Monday, November 13, 2017

El nuevo acuerdo entre Trump y Putin sobre Siria le otorga a Irán-Hezbolá libertad de movimiento en las regiones fronterizas jordanas e israelíes - Debka



Una gran concesión israelí hizo posible que Moscú se marchara con una gran ganancia para sus aliados en el memorándum Trump-Putin del 8 de noviembre para Siria, según informa DEBKA.

Las fuertes promesas realizadas por el Primer Ministro Binyamin Netanyahu, el Ministro de Defensa Avigdor Lieberman y el Jefe de Estado Mayor Teniente General Gady Eisenkott - que Irán y Hezbolá no podrían establecer una presencia militar permanente en Siria y acercarse a la frontera israelí - se han fundido en las sesiones secretas de la negociación. Israel finalmente se ha visto obligado a aceptar su presencia tan cercana  como a 20 km de su frontera norte de Golan con Siria, retrocediendo bruscamente de su demanda original de una zona de amortiguamiento de 50 km.

En consecuencia, un área de 20 km de profundidad (ver mapa) en la región de Quneitra del Golán sirio servirá como una "zona de freno ante posibles escaladas bélicas", según acuerdo el segundo memorando sobre Siria acordado entre los presidentes Donald Trump y Vladimir Putin. La zona será supervisada por tropas rusas con fuerzas sirias disponibles para su uso.

El consentimiento involuntario de Israel a este arreglo fue una concesión imprevista e importante. La cláusula 2 del memorándum confirma el consentimiento de los Estados Unidos y Rusia para continuar la operación de "freno ante posibles escaladas" en la región de Daraa (frente a la frontera jordana) y la región de Quneitra (frente a la frontera israelí), que fueron primeramente establecidos por Trump-Putin el 7 de julio en la cumbre en Hamburgo.

Esa cláusula dice: "Los Estados Unidos, Rusia y Jordania el 8 de noviembre pidieron la 'reducción y eliminación final de las fuerzas extranjeras', particularmente Irán y Hezbolá, en el sur de Siria".

La presencia de fuerzas sirias en estas regiones está implícitamente ratificada. Sin embargo, en términos realistas, las "fuerzas sirias" en cualquier parte del país implican automáticamente a oficiales iraníes y de Hezbolá, sin mencionar a las milicias chiítas y al personal de la Guardia Revolucionaria. La realidad es que, aparte de unas pocas unidades dispersas, no queda mucho del "ejército sirio" después de casi ocho años de conflicto civil.

Las fuentes militares de DEBKA señalan que no se estableció ninguna fecha en ninguno de los acuerdos para la "reducción y eliminación final de las fuerzas extranjeras" en el sur de Siria. Por lo tanto, no hay nada que impida la presencia militar iraní y de Hezbolá a solo 20 km del norte de Israel y que eso se convierta en un hecho establecido por un período indefinido. Además, no hay impedimento para que las fuerzas militares presentes en las zonas de "freno ante posibles escaladas" de Daraa y Quneitra se muevan de un punto a otro, bajo la protección de los monitores militares rusos.

Un funcionario anónimo del Departamento de Estado estadounidense dijo el domingo 12 de noviembre que Rusia había acordado "trabajar con el régimen sirio para eliminar a las fuerzas respaldadas por Irán en una distancia definida de la frontera de las Alturas del Golán con Israel". En opinión del oficial, si Rusia está de acuerdo en eliminar a las fuerzas iraníes y de Hezbolá de las fronteras de Israel y Jordania, será una señal de "estamos avanzando en la dirección correcta".

Esta esperanza sugería que Washington tampoco estaba demasiado seguro de que los rusos respaldarían cada una de las partes del acuerdo. Moscú no ha reaccionado a los comentarios del funcionario estadounidense, lo que sonó como un intento de hacer que el memorándum Trump-Putin sea más fácil de tragar para Israel, y bien puede ser una excepción.

Jordania acogió con satisfacción este "importante logro" y por buenas razones. Estados Unidos y Rusia acordaron ampliar el centro de comando de coordinación conjunta que están desarrollando con Amman, y para Jordania esto equivale a una garantía para su seguridad. Israel solo tiene un aparato bilateral de coordinación militar con el comando ruso en Siria, bajo el cual mantiene la libertad de acción contra las fuerzas iraníes y de Hezbolá en Siria, que se limita a tres esferas:

- Acción aérea en el espacio aéreo sirio.
- Ataques quirúrgicos contra convoyes y depósitos de armas iraníes y de Hizbollah.
- Una respuesta militar a las fuerzas iraníes y de Hezbolá si se acercan peligrosamente a su frontera.

Esta distancia no se ha definido con precisión ya que tanto los estadounidenses como los rusos rechazaron las propuestas de Israel.

El ministro de Cooperación Regional de Israel, Tzahi Hanegbi, quien a menudo habla por Binyamin Netanyahu en Asuntos Exteriores, comentó el domingo que el nuevo memorándum "no cumple con la inequívoca demanda de Israel de descartar desarrollos que traigan las fuerzas de Hezbolá o Irán a la frontera sirio-israelí".

Esta declaración es irrelevante a la luz del consentimiento tácito de la administración Trump para que las fuerzas iraníes y de Hezbolá desarrollen su presencia y se muevan libremente cerca de la frontera israelí.

Nuestras fuentes militares informan que en estos momento, comandantes iraníes y de Hezbolá, aunque no sus tropas, se han instalado frente al Golán israelí a una distancia de entre 4 y 15 km de la frontera, sin señales de preparativos para dejar los trastos y mudarse.

Labels: ,

El líder de la izquierda israelí dice que "la izquierda olvidó lo que significa ser judío" - Ilana Curiel - Ynet



El presidente de la Unión Sionista y líder del mayor partido de la izquierda, Avi Gabbay, ha afirmado este lunes por la tarde que "la izquierda se olvidó de lo que significa ser judío", una declaración que repite casi palabra por palabra la realizada por el primer ministro Benjamin Netanyahu al rabino Yitzhak Kaduri antes de las elecciones de 1999. Gabbay hizo esta declaración hablando con estudiantes de la Universidad Ben-Gurion en Be'er Sheva.

"Vivimos en un estado judío. Y yo creo en él, pero el Partido Laborista se ha alejado de él", dijo Gabbay. "En 1999, Bibi (Netanyahu) fue sorprendido frente a la cámara diciendo que la izquierda había olvidado lo que significaba ser judío. ¿Saben cómo reaccionó la izquierda? Pues repitiendo 'dicen que nos hemos olvidado de lo que significa ser judío'. Es decir, como si les dijeran a los demás: 'OK, ya que dicen eso de nosotros, a partir de ahora seremos solamente liberales y progresistas' ".

Gabbay también afirmó que es necesario que haya más apertura en la izquierda para aceptar e incorporar los valores judíos.

"Somos judíos y tenemos que hablar sobre nuestros valores judíos. Se lo garantizo, son la base de todas las generaciones judías que han surgido. ¿Dónde comienza todo? Todo comienza con nuestra Torah, nuestras leyes y nuestros valores básicos. Todo comienza allí".

Luego le preguntaron a Gabbay si estaría dispuesto a unirse a una coalición bajo el mando de Yair Lapid si su partido Yesh Atid ganara más votos que el Partido Laborista en las próximas elecciones generales.

"Si Yesh Atid obtiene más escaños en la Knesset, estaré dispuesto a ser su número dos", respondió, agregando rápidamente que "también haré todo lo posible para ganar (las elecciones) y ser el número uno. Si el público no me elige, seré el número dos para marcar las diferencias. Lo más importante es marcar las diferencias (con Netanyahu y el Likud)".

Desde que fue elegido jefe del Partido Laborista y de la Unión Sionista, Gabbay ha utilizado muchas declaraciones que fueron percibidas por sus potenciales votantes como un cortejo del centro del espectro político: el mes pasado, por ejemplo, afirmó que formaría un gobierno de coalición con la Lista Árabe Conjunta - compuesta por los cuatro partidos árabes y cuya plataforma es antisionista - diciendo que no ha visto nada que "nos conecte con ellos".

Dos días más tarde, Gabby fue criticado por miembros de su partido y de la izquierda después de decir que un gobierno bajo su dirección no necesariamente evacuaría los bloques de asentamientos como parte de un futuro acuerdo de paz.

Labels: ,

Para la izquierda americana, los antisemitas de izquierdas y los antisionistas son los auténticos expertos en antisemitismo - Liel Leibovitz - Tablet



Fundada en 1919 por intelectuales progresistas de Nueva York, The New School saltó a la fama dos décadas más tarde, cuando atrajo a un pequeño grupo de intelectuales judíos que huían de los nazis. Eminencias como Hannah Arednt, Leo Strauss y Erich Fromm se beneficiaron del compromiso de la institución con la acogida de víctimas del odio más antiguo y persistente del mundo, y de brindarles un lugar para buscar sus ideas en paz.

Pero hay que ver cómo cambian las cosas entre los progresistas: a fines de este mes, The New School copatrocinará un panel sobre el antisemitismo que contará, entre otros, con Linda Sarsour, quien opinó que "nada es más espeluznante que el sionismo", elogió al líder antisemita de la Nación del Islam, Louis Farrakhan, y que cree que no se puede apoyar el derecho de los judíos a su propia patria y seguir siendo feministas. Junto a Sarsour estará Rebecca Vilkomerson, que encabeza la odiosamente antisionista Jewish Voice for Peace, además de otros portavoces ligado al grupo.

La Jewish Voice for Peace (JVP), tal como acertadamente informa el AD, "usa su identidad judía para proteger al movimiento anti-Israel de las acusaciones de antisemitismo y para proporcionar a dicho movimiento de una apariencia de legitimidad". Entre los logros más recientes del JVP se encuentran su entusiasta apoyo a Rasmea Odeh, una terrorista palestina condenada por un atentado con bomba en un supermercado de Jerusalén que asesinó a dos jóvenes estudiantes judíos, y que fue deportada recientemente de los Estados Unidos después de mentir sobre el incidente en sus formularios de inmigración. El JVP también es un partidario frecuente, a pesar de sus acusaciones de lo contrario, de Alison Weir, una activista que promueve con firmeza los libelos de sangre modernos contra los judíos.

No hace falta decir, por desgracia, que en el acto - que está copatrocinado por destacadas instituciones progresistas como la revista radical Jacobin - no habrá ni un solo erudito real sobre el antisemitismo, ni una voz que no pertenezca a la izquierda más radical. Al apoyar a esta farsa patética, The New School traiciona su misión y su herencia por dos veces: primero invitando a algunos de los principales proveedores de prejuicios antijudíos a catalogar y discutir precisamente sobre el antisemitismo, y segundo al no invitar al evento a nadie que pueda interrumpir el torrente de invectivas radicales y sesgadas con hechos desapasionados y basados en la experiencia real.

"En su fundación", concluye la invitación al evento, "The New School ofreció un refugio y financiación para casi 200 eruditos judíos durante la purga de judíos de Alemania realizada por Hitler. El programa actual del New School nos ha permitido entrar humildemente en una larga tradición de combatir el antisemitismo".

