Saturday, August 27, 2016

Notable artículo: Estimados activistas y combatientes por la Justicia Social: vuestra religión es el progresismo, no el judaísmo - Liel Leibovitz - Tablet



"Como judío", yo practico el judaísmo.

¿Es esta una declaración de pocas luces? Me disculpo. Es que muchos de nuestros hermanos y hermanas en estos días hacer una cuestión de repetir esto mismo: "como judío, yo debo hacer esto o aquello".

"Como judíos", nos gritan estos jóvenes activistas, deberíamos abrazar la plataforma del Black Lives Matters, incluso cuando singulariza al Estado judío, la único de las naciones del mundo que se permite calumniar y acusar surrealísticamente de genocidio. "Como judíos", nos informa un estudiante de doctorado, deberíamos rechazar la ocupación israelí de tierras palestinas, ese motor que conduce a nuestra gente al borde de la catástrofe. Y como nos dice el columnista Beinart, incluso deberíamos, "como judíos", levantarnos contra la prohibición francesa de los "burkinis", esa especie de traje de baño de cuerpo completo que algunas mujeres musulmanas eligen usar por el bien de la modestia mientras se bañan en la playa. Estas son todas las causas de agitación dignas de consideración "como judíos".

Sin embargo, todas ellas no tienen absolutamente nada que ver con los fundamentos de nuestra fe.

Hemos pasado bastante tiempo en los últimos años debatiendo que es un judío, una meta que ha provocado que descuidemos formular la pregunta más espinosa: ¿qué es el judaísmo? Es una cuestión que pertenece a los teólogos, una clase escolástica que, en nuestra tradición, es mucho más probable, tristemente, que se centre en ofrecer una lectura atenta y exhaustiva de algunas partes del texto sagrado que en abordar las relaciones fundamentales entre los principios de la fe y el suelo terrenal en que están enraizados. Es una pena, y necesitamos este tipo de investigación más que nunca, sobre todo ahora que los combatientes por la justicia social tan de moda utilizan nuestro credo como una bandera bajo la cual marchar y cobijarse en sus batallas.

En busca de inspiración, entonces, debemos mirar a nuestros hermanos cristianos. En 1923, la cristiandad americana recibió una clase magistral de claridad doctrinal cuando un apasionado presbiteriano llamado John Gresham Machen escribió un pequeño libro titulado "Cristianismo y Liberalismo". Demasiados de sus fieles contemporáneos, según él, "tienen la necesidad de mirar a su religión como un lienzo en blanco en el que poder proyectar los valores del liberalismo progresista. Han terminado viendo a Cristo como una metáfora, no como una deidad, un suave recordatorio para ser siempre buenos y amables, porque la bondad y la amabilidad son lo justo. Ellos leen la Biblia como un medio de afirmación, no como investigación, y siempre estaban dispuestos a ignorar las enseñanzas que les chocan, sin embargo amablemente asumen los últimos edictos de la modernidad". "Los liberales que no toleran las verdades esenciales del cristianismo", argumentaba Machen, "podrán hacer muchas cosas maravillosas, pero ellos no serán cristianos". Y todos, terminaba el teólogo presbiteriano, "harían mejor en dejar de fingir que estaban de acuerdo con unos valores que asumen de una manera meramente tangencial, pero que son el núcleo de la fe cristiana".

Ahora podemos imaginarnos el "buen recibimiento" que tuvo Machen y sus ideas. Rechazado y abatido, Machen renunció a su labor en Princeton y poco después era totalmente apartado del ministerio del sacerdocio por su negativa a comprometer sus creencias. Viajó extensamente para administrar su labor para los pocos que todavía le soportaban, y murió en uno de esos viajes el Día de Año Nuevo de 1937 en Bismarck, Dakota del Norte. Él tenía 55 años. Su tumba tenía la inscripción de griego con el lema "Fiel hasta la muerte". En un ambiente de cálidas necrológicas varias semanas más tarde, HL Mencken comentó a sus lectores que el fallecido "chocó con los reformadores que estaban tratando, en los últimos años, de convertir la Iglesia Presbiteriana en una especie de club literario y social, vagamente consagrado a las buenas obras".

Cómo se habría divertido Machen si hubiera tenido el tiempo suficiente para presenciar el judaísmo americano actual y ver en lo que se ha transformado: en apenas un club muy debilitado. Si hubiera entrado en nuestras sinagogas o leído nuestras publicaciones, habría perdido la esperanza al oír a muchos de nosotros hablar con reverencia del Tikkun Olam, ese "mandato" de reparar el mundo, como si fuera el centro de nuestra antigua fe, y como si ese "reparar el mundo", despojado de sus fuentes teológicas específicas, no fuera nada más que un vago sentimiento de benevolencia general profesado no sólo por los judíos, sino también por hindúes, zoroastrianos, miembros del club Kiwanis y prácticamente el resto de seres sensibles que contemplan la creación y tienen la fugaz sensación de que Dios tenía que haberse esmerado más para darle un toque más perfecto que estaban de acuerdo con unos valores que asumen de una manera meramente tangencial, pero que son el núcleo de la fe cristiana.

Afirmar que anhelamos la justicia social no nos hace mas judíos, al igual que afirmar que nos gusta la pizza no nos hace más italianos. Se trata de un estado de ánimo o de una moda, no de un sistema de creencias, y que tantos de nosotros parezcamos incapaces de captar la diferencia resulta desalentador.

¿Cómo hemos llegado hasta aquí? Cómo podrían haber adivinado, es una pregunta complicada. En parte, tiene que ver con la fluidez de los términos que usamos cuando hablamos de ser judío. La nuestra, estamos de acuerdo, no es sólo un año religión, sino también una etnicidad, una confluencia que puede confundirnos al asumir que el judaísmo es lo suficientemente grande como para contener cualquier riqueza que queremos añadir. Pero no lo es.

Tan acogedor como pueda ser nuestra tradición con la disidencia y con las interpretaciones divergentes, en el núcleo del judaísmo no es posible un divorcio con las concretas bases teológicas en las que se apoya. Como la divina elección, por ejemplo: tanto si consideramos a los seguidores judíos de dicha fe, o a los miembros de esa nación, o ambas cosas, difícilmente podemos ignorar la verdad histórica y doctrinal que fue su fuente ahora o hace mucho tiempo, en las estribaciones de una montaña lejana, cuando aceptaron la extraña carga de convertirse en hijos predilectos de Dios. Considerado desde una perspectiva moderna, incluso cosmopolita, resulta una verdad incómoda, es por eso que muy probablemente no será muy discutido actualmente en artículos o sermones. Luchar con la relación que nos ata al Creador es difícil, es por eso que algunos nos predican ciertas sutilezas vaporosas como abrazar al Otro que son muy fáciles.

No me malinterpreten: no tengo ningún problema inherente con los valores progresistas, ni tampoco creo que no tengan su propio lugar en el judaísmo. Pero los valores progresistas o conservadoras, o las convicciones libertarias, o cualquier otra variedad de sentimientos ideológicos, no tienen su lugar en la religión a menos que nazcan, exclusivamente y con claridad y con fuerza, de la teología. De lo contrario, la Ciudad de Dios y la Ciudad del Hombre y se convierten en una y en la misma: un lugar aburrido y ruidoso en el que ningún espíritu nunca podrá elevarse.

Es hora de que terminamos esta farsa. Aquellos de nosotros que encuentren de poca utilidad el judaísmo, excepto como campo de prácticas donde exponer su progresismo de buenos sentimientos, deberían utilizar mejores recintos donde potenciar sus intereses. Ellos provocan que el resto de nosotros sintamos la necesidad de darnos la vuelta y proclamemos que contorsionar nuestras creencias no representa nada más que utilizar el judaísmo en beneficio de la agenda política de moda. El resto de nosotros, los que seguimos interesados ​​en ser judíos, haremos lo que aquellos que han estado interesados ​​en ser judíos durante miles de años: vamos a seguir encontrando nuevas y significativas formas de lidiar con las cuestiones de nuestra fe. Nuestras respuestas serán diversas. Algunos de nosotros vamos a emerger con sed de reforma, otros con una recuperación de las viejas tradiciones. Algunos encontrarán la alegría en la ortodoxia, otros en el movimiento de renovación.

Pero todos aquellos que permanezcamos fieles al judaísmo deberíamos realizar tres votos:
- debemos comprometernos con el judaísmo según sus propios términos, no pensando en los nuestros. 
- no debemos hacer valer el argumento de que nuestro compromiso (con el judaísmo) de alguna manera nos da la autoridad para hacer afirmaciones sobre cualquier otra finalidad que no sea la fe misma. 
-  debemos tener la decencia intelectual y moral de darnos cuenta que mientras las cuestiones políticas y teológicas a veces convergen, nunca son, en su esencia, las mismas cuestiones.
Como judíos, no hay realmente ninguna otra cosa que debamos hacer.

Labels:

Friday, August 26, 2016

¿Cómo me encontré en la parte superior de la lista de "incitadores" de la AP? - Ben Dror Yemini,



La semana pasada, me encontré siendo la estrella de un informe de la agencia de noticias palestina Wafa, la agencia de noticias oficial de la Autoridad Palestina. Resulta que he sido galardonado con el dudoso honor de estar en la parte superior de una lista de "incitadores" entre los periodistas israelíes.

No podía creer lo que veía. Estoy acostumbrado a escuchar ese tipo de acusaciones de una izquierda delirante, ¿pero ser ahora el objetivo de la Autoridad Palestina? Normalmente, si se me permite decirlo, la AP, a pesar de todo, suele ser más sana que la izquierda delirante. Tengo relaciones con algunos de los altos funcionarios de la AP. No estamos de acuerdo y discutimos, pero todavía hablamos los unos con los otros.

El problema es que a pesar de la relación que mantienen algunos israelíes con altos funcionarios de la AP, su  campaña de incitación continua sin cesar. La AP glorifica a los asesinos de judíos, nutre la fantasía del "derecho de retorno" y de una Gran Palestina, y retrata a los judíos como a unos nazis. En lugar de poner fin a la incitación, la AP prefiere seguir realizando esas afirmaciones contra Israel. Así pues, ellos han buscado arriba y abajo, y parece que ahora ya han localizado al mayor incitador.

¿Qué he hecho? ¿Qué pecados he cometido? La AP encontró dos razones. La primera fue un artículo que escribí en contra de los líderes de la Lista Árabe Conjunta por su oposición a una integración de los árabes israelíes en la sociedad israelí. La segunda fue que destaqué en mis escritos un informe que reproducía una serie de comentarios realizados por Jibril Rajoub de apoyo al terrorismo.

Estoy a favor de la integración y de la igualdad, lo confieso. Estoy en contra los que apoyan el terrorismo, también lo confieso. Admirablemente, el informe de la AP es preciso y no distorsionado. No me atribuye opiniones que nunca he expresado. Esas opiniones si me las reprochan continuamente desde esa izquierda delirante. En sus escritos, sí he encontrado una increíble distorsión de mis palabras, a veces presentadas como citas directas que nunca he expresado y con las que estoy completamente en contra.

¿Pero entonces, dónde está esa maldita incitación? En los últimos años he publicado, una y otra vez, artículos a favor de los árabes israelíes. He comentado encuestas que mostraban que una mayoría de la generación más joven de la sociedad árabe es favorable a la integración y a realizar el servicio nacional.

En este contexto, critiqué al diputado Jamal Zahalka, que dijo: "Un árabe que hace el servicio nacional deberá ser expulsado de la comunidad" y contra el diputado Ayman Odeh quién ha elegido liderar un comité contra el servicio nacional o contra cualquier otro tipo de servicio del estado. Tras el asesinato atroz en la calle Dizengoff de Tel Aviv, hablé acerca de mi conocimiento personal de muchos miembros de la familia del terrorista, Nashat Melhem. El asesino, escribí, no los representa, ni tampoco representa a ningún árabe israelí. Por el contrario: la enorme mayoría de los árabes israelíes se oponen a la violencia y el terrorismo.

