nación árabe indígena".

Ya ilustrados por ese dogma, podemos investigar más a fondo por qué para los antisionistas es legítimo oponerse al sionismo. Descubrimos así que para los antisionistas el sionismo es "fuente de colonialismo y del apartheid", es la esencia de un régimen en el que los judíos disfrutan de mayores derechos y privilegios civiles y políticos que los no judíos, una afrenta, si eso fuera cierto, a los principios básicos de la democracia. Aprendemos, mediante esta "narrativa moral antisionista", que los palestinos son víctimas de los judíos, ya que han sido culpados y expulsados ​​de sus hogares por un crimen cometido por los alemanes y sus colaboradores en otro continente. Al enfrentarse a esta injusticia, los antisionistas se sienten fortalecidos ante cualquier preocupación persistente sobre un posible antisemitismo ante la revelación de que "muchos judíos también comprenden esta realidad" y se oponen al sionismo en consecuencia. Estos judíos opuestos al sionismo, se podría concluir que representan "una respuesta abierta y honesta a las mentiras y ficciones de los sionistas ante los judíos y nosotros".

Así conocedores de las mentiras sionistas, nuestros antisionistas pueden obtener una confianza renovada en su rechazo a las denuncias de antisemitismo por estar manchadas de sentimientos sionistas. Incluso si el ejemplo que tenemos ante nosotros incluye una caricatura de un banquero de nariz ganchuda o una afirmación de que el Holocausto nunca sucedió, no se debería asumir necesariamente que el perpetrador tenga malas intenciones hacia el pueblo judío.

Sin embargo, lamentablemente, a veces ese sería el caso. Pero rara vez, porque nuestros antisionistas saben que el antisionismo no es antisemitismo. Ellos se oponen al sionismo porque se oponen a las guerras y a los imperialismos y a la explotación corporativa de las naciones ocupadas.

Desde este punto de vista, sus tácticas fluyen naturalmente: campañas para boicotear las universidades de Israel, propaganda que pinta a Israel como el país sediento de sangre del mundo, el despliegue de consignas como "resistencia" y "retorno" para justificar por qué un solo estado, por supuesto árabe, debería reemplazar al estado judío en el territorio entre el mar Mediterráneo y el río Jordán.

Sin embargo, si los antisionistas fueran honestos consigo mismos, se darían cuenta que el movimiento de resistencia y retorno con el que están alineados está empapado de enemistad teológica e ideológica hacia "los judíos": islamistas como Hamas y Hezbollah, marxistas como el FPLP , nacionalistas como la juventud militante de Fatah. Pero también saben que algunos que comparten su hostilidad hacia Israel provienen de sectores sorprendentes: desde ultranacionalistas polacos que creen que ellos, como los palestinos, son víctimas de una estafa del Holocausto, hasta los predicadores salafistas que explican que la violencia moderada contra la cónyugue femenina es la clave para un matrimonio exitoso.

En este punto, se tendría derecho a que los antisionistas se preguntaran sobre la verdadera naturaleza de las ideas y productos que nos venden. Podrían comenzar dándose cuenta de que, a pesar de todas las diferencias aparentes entre el antisionismo y el antisemitismo, pasan una gran cantidad de tiempo pensando y hablando negativamente sobre los judíos como grupo a través de su decidida oposición al estado judío.

Algunas fosas nasales quizás podrían comenzar a curvarse, pero no todas. Ciertamente, no las de Jeremy Corbyn, quien como el antisemita de Sartre "ha elegido ante todo ser impermeable".

Para sus seguidores, este será otro ejemplo bienvenido del buen viejo "Jeremy" apegándose a sus principios. Para el resto de nosotros, es otro triste ejemplo de la mentalidad que aún puede hacer que sea elegido primer ministro.

Labels: ,

Israel demuestra ser excepcional, una vez más - Evelyn Gordon - JNS



En enero de 2017, la empresa de investigación Ipsos Mori publicó una encuesta impactante titulada "Seis de cada diez en todo el mundo piensan que su sociedad está 'rota'". Y de los 23 países encuestados -13 democracias occidentales y 10 democracias no occidentales, la mayoría con economías relativamente fuertes - solo en seis casos la mayoría de los encuestados no estaba de acuerdo con esa afirmación.

Además, casi cuatro de cada 10 de los encuestados aceptaron otra inquietante afirmación: "En estos días me siento como un extraño en mi propio país". Aunque la proporción superó el 50% en solamente dos países, superó un tercio en todos menos en tres.

Luego, los encuestadores hicieron varias preguntas diseñadas para explicar esos sentimientos generales, algunas explorando la confianza en las instituciones nacionales y otras explorando las actitudes hacia la inmigración. Su teoría era que la baja confianza en las instituciones se correlacionaría con los altos niveles de creencia de que la sociedad estaba rota, mientras que las actitudes negativas hacia los inmigrantes se correlacionarían con unos altos niveles de sentimiento de ser un extraño en el propio país. Y había, de hecho, alguna correlación, aunque no perfecta. Cabe destacar que los países con una gran confianza en las instituciones y poca preocupación por la inmigración tenían pocos encuestados que dijeran que la sociedad estaba rota o que se sentían como extraños en su propia tierra.

Y luego estaba la única excepción flagrante: Israel.

La mayoría de los encuestados israelíes expresaron poca o ninguna confianza en las siete categorías de instituciones censadas: instituciones internacionales, bancos, sistema judicial, grandes empresas, medios de comunicación, gobierno y partidos políticos. En cinco de las siete categorías, más del 70% así lo hizo. Israel se encontraba entre los 10 países con mayor desconfianza en todas las categorías salvo en una; en la mayoría de los casos, estaba entre los seis primeros.

Sin embargo, cuando se trató de la cuestión resumida de si la sociedad se estaba rompiendo, Israel cayó de repente al fondo de los rankings de negatividad, con solo el 32% de los israelíes de acuerdo (Japón e India, con un 31% y 32% respectivamente, estaban en una estadística de empate con Israel por el tramo inferior).

Lo mismo sucedió con las preguntas sobre inmigración, que los encuestados israelíes interpretaron casi con certeza que se refería a los inmigrantes no judíos (la palabra hebrea aparentemente neutral para la inmigración, hagira, se usa solo para los no judíos, la inmigración judía, para la cual el apoyo israelí tradicionalmente ha sido muy alto, se llama aliyáh). Israel estaba entre los seis países más adversos a los inmigrantes en las cuatro categorías: creencia de que los empleadores deberían priorizar la contratación de locales sobre los inmigrantes, preocupación por el impacto de los inmigrantes en los servicios sociales/públicos, preocupación por su impacto en los empleos y oposición a la inmigración descontrolada.

Sin embargo, en lo que respecta a la pregunta sobre sentirse como un extraño en su propio país, Israel cayó repentinamente al último lugar de los rankings de negatividad, con solo el 20% de los israelíes de acuerdo. Solo Japón, con un 14%, estaba en una posición más baja.

Dos factores ayudan a explicar el excepcionalismo de Israel en esta encuesta. Una es simplemente que las quejas son el deporte nacional de Israel: los israelíes habitualmente se quejan de todos los aspectos de su país. Muchas de esas quejas se relacionan con problemas reales. Sin embargo, la realidad raramente es tan mala como sus quejas lo hacen parecer (un hecho que los judíos estadounidenses, que a menudo aceptan las quejas de la izquierda israelí al pie de la letra, deberían tener en cuenta).

De hecho, la floreciente economía de Israel, su alto nivel de vida y los altos niveles de seguridad personal y libertad personal son todos testimonios del hecho de que sus instituciones no son tan disfuncionales como los israelíes las consideraron en esta encuesta. Los países con instituciones verdaderamente disfuncionales rara vez obtienen buenas puntuaciones en ninguno de estos frentes.

Y a pesar de sus quejas, los israelíes realmente saben esto. Es por eso que Israel constantemente se clasifica como el 11º país más feliz en el informe anual de la ONU sobre “La felicidad en el mundo”, y por qué en las evaluaciones globales del país los israelíes son mucho más optimistas que los encuestados en la mayoría de los otros países encuestados por Ipsos Mori.

Pero también hay una razón más profunda. Los israelíes entienden que solo hay un Estado judío y, a pesar de todos sus defectos, su propia existencia es algo precioso y digno de preservación. Es por eso que el 90% de los israelíes judíos se definen a sí mismos como sionistas. Y es que el sionismo, en el fondo, es simplemente la creencia de que el pueblo judío tiene derecho a su propio estado, y que, por lo tanto, un estado judío debería existir.

Esto ha permitido a Israel escapar de uno de los males que aquejan al Occidente moderno. En un mundo donde la elite desprecia tanto a la religión como al Estado-nación como algo anacrónico, pero no ha logrado proporcionar una fuente de identidad convincente para reemplazarlos, muchos occidentales se han vuelto cada vez más inseguros de sus identidades. Por lo tanto, no es sorprendente que se sientan como extraños en su propia tierra, o consideran que sus sociedades están rotas.