Qué chiste tan malo.

Labels:

Palabra del FBI: Los judíos sufren el 54% de los crímenes de odio motivados por motivos religiosos en el 2016, a pesar de representar solamente el 2% de la población de EEUU - Yair Rosenberg - Tablet



El FBI ha publicado su informe anual sobre los crímenes de odio del año anterior. Como ha sido el caso desde que el FBI comenzó a recopilar estas cifras en 1992, nuevamente se ha descubierto que los judíos son el objetivo principal de los crímenes de odio motivados por motivos religiosos. A pesar de constituir solamente el 2% de la población estadounidense, los judíos sufren al 54,4% de dichos ataques.

Al mismo tiempo, como señaló la Liga contra la Difamación (ADL), "el mayor incremento en los crímenes basados ​​en la religión fueron aquellos realizados contra los musulmanes, los cuales aumentaron un 19% entre 2015 y 2016". En total, los musulmanes fueron víctimas del 24,5% de los delitos por motivos religiosos, el siguiente total más alto después de los judíos, aunque esta cifra no tiene en cuenta el 1,3% de los delitos antiarabes que también puede haber sido de naturaleza islamófoba.

Como se puede ver en el cuadro, las dos tendencias anteriores - la orientación cada vez más deprimente contra los judíos sobre todo y el aumento del odio antimusulmán - han sido constantes durante décadas:

Además, es importante señalar, tal como lo hizo la ADL en su declaración, que los crímenes de odio en general siguen siendo muy poco declarados: "Casi 90 ciudades con más de 100,000 residentes informan afirmativamente cero crímenes de odio o ignoran la solicitud del FBI de proporcionar datos de ese delito".

Y sin embargo, a muchos musulmanes a menudo se les dice que la islamofobia es un "mito", mientras que a muchos judíos se les informa que son simplemente unos "blancos privilegiados" que ya no enfrentan la opresión. Las cifras, como lo han hecho durante algún tiempo, sugieren que la realidad para ambas comunidades es un poco más difícil de lo que permiten tales simplificaciones.


PD. Sería interesante que los judíos liberales estadounidenses observaran las cifras de los años previos a Trump, los años Obama, para que comprobaran que no todo nace con Trump

Labels:

Sunday, November 12, 2017

Harvey Weinstein y Tariq Ramadan: una comparación - Giulio Meotti - Arutz 7



¿Las apedrean? No pasa nada. ¿Las mutilan? No pasa nada. ¿Impiden que sean testigos en los tribunales? Nada. ¿Las azotan? Nada. ¿Arrojan ácido en sus caras? Nada. ¿Se llevan a sus hijos? Nada. ¿Las encierran en burkas? Nada. ¿Impiden que estudien? Nada. ¿Controlan las pulgadas de los ojos que pueden mostrar en público? Nada. ¿Se casan con ellas por la fuerza, incluso de niñas? Nada.

Y ahora que su paladín, Tariq Ramadan, ha sido acusado de haber abusado de algunas chicas musulmanas en las ciudades de Europa, ¿qué están haciendo las organizaciones islámicas oficiales, las feministas y los progresistas occidentales? Ellos o ellas, o bien defienden a Ramadán, se esconden en las sombras, guardan silencio, hablan de otra cosa, se toman el tiempo, gritan sobre una "conspiración islamofóbica", denuncian un "complot sionista".

Queman a Harvey Weinstein en efigie, pero no creen en las mujeres que acusan a Tariq Ramadan.

Probablemente es porque quieran ocultar el hecho de que el caso de Tariq Ramadan sea mucho más importante que el de Harvey Weinstein.

Por un lado, hay un productor hollywodiano que pidió sexo a cambio de favores, por otro, un predicador islámico, un símbolo religioso y cultural para millones, equivalente a un cardenal, que subyugó y violó a mujeres.

Weinstein era un tipo rico y poderoso, Ramadán un gurú con barba y protección.

Las víctimas de Weinstein son todas muy famosas, las de Ramadán son pobres y anónimas.

Las víctimas de Weinstein son los nuevos iconos del feminismo, de las de Ramadán a menudo ni siquiera se conocen por su nombre, y son amenazadas de muerte por sus propias comunidades.

A la prensa le encanta husmear e investigar en el caso Weinstein, mientras que su silencio ha sido obsceno con respecto a Ramadán.

Weinstein fue inmediatamente privado de todos sus honores, mientras que Ramadan fue defendido por sus colegas de Oxford como un "destacado musulmán" hasta que se optó por darle unas "vacaciones" que se ignoran si serán definitivas [N.P.: su cátedra es financiada por Qatar, que además aporta millones de libras a la universidad].

Weinstein no les dijo a las mujeres cómo deberían vivir y vestirse, Ramadán lo hizo durante décadas.

Weinstein no quiere conquistar Europa, Ramadán sí.

En el caso de Weinstein, los periodistas se han convertido en héroes, aquellos que cubrieron el caso Ramadán, como Charlie Hebdo, ahora están amenazados de muerte.

¿La razón de tantas desigualdades? El Ayatolá Jomeini dijo una vez: "No hay humor en el Islam". Aquellos que lo tocan, aquellos que se atreven a criticarlo, mueren.

Labels: , ,

Y dicen que el problema del antisemitismo británico es Corbyn y la población musulmana





En una carta recién revelada de 1986, el príncipe Carlos del Reino Unido insinuó que la "afluencia de judíos europeos extranjeros" a Israel era culpable de alimentar el conflicto árabe-israelí, y lamentó que los presidentes estadounidenses no estuvieran dispuestos a enfrentarse al "lobby judío"

La carta del 24 de noviembre de 1986 fue escrita a un amigo, el explorador Laurens van der Post, después de una visita al Golfo con la Princesa Diana. Fue  publicado por Sunday Mail. Charles escribió que ahora tenía una mayor comprensión de la hostilidad de los árabes hacia Israel después del viaje.

"También comienzo a comprender su punto de vista sobre Israel. Nunca me di cuenta de que lo ven como una colonia de los EEUU. Ahora me doy cuenta que los árabes y los judíos eran todos originalmente un pueblo semita, y que la afluencia de judíos europeos extranjeros (especialmente de Polonia, dicen) es lo que ha ayudado a causar grandes problemas".

Charles, que tenía 38 años en ese momento, sugirió que la inmigración de judíos a la Tierra de Israel era una causa fundamental del terrorismo que debía abordarse.

"Sé que hay muchos problemas complejos, pero ¿cómo puede haber un final para el terrorismo a menos que se eliminen las causas?", escribió.

No está claro en la carta si se estaba refiriendo a los judíos europeos que inmigraron a Israel antes o después del Holocausto y al establecimiento del país en 1948.

Charles también escribió que esperaba que un presidente de los EEUU hiciera frente al "lobby judío", supuestamente para resolver el conflicto árabe-israelí.

"Seguramente algún presidente de Estados Unidos tiene que tener el coraje de enfrentarse al lobby judío en los EEUU. Debo ser un ingenuo, supongo".

Después de la publicación de la carta, el editor de Jewish Chronicle definió su contenido como "realmente asombroso" y criticó sobre todo el uso del príncipe del término "lobby judío".

"Para mí, este es el elemento más sorprendente de la carta del Príncipe. El 'lobby judío' es uno de los temas antisemitas que han perdurado durante siglos. Es el mito que difunde que unos judíos muy poderosos controlan la política exterior, los medias, los bancos o lo que sea", citaba Stephen Pollard.

Pollard también dijo que los puntos de vista expresados por Charles se basaban totalmente en "la explicación árabe clásica de los problemas del Oriente Medio".

"Y es lo que todos siempre han dicho que pensaba realmente la aristocracia y la élite británica: la idea de que los judíos son una especie de extranjeros que no tenían un lugar real en Israel hasta que decidieron convertirlo en su patria", dijo Pollard. "Históricamente no tiene sentido y es bastante impresionante cuando proviene del heredero al trono".

Una portavoz del príncipe Carlos dijo que la carta no reflejaba sus puntos de vista, sino que solo transmitía los argumentos que encontró durante su viaje.

"Estaba compartiendo los argumentos árabes en una correspondencia privada con un viejo amigo en un intento de mejorar su comprensión de lo que siempre ha reconocido que es un tema profundamente complejo, y sobre el cual estaba comenzando a realizar su propio análisis en 1986", dijo el portavoz.

También dijo que el príncipe Carlos "ha continuado su estudio de los temas complejos y difíciles a los que hacía referencia aquí" y defendió su "comprobada trayectoria de apoyo a las comunidades judías y árabes de todo el mundo" y la promoción del diálogo interreligioso.

Según el diario The Sun, el Comité de Visitas Reales, la filial del Foreign Office que coordina las viajes oficiales en nombre de la familia real, rechazó una visita real a Israel, tras la invitación del presidente israelí Rivlin, en un aparente esfuerzo de "evitar molestar a las naciones árabes de la región que regularmente reciben a los monarcas del Reino Unido".

Y es que ninguna realeza británica ha hecho una visita oficial a Israel. De hecho, el informe decía que la invitación de Rivlin nunca llegó a la oficina del Príncipe Carlos.

Mientras la realeza ha visitado Israel en el pasado, ningún representante de la monarquía británica ha venido alguna vez al país en una "gira real" oficial.

Labels:

Lo que los manifestantes anti-Israel no comprenden de la Declaración Balfour - Einat Wilf



La campaña emprendida por los palestinos y sus partidarios para exigir que Gran Bretaña se disculpe por la Declaración Balfour, un siglo después de su emisión, traiciona una vez más su fundamental incomprensión de cómo y por qué nació el moderno estado de Israel. Israel es el resultado de una acción judía deliberada, no de unos documentos extranjeros. Israel es un país trabajado y conseguido, no una tierra dada.

La declaración Balfour, la breve declaración escrita durante la niebla de la Gran Guerra por Lord Balfour para Lord Rothschild, en la cual se expresaba la opinión favorable del Gobierno de Su Majestad al establecimiento de un hogar judío en la tierra ancestral de los judíos, demuestra la notable manera en que el sionismo fue capaz, en unos pocas cortas décadas, de infundir a los judíos un espíritu soberano.

Se dan múltiples explicaciones sobre por qué en 1917 el ministro de Asuntos Exteriores británico emitió esa declaración a un judío prominente: por ejemplo, van desde el antisemitismo británico, a la filosofía religiosa británica y a los intereses de guerra británicos. Pero todos estos factores habrían sido irrelevantes en ausencia de una deliberada acción judía. Sin las dos décadas anteriores de activismo sionista para defender la autodeterminación judía en la Tierra de Israel y el espíritu sionista de Weizmann, quien utilizó sus conexiones y su poder de persuasión con ese fin, el antisemitismo británico, el filosemitismo religioso británico o los intereses de guerra británicos no habrían dado lugar a ninguna carta.