Entonces, ¿dónde está exactamente esa incitación de la que se me acusa? Resulta que la lucha por la integración de los árabes israelíes representa en realidad para ellos, de manera muy negativa, una lucha en favor de la normalización.

La campaña anti-israelí incluye una feroz oposición a la normalización, una mala palabra para los "círculos progresistas". Ese carácter anti-normalización es la esencia del movimiento BDS (boicot, desinversión, sanciones), qui recibe el apoyo de una parte de los líderes árabes de Israel. Si su visión llegara a triunfar, los médicos árabes no trabajarían en los hospitales israelíes, expertos árabes no acudirían a conferencias internacionales representando a Israel, y no se permitiría la presencia de judíos en los restaurantes árabes. En resumen,  la alienación se incrementaría y el odio se dispararía.

Medios de comunicación como "Muqawamah" ("La resistencia"), tal como quisieran los miembros del partido árabe Balad, crecerían también. Esta es la ideología de un Azmi Bishara, el líder ideológico de Balad, que apoyan abiertamente. El resultado será la ruina para los árabes israelíes. Si esta coalición de locura prospera, se extenderá como al movimiento BDS, Hamas e ISIS.

Pero para su crédito, los árabes israelíes no caen en esta trampa. El porcentaje de quienes se oponen a la integración y a la normalización es cercano a cero. La mayor paradoja, sin embargo, es que la mayoría de ellos sigue votando a unos políticos que defienden el incremento de dicha alienación. Pero paradojas como esas forman parte integral de las contradicciones de la vida: Después de todo, en la mayoría de las encuestas los votantes árabes israelíes aparecen como mucho más cuerdos que su liderazgo.

Por lo tanto, no es una marca de vergüenza que la AP me haya otorgado esa insignia de incitación. Al contrario, es el premio que he recibido por mi lucha contra el terrorismo y a favor de la igualdad y la integración de los árabes israelíes. Se lo merecen.

Labels:

Wednesday, August 24, 2016

La proclamada crisis sobre la ayuda militar - Dror Eydar - Israel Hayom



El lunes, el experto principal del Yedioth Ahronoth Nahum Barnea escribió un artículo mordaz contra el primer ministro Benjamin Netanyahu. Probablemente ha escrito un millar de ese mismo tipo de artículos anteriormente y parece que sus ataques a Netanyahu se han convertido en su especialidad periodística en los últimos años. En su artículo del lunes, que se basaba en lo que dijo el ex primer ministro Ehud Barak recientemente, escribió que el gobierno de Obama se inclinó inicialmente por aumentar la ayuda militar anual a Israel a 4.500 millones de $ durante la próxima década, pero luego, después de que Netanyahu pronunció un discurso contra el acuerdo nuclear de Irán ante una reunión conjunta del Congreso, la Casa blanca decidió "quitar" a Israel alrededor de 700 millones por año. En otras palabras, Barnea afirmaba que el discurso de Netanyahu ante el Congreso le costó a Israel unos 7.000 millones. Barnea, el periodista más prominente del Yedioth, hablaba en serio. Él está absolutamente seguro de que así es cómo los países, incluso los aliados, interactúan. "Hay una cosa que es cierta: la apuesta de Netanyahu fue un error de proporciones históricas", escribió finalmente.

Lo que es interesante es que Barnea nunca dijo lo mismo acerca de los acuerdos de Oslo y su peaje de sangre, un error histórico del que él y sus amigos son en buena medida responsables. Esos acuerdos, como se recordará, tuvieron una etiqueta de precio mucho más costosa, tanto en sangre como en dinero. Miles de millones de shekels se utilizaron para deshacer el daño que infligieron. Este daño fue el resultado de una falsa premisa según la cual se dejaba entrar en la Tierra de Israel a miles de terroristas empeñados hasta ese momento en destruirnos y que de repente cambiaban de opinión y pasaban a protegernos de los extremistas. Y sin embargo, esta misma semana, el hijo del ex primer ministro Isaac Rabin, Yuval Riban, se lamentaba en el Haaretz de que Netanyahu no tuviera el mismo "valor" que los delirantes arquitectos de Oslo. Esto ya es simplemente increíble.

He hablado con antiguos y actuales funcionarios de defensa que han estado involucrados en las conversaciones con los EEUU y todos ellos han dicho que el discurso no tenía relación con el emergente paquete de ayuda. Algunos elementos radicales de la actual administración Obama han dividido el mundo en víctimas y victimarios. Israel, de acuerdo con esta lógica, pertenece a este último grupo, por lo que los EEUU deberían reducir la ayuda militar que proporciona. Me dicen que la cifra de 4.500 millones pudo haber estado flotando en las conversaciones preliminares, pero la cifra nunca fue puesto sobre la mesa cuando se iniciaron las negociaciones oficiales. "Esta cifra nunca se discutió. Eso es absolutamente cierto" he oído de un funcionario que ha estado involucrado en tales conversaciones durante años. Las cifras analizadas fueron mucho menores. Los estadounidenses sugirieron 3.100 millones, y ahora parece que ambas partes van a establecer unos 3.800 millones. Esto es más que suficiente para desacreditar la teoría de la sanción por parte de América de Barnea.

En el pasado, Barnea dijo que la campaña de Israel contra el acuerdo nuclear de Irán "podría provocar que la Casa Blanca se sintiera que ya no estaba obligado a compensar a Israel". Hace varios meses, dijo que "el gobierno de los Estados Unidos no estaba particularmente emocionado por la petición de Israel de aumentar la ayuda anual". Pero los hechos nos cuentan una historia diferente. Las dos partes incluso han subsanado sus desacuerdos sobre la disposición de las "compras locales", que permiten a Israel convertir algunos de los fondos en shekels. Esto significa que bajo el nuevo acuerdo las industrias de defensa israelíes seguirán recibiendo una cantidad que es casi idéntica a la que han estado recibiendo en el expirado contrato de 10 años. ¿Eso es lo que se llama una crisis?

También me gustaría citar al ex ministro de Defensa Moshe Arens quien recientemente escribió: "La ayuda estadounidense se aprecia mucho... pero en este momento no es esencial para la supervivencia de Israel". De acuerdo con Arens, Israel "hace bien en hacerse valer". Y es que la independencia tiene un precio.

Pero este no es el asunto. De lo que estoy particularmente molesto con la obsesión de Barnea y sus amigos es del "daño" del que hablan. Si el primer ministro democráticamente elegido de Israel cree que el acuerdo con Irán es un pésimo negocio que pone en peligro a Israel (y a toda la región), debido al peligro sin precedentes que plantea, ¿no debería saltar sobre la mesa y hacer sonar la alarma lo más fuerte que pueda con el fin hacer fracasar el acuerdo, incluso si esto supuestamente pudiera "dañar las relaciones bilaterales"? Por cierto, a pesar de todo lo dicho, más del 70% de los estadounidenses apoya a Israel y los candidatos de los dos partidos principales están tratando de demostrar que son más pro-Israel que su rival,

Por otra parte, el discurso de Netanyahu le convirtió en el líder de facto de los que se oponen al acuerdo, lo que le permite montar una coalición de países que están en contra de la hegemonía de Irán. Estos países, ya sean abierta o secretamente parte de esta coalición, saben una cosa o dos acerca de la validez de los acuerdos por escrito en el Oriente Medio.

Recuerdo un episodio similar durante los años 1960, con la participación de un presidente diferente. Diez días antes del estallido de la Guerra de los Seis Días, el presidente Lyndon Johnson advirtió el primer ministro Levi Eshkol, a través del ministro de Asuntos Exteriores Abba Eban, de no actuar de manera unilateral contra las fuerzas egipcias. "Israel no estará solo a menos que decida ir solo". Eshkol hizo su elección - quedarse solo - y las relaciones mejoraron realmente. Gracias a Dios, Barnea no opinó sobre esa guerra por aquel entonces.


Labels:

El Ejército de Israel busca generar confianza a través de ofrecer matrículas - Daniel Gordis



El ejército de Israel anunció esta semana sus planes para ampliar un programa que paga las matrículas universitarias para los veteranos de las unidades de combate. El ejército ha ofrecido durante mucho tiempo ese tipo de ventajas a los soldados de las unidades de élite, pero ahora ofrecerá la asistencia a todos los soldados de combate, así como a los soldados que sean inmigrantes recientes o procedentes de grupos minoritarios o desfavorecidos. El jefe del Estado Mayor Gadi Eisenkot dijo que espera ampliar el programa a todos los soldados si fuera posible encontrar la financiación.

Aunque la cuentía de la matrícula anual en las universidades públicas de Israel puede parecer muy baja para los estándares americanos - alrededor de 12.000 shekels (3.100 dólares) -, es mayor que en muchos países de Europa y sigue siendo un reto para muchos israelíes de clase media. La noticia será, pues, bienvenida.

¿Por qué sin embargo hacer ahora el anuncio? "Esto es lo que va a construir el ejército",  dijo Eisenkot, tal vez intencionadamente de forma oblicua. Eisenkot puede haber insinuado sus verdaderas intenciones cuando comentó, unas semanas antes, que "la mayor amenaza para el IDF es la pérdida de la confianza del público israelí".

El IDF ha sido durante mucho tiempo una institución sagrada. Las críticas al "ejército del pueblo", en un país bajo una amenaza constante y en la que siempre ha representado un proyecto universal, antes se consideraban una violación de una ética israelí fundamental.

Esos días, sin embargo, se han ido. Aunque universal en teoría, el proyecto es cualquier cosa menos eso. La gran mayoría de los hombres ultraortodoxos no sirven y tampoco lo hacen los árabes israelíes. También aumenta el número de israelíes seculares, en gran parte de Tel Aviv, que están esquivando el servicio. Los que sí lo hacen, y sus padres, cada vez hablan más de la importancia de un "reparto equitativo de la carga", una frase ahora omnipresente. Para muchas familias israelíes el desigual reparto de la carga ha arrojado una nube sobre el IDF

También existen responsabilidades cambiantes en el ejército. Durante la Primera y Segunda Intifada, el ejército no se encargó de luchar las tradicionales batallas contra los ejércitos, sino que sofocó lo que cierta parte del mundo vio como un levantamiento civil. No había gloria en esas batallas, y algunas de las medidas del IDF despertaron la abierta hostilidad de la izquierda política. En los últimos años, ya que el ejército ha desmantelado puestos ilegales de colonos judíos y trató de procesar a soldados acusados de excesiva violencia contra los árabes, ha sido la derecha la que ha denunciado las irregularidades del IDF.

El juicio del sargento Elor Azarías, acusado de disparar y matar a un terrorista ya sometido, es el caso más reciente de ello. Azarías argumentó que el tiroteo estaba justificado e insistió frente a un tribunal militar que los altos mandos "le habían arrojado a los perros". El padre de Azarías acusó al tribunal militar de sesgo político, lo que también habría sido impensable. El primer ministro Benjamin Netanyahu, en lo que constituye un signo evidente de apoyo a la parte demandada, habría considerado reunirse con el padre de Azarías. Eso habría provocado una condena generalizada, sin embargo el siempre inteligente Netanyahu abandonó la idea. Había marcado su posición, sin embargo.

[N.P.: Posteriormente, el segundo del IDF realizó durante la conmemoración de la Shoah unas críticas a la sociedad israelí que bebían claramente de los tópicos más habituales procedentes de la izquierda israelí, provocando una tormenta política en la que el IDF trató de desmarcarse de lo que mucha gente interpretó como un posicionamiento ideológico muy poco inocente].

En caso de que el público israelí siga con sus críticas al IDF, Israel se enfrentará a un serio desafío. Son pocos los países que han mantenido su entusiasmo revolucionario y su espíritu de sacrificio durante siete décadas. Israel lo ha hecho, y es poco probable que eso cambie. La mayoría de los israelíes han perdido la esperanza de que se pueda llegar a cualquier acuerdo con los palestinos en un futuro previsible. En tan sólo las últimas semanas, la Autoridad Palestina ha anunciado sus planes de demandar al Reino Unido por la Declaración de Balfour de 1917, un gesto que muestra la objeción continua de la Autoridad Palestina a la mera idea de un Estado judío. El partido Fatah del presidente Mahmoud Abbas, a continuación, se jactó en su página de Facebook de ser responsable de la muerte de 11.000 israelíes. Y más recientemente, la prensa israelí tomó nota con bastante tristeza que un palestino que se precipitó a ofrecer su asistencia de un rabino que había recibido un disparo por parte de terroristas palestinos fue despedido de su trabajo por ayudar a un judío.