Los israelíes, por el contrario, tienen mucha confianza en su identidad: son judíos que viven en el único estado judío del mundo. Por lo tanto, es imposible para la mayoría de los judíos israelíes se sientan extraños en su propio país. Este es el estado creado precisamente para que todos los judíos, de cualquier lugar, siempre tengan un hogar.

Del mismo modo, es difícil para la mayoría israelí judía sentir que su sociedad está rota cuando, contra viento y marea, no solo ha mantenido con éxito el primer estado judío en dos milenios, sino que también lo han convertido, en apenas 70 años, en uno de los más prósperos del mundo.

Israel ha absorbido con éxito a los refugiados judíos de todo el mundo y continúa brindando una póliza de seguro para aquellos judíos de la diáspora que se inquietan por el futuro de sus propios países. Ha construido una de las 20 economías más ricas del mundo per capita. Ha mantenido una democracia robusta a pesar de estar en guerra desde sus comienzos. Y su creciente influencia económica, militar y diplomática llevó a los analistas estadounidenses Walter Russell Mead y Sean Keeley a clasificarlo el año pasado como una de las ocho grandes potencias mundiales.

Por lo tanto, a pesar de discutir amargamente sobre las políticas que su país debería seguir y quejarse interminablemente sobre sus muchas deficiencias, los israelíes están abrumadoramente contentos de que exista un Estado judío y se comprometan a preservarlo y mejorarlo. Y es por eso que la mayoría habrá celebrado el Día de la Independencia de Israel. Porque la existencia misma de un estado judío, cualesquiera que sean sus defectos, es motivo de regocijo, y sobre todo cuando ese estado tiene tantos logros reales que celebrar.

Labels: ,

En la medida que la prensa mundial ignora la presencia de cometas con esvásticas y la violencia, Hamas gana la guerra de propaganda - Ben-Dror Yemini - Ynet







La buena noticia procedente del sur es que el número de manifestantes en la "Marcha del Retorno" está disminuyendo. Hamas alienta a las masas, pero éstas se mantienen alejadas.

De un viernes a otro, los números están cayendo. Decenas de miles en la primera protesta, solo varios miles el viernes pasado. En este sentido, al menos en la etapa actual, es un fracaso.

La mala noticia es que no hay necesidad de que cientos o decenas de miles de manifestantes tengan éxito. Solo un niño de 15 años, cuya muerte está siendo investigada, es un excelente combustible para la propaganda antiisraelí. Y si el momento en que fue golpeado fue captado por la cámara, es un problema doble. Es una gran oportunidad para que el diputado árabe Ahmed Tibi, un miembro de la Knesset, y no solo para él, convierta a los soldados del IDF en asesinos, y es una oportunidad para que el enviado de la ONU y otros funcionarios y "activistas de los derechos humanos" utilicen su arsenal de cohetes de propaganda contra Israel.

Los acontecimientos en la frontera de Gaza han dejado de ocupar mucho espacio en la prensa mundial. Pero el anuncio de Natalie Portman, involuntariamente, puso a Gaza de nuevo en los titulares, al igual que la declaración del enviado de la ONU y la demanda de la Unión Europea de una investigación sobre el incidente. El IDF, en cualquier caso, tiene la intención de investigar.

Pongamos las cosas en orden. En primer lugar, cualquier asesinato de una persona inocente es profundamente desafortunado. Hamas gana, los enemigos de Israel lo celebran, e Israel es el único que pierde en esa situación. Nadie ha colocado cámaras en la frontera entre Estados Unidos y México, aunque 412 infiltrados o trabajadores migrantes fueron asesinados allí en 2017 y 498 en 2016, incluidos niños. Pero la frontera entre Israel y Gaza, así como los puntos de fricción en Hebrón, parecen tener la presencia del mayor número de cámaras del mundo.

Otra cosa fue captada por la cámara: muchas de las cometas voladas hacia Israel estaban marcadas con una cruz gamada, además de llevar explosivos. El mufti de Jerusalén, Haj Amin al-Husseini, era un ferviente admirador de los nazis. Él parece tener seguidores. No es solo la Carta de Hamas o los llamamientos a la destrucción de Israel, cantado por algunos de los manifestantes. También son las cometas que llevan el símbolo nazi. Y cuando estos jóvenes apasionados se acercan a la valla, en una provocación intencional, con cometas explosivas, pueden ocurrir accidentes, y es una pena que sucedan.

No debemos hacer generalizaciones. No es que todos los residentes de la Franja se identifiquen con la ideología nazi. Pero Hamas y sus partidarios, y probablemente muchos de los manifestantes sí lo hagan, al menos en su mensaje de aniquilación y antisemitismo.

Los "moderados" se conforman con difundir el mensaje de la destrucción de Israel. Eso es lo que hizo la residente de Gaza Rana Shubair, por ejemplo, en un artículo publicado en hebreo en el sitio web "Sikha Mekomit" (Llamada local). Ella escribió allí sobre la "Marcha del Gran Retorno hacia la frontera de la Palestina ocupada", para mostrarnos que cuando hablan de una "ocupación" y de "Palestina", están hablando de Israel.

El caso es que los medios globales, casi sin excepción, ignoraron el mensaje de los manifestantes. Las esvásticas no aparecieron en el New York Times o en Le Monde. Pero The Guardian publicó una carta de tres miembros de la organización Breaking the Silence, en la que acusaba a la IDF de instruir a los francotiradores para que dispararan a matar a manifestantes desarmados.

Están mintiendo. No hay tales órdenes. No se molestaron, por supuesto, en escribir una sola palabra sobre la responsabilidad de Hamas y de sus partidarios. Por el contrario, escribieron que "dañar a personas inocentes en Gaza es parte de lo que se necesita para mantener el régimen de ocupación". Y si unos ex soldados con una agenda política muy determinada publican una carta que concluye que los soldados del IDF son asesinos, ¿cómo podemos quejarnos de los editoriales de esos periódicos?

Las mentiras producidas por Breaking the Silence y la vista gorda de los medios de comunicación globales ante los terribles mensajes de los manifestantes no reducen la responsabilidad de Israel. Podríamos haber hecho las cosas de manera diferente. Estaba claro de antemano que Hamas quería bajas, y que sus propagandistas, intencionalmente y sin querer, señalarían con un dedo acusador a Israel. Estaba claro que la batalla no se llevaría a cabo solo en el área fronteriza, sino también en los medios globales.

El daño podría haberse transmitiendo un mensaje que llegara a los residentes de la franja, quienes están sufriendo a causa de Hamas y no a causa de Israel. Pero no se hizo nada. Puede que Hamas haya fracasado y las masas no salgan a protestar, pero Israel, como se esperaba, está siendo derrotado en la propaganda una vez más.

Labels: ,

Friday, April 27, 2018

Israel sobrevive gracias a una voluntad férrea y un muro de hierro - Zev Chafets - Bloomberg



En el período previo al 70º aniversario de la independencia de Israel, el jefe del Estado Mayor de las Fuerzas de Defensa israelíes, el general Gabi Eisenkot, calificó el país de "invencible".

Esta fue una declaración audaz. El país se enfrenta a una amenaza creciente de Irán y sus títeres en el Líbano y Gaza, y la posibilidad de un enfrentamiento con Rusia por Siria. Y, sin embargo, pocos israelíes han estado en desacuerdo con esta evaluación.

Hay un clima de confianza y su origen radica en una doctrina de defensa estratégica que ha sido probada y validad durante casi un siglo de guerra intermitente.

Esa doctrina fue enunciada por primera vez en un artículo en 1923 titulado "El Muro de Hierro". Su autor era Ze'ev Jabotinsky, un visionario líder sionista y el padre ideológico del Likud.

En el momento de su publicación, los judíos de Palestina eran una minoría pequeña y asediada. Solo habían pasado tres años desde los primeros disturbios árabes en Jerusalén contra ellos. Los líderes socialistas de la comunidad judía esperaban poder aplacar la enemistad árabe ofreciendo cooperación económica, progreso y prosperidad.

Jabotinsky se burló de esto por ser infantil e insultante para los árabes, que no cambiarían su tierra por más pan o ferrocarriles modernos. Ellos, dijo, resistirían mientras tuvieran una chispa de esperanza para prevenir un estado judío.

"Solo hay una cosa que los sionistas quieren, y esa es la única cosa que los árabes no quieren", escribió. Nada menos que abandonar el proyecto sionista podría aplacar la hostilidad y la violencia árabe. Si los judíos querían quedarse, tendrían que aceptar una dura realidad: este era un juego de suma cero. No podría haber paz hasta que los árabes aceptaran el derecho de Israel a existir.

Jabotinsky vio que los árabes (en Palestina y más allá) eran demasiado numerosos para ser derrotados en una sola guerra decisiva. Los judíos necesitaban erigir un muro de hierro de autodefensa y disuasión, un muro metafórico construido con la determinación judía, la inmigración, el progreso material, unas instituciones democráticas fuertes y la voluntad de luchar. Gradualmente, el enemigo se vería obligado a concluir que este muro no podría ser violado.

El concepto de Muro de Hierro tenía como objetivo disuadir la agresión árabe hasta que se ganara la victoria psicológica, y los extremistas, "cuya consigna es ¡Nunca!" fueran reemplazados por líderes más moderados dispuestos a vivir en paz con un estado judío.

David Ben Gurion, primer ministro fundador de Israel, despreció a Jabotinsky y a su heredero político, el futuro Primer Ministro Menachem Begin. Ciertamente, rechazó su compromiso ideológico con un Estado judío a ambos lados del río Jordán.

En 1947, aceptó una partición de dos estados. Los árabes de Palestina y sus aliados en el mundo árabe lo rechazaron.

La guerra que siguió creó el estado judío, pero como Jabotinsky había predicho, los árabes se negaron a aceptarlo. Ben Gurion llegó a la reticente conclusión de que la doctrina de su rival Jabotinsky, la disuasión por la desmoralización gradual del enemigo, era la correcta. En 1953, Ben Gurion esencialmente adoptó este concepto (sin, por supuesto, acreditar a Jabotinsky). Israel se vería obligado a luchar en una larga guerra existencial compuesta de muchas pequeñas guerras. Debería ganar cada vez, y usar el periodo interino para fortalecer el muro nacional de hierro cultivando las ventajas de Israel en recursos humanos, tecnología y experiencia militar.

Egipto, Jordania y Siria rebotaron en el Muro de Hierro en la Guerra de los Seis Días de 1967. Eso fue suficiente para Jordania, que se retiró permanentemente del conflicto armado con Israel. Pero en 1973, Egipto y Siria lo intentaron de nuevo, lanzando un ataque sorpresa que cogió al IDF completamente desprevenido. Fue su último mejor golpe, pero fallaron. Israel no se derrumbó. Cuatro años después, el presidente egipcio Anwar Sadat vino a Jerusalén y llegó a un acuerdo con Begin. Unos años más tarde, el Rey Hussein de Jordan lo siguió. El resto de los estados árabes han llegado a un acuerdo gradual con la permanencia de Israel.

Los árabes palestinos tienen más dificultades para leer la escritura en el Muro de Hierro. Los líderes de la Organización de Liberación de Palestina, Yasser Arafat y Mahmoud Abbas, se han resistido a cualquier acuerdo que ponga fin al "derecho al retorno" palestino, que es un eufemismo que persigue la destrucción de Israel como Estado judío. El primer ministro Benjamin Netanyahu, un discípulo político de Jabotinsky, ha abrazado el precepto diplomático de la doctrina del Muro de Hierro y permanece fiel hasta que eso suceda. "La única forma de llegar a un acuerdo en el futuro es abandonar toda idea de buscar un acuerdo en el presente".

Mientras tanto, Israel mantiene su doctrina de seguridad esencial. Defiende sus cielos con un sistema antimisiles cuyo primer componente fue denominado "Cúpula de hierro". Y el muro metafórico ahora ha alcanzado al espacio exterior.

"La capacidad de Israel para desarrollar y lanzar satélites proyecta un mensaje claro de poder nacional", dice Isaac Ben-Israel, el presidente de la Agencia Espacial de Israel. "Esto contribuye y refuerza la imagen del Muro de Hierro a los ojos de los enemigos de Israel".

Mientras tanto, de vuelta a la Tierra, el IDF continúa construyendo y fortaleciendo sus barreras de seguridad más tangibles: defensas contra el terrorismo en Cisjordania y las agresiones en el frente norte de los títeres de Irán, Siria y su sustituto Hezbollah. También hay una barrera que separa a Israel de Gaza, donde Hamas ha estado organizando marchas bajo el lema palestino de "¡Nunca!".

Hamas tiene la intención de marchar nuevamente durante el fin de semana del Día de la Independencia. Es un gesto inútil. El Muro de Hierro ya no es simplemente una metáfora. Es una descripción del Estado judío en sí mismo. Y como dice Eisenkot, es invencible.

Labels: ,

El nacionalismo judío de derechas creó a Netanyahu. Después, Netanyahu se convirtió en su maestro - Anshel Pfeffer - Haaretz



Mi nuevo libro, "Bibi: La vida turbulenta y los tiempos de Benjamin Netanyahu" saldrá la próxima semana. Así que estoy ejerciendo el droit de seigneur de un columnista y esta columna se basará de manera descarada en las virtudes de mi libro.

Me preguntaron recientemente en una entrevista por qué escribí el libro, y durante unos segundos no supe qué responder. Porque soy periodista, por supuesto, y escritor, y Netanyahu es la historia más grande, convincente e importante en Israel en los últimos 30 años.

Francamente, no entiendo por qué no se han escrito muchos más libros sobre él durante este período. Esta es solo la quinta biografía que aparece hasta la fecha, en hebreo o inglés. Se están escribiendo más. Y así es como debería ser.

Netanyahu es una figura que ha dominado la vida israelí durante un cuarto de siglo y aún sigue. Una figura importante también en el escenario mundial. Entonces la pregunta de por qué escribir este libro, casi parece responderse a sí misma.

La verdadera pregunta para mí, suponiendo que mi libro sobre Bibi compartierá espacio en las librerías con otros, fue cómo hacer que este libro se destacara sobre el resto: ¿qué le estaba ofreciendo a los lectores al escribirlo? Pasé mucho tiempo pensando sobre esto y la conclusión a la que llegué, la que me guió al escribirla, fue que la historia personal y política de Netanyahu es en gran medida la historia de Israel.

Eso debería ser obvio por los simples hechos: él es el primer y único primer ministro de Israel que ha nacido en el país desde la fundación del estado, en octubre de 1949, por lo que tiene casi la misma edad que Israel. Pero él no es contemplado así por el tipo de articulación de la historia del estado. Ciertamente, para muchos que lo retratan en los medios. Por dos razones.

La primera razón es que, al nivel más general, incluso hoy, en 2018, todavía hay una tendencia a la hora de ver los 70 años de existencia de Israel, sin duda las primeras décadas fueron definitorias, a través de la perspectiva del Mapai, el precursor del Partido Laborista actual, el partido que estuvo en el gobierno durante las primeras tres décadas de Israel. Eso es natural porque el Mapai era el partido de los padres fundadores que construyeron el estado y lo dominaron, antes y después de la independencia.

Pero esa perspectiva pasa por alto a los muchos grupos dentro del movimiento sionista, y al principio de la existencia de Israel, que compartieron la visión sionista y estuvieron allí cuando se construyó el estado, pero apenas se mencionan en el canon aceptado de la historia de Israel.

Netanyahu, el tercer primer ministro del Likud, encarna junto con su padre Benzion y su abuelo Natan, las narrativas paralelas de Israel y del sionismo, en muchos aspectos, incluso más que Menachem Begin y Yitzhak Shamir, los primeros primeros ministros del Likud.

Lo que nos lleva a la segunda razón por la que creo que Bibi no se ve como la encarnación de la historia de Israel, tal como debería ser. Muchos de sus oponentes políticos, particularmente en el centro-izquierda, pero también muchos en la derecha, todavía sienten, después de todo el tiempo que pasó desde que ingresó en la vida política hace 30 años, que es una especie de alien foráneo. Un trasplante extranjero procedente de América que se ha hecho cargo del cuerpo político israelí.

Esta perspectiva no solo está muy equivocada, también es la razón central por la cual los oponentes de Bibi, tanto dentro del Likud como ciertamente en el centro-izquierda, siempre hayan subestimado y no han podido conocerlo. Y como resultado, generalmente han perdido ante él.

Las fuerzas del nacionalismo judío que crearon a Netanyahu existieron en el movimiento sionista desde sus inicios. Los componentes de la coalición derechista-religiosa que sirvió como base de Bibi estuvieron allí desde 1948. Puede haber sido Begin quien los reunió por primera vez en su gobierno de 1977, pero Netanyahu hizo suya esta coalición manteniéndola y apelando a la base, en un arte de la supervivencia que supera con creces cualquier cosa que Begin haya imaginado. Es el secreto de su éxito.

Israel hoy es la suma de esas tensiones, pasiones y divisiones en la sociedad israelí y judía que creó la coalición de Netanyahu.

Tratar de combinar una historia de sionismo e Israel, junto con la propia historia personal de Netanyahu, tiene mucho sentido. Pero escribirlo como un relato de la política israelí contemporánea tampoco fue tan simple. Netanyahu sigue siendo un político tan activo que a veces resulta sorprendente cuando él nos recuerda que cumplirá 69 años en octubre, y vemos hasta qué punto su historia se remonta. Aquellos de nosotros que tenemos la edad suficiente para recordar cuando apareció por primera vez en la escena política, y lamento decir que yo soy uno de ellos, todavía a veces pensamos en él como un nuevo y emocionante meteoro.

Hace algunas semanas fue el quincuagésimo aniversario de la batalla de Karameh. La primera vez que el ejército israelí llevó a cabo una importante operación contra una organización palestina, también fue la primera operación militar de Netanyahu.

Bibi estaba allí como un joven soldado, en uno de los controles de carretera de Karameh donde capturaron a los combatientes palestinos que huían. Su objetivo principal era Yasser Arafat , pero había escapado en una motocicleta poco antes de llegar.

Eso es medio siglo, más de dos tercios de la historia de Israel, en la que Netanyahu estuvo en la primera línea del conflicto entre Israel y Palestina . Comenzó con una operación fallida, y Netanyahu, que odia estar asociado al fracaso, nunca ha hablado de  Karameh excepto una vez, cuando conoció a Arafat por primera vez en 1996 y le dijo: "Los dos estábamos allí hace 28 años".

El mes pasado también fue el trigésimo aniversario de su ingreso en la política, en una entrevista en la televisión israelí en la que anunció que renunciaba como diplomático y se unía al Likud. Estaba tan ocupado ese día ensayando para la entrevista que apenas recordó en el último momento llamar al Ministerio de Asuntos Exteriores y presentar su renuncia.

Y luego están los hitos personales. Hace 60 años, sus padres le informaron que se mudarían a los Estados Unidos. Pasaría los siguientes meses sentado en una de las clases de una escuela pública en Manhattan, luchando por entender alguna de las palabras que se estaban diciendo. La humillación de ser tratado como un idiota lo motivaría a dominar el inglés, incluso mejor que un hablante nativo.

La próxima semana es una fecha mucho más conmovedora para él: el cuadragésimo cumpleaños de su hija Noa, madre de sus tres nietos.

Nunca se ve a Noa y a sus hijos en público, e incluso la única fotografía suya que Bibi tuvo alguna vez en su oficina desapareció hace 22 años en una "reforma". Nunca regresó. Esto puede tener algo que ver con que ella fuera la hija de la primera esposa de Bibi, Miki, y que cuando ella nació en Boston sus padres ya se habían separado, y, por supuesto, por la forma en que la personalidad actual de Bibi se ha construido en torno a su nueva familia con su tercera esposa Sara.

Presentar todos estos tres Netanyahus, el Bibi histórico, el político y el personal, fue un desafío. Hubiera sido imposible sin el obstinado trabajo de los periodistas israelíes, especialmente del Haaretz, que han investigado incansablemente cada detalle, desafiado cada giro e - no importa cuánto haya intentado reprimir a los medios - implacablemente responsabilizando a Netanyahu.

Cada uno de los muchos israelíes y estadounidenses con ideas personales sobre Netanyahu con quien hablé tiene una historia de traición. En algunos casos, muchas historias. Incluso aquellos que lo han perdonado y continúan apoyando sus políticas. Y muchos de ellos estaban ansiosos por contar sus historias. Excepto uno.

Bibi ignoró mis solicitudes de entrevistas para este libro. Ni siquiera se tomó la molestia de negarse. Pero en los últimos años, cada vez que nos encontramos, tenía algo sarcástico que decir.

Una vez, cuando estaba sentado con algunos colegas en su oficina, de repente se detuvo a mitad de la conversación y me dijo: "Veo que estás tomando notas de cómo se ve mi oficina. No te preocupes, te dejaré echar un vistazo después". Por supuesto, no lo hizo.

En otra ocasión, cuando ingresamos en su oficina, anunció: "Este es el señor Pfeffer, que está escribiendo un libro sobre mí. No sabe nada de mí. Será una caricatura".

La semana pasada, me sorprendió ver que el ensayo que escribí, basado en el libro, había sido copiado, en su totalidad, en la página de Facebook de Netanyahu. No estoy seguro de si debería ver eso como un cumplido. Tal vez solo le gustan las caricaturas.

La verdad es que, en realidad, está obsesionado con las caricaturas. Y la forma en que los dibujantes lo retratan. En una reunión con periodistas del Haaretz, hace un par de años, dibujó una caricatura de él mismo, nada mala, para satirizar cómo lo vemos en los medios de comunicación. Esa es su obsesión primordial.

Y es por eso que ya está trabajando secretamente en sus memorias, aunque planea permanecer por muchos años más en el cargo. No satisfecho con su poder sobre el Israel actual, quiere controlar cómo lo verá la historia. Una gran parte de nuestro trabajo como periodistas es evitar que él dicte la narración de su vida y de sus tiempos.

Labels: ,

El sintomático caso Portman: El desaire de Portman, una evaluación tranquila - Shmuel Rosner



Todos los análisis sobrios deben comenzar con hechos simples en los que todos podamos estar de acuerdo.

Hecho: la actriz Natalie Portman acordó visitar Israel para recibir el Premio Génesis, a menudo llamado el "Nobel judío". Se establecieron los términos, se fijó la fecha y los organizadores ya estaban preparados. Portman designó a una persona para que se encargara de asignar el dinero del premio a unas organizaciones que en Israel trabajan para empoderar a las mujeres: unas organizaciones de su elección.

Hecho: la actriz ganadora del Premio de la Academia de los Oscar de repente canceló su presencia. Su explicación fue muy vaga. Ella indicó que su decisión estaba relacionada con la participación del Primer Ministro Benjamin Netanyahu en el acto. Pero ella sabía desde el principio que él estaría presente. El representante de la actriz dijo que "los recientes acontecimientos en Israel le han causado angustia y no se siente cómoda participando en ningún acto público en Israel", pero no especificó qué "recientes acontecimientos".

¿Estaba rechazando a Israel por los disturbios en Gaza, por las recientes decisiones sobre el destino de los inmigrantes africanos, por las batallas con la Corte Suprema israelí, por el peinado de Netanyahu? Supongo que no sería por lo último, pero aún no sé sabe cual es el problema. Tal vez tiene algo bajo la manga que no tomamos en consideración. Tal vez, cuando se defina el caso, parezca más convincente de lo que es ahora.

Estos son los hechos. Si duda de estos hechos, si cree que nunca quiso el premio, o si cree que explicó claramente su motivación, no hay razón para que siga leyendo esta columna.

Ahora pasamos de los hechos al análisis, que debe incluir tres preguntas principales:
1) ¿Cuál fue el objetivo de Portman?
2) ¿Ella cumplió con su objetivo?
3) ¿Cuál fue el precio por cumplir su objetivo?
Debido a que aceptamos que Portman nunca proporcionó una explicación clara de su decisión, debemos tratar de adivinar sus motivos. Las posibilidades incluyen:
1) Ella no quería visitar Israel
2) Ella no quería aparecer al lado de Netanyahu
3) Ella quería protestar contra alguna o varias de las políticas del gobierno de Israel
4) Ella quería cambiar la opinión pública en los Estados Unidos
5) Ella quería cambiar la opinión pública en Israel
6) Ella quería agradar a ciertos amigos o activistas.
 
Y la lista podría continuar.

Portman logró que los israelíes sospechasen aún más de los judíos estadounidenses liberales.

Debido a que su motivo aún es desconocido, es difícil determinar si logró su objetivo. Portman, que tiene la doble ciudadanía israelí y estadounidense, no visitará Israel ni estará junto a Netanyahu. Tal vez ella cambió algunas mentes en los Estados Unidos, pero acerca de qué no está claro.

Algunas personas están usando su decisión para sus propias agendas: algunos suponen que se trata de Gaza, otro que se trata de los inmigrantes africanos no judíos. La decisión de Portman no pareció cambiar la opinión de los israelíes sobre ninguno de los temas debatibles. Pero es posible que, gracias a ella, más israelíes estén ahora convencidos de que confiar en el apoyo de los judíos estadounidenses sería un error. Y sí, podemos suponer que un cierto círculo de amigos de Portman ahora está más satisfecho, pero quizás también haya amigos que ahora estén enojados.

¿Cuál fue el precio que todos pagamos por su decisión mal calculada (según mi opinión)? Aunque ella alega que ella está en contra del movimiento BDS, Portman ayudó a aquellos que querían boicotear a Israel. Ella se convirtió en un modelo a seguir para aquellos que quieren ver a los judíos estadounidenses, y a los estadounidenses en general, alienados de Israel, una tendencia que podría poner a Israel en un mayor riesgo. Y ella también consiguió que muchos más israelíes sospechasen aún más de los judíos estadounidenses liberales, lo que reduce la posibilidad de que sigan los consejos que propugnan gente como la propia Portman.

La cancelación de Portman enfureció a algunos políticos israelíes, a los más escandalosos. La mayoría de ellos no son legisladores, y simplemente están utilizando Portman como un saco de arena político. Netanyahu, para su crédito, no lo hizo y no se pronunció (hasta el momento de escribir esto).

Portman se merece una dura reprimenda, pero Israel no ganará nada si se pelea con la popular actriz. De hecho, debería examinar si la movida de Portman fue deliberada, viciosa y es la primicia de una campaña planificada, o si fue realmente un error de cálculo.

Portman debería haber hecho sus deberes antes de insultar a Israel. Israel sería sabio al realizar sus propias tareas antes de insultarla.


Labels: ,