Sunday, July 27, 2014

Cuando los periodistas occidentales llaman "escoria" a los israelíes - Seth Frantzman - JPost



El 17 de julio, la periodista de la CNN Diana Magnay subió a una colina en Sderot, y después de haber filmado a unos israelíes animando el bombardeo de Gaza, tuiteó "israelíes en una colina sobre Sderot muestran su alegría al ver como caen las bombas sobre #gaza; ellos nos amenazan con 'destruir nuestro coche si digo una palabra equivocada'. Escorias". Su crítica a esos jóvenes de Sderot, que a menudo se reúnen para ver la guerra desde allí, forma parte de una indignación más grande en los medios de comunicación internacionales por el  denominado "cinema de Sderot".

Hay excusas para este "desliz" de la periodista. Ella borró su tuit rápidamente, dándose cuenta de que o bien era inapropiado o bien pondría en cuestión su cobertura u objetividad (de hecho, fue trasladada posteriormente por la red a Rusia). Otros señalaron que a veces es difícil lidiar con el comportamiento negativo de ciertas personas que a veces insultan a los periodistas.

Pero el libelo de Diana Magnay viene del contexto de cómo los periodistas y otros expertos occidentales consideran el conflicto palestino-israelí. En enero de 2014, la corresponsal de The Guardian, Harriet Sherwood, al terminar su estancia de varios años informando desde allí, escribió una carta de amor a Gaza, recordando la "capacidad de recuperación, de creatividad y el humor de su gente", a la vez que detallaba su "fortaleza" y "espíritu".

Las palabras "pueblo de Gaza" aparecía por lo menos nueve veces en su artículo de 2.000 palabras.  Nosotros tenemos que "entender a esa gente", "allí las personas están sufriendo", "yo estaba fascinada por este lugar, por su gente", "criticando la opresión de Israel sobre el pueblo palestino", "su agudo impacto agudo sobre la gente común", "el humor de la gente común", "esas personas abrumadoramente decentes". Y finalizaba, "la gente de Gaza necesita suerte".

Cuando el periodista israelí Avi Issacharoff fue atacado por palestinos cerca de Ramallah, escribió que no iba a dejar de hacer su "trabajo", que él definía como "informar a la opinión pública israelí e internacional sobre la realidad palestina".

Los periodistas que cubren los territorios palestinos a menudo se colocan en una situación que  no es la de observadores imparciales, o incluso aquellos que pretenden ser imparciales, son más bien "apologetas" de ese "pueblo" y de su "realidad". Siempre se muestran "sorprendidos por el carácter hospitalario, genuino, gentil y amable el pueblo palestino", como otro periodista escribió en Facebook.

Esto parece reflejar un punto de vista comprensivo y una muestra de empatía, pero en realidad refleja el típico ejemplo de superioridad orientalista. Los palestinos son un "pueblo", precisamente porque los israelíes, británicos o franceses no lo son. La población occidental no es vista a través de un prisma romántico porque son percibidos como iguales a "nosotros" (al periodista), y no como diferentes como "ellos" (los palestinos y otros pueblos).

Ningún periodista occidental que deje París expresará sentimientos románticos y poéticos sobre el "pueblo parisino". Quizás se lamenten de perder de vista sus baguettes y su vino, pero "el pueblo como tal", la "masa popular" no está incluida en esa empatía, y eso se debe a que la población local es percibida como "individuos", en lugar de una "masa colectiva repleta de una humanidad romántica".

Del mismo modo, muy pocos de los principales comentaristas de los medios con sede en Israel utilizan esa prosa tan melodramática a la hora de hablar del "pueblo de Israel" cuando parten  de allí.

Muchos han expresado indignación por el supuesto "antisemitismo" del comentario de Magnay, pero esa lectura es errónea sobre lo que realmente ocurrió. El comentario de Magnay realmente no está dirigido a los israelíes, sino que más bien se trata del reflejo del espejo que la propia Magnay sostiene frente a si, al igual que muchos que piensan como ella.

Demos un paso atrás y recordemos los ataques a periodistas en el Egipto de 2011, cuando la reportera de la CBS Lara Logan fue agredida sexualmente. En algún momento, a pesar del acoso y las agresiones a muchos periodistas, ¿alguno de ellos llamó públicamente a los egipcios "escoria"? Del mismo modo, usted nunca encontrará ese tipo de comentarios acerca de los sirios, iraquíes o básicamente cualquier otra población de la zona.

Cuando los palestinos celebraron el linchamiento en Ramallah de dos reservistas israelíes en 2000, tampoco eran "escoria", y tampoco lo fueron esos árabes del Jerusalén oriental que en la Puerta de Damasco, la semana pasada, gritaban "Allahu akbar" cuando los cohetes de Hamas eran alcanzados por el sistema de defensa Cúpula de Hierro por encima de Jerusalén.

Esos comentarios al estilo de "escoria" están reservados sólo para los israelíes.

La verdadera motivación de ese odio celoso y visceral dirigido a los israelíes, y esa falta de compasión que de ello se desprende, es que muchos observadores se ven a si mismos como israelíes, es decir, se reconocen en su sociedad occidental. Ellos ven en Israel el oscuro pasado del racismo occidental. Cuando hace mucho tiempo el corresponsal del Channel 4 (ahora ITN news) Jon Snow atacaba al portavoz del gobierno israelí, Mark Regev, y afirmaba que el Estado judío estaba apuntando deliberadamente contra los niños, el venía de un lugar de odio, pero desplazaba ese odio hacía Israel, y de hecho lo dirigía desde el pasado.

Otro periodista afirmaba que sólo en Israel había visto a la gente poniendo la ideología y la religión por encima de la humanidad. Pero ella sabía muy bien que en los conflictos de Irak, Siria, el Tíbet, Sri Lanka, Nigeria, Sudán y otros cientos de lugares, la gente suele poner la religión y la ideología por encima de la humanidad. Lo que ella quería decir realmente es que en Europa la gente había aprendido a poner en primer lugar a la humanidad, e Israel representaba a una especie de "museo del pasado de Europa", por lo tanto ese odio iba dirigido realmente contra sí mismo, contra la "vieja Europa".

De ahí, esa repulsa por los israelíes y la falta de la misma para los palestinos, a pesar de un comportamiento aparentemente similar, como muestran perfectamente los "mártires", y que representa en realidad el complejo de superioridad occidental.

Israel es considera como una nación occidental, y bastantes comentaristas extranjeros, e incluso algunos israelíes, ven a los palestinos como a unos "inocentes salvajes", que son por lo tanto irredimibles, mientras que los israelíes se "comportan mal como los antiguos europeos".

Estos comentaristas están en un proceso de negación de su identidad, y su indignación ante las manifestaciones de racismo en Occidente es presentada a menudo a través de las lentes de su indignación por el racismo "nuestro", el occidental, mientras que muestran comprensión y complacencia ante la vulgaridad o la homofobia cuando la expresan "los otros".

Por ejemplo, el antisemitismo de los inmigrantes turcos en Alemania resulta más "comprensible" que el antisemitismo entre los alemanes y la homofobia entre los blancos cristianos en los EEUU es juzgada mucho peor que entre los afro-americanos partidarios de la Nación del Islam.

La misma reacción alimentó la ira por el asesinato del adolescente árabe Mohammed Abu Khdeir. Muchos israelíes dijeron espantados que "nosotros somos mejor que ellos" y la "moralidad judía es superior a la de nuestros crueles enemigos"; la repulsión no se vio atenuada por nociones de igualdad tales como "somos como ellos", sino debido a la sensación de estar por encima de ellos, una "luz para las naciones", como algunos decían.

Esta es la esencia de preguntas tales como "¿cómo podemos comportarnos de esa manera?" o comentarios como "yo esperaba más de nosotros". Desde el punto de vista de la igualdad en general, es obvio por qué "nosotros" podemos comportarnos mal, porque cada cultura produce el mal así como produce el bien. Suponer lo contrario es asumir la perfección y la superioridad.

Aunque un complejo de superioridad guía la repulsa por el comportamiento de Israel, uno se pregunta por qué en medio del indignado extremismo europeo dirigido contra las acciones de Israel, todavía no haya espacio para la simpatía incluso para las víctimas israelíes. Todos los años Sderot está bajo los cohetes, pero pocos observadores extranjeros escriben elogiosamente acerca "del pueblo de Sderot". Esto se debe a la falta de conexión desarrollada en Occidente con sus propias víctimas. De hecho, después de los ataques terroristas del 11-S, de Madrid y de Londres, pocos comentaristas escribieron acerca de esas víctimas de la misma forma y con la misma devoción casi religiosa que sobre los niños palestinos.

De hecho, los medios de comunicación occidentales esconden deliberadamente a las víctimas propias: sus imágenes no suelen aparecer ya sea porque es de mal gusto o porque no se quiere "inflamar las tensiones" o "provocar un shock" a la población. Allí no hay "mártires". La pasión es reemplazada por respuestas desapasionadas. Al mismo tiempo, la repulsión se reserva para el patriotismo "vulgar y de bajo nivel": para esos estadounidenses de las clases populares que gritaban "América" en las manifestaciones tras el 11-S, esa "basura blanca" que disfruta patrioteramente del 4 de Julio.

Algunas personas se preguntan por qué los comentaristas que critican a Israel por las muertes de civiles en Gaza no critican también acciones semejantes llevadas a cabo por los franceses en Mali o por los británicos y americanos en Afganistán y el Yemen. Sobre todo, porque ni siquiera se acuerdan que sus países también actúan en esas tierras lejanas, y ahora únicamente se ven como ciudadanos post-nacionales.

Tal es la necesidad de fingir que su patriotismo no existe que reservan esa repulsión para los pueblos que violan esa norma postmoderna

Labels: ,

Hamas pide un nuevo alto el fuego de 24 horas tras romper hace unas pocas horas el previo (alto el fuego)

Labels:

Y dice ser, y algunos lo sostienen, un "amigo de Israel": Todos coinciden, John Kerry capitula ante las exigencias de Hamas e ignora las de Israel

Haaretz: el documento de los EEUU (John Kerry) ignora la mayoría de las demanda de seguridad de Israel.


JPost: Livni dice que la propuesta de alto el fuego de Kerry es "completamente inaceptable" para Israel


 Times of Israel: según fuentes israelíes, Kerry "capitula totalmente" ante las demandas de Hamas en su proposición de alto el fuego


 Ynet: el proyecto de tregua de Kerry ignora las demandas de Israel

Dice el Ynet:
Una propuesta de alto el fuego presentada a Israel por el secretario de Estado de EEUU, John Kerry, hacía muy pocas referencias a las necesidades de seguridad de Israel, afirma el Haaretz este domingo. 
Israel rechazó rápidamente la propuesta, con algunos comentaristas cuestionando la comprensión de la situación en Gaza por parte de Kerry.

El Haaretz afirma que el proyecto prohibía a Israel la destrucción de los llamados túneles del terror que entraban en territorio israelí desde Gaza durante el propuesto alto el fuego humanitario de siete días.

Según el Haaretz, el proyecto contiene 3 elementos clave que describen el acuerdo de alto el fuego entre Israel y las facciones palestinas. "Estos artículos incluyen un alto el fuego humanitario de siete días comenzando la noche del domingo, el uso de los acuerdos alcanzados después de la Operación Pilar de Defensa en el año 2012 como punto de partida, y conversaciones en El Cairo en 48 horas para resolver las cuestiones pendientes pertinentes al mantenimiento de un alto el fuego a largo plazo".

Haaretz dice que las demandas de Hamas estaban todas incluidas en el proyecto, incluyendo la apertura de los pasos fronterizos, el paso de mercancías, y el pago de los salarios de los funcionarios públicos. Sin embargo, no hay ninguna mención, dice el Haaretz, a la demanda central de Israel de que la Franja de Gaza sea desmilitarizada y los túneles del terror destruidos.

Por otra parte, según informa el Haaretz, el proyecto también ignora completamente a Egipto y en su lugar da la supervisión de la ejecución del acuerdo a Turquía y Qatar, ambos abiertamente hostiles a Israel y muy comprensivos con Hamas.
En Times of Israel:
Fuentes del gobierno israelí acusaron en la noche del sábado al Secretario de Estado de EEUU, John Kerry, de estar "capitulando completamente" a las demandas de Hamas y de su gran defensor y financiador Qatar en la redacción de una propuesta de alto el fuego que los ministros israelíes rechazaron unánimemente el viernes. 
Las fuentes no identificadas, citadas por el Canal 2 de la televisión israelí, dijeron que Kerry "cavó un túnel por debajo de la propuesta de alto el fuego egipcia, que Israel aceptó y Hamas rechazó la semana pasada", y presentó al gobierno de Israel  un texto que aceptaba "la mayoría de las demandas planteadas por parte de Hamas", el grupo terrorista islamista que gobierna la Franja. 
Para "horror" de los ministros israelíes, la propuesta de Kerry aceptaba las demandas de Hamas de apertura de los pasos fronterizos de Gaza - donde Israel y Egipto temen que se produzca una masiva importación de armamento -, la construcción de un puerto de mar y la creación de un canal de financiación posterior al conflicto entre Hamas, Qatar y otros países. La propuesta, por su parte, ni siquiera preveía que Israel continuara con la demolición de la red de "túneles del terror" de Hamas excavados bajo la frontera con Israel. 
En lugar de provocar una confrontación diplomática abierta con los Estados Unidos, según el informe, los ministros horrorizados optaron por no emitir una declaración oficial rechazando los términos de Kerry. En cambio, se permitió que la noticia de la decisión se filtrara. 
El gabinete se reunió de nuevo el sábado por la noche para discutir todos los aspectos del conflicto de 19 días con Hamas. Se están realizando esfuerzos en curso para reformular los términos del alto el fuego, dijeron fuentes israelíes. 
La reportera diplomática del Canal 2, Udi Segal, dijo que "portavoces" del gabinete habían descrito a Kerry como "negligente", "careciendo de la capacidad para comprender" los problemas, e "incapaz de manejar los asuntos más básicos". 
El informe de Canal 2 decía que algunos de los implicados en los contactos con Kerry habían sugerido que "tal vez hubo un malentendido", o que Kerry "sólo estaba presentando un proyecto" de oferta, pero que el mismo secretario de Estado no dio ninguna indicación de que este fue el caso cuando expresó su decepción por el hecho de que ningún alto el fuego se hubiera acordado durante una conferencia de prensa celebrada en El Cairo el viernes por la noche. 

Labels:

Saturday, July 26, 2014

De Heidegger a Gaza - Ben Cohen - Commentary

 
¿Hay una conexión entre las disputas académicas sobre el legado de Martin Heidegger, uno de los filósofos alemanes más influyentes del siglo XX, y el actual conflicto entre Israel y Hamas en la Franja de Gaza?

Tan espúrea o extravagante como pueda parecer esa pregunta a primera vista, un artículo de Michael Marder en el New York Times sugiere que dicho vínculo sí existe. La fuente de lo que Marder describe como la "frialdad amenazante que se está formando en torno a la obra de Heidegger", también acecha a los intentos de los filósofos, que trabajando en un ambiente de "censura ideológica", dejan al descubierto el carácter nefasto del sionismo.

Lo que está en juego aquí es una complicada historia. No obstante, es una que necesita ser comprendida, aunque sólo sea porque ilustra el creciente dominio de la opinión anti-sionista en el discurso académico y de los medios de comunicación. De manera central, lo que muestra es que cada vez, y en mayor medida, el antisionismo en el discurso académico no es tanto una postura que se adopte con relación al conflicto entre los palestinos e Israel, como un sistema filosófico para la interpretación de la persistencia de los conflictos en el mundo en general.

Con esto en mente, podemos captar mucho mejor lo que Marder está impulsando con su reivindicación de Heidegger y de su legado. Si hay un detalle de la biografía de Heidegger que es ampliamente conocido, es que se unió al Partido Nazi en 1933, en el apogeo de su carrera, y siguió siendo miembro hasta la derrota del régimen nazi. En lo que se refiere a Marder, la insistencia en esa relación resulta irritante, ya que resulta claro para él que "existe una profunda desconexión entre los prejuicios antisemitas de Heidegger y su filosofía". En otras palabras, si usted quiere apreciar correctamente la obra de Heidegger, resulta imperativo que consideren que sus afiliaciones nazis no eran, pidiendo prestadas las infames palabras del líder fascista francés Jean-Marie Le Pen sobre las cámaras de gas nazis, más que un "pequeño detalle" de la historia de la Segunda Guerra Mundial.

Criticando a los "detractores" de Heidegger por mostrarse decididos a desprestigiar la totalidad de su pensamiento, y para ello trabajan con la "doble acusación de nazismo y antisemitismo", Marder menciona solamente a uno de ellos - al erudito francés Emmanuel Faye -, por su temeridad de sugerir que la clave filosófica de Heidegger, su concepto de Dasein ("ser-en-el-mundo"), debería ser reexaminado a la luz del antisemitismo del filósofo. Significativamente, Marder no menciona a sus lectores la obra de Berel Lang, el filósofo norteamericano que fue autor de un libro de gran prestigio sobre Heidegger y los judíos. En ese libro, Lang afirmaba que "el silencio de Heidegger" sobre la cuestión judía, antes y después del Holocausto, fue un revelador ejemplo de los "límites" del pensamiento de un hombre que, "más que ningún otro filósofo del siglo XX, trató de romper la noción misma de los límites del pensamiento".

Sin embargo, seguir esta vía en los escritos de Heidegger le resulta algo inconveniente a Marder. Para él la vía pasa por insistir en que la "mancha" del antisemitismo es un intento deliberado de ocultar el valor de la producción de Heidegger, y ello motivado por esos mismos provincianos imperativos judíos que se interponen en el camino de una evaluación adecuada del sionismo.

Aquí es donde entra en juego el conflicto. Algunos lectores del NYTimes pueden haberse mostrado sorprendidos por la afirmación de Marder de que "la oposición al sionismo y el pensamiento inspirado por Heidegger" se unen en la medida que ambos sufren la injustificada y sin escrúpulos acusación de antisemitismo. En parte al menos, tendrían la culpa los editores del NYTimes que no vieron necesario informar a sus lectores de que la posición de Marder sobre la cuestión palestina es la que conforma su aproximación a Heidegger.

Mirando un poco más de cerca, ustedes podrán encontrar que Marder es también el autor de varios artículos para Al Jazeera, con títulos como "¿Por qué los asentamientos llevan a una solución de un estado" y "He aquí por qué la deconstrucción del sionismo es tan importante". En este último artículo, sostiene que "deconstruir al sionismo no solamente es criticarlo; es también realizar el ejercicio de desentrañar sus supuestos filosóficos". Para Marder, el mayor problema es que las falsas suposiciones impuestas por la ideología sionista - independientemente de si el sujeto es Heidegger o las políticas israelíes - bloquean una adecuada indagación filosófica.

¿Hacia donde nos quiere llevar Marder? A él le gustaría que pensáramos, como dice en su artículo de "deconstrucción", que está motivado por una "intensa preocupación por los israelíes judíos, que se encaminan hacia un sendero de autodestrucción". Pero antes de tomarle la palabra, recordemos que editó un libro titulado "Desmontando al sionismo" con el filósofo italiano Gianni Vattimo. Ayer, Vattimo dijo a la cadena italiana Radio 24 que Israel es "un poco peor que los nazis", y que, en buena medida, a él le gustaría "disparar contra esos bastardos sionistas".

Conociendo el clima actual, no sería prudente suponer que los "bastardos sionistas" de Vattimo solamente se localizan en Israel. ¿Qué pasa con esos miles de judíos de Europa que vocalmente se identifican con Israel, y que han sido apuntados por las turbas en París, Londres y Berlín? ¿Qué pasa con esos estudiosos que "ensucian" la figura de Heidegger como la de un antisemita, al igual que otros autocalificados de abnegados y valientes académicos, pero esta vez en nombre de los palestinos, hablan de "la verdad al poder"? ¿Serán por el contrario los primeros unos "bastardos"?

No puedo decir con seguridad cómo podría responder Michael Marder a esas preguntas. Pero si quiere ser coherente, tendrá que asegurarnos que así como el hecho de que Heidegger fuera miembro del Partido Nazi resulta en realidad irrelevante, también lo es la exhortación histérica de Vattimo de agarrar un arma en defensa de Hamas. El New York Times, sin lugar a dudas, estará encantado de ofrecerle fácilmente un nuevo espacio para hacerlo.

PD: Puede leerse otro post anterior de temática parecida, pero añado nuevamente mi postdata final a dicho post:
Hace unas semanas descubrí en la librería La Central de Madrid una revista con un artículo del filósofo Gianni Vattimo, claramente enmarcado dentro del ámbito de la extrema izquierda europea, donde se describía como antisionista.  
El artículo no era gran cosa si tomamos como referente el antisionismo y anti-israelismo de la extrema izquierda occidental. Su antisionismo era más bien cultural que territorial, político o "moral", y parecía tener como elemento clave o desencadenador un hecho para mí sorprendente. Aún estando enmarcado dentro de las últimas guerras en Gaza, y de hacer apelación a ese sorprendente "genocidio palestino" que incrementa su población, el núcleo de su antisionismo parecía provenir de su reproche dirigido contra un nebuloso y conspirativo "sionismo filosófico" (Farias y Faye), responsable de las revelaciones y cada vez mayores caracterizaciones de su "ídolo cultural y maestro", Heidegger, como un filósofo de claras raíces e influencias antisemitas.  
Resulta sorprendente como buena parte de la extrema izquierda europea ha terminado haciendo suyos y tomándolos como influyentes maestros - quizás por haberse declarado enemigos de la sociedad occidental y capitalista de su época - a intelectuales fascistas y antisemitas alemanes como Heidegger y Carl Schmitt. Hablamos de los heideggerianos y/o schmittianos de (extrema) izquierda.  
Vattimo ya ha tenido declaraciones bastante controvertidas, aunque más bien de carácter provocador, sobre una "reevaluación de la certidumbre de los Protocolos de Sión". El artículo antisionista de marras también expresaba bastante hartazgo sobre el hecho judío, a pesar de su declarado respecto por figuras como Spinoza, Kafka, Einstein o Freud, todos ellos judíos seculares y grandes figuras culturales. Es decir, un antisionismo cada vez más unido a un antijudaísmo no solo religioso, sino como expresión de desagrado ante una identidad judía manifiesta.

Labels: , , ,

Una buena idea de Bennett

Labels:

Thursday, July 24, 2014

Carta a Elie Barnavi: Cada día, cada mes, el Islam gana terreno en Francia - Luc Rosenzweig - Causeur



Estimado Elíe,

Disfruté de tu último texto publicado en i24News, Crif y Causeur. Él incluso me hizo sonreír a causa de un resbalón (calle Rockets lugar de rue de la Roquette), lo que demuestra que esta palabra está en plural y no en estos días en Tel Aviv...

Para fortalecer tu pesimismo,  te comparto mis impresiones como observador atento de las manifestaciones en Lyon pro-Hamas (no podemos decir que se trataba de manifestaciones a favor de Gaza). Unas 6.000-7 000 personas, el 90% árabes musulmanes, muchas chicas que parecían educadas (ellas no hablan al estilo rapero gangsta), mayormente veladas, algunas con el niqab saudí.

Los eslogan más gritados fueron "Israel asesino, Hollande cómplice", "Jihad! Resistencia!", "Allahu Akbar!", "Sionistas asesinos fascistas!". El prefecto ordenó a las tiendas del centro de la ciudad que bajaron las persianas y cerraran durante el paso de los manifestantes, ya que éstos los consideran "sionistas", y por lo tanto objetivos legítimos para producir daños y saqueos. Comentario entre las filas de los manifestantes: "¿Has visto a estos judíos muertos de miedo? (cerrando sus tiendas)". También se pudo oír cosas como complotistas (ya que poseen todos los medios de comunicación, la alcaldía...).

A diferencia del rector Bubaker de la Gran Mezquita de París, el rector de la Gran Mezquita de Lyon, completamente infiltrada por los salafistas, alentó las manifestaciones sin una palabra de condena por los excesos antisemitas...

Apelas, Elie, a una reacción, a una revolución cultural que pueda salvar el modelo integracionista  francés. Me parece muy bien. Por desgracia, creo que ya es demasiado tarde. Cada día,  cada mes, cada año, el Islam radical está ganando terreno: las mujeres se velan cada vez más, prolifera la barba salafista, la segregación se impone.

La ciudad donde vivo, Villeurbanne, contigua a Lyon, recibió el año pasado un "premio al antirracismo" otorgado por  CRAN (asociaciones de gente de color) por su lucha contra la discriminación. De 150 000 habitantes, alrededor de 30.000 a 40,000 son musulmanes árabes, con solamente alrededor de 5.000 judíos (sefardíes, salvo un último testimonio de ancianos judíos  asquenazis). Una auténtica y real mezcla social con las calles burguesas contiguas a barrios en gran medida arabizados... Al parecer, todo está bien. Salvo que la escuela pública ha sido abandonada  poco a poco por los judíos y por los burgueses franceses. Los primeros van a la escuela judía de Lyon  (100% de éxito en el bachillerato y un 60% de menciones de mérito) y los segundos al liceo de la Inmaculada Concepción, también muy bien situada en el ranking regional. Por el contrario, la escuela pública Pierre Brossolette está situada en el último lugar del ranking de éxito escolar con solamente un 57% de éxitos. Sólo los hijos de los profesores parecen poder salvarse: ellos se reúnen en las elitistas "secciones europeas" del colegio, y son reprobados con regularidad en el patio y en el comedor como "intelectuales" (un insulto para los inmigrados).

Otro ejemplo: la piscina de Lyon, una hermosa casa de baños digna de Baden-Baden y Karlovy Vary, situada en las orillas del Ródano y recientemente renovada, ha aumentado súbitamente sus tarifas en un 135%. Todo el mundo lo sabe, aunque nadie se atreve a decirlo, pero parece que es la única manera que ha encontrado el municipio para alejar de ella a la simpática juventud masculina (sus hermanas, probablemente, siguen sin poder saber nadar...) de los suburbios arabizados, que ya habían invadido esos lugares transformándolos en un nuevo "territorio perdido de la República". Cuando ocurren estas cosas, no se tiene el coraje de nombrar las cosas como son, no se conciben estrategias de defensa, tanto individual como semi-colectiva, contra la barbarie creciente, y por lo tanto no se está cerca de ganar la batalla.

Por mi parte, sin tener hijos que educar, y con mis nietos seguros en  lugares relativamente protegidos de la Europa burguesa, y no siendo tampoco un "judío visible" (no usando kípá u otros signos judíos), puedo aún acomodarme a la situación, aunque la relación con una gran parte de los que eran mis amigos es cada vez más difícil, afortunadamente están Causeur, Elisabeth Levy y Gil Mihaely.

Aún no estoy escudriñando las listas de pisos y apartamentos de Tel Aviv, pero no excluyo que esto pueda suceder algún día urgentemente. Para usted y Kirsten mis deseos de buena suerte ante estos difíciles momentos, y espero verlos pronto.

Saludos

Labels:

Agudos ejercicios de sarcasmo de parte de PreOccupied Territory



Victimas del pogromo de París se muestran tan felices de que el antisemitismo sea una cosa del pasado

París, 22 de julio - Los miembros de la comunidad judía de París expresaron hoy su alivio, a raíz de la revuelta de los manifestantes pro-palestinos que saquearon comercios de propiedad judía y amenazaron a los judíos, de que el odio al judío ya no exista en Europa.

Desde hace tiempo se ha afirmado que un Estado judío soberano era innecesaria como un refugio para los judíos, ya que, con la derrota de la Alemania nazi en la Segunda Guerra Mundial, el antisemitismo se había terminado. Los judíos de París han dado la bienvenida a la nueva era de tolerancia y aceptación, ya que solamente pueden caminar por las calles en grupos de cuatro o más, e intentando ocultar cualquier signo externo de su judaísmo en público.

Una multitud de manifestantes pro-palestinos y muy mayoritariamente musulmanes que gritaban consignas como "Muerte a los judíos" y "Hitler tenía razón" marcharon por Sarcelles, un suburbio de la capital con una relevante comunidad judía, aparentemente para protestar por las acciones de Israel en la Franja de Gaza, pero la protesta rápidamente se tornó violenta cuando los activistas expresaron su rabia por la presencia local de símbolos de la vida judía. Varios manifestantes fueron detenidos y el Ministro del Interior condenó duramente la violencia, lo que prueba que los judíos ya no deben tener miedo de ser blanco de la violencia por motivos raciales.

Francia cuenta con las mayores poblaciones musulmanas y judías del continente, y en los últimos años, la rabia por la situación de los palestinos ha disparado la violencia de los musulmanes de Francia contra los judíos franceses, especialmente con hechos como el asesinato de un padre judío y varios de sus hijos en Toulouse hace dos años. Los judíos en Francia se sienten agradecidos por la sensación de que están allí en su casa, y que ya no haya manifestantes nazis que soliciten a gritos el exterminio judío.

Un número récord de judíos franceses han estado comprando propiedades en Israel, o bien se han mudado allí en respuesta al aumento de la violencia contra los judíos, acciones que son una autentica rareza y un signo de extravagancia teniendo en cuenta la tranquilidad y la convivencia pacífica que caracteriza la existencia judía francesa, ahora que nadie los culpa de haber causado todos los problemas del mundo.

"Me siento seguro aquí", ha dicho Emanuel Levi, barriendo los fragmentos de vidrios rotos de la ventanas de su tienda de moda. "Siempre tengo una escolta policial. Es una buena vida. Tenemos la oportunidad de experimentar la vida en una de las capitales del mundo de la cultura, con algún pequeño incidente ocasional producto de los inmigrantes del norte de África, que a veces lanzan bombas incendiarias contra mi negocio y mi familia".




La llegada de numerosos cohetes a Israel desde Gaza es utilizada por la izquierda israelí como  prueba de que Israel debería abandonar más territorios

Tel Aviv, 22 de julio - Los activistas de izquierda y los políticos israelíes que están a favor de nuevas concesiones de territorios a los palestinos están aduciendo actualmente que el reciente lanzamiento de cohetes desde Gaza, territorio del cual Israel se retiró en 2005, son la prueba de que Israel debería hacer más concesiones de ese tipo.

Más de 1.600 cohetes han sido disparados en este mes desde la Franja de Gaza, de donde Israel evacuó a todos sus ciudadanos, desmanteló todos sus asentamientos, y retiró a su ejército hace nueve años. A cambio de entregar el control del territorio a los palestinos, Israel se vio recompensado con miles de cohetes dirigidos contra sus pueblos y ciudades. Aquellos políticos israelíes que argumentan a favor de una mayor cesión de territorios a los palestinos, señalan que estos acontecimientos son prueba clara de los beneficios de la retirada de Gaza.

"Imagínense la situación que disfrutaríamos si Netanyahu simplemente se sentara a negociar para ceder más territorios a los palestinos", dijo la líder del Meretz, Zahava Gal-On, cuyo partido de extrema izquierda cree que Israel debería retirarse de todas las áreas confiscadas en 1967. "Lo que tenemos aquí es una clara demostración de la sabiduría de una estrategia de este tipo, y es inconcebible que el gobierno ignore el deber de hacer lo correcto para sus ciudadanos".

El líder opositor Itzjak Herzog, del Partido Laborista, sonaba bastante más cauteloso, pero se hizo eco del llamamiento de la Sra. Gal-On para realizar concesiones territoriales. "Los palestinos han demostrado que cuando les damos territorio, saben utilizarlo, y es que siempre lo han sabido utilizar", comentó refiriéndose a los ataques "fedayines" terroristas contra los civiles israelíes desde más allá de la Línea Verde y en los años previos a la captación de Cisjordania y la Franja de Gaza en la Guerra de los Seis Días de 1967. "Todo apunta ahora que la retirada de Gaza fue un inmejorable precedente para el modelo que Israel debe seguir", explicó Herzog, lo que supondría alejar a la población civil, desmantelar los asentamientos, retirar todas las fuerzas, sentarse y ver como los elementos radicales toman  el control y promueven el lanzamiento de cohetes, ataques con morteros, e infiltraciones terroristas en el sur de Israel.

"La actual ronda de violencia muestra exactamente las ventajas que obtendría Israel tras la retirada de otras áreas", coincidía con ellos el editorial de hoy del Haaretz. "Como resultado del fuego continuo de cohetes, la opinión internacional se ha inclinado hacia Israel de una manera sin precedentes. Las vidas israelíes, la seguridad, la salud mental y el estado de la economía son un pequeño precio a pagar por quedar bien ante los ojos de nuestro modelo a seguir, la izquierda europea".

PreOccupied Territory

Labels:

Wednesday, July 23, 2014

La triste fortuna de dos soldados solitarios sumamente generosos


   Max Steinberg


  Sean Carmeli

Labels:

Es cool en Europa: el antisemitismo multicultural (antisionismo para las élites y la izquierda políticamente correcta, y antisemitismo vulgar para los inmigrantes musulmanes)



Un organismo de control belga del antisemitismo se quejó al alcalde de un suburbio de Lieja contra los propietarios de un café en cuyo escaparate aparecía un cartel que informaba que a los judíos no se les permitía la entrada.

La Liga belga contra el antisemitismo, o LBCA, presentó una denuncia el miércoles contra los responsables de colocar un cartel en francés y turco en un café de San Nicolás, una ciudad situada al este de la sureña ciudad de Lieja.

El texto turco, para los camaradas inmigrantes, decía: "Los perros están permitidos en este establecimiento, pero los judíos no lo están bajo ninguna circunstancia".

El texto en francés, para los belgas de origen y políticamente correctos, decía: "Los perros están permitidos en este establecimiento, pero los sionistas no lo están bajo ninguna circunstancia".

Es decir, reemplazaba "judíos" por "sionistas" [N.P.: un cambio muy inteligente, ya que sabía reconocer por donde respiraba su diferente clientela para que el mensaje fuera aceptable para todos, inmigrantes musulmanes y élites e izquierda progresista europea].

A raíz de la denuncia de la LBCA, el alcalde de Saint-Nicolas, Jacques Heleven, envió la policía a la cafetería, confirmando el informe de la LBCA y exigiendo que fueran eliminados.

En una ventana del local también se incluía una bandera palestina, una bandera israelí tachado con un signo "X" en rojo, y una kaffieh envuelto alrededor de él.

"La LBCA presentará en las próximas horas una denuncia penal ante la fiscalía de Lieja sobre las acciones de los responsables de esta violación de la ley de 30 de julio contra el racismo y la xenofobia de 1981", dijo la LBCA en un comunicado.

La semana pasada, el periódico judío belga Joods Actueel informó que el dueño de una tienda en Amberes se había negado a vender ropa a una mujer judía ortodoxa como "señal de protesta". Un empleado confirmó que la tienda había adoptado temporalmente una política de no vender a los judíos [N.P.: el dueño debía ser un puto facha, porque si hubiera sido un puto progre habría dado ordenes de solo prohibir la venta a los sionistas].

Labels: ,

El fin de la crítica liberal de Israel - Jonathan S. Tobin - Commentary

 
30.000 israelíes lloran a Max Steinberg, el soldado solitario, en su funeral

Después de varios días de observación, y viendo personalmente al pueblo de Israel reaccionar a los ataques con cohetes y a la cruda realidad de la lucha contra Hamás en Gaza, la irrelevancia de la mayoría de las críticas y objeciones que en la actualidad están expresando los críticos estadounidenses de Israel me parecen más irrelevantes que nunca. Después de ser forzados a una guerra que la inmensa mayoría del público israelí entiende que afecta a su supervivencia, y no a las cuestiones políticas que dividen habitualmente a los judíos, no es de extrañar que la mayoría de los israelíes presten muy poca atención a los detractores extranjeros de su país que constantemente "tratan de salvarlos de ellos mismos" y que dicen "conocer mejor que ellos sus necesidades".

Sin embargo, esta gente que dice que se preocupa por el Estado judío necesita extraer conclusiones similares.

El contraste entre el apoyo a los esfuerzos de las Fuerzas de Defensa de Israel para atacar a los lanzadores de cohetes de Hamas y a la red terrorista de túneles de Gaza que exhibe la mayoría de los israelíes, y la indignación que estos esfuerzos en defensa propia han generado en otros lugares, resulta bastante difícil de ignorar.

Los israelíes entienden que el conflicto actual no tiene nada que ver con los argumentos sobre los asentamientos o de las fronteras. Usted no tiene que ser un partidario del primer ministro Benjamin Netanyahu, o de sus críticos pro-asentamientos a su derecha, para entender que a Hamas y a sus simpatizantes no les importan dónde deben situarse las fronteras de Israel.

Tampoco asistimos a ningún debate real sobre el impacto de una cultura política palestina donde inclusive los supuestos moderados aplauden el terrorismo y tratan a los que matan a judíos como héroes.

El objetivo de la fortaleza terrorista existente en Gaza que las Fuerzas de Defensa de Israel está tratando de desarmar y desmontar, es servir como base para una guerra en curso contra la existencia del Estado judío. La elección de los líderes de Hamas de sacrificar deliberadamente a mucha de su gente, tanta como sea necesaria, con el fin de proteger su infraestructura terrorista, no ha pasado desapercibida para los israelíes. Tampoco se les ha escapado el aviso que supone toda esa inversión masiva en cohetes y en túneles de infiltración por parte del gobierno de un territorio sumido en la pobreza, y todo ello para intentar producir el mayor número de víctimas judías que sea posible, y por supuesto sin tener en cuenta el impacto que este tipo de acciones puedan tener sobre la seguridad o la calidad de vida de los palestinos.

Igual de importante es el sumamente desagradable tono antisemita de gran parte de las protestas que se han montado contra la reacción de Israel frente a los ataques de Hamas desde Gaza. En pocas palabras, gran parte del mundo parece pensar que Hamas tiene "derecho" a disparar miles de cohetes contra ciudades israelíes, o bien a lanzar ataques terroristas transfronterizos encaminados a secuestrar o matar a tantos judíos como sea posible, mientras que a la vez el Estado judío no tiene ningún derecho a defenderse contra estas acciones, incluso si hace todo lo posible (como las Fuerzas de Defensa de Israel lo hace como algo natural) para evitar herir a los civiles que los islamistas utilizan como escudos humanos.

La invectiva general contra el sionismo que se escucha en las calles de las ciudades de Europa, e incluso en las protestas en Estados Unidos contra Israel, va en sintonía con los temas del discurso de Hamas. La solidaridad que estos manifestantes están expresando por la "resistencia" contra la "ocupación" - un término con el que se refieren a todo Israel, y no sólo a Cisjordania o al estado independiente palestino, excepto por el nombre, controlado por Hamas -, también deja en evidencia la naturaleza de la lucha.

Incluso aquellos que apoyan una solución de dos estados que implique una retirada israelí de la mayor parte o de la totalidad de Cisjordania, deberían ahora comprender que su aversión a los asentamientos, o bien su deseo de satisfacer la ambición palestina de soberanía, no puede ignorar el hecho de que el debate acerca de estas ideas resulta totalmente discutible mientras los cohetes están volando y los terroristas avanzan por los túnel transfronterizos con la esperanza de emerger dentro de Israel y matar a inocentes. Ante este contexto de odio y violencia, los únicos verdaderos puntos de discordia son si usted apoya la supervivencia del Estado judío o no.

Es por eso que la energía gastada por tantos liberales estadounidenses, en nombre de los proyectos diseñados para presionar al gobierno de Israel para que haga más concesiones a los palestinos, resulta simplemente equivocada.

Es completamente irrelevante para las realidades del Oriente Medio y del resurgimiento mundial del antisemitismo. Grupos tales como J Street, que se basan en la idea de que "Israel debe ser salvado de sí mismo por sus críticos liberales poseedores de grandes principios", son tratados como grupos serios y representativos de la opinión judía por los grandes medios. Pero esos grupos tienen poco que decir sobre el conflicto actual que requiera nuestra atención. También aparecen como menos importantes que nunca sus “esfuerzos” para diferenciarse de los grupos antisionistas más radicales, los cuales apoyan abiertamente los esfuerzos para aislar a Israel y apoyan económicamente las protestas contra su derecho a la legítima defensa.

En estos momentos ya no es posible pretender que el conflicto podrá solventarse mediante más concesiones israelíes que, de aplicarse, crearán otros 20 Gazas en Cisjordania. Tampoco se puede argumentar racionalmente que Israel necesita “tener más paciencia y mano izquierda” con Hamas en Gaza, y emprender "esfuerzos menos vigorosos" para sacar de su vasto sistema de túneles blindados su arsenal de cohetes y sus tropas terroristas, argumentando estúpidamente que dicha “moderación israelí (nunca hablan de la palestina)” traería a la región más cerca de la paz, cuando la única manera de dar a esa causa una oportunidad radica en la eliminación de Hamas.

Si, en algún momento en un futuro indefinido, los palestinos se desprenden de Hamas y de sus aliados más o menos radicales, y abrazan una identidad nacional que no esté indisolublemente ligada a la eliminación de Israel, tal vez entonces podamos reanudar el debate sobre los asentamientos y las fronteras que grupos como J Street tanto anhelan. Pero hasta que suceda ese evento poco probable, es imperativo que los estadounidenses se den cuenta que las críticas de J Street hacia Israel, tan a menudo repetidas por algunos funcionarios de la administración Obama y por la izquierda, ya no pueden tener ni fundamento ni prioridad.

La única pregunta que debe hacerse hoy en día es si usted es favorable al derecho de Israel a defenderse o no. Los judíos y no judíos, americanos y occidentales, que se consideran amigos del Estado judío, deben encontrar el coraje para hablar a favor de la justicia de la causa de Israel en la crisis actual contra las fuerzas del odio. Visto desde la perspectiva de los acontecimientos en las dos últimas semanas en Israel, todo lo demás es una pérdida de tiempo.

Labels: , ,

Francia, teatro del choque de culturas - Ivan Rioufol - Le Figaro



El conflicto palestino-israelí sigue proporcionando excelentes excusas. Al oír al presidente y primer ministro de la República, François Hollande y Manuel Valls, aprendemos que las tensiones comunitarias que socavan a Francia se deberían a una "importación" de éste conflicto. Esta explicación permitiría relativizar esos "!Muerte a los judíos!" oídos el 13 de julio en las calles de París durante una manifestación pro palestina y los intentos de intrusión en dos sinagogas después del desfile, en su mayoría obra de islamistas.

Consignas antisemitas similares, pronunciadas en enero durante el "Día de la Ira", esta vez obra de pequeños grupos vinculados a la extrema derecha y al movimiento de Dieudonné y Alain Soral, fueron unánimemente denunciadas. Pero esta vez, raros y muy pocos han sido los que se han aventurado a descalificar a los participantes por sus eslogan. La izquierda "progresista y humanista" y sus clones han aplicado un descarado mutismo transmitido por los medios de comunicación. Mas se imponen las evidencias de un auténtico choque de culturas, más los apóstoles de universalismo se vuelven silenciosos, edulcorando los hechos desagradables y dejando hacer.

¿Hasta dónde llegara la desinformación oficial? Presas del buenismo políticamente correcto, se practica un cada vez más laborioso disimulo de los problemas de convivencia que plantea el Islam radical, sostenido pasivamente por parte de la comunidad musulmana. Recordemos que ésta última, que sí sabe movilizarse por Hamas, no ha juzgado útil indignarse por las obras asesinas de los "franceses" Mehdi Nemmouche, en el Museo Judío en Bruselas, o Mohamed Merah en Toulouse. No hay día sin noticias que nos informen de ataques a la cohesión nacional. El Colectivo contra la islamofobia en Francia (CCIF), muy próximo a los Hermanos Musulmanes, acaba de lograr suspender la prohibición municipal de la hijab en Mishawaka (Essonne). Estos choques o enfrentamientos identitarios, cotidianos en la escuela, no tienen nada que ver con el Oriente Medio. Pero ellos oponen aquí, también en este caso, una democracia a una ideología conquistadora que reclama su lugar. El uso habitual a las banderas de origen expresa el rechazo a ese mantra políticamente correcto que es la política del “vivir juntos” .

El escándalo es observar, una vez más, la indiferencia de la mayor parte de los antirracistas y defensores de los derechos humanos cuando se ven confrontados a la judeofobia sin límite de algunos de sus protegidos.

Los que con tanto ardor contabilizan las supuestas expresiones de islamofobia, no dicen nada por el contrario del martirio de los cristianos de Oriente, o de la violencia de la multitud parisina que gritaba "Israel asesino", amenazando a los lugares de culto judíos. Esta observación debería alertar el proceso de victimización del islamismo: oscurece, ocultándolos, los diseños del Islam político, y no se permite la más mínima crítica. Ahora bien, esta misma ideología que odia y execra a los "judeo-cruzados", tiene el control de Gaza y de los guetos franceses. En París, la policía describen a la Goutte d'Or como un barrio al borde de la revuelta. Los negacionistas, que embrollan la lectura de los hechos con referencias al conflicto del Oriente Próximo, no quieren ver la fractura franco-francesa nacida de una inmigración que, en el caso de un sector difícilmente cuantificable, no desea integrarse y lo reivindica. Para ellos, supondría reconocer la realidad y el choque cultural, algo que no desean reconocer.

Capitulación en curso

Para decir las cosas más claramente: la Francia podría tener que enfrentarse a su vez a las pruebas de fuerza impuestas por Hamas a Israel. El salafismo que se extiende en los suburbios abandonados hace posible una intifada similar. Ya han tenido lugar varios ensayos. Lean la carta de Hamas y su carácter totalitario y obsesivamente anti-judío y anti-cristiano, una rama de los Hermanos Musulmanes sostenida por Qatar. En ella se dice que es necesario destruir a Israel, matar a los judíos, hacer la guerra santa contra los no musulmanes, etcétera. Resistir este nazislamismo, que ya tiene miles de seguidores en Francia, debería ser una evidencia para una democracia. Ahora bien, por una alucinante inversión moral, la izquierda y la extrema izquierda multiplican cada vez más las señales de compromiso con esos grupos. Su capitulación está en marcha. Los lobos ya han entrado en París...

Cuando François Hollande,  el 14 de julio, reenvía espalda con espalda a Israel y Hamas, asegurando que Francia "ni es pro-israelí, ni pro-palestina", confirma una equivalencia entre una democracia y un movimiento sectario presto a sacrificar a su propio pueblo por su obsesión de erradicar a su vecino. Deseoso de ganarse los favores de su nuevo electorado (Hollande salió elegido gracias a un voto masivo musulmán a su favor en determinadas circunscripciones clave), el presidente parece haber olvidado que fue Hamas quién comenzó esta guerra, rechazando además un cese al fuego y colocando al Estado judío en situación de una legítima defensa propia. Muchas de las muertes de civiles causadas por los bombardeos dirigidos de los israelíes, a pesar de las alertas previas emitidas a la población, son trágicas. Pero es con los ojos vendados con los que Hamas dispara sus cohetes, a menudo interceptados cuando se aproximan a las ciudades enemigas. ¿Pero qué esperan, que Israel debería atarse las manos y someterse? Parecer ser que el espíritu de Munich lo solicita [N.P.: Munich 1938, cuando Checoslovaquia fue sacrificada por las democracias europeas que con ello esperaban conseguir apaciguar a Hitler]. Para rearmarse moralmente, Francia tiene mucho que aprender de Israel.

¿Autocrítica de los intelectuales? 

La resistencia que demuestra Israel frente a los ataques de Hamas es la resistencia de un Estado-nación occidental y de una democracia abierta (18% de los musulmanes viven allí) que no tiene la intención de desaparecer. Sin embargo, son en esos mismos términos que se plantea ahora el destino de Francia, escenario de un choque de civilizaciones, pero lamentablemente sin armas para defenderse. Esos judíos franceses que, con Bernard-Henri Lévy a la cabeza, denuncian el conservadurismo identitario de los "reaccionarios" (los franceses ajenos al buenismo políticamente correcto y que aún tratan de salvar la identidad nacional de la República) han llegado al final de sus propias contradicciones. Francia también es legítima por tener la pretensión de querer recordar y mantener sus raíces cristianas y sus tradiciones, al igual que Israel está defendiendo su identidad judía con el apoyo de intelectuales franceses cristianos. Para muchos de los defensores a ultranza de la inmigración (el Reemplazamiento de la población francesa, tal como lo ha definido Renaud Camus) como Julien Dray, les ha llegado el momento de la autocrítica. Su obsesión por denunciar a la extrema derecha le ha vuelto voluntariamente ciego al auge de la judeofobia islámica, la cual ya ha derramado sangre en suelo francés. Ha ello se debe el profundo malestar de los judíos franceses, algunos de los cuales prefieren abandonar su país.

Labels: ,

Sunday, July 20, 2014

Pocas sorpresas

Labels:

Noticias interesantes para cristianos progresistas pro-palestinos en búsqueda de ecumenismo


Aquí


Aquí


"Su Dios cambia la ruta de nuestros cohetes en el aire", dice un terrorista palestino


Miren la pinta con que fue ayer un gilipollas a una manifestación  pro-palestina en Chile

Labels: ,

Con amigos y aliados como estos: El principal amigo y aliado del Nobel de la Paz Barack Obama en el Oriente Medio

¿Un conflicto intersunita?: Un "eufórico" Hamas necesita interiorizar que Israel puede derribarlo de Gaza si es necesario - Avi Issacharoff - Times of Israel


La iniciativa de alto el fuego de Qatar ilustra cómo la continua escalada del conflicto en Gaza tiene poco que ver en realidad con el propio Israel. Lamentablemente, Israel se ha visto enredado en una batalla de proporciones mucho más amplias, una guerra entre dos ejes que compiten dentro del mundo musulmán sunita.

Por un lado se encuentran Egipto y la Autoridad Palestina, con Jordania y Arabia Saudita propensos a unirse a ellos en los próximos días. Por otro lado, Qatar, Turquía y Hamas, así como otros partidarios globales de los Hermanos Musulmanes.

Esta es una guerra por el poder a todos los efectos. No se equivoquen, Hamas sigue comprometido con la destrucción de Israel. Pero Hamas está disparando misiles contra Tel Aviv y enviando terroristas a través de túneles en el sur de Israel mientras que el objetivo, en esencia, es el El Cairo. En ello está respaldado por Doha y Ankara.

Lo que surge de este estado de cosas, y de las demandas sin fundamento de Hamas, tal como aparecen en la propuesta de alto el fuego de Qatar, es que esta crisis está lejos de terminar.

Hamas se muestra confiado, incluso eufórico. En los últimos días, las personas que estuvieron en contacto con los líderes de la organización terrorista palestina informan de que lo que están transmitiendo es que Hamas está sitiando Tel Aviv, y que pronto comenzarán la invasión de Israel, es decir, nada que ver con que el ejército israelí esté golpeando duramente Gaza, que tenga a sus tropas en tierra golpeando a Hamas dentro del propio enclave palestino, y que esté castigando nuevamente la infraestructura terrorista de Hamas, como el jefe del IDF Benny Gantz expuso en la noche del viernes.

En una reunión con el presidente palestino Mahmoud Abbas, celebrada este miércoles en El Cairo, Moussa Abu Marzouk, el subjefe del buró político de Hamas, rechazó las súplicas de Abbas respecto a un alto el fuego, y explicó que "qué son 200 mártires en comparación con el levantamiento del sitio [en la Franja de Gaza ?]". Abu Marzouk dijo más tarde en Twitter que no habrá tregua si no se reconocen las demandas de la "resistencia", y que es "mejor que Israel ocupe la Franja de Gaza que el asedio continúe". No hace falta decir que Abu Marzouk reside en El Cairo, lejos de la amenaza de ataques aéreos israelíes.

Todo esto exige que Israel reconsidere sus nociones preconcebidas y sus planes de acción con relación a Hamas. El concepto básico que ha guiado a Israel en los últimos años es que el control de Hamas de la Franja es manejable, incluso "bueno, finalmente, para los judíos", y plantea, al final del día, menos riesgos para la seguridad que cualquier escenario alternativo. Pero Israel ya no puede darse el lujo de transmitir el mensaje de que la "calma implica calma".

Hamas ha estado operando bajo la suposición básica de que Israel finalmente obrará de tal modo que, finalmente, tratará de preservar el control de Hamas sobre la Franja. De ahí la confianza actual de Hamas, incluso su euforia. Hamas cree que Israel no quiere derribará o asesinará a sus líderes.

Por lo tanto, con el fin de obligar a los líderes de Hamas a que reconsideren su postura, Israel solamente puede cambiar su tono, y rápido. Hamas tiene que entender que las reglas del juego han cambiado y que Israel está dispuesto a derribarlo y a eliminar su régimen, incluyendo apoderarse de toda la Franja de Gaza, si fuera necesario. Tzipi Livni dio un primer paso en esa dirección, para sorpresa de sus entrevistadores, al contar en el canal 2 de la noche del viernes que no descarta derribar a Hamas si eso resulta necesario para restaurar una calma sostenida.

Esta no es una recomendación para que el ejército israelí vuelva a ocupar Gaza. Sin embargo, para poner fin a este conflicto, Hamas debe creer que su desaparición puede estar a la vuelta de la esquina si no guarda sus armas. Por cierto, no creo que lo haga rápidamente.

La propuesta de alto el fuego de Qatar expone más o menos los mismos términos que Hamas ha estado exigiendo desde el inicio de la operación, con algunas exigencias adicionales, incluyendo la liberación de los presos liberados en el acuerdo de intercambio de Gilad Shalit que fueron detenidos nuevamente en la reciente redada en Cisjordania de la IDF; la apertura del cruce de Rafah; la construcción de un puerto marítimo en Gaza, y más cosas. Estas demandas han de ser satisfechas en paralelo con un alto el fuego.

Estos términos fueron transmitidos al Gobierno estadounidense, que fue requerido por Qatar para negociar con Israel. Uno de los objetivos, aunque no el único, era mantener a Egipto fuera de los esfuerzos de alto el fuego.

El manejo por parte de los estadounidenses de este tema, sin embargo, fue típicamente vacilante y confuso. Washington coqueteó con ambos, con Doha y El Cairo. Sólo después de que Israel exigiera que Qatar eliminará de la foto a los EEUU, estos últimos anunciaron su apoyo a la iniciativa egipcia, con unas cláusulas que ignoran en gran medida las demandas de Hamas, y que Israel, la Liga Árabe y los EEUU. y otros apoyaron rápidamente.

La firma de Qatar y su apoyo continuo a Hamas, explican su denegación radical de la propuesta egipcia. El ministro de Asuntos Exteriores de Egipto, Sameh Shukri, entendió esto y directamente acusó a Doha y a Ankara de intentar socavar deliberadamente sus esfuerzos de un cese del fuego. Turquía respondió con fiereza, con el primer ministro, Recep Tayyip Erdogan, llamando el presidente egipcio, Abdel-Fattah el-Sissi, un dictador.

Y así se libra una guerra intersunita y se vuelve más remota la posibilidad de un alto el fuego entre Hamas e Israel. Abbas todavía está tratando de cerrar la brecha entre las partes: Qatar, Turquía y Egipto, es decir; nada de entre Hamas e Israel. Pero es dudoso que él sea el hombre que una a un mundo suní amargamente dividido.

Labels:

Saturday, July 19, 2014

Es Occidente quien se ha alejado de Israel… y de sí mismo - Douglas Murray - Spectator



¿Se está alejando Israel de Occidente? Esa fue la afirmación de Hugo Rifkind en su columna de la semana pasada. Hugo escribió:
 Israel va a la deriva. No importa quién tenga la culpa; eso es otro tema. Pero está sucediendo. Se está yendo. No hace mucho existía en la imaginación popular como nuestra gente en aquel lugar. Una vez, supongo, enemigos y amigos, por igual, la consideraban como una nación del Atlántico Norte, pero en otros lugares. A continuación, como un país europeo occidental, después, brevemente, como uno del sur de Europa. ¿Cuándo piensan que ocurrió que Israel dejará de ser considerado como fundamentalmente algo como España? ¿A principios de 1990? Entonces ellos le dispararon a Yitzhak Rabin, y Oslo no sucedió, y partió, quizás para ser tras una especie de intermedio griego apático hacia un desconcertante orientalismo de algún lugar como Turquía.
 Dejemos de lado ese “ellos” le dispararon a Yitzhak Rabin (¿¿??), en lugar de hablar de un asesino solitario, Yigal Amir, quien permanece en una prisión israelí, y que cumple una cadena perpetua después de su juicio por un tribunal israelí. Y también vamos a dejar de lado la idea de que Oslo no sucedió "por cualquier razón que no sea que el líder terrorista Yasser Arafat no estaba dispuesto a renunciar a sus auténticos objetivos".

Lo que es más interesante de este artículo es la idea de que Israel va a la deriva alejándose de Occidente. En su sincero y admirablemente franco artículo, Rifkind dice de Israel: "Me gusta mucho más que Siria, China, Zimbabwe y muchos otros países, pero menos de lo que me gusta el norte de Londres".

Puedo entender por qué Rifkind y otros occidentales, judíos y no judíos, pueden sentirse más cercanos culturalmente al norte de Londres que a Israel. El norte de Londres no es lo mío, pero la vida allí parece ir bien. Parece que hay pocas dudas existenciales más allá de la discusión sobre los precios de la vivienda y si la gente puede permitirse el lujo de enviar a los niños a colegios privados. La vida es fácil, la vida es buena. No es especialmente noble, pero es agradable.

Israel comparte muchas de estas características. Pero también es una nación cuya actualidad le obliga a tener que hacer lo que la gente en países como este - incluso las personas del norte de Londres - antes también tenía que hacer, pero que parecen haber olvidado: que tiene que luchar por su supervivencia. Israel está rodeado de enemigos, como nosotros lo hemos sido durante gran parte de nuestra historia. Pero hoy nos gusta pensar que los enemigos son una cosa del pasado. Ya no hay enemigos, sólo perviven unas fobias de las no estamos curados todavía.

El Israel actual también se distingue por un profundo sentido de los valores y la ética, así como un profundo conocimiento de su origen, lo cual nosotros, incluso en el norte de Londres, también solíamos tener. Profundos cuestionamientos sobre la supervivencia, la tragedia y el triunfo del pasado, presente y futuro siguen estando vivos en cada casa de Israel que he visitado, aunque rara vez se escuchan entre los residentes del norte de Londres. Así que es cierto, se trata de vidas muy diferentes.

Por supuesto que hay ciertas partes de Europa donde este tipo de preguntas existenciales pueden volver a surgir. Yo sé que los judíos de Francia se las plantean y están empezando a pensar en alejarse de nuevo de su país. Durante el último fin de semana en París, una turba atacó a una sinagoga, atrapando a cientos de fieles en el interior. En París, muchos de los manifestantes anti-Israel “parecían mucho más interesados en los judíos" que en "los israelíes", hasta que llegó el momento de los coctel molotov. "Sucia judía, inshallah morirás", le dijeron a una joven judía parisina. Otros fueron recibidos por el público con ese canto más sencillo de "Muerte a los judíos". Pero claro, ese era el este de París, y el norte y el sur de París. Un mundo de distancia si lo comparamos con el norte de Londres
.
Lo que quiero decir es que a mí me parece - de mis muchas visitas allí y tras ver al país en paz y en guerra – es que Israel es quien sigue siendo el país verdaderamente occidental. El Israel que toma su historia en serio, que piensa profundamente acerca de hacia dónde va y para que existe. Es Israel el que toma los valores occidentales en serio y lucha por la supervivencia de esos valores en lugar de sentarse y asumir que son simplemente parte de algún derecho de nacimiento. Las preguntas y dilemas de Israel no son materia del personal del norte de Londres o de otras partes de Europa occidental en estos días, aunque siguen estando vigentes en gran parte de los EEUU. En conclusión, y a pesar de mi admiración por su franqueza, no puedo dejar de pensar que Hugo está totalmente equivocado. Dejando la geografía a un lado, es Israel quién aún es verdaderamente un país occidental. Mucho más de lo que lo son muchas partes de la Europa occidental actual.

Un distanciamiento puede estar surgiendo. Pero no porque Israel se haya alejado de Occidente. Más bien, porque hoy en día y en gran parte de Occidente, deslumbrados por el resplandor de nuestros logros – y con ganas de disfrutar de nuestros derechos, pero sin estar dispuestos a defenderlos - , Occidente se encamina, poco a poco, hacia la deriva lejos de sí mismo.

Labels: ,

El judío, culpable universal - Pierre Jourde



Desde la entrada del Tsahal en la Franja de Gaza, los medios de comunicación franceses hablan santurronamente de una "importación de conflicto", de "las violencias comunitarias". Sin embargo, interpretan con una especie de sentido único la violencia "comunitaria". Y consiste, a grandes rasgos, en que los jóvenes de origen árabe-musulmán están atacando a los judíos, manifestando así su apoyo a sus oprimidos "hermanos" palestinos. Ellos tampoco han esperado al conflicto de Gaza para practicar este deporte, por lo que la agresión o los insultos dirigidos a los judíos se han convertido en un fenómeno recurrente.

La muerte de cientos de mujeres y niños palestinos es un desastre humano que debe despertar en toda persona humana horror y compasión. Como resultado de ello, es legítimo dar una paliza a un judío en Francia, que no está allí para nada. Probablemente porque esta gente, como es bien sabido, conforma un lobby, y todo judío es cómplice de él.

¿Y qué sostienen, en tanto que se manifiestan, aquellos que se complacen en agredir a los judíos, y esos otros que solamente se manifiestan contra la operación israelí?

¿Sostienen a Hamas? ¿Saben que los textos de referencia de este movimiento no tienen nada que envidiar a los del partido Nazi? ¿Qué su objetivo declarado es matar a los  judíos y destruir a Israel? ¿Quieren ellos que Israel reciba eternamente los misiles desde Gaza sin reaccionar? ¿Saben que lo intrincado de los combatientes y la población civil es tal, en Gaza, que ese tipo de operaciones militares son muy difíciles?

¿Reaccionan ellos en tanto árabes? Pero ellos son franceses, y ¿cómo es que un francés puede estar implicado y participe en un conflicto internacional, si no es en nombre de la justicia universal? ¿Entonces reaccionan en nombre de la justicia universal? ¿En tanto seres humanos? Pero entonces, ¿por qué no se rebelan cuando masacran a los indios de Chiapas, a los tibetanos? ¿Por qué cientos de miles de muertes, de una crueldad inimaginable cometida en Darfur no les han sacado a   las calles? ¿Quizás porque estos sangrientos  hechos han sido protagonizadas por las milicias islamistas del régimen? ¿Acaso no les parece una cosa muy extraña que las comunidades judías hayan desaparecido prácticamente de todos los países árabes, después de su persecución y despojo? ¿Por qué no exigen, en nombre de la justicia, el derecho al retorno de los judíos expulsados?

¿Si reaccionan como árabes, dónde estaban cuando los sirios o los jordanos masacraron a más de diez veces más árabes, palestinos o no, que  el ejército israelí? ¿Saben ellos que Israel es uno de los pocos lugares en el Oriente donde los árabes gozan de los derechos democráticos?   ¿Saben que, para la libertad, para la democracia, para los derechos humanos, es infinitamente mejor ser un árabe en Israel que judío en cualquier país árabe, y, en muchos aspectos, que un árabe en un país árabe?  ¿Saben que Israel apoya financieramente a Palestina y que trata a los palestinos en sus hospitales?

¿Qué les importa que el millón y medio de árabes israelíes tengan sus diputados? ¿Saben acaso que si el odio anti-judío y el negacionismo se desatan aún más en los países árabes, alimentadas por una propaganda paranoica que no duda en hacer uso de la falsificación antisemita de Los Protocolos de los Sabios de Sión, la reciprocidad nunca será cierta? ¿Que mientras muchos israelíes judíos defienden los derechos de los árabes, son muy raros los árabes que defienden los de los judíos?

¿Reaccionan nuestros compatriotas de origen árabe como una comunidad oprimida? Pero, ¿por qué la comunidad negra y africana de Francia no crítica a la comunidad árabe cuando los árabes en Sudán exterminan a sus vecinos de color? ¿Por qué la comunidad asiática y filipina no se manifiesta en contra de los regímenes árabes del Golfo que tratan a sus "hermanos" como esclavos? Eso sí que supondría dar ambiente a la República!

Así pues, parecen reaccionar como musulmanes, pero ¿dónde estaban cuando fueron masacrados en Bosnia, Chechenia e India? Su silencio no se explicará porque los asesinos, en esos casos, no eran judíos, ¿no es cierto? ¿Saben que los musulmanes en Israel practican libremente su religión, que La Universidad de Haifa, Tel Aviv y la Hebrea de Jerusalén está llena de chicas con velo? ¿Piensan que algo similar podría darse si algún judío utilizara una kipá en El Cairo, Damasco, Bagdad?

Al final, terminamos pensando que estas manifestaciones, su violencia y sus gritos de odio que las acompañan, no están ni justificadas por la compasión por las víctimas palestinas, ni por la búsqueda de la justicia, ni inclusive por la solidaridad con una comunidad religiosa, sino por ese buen y antiguo odio al judío. Podrán causarles la muerte y dañarles cien veces más que en Gazas a lo largo de todo el mundo, pero el verdadero culpable, su culpable universal, será el judío.

Un puñado de judíos que han convertido un desierto en un país próspero y democrático en medio de un océano de sangrientas dictaduras árabes, de pobreza, de islamismo y de corrupción, un puñado de judíos que además han elegido no volver a ser más las víctimas, eso resulta insoportable. Así pues, tengan en cuenta que los judíos siempre son los culpables, pues de lo contrario, ¿quién lo será y donde estará la justicia?

Labels: , ,

Por qué las garantías y los sermones de los Estados Unidos no son creíbles- Emmanuel Navon - i24news



Un muy común y extendido comentario sobre el último enfrentamiento entre Israel y Hamas comentario es que solamente una solución política podrá evitar este ciclo de cohetes y represalias. The Economist, por ejemplo, ha escrito que "una paz duradera podrá suceder cuando ambas partes llegan a un acuerdo global", por su parte el presidente Obama ha dicho que "el único camino hacia la verdadera seguridad es una paz justa y duradera entre israelíes y palestinos", Estas declaraciones, obviamente, son tautológicas: no sería una guerra si hubiera paz. La cuestión no es si la paz entre los judíos y árabes es deseable, el tema es si es posible.

El presidente Obama dice que cree en ella. La semana pasada envió a Israel al asesor de la Casa Blanca para el Oriente Medio, Philip Gordon, y lo hizo para hablar en la "Conferencia de Paz de Israel" en Tel Aviv organizada por el Haaretz entre otros. "¿Cómo?",  se preguntó Gordon, "Israel puede tener paz si no está de acuerdo en delimitar una frontera para poner fin a la ocupación y conceder a los palestinos la soberanía, la seguridad y la dignidad?". Esta es una buena pregunta. Pero tengo una mejor para Gordon y Obama: “¿Cómo y qué paz podrá obtener Israel si está de acuerdo en delinear unas fronteras para poner fin a la ocupación y para otorgar a los palestinos la soberanía, la seguridad y la dignidad?". Y es que Israel no tenía dicha paz cuando su territorio era mucho menor y existía una frontera entre 1949 y 1967, y posteriormente, cuando Israel ofreció restituir una frontera con pequeños cambios, en julio de 2000 y mayo de 2008, no obtuvo de esas iniciativas de paz las recompensas prometidas por Obama y Gordon.

La experiencia, la lógica y una deducción sugieren que Judea y Samaria se convertirá en otra Gaza después de la retirada que solicita Gordon. Pero ojo, Gordon es consciente: "Sabemos que muchos israelíes temen una retirada de Cisjordania debido a la experiencia de Gaza, desde donde los cohetes siguen cayendo sobre Israel, a pesar de la retirada completa de las tropas y de los asentamientos de Israel" ¿La solución americana? Un plan de seguridad americano cuyos detalles "permanecen clasificados".

Gordon pronuncio estas palabras poco después de que su conferencia tuviera que ser evacuada a toda prisa a causa de los cohetes disparados desde Gaza contra Tel Aviv por esos supuestos "tecnócratas" que recientemente se unieron al Gobierno de la Autoridad Palestina (un gobierno que el Secretario de Estado de EEUU se apresuró a reconocer porque Mahmoud Abbas le había asegurado que no iba a recurrir a la violencia).

Debido a que los detalles del plan de seguridad americano para Judea y Samaria "se mantienen clasificados", Gordon nos pide que confiemos en ellos cuando nos asegura que el destino de Judea y Samaria será diferente del de Gaza después de la retirada israelí. Tal vez aún no tengamos acceso al "plan de seguridad clasificado" americano, pero en cualquier caso, nos podemos hacer una idea del producto que Gordon nos quiere vender mirando el destino de las tropas iraquíes entrenadas por los Estados Unidos.

Durante las últimas negociaciones entre Israel y la Autoridad Palestina, el gobierno de Obama propuso sustituir la presencia del ejército israelí en el valle del Jordan por unas fuerzas palestinas entrenadas por los Estados Unidos. Pero es que las fuerzas entrenados por Estados Unidos en Irak no han podido (o no han querido) detener el avance del grupo islamista sunita Estado Islámico de Irak y de la Gran Siria (EIIS). Si los soldados iraquíes entrenados por los estadounidenses no estaban dispuestos a luchar contra el EIIS para proteger a su propio país, por qué unos soldados palestinos entrenados por los estadounidenses estarían dispuestos a luchar contra sus hermanos árabes para proteger a Israel en el valle Jordan? Por otra parte, las fuerzas iraquíes entrenadas por los Estados Unidos no han sido eficaces a la hora de proteger a su gobierno chiita del mismo modo que las tropas palestinas entrenadas por los estadounidenses en Gaza no fueron capaces en el 2007 de proteger al gobierno de la OLP. El EIIS, que cuenta con un contingente palestino, amenaza ahora a Jordania. ¿Palestinos entrenados por los Estados Unidos van a enfrentarse a sus hermanos para proteger las fronteras de Israel?

Philip Gordon no es mucho más convincente cuando llama a Israel a conceder la soberanía, la seguridad y la dignidad a los palestinos. ¿Por favor, Mr. Gordon, qué país en el mundo árabe, respeta la seguridad y la dignidad de sus ciudadanos? Y si el gobierno de Obama esta tan preocupado por la "soberanía, la dignidad y la seguridad" de los pueblos del Oriente Medio, ¿por qué les niega esos atributos a los kurdos?

John Kerry ha pedido recientemente el presidente kurdo Massoud Barzani que deje de lado sus aspiraciones a un estado kurdo independiente. El gobierno de Obama tiene miedo de que un Estado kurdo independiente en Irak aliente el secesionismo kurdo en Turquía e Irán. Obama no quiere ofender a Irán en medio de unas difíciles negociaciones sobre el programa nuclear de los ayatolas, y tampoco quiere alienarse al más que tempestuoso primer ministro turco.

Así que la "soberanía, la seguridad y la dignidad" de los kurdos puede esperar. Obviamente, no podemos culpar a los Estados Unidos por practicar la realpolitik. Pero al menos podían tener la decencia de no tomarnos por tontos.

Labels: ,

Friday, July 18, 2014

¿El pistoletazo de salida (para los judíos franceses)? - Shmuel Trigano - JForum



Lo que ha sucedido el domingo 13 de julio 2014 en París es, desde numerosos puntos de vista, un acontecimiento significativo, un punto de inflexión en la oleada antisemita que comenzó en la década de 2000. Fue como un ensayo en buena y debida forma de un pogromo que fracasó, pero que puede volver a producirse. Sin embargo, pudo tener éxito, y causar la pérdida de vidas judías, si no fuera por la resistencia improvisada de grupos como Beitar y la Liga de Defensa judía ante la sinagoga de la Roquette.

Esa era la intención de los manifestantes vistas las armas con las que estaban provistos y el alcance de sus objetivos: 2 sinagogas (y la antigua de Belleville y Aulnay en Bois) y el señalamiento de direcciones judías, como blancos potenciales, en el transcurso de la manifestación.

El acto era manifiestamente antisemita porque ni los provocadores eran "palestinos", ni los judíos franceses atacados son israelíes. El acontecimiento era franco-francés. No emanaba de una ideología política, sino de una pertenencia étnica, comunitaria y religiosa (árabe-musulmán). Del mismo modo, su objetivo no eran los miembros de un partido político, sino personas de una pertenencia étnica y religiosa, los judíos (para la ocasión, identificados a los israelíes) por encima de cualquier tipo de adscripción ideológica, lo que convirtió ese acto en uno típicamente racista, aunque se trataba obviamente de un racismo de origen religioso, tal como los símbolos de identidad y las consignas de los atacantes demostraron.

Por otro lado, el vínculo de esta manifestación con una campaña internacional, probablemente a través de los Hermanos Musulmanes, parece obvia. Se trata del "camello no ve su joroba" para las gentes que critican al "sionismo internacional"... El pretexto invocado es dilatorio: había habido 170 muertos en Gaza, en buena medida terroristas, y otras 170 000 muertes en Siria. Vale la pena realizar la comparación cuando sabemos que esas 170.000 muertes no han causado ningún escándalo ni han movido a la compasión en la opinión pública musulmana. Por supuesto, ninguna manifestación. El carácter de pretexto es claro y evidente aquí. Se trata de los judíos los que están puestos en cuestión, no de los palestinos.

Desde el año 2000, la causa palestina es el emblema del activismo islámico en Francia, el cual ha encontrado en el antisionismo dominante en la sociedad y en los medios de comunicación una “justificación moral" de su erupción violenta sobre la escena pública y una enorme avenida para su desarrollo. Esa no fue más que la primera etapa de una violencia que ha ganado a todos los territorios de la sociedad, cómo los 500 ataques anti-judíos del 2001 precedieron a la "revuelta de los suburbios" de 2005.

¿Estamos en Francia en un estado de pre-guerra civil? La confianza en el juego limpio ciudadano de una parte de la sociedad francesa puede muy bien haber sido rota de una forma permanente. Pero, ¿qué va a suceder en la vida cotidiana, en la vida civil, en la económica, en la administrativa? Porque hay otros informes preocupantes en cada una de estas áreas. Ya las poblaciones judías, las que pueden, se han replegado por sí mismas sobre los barrios más seguros. Los niños judíos han desertado en masa de una escuela pública que es incapaz de protegerles. Los estudiantes judíos evitan algunas universidades. Un elemento judío, un apellido por ejemplo, en un CV resulta a menudo fatal. Las escuelas judías y las propias sinagogas se han convertido en lugares fuertemente protegidos. Los judíos, en definitiva, están siendo empujados gradualmente a un espacio que ya no es "público", sino fragmentado como resultado de la "diversidad". La imagen de los judíos, Israel o el judaísmo es constantemente atacada o puesta en burla... Sin contar con los terroristas potenciales de la yihad que habitan entre nosotros.

Añádase a esto la complacencia de la sociedad y la somnolencia del Estado, una situación que ya dura desde hace 14 años. Abducidos y poseídos por la ideología europea de lo políticamente correcto, los hombres de Estado han cometido un grave error de análisis estratégico que no solamente provoca que no se opongan a la degradación, sino que tratan de apaciguarla o edulcorarla más que nunca. Las intervenciones de las dos cabezas del Estado después de la manifestación de  La Bastilla, inciden en ese error. Manuel Valls, el primer ministro, dice que no permitirá "la importación conflicto palestino-israelí en Francia". Eso es también lo que piensa el presidente, Hollande: "El conflicto palestino-israelí no se puede importar. El antisemitismo no se puede ser utilizado y resucitado porque hay un conflicto entre Israel y Palestina".

Se trata de una negación de la naturaleza del problema, que es francés, religioso y étnico. Israel resulta sólo una excusa, al contrario de lo que dice Hollande. Al hacer referencia a Israel, acumulamos más vergüenza sobre ese país y sobre los judíos, enfureciendo aún más a los manifestantes, a la vez que refuerza su "derecho" a manifestarse. Esto evita enfrentarse al problema estrictamente francés. Cuando Jean Yves Le Drian solicita "a Israel que actúe con moderación en su respuesta, respete el derecho internacional y garantice que las víctimas civiles serán evitadas" se limita a repetir el mantra gaullista de 1967 de prohibir a Israel su derecho a la legítima defensa. Más bien que tocar o dañar a un palestino, más vale que los israelíes se dejen matar. Esa es la doctrina políticamente correcta que castiga e invade a Francia, distorsionando la realidad, y retomando esa especie de mantra internacional políticamente correcto que parece decir: “judíos, sufrid en silencio”.

Sin embargo, lo más terrible sigue siendo la reacción o la falta de reacción de la sociedad, incluyendo en gran medida a los medios de comunicación. La AFP es un modelo en su género en materia de reescritura de los acontecimientos en el sentido de distorsionarlos, ayudada en ello por el gran "experto" en este tema, Pascal Boniface: "La prohibición de este tipo de manifestaciones sería un peor remedio que la enfermedad". Los manifestantes criticando la crueldad de Israel son ampliamente citados por la AFP, que de paso incrimina a la Liga de Defensa Judía. El AFP proporciona en sus despachos y noticias un esquema de las pérdidas en Gaza que justifican implícitamente las manifestaciones violentas.

¿Cuál será el impacto de esta enésima manifestación sobre el ánimo de los judíos de Francia? La verdad es que podría llegar a jugar el papel que hechos de este mismo tipo jugaron en el pasado para los judíos del mundo árabe: un acontecimiento simbólico muy fuerte (disturbios, asesinatos...), la señal de que hay que comenzar a partir, entendiendo que los “judíos" ya no tienen futuro en un país que era el suyo. Este fenómeno se repitió en los 10 países árabes en los que los judíos fueron expulsados ​​en masa. Después de todo, sería bastante plausible porque es como si la exclusión de los judíos, que comenzó en el norte de África y que, de alguna manera amenazaría, después, a  aquellos de entre ellos que han encontrado refugio en Israel, prosiguiera en suelo francés. La "FranciArgelia".

Labels: ,

Thursday, July 17, 2014

Netanyahu contra una grandilocuente y exaltada derecha: Una batalla dentro de una guerra - Shmuel Rosner - Jewish Journal



Hacer frente a la pequeña política en tiempos de guerra - y tengo que destacar una vez más que esto no es una "guerra", es una dura escaramuza, o algo por el estilo - no es algo exactamente noble. Pero el despido ayer del directo adjunto del ministerio de Defensa, Danny Danon, es un claro recordatorio de que los políticos no dejan de tener que pensar en política. Danon estaba pensando en política cuando criticó duramente al gobierno del que era miembro, y al primer ministro que encabeza dicho gobierno, por su conducción de la operación militar en curso en Gaza. Él, con sus declaraciones, estaba atendiendo al grupo ideológico que le apoya en el Partido Likud - esos rimbombantes y charlatanes derechistas para quien una acción militar no es suficiente y tampoco lo es su audaz atrevimiento -. Danon es popular entre este grupo de likudniks, pero como directo adjunto, con un título con poco significado, resultaba bastante poco significativo. Su partida tendrá un impacto cero en la "defensa" de Israel. Su único efecto es político.

Netanyahu envió un mensaje ayer a su partido: hay un límite a mi tolerancia hacia la disidencia contundente e irrespetuosa. Netanyahu tiene problemas dentro del partido, problemas que tendrá que enfrentar cuando los tiempos sean más tranquilos, pero también es el mejor candidato del Likud como previsible futuro primer ministro. Si el partido quiere retener ese cargo, Netanyahu es su mejor opción. Y cuanto más se enfrente a los diversos Danon y a los otros jóvenes radicales, más crédito le dará el público en general por su conducta ante la situación en Gaza. De hecho, esto es exactamente lo que vuelve loco a Danon: hoy, cuando respondió en numerosas entrevistas al hecho de su despido por parte de Netanyahu, siguió recordando a sus oyentes que la oposición - la izquierda - no critica a Netanyahu. Siguió diciendo que Netanyahu está llevando a cabo la política de "Yachimovitz y Galon", es decir, de Shelly Yachimovitz del Partido Laborista y de Zehava Galon del partido de izquierdas Meretz. A Danon le gustaría que Netanyahu sea más Likudnik. Es decir, que utilizara más la fuerza con Gaza.

El despido de Danon fue oportuno y estaba justificado, pero todavía no eliminó a todos los responsables de los problemas existentes en el gabinete. Netanyahu tiene un problema mucho mayor con su ministro de Asuntos Exteriores, Avigdor Lieberman. El martes, Liberman convocó a la prensa y también criticó la política de Netanyahu. Él fue más sutil y no mencionó a Netanyahu por su nombre y no de una manera personal explícita. Pero, por supuesto, se trata de algo muy personal. Lieberman instó a la conquista de Gaza. Desde el inicio de esta ronda de violencia el ministro de Asuntos Exteriores ha estado jugando a la política. En primer lugar, decidió divorciar a su partido de su alianza con el Likud, y luego comenzó su viaje hacia la derecha. Luego "arremetió e insinuó que el público israelí era menos delicado que el primer ministro, llamándole más o menos un cobarde", tal como lo interpretó Mazal Mualem. Al parecer, Lieberman cree que hay un nicho político para él a la derecha del Likud. Si Netanyahu es ahora el hombre del centro, el primer ministro cauteloso y medido, tal vez un partido como el de Lieberman podría robarle algunos de esos votantes a los que les gustaría tener un líder al estilo de Danon en el timón.

Netanyahu echó a Danon porque puede hacerlo y todavía no ha echado a Lieberman porque no puede. Hay una diferencia entre Danon, un populista infantil, y Lieberman, un político astuto y experimentado. Danon es una molestia; Lieberman es una amenaza. Danon puede ser despedido sin demasiados problemas; Liberman es necesario, no por su contribución a la política exterior de Israel, sino más bien porque tiene un partido disciplinado detrás de si que es un socio esencial para la vigencia de la coalición.

Netanyahu, escribe hoy Yossi Verter, es el "héroe trágico" de la operación de Gaza. Esto podría ser una exageración, ya que si uno busca tragedias y héroes en estos momentos hay un montón donde elegir. Pero su observación es válida, y es similar a lo que dije ayer: en general, Netanyahu es probable que obtenga el mayor apoyo del público israelí sobre la persona más adecuada para dirigir a Israel. Pero también es probable que pierda el apoyo de los votantes de extrema derecha, pues ya está expuesto a las críticas de los políticos de línea dura más rimbombantes del Likud y de otros partidos. Ese "público" puede haber mejorado su actitud y opinión hacia Netanyahu, pero no va a votar por él. Los votantes del Likud, por otro lado, son esenciales para que él sea capaz de seguir gobernando.

¿A dónde nos lleva todo esto? La respuesta fácil es que todavía no lo sabemos, y mucho depende del resultado de la operación en Gaza. Es evidente, sin embargo, que una incómoda alianza de socios dentro de la coalición la vuelve cada vez más inquieta. Y un hombre solo en el timón está aún más solo. Y un partido gobernante en ebullición es aún más burbujeante. Pero la política se determinará en las urnas: si bastantes partidos a la derecha de Netanyahu ven como  beneficiosas unas elecciones, van a encontrar una manera de provocarlas. Y cuando lo hagan, la batalla dentro del Likud puede ser muy interesante.

Vale la pena recordar en medio de todo este alboroto político que el Likud tiene toda una tradición de apoyo a sus líderes, y que sólo ha tenido cuatro líderes desde el establecimiento de Israel (Begin, Shamir, Sharon, Netanyahu). Pero también vale la pena recordar que los líderes rara vez salen voluntariamente de sus cargos. Tienen que ser destronados por los demás, por lo general desde dentro de sus propias filas.

Labels: , ,

Wednesday, July 16, 2014

A medida que el Gabinete israelí retrasa su decisión, los palestinos incrementan sus bombardeos contra Tel Aviv e Israel - Debka



A medida que el Gabinete israelí no puede llegar a una decisión acerca de la operación de Gaza, y después de una noche relativamente tranquila, los palestinos lanzaron sobre Gush Dan este miércoles el bombardeo más elevado de cohetes del actual conflicto hasta la fecha. Hamas se atribuyó la responsabilidad por el envío de misiles M-75s contra la región.

La estratagema del alto el fuego del presidente egipcio, Abdel-Fattah El-Sisi, del martes 15 de julio, en lugar de calmar la violencia en Gaza, desató una oleada furiosa de 140 cohetes desde la Franja de Gaza que les atrajo decenas de ataques aéreos de Israel después de un período de calma de seis horas en las operaciones. Al final del octavo día de la Operación Margen Protector, el gabinete de seguridad israelí vio que tenía que asumir un nuevo dilema: persuadir al gobernante egipcio de que castigará a Hamas en toda la extensión de su poder. Este situación ha sido reportada a DEBKA archivo por fuentes militares y del Oriente Medio.

Pero al igual que el presidente de EEUU Barack Obama ha ralentizado claramente los movimientos de su secretario de Estado John Kerry en el conflicto de Gaza, así también el presidente egipcio preferiría ampliamente que Israel tratara con Hamas, que él considera como la rama palestina de su archienemigo los Hermanos Musulmanes.

A El-Sisi no le importaría echar una mano en una campaña total contra los islamistas palestinos, siempre que Israel vaya a la cabeza y lleve a cabo una operación militar a gran escala para aplastarlos. Él entonces recogería las recompensas.

Amplios círculos israelíes han elogiado al gobierno de Netanyahu por aceptar el alto el fuego propuesto por El Cairo, en buena manera porque prestó a Israel una justificación incuestionable para golpear el rechazo de Hamas. En el Cairo tienen su propia percepción de la situación creada por la "tregua": Netanyahu ha fabricado un trasfondo internacional favorable a una acción militar contra Hamas y ahora le corresponde a él llevarla a cabo.

Conscientes de esta pequeña grieta en los sectores contrarios a ellos, Hamas y la Yihad Islámica se superaron el martes lanzando cohetes, unos 130, contra docenas de centros de población israelí que llegaron hasta el Valle del Jordán.

Ahora, le comentan a DEBKA diversas fuentes, Egipto, Hamas e Israel están en un compás de espera. Netanyahu y ​​su ministro de Defensa, Moshe Yaalon, entienden que El-Sisi no levantará un dedo hasta que Israel amplié su operación contra Hamás. Corresponde a este dúo tomar las decisiones, ya que el gabinete de seguridad está paralizado por las diferencias internas y por las fugas embarazosas.

El presidente egipcio va a recibir al Presidente de la Autoridad Palestina Mahmoud Abbas en El Cairo a finales del miércoles. Él decidirá hasta dónde quiere cooperar con él cuando vea hasta qué punto Israel está dispuesto a ir en contra de Hamas. Si existe ese devastador golpe contra Hamas, le volverá más dócil para trabajar con Netanyahu en lugar de con Abbas.

Sea lo que sea lo que decidan entre El Cairo y Jerusalén, Hamas y la Yihad Islámica saben que están en problemas, y así vuelven a caer en su reacción instintiva de redoblar sus ataques con cohetes contra Israel.

Labels: ,