Nada de eso presagia desde luego un acuerdo a corto plazo. Con Hezbollah y Hamas armados hasta los dientes y excavando túneles, y con Irán persiguiendo un arma nuclear, los israelíes necesitan no sólo de su ejército, sino también de una renovada devoción a su excelencia.

En cierto modo, irónicamente, este plan de matriculación puede exacerbar el problema. Eisenkot está jugando con el síndrome de "pregúntate por lo que tu ejército puede hacer por ti", reconociendo que la actitud más clásica israelí de exigir a sus jóvenes que se pregunten "qué podían hacer por su ejército" se ha desvanecido en gran medida. Las implicaciones de este cambio en la actitud de la sociedad israelí en general podrían ser profundas para un estado que debe luchar por su existencia desde su creación.

Labels: ,

Tontos útiles que van de listos: El curioso caso del supuesto activista israelí pro-BDS y de su petición de asilo político en Canada - Eliyahu Kamisher - JPost



Un israelí ha solicitado asilo en Canadá alegando que es perseguido por su activismo en el movimiento de Boicot, Desinversión y Sanciones (BDS). La legitimidad de sus credenciales dentro del BDS, sin embargo, están bajo especulación.

Gilad Paz, de 34 años, llegó a Montreal, Canadá, el 11 de agosto y presentó una solicitud de asilo basada en una supuesta persecución política. Gilad Paz tiene una audiencia con las autoridades canadienses para su solicitud de asilo el 29 de septiembre. Hablando con el Jerusalem Post, Paz comentó que "está buscando asilo debido a la agresiva retórica del ministro de Seguridad Pública Gilad Erdan".

A principios de este mes, Erdan anunció que el gobierno deseaba formar un grupo de trabajo para estudiar deportar a aquellos activistas extranjeros que llaman a boicotear a Israel, mientras a su vez tratan de encontrar medidas punitivas contra aquellos ciudadanos israelíes o residentes legales que les ayuden en su labor.

"Hemos formado un equipo legal que estudiará lo que puede hacerse en contra de organizaciones que apoyen el boicot, incluso si son de Israel", le dijo a la Radio del Ejército en el momento del anuncio. "Por supuesto, es una cuestión muy complicada, ya que entra en conflicto con la libertad de expresión". "Sin embargo", dijo, "queremos que se tomen medidas reales contra ellos".

Gilad Paz le dijo a Ynet que es "un perseguido político en Israel. Me di cuenta de que la gente como yo no tienen un lugar en este país, por lo que he decidido irme antes de que sea demasiado tarde".

De acuerdo con la web del gobierno de Canadá, el país ofrece protección a las personas "que consideran estar perseguidas o que estarían en peligro si no parten. Algunos peligros que pueden enfrentar incluye la tortura, el riesgo para su vida, o un riesgo de daños o penas".

Mientras que la página de Facebook de Gilad Paz está llena de publicaciones pro-BDS, no parece haber sin embargo ninguna otra confirmación de sus puntos de vista y Paz reconoció que la mayor parte de su activismo se hace "a través de los medios de comunicación social".

Según activistas del BDS contactados por el JPost, Gilad Paz es un nombre desconocido en sus círculos.

Erdan también intervino, diciendo al Haaretz que Gilad Paz está utilizando la fachada del activismo pro-BDS para inmigrar a Canadá.

"A juzgar por las opiniones del Mr. Paz, queda claro para todos que él quiere abandonar de Israel sin ninguna conexión con la batalla contra el boicot u otras cuestiones", dijo Erdan. "Aparentemente está usando la excusa del boicot para tratar de obtener un permiso de residencia permanente en Canadá".

Gilad Paz le dijo al JPost que Erdan era un "mentiroso". A continuación, pasó a acusar a otros activistas del BDS de refutar sus credenciales porque "están celosos de la publicidad que he obtenido. Ellos quieren guardarse todo el mérito sólo para ellos. Tan enorme es su ego", exclamó.

Los medios israelíes informaron que Gilad Paz es un abogado y activista de los derechos humanos, una afirmación que también está bajo refutación. El conocido abogado por los derechos humanos Yadin Elam publicó en su Facebook que "la perspectiva de que haya un abogado en Israel que trate de los derechos humanos desde el 2010 hasta la actualidad y del que nunca he oído hablar, va de cero a casi nulas".

Labels:

Sátira: Un escritor del Haaretz sufre una hernia por abstenerse de utilizar analogías nazis en sus artículos - Preoccupied Territory



Tel Aviv, 21 de Agosto - Un escritor del diario Haaretz ha sido sometido hoy a una cirugía para reparar una hernia que se le produjo como resultado de esforzarse en no utilizar los logros olímpicos israelíes como una evidencia de que el país se ha convertido en estos últimos tiempos en un símil de la Alemania nazi, ha comentado un editor del diario.

Julius Streicher, un conocido columnista del Haaretz, ingresó esta mañana en el Hospital Ichilov de Tel Aviv después del esfuerzo realizado consistente en no emplear analogías del Israel actual con la Alemania de los años 1930 en su comentario sobre los resultados del equipo olímpico de Israel, provocándose él mismo una lesión en su pared abdominal a través del cual pasó una parte de su intestino grueso al canal inguinal. Los médicos han restaurado satisfactoriamente el tejido intestinal a su posición correcta y repararon la mencionada lesión. No obstante, Julius Streicher permanecerá bajo observación y se estima que volverá al trabajo esta misma semana.

En un artículo sobre las dos medallas de bronce conseguidas por atletas israelíes en judo, Streicher terminaba su artículo con una frase en la que afirmaba que los logros de los dos atletas de ascendencia no asquenazi (mizrahim) no encarnaban las actitudes racistas, eurocéntricas, que el sionismo representa. La siguiente expresión retórica habitual para la mayoría de los escritores del Haaretz  implicaría insertar el nombre de un nazi prominente y una vinculación directa o indirecta de Israel con ese régimen. Sin embargo, por razones desconocidas, esta vez Streicher se contuvo, produciéndose la lesión al abstenerse.

El editor en jefe del Haaretz, Aluf Benn, comentó que el uso excesivo de estas comparaciones con los nazis de los colaboradores del Haaretz normalmente no causaba este tipo de problemas. "Es evidente que la cuestión más importante aquí es la salud de Julius Streicher", enfatizó Aluf Benn. "Cuando vuelva, ese será el momento de abrir un debate sobre lo que pudo o no pudo ser, por su parte, un acto de indisciplina periodística. Está claro que no deseamos que nuestro personal se haga daño a sí mismo por el bien de la variedad. Pero hasta entonces, el enfoque de Julius Streicher debe dirigirse a una pronta recuperación".

Aluf Benn señaló que "el periódico de la gente que piensa", tal como el propio Haaretz se define a si mismo, no puede permitirse el lujo de tener pelos en la lengua. "Ninguna otra publicación en este país está dispuesta a llegar a los extremos a los que nosotros llegamos, periodísticamente hablando", se jactó Benn. "Hemos alcanzado unos logros significativos mediante la adhesión a estas valerosas normas una y otra vez. Nadie más tiene periodistas como Amira Hess, que en realidad vive en Ramallah, y Gideon Levy, cuyas opiniones son a menudo indistinguibles de la propaganda palestina".

"Nuestro enfoque ha sido reivindicado por nuestros lectores, los cuales nos han otorgado casi el 4% de la cuota de mercado", añadió. "Eso nos pone solamente por detrás del Israel HaYom, Yediot Aharonot, Maariv, Makor Rishon y probablemente algunos periódicos locales, tales como el Boletín Comunitario, un folleto publicitario bimensual del área de Jerusalén".

Julius Streicher no estaba disponible para hacer comentarios. Un miembro de su familia que no quiso ser identificado reprendió a un reportero que le hizo llegar una serie preguntas, diciendo que era igual que la "prensa Zionazi" que critica a los oponentes al régimen de Netanyahu.

Labels:

Sátira: La Lista Árabe Conjunta en la época de Josías no ha podido encontrar votantes árabes - Preoccupied Territory



Jerusalén, 23 de agosto - Los diputados árabes en la Knesset de la Lista Árabe Conjunta durante el reinado del rey Josías se han encontrado con graves dificultades electorales derivadas principalmente de su incapacidad para localizar votantes potenciales.

Los trece miembros de los partidos Balad, Raam-Taal, Lista Árabe Unida y Hadash se están preparando para las posibles nuevas elecciones parlamentarias, pero informan que no han podido encontrar ni un solo árabe sobre los cuales orientar su campaña. Como resultado, los legisladores temen que su representación electoral desaparezca, lo cual señalan constituiría un golpe mortal para la democracia.

"En algunos casos ni siquiera hemos podido encontrar las ciudades que estábamos buscando", lamentó Basilea Ghattas de Balad. "Umm el-Fahm se supone que está en el norte, pero no la hemos podido localizar allí, y nadie parece saber dónde está o de lo que estamos hablando. No hemos encontrado a un solo activista árabe en cualquier lugar, ni siquiera entre los judíos de piel oscura que están por todo esos lugares. ¿De todos modos, de dónde viene esta gente?".

El presidente de la Lista árabe conjunta Ayman Odeh, sugirió que una conspiración estaba en marcha para privar a los árabes de representación en esta tierra. "Si el gobierno puede afirmar plausiblemente que no hay árabes aquí, tiene un cómodo pretexto para excluir a los árabes de todos las áreas del gobierno", ha explicado. "Podría ser la excusa que los extremistas judíos están buscando para hacer de este un Estado exclusivamente judío. ¿Qué pasará con nuestra gente y nuestras ciudades y aldeas? Si las podemos encontrar, quiero decir".

Entre los problemas a los que se enfrentan los parlamentarios de la Lista árabe conjunta en su búsqueda está que se "ven abrumados por el gran número de lugares que, esperando que estuvieran poblados por árabes, solo están habitados por judíos". “No pensábamos que Hebron fuera judía", declaró un confuso Ahmad Tibi de Raam-Taal. "Suponíamos que solamente habría unos pocos cientos de colonos extremistas judíos en un enclave de la Cueva de los Patriarcas - perdón, la mezquita de Abraham -, pero rodeados de decenas de miles de árabes palestinos. Pero no hay árabes allí en absoluto, por lo que me resulta difícil decir que haya ni siquiera una mezquita. Solamente judíos es lo que nuestros ojos han podido ver. Es aterrador".

"La única explicación para todo esto es la existencia de una limpieza étnica masiva", afirmó Zoabi Hannen del partido Balad. "No hay árabes sino solamente judíos, y esa es la evidencia suficiente que necesitará la comunidad internacional para encontrar a los judíos culpables".

Zoabi propuso entonces una comisión internacional encabezada por el emperador Nabucodonosor de Babilonia para arrebatar el control de esta tierra a los judíos.

Labels:

Adalah, el New Israel Fund y el BDS: El misterio de la plataforma Black Lives Matters - Gerald M. Steinberg



La plataforma política recientemente publicada por el movimiento Black Lives Matters repite la demonizante retórica del infame foro antisemita de las ONG's en la Conferencia de Durban del 2001, la cual inició el movimiento BDS. La plataforma etiqueta a Israel como un "estado de apartheid", acusa el país de cometer "genocidio" contra los palestinos, exige poner fin a la ayuda militar y respalda el movimiento anti-Israel BDS, incluyendo la oposición al "creciente número de leyes anti-BDS que se aprueban en los estados de todo el país". En respuesta, un buen número de las principales organizaciones judías emitió condenas y críticas, incluyendo el American Jewish Committee, la Liga anti-Difamación y el Centro de Acción religiosa del movimiento de la Reforma.

En el texto inicial, la plataforma Black Lives Matters (BLM) nombraba a Nadia Ben-Youssef, que representa a la organización Adalah de los EEUU, aunque con sede en Israel., como "autora y colaboradora". La plataforma BLM también incluía una referencia a las leyes israelíes que supuestamente "sancionan una discriminación contra el pueblo palestino" basándose en una tendenciosa "base de datos de supuestas leyes discriminatorias" publicada por Adalah. Esta organización hace referencia al sionismo de una manera peyorativa, y no hace ninguna distinción entre las leyes que en realidad pasaron ​​por la Knesset y las otras propuestas legislativas que finalmente no llegaron a ninguna parte. Por otra parte, las leyes que promueven el sionismo y la conexión histórica judía con Israel las etiquetan como discriminatorias, incluyendo el uso de símbolos judíos y el calendario hebreo.

La participación de Adalah en el proyecto BLM no fue especialmente sorprendente, ya que esta ONG a menudo ha estado involucrada en campañas políticas que promueven la narrativa palestina y tratan de aislar a Israel a través del uso de etiquetas como "racista", "apartheid" y "antidemocrática". La referencia a Adalah en la plataforma BLM fue señalada por la Jewish Telegraphic Agency (JTA) y otros medios de comunicación, y reseñada por la ONG Monitor.

Sin embargo, cuando las críticas contra la plataforma crecían, la contribución de Ben-Youssef como autora de la plataforma desapareció de repente del documento de la BLM, sin ninguna explicación, y en su lugar Adalah aparecía como una "organización que trabaja actualmente en la política". En respuesta, la JTA alteró su artículo para reflejar la nueva descripción que aparecía en la publicación de la BLM, pero el servicio de noticias ni indicaba ni aclaraba las razones para dicho cambio. Adalah, por su parte, no emitió una declaración o aclaración con respecto a su papel en la elaboración del documento del BLM que promueve el BDS y la demonización de Israel.

Al mismo tiempo, empleados del New Israel Fund (NIF) lanzaron una agresiva campaña en los medios sociales para exigir la retirada del nombre de Adalah de otros artículos sobre el contenido de la plataforma del BLM y su demonización de Israel. En muchos sentidos, Adalah es el concesionario insignia del NIF, recibiendo cerca de 2 millones de $ entre 2008 y 2015. (Los fondos administrados por George Soros han proporcionado una cantidad similar, y varios gobiernos europeos también son importantes financiadores).

Sin embargo, Adalah es también un problema importante para el NIF, que se anuncia por su parte como una organización "liberal, progresista y pro-Israel", y cuya guía establece claramente que "no van a financiar las actividades globales del BDS contra Israel". La prueba de que Adalah viola estas directrices plantearía un grave problema para el liderazgo del NIF.

Esta no es la primera vez que el NIF ha utilizado tácticas agresivas para tratar de hacer revisar referencias embarazosas sobre Adalah y el BDS. En 2012, el programa para un evento del movimiento BDS, "la semana del apartheid", programado en Ginebra incluía a Suhad Bishara, un alto funcionario de Adalah. Después de que NGO Monitor llamó la atención al NIF de la presencia de Bishara, fue retirado de la publicidad del evento y reemplazado por una declaración que decía que "por razones de seguridad, no mencionamos el nombre del orador". Al final, no quedó claro si Bishara participó, y una explicación de cómo o ​​por qué figuraba su nombre fue incluida inicialmente y luego retirada.

En esos momentos, el personal de relaciones públicas del NIF atacó a ONG Monitor por plantear esta cuestión, incluida la publicación de un libelo en el Times of Israel que contenía una serie de afirmaciones falsas y declaraciones políticas no relacionadas. Yehudit Karp, una miembro del NIF y ex fiscal general adjunta, aparecía como la autora del post, pero tras una serie de reuniones con ella reconoció que no conocía los detalles de la presencia de Adalah en el acto del BDS en Ginebra, y que había acordado poner su nombre en un texto escrito por otra persona. En lugar de garantizar que sus beneficiarios, incluyendo el Adalah, permanecían lejos del BDS, el NIF optó por atacar al mensajero.

La inserción de Israel en el conflicto racial americana ("interseccionalidad" en la jerga política radical) no se justifica, y hay mucho en juego: las ONG que promocionan el BDS en este contexto pueden exacerbar las tensiones entre las comunidades judías y afroamericanas. Y mientras que el NIF sabe cómo elevar su voz a la hora de criticar a Israel, ha elegido evitar estas cuestiones en lugar de prestar sus credenciales liberales y progresistas para protestar por los esfuerzos por utilizar la plataforma del BLM para demonizar al estado judío.

Si Adalah no estuviera implicado de ninguna manera en la plataforma BLM, a pesar de que aparecía en su publicación inicial, el NIF debería decirlo con claridad, y si realmente lo estaba, la presión para borrar dicha presencia es una señal de su duplicidad.

Labels: , , ,

¿Conservadurismo judío o conservadurismo americano? - Evelyn Gordon



De un artículo de hace más de un año, y revisando las colaboraciones y comentarios que generó, rescato ahora la muy interesante de Evelyn Gordon

Mientras yo alabo el esfuerzo de Eric Cohen para articular un programa para un conservadurismo judío, una característica clave de su programa me preocupa enormemente. Ese elemento no está en ninguno de sus componentes específicos (todos los cuales apoyo), sino más bien el hecho de que, como Yuval Levin señala perspicazmente, la propuesta de Cohen busca esencialmente introducir los tres capítulos principales del conservadurismo estadounidense en el judaísmo. Ya sabemos lo que pasa cuando tratamos de reforzar la identidad judía vinculándola a una ideología política occidental, ya que, como señala el propio Cohen, actualmente estamos presenciando los frutos desastrosos de un esfuerzo de décadas de hacer precisamente eso con el liberalismo.

Por supuesto, gran parte de los valores familiares del conservadurismo estadounidense y su énfasis en el Estado-nación es muy compatible con el judaísmo. Pero también lo son muchos de los aspectos del liberalismo, como su preocupación por los pobres o sus aspiraciones de perfeccionar el mundo. Y debido a que el judaísmo tiene aspectos tanto del liberalismo como del conservadurismo, nunca podrá ser totalmente compatible con cualquiera de ellos.

Así pues, si el conservadurismo judío se postula como una mera versión judía del conservadurismo estadounidense, en algún momento los conservadores judíos se verán obligados a elegir entre su judaísmo y su conservadurismo, al igual que los liberales judíos se han visto obligados a elegir entre el judaísmo y el liberalismo. Y si son responsables de hacer la misma elección por la que han optado muchos liberales judíos, eso permitiría que su ideología política supere al judaísmo porque su "ideología política se habrá convertido en su judaísmo".

Para que un conservadurismo judío sea viable, debe estar construido desde el principio sobre las raíces judías y no sobre las occidentales. Y eso significa que no puede ser plenamente congruente con el conservadurismo americano: Se debe excluir algunas cosas que contiene el conservadurismo estadounidense e incluir algunas otras cosas de las que carece el conservadurismo estadounidense. Esto tendría la ventaja adicional de permitir a los judíos realizar una contribución única al conservadurismo estadounidense, al igual que los católicos han hecho aprovechando su tradición religiosa única.

Para dar un ejemplo: un conservadurismo judío debería centrarse mucho más en las obligaciones y deberes que en los derechos. Por desgracia, el conservadurismo estadounidense, como el liberalismo, se ha vuelto cada vez más centrado en los derechos.

Por supuesto, los derechos particulares que destacan a menudo los conservadores difieren de los que destacan los liberales (la libertad religiosa, por ejemplo, está ahora más defendida por los conservadores que por los liberales), pero el discurso basado en los derechos es el mismo. En consecuencia, casi todos derechos que los liberales pueden promover con éxito como un "derecho", no tardan de hacer incursiones entre los conservadores, véase, por ejemplo, el aumento del apoyo conservador al matrimonio gay.  Los deberes, por su parte, están dejándose cada vez de lado en el camino: los conservadores, actualmente, no se muestran muchos más ansiosos que los liberales en reactivar el deber de defender a la patria una vez que se han incorporado al proyecto universalista.

Es cierto que la noción misma de los derechos humanos se deriva de la declaración revolucionaria de la Biblia de que todos los hombres son creados a imagen de Dios. Sin embargo, la propia Biblia no habla de derechos para todos, de lo que habla es de "obligaciones": obligaciones del hombre con Dios, obligaciones del hombre con sus semejantes, incluso obligaciones de Dios con el hombre. Y eso es así porque, en el fondo, el deber es una piedra angular en la construcción de una buena sociedad. Es imposible, por ejemplo, mantener familias fuertes sin padres que crean que tienen obligaciones para con sus hijos además de la de garantizarles su propio derecho a la libertad o a la autorrealización. Y es imposible mantener un Estado-nación sin ciudadanos que crean que tienen la obligación de defender a su país, que a veces, como en la guerra, triunfan sobre su derecho a la libertad o incluso la vida.

Como Yoram Hazony y Meir Soloveichik, me pregunto si cualquier conservadurismo judío podría en última instancia sobrevivir sin tener en su núcleo a Dios, la Biblia y la ley judía. Por lo menos, estas fuentes deben ser fundamentales para crear un conservadurismo judío, porque no existe otra fuente de contenido únicamente judío. Y si el conservadurismo judío es simplemente una réplica de la versión americana, será una garantía de su fracaso.

Labels:

Saturday, August 20, 2016

Europa "apaciguando"

Nuevo autoindulgente intento de explicar un fracaso: Los sucesores del rabino Kook son la nueva élite de Israel - Ari Shavit - Haaretz



El Geocartography Knowledge Group publicó una encuesta a principios de esta semana donde predecía que el bloque sionista de derecha (Likud-Habauyit Hayehudi-Israel Beiteinu) obtendría 41 escaños en la Knesset si las elecciones fueran hoy, con el bloque de izquierda sionista (Labor-Meretz) obteniendo sólo 13 escaños.

Según la encuesta, el partido de Naftali Bennett ganaría 16 escaños en la Knesset en esas elecciones y el partido Laborista de Isaac Herzog solamente 8 escaños. Los partidarios del campo nacional reciben tres veces más apoyos que el campo de la paz, mientras que el apoyo para el partido sionista religioso es dos veces mayor que el apoyo que se daría al partido que fundó el estado.

Incluso si se trata de un resultado extremo, refleja un estado de ánimo en un momento determinado y el paisaje que describe es muy importante. Una civilización israelí se está evaporando y otra está llegando. Mientras que casi no queda nada de la herencia de David Ben Gurion, el patrimonio del rabino Zvi Yehuda Kook Hacohen prácticamente ha logrado apoderarse del Estado de Israel.

Como judío israelí que no es ni religioso ni chauvinista, no tengo nada en contra del sionismo religioso. Todo lo contrario. En contraste con las leyendas urbanas que prevalecen en el norte y centro de Tel Aviv, el pueblo de Merkaz HaRav y Gush Emunim no ha robado nada a nadie. Lo que han estado haciendo durante los últimos 49 años es educar, de una manera impresionante, movilizando y alistando a la gente, lo cual es emocionante. Han pasado de un concentrador de energía al siguiente y así han tomado este auge, que por supuesto es legítimo.

Las vanguardias religiosas han trabajado por el buen y viejo sistema de un dunam más y una cabra más. De este modo, poco a poco, han establecido una élite y se han convertido en casi la única élite. Han convertido la kipá tricotada en la nueva hegemonía.

Tomen al diario Haaretz, por ejemplo. Cientos de buenos columnistas con talento han escrito en él en los últimos años. Docenas de buenos columnistas con talento escriben aún en él hoy en día. Pero sólo un columnista de ellos ha cambiado de hecho la realidad. Sólo Israel Harel ha establecido Ofra y puesto en pie Nekuda, y fundado el Instituto para las Estrategias Sionistas. Él es el único que realmente ha hecho algo para asegurar la existencia de un único estado aquí. Y Harel no está solo.