Además, sin la movilización colectiva judía en nombre de su autodeterminación y liberación, esta Declaración - junto con muchas otras promesas, cartas y declaraciones que fueron realizadas por las naciones poderosas hacia pueblos menos poderosos al final de la guerra -, todo ello habría quedado en nada.

Nada de lo que vino después, el establecimiento de un autogobierno embrionario de los judíos en su tierra, el mandato de la Liga de las Naciones para Palestina por el cual encargaban a los británicos la tarea específica de ayudar a los judíos en el establecimiento del hogar nacional en su tierra, la inmigración de judíos, la construcción de ciudades, pueblos y el desarrollo de la agricultura, las instituciones colectivas así como económicas, políticas y culturales, el establecimiento de un cuasi estado en vísperas de la Segunda Guerra Mundial, el apoyo de mala gana de las Naciones Unidas después de la guerra al establecimiento de un estado independiente en parte de la tierra, y finalmente la creación de un estado independiente en parte de la tierra, nada de todo eso fue pre-ordenado de antemano.

Frente a una importante oposición diplomática, además de una violenta oposición árabe, con unos británicos que renegaron de sus promesas nada más que pusieron sus manos sobre la tierra, con poderosas fuerzas determinadas a evitar que los judíos alcanzaran la libertad, la igualdad y la soberanía, cada pequeño y frágil logró que consiguieron fue gracias al permanente compromiso de los judíos sionistas a la causa de la liberación nacional, un compromiso colectivo que requirió una gran movilización y un gran despliegue a nivel diplomático, narrativo y económico, además de habilidades militares, y en última instancia, una gran capacidad de permanecer centrados en el objetivo primordial de la soberanía e independencia, incluso al precio de las partes de la tierra con las que tenían un profundo vínculo histórico y una reclamación sancionada internacionalmente.

La idea de los judíos como jugadores activos de la historia - como dueños de su destino - todavía era desestimada por pueblos y civilizaciones que se han estructurado sobre la presunción de que los judíos debían permanecer en el cubo de basura de la historia. Para muchos de ellos, la posibilidad de que los judíos pudieran operar sobre la historia, tal como hacen los demás pueblos, en múltiples frentes - diplomático, económico y militarmente - sigue siendo tan fantasiosa para ellos que la historia de Israel sólo puede tener sentido y explicación por oscuras y sombrías motivaciones.

Para disgusto de aquellos que quieren devolver a los judíos "a su auténtico lugar", el Estado de Israel se fundó treinta y un años después de la Declaración Balfour, precisamente porque los judíos sionistas confiaban en su destino como los demás. A través de sus acciones, desde 1917 en adelante, los judíos sionistas simplemente le dijeron a Gran Bretaña y al mundo: "Muchas gracias, Lord Balfour. Nosotros seguiremos desde aquí".

Labels: ,

Vamos a dejar de mentirnos sobre un estado palestino - Yoaz Hendel - Ynetnews



La presión saca a veces buenas cosas de las personas. Un año después de que Donald Trump fuera elegido presidente de los Estados Unidos, y en medio de las investigaciones sobre Benjamin Netanyahu y los problemas legales de su familia, el primer ministro comenzó a hablar sobre sus aspiraciones ideológicas

Los primeros ministros discuten sobre su ideología en dos casos: antes de que suban al poder o cuando renuncian. Es una de las mejores razones para limitar el mandato de un primer ministro, darle una cantidad limitada de tiempo para implementar sus creencias o abandonarlas (en caso de que él haya mentido).

El viernes pasado, en el Chatham House Independent Policy Institute de Londres, se le preguntó a Netanyahu sobre la opción de un estado palestino. Respondió que hemos visto muchos estados musulmanes fallidos en el Oriente Medio y sería preciso que el modelo de soberanía moderna sin fronteras fuera nuevamente reexaminado (en otras palabras, ya no deberíamos confiar en las fronteras de 1967).

Sin embargo, y para la gente que estaba sentada en la sala, puede haberles parecido otro típico intento de evitar un progreso hacia un estado palestino, aunque en realidad se les escapaba un refinado momento de decir la verdad.

Desde el discurso de Bar-Ilan, que básicamente le fue impuesto a Netanyahu por el ex presidente de los EEUU, Barack Obama, Israel se ha estado mintiendo a sí mismo y mintiéndole al mundo. No hay un posible primer ministro israelí que crea en un regreso a las líneas de 1967, incluido con correcciones menores en las fronteras.

No habrá por lo tanto tal primer ministro, aunque solo sea por las limitaciones familiares de Jerusalén, los refugiados y los colonos israelíes. Tampoco hay un líder palestino que acepte conformarse con un estado que se establezca con menos de eso. Ese es el único hecho en el que las partes involucradas están de acuerdo. A partir de aquí, el asunto está sujeto a interpretación.

En los últimos años, cuando los representantes israelíes hablaron sobre un estado palestino, lo que querían decir es una autonomía extendida en la que los palestinos tendrían el control político (y diplomático), pero Israel conservaría el acceso permanente a la seguridad. Eso significaría cruces supervisados. En resumen, significaría algo bastante similar a lo que tenemos hoy. La única diferencia entre la derecha y la izquierda israelí en este contexto es el tamaño del territorio discutido.

Cuando los palestinos hablan sobre un estado palestino, contemplan incluir a Israel en su imaginación, y cuando la comunidad internacional habla de dos estados para dos pueblos, ven la Línea Verde.

Estas diferencias son la fuente de disputa con la comunidad internacional y, a veces, la razón por la cual el Estado de Israel es muy poco entendido. Su pregunta inmediata es cómo podemos unir las declaraciones con la acción: si queremos dos estados para dos pueblos, ¿por qué estamos construyendo más allá de las líneas de 1967?

Hace aproximadamente un año, cuando Trump fue elegido presidente, hubo una oportunidad única para presentar una visión israelí diferente del discurso de Bar-Ilan y tratar de convencer a los estadounidenses de aceptar un modelo de soberanía diferente del que se ha discutido en innumerables conversaciones desde la Acuerdos de Oslo. Israel eligió murmurar algo poco claro, y en respuesta aparecieron emisarios, así como la misteriosa iniciativa de paz de Trump, que nadie sabe realmente de qué se trata.

La estrategia israelí durante la última década ha consistido en decir medias verdades y maniobrar hasta que los vientos peligrosos hayan volado. Pero el peligro todavía está aquí y las medias verdades no nos han llevado a ningún lado.

Hace dos años, me senté con el líder de uno de los partidos de la oposición, el cuál me contó sobre una campaña negativa que se había planeado contra Netanyahu. En una de las encuestas, evaluaron si presentarlo como un mentiroso sobre las cuestiones palestino-israelíes les ayudaría a alejarlo de los votantes. La política es fea por todos lados. Los hallazgos fueron sorprendentes: la derecha creía que mentía por la Tierra de Israel. La izquierda también creía que mentía y no tenía intención de progresar en esa área. Todos estuvieron de acuerdo y nadie se sorprendió.

Lo que es cierto para las relaciones domésticas es problemático en lo que respecta a las relaciones exteriores, por lo que el evento de Londres es muy interesante, porque hizo que Netanyahu dijera lo que ha estado diciendo a puerta cerrada durante mucho tiempo: La verdad sobre el conflicto israelí-palestino.

No podemos alcanzar una solución absoluta sobre la independencia palestina al estilo de Israel. No sucederá porque es demasiado peligroso, no importa cuántos discursos de Bar-Ilan se entreguen en el camino. Lo que tenemos es básicamente una autonomía extendida, un estado menor, una entidad o incluso un imperio palestino, si así lo desean llamar, siempre que quede claro que la base son los territorios existentes de la Autoridad Palestina, con una separación política de Israel y manteniendo las restricciones de seguridad.

Un tipo diferente de soberanía. Deberíamos haber dicho esto hace mucho tiempo.

Labels:

La Knesset Israel Victory Caucus - Oded Forer




Ze'ev Jabotinsky, autor, soldado y líder sionista, introdujo su doctrina de la Muralla de Hierro en un ensayo de 1923, en el cual sostenía que la aquiescencia árabe al derecho judío a la condición de Estado solo funcionaría con el establecimiento de una base de poder judía inexpugnable: militar, política y diplomática.

Esta lógica informa el actual Israel Victory Project, a saber, que solo una victoria decisiva israelí impulsará a los palestinos a aceptar a Israel como el estado del pueblo judío, con Jerusalén como su capital, así como la realización del derecho histórico de los judíos al renacimiento nacional en su territorio o patria ancestral.

La reintegración de la doctrina de la Muralla de Hierro en el discurso político israelí es un corolario del colapso del proceso de Oslo, ése que permitió a Yasser Arafat ganar concesiones israelíes mientras mantenía su impulso violento para la destrucción de Israel en línea con la estrategia de fases de la OLP de 1974.

La reentrada de la doctrina de la Muralla de Hierro en el discurso israelí es un corolario del colapso del proceso de Oslo.

Mahmoud Abbas, sucesor de Arafat, ha continuado plenamente esta postura de rechazo, desestimando la idea de un Estado judío y sosteniendo una virulenta incitación antisemita y antiisraelí por parte de la Autoridad Palestina, y pagando a las familias de los terroristas palestinos en las cárceles israelíes. Esto demuestra sin lugar a dudas que el prolongado conflicto palestino-israelí no tiene nada que ver con cuestiones prácticas como la delimitación de fronteras y el futuro de los barrios judíos de Cisjordania, sino con el implacable rechazo palestino del derecho judío a la autodeterminación.

La validez de la doctrina de la Muralla de Hierro ha sido probada una y otra vez en los conflictos internacionales contemporáneos. La paz y la prosperidad europeas posteriores a la Segunda Guerra Mundial se establecieron tras la destrucción del impulso nazi.

El tratado de paz egipcio-israelí de 1979 se concluyó cuando Anwar Sadat se dio cuenta de la incapacidad de los árabes para destruir a Israel por medio de la fuerza de las armas. El acuerdo de paz entre las FARC y el gobierno colombiano se logró después de que la organización clandestina hubiera sido ampliamente derrotada.

Esto a su vez significa que un acuerdo de paz israelo-palestino solo puede lograrse cuando el liderazgo palestino se reconcilie con la inutilidad de una lucha armada y le diga a su gente, en árabe y sin equívocos, que evite la violencia y reconozca a Israel como el estado del pueblo judío.

Es probable que este reconocimiento tácito de la derrota estimule a los estados árabes, muchos de los cuales se han cansado del inútil conflicto con Israel, y han llegado a apreciar la contribución masiva de Israel a su lucha contra sus enemigos más mortíferos, las ambiciones hegemónicas de Irán y el terrorismo islamista, como desencadenantes de una paz con Israel.

Labels:

Saturday, November 11, 2017

Kevin Spacey debería haberse convertido al Islam para intentar salvarse - Giulio Meotti - Arutz 7



¿Qué hubiera pasado si Harvey Weinstein , acusado de múltiples violaciones y acoso sexual, hubiera denunciado que tales acusaciones eran un "complot antisemita", si la Academia lo hubiese respaldado y sus colegas se hubieran apresurado a defenderlo diciendo que era "un productor prominente"?

Esto es lo que ha sucedido con Tariq Ramadan, el famoso islamista suizo acusado por varias mujeres de violación y acoso sexual. Ahora otras nuevas acusaciones provienen de Suiza, donde cuatro mujeres dicen que fueron abusadas por Ramadán mientras estudiaban con él. El Tribune de Geneve informa que una de estas mujeres dice que tuvo relaciones con Ramadán cuando tenía quince años en la parte trasera de un automóvil.

¿Y qué hicieron los académicos de Oxford donde Ramadan enseña? Obviamente, intentaron proteger a su protegido.

Una activista inglesa por los derechos de las mujeres, Aicha Ali-Khan, había recogido firmas para despedir a Ramadan de la prestigiosa universidad, pidiéndole a Oxford que suspendiera inmediatamente al profesor Ramadan hasta que estas acusaciones realizadas en otros países quedaran completamente aclaradas.

Después de la primera acusación de violación hace dos semanas, los estudiantes informaron que Ramadan había celebrado un seminario en Oxford y se lo vio "reír" con los miembros de la facultad. En respuesta a las solicitudes y firmas de los estudiantes, los miembros más importantes de la facultad organizaron una reunión. La respuesta oficial vino del director del Centro para el Oriente Medio, Eugene Rogan, quien dijo: "No se trata sólo de violencia sexual. Para algunos estudiantes, es sólo otra forma de cómo los europeos se unen en contra un destacado intelectual musulmán. Debemos proteger a los estudiantes musulmanes que creen y confían en él, y proteger esa confianza".

Sí, han leído correctamente.

La cátedra de Ramadan en Oxford fue financiada por Qatar, que solo en 2015 donó 11 millones de libras para renovar la facultad de Oxford, donde enseña Ramadán.

El ministro de Defensa británico, Michael Fallon, renunció tras las acusaciones de acoso sexual cuando, en una cena, extendió la mano insistentemente sobre las rodillas de una conocida periodista, Julia Hartley-Brewer. Sin embargo, varias denuncias de violación no fueron suficientes para despedir a Tariq Ramadan. Y es que, después de todo, él es "un musulmán prominente".

El 15 de octubre, el diario progresistaThe Independent, después de las primeras revelaciones sobre Harvey Weinstein, publicó un artículo de Qasim Rashed titulado "Cómo las enseñanzas del Islam podrían ayudarnos a prevenir más abusos sexuales". Por supuesto, excusándolos cuando sean realizados por musulmanes.

Y así, finalmente, la Universidad de Oxford ha tomado la decisión correcta: "Ha dado un permiso a Ramadan", lo cual es un eufemismo. Y es que la media luna de Tariq Ramadan está oscureciendo a esa prestigiosa universidad, que desde 2009 le había otorgado uno de sus puestos más relevantes. Una historia que debería hundir uno de los principales símbolos multiculturales de Europa.

Ramadan, de hecho, ha sido durante mucho tiempo el conferenciante amado por la izquierda francesa, un asesor de Tony Blair, el predicador de la juventud europea de origen musulmán, el maestro en el arte de seducir a las élites y el establishment occidental, el moralista islámico del velo, el musulmán quien se negó a ser Charlie, el islamista que, hace un año, desde las columnas del principal diario de Italia, Il Corriere della Sera, predicó "la razón al servicio de Alá". Mientras tanto, parece que Ramadan estaba utilizando alumnas en su propio servicio.

Kevin Spacey hizo lo incorrecto al declararse gay durante la ola de acusaciones en su contra por acoso sexual. Para salvarse, Spacey debería haber hecho una declaración de fe en Alá. Se llama Shahada.

Labels: ,

La tecnología defensiva de Israel, como un placebo, en realidad no mejora la enfermedad crónica y solo pospone el momento de la verdad - Israel Harel


¿Qué puede decir el portavoz del ejército israelí? - Israel Harel - Haaretz

Cuando el portavoz del ejército israelí anunció que Israel, mientras destruía el túnel transfronterizo de Gaza , "no tenía la intención, en ningún momento, de dañar a ningún [terrorista] de alto rango u otro tipo", estaba expresando una verdad, y no una disculpa, tal como fue acusado.

La destrucción del túnel fue claramente un acto de defensa con un objetivo limitado: hacer explotar un tunel subterráneo que penetraba en el territorio israelí, y no como querían los críticos del portavoz de las Fuerzas de Defensa de Israel, el general Ronen Manelis, una explosión de la que también obtener un precio.

Incluso si los verdaderos motivos fueron (también) declarados para calmar las cosas, esto no es nada nuevo. Por el contrario, la calma, la contención y evitar abordar las causas profundas  caracterizan las políticas de Israel en las últimas décadas.

Los que criticaron al portavoz - el ministro de Educación Naftali Bennett y varias figuras destacadas del Likud de primer plano - tomaron la salida más fácil. En lugar de actuar con determinación contra la aceptación de facto por parte de Israel de que los palestinos excaven tales túneles, atacaron a la persona que explicó la política del IDF, que solamente está llevando a cabo la política del mismo gobierno del que forman parte.

Hay dos enfoques para los túneles: el primer enfoque, que nunca se ha llevado a cabo con determinación - si es que alguna vez lo hace -, y que se resumirían en tomar medidas prolongadas, preventivas y desalentadoras que obligarían al enemigo a dejar de excavar, todo ello sin siquiera retomar el control de la Franja de Gaza .

El segundo enfoque, preferido por el gobierno y el ejército, es aceptar el hecho de que se excaven tuneles, pero encontrar soluciones tecnológicas que cuestan miles de millones de shekels, y que solo ahora, después de un enorme costo en vidas, propiedades y moral nacional, están empezando a dar sus frutos.

La actitud hacia los cohetes, miles de los cuales han sido disparados contra el territorio israelí en las últimas dos décadas, no es diferente: Israel ha elegido tratar el problema principalmente con tecnología, bajo la forma de la Cúpula de Hierro, y no usar medios ofensivos para prevenir su fabricación.

Incluso las vallas fronterizas, que rodean casi todo el territorio del país, deben ser vistas de acuerdo con la misma perspectiva: Israel las está construyendo a un costo de miles de millones y evita con ellas tomar medidas disuasorias que las harían innecesarias.

Si esta política de moderación hubiera conseguido que el gobierno palestino de Gaza volcara sus esfuerzos hacia la rehabilitación y la prosperidad económica, entonces fue un acierto. Pero ante la situación a la que nos enfrentamos, cuando se ha demostrado después de muchos años que la restricción sólo aumenta la motivación del enemigo para atacarnos, el continuo apego a la contención como estrategia nacional plantea preguntas profundas sobre la fijación ideológica del liderazgo político y militar de Israel (que algunos dicen que está liderando esta estrategia).

Los logros tecnológicos en el ámbito de la defensa han inspirado la imaginación y generado un efecto psicológicamente calmante. Pero la tecnología defensiva, como una píldora de placebo, no mejora la enfermedad crónica y solo pospone el momento de la verdad. Mientras tanto, el enemigo continúa produciendo y mejorando sus cohetes. En el próximo estallido de violencia podemos suponer que dispararán aún más cohetes, y que no habrá suficientes baterías de la Cúpula de Hierro, que son muy caras, para interceptarlos todos.

Entonces Israel se verá obligado a entrar en otra ronda de combates y pagar un alto precio, con grandes cantidades de sangre. Como de costumbre, Egipto mediará, habrá un cese del fuego, que no necesariamente beneficiará a Israel, por un tiempo largo o corto, y esta situación se repetirá una y otra vez.

El camino correcto, que el IDF es perfectamente capaz de implementar, implica anular la capacidad de los grupos terroristas de excavar túneles de ataque y de fabricar armas que nuestra tecnología pueda interceptar. Israel no hace casi nada en este asunto. El verdadero objetivo debe ser, por lo tanto, la lucha contra la existencia misma de las organizaciones terroristas, y no los túneles y cohetes en los que Israel ha invertido la mayoría de sus esfuerzos preventivos.

Labels:

El panorama demográfico judío-árabe. Ignoren a las Cassandras, Israel no se enfrenta una posible bomba demográfica árabe - Yoram Ettinger - Arutz 7



En 2017, Israel es la única economía avanzada y la única democracia occidental dotada de una tasa de fecundidad relativamente alta, lo que facilita un mayor crecimiento económico sin depender de la mano de obra inmigrante.

Además, la próspera demografía de Israel proporciona una seguridad nacional reforzada (una mayor población para el ejército) y una política exterior más segura.

En contraste con la sabiduría demográfica convencional, Israel no se enfrenta a una potencial bomba demográfica árabe. De hecho, el Estado judío se beneficia de un sólido viento demográfico judío.

Al comienzo de 2017, por primera vez, y desafiando las proyecciones del establishment demográfico de Israel  desde principios de la década de 1940, la tasa de fecundidad judía de Israel (3,16 nacimientos por mujer) supera la tasa de fertilidad árabe de Israel (3,11). De hecho, en el 2017 la tasa de fertilidad de Israel es más alta que la de la mayoría de los países árabes  (por ejemplo, Arabia Saudita con 2,1 nacimientos por mujer, Kuwait con 2,4, Siria con 2,5, Marruecos con 2,1, etc.).

La occidentalización de la tasa de fertilidad árabe también ha estado vigente en Judea y Samaria: de 5 nacimientos por mujer árabe en el 2000 a aproximadamente 3 en 2016; de una edad media de 17 en 2000 a 21 en 2017.

La occidentalización sustancial y sistemática de la fertilidad árabe israelí, de 9.5 nacimientos por mujer en 1960 a 3.11 en 2016, ha provocado como derivación una integración acelerada de los árabes israelíes en la modernidad, en general , y la mejoría del estatus de las mujeres árabes de Israel en particular.

Por ejemplo, como ocurre con los árabes de Judea y Samaria, cuya tasa de fecundidad es similar, casi todas las niñas árabes israelíes terminan la escuela secundaria y se inscriben cada vez más en colegios y universidades, mejorando su estatus dentro de sus propias comunidades. Este proceso ha  ampliado su uso de anticonceptivos, retrasando la edad de matrimonio y la reproducción, que solía comenzar a la edad de 15-16 años, hasta la edad de 20 años o más.

Además, las mujeres árabes se integran cada vez más en el mercado laboral de Israel, volviéndose más orientadas hacia una carrera y la sociedad, lo que termina su proceso reproductivo a la edad de 45 años, en lugar de los 50-55 como solía ser antes. Además, un proceso de urbanización intensificado ha desplazado a un número cada vez mayor de árabes israelíes de empleos agrícolas autónomos a empleos urbanos, y de hogares rurales a apartamentos urbanos, lo que ha reducido la necesidad y la conveniencia de criar a muchos niños.

Al mismo tiempo, desde 1995 ha habido un aumento sin precedentes en la tasa de fecundidad judía, especialmente en el sector secular, como resultado de un optimismo relativamente elevado y un patriotismo y apego a las raíces nacionales y a una responsabilidad colectiva / comunitaria.

De 80.400 nacimientos judíos en 1995, el número aumentó a 139.400 en 2016, mientras que el número anual de nacimientos árabes se mantuvo estable en alrededor de 41.000. Contrariamente a la sabiduría convencional, el aumento del 73% en el número de nacimientos judíos tuvo lugar a pesar del leve declive de la fecundidad del sector haredi (debido a una mayor integración en el mercado de trabajo, el aprendizaje de estudios superiores y el ejército) y la fecundidad estabilizada moderno-ortodoxa, por lo que es debido en gran medida a la creciente fertilidad del sector judío secular.

Este viento de cola sin precedentes detrás de la floreciente demografía judía de Israel está documentado por la proporción de nacimientos judíos en el país: 77% del total de nacimientos en 2016, comparado con 69% en 1995. Además, en el 2016 hubo 3.2 nacimientos judíos por nacimiento árabe, en comparación a 2.2 nacimientos en 1995. 

Además, mientras la aliyah (inmigración judía a Israel) persiste en números más altos que los pronosticados por el establishment demográfico de Israel (26.000 en 2016), tiene un potencial dramáticamente más alto, lo que obliga a Israel a reintroducir una política proactiva de aliyah - en Francia, en toda Europa, Rusia, Ucrania, Argentina, etc. -, tal como lo fue antes de la aliyah con el millón de judíos de la antigua URSS durante los años noventa.

Simultáneamente, se ha documentado una emigración neta árabe anual persistente, desde Judea y Samaria (aproximadamente unos 20.000 anualmente, en los últimos años), mientras que el número neto anual de emigrantes israelíes (permaneciendo en el exterior por más de un año) - salidas totales menos total de retornados - ha  disminuido sustancialmente: de 14.200 en 1990 a 8.200 en 2015. Al mismo tiempo, la población de Israel casi se duplicó de 4.5 millones en 1990 a 8.4 millones en 2015.

En 2017, el número total de árabes en Judea y Samaria es de 1.8 millones, no los casi 3 millones que reclama la Oficina Central Palestina de Estadísticas. Esta última incluye en su recuento a más de  400.000 palestinos que han estado fuera por más de un año, a más de 300.000 árabes de Jerusalén, que son doblemente contados (por Israel y por la Autoridad Palestina) y a 100.000 palestinos que se casaron con árabes israelíes y recibieron tarjetas de identidad israelíes, que también son doblemente contados.

Además, la Autoridad Palestina reclama una migración neta cero, ignorando la emigración neta anual (de Judea y Samaria) de 20,000 árabes en los últimos años, y la emigración neta sistemática desde 1950, la cual ha ido en aumento desde el año 2000. Un estudio del Banco Mundial del 7 de septiembre de 2006   documentó el añadido de un 32% en los nacimientos reclamados por la Autoridad Palestina.

En marzo de 1898, el principal demógrafo e historiador judío, Simon Dubnov, ridiculizó la visión sionista, alegando que para 1998 no habrá más de 500.000 judíos en la Tierra de Israel...

En octubre de 1944, el fundador de la Oficina Central de Estadística de Israel, el profesor Roberto Bachi, sostuvo que bajo el mejor de los casos, en 2001 habría 2.3 millones de judíos en la Tierra de Israel, representando una minoría de 34%...

Sin embargo, en 2017, desafiando la "sabiduría" convencional demográfica, hoy hay 6,8 millones de judíos en la Tierra de Israel (incluyendo Judea y Samaria, y sin contar a los 300.000 judíos rusos no reconocidos por el Rabinato), una mayoría del 66%, beneficiándose de un fuerte viento de cola demográfico.

Labels: ,

Universidades israelíes II - Manifestación en la Universidad Hebrea donde los estudiantes árabes piden "sionistas, fuera" - Times of Israel



Estudiantes árabes en la Universidad Hebrea de Jerusalén protestaron por la presencia de Israel en los Altos del Golán el pasado miércoles en una manifestación donde también se oyó como los manifestantes pedían la expulsión de los "sionistas" del país.

"Sionistas, fuera. Mi tierra [debe ser] árabe y libre. No hay solución, no hay solución, sino deshacerse del ocupante", dijeron los estudiantes, de acuerdo con las imágenes obtenidas por el Canal 2.

"Shahid [mártir], mantén la calma, continuaremos la lucha", cantaron los manifestantes durante el mitin en el campus del Monte Scopus, el cual fue organizado por la rama estudiantil del partido comunista Hadash.

"Desde Jerusalén hasta el Golán, nuestra nación no se debilitará", gritaron ondeando banderas palestinas y diciendo "Palestina es árabe y el Golán es sirio".

Posteriormente, se presentó una queja por la utilización de estos temas ante la policía por incitación a la violencia, según el informe de la televisión.

En mayo, estudiantes árabes de la Universidad Hebrea de Jerusalén se solidarizaron con los presos de seguridad palestinos en huelga de hambre, blandiendo fotos de terroristas condenados, mientras pedían una "intifada" contra Israel y la expulsión de los sionistas, también informó el Canal 2 en ese momento. .

Esa manifestación fue defendida por la facultad de la universidad que manifestó que se llevó a cabo de acuerdo con sus regulaciones internas y no violaba la ley israelí.

El mitin de mayo, también organizado por la rama estudiantil del partido comunista Hadash, vio como los estudiantes gritaban: "¡Intifada y victoria! ¡De Jerusalén a Ashkelon!", "¡Hablemos del exilio! No queremos ver a ningún sionista".

Algunos estudiantes llevaron una foto de Ihrima Majdi Al Rimawi, que fue condenado en 2001 por el asesinato del ministro de Turismo Rehavam Ze'evi en Jerusalén, según el informe.

Según estos mismo informes un guardia de seguridad detuvo a activistas del grupo derechista Im Tirtzu cuando intentaban organizar una contramanifestación, alegando que no tenían permiso de la universidad para celebrar una manifestación.

Una declaración de la universidad al Canal 2 respaldó a los manifestantes de Hadash y criticó a los activistas de derecha por involucrarlos.

A principios de mayo, el primer ministro Benjamin Netanyahu y otros políticos se alinearon para criticar a la Universidad Hebrea de Jerusalén por un informe que decía que el himno nacional no se cantaría en una ceremonia de graduación para no ofender a los estudiantes árabes.

La Radio del Ejército informó que había obtenido una grabación de un estudiante preguntando sobre la decisión de no cantar "Hatikva" durante la ceremonia en el campus de Mount Scopus, y un empleado de la Facultad de Humanidades le contestó que no resultaba "considerado para la otra parte", una referencia aparente a los estudiantes árabes.

La universidad dijo que la ceremonia de graduación "ha seguido el mismo formato durante años" y que no se ha tomado ninguna nueva decisión para "cancelar" el himno. Dijo que el himno nacional siempre se toca en las ceremonias estatales, y que el presidente de la universidad lo dejó en claro al ministro de educación.

Labels:

Universidades israelíes I - La Universidad Bar-Ilan censura a Im Tirzu por tratar de desmontar la propaganda árabe - Shraga Blum




El decano de la Universidad Bar-Ilan, el profesor Ouri Nir ha prohibido que la organización estudiantil sionista Im Tirtzu distribuya en el campus un panfleto que destruye el mito de la "Naqba" árabe. Este folleto fue escrito hace algunos años por el cofundador del movimiento Erez Tadmor y el periodista Arel Segal.

A principios de año, la Universidad Bar-Ilan organiza una feria en la que todas las organizaciones políticas estudiantiles pueden presentar su documentación. Este año, por primera vez, el decano pidió ver todo el material antes, y censuró a un único folleto, "Naqba h'arta" producido por Im Tirtzu. El argumento presentado para su decisión le deja a uno estupefacto y le da una imagen de lo que está sucediendo en el mundo académico. El profesor Nir comunicó a los líderes de Im Tirtzu (con quienes se negó a reunirse) "que no permitirá que una célula política propague su narrativa a expensas de las de las otras células" (sic). El decano incluso rechazó responder a las llamadas telefónicas de los responsables de la célula de Im Tirtzu y comunicó a través de su secretaria que "solamente deseaba permitir que todos los estudiantes participaran en esta manifestación con calma"

El profesor Nir también retomó los clichés sobre la convivencia, el diálogo entre las diferentes corrientes de pensamiento y la libertad de expresión de todas las ideas, y decretó que el folleto Im Tirtzu "no cumplía con estas condiciones".

Por lo tanto, difundir mentiras constantemente sobre la creación del Estado de Israel, el sionismo y la IDF está permitido en esta universidas, pero la distribución de material contra esa propaganda está prohibida, ¡inclusive en una supuesta universidad religiosa!

Lo que es aún más "curioso" es que en marzo pasado, la Facultad de Derecho de la Universidad Bar-Ilan autorizó la celebración de un panel bajo el título "Cincuenta años de la ocupación", en el cual solamente participaron activistas de izquierda y antisionistas de la extrema izquierda. Im Tirtzu protestó porque ningún representante de la derecha fue invitado, pero le dijeron que "¡no era necesario que esa Mesa Redonda estuviera equilibrada!".

Ante las numerosas protestas, la administración de la universidad publicó este comunicado: "La Universidad Bar-Ilan apoya el intercambio de ideas y concepciones dentro del campus. Es en este espíritu el decano autorizó a las células políticas estudiantiles a diseminar sus ideas y entre ellas a Im Tirtzu. Pero debe hacerse respetando las opiniones y posiciones de los demás. El título del folleto en cuestión era provocativo y ofensivo, y su contenido puede provocar odio. Esta es la razón por la cual ha sido prohibido".

En otras palabras, en nombre de una objetividad masoquista, el discurso de la "Nakba" no está en el mismo plano que el discurso sobre el sionismo, y destruir las mentiras de la propaganda árabe se considera una falta de respeto y una grave intolerancia.

Labels: ,

Thursday, November 09, 2017

¿Los judíos de la díaspora tienen derecho a decir que Jerusalén tiene un problema haredi? - Shmuel Rosner



Un estudio que aún no está completamente disponible (se publicará en la web de JPPI en los próximos 2 o 3 días), ya está provocando titulares : El diálogo promovido por el Jewish People Policy Institute sobre el pueblo judío y Jerusalén encontró que el crecimiento demográfico de los judíos ultraortodoxos en Jerusalén es más preocupante para los judíos del mundo que el crecimiento demográfico de los residentes árabes en la ciudad.

Tengo el informe completo, porque yo fui el codirector del proyecto (con el becario principal de JPPI, John Ruskay), por lo que me gustaría explicar por qué este estudio debería ser una gran preocupación para todos aquellos que se preocupan por el pueblo judío: respalda con citas y datos el sentido de una creciente tendencia de alienación entre los judíos ortodoxos (principalmente haredianos) y los judíos no ortodoxos.

Esta tendencia es preocupante por muchas razones, pero, como afirma el JPPI en sus recomendaciones, es especialmente preocupante "ya que tanto en Israel como en la diáspora están aumentando los números relativos de judíos ultraortodoxos y, por lo tanto, se espera que su presencia e influencia dentro de la comunidad crezca". En otras palabras, una mayoría creciente, vibrante y en ocasiones asertiva es vista por la mayoría de los otros judíos como un problema. Esa fue la razón por la cual JPPI hizo la siguiente recomendación (probablemente controvertida) en su informe:

"El liderazgo judío en todo el mundo debería ser más consciente y más considerado con las sensibilidades de los haredi. No se puede esperar que este importante segmento de la comunidad judía se acomode al resto de la comunidad y adapte en consecuencia su agenda, y todo ello sin un esfuerzo paralelo de la comunidad para satisfacer las necesidades del grupo haredi".

Es fácil jugar un juego de culpas y considerar una división haredi - no haredi. En ambos lados hay una tendencia a ver el comportamiento del otro grupo como la principal fuente de problemas. En el informe también escribimos:

En casi todas las comunidades, los participantes se refieren a las comunidades haredi en términos negativos, describiéndolas de maneras que serían inaceptables en muchos otros lugares, expresando aprensión y frustración con sus acciones: "Tengo un problema con el control y la dominación de los haredim, a quienes considero intolerantes", manifestó un participante de St. Louis. "Nosotros, los judíos, necesitamos mantener una mayoría judía [en Jerusalén], pero necesitamos una mayor diversidad entre la población judía para equilibrar la influencia haredi', dijo un participante en Sydney.

Pero aquí hay una pregunta interesante: ¿Y si la forma más fácil de preservar una mayoría judía en Jerusalén fuera que los haredim tengan más hijos en Jerusalén?

En las discusiones del diálogo - más de 40 de esas sesiones se llevaron a cabo en todo el mundo mientras reuníamos información para el informe -, no presentamos específicamente este posible dilema. Pero al mirar las preguntas que les hicimos a los participantes, podríamos ser capaces de adivinarla.

Por ejemplo, a los participantes en el diálogo se les preguntó si pensaban que el crecimiento de la población no judía en Jerusalén (es decir, árabe) era un "acontecimiento positivo ya que proporciona a los judíos y a los árabes la oportunidad de vivir juntos". También se les preguntó si pensaban que el crecimiento de la población ultraortodoxa en Jerusalén era un "acontecimiento positivo, ya que brindaba la oportunidad a  judíos de diversos tipos la posibilidad de vivir juntos". El resultado fue revelador. Existían muchos más judíos que ven el crecimiento de la población árabe como un desarrollo positivo, que judíos que consideran el crecimiento de la población haredi como un desarrollo positivo.

Este resultado, comprensiblemente, enoja a muchas personas. Uno de ellos me escribió esta mañana: "Jerusalén era una ciudad enteramente haredi antes de que estos 'sionistas' (los verdaderos sionistas fueran Baal Shem Tov y HaGra, que enviaron a sus estudiantes a tierras áridas) vinieran y secularizaran la ciudad. Beezrat Hashem, en unos años seremos la mayoría y Moshiach expulsará a todos los seculares". Algunos de ellos agregaron sus enojados comentarios al artículo del Jerusalem Post sobre este estudio, comentarios como "los llamados líderes de la diáspora son patrones de unas naves que se hunden", "lo que los extranjeros con una participación marginal en la ciudad tengan que decir tiene un interés marginal", "el judaísmo mundial tiene su cabeza colectiva en la arena", y así sucesivamente.

La ira se puede encontrar en ambas partes: los judíos no haredi están enojados por el comportamiento haredí y su agresividad. Los haredis están enojados porque es su ciudad, mucho más que la ciudad de aquellas personas que viven en otros países. Pero en ambos casos la ira nubla la visión de los judíos: en lugar de preguntar quién tiene la culpa, en lugar de enojarse, en lugar de debatir si este o aquel judío tiene o no el derecho de tener una opinión, todos deberíamos tratar de imaginarnos (es decir, si estamos interesados ​​en ayudar al pueblo judío a prosperar) cómo desactivar una situación insalubre de ira y alienación entre los judíos, en Jerusalén y en otros lugares.

Labels: ,

Organización que vigila el antisemitismo indignada por la presencia de portavoces anti-Israel en un acto conmemorando la Kristallnacht - Cnaan Liphshiz


Prominentes judíos holandeses se pronunciaron en contra de lo que denominaron una nueva tendencia que consiste en involucrar a activistas anti-Israel en las conmemoraciones por los pogromos de la Kristallnacht de 1938.

El Centro de Información y Documentación sobre Israel, o CIDI, que es el principal organismo de vigilancia del antisemitismo en los Países Bajos, se pronunció esta semana contra esa tendencia, previa al aniversario del 9 de noviembre de los pogromos en Alemania y Austria, pogromos que muchos historiadores ven como primer plan de la campaña nazi de violencia contra los judíos durante el Holocausto.

El CIDI dijo estar "preocupado por la tendencia de que individuos públicamente anti-Israel reciban un podio en las conmemoraciones relacionadas con el Holocausto", según el sitio web del CIP.

La declaración siguió a la invitación a una conmemoración de Dries van Agt, un ex primer ministro pro-palestino de los Países Bajos que recientemente dijo que a los judíos "les deberían haber dado un pedazo de tierra en Alemania en lugar de en la histórica Tierra de Israel", y la promoción de Anne Dekker, una activista que promueve el boicot a Israel y que dijo que ni Israel ni el CIDI representan legítimamente a los judíos.

Van Agt, que ha estado luchando contra las acusaciones de antisemitismo desde que declaró en 1972 que "sólo soy un ario" en relación con sus esfuerzos para liberar a los criminales de guerra nazis, hablará en el evento principal organizado por el Comité para la Conmemoración de Kristallnacht, una ONG, en un teatro en Amsterdam.

A Van Agt, que comparó a Israel con la Alemania nazi y en 2008 habló en un mitin en Rotterdam que contó con un discurso televisado de un líder de Hamas, le preguntaron en 1972, tras su nombramiento como ministro de Justicia, si liberaría a cuatro criminales de guerra nazis. El entonces apeló a su liberación por razones de salud, diciendo que lo intentaría ya que su predecesor judío lo intentó y falló, y agregó: "Solo soy un ario".

Ronny Naftaniel, miembro de la junta holandesa de CEJI, una organización judía con sede en Bruselas que promueve la tolerancia, calificó de "insanas" las palabras de Van Agt en un acto de conmemoración del Holocausto.

Refiriéndose a Dekker, Paul van der Bas, presidente de la organización juvenil del CIDI, comentó lo siguiente esta semana en la web de noticias PowNed: "El hecho de que ella no entienda la relación de una organización judía con el Recuerdo de los Muertos, nos sugiere que necesita aprender bastante más acerca de por qué conmemoramos esas muertes antes de realizar sugerencias. Déjenla hacer en Twitter, pero no abusando de una ceremonia conmemorativa".

El Recuerdo de los Muertos es el nombre del día conmemorativo oficial de los Países Bajos, el 4 de mayo, para las víctimas de la Segunda Guerra Mundial, incluidos más de 102.000 judíos asesinados por los nazis, muchos de ellos con ayuda de colaboradores locales. En mayo, Dekker escribió en Twitter: "¿Qué tiene que ver el CIDI con el Recuerdo de los Muertos?" Luego escribió: "Lo que quiero decir es: Israel ≠ Joden". También escribió: "Tanto BDS como sea posible".

Dekker tiene previsto hablar en un panel sobre la Kristallnacht el jueves en el Museo de la Liberación Nacional de Groesbeek, financiado por el estado, cuyas exhibiciones tratan sobre la Segunda Guerra Mundial. El director del museo, Wiel Lenders, dijo que su institución recibirá a Dekker a pesar de las protestas porque "la libertad de expresión no debe verse afectada", informó el periódico Gelderlander.

Dekker dijo que está siendo "acusada de ser antisemita porque una vez compartí en Twitter una solicitud para no comprar aguacates" cultivados en tierras disputadas por Israel.

El año pasado, el CIDI y otros grupos protestaron por la celebración en la sinagoga Uilenburger de Amsterdam de un monumento organizado por Platform Stop Racism and Exclusion, un grupo de extrema izquierda que es rechazado por los judíos locales por la animosidad percibida de sus miembros hacia Israel y su simpatía por Hamas.

El acto contó además con la presencia de Hanin Zoabi, una diputada árabe-israelí que recientemente dijo que "los judíos no son una nacionalidad y no podemos hablar de autodeterminación para el pueblo judío", comparando además las acciones de Israel con las de la Alemania nazi.

Labels:

El 67% de los árabes israelíes consideran que el Estado de Israel no tiene derecho a definirse como judío - Liel Leibovitz - Tablet



Una encuesta publicada ayer por el Instituto de Democracia de Israel encontró que la mayoría de los ciudadanos árabes del país rechazaron el derecho del estado a llamarse a sí mismo un estado judío. Según el estudio, titulado "Una sociedad limitada", el 67% de los encuestados árabes israelíes dijeron que "el Estado de Israel no tenía derecho a ser definido como el hogar nacional del pueblo judío", mientras que el 58% de los judíos dijo que "aquellos que no están dispuestos a declarar que Israel es el hogar nacional del pueblo judío deberían perder el derecho al voto". De manera similar, el 69% de los árabes cree que sus vecinos judíos no les consideran parte integral de la sociedad israelí, y el 63% de los judíos creen que los árabes israelíes no se perciben a sí mismos como parte de la sociedad israelí.

La imagen se pone aún más sombría a medida que se desarrolla la encuesta. Cuando se les preguntó acerca de sus creencias con respecto al otro grupo, el 50.5% de los encuestados árabes dijeron que estaban convencidos de que los judíos eran personas violentas, mientras que el 51% de los judíos pensaban lo mismo de los árabes.

Pero cualquiera que busque la parte buena solo tiene que buscar en los lugares de trabajo israelíes para hallar un poco de esperanza desenfrenada. Entre los judíos y árabes que trabajan juntos, el 89.5% de los judíos y el 95% de los árabes describieron las relaciones entre ambos grupos como buenas o muy buenas.

Es difícil, si no imposible, apuntar a una dirección específica hacia la que la relación entre los judíos y árabes de Israel se está moviendo”, dijo el propio Instituto en un comunicado oficial. "Aquí, tenemos simultáneamente dos tendencias contradictorias, una que indica tendencia hacia la asimilación y la otra alienación".

Un buen primer paso para asegurarse de que todos vean que el vaso está medio lleno puede tener que ver con el lenguaje. Según la encuesta, solo el 6% de los judíos israelíes actualmente pueden conversar en árabe, en comparación con el 69% de los árabes israelíes que dominan el hebreo.

Labels:

¿Saben en el Meretz Argentina que la casa madre, el Meretz Israel, ya no se considera un partido sionista?


El Meretz, el partido israelí de la "Izquierda Sionista" ha terminado


El Meretz remueve la definición de "sionista" de su plataforma.


Lo que dicen los "meretzianos argentinos":
Meretz Israel es sionista de raíz y esencia, accionar y vivencia, e igualitario desde sus profundas convicciones democráticas y humanistas. 
Ningún partido en Israel trabaja tanto como Meretz para alcanzar la visión sionista básica: un hogar nacional para el pueblo judío y un Estado para todos sus ciudadanos, un esfuerzo incansable por la paz, la plena igualdad entre todos los ciudadanos de Israel y la aspiración de darse cuenta de la idea de una "sociedad ejemplar" según la visión de Hertzel.
Si no se entienden sus políticas, como pensar que puede entenderse lo que dicen que son y/o no son.

Labels:

Cosas que pasan dentro del judaísmo liberal americano: Los judíos antisionistas dicen que los judíos no deben "retornar", pero los palestinos sí



La rama de la Voz Judía por la Paz (JVP) de la NYU está reclutando a la gente utilizando un cartel con el lema "Dondequiera que vivamos, esa es nuestra patria".

Significa, por supuesto, negar los profundos lazos culturales y espirituales del pueblo judío con Israel, nuestra antigua patria.

¿Usaría o reivindicaría la Voz Judía por la Paz el lema "Dondequiera que vivamos, esa sea nuestra patria" para los palestinos? Y es que el JVP cree en el mítico "derecho de retorno" palestino, y ciertamente no considera a las generaciones de palestinos que viven en Siria, Jordania y en el Líbano como residiendo en su "casa".

¿Por qué el JVP tiene un conjunto tan diferente de estándares para el pueblo judío y para los palestinos?

Esa es la verdadera excepción palestina.

Labels:

Cosas que pasan dentro del judaísmo liberal americano: "Profesor de Estudios Judíos ante el Congreso: No hay antisemitismo en los campus universitarios y no hay nada malo en comparar a Israel con los nazis" - Liel Leibovitz - Tablet



Hoy, el Comité Judicial de la Cámara de Representantes llevará a cabo una audiencia titulada "Examinando el antisemitismo en los campus universitarios". Los expertos reunidos para analizar este importante tema incluyen al director general de la ADL, Jonathan Greenblatt, el rabino Abraham Cooper, decano asociado del Centro Simon Wiesenthal, y Pamela Nadell, presidenta de la Asociación de Estudios Judíos. También incluyen a Barry Trachtenberg, el director del programa de Estudios Judíos en la Universidad Wake Forest.

Entonces, ¿qué hay de malo para los judíos en los campus estos días? Escuchen al Dr. Trachtenberg contar que  se trata solamente de una tempestad en un vaso de agua.

"Es una distorsión de los hechos caracterizar a los campus en los Estados Unidos como semilleros del nuevo antisemitismo", escribió en su testimonio publicado en la web del comité antes de tiempo. "Un estudio reciente realizado por investigadores de la Universidad de Stanford informaba que aunque las descripciones de antisemitismo desenfrenado se informan ampliamente en la prensa, no representan las experiencias reales de los estudiantes judíos en el campus. Descubrieron que la vida en el campus no es ni amenazante ni alarmista, y esto corresponde a mis propias experiencias con estudiantes judíos... Gran parte de los testimonios que también escucharán hoy probablemente describirán supuestos incidentes de antisemitismo, y pueden citar estudios que pretenden demostrar que el antisemitismo llega hasta unos niveles de crisis. Les pido que sean escépticos con tales afirmaciones".

Cualquiera que esté seriamente interesado en una respuesta desapasionada a la pregunta en cuestión, como deberían ser los académicos, podría haber mencionado que la encuesta de Stanford, según la propia admisión de su director, "se basó en una muestra propia limitada que no era una muestra representativa de los judíos en el campus", o citarían otro estudio reciente sobre antisemitismo en el campus realizado por investigadores de la Universidad de Brandeis el año pasado, y en el que aproximadamente un tercio de los encuestados informaron haber presenciado "alguna forma de acoso antisemita".

Pero mientras que el intento del profesor Trachtenberg de retratar el antisemitismo en los campus universitarios como nada más que una creación de algunos medios irresponsables resulta simple e intelectualmente descuidado, el resto de su testimonio es aún peor.

La definición de antisemitismo del Departamento de Estado, según el testimonio de este profesor, "es demasiado amplia y abarca lo que en otros contextos podría clasificarse fácilmente como un discurso político contra un gobierno extranjero. Aunque estoy de acuerdo en que el uso de símbolos e imágenes antisemitas [clásicos] es inapropiado (aunque no ilegal), no hay nada necesariamente erróneo al comparar las acciones de Israel con las de la Alemania nazi. De hecho, las comparaciones de líderes y países extranjeros con el nazismo se realizan con regularidad. En 1990, el presidente George HW Bush comparó al líder iraquí Saddam Hussein con Adolf Hitler (una comparación también hecha por el presidente George W. Bush). Dado que las comparaciones de líderes y gobiernos extranjeros con el nazismo ocurren regularmente, crear un 'estatus especial' para el discurso sobre los judíos e Israel solamente reafirmaría las afirmaciones antisemitas de que los judíos son excepcionales, y por lo tanto necesitan tener una categoría especial de leyes que se apliquen solo a ellos".

Tómese un momento para dirigir esa argumentación. ¿Está mal comparar las acciones de Israel con las de la Alemania nazi? Apenas se necesita un doctorado o titulo universitario para saber que la respuesta es sí, y está mal sin reservas. Si te importan los hechos, o si tienes algo que se parezca a una columna vertebral moral, te das cuenta de cuán absurda e inaceptable es esa comparación en realidad. Y si eres un estudiante serio de la historia, sabes que hay una diferencia entre un presidente estadounidense que usa la analogía de Hitler cuando hace la guerra contra un déspota con un historial demostrable de genocidio y aplicarlo a un estado democrático comprometido en una lucha existencial contra enemigos decididos a destruirlo.

Ignorar estas obvias observaciones y concluir que cualquier intento de proteger a los judíos de la incitación del odio los dañaría aún más haciéndoles parecer especiales, no solo es falso sino también es moralmente repugnante. El Congreso merece escuchar a expertos que testifican de buena fe, no activistas contra Israel que lo utilizan como una plataforma para promover su sesgada agenda política.

Labels:

Sunday, November 05, 2017

Los judíos americanos tienen el derecho a cambiar su identidad, pero los judíos israelíes no, deben acomodarse a las preferencias de los judíos liberales americanos



Nota Personal:

El Instituto de la Democracia de Israel, una institución claramente orientada hacia la izquierda, es el lugar elegido para este maniqueo artículo del que se desprende que la "evolución ideológica-cultural de la comunidad judía americana es sacrosanta", inclusive una cada vez más decidida desjudeización, mientras que la evolución ideológica-cultural de la población judía israelí, con una cada vez más decidida judeización (inclusive secular), es contemplada como una "traición" a la evolución de la comunidad judía americana más liberal.

Se trata por lo tanto de exculpar, si no ignorar o considerar acríticamente, las derivas identitarias de la corriente mayoritaria de la comunidad judía americana, derivas poderosamente asimilacionistas y universalistas, mientras se pone el foco en la evolución de la comunidad judía israelí, la auténticamente expuesta a peligros inmediatos y muy conocidos.

En realidad, ese sentimiento de "traición" que parece experimentar la comunidad judía americana (y que no es ajeno a un sentimiento similar que experimenta la izquierda judía israelí), solamente refleja la profunda crisis que afronta la comunidad judía americana mayoritaria (preferentemente liberal y progresista), la cual cada vez se aleja cada vez más de una identidad judía sustantiva, y que al constatar su retroceso demográfico y su perdida de influencia, claramente observable en el declive del judaísmo no ortodoxo en los EEUU y el de sus opciones ideológicas en el resto del mundo judío (la evolución ideológica de las comunidades judías europeas, por ejemplo), parece justificar una "autoruptura y un abismo" que solamente representa una autojustificación ante su perdida de relevancia en el mundo judío, fruto de su asimilacionismo y desjudeización.



Dos naciones judías y el abismo entre ellas - Shuki Friedman - IDI

La Asamblea General de las Federaciones Judías de América del Norte no es solo otra conferencia. Es una convocación anual judía en la que miles de activistas de todos los Estados Unidos celebran su actividad en nombre de su pueblo y su conexión con Israel.

Los asistentes consideran que el primer ministro de Israel no es un simple invitado, sino un participante en esa celebración.

Su ausencia ensombrecerá la conferencia, pero eso no es todo.

Será un momento seminal en el sentido más negativo, un punto de inflexión en la relación entre las dos comunidades judías más grandes de la Tierra, cuando el primer ministro de Israel, que representa al Estado judío ante todo el mundo, deja de lado su responsabilidad y la representación de casi la mitad de los judíos del mundo.

La comunidad judía de los Estados Unidos es la segunda comunidad judía más grande del mundo y la más importante fuera de Israel. Por lo tanto, la conexión entre las dos comunidades judías más grandes (43% en Israel y 39% en los EEUU) es vital para la integridad y la fortaleza del pueblo judío.

Desde la parte israelí, el Estado de Israel se ha visto a sí mismo como el hogar nacional de todo el pueblo judío desde el día en que se estableció.

Esta es, entre otras cosas, la razón de su existencia. Esta visión encuentra una expresión tangible de muchas maneras, como la Ley del Retorno, la voluntad de trabajar en nombre de las comunidades judías en peligro y proteger su seguridad, asumir un papel de liderazgo en la lucha contra el antisemitismo en todo el mundo e invertir recursos del presupuesto del Estado de Israel en las comunidades judías fuera de Israel.

Tal responsabilidad ante el pueblo judío en su totalidad también es una cuestión de principios. A lo largo de la historia de Israel, sus primeros ministros se han visto en gran medida como líderes y representantes del pueblo judío en su conjunto.

Se han permitido hablar y actuar en su nombre en sus tratos con entidades internacionales y líderes mundiales. La responsabilidad del pueblo judío es el corazón y la esencia del Estado judío.

La judería estadounidense ha sido la comunidad judía más grande y fuerte fuera de Israel durante décadas.

Ha utilizado sus recursos políticos, económicos e intelectuales para apoyar al Estado de Israel durante muchos años, y se considera a sí misma como responsable de su seguridad, prosperidad y bienestar.

Para muchos judíos estadounidenses, la identificación con el Estado de Israel es un componente significativo de su identidad judía. Celebran sus festividades, comparten sus penas y lo ven como un segundo hogar.

Sin embargo, profundas grietas han comenzado a formarse en la relación entre las dos comunidades, principalmente debido a los cambios que está experimentando el Estado de Israel y su política con respecto a unos temas que están en el núcleo de la identidad judía de la mayoría de los judíos estadounidenses. El Estado de Israel que les gustaría a la mayoría actual de los judíos americanos como su segundo hogar y una fuente de orgullo e identidad es un país con el que comparten valores y creencias fundamentales, en otras palabras, un estado judío secular y liberal. Pero ese no es el Israel de hoy.

Por razones demográficas y debido a sus cambiantes valores, el Israel de hoy es más religioso, más conservador y mucho menos liberal, y está descuidando los valores que la mayoría de los judíos estadounidenses aprecian.

El Israel de hoy es un Estado judío que, en algunas perspectivas, se maneja según los valores ultraortodoxos y, por lo tanto, no está dispuesto a reconocer los movimientos no ortodoxos a los que pertenece la gran mayoría de los judíos estadounidenses.

Esta falta de voluntad, que encuentra expresión en muchos asuntos, recientemente tomó mayor fuerza con respecto a cuestiones como el Muro de las Lamentaciones y la conversión.

La continua disposición del gobierno israelí a rendirse a los dictados de los ultraortodoxos sobre estos temas, junto con su renuencia a reconocer a los movimientos no ortodoxos, también están erosionando la solidaridad de los judíos estadounidenses con el Estado de Israel.

Los resultados de esta crisis son muy visibles entre los judíos estadounidenses.

Los líderes judíos están muy enojados con el Estado de Israel y se muestran menos dispuestos a trabajar en su nombre. La solidaridad con el estado judío está disminuyendo constantemente entre la generación más joven a medida que Israel se vuelve menos importante para su identidad judía.

Estos cambios tienen implicaciones desastrosas para el pueblo judío y para los judíos estadounidenses. El abismo cada vez mayor entre estas comunidades judías grandes e importantes está desgarrando al pueblo judío y convirtiéndolo, a todos los efectos, en dos pueblos.

Estos cambios solo empeoran las cosas para los judíos estadounidenses, que deben abordar la apatía de su joven generación hacia su identidad judía y, en muchos casos, su abandono.

Cuando el estado judío, el símbolo judío más fuerte en la Tierra, promueve valores que difieren tanto de su visión del mundo y que perciben como regresivos, la alienación que sienten no es solo hacia el estado, sino también hacia el pueblo judío al que representa.

El Estado de Israel no solo está alejando a los judíos de identificarse con él, sino que también los aleja del pueblo judío.

Si bien la ausencia del primer ministro de la Asamblea General del próximo mes es mala en sí misma, es aún peor debido a la declaración simbólica que realiza. Muestra que el Estado de Israel está dejando de lado su papel como responsable de la integridad del pueblo judío. Muestra que el primer ministro de Israel está dejando de lado su responsabilidad hacia la comunidad judía más grande del mundo.

Muestra que el Estado de Israel ya no tiene en cuenta a los judíos que viven fuera de Israel en sus consideraciones políticas, incluso cuando es obvio que lo que los judíos que viven aquí ejercen una gran influencia sobre los judíos que viven allí y sobre el pueblo judío. como un todo.

Si este proceso continúa e Israel se convierte en "una nación que vive sola", sin tomar en cuenta a los judíos del mundo, esto sería una tragedia histórica.

Labels:

Gran artículo: Reemplazar el viejo paradigma - Dror Eydar - Israel Hayom



1.- Las recientes y polémicas declaraciones del presidente del Partido Laborista, Avi Gabbay, argumentando que Israel no necesariamente necesitaría evacuar, en cualquier futuro acuerdo de paz con los palestinos, causaron revuelo principalmente dentro del núcleo duro de la izquierda israelí. La izquierda todavía se aferra al paradigma precario de "tierra por paz". Fue el mismo grupo que se opuso vehementemente a la simple afirmación del gabinete de que Israel no negocia con Hamas porque Hamas es una organización terrorista que busca destruir a Israel y asesinar judíos.

De vez en cuando, la izquierda cae presa de la demencia y se convence de que estamos de vuelta en la década de 1970 o 1980, antes de los colosales fracasos que representaron los Acuerdos de Oslo, Camp David y la retirada de Gaza en 2005. Lo siento pero lo intentamos y agotamos las posibilidades. ¿Realmente queremos asegurar un "paso seguro" entre la Franja de Gaza y la Autoridad Palestina en Judea y Samaria? ¿Incluso a costa de dividir en dos el sur de Israel? ¿Es esta la lección que algunos han sacado del comportamiento de nuestros vecinos durante los últimos 100 años?

El viejo paradigma opera bajo la suposición de que la "ocupación" se localiza solamente en aquellas partes del país que Israel incautó en la Guerra de los Seis Días de 1967. La semana pasada escribí que los judíos siguen discutiendo entre ellos sobre la ocupación de 1967 mientras que los árabes les gritan algo completamente diferente directamente a sus oídos. Me atrevo a decir que la izquierda israelí todavía espera encontrar a un líder árabe dispuesto a declarar oficialmente que el conflicto judío-palestino se trata de los territorios capturados en 1967.

Permítame ahorrarles algo de tiempo, no hay tal líder árabe. Para los árabes, el establecimiento mismo de Israel es en realidad el pecado original. El conflicto comienza en 1948 a más tardar. Algunos dirían incluso que comenzó en 1917, con la Declaración Balfour. Otros irían tan lejos como para decir que comenzó en la década de 1880, con la primera ola de inmigración judía. Por lo tanto, el conflicto entre nosotros y los árabes de la región claramente no es territorial: se trata del derecho básico del pueblo judío a un estado en nuestra patria.

2.- Pensemos por un momento que nos olvidamos de todo lo que hemos pasado en las últimas décadas y que, de hecho, firmamos un acuerdo de paz que divide al país y se les da a los palestinos un estado en las colinas de Judea y Samaria. ¿Dejarán entonces de lamentar la "ocupación"? Absolutamente no.

Un minuto después de que declaren el establecimiento de un estado palestino, todas las organizaciones internacionales de derechos humanos y los grupos de izquierda adeptos, incluida gran parte de la izquierda israelí, apuntarán con sus armas al Estado de Israel. La acusación permanecerá: los ciudadanos árabes de Israel son una gran minoría. Ellos son los habitantes "originales". Nadie les preguntó si estaban dispuestos a aceptar la entidad nacional llamada Israel. Fueron forzados a ello. Entonces, ¿qué pasa si tienen los mismos derechos de voto? Aún así, nunca estuvieron de acuerdo en que la bandera del estado los representaría. Ellos nunca estuvieron de acuerdo con el himno nacional. Y así sucesivamente y sucesivamente. Las Ong's de izquierdas acusarán a Israel de "apartheid" por la Ley del Retorno, que estipula que solo los judíos son elegibles para una ciudadanía israelí automática, y argumentarán que sometemos a una quinta parte de nuestra población a un régimen de "ocupación".

Me gustaría, una vez más, instar a mis lectores a que leyeran el documento del Comité Superior de Supervisión Árabe titulado "La visión del futuro de los árabes palestinos en Israel". El documento describe un plan estratégico que esencialmente guía a casi todos los miembros de la Lista Árabe Conjunta de la Knesset, así como a muchos líderes e intelectuales árabes.

La esencia del documento ya está clara desde el primer párrafo. "Somos, los árabes palestinos de Israel, el pueblo indígena, y formamos una parte integral del pueblo palestino y de la nación árabe, musulmana y humana".

"La guerra de 1948 provocó el establecimiento del estado sionista israelí en un 78% de la Palestina histórica. Nos encontramos nosotros mismos, aquellos que hemos permanecido en nuestra patria (aproximadamente 160,000), dentro de las fronteras de un estado judío. Tal realidad nos ha aislado del resto del pueblo palestino y del mundo árabe, y nos ha obligado a convertirnos en ciudadanos de Israel. Esto nos ha transformado en una minoría que vive en nuestra patria histórica".

"Definir al estado israelí como un estado judío y explotar la democracia al servicio de su judaísmo nos excluye, y crea tensión entre nosotros y la naturaleza y esencia del estado".

El documento no hace referencia a la conexión del pueblo judío con esta tierra y define la historia de esta tierra como comenzando con Palestina. Más adelante, se define el establecimiento del estado de Israel como un complot colonialista ideado por una "élite judía sionista europea y occidental, y facilitada y realizada por los países coloniales occidentales". La creación del estado judío es presentada como un pecado original, como un acto violento que "forzó" a unos pobres árabes a "convertirse en ciudadanos de Israel".

Pero el quid del documento se puede encontrar en la afirmación de que los árabes de Israel están en desacuerdo con la "naturaleza y esencia del estado (judío)".

El hecho de que los ciudadanos árabes tengan plenos derechos de voto en Israel no cambia su percepción. Están siendo "forzados" a votar para la representación en la Knesset. Declaran abiertamente su deseo de un Israel libre de su carácter judío. Su objetivo es desconectar a Israel de la diáspora judía, revocar la Ley del Retorno y eliminar el himno nacional, la bandera israelí y otros símbolos nacionales judíos. En resumen, quieren retroceder en el tiempo a una época anterior al sionismo.

Los árabes que comparten este espacio con nosotros, ya sea en la Franja de Gaza, Samaria o Nazaret y Umm al-Fahm, no están interesados ​​en el tipo de igualdad que la izquierda israelí considera satisfactoria: igualdad de derechos de los votantes. La igualdad que quieren es invalidar el carácter judío de Israel. Hace dos semanas, el veterano columnista Uri Avnery escribió un artículo en el Haaretz instando a los lectores a no tener miedo del derecho palestino de retorno. A juzgar por los procesos que ha sufrido la izquierda israelí en los últimos 70 años, es seguro suponer que esto también llegará. No solo la aceptación de la demanda palestina de absorber a todos los refugiados, sino también la revocación de la definición de Israel como Estado judío. Siempre encontrarán una excusa para explicar por qué no se ha logrado la paz y culparán de ello a los judíos.

Hace dos semanas escribí sobre la reciente afirmación de la diputada árabe Hanin Zoabi de que "el despertar nacionalista de los árabes israelíes fue provocado por los Acuerdos de Oslo de 1993 y la sensación de que (con un acuerdo final) estarían atrapados definitivamente en un estado judío". Además, el viejo paradigma de "tierra por paz" y la incesante búsqueda de una solución por parte judía - cualquier solución - a cualquier precio, ha enseñado a los árabes que somos débiles, que nuestra insistencia en nuestros derechos a esta tierra está disminuyendo mientras que nuestra culpa por los "crímenes" del sionismo está aumentando. Esto les ha llevado a exigir el principio de que les reconozcamos como una minoría nacional con derechos autónomos, y en tratar de vaciar el marco del estado de su contenido judío. Esta es solamente otra razón más por la que debemos oponernos, con cada fibra de nuestro ser, al establecimiento de un estado palestino.

El poeta israelí Nathan Alterman identificó la corrosión psicológica dentro de la izquierda como inmediatamente posterior a la Guerra de los Seis Días. "Si reconocemos la existencia de la ficticia nacionalidad palestina, en ese momento toda la empresa sionista se convertirá en un intento de robar la patria a un pueblo ya existente. Siempre y cuando contribuyamos a cimentar esta percepción en el mundo y en nuestras propias mentes, socavaremos el fundamento histórico y humano del sionismo, el cual descansa únicamente en nuestras espadas".

De hecho, el paradigma contra el que Alterman advirtió nos ha llevado al borde del abismo. Debemos tener cuidado con esta percepción y con quienes la defienden. Es un requisito previo para el nacimiento de una nueva percepción.

Labels: