Saturday, July 13, 2013

Siempre es culpa de Israel - Isaac Kohn - Jewish Press



Yosef Antebi, un miembro de los Neturei Karta que ha vivido en Holanda durante muchos años y que es muy conocido por su activismo anti-Israel, fue gravemente golpeado recientemente por un musulmán en las calles de Amsterdam. Mientras golpeaba a Antebi, el matón despotricó contra los judíos y el judaísmo. Más tarde, después de haber sido trasladado a un hospital por la policía, Antebi atribuyó el ataque a la maldad del sionismo y a la existencia de Israel.

Esto es simplemente increíble. Y no es increíble por ser una reacción maravillosa y estupenda, sino por ser absurda e increíble. El matón le estaba golpeando y maldiciendo al señor Antebi por ser judío, no por ser sionista. Su agresor arremetió contra el judaísmo, no contra Israel. Sin embargo, este miembro agredido de los Neturei Karta estaba tan cegado por su odio a Israel que racionalizó su gravísima agresión como una reacción contra el sionismo.

Si estuviera cerca de Antebi le diría lo siguiente.

Señor Antebi, usted dijo a la policía que se identificó repetidamente ante él y su afiliación anti-Israel, pero su agresor continuó golpeándole. ¿No tiene eso algún sentido para usted?

¿Quiere decirnos que a medida que le golpeaba por ser judío no vio en su rostro un odio similar al que usted siente por Israel? ¿No tenía a mano alguna fotografía para mostrarle donde apareciera manifestándose junto a los árabes en contra de Israel?

Pero su matón, a pesar de todo, sí sabía exactamente lo que era usted, un judío, y eso era todo lo que le importaba, señor Antebi. Y lo hizo porque sus compatriotas en la lucha contra Israel tienen una agenda completamente diferente a la suya, señor Antebi.

Usted, y ustedes, señor Antebi, no les gustan. Esto ya debería entrarles de una vez en su dura cabeza. Y ustedes no les gustan por varias razones, pero la principal es porque son judíos. Pero usted no es cualquier judío. Usted es un traidor a su pueblo y a su religión, pero incluso aquellos que odian empedernidamente a los judíos no tienen en gran estima su traición.

No obstante, usted utilizará esta agresión para hacer avanzar su agenda contra Israel. Usted no se privará de desfilar en nuevas manifestaciones que supuestamente solo serán anti-Israel, pero en las que inevitablemente se escupirá veneno contra los judíos en general. Allí le pasarán un micrófono para que pueda lanzar sus absurdas calumnias contra Israel. Pero a su espalda se reirán de usted y le ridiculizarán y despreciarán, por ser un judío y además un cobarde, un traidor, y esperarán su oportunidad para ajustarle las cuentas. Porque usted es desechable y prescindible, y a pesar de que lo vio en la cara de su agresor, aún se niega a reconocer la verdad.

Preste atención, señor Antebi. Usted mismo declaró que el hombre que le atacó vilipendió a los judíos y al judaísmo. Él le eligió no porque pensara que usted fuera un sionista. Le eligió porque le identificó claramente como un judío, y le considera un hijo de cerdos y monos.

Piense, señor Antebi, en ese odio que vio en los ojos de su atacante. Recuerde las palabras ofensivas que salieron de su boca mientras le golpeaba. Tome buena nota y entienda de una vez que esto no tiene nada que ver con Israel o con el sionismo, que odian su rostro, su aspecto, le odian por parecer muy judío.

Y al meditar sobre todos estos pensamientos desagradables, señor Antebi, entienda que si el Islam llega a gobernar alguna vez en Europa, usted y su gente sin duda serán de los primeros en colgar de las farolas y los árboles de Amsterdam.

Labels:

0 Comments:

Post a Comment

Links to this post:

Create a Link

<< Home