En el IDF, en el Mossad y en el Shin Bet encontrarán al sionismo religioso. En los nuevos medios de comunicación,  en la nueva Oficina del Fiscal del Estado y en la administración pública, encontrarán al sionismo religioso. En el comité central del Likud también encontrarán al sionismo religioso. Incluso en los movimientos por la paz y en algunos de los grupos de derechos humanos, los graduados del sionismo religioso se destacan.

Por el contrario, ¿qué es lo que ha sucedido durante la última generación en la otra parte? ¿Quién ha reemplazado a la desaparecida Hevrat Haovdim (el brazo económico del Histadrut)? ¿Quién ha tomado el lugar del marchito movimiento kibbutzim? ¿Quién ha llenado el vacío dejado por la desaparición de la corriente socialista en la educación, los proyectos de cultura del Laborismo y los periódicos Davar y LaMerhav?

¿Hay alguien allí en la actualidad como un Berl Katznelson? ¿Es posible hoy en día alguien siga los pasos de Lova Eliav? ¿Alguien ha visto últimamente a un joven Amos Oz, o A. B. Yehoshua o a un Shlomo Avineri treintañero?

Mientras que la élite que representa Bennett ha estado trabajando de manera sistemática en la educación y la política, la élite de la proviene Herzog ha dejado de pensar, actuar y conducirse como una élite. De hecho se caracteriza por su pobreza de ideas, su inacción y su debilidad de espíritu. Esa es la forma en que ha llegado a los ocho escaños que le predicen esa encuesta en la próxima Knesset. Esa es la forma en que se han convertido en una pequeña minoría quejumbrosa e irrelevante.

Esa es la forma en que han entregado el estado sin dar batalla a gente astuta y muy comprometida del Gran Israel.

¿Es revocable esta tendencia? Ciertamente. El grupo Laborista tiene muy poco tiempo para salvarse y redefinirse a si mismo. Si no lo hace inmediatamente, simplemente se extinguirá.

Pero la cuestión más profunda no se refiere a las partidos. Sólo un cambio profundo en la visión y actividades del público democrático en Israel puede devolverles a una posición de liderazgo. Sólo si los ilustrados aprenden de los zelotes comprometidos van a ser capaces de evitar que estos puedan conducir a Israel a la perdición.

Labels: ,

Israel olvida que el judaísmo de la Reforma es la última barrera para la asimilación - Israel Harel - Haaretz



El principal titular del periódico Makor Rishon era una cita de gran rabino David Lau: "El judaísmo de la Reforma y el judaísmo Conservador son los responsables de la asimilación de los judíos de América" ​​Esta acusación fue publicado un día antes de Tishá Be Av, un día en el que el establecimiento rabínico insta al público a abstenerse de avivar el odio injustificado.

Al formular su acusación en un presente tan tenso, el rabino jefe ignoró los trastornos que el movimiento de Reforma ha pasado durante las dos últimas generaciones. En el pasado, es cierto que el movimiento de la Reforma asumió la asimilación. El "éxito" de su decisión fue catastrófico y cientos de miles de personas abandonaron el redil del pueblo judío debido a sus exhortaciones. La guerra total librada contra el movimiento de la Reforma por la comunidad judía ortodoxa estaba justificada y era esencial.

Sin embargo, ahora, y después de que el movimiento de la Reforma haya revertido por completo su organización, el boicot contra el movimiento de la Reforma, a pesar de todos sus errores, es un error histórico. Cómo es posible que el jefe de rabinos de la familia Lau busque la cercanía del Papa, o se reúna con los obispos alemanes, mientras mantiene aislados a los judíos de la Reforma.

La creciente asimilación, que amenaza la existencia continuada del pueblo judío en los Estados Unidos, ha dado lugar a un ajuste de cuentas dentro del propio establishment del movimiento de la Reforma. Ahora ellos mismos entienden que han sido, como bien ha señalado el rabino Lau, en gran parte responsables de la reducción alarmante de las comunidades judías. En la década de 1960 había seis millones de judíos en los EEUU. En la actualidad, 60 años después, sólo hay cinco millones.

Cuando el movimiento de la Reforma se dio cuenta de su error histórico, estableció una red de escuelas diurnas para estudios judíos y se volvió más cercano de Israel, incluso declarándose como un movimiento sionista [N.P.: nunca lo fue antes, temiendo las acusaciones de doble lealtad y el auge del apoyo a Israel]. Eso supuso una sacudida ideológica que no puede ser ignorada. La mayor parte de sus esfuerzos actuales, aunque no muy exitosos, se centran en la prevención de la asimilación, exactamente lo contrario de lo que les atribuye, y sólo Dios sabe por qué, el Gran Rabino de Israel.

Lo mismo puede decirse del movimiento Conservador. Muchas comunidades conservadores llevan a cabo una vida religiosa en cierta manera muy similar a la de los ortodoxos (que a su vez, también se están diversificando.) El rabino Lau, quien afirma que viaja mucho por todo el mundo, debería saber todo esto. Y creo que lo sabe.

En su infame discurso hablando de "pervertidos" al referirse a los homosexuales, el rabino Yigal Levinstein, director de la academia pre-militar de Eli, llamó a los judíos de la Reforma "cristianos". Yo vivo entre mi gente, y estoy seguro de que muchos dentro del campo sionista religioso refutan sus afirmaciones acerca de los homosexuales y los judíos de la Reforma.

Una de las principales figuras que promocionaron que la unidad se abriera camino dentro del mundo religioso fue Bambi Sheleg, que falleció esta semana. Sheleg era una editora y publicista innovadora, y exigió la aceptación del  movimiento de la Reforma como una corriente legítima del judaísmo. En un artículo que escribió hace cuatro años en Yedioth Ahronoth comentaba lo siguiente: "[A fin de evitar una mayor asimilación] hay una necesidad de un diálogo nacional donde se discuta abiertamente las diversas creencias y opiniones, sin miedo y sin odio. Incluso aquellos que no están de acuerdo con los judíos de la Reforma deben reconocer el hecho de que se trata de los judíos que tenemos".

"Ellos son nuestra familia y también son los herederos del pasado judío, y debemos defender sus opciones para el futuro. Boicotearles en Israel, humillar a sus rabinos y avergonzarles en el Kotel, representa un crimen nacional, pero no es menos un testimonio de una mala interpretación de nuestra realidad nacional y de sus implicaciones".

En una entrevista en la web de NRG describió a los judíos de la Reforma como el "movimiento religioso más grande del mundo, a menudo una última barrera contra la asimilación".

A pesar de que estas palabras fueron pronunciadas por una mujer, es de incumbencia para el Gran Rabino - especialmente para el gran rabino - interiorice estas ideas verdaderas, judías y humanas.

Labels:

Nada de sorprendente: George Soros financia la guerra "progresista" contra Israel - Abraham H. Miller - Observer



La reciente filtración de documentos sobre las obras "caritativas"  de George Soros no han revelado nada nuevo. El hombre que le dijo al periodista Steve Kroft en una entrevista televisada que vagar por las calles de Budapest con su falso padrino cuando se confiscaba la propiedad de judíos húngaros por los nazis fue el momento más emocionante de su vida, ha demostrado durante mucho tiempo tener un problema con sus raíces judías y con la creación de un Estado judío.

Lo más revelador en la entrevista fue el comentario de Soros de que el no sentirse culpable por lo que había hecho durante los años de la guerra, sin tener incluso sentimientos de culpa, común entre las personas que viven una catástrofe de ese tipo, le preocupaba.

Por lo tanto, la aparición de documentación que demuestra cómo Soros financia aquellos cuyo objetivo es destruir el carácter judío de Israel, si no el estado judío en sí, está en consonancia con la esencia misma de un hombre que de niño se identificó tanto con el agresor que disfrutó de la experiencia de trabajar para los nazis.

Irónicamente, cuando aquellos que quieren difamar a los judíos necesitan un modelo que se ajuste a su formulación de un vil personaje judío de ficción, Soros ocupa un lugar destacado. Sin embargo, Soros, el financiador y proveedor de respaldo político, generalmente se asemeja a lo que los neonazis y los islamistas tan convenientemente condenan y encuentran de judío en Soros.

En realidad Soros, con su agenda progresista y antisionista, es en realidad uno de ellos. Él es un judío prácticante como lo puedan ser los ayatolás iraníes; y cuando se trata de política exterior, para la búsqueda de diferencias se requeriría un microscopio.

No es de extrañar que el candidato demócrata a la vicepresidencia, Tim Kaine, se relacione tanto con Alexander Soros, el hijo de George y aparente heredero intelectual. Alexander Soros es un gran fan de Tim Kaine.

Y así debería ser. Kaine es un destacado partidario del presidente Obama y del acuerdo con Irán, que no sólo es una amenaza existencial para la existencia de Israel, sino que también está cambiando el equilibrio de poder en todo el Oriente Medio. Esto es tanto más problemático porque Turquía parece hundirse en el caos interno como consecuencia del fallido golpe de estado, lo que aumenta el potencial de Irán como un serio rival.

Esta es la esencia misma de las políticas de Soros, que han demostrado una mayor oposición a la construcción de un baño judío en Jerusalén que a la construcción de un arma nuclear en Irán.

Soros ha intentado en varias ocasiones ocultar su apoyo a los judíos progresistas antisionistas. En consecuencia, J Street durante años ha negado el apoyo de Soros, oculto a través de un fondo radicado en Hong Kong .

Tanto la fundación de Soros como el New Israel Fund, así como otro gran beneficiario de Soros, Adalah, preparan a los árabes-israelíes y a los judíos progresistas para promover una guerra legal interna contra el Estado judío y es un firme defensor del BDS.

Según mi propia experiencia, sentado en un panel con un representante del New Israel Fund en una sinagoga de Oakland, California, el panelista del NIF negó con vehemencia y con indignación la mera sugerencia de que sus fondos se dirigieran a Adalah. Sin embargo, así sucede.

Claramente, organizaciones como J Street y el NIF comparten la agenda antisionista de Soros. De otro modo, no recibirían fondos de él. Sin embargo, su puesta en común es que dicha agenda debe permanecer oculta ante sus compañeros judíos, que adecuadamente podría concluir que no se tratan de organizaciones que buscan liberalizar al Estado judío tanto como derogar su carácter judío.

Las revelaciones de las filtraciones de la fundación de Soros sólo agregan más apoyo a lo que ya sabemos. El programa de Soros es destruir a Israel como un Estado judío, y los que reciben dinero de él comparten ese programa. Sus intentos de distanciarse de Soros simplemente muestran que no pueden permitirse el lujo de tener el apoyo de la comunidad judía si ésta conoce la naturaleza real de sus intenciones.

Labels:

El curioso silencio de ciertos medios israelíes ante la filtración de documentos de la fundación de Soros: A caballo regalado no le miren los dientes - Ben-Dror Yemini - Ynet



Curiosamente, a la trama internacional dirigida por el multimillonario George Soros que recientemente salió a la luz debido a ciertos documentos filtrados, no se le ha dado mucha cobertura en ciertos medios de comunicación israelíes, y ciertamente no en comparación con los propios medios estadounidenses. El propio George Soros es un conocido anti-israelí, y los vastos sistemas de apoyo que ha creado no sólo están dirigidos a influir en el conflicto árabe-israelí, sino que van mucho más allá. Soros decidió llamar a su esfuerzo Open Society Foundations, un nombre un tanto extraño cuando se conoce el secretismo que rodea su estrategia global. Podría haberse llamado muchas cosas, pero "abierto" no es una de ellas.

Cualquiera que siga los informes de ONG Monitor sobre Soros conoce que no está involucrado en proyectos que promuevan la paz, la solidaridad y la reconciliación entre los diferentes pueblos. Eso no es lo que persigue. Más bien en lo que Soros se ha centrado es en financiar diferentes organismos, la mayoría de ellos palestinos, que apoyan las campañas de deslegitimación y demonización de Israel. Esto ya lo sabe cualquiera que haya estudiado el historial de Soros, pues como el propio Soros ha admitido, sus acciones promueven el antisemitismo. Este hombre malvado, ha sido procesado en Francia por tráfico de influencias y ha utilizado la especulación financiera para amenazar con derribar a naciones enteras.

El conocido filósofo Slavoj Zizek dijo de él que la "rutina diaria de Soros es una mentira encarnada: la mitad de su tiempo lo dedica a la especulación financiera, la otra mitad a "actividades humanitarias" (las comillas son mías)". El porpio Žižek es un conocido antisionista, tal como él mismo admite, pero incluso ciertos antisionistas pueden hacer el bien en ciertos momentos.

Y es que la calma relativa que se respira en cierta prensa israelí ante estas noticias, promueve la sospecha de que dar publicidad a los documentos filtrados de Soros perjudicaría a algunas de las organizaciones que ha apoyado, como el New Israel Fund y Breaking the Silence. Esto subraya aún más las quejas ridículas promovidas ante la "Ley de las ONG" aprobada por la derecha, la cual les exige que sean transparentes solamente en lo que se refiere al respaldo que reciben de organizaciones y países ajenos a Israel. Cuando ciertas organizaciones y ciudadanos privados quieren marcar el comienzo de un nuevo orden mundial, hay que preguntarse si ese nuevo orden será mucho más peligroso.

El mensaje final de la historia de las filtraciones de Soros es que debe ponerse en funcionamiento una respuesta práctica. Tiene que haber algún tipo de legislación que controle más seriamente las donaciones a las ONG. Cuando organismos privados o gubernamentales, ya sean Soros o Suecia, o un fondo de una iglesia irlandesa, comienzan a ayudar a organizaciones que niegan la existencia misma de Israel, o apoyan el racismo, no se debe permitir sus donaciones a ONG de Israel que tienen una agenda política muy clara.

Es simplemente inaceptable que organismos, países o personas que niegan el derecho de Israel a existir se les permita interferir en el funcionamiento interno del estado a través de generosas donaciones a ONG's que apoyan, por ejemplo, el derecho de retorno palestino. Un país no puede permanecer indiferente ante campañas que buscan su ruina.

Así dice la Ley básica de Israel: la Knesset, que limita la presencia de representantes electos a cualquier organismo que niegue el derecho de Israel a existir, también debe aplicarse en lo que se refiere a la financiación de las ONG.

Labels: , ,

Friday, August 19, 2016

No es algo "personal", es solamente la izquierda: Ignoren lo que Black Lives Matters dice sobre Israel - David Rosenberg - Haaretz



El alboroto acerca de la plataforma Black Lives Matters y lo que dice acerca de Israel, dice mucho más acerca de los judíos de lo que dice acerca de los negros norteamericanos, o de las relaciones entre las dos comunidades.

La plataforma, emitida hace casi tres semanas, concede una desproporcionada atención a Israel, y lo que dice es inaceptable para la mayoría de los judíos e israelíes. Según esta plataforma, Israel está cometiendo "genocidio" contra los palestinos, se trata de un régimen de "apartheid" y arrasa casas palestinas para dar paso a los asentamientos.

Los 3.000 millones de $ en ayuda anual de los Estados Unidos a Israel obtiene tanta importancia, en palabras de la plataforma, como el resto de los gastos de defensa. Egipto obtiene casi tanto dinero en ayudad, pero para Black Live Matters el único pecado de Egipto es ser un "aliado" de Israel.

Sin embargo, Israel es sólo un tema de menor importancia - aunque destacado - para dicha plataforma que se dirige a toda una serie de cuestiones que van más allá de sus competencias. Se profundiza en el cambio climático con el dudoso pretexto de que los afroamericanos están entre los "más afectados" por sus consecuencias. Se condena la guerra contra el terrorismo para convertirla en una "cuestión afroamericana al exagerar la actividad militar estadounidense en África", a pesar de que la guerra se está librando principalmente en el Oriente Medio, y no tiene nada que ver con el mal comportamiento de la policía hacia los negros norteamericanos.

Se reclama un sistema sanitario universal, una educación gratuita hasta la universidad (y por extraño que parezca, una buena comida en las cafeterías) y una indemnización como compensación por el sufrimiento de los esclavos americanos, aunque buena parte de estos temas ya están dentro de la agenda política principal de la sociedad estadounidense, que apenas si tiene estómago para el Obamacare.

Lo que ellos no mencionan

La plataforma Black Lives Matters es un típico documento de la izquierda americana que hace caso omiso de las necesidades, intereses y preocupaciones de las personas en cuyo nombre pretende estar hablando.

Es hostil a Israel, pero no porque el conflicto entre Israel y Palestina tenga alguna incidencia en la vida de los afroamericanos, o porque a los afroamericanos como grupo no les gusta Israel, o porque se identifican con los palestinos. Es hostil a Israel porque Israel es una prioridad en la agenda de la izquierda estadounidense.

El predominio de la izquierda americana es evidente en el vocabulario que emplea la plataforma, con términos como "colonialismo", "imperio estadounidense" y "patriarcado", términos que caen tan bien en los departamentos de sociología de la universidad y entre los activistas de la comunidad, pero que casi no se utilizan en ambientes mayoritarios, y mucho menos entre la población afroamericana estadounidense.

Por lo tanto, al igual que las declaraciones de Donald Trump sobre los inmigrantes mexicanos indocumentados, Hillary Clinton y sus visión para los negocios, la plataforma Black Lives Matters no se ocupa de los hechos, sino de la articulación de una visión del mundo, altamente definida y muy marcada ideológicamente. Los hechos son cosas sucias que tienen que ser eliminados para hacer encajar la teoría.

Vamos a mencionar un verdadero problema que podría preocupar a Black Lives Matters con respecto a Israel, es decir, el tratamiento de los refugiados africanos de Israel.

Pero el hecho de que no merezcan su atención se debe a que no reciben mucha atención por parte de los medios internacionales y no está en la agenda de la izquierda, ya suficientemente ocupada con los "otros crímenes de Israel".

Black Lives Matters podía haber abordado la cuestión de una manera real y directa, sin anteojeras ideológicas. Podría haber señalado con razón que Israel ha bloqueado sus fronteras, conducido a los inmigrantes ilegales a campos de refugiados, y abusado de algunos de ellos.

Pero si Black Lives Matters abordará seriamente la cuestión, tendría que preguntarse para empezar por qué los africanos huyen de África; después quejarse por la forma en que son tratados a lo largo del camino por parte de sus compañeros africanos y por Egipto, tal cómo otros africanos de camino hacia Europa son abusados por los países árabes, y por la forma en que están siendo abusados y acumulados en campos por sus anfitriones europeos.

Pero eso es demasiado complicado, no es bueno para las consignas de la izquierda y no se ajusta a las plantillas de la opresión blanca y el sufrimiento sin culpa de los negros. Mejor es señalar únicamente los pecados de Israel

La realidad es que los afroamericanos no son hostiles a Israel y no se identifican con los palestinos. Una encuesta de 2013 del Pew encontró que alrededor del 44% de los protestantes negros, por ejemplo, simpatizaban fuertemente con Israel, Representa 20 puntos menos que para toda América, pero es una tasa mucho más alta que el 12% que simpatizan con los palestinos.

Un comentarista dijo que el sentimiento pro-Israel de los negros americanos está vinculado a sus creencias cristianas - la misma encuesta encontró que el 51% de los protestantes negros creen que Israel fue dado al pueblo judío por Dios -, pero no van a encontrar una palabra acerca de valores cristianos en la plataforma de Black Lives Matters porque no interesa a sus activistas artífices.

No hagan caso de la plataforma Black Lives Matters. No tiene resonancia en los afroamericanos y tendrá una vida útil de unos pocos meses antes de que todos la olviden.

Labels:

Ese gran desastre llamado Obama: Precipitada evacuación de las armas nucleares americanas de Incirlik - Debka



En un desarrollo trascendental en el Oriente Medio, Estados Unidos ha comenzado en secreto la evacuación de las armas nucleares tácticas que tenía almacenadas en la base aérea meridional turca de Incirlik, y las está transportando a las bases estadounidenses en Rumania.

Por lo tanto, la administración Obama ha dado otro paso hacia su retirada a sus tiendas de campaña en el Oriente Medio.

En contraste, Moscú está expandiendo rápidamente la huella de su fuerza aérea por la región con una nueva base en Irán tras su instalación en Siria. Bombarderos avanzados y combatientes están intensificando las operaciones en ambos países, mientras que los buques de guerra rusos que transportan misiles de crucero Kalibr se reúnen en los mares Mediterráneo y el Mar Caspio.

Según fuentes militares y de inteligencia consultadas por DEBKA informan que Washington ha decidido retirar el arsenal nuclear y ponerlo a salvo después de las conversaciones entre americanos y turcos sobre la situación de los 1.500 aviadores estadounidenses que sirven en la base turca de Incirlik tras haberse roto hace un mes. Los pilotos estaban llevando a cabo la campaña aérea de los Estados Unidos contra el ISIS en Siria a solo 112 kilómetros de distancia.

Las conversaciones se paralizaron debido a la insistencia de Turquía de asumir el control del arsenal nuclear y el rechazo de esta demanda de los Estados Unidos. Los 50 o 70 B61, bombas nucleares tácticas estaban almacenadas en búnkeres subterráneos cerca de las pistas de aterrizaje de los bombarderos estadounidenses.

Aunque esto no fue plenamente admitido por Washington, la salida de las tripulaciones aéreas y terrestres de los Estados Unidos se llevaron a cabo de forma intermitente tras el aislamiento provocado por la supresión del presidente Tayyip Erdogan del golpe de estado contra él de hace un mes.

El deterioro de las relaciones entre Ankara y Washington contrasta fuertemente con el acercamiento turco- ruso que Erdogan y el presidente ruso Vladimir Putin sellaron en San Petersburgo el 8 de agosto. Desde entonces, ha habido llamadas de la Fuerza Aérea rusa para que se les permitiera desplazar a los  aviones de combate estadounidenses en Incirlik. Este proceso ya ha comenzado.

Labels:

En Le Monde no lo ven muy claro: Cómo los Estados Unidos de Obama mienten sobre la amenaza yihadista - Jean-Pierre Filiu - Le Monde



Barack Obama continúa falsificando la realidad de los hechos en el Oriente Medio con el mismo descaro que su predecesor lo había hecho en 2003 para justificar la desastrosa invasión de Irak. El presidente estadounidense intoxica al mundo entero sobre el estado real de la amenaza yihadista con el fin de justificar el fracaso de sus políticas. El Comité de Inteligencia de la Cámara de Representantes acaba de denunciar una intoxicación sistemática en el curso de los dos últimos años.

La campaña presidencial en los Estados Unidos, sin embargo, es muy pobre sobre este tema, entre los excesos de Donald Trump, que acusa a Obama de haber contribuido a la fundación de Daech y la falsedad del actual presidente, quien dijo confiar en las oportunidades de Hillary Clinton de poner punto final al Daech. por lo tanto, vale la pena señalar las mentiras de la administración Obama sobre el estado de la amenaza yihadista.

El general estadounidense Sean MacFarland, que dirige las operaciones de la coalición occidental anti-Daech, acaba de decir que 45.000 combatientes yihadistas han sido muertos desde el principio de los bombardeos de la coalición en agosto de 2014, de los cuales nada menos que 25.000 combatientes desde septiembre del 2015. Es asombroso que todavía haya combatientes del Daech en Siria e Irak sobre todo por la afirmación de los Estados Unidos de haber eliminado con sus aliados a un número superior al de sus más altas estimaciones previas.

Recordemos cómo las autoridades de Estados Unidos han llegado a proferir tal mentira. En junio de 2015, el número dos de la diplomacia estadounidense, Anthony Blinken, declaró en París que por lo menos 10.000 combatientes del Daech, del mal llamado "Estado islámico", murieron tras los ataques de la coalición liderada por los Estados Unidos en nueve meses. Una declaración tal suscita graves dudas entre los expertos militares, los cuales estiman entre mil y un máximo de mil quinientos el número de yihadistas muertos. Que las cifras americanas no se sostienen parece evidente cuando la cifra de 20.000 muertos yihadistas fue avanzada por Washington desde el final del verano de 2015, una duplicación en dos meses del balance avanzado por Blinken.

El "carácter excéntrico" de esta información aparece aún más crudamente por el "rango" dado por Mac Farland para el número de combatientes actuales del Daech en Siria e Irak: entre 15 y 30.000, lo da una idea del desenfoque del comandante de la coalición. El Pentágono contabiliza más de 14.000 ataques de la coalición, de los cuales dos terceras partes sobre Irak, lo que daría el increíble promedio de tres yihadistas muertos por bombardeo. La ONG Airwars  avanza por su parte un saldo de al menos 1.580 civiles asesinados en estas bombardeos.

Mentiras sobre las prioridades

Obama ha comprometido sus fuerzas en Irak en agosto de 2014, antes de expandir sus operaciones a Siria el mes siguiente. La coalición en sí se compone de Francia, Gran Bretaña, Australia, los Países Bajos, Canadá, Bélgica, Dinamarca (que sólo colabora en Irak), Jordania, Turquía, Arabia, Bahrein y los Emiratos Árabes Unidos, cuya participación se limita a Siria y es más simbólica que real.

Es Irak el que está haciendo el esfuerzo principal de los Estados Unidos contra el Daech, con la jefatura del contingente militar de los Estados Unidos estimada oficialmente en 3.830 militares. Este enfoque en el teatro iraquí ha tenido efectos devastadores en la lucha contra el Daech en Siria. Ya hemos informado que una unidad de Siria, sin embargo, formada y armada por los EEUU, fue privada a principios de este verano del soporte fundamental aéreo que fue transferido a Irak y Faluya.

Por último, dar prioridad a Irak sobre Siria supone no comprender la dinámica del reclutamiento internacional del Daech, de la cual Siria, y no Irak, es el motor. A pesar de que el mundo se dice movilizado contra el Daech, la llegada continua de "yihadistas desde los cinco continentes" a Siria lo desmiente. El pasillo que conduce a esos combatientes yihadistas desde la frontera turca a Raqqa debería haber sido el objetivo principal de la coalición. En cambio, han dejado a los revolucionarios locales, árabes y sunitas sin apoyo exterior contra una ofensiva del Daech para consolidar este corredor estratégico.

Mentiras sobre las alianzas

Estas mentiras sobre las prioridades coinciden con las mentiras sobre las alianzas. Las fuerzas especiales de los Estados Unidos han elegido para Siria la colaboración con la sección local del PKK, el Partido de los Trabajadores del Kurdistán, sin embargo, ese grupo lleva en guerra abierta contra el gobierno turco durante más de un año. Las guerrillas kurdas forman el núcleo duro y la jerarquía operacional de las Fuerzas Democráticas de Siria (FDS), que se han ampliado con milicias árabes.

La reciente toma de Manbij por las FDS representa un éxito innegable contra el Daech. Pero la población, sunita, y pese a su alivio, está preocupada por los diseños a largo plazo sobre la ciudad de los que llaman "los kurdos". Así les acusan de remitir coordenadas GPS inexactas a los bombarderos estadounidenses, lo que explicaría el terrible número de bajas infligidas a la población civil. Se recuerda que la victoria kurda de Tell Abyad, arrebatada al Daech a principios de verano de 2015, fue acompañada por una verdadera "limpieza étnica" contra las poblaciones no kurdas.

Por último, Washington sigue coordinando sus ataques en Siria con Rusia, y probablemente ha sido advertido con antelación del reciente bombardeo llevado a cabo por Rusia desde el territorio iraní. Un acuerdo más formal entre Washington y Moscú está todavía sobre la mesa. Humanitarios británicos activos sobre el terreno en Alepo advierten contra el carácter "diabólico" de posibles ataques conjuntos de Estados Unidos y Rusia contra el norte de Siria. Washington también ha llegado a dar garantías a Moscú de obligar a las fuerzas anti-Assad a suspender su ofensiva contra Sheikh Miskeen, en la provincia meridional de Deraa.

El futuro inquilino de la Casa Blanca heredará una situación calamitosa frente el Daech. Él o ella se verá obligado a diseñar e implementar una política anti-jihadista digna de ese nombre, para ordenar los hechos verdaderos de los falsos en la acumulación de mentiras avaladas por Obama. La tarea es difícil.

Labels:

Thursday, August 18, 2016

Parvenus, parias, soberanos - Shmuel Trigano



La identidad del judío moderno, según Hannah Arendt, no ha sido reconocida inicialmente por Europa más que a título de "excepción". Los judíos que los salones de la Ilustración festejaban no eran efectivamente celebrados más que a título de "judíos de excepción", es decir, porque ellos se despegaban del "resto" de los judíos, que supuestamante no serían más que "judíos del gueto". Estos judíos de los salones de la Ilustración, en general brillantes intelectuales, se tomaban un gran cuidado en diferenciarse de ese "resto de judíos" para así acceder al reconocimiento y a la igualdad: pero no en virtud de un derecho, sino de un privilegio, de una excepción. Lo que no veía Arendt es que era necesario probar que se merecía poder convertirse en ciudadano porque esta condición no estaba incluida en la condición de hombre. Más exactamente, debido a que los judíos no eran considerados naturalmente como "hombres",  tenían que demostrar que “podían ser ciudadanos dejando de ser judíos para convertirse en hombres". Las mujeres eran menos afortunadas aún: en 1789 ni siquiera fueron reconocidas como "hombres", sin género, y no se las convirtió en ciudadanos. El contrato requería la liberación de los judíos mediante una condición individual y anónima (como "sujetos de derechos"), la cual pasaba a través de su renuncia a formar parte del pueblo judío y de su civilización, y no desde un punto de vista nostálgico, sino un punto de vista universal.

Sin embargo, Arendt comprendió perfectamente que el judío no podría, en adelante, tener más elecciones que entre dos identidades ideológicas y desfallecientes. Ya sea para ser “reconocido” (como “hombre”) y así poder entrar en la carrera social, debía ahogar su ser judío y renunciar a él, cultivando el sentimiento de haber dimitido de él mismo. Es la figura del parvenu o recién llegado, el judío "asimilado" que, a pesar de su éxito social, permanece secretamente torturado por la negación de sí mismo que es la clave de su éxito. Ya sea porque no hubiera renunciado a sí mismo, el judío falló en términos de reconocimiento social y se vio condenado a la marginalidad. En esta puesta a distancia del hecho judío, era bastante más que la fidelidad a si mismo lo que estaba en juego. Se llevó con ella no sólo el destino de un pueblo judío, del que habían excluido el reconocimiento de los individuos que lo constituyen, sino también el mensaje espiritual de Israel. Las apuestas en este dilema no son, de hecho, una identidad "comunitaria", sino la visión del mundo que el eterno Israel lleva consigo, incluso cuando no es fiel a sí mismo, es decir, a la llamada a la trascendencia. Tal fue el destino de los judíos modernos, cuando no optan por encerrarse en la ultraortodoxia, reverso caricatural de este estado de cosas, un síntoma de la exclusión del pueblo judío y de su mensaje en el destino remodelado de los judíos.

Uno puede preguntarse si la condición judía ya ha salido de este dilema mortídero. Hemos visto este "mercado" existencial en funcionamiento durante estos últimos 15 años, cuando para un intelectual o una personalidad le era vital y necesario tener que desmarcarse en Israel ( "Sharon", "Netanyahu", "los colonos"), para formar parte de la buena sociedad, o bien destituir al judaísmo de su prestigio para ser reconocido, bajo pena de desaparecer o verse reducido a un interlocutor de segunda categoría, es decir, volver a la condición de parias. Los parvenus "asimilados" son los que hoy abundan sobre la escena, en los medios y en el poder. La acusación de "comunitarismo" lanzada por una parte de las élites judías asimiladas (en todos los países) contra el resto de los judíos, es la misma que la decadencia que se asociaba al gueto en el siglo XVIII. Esa acusación puede asociarse con otras como "racismo", "tribalismo" o "fascismo". Es la misma cosa. Este es el precio a pagar para seguir formando parte la jauría de clanes que decide el orden de los valores. Son hoy el pueblo judío, el judaísmo los que, bajo las acusaciones de las élites gobernantes, están siendo reducidos a la condición de paria, ya sea a nivel exterior (boicot, demandas, la caída de prestigio) como internas.

Lo más concluyente es que este sistema permanece todavía vivo en la sociedad israelí donde habría debido desaparecer. Una parte de sus élites se comportan como élites diaspóricas y no como las de una sociedad soberana. El pueblo judío aún no ha reaparecido con su propia luz en la nación de Israel. La situación es grotesca: la ultraortodoxia está en el galut (exilio) en el mismo lugar de Shivat Zion, mientras que las élites parecen estar en la diáspora en lugar de la soberanía... Nosotros debemos medir la tarea de este siglo: pensar cómo la figura del soberano expulsará y reemplazará la de los parvenus y de los parias. Se trata de una reforma moral que necesitamos.

Labels:

El New York Times a los 120 años - Jerold Auerbach - Algemeiner



Hace ciento veinte años, el 18 de agosto de 1896, el precozmente ambicioso editor de 28 años del Chattanooga Times, Adolph S. Ochs, compró el precario financieramente New York Times. Rechazando el sensacionalista "periodismo amarillo" de sus competidores , Ochs prefirió un periódico "limpio, digno y confiable" que pueda conseguir que su primera plana sea perdurable y proporcione "todas las noticias que son aptas para imprimir".

Seis meses antes, un abogado judío convertido en periodista llamado Theodor Herzl había publicado un folleto titulado Der Judenstaat, propulsando el sionismo a la atención del mundo. En su primera mención del Herzl en el NYTimes, lo identificó como el "originador del plan sionista". Cuando se aproxima la conferencia sionista en Basilea en agosto de 1897, el diario presta una mayor atención a "la idea del Estado judío" preguntándose con cautela "¿es factible"?

En Europa y Estados Unidos, el NYTimes, concluyó: "Hay muchos judíos que se oponen a la fundación de este Estado que sólo puede ser un estado pequeño, débil y sólo existente en el sufrimiento". También "instaba", aunque el NYTimes no identificaba a quienes, "que la misión de Israel ya no era política, sino pura y simplemente religiosa, y que el establecimiento de un estado haría un daño incalculable, y no podía provocar nada bueno", ya que de hecho aumentaría inevitablemente las amenazas de acusaciones de doble lealtad que han perseguido al NYTimes, desde entonces.

Una vez que los delegados en Basilea apoyaron la idea de un estado judío "con gran entusiasmo", el NYTimes se volvió aún más cauto. Identificando a Herzl como "un autodenominado 'nuevo Moisés' ", reimprimió un artículo muy crítico del American Israelite, el diario del judaísmo de la Reforma, vituperando a él y a sus seguidores como unos deficientes "zelotes románticos" sin "la menor intención de beneficiar al judaísmo". El establecimiento de un Estado judío en Palestina fue declarado firmemente (esa era su esperanza), como un "imposible". El autor de esta diatriba fue el rabino Isaac Mayer Wise, quien guió el abrazo del judaísmo de la Reforma con los Estados Unidos como si fuera el Sion americano.

El rabino Wise fue también el suego de Adolph Ochs. Casado con su hija Effie, su hija se casaría Iphigene  se casó con Arthur Hays Sulzberger, lanzándose así la dinastía familiar que ha permanecido fiel a la determinación del NYTimes de Och de no querer parecer un periódico "judío". Sulzberger sucedió a Ochs como editor en el 1935, justo a tiempo para que el NYTimes ignorara como empeoraba la situación de los judíos europeos enfrentados a la amenaza de la Alemania nazi. Temeroso de que el NYTimes fuera identificado como un periódico "judío", insistió en que la información sobre los judíos apuntados por el exterminio fuera ignorada, y que los informes del genocidio nazi fueran enterrados en sus páginas interiores. El futuro editor ejecutivo Max Frankel se lamentaría de que esa "impactante fallo (de no informar sobre el Holocausto) fuera una mancha", cuyo colofón fue el título del libro de Laurel Left  "Enterrado por el NYTimes".

La antipatía de Sulzberger a la misma idea de un Estado judío, y su nerviosismo sobre el auge de la idea sionista, se expresaron claramente en su entusiasta apoyo al antisionista Consejo Estadounidense por el judaísmo. Dicha reunión recibió una amplia y favorable cobertura por parte del NYTimes, enormemente desproporcionada con respecto a su tamaño o influencia. El enfoque de la post-guerra del periódico, hablando de "judíos terroristas" en Palestina, en conjunción con su repetida reiteración de la alternativa binacional del rabino Judah Magnes al sionismo, alcanzando un apogeo su aprehensión cuando el Estado judío era inminente. Sin tener en cuenta la exaltación de los judíos en Israel después de la proclamación de la Independencia, la corresponsal del NYTimes Dana Adams Schmidt se centró en "una tendencia hacia el autoritarismo en el naciente Estado judío".

Su malestar con el sionismo, visible entre sus reporteros y columnistas judíos, ha enmarcado desde entonces en bastantes ocasiones la cobertura de Israel. Los jefes de la oficina del NYTimes de Jerusalén, Thomas Friedman y Jodi Rudoren, habitualmente han incrustado críticas a Israel en sus informes, mientras que Anthony Lewis y Roger Cohen (entre otros) se convirtieron en los animadores contra el estado judío desde Washington. En editoriales y artículos de opinión del NYTimes, se transforma a los palestinos en los nuevos judíos, cuya lucha por la estatalidad, a diferencia de las aspiraciones de los sionistas antes de 1948, sí ha abrazado el NYTimes con avidez.

Los periodistas del NYTimes han seguido sin saberlo los pasos ideológicos de Joseph M. Levy, su primer corresponsal judío en Jerusalén. Después de las revueltas árabes en 1929, este corresponsal juntó al rabino Magnes, el Gran Mufti de Jerusalén y al funcionario británico renegado H. St. John Philby (quien se convertiría al Islam y fue el padre del notable agente doble por ruso Kim Philby) para utilizarlos en el NYTimes como un foro que frustrara los esfuerzos sionistas.

En Éxodo 6:3, Dios identificaba el curso de la vida humana como de 120 años. El New York Times de Adolph Ochs Sulzberger y sus descendientes ha llegado a ese punto de referencia bíblica. Pero si "el pasado es el prólogo" (como sugiere Shakespeare), el lema de "todas las noticias que son aptas para imprimir" continuará para reflejar el permanente malestar de ese diario con el próspero Estado judío en la antigua patria del pueblo judío.

Labels:

¿Israel está exportando un sesgo ortodoxo a todos los judíos? - Shmuel Rosner



Hecho primero, preferiblemente sin sesgo: el gobierno de Israel ha decidido asignar fondos para el fortalecimiento de la identidad judía en las comunidades judías en el mundo. La decisión no es nueva - ya se hizo en 2014 - pero tomó algún tiempo, un retorcimiento de manos y varias deliberaciones para llegar a la ejecución del programa. Ahora, tres organizaciones que trabajan en los campus universitarios obtendrán unos 7 millones de dólares cada una con la esperanza de que les ayude a tener más éxito a la hora de llegar a los judíos.  La ambición es triplicar el número de judíos en los campus (no sólo de América, sino también de Europa, Australia, etc.) que se relacionen con los programas judíos. Las organizaciones que reciben fondos de Israel - a través de Mosaic United, una organización sin ánimo de lucro que se estableció para que las inversiones de Israel fueran más eficientes - tienen que invertir dos dólares por cada dólar que Israel invierte en el programa.
Más hechos: las organizaciones que fueron seleccionadas, es decir, las organizaciones que han podido demostrar una presencia significativa en los campus de todo el mundo y que están dispuestas a coordinar su trabajo con esta iniciativa y con sus competidores (esta es una precondición para participar), y que pueden poner 14 de millones de $ sobre la mesa para conseguir de Israel esos 7 millones de $ son tres: Hillel internacional, Chabad y Olamí. Las dos últimas son grupos ortodoxos, una cuestión que muchos informes han destacado. Voy a revisar la cuestión ortodoxa más tarde.

Pero antes de hacer eso, tenemos que pasar de los hechos a las preguntas y a la interpretación, y mientras lo hacemos es importante no mezclar diferentes cuestiones como si fueran la misma. Hay cuestiones ideológicas, hay cuestiones políticas y hay cuestiones profesionales. Vayamos a la primera.

La cuestión más importante acerca de este programa se formuló y respondió hace dos años, y es de naturaleza ideológica: ¿Debe Israel invertir en la identidad judía en el extranjero y por qué? No es una pregunta fácil de responder ya que no es tan obvio que Israel deba utilizar el dinero de sus contribuyentes y, en vez de usarlo para comprar ordenadores para los niños de los niveles económicos más bajos, lo utilice para financiar programas que, en general, seguirían estudiantes universitarios estadounidenses más bien acomodados. Por otra parte, el gobierno de Israel, al tomar esta decisión, también respondía a esa cuestión: Israel cree que se trata de un objetivo valioso y está dispuesto a poner su dinero donde éste sea necesario.

Otra cuestión ideológica gira en torno del término "identidad judía" y lo que significa. "Nuestra visión", en la  web de Mosaic United, "es que un inspirado, fortalecido y próspero pueblo judío - conectado entre sí y con el Estado de Israel - ilumina el mundo". Eso está muy bien, pero todavía podemos preguntar: ¿qué quieren decir con "inspirado", y qué es lo que quieren decir con "fortalecido y próspero"? ¿Qué conexión con Israel van a promover esas organizaciones, y qué proponen a la comunidad para iluminar el mundo? Obviamente, la respuesta que los activistas de Chabad van proporcionar a tales preguntas son diferentes de las respuestas que obtendrán de los activistas de Hillel, y éstas será diferentes de las respuestas dadas por otros grupos y organizaciones. Por lo tanto, el verdadero test de esta iniciativa no se puede medir observando únicamente a una organización, sino más bien mirando a la mezcla de programas y organizaciones que definirán gradualmente lo que esta iniciativa considera como una expresión de la identidad judía.

Las cuestiones profesionales también son importantes, y para muchas de estas preguntas yo no tengo una respuesta clara: ¿Tiene sentido comenzar con una inversión en los campus universitarios? ¿Pueden las organizaciones que fueron elegidas lograr el objetivo del programa? ¿Son éstas las mejores organizaciones para lograr el objetivo del programa? ¿De qué manera el gobierno (y Mosaic United) van a supervisar y evaluar el éxito del programa? ¿Por qué siete millones y no veinte millones o tres millones? ¿Qué van a hacer con siete millones adicionales que no podrían hacer sin ellos?

Por supuesto, para muchos de los lectores promedio estas preguntas son bastante aburridas. Como contribuyente israelí, me gustaría saber que este proyecto es manejado profesionalmente y de manera responsable, pero esto no debería ser diferente de todas las otras cosas que maneja el gobierno israelí, algunas de ellas con una eficiencia impresionante, otras con una no menos impresionante dejadez.

Las cuestiones políticas son las que hacen de esta historia un tema de cierta discusión. De hecho generaron una historia en el Haaretz con el siguiente titular: "Grupos ortodoxos para liderar la nueva oferta de Israel para 'fortalecer la identidad judía' de la juventud en la diáspora". Asimismo ha dado lugar a un editorial bajo el titular: "Israel exporta un sesgo pro ortodoxo". He recibido varios curiosos mensajes relativos a estas historias del Haaretz, y estas son las preguntas que trataré de responder.

La idea básica tras la noticia "supuestamente objetiva" y el editorial abiertamente ideológico es muy simple:
1. - El Ministerio de Asuntos de la diáspora está controlado por un ministro ortodoxo, Naftali Bennett.
2. - Se asignan por lo tanto los fondos a organizaciones ortodoxas.
3. - Eso no tiene sentido porque la mayoría de los judíos de la diáspora no son ortodoxos.
4. - Además se plantea la sospecha de que la identidad judía pueda ser interpretada de manera que no sea compatible con un enfoque pluralista de judaísmo.
Me parece justo. Vamos a examinar estos argumentos uno a uno.

1.- Bennett es de hecho el líder político de un partido ortodoxo y él es un judío ortodoxo. Él es el ministro de la diáspora porque él ha querido ese trabajo, de hecho, ha insistido en mantenerlo. Ha ganado poder político, y ser Ministro de Asuntos de la diáspora es una forma legítima de usar su poder político.

2.- Sin embargo, he de ver las pruebas de cualquier tipo de que el ministerio, de alguna manera, ha manipulado el proceso para asegurarse que los fondos vayan a organizaciones ortodoxas. El ministerio afirma que estas organizaciones eran las que satisfacían los criterios, y que otras organizaciones - no ortodoxas - podían haber obtenido el mismo trato si cumplían con los criterios. Por supuesto, los criterios se pueden adaptar a efectos de la asignación de fondos a ciertas organizaciones, pero todavía no ha visto ninguna prueba de ello. Hasta el momento, todo lo que tenemos es la culpabilidad por asociación: Bennett es ortodoxo, dos de las tres organizaciones son ortodoxas, por lo que el proceso debe haber sido sesgado. ¿El Haaretz insinuaría que el proceso había sido sesgado si el ministro fuera un judío no ortodoxo y las tres organizaciones fueran no ortodoxas? Creo que ustedes saben la respuesta a eso.

3.- Este es un punto espinoso. Y sale de nuevo la cuestión de la profesionalidad: ¿son estas organizaciones las mejor situadas para lograr algo? Sólo el tiempo lo dirá. Sin embargo, sabemos que durante muchos años Chabad ha sido la envidia del mundo judío debido a su capacidad para conectar con judíos de todas las visiones del mundo. Y también sabemos - lo sé - que la gente del ministerio quiere tener éxito. Ellos quieren tener un impacto duradero. Por lo que probablemente piensan que estas organizaciones pueden proporcionarles ese éxito.

4.- Este es el asunto más espinoso: ¿cómo estas organizaciones interpretan la identidad judía y nos sentiremos nosotros cómodos con su interpretación? La respuesta corta a esta pregunta es no. No siempre me siento cómodo con la interpretación de Chabad. ¿Y qué? Además, no siempre nos sentimos cómodos con otras interpretaciones.

 Sin embargo, hay ciertas cosas que debemos tener en cuenta al examinar el programa y las organizaciones que fueron elegidas para activarlo:
a) El ministerio ha empleado un montón de dinero y tiene derecho a utilizarlo de forma compatible con la visión del mundo de sus gerentes, siempre y cuando esto se haga dentro de lo razonable y sea profesionalmente defendible. Es por eso que tenemos un proceso político, y eso es lo que significa tener un gobierno que hace política. En otras palabras: preferir una interpretación ortodoxa está incluida dentro de los derechos del ministerio.
b) Sólo un tonto (y también el Haaretz) podría pensar que Bennett, el ultranacionalista y ortodoxo (bastante relajado), interpreta la "identidad judía" y la "conexión con Israel" según la interpretan Chabad y Olamí. Esa forma de tratar con el mismo sesgo a todos los judíos ortodoxos podría funcionar con algunos lectores cuyo desagrado con el judaísmo ortodoxo israelí (en muchos casos por buenas razones) les ciega de tal manera que han desactivado su capacidad de ver los matices. 
c) Como ya lo dijo: El ministerio quiere tener éxito. El deseo de tener éxito es un motivador humano de gran alcance para hacer lo correcto. No es imposible que lo correcto, en este caso, suponga asignar fondos para dos organizaciones ortodoxas. 
d). Una vez dicho todo esto, el ministerio y Mosaic United deberían tener cuidado y tener la opinión del público muy en cuenta: es fácil perder la confianza de los judíos de la diáspora. Es especialmente fácil para un ministerio a cuya cabeza está un líder ultra-nacionalista ortodoxo como Bennett 

Labels: