Friday, January 19, 2018

Don't worry Abbas, la Unión Europea no tiene nada que decir ante tus mentiras y esquizofrenia. Quizás si hubiera sido Netanyahu...

El Haaretz desmiente a sus editoriales: no escucha lo que dice Mahmoud Abbas, solamente "sus alarmantes gritos de desesperación"

Antes


Después, pero solo sus "gritos de desesperación"

Dice el Haaretz al principio de su editorial:
El discurso del presidente de la Autoridad Palestina, Mahmoud Abbas , ante el Consejo Central de la Organización para la Liberación de Palestina debería resonar en voz alta no solo en Washington y Jerusalén, sino también entre el público israelí. 
A primera vista, Abbas entregó una carta de divorcio a la administración del presidente estadounidense Donald Trump , y dijo en voz alta y clara que fue Israel quien causó el colapso de los Acuerdos de Oslo, y que a partir de ahora rechazará cualquier mediación estadounidense.  
En efecto, Abbas está diciendo que en un futuro previsible no hay posibilidad de iniciar negociaciones realistas que puedan arrojar un resultado diplomático estable. Esto no es un vuelco táctico del tablero de ajedrez destinado a movilizar la presión internacional, sino un grito de desesperación de un presidente palestino que ve cómo la visión de un estado palestino independiente ha llegado a un callejón sin salida. 
Y el resto es algo novedoso y lo mismo de siempre: culpable es Trump y siempre son culpables la derecha israelí y sobre todo Israel, cuya población no sigue los designios del Haaretz,

Ni un comentario, ni por supuesto ninguna crítica, sobre los delirios y deformaciones históricas del presidente palestino, como que "los judíos europeos preferían morir en los campos antes que emigrar a Palestina" (algo que tenían prohibido por la presión de árabes y británicos, además de no poder emigrar a cualquier otro lugar); que Israel era ajeno al judaísmo (para redundar en la idea palestina y de algunos occidentales de que no existe la nación y el pueblo judíos, sino unos individuos aislados que practican la religión judía); sus mentiras sobre el contenido de la oferta de Olmert y su propio rechazo, basado realmente en no contemplar un masivo derecho de retorno; sus estupideces sobre un estado judío deseado por las potencias occidentales (como si no hubieran creado buena parte de los países árabes de la zona como Libano, Siria, Irak, Jordania...); y que fue facilitado por el "sionismo cristiano" de Cromwell, Napoleón y Holanda, que supuestamente debía trasladar a las masas judías a la Tierra de Israel; su aberrante afirmación de que Ben-Gurion  y los dirigentes árabes urdieron una conspiración para transportar a los judíos árabes a Israel, pese a que éstos "no lo deseaban y eran despreciados" por el propio Ben-Gurion; su afirmación de que Theodor Herzl deseaba el genocidio del pueblo árabe que vivía en Palestina, y todo ellos sin pruebas de ningún tipo...

No hay duda de que el ideal político del Haaretz y de cierta izquierda israelí se llama Mahmoud Abbas


Labels:

Thursday, January 18, 2018

Dejen de "comprender" a los palestinos - Ben-Dror Yemini - Ynet



El discurso de Mahmoud Abbas fue fuerte y claro. No fue solo la diatriba de "que tu casa sea demolida (hacia Trump)", sino que el presidente palestino disparó contra el líder de la potencia mundial más fuerte. Fue una muestra de una ideología completamente delirante, con afirmaciones falsas que solo hacen que los palestinos se hundan más en el camino de los delirios y el colapso.

Las reacciones fueron predecibles desde la izquierda y aquellos sectores que más "comprensibles" se muestran con los palestinos:  tenemos que entenderlo, está bajo mucha presión, no tiene horizonte político, los palestinos están desesperados, él realmente no lo decía en serio.

Debemos admitir que Abbas es simplemente una víctima del sorprendente éxito de la máquina de propaganda palestina. Durante décadas, esta máquina ha sido promovida por un sistema de propagandistas bien engrasados ​​que siguen explicando que debemos "comprender" a los palestinos.

Cuando se lanzaron cohetes desde Gaza contras las poblaciones civiles israelíes, Robert Fisk, considerado como uno de los principales expertos británicos en el Oriente Medio, se apresuró a explicar que "los palestinos en Gaza podrían decir en muchos casos, 'bueno, mi nieto está disparando cohetes contra mi ciudad porque antes de 1948 esas áreas habrían sido propiedad palestina' ".

El profesor Oren Yiftachel de la Universidad Ben-Gurion explicó que el lanzamiento de cohetes debería verse "como un intento de recordar al mundo, a Israel y también a los líderes palestinos, que el problema de los refugiados sigue vivo y coleando".

Todos ellos dicen estar en contra del terrorismo, pero están proporcionando justificaciones para el terrorismo. Los alemanes han sido expulsados ​​de muchos países. También los polacos, y los húngaros, y los ucranianos, y turcos, y los griegos... y muchas otros pueblos. Decenas de millones. Sin embargo, no hemos escuchado que ellos hayan lanzado cohetes y, definitivamente, tampoco hemos escuchado justificaciones para el terror de los cohetes. Porque la mayor parte de Europa se habría convertido en un espectáculo de fuego y llamas. Pero esa es la "racionalidad" que se ha apoderado de las élites progresistas en el contexto israelí-palestino. Irracionalidad, quiero decir.

Y aún así continúan: "¿Los palestinos rechazaron el plan de partición? Pobre gente... ¿por qué alguien daría una habitación de su casa solamente porque alguien la invadió?". Esa es una justificación que escuché miles de veces.

Es completamente cierto que cuando comenzó el sionismo no había un "hogar palestino". Y es cierto que el Fondo de Exploración de Palestina (FAP), que produjo los mapas más precisos del siglo XIX en la década de 1970, descubrió que el área estaba poco poblada. Y es cierto que una gran parte de los palestinos actuales llegaron como trabajadores inmigrantes o refugiados de países cercanos en los últimos siglos (la familia Zoabi, por ejemplo, llegó por invitación del gobierno otomano en 1873). Y es cierto que el ministro del Interior de Hamas, Fathi Hamad, admitió que los palestinos son en realidad egipcios y sauditas.

Pero al diablo con los hechos, siempre y cuando Abbas pueda citar a docenas de expertos, periodistas y académicos que proporcionan material de incitación y propaganda para cada discurso delirante que pronuncia.

Mirar un conflicto, cualquier conflicto, requiere que comprendamos a las diferentes partes. Para entender el dolor. Pero lo que se aplica a cada conflicto parece estar completamente equivocado o ausente cuando se trata de los palestinos. Cuanto más los comprendemos, más reforzamos su rechazo.

Cuando "entendemos" sus afirmaciones sobre la Nakba, en lugar de decirles que lo que les sucedió pasó a decenas de millones de personas, y que le sucedió también a los judíos inclusive en los países árabes, más perpetuamos la ilusión del derecho al retorno.

Durante años, han estado escuchando el mismo canto de los Fisks y los Yiftachels. Y si eso es lo que la gente educada e ilustrada del mundo tiene que decir, ¿hay alguna posibilidad de que los propios palestinos abandonen el derecho al retorno de la fantasía? ¿Este "entendimiento" de algunos, acerca las posibilidades de paz y reconciliación, o las aleja?

Cuando, por el bien de este "entendimiento", nos dicen que debemos entender lo que Jerusalén significa para los musulmanes en general y para los palestinos en particular - aunque Jerusalén permaneció marginal y descuidada bajo el dominio musulmán durante siglos -,  están ayudando a inflar la mentira. Y cuando extienden la mentira de que los palestinos viven bajo una opresión que es similar a lo que sucedió en Auschwitz, se trata de un libelo de sangre. Porque bajo el gobierno israelí, los palestinos han experimentado un gran crecimiento en todas las áreas posibles.

Y no, el terrorismo no está justificado, porque los palestinos han recibido reiteradamente propuestas decentes para llegar a un acuerdo. Podrían haber ganado la independencia. Ellos son los que han dicho que no. Y aquellos que siguen justificándolos están justificando la continuación de la violencia y el terror.

La opinión pública en el mundo libre es influyente. Puede y debería haberles dicho a los palestinos e Israel: quitaros de encima vuestros delirios. No más fantasías. No habrá retorno de los palestinos a Israel ni retorno de los judíos a cada colina en Judea y Samaria. Pero el entendimiento hacia los palestinos debe detenerse, no para evitar un acuerdo, sino por el contrario para darles una oportunidad.

Labels: ,

Las mentiras del líder palestino "moderado" - Ben-Dror Yemini - Ynet



Es el líder más moderado que los palestinos podrían elegir, y esa es su tragedia.

El pasado domingo, este famoso moderado dijo que no repetiría los errores de 1948 y 1967, porque esos errores llevaron a la catástrofe palestina, la Nakba. Pero él está repitiendo exactamente los mismos errores. Más alucinaciones. Más ilusiones. Más rechazo.

En Israel, existe una disputa sobre si la fuente del problema está en 1948 o 1967. Abbas ha dejado claro que para los palestinos y para él el problema está en 1917. En otras palabras, la Declaración Balfour, que apoyó el derecho de los judíos a un hogar nacional.

Existe una discusión sobre la existencia de una línea que separa el antisionismo del antisemitismo. Abbas ha dejado muy claro que no existe tal línea. Ambas ideologías se basan en mentiras.

Es un poco vergonzoso refutar las tonterías del líder moderado de la Muqata'a, pero parece que no hay escapatoria, porque cada mentira que se repite 1.000 veces en un primer acto llega a los libros de texto y a los campus no mucho después. La legitimación de estas mentiras se basa en la afirmación de que forma parte de la "narrativa palestina".

Y desde luego hubo muchas mentiras en el discurso del domingo, pero al menos tres de ellas deberían ser refutadas inmediatamente.

En primer lugar, según Abbas, la Declaración Balfour es un proyecto colonialista. Todo lo contrario. La Declaración de Balfour se emitió como parte de un creciente reconocimiento del derecho a la autodeterminación, es decir, fue el resultado de una batalla antiimperialista que condujo a la disolución de los imperios y al establecimiento de Estados nacionales. Los judíos, que vivían bajo muchos imperios, recibieron el derecho a la autodeterminación junto con otros pueblos.

Por lo tanto, el sionismo es un movimiento de liberación antiimperialista. Los sionistas no intentaban desterrar a nadie, y la propia Nakba es el resultado del rechazo árabe a la autodeterminación judía. Y de todos modos, decenas de millones de personas experimentaron el desarraigo, la expulsión y el intercambio de población como consecuencia precisamente del establecimiento de Estados nacionales, incluidos los árabes y el judío.

En segundo lugar, Abbas creó la impresión de que el plan de paz que le había ofrecido el ex primer ministro Ehud Olmert incluía 40 años de presencia israelí en el río Jordán, razón por la cual lo habría rechazado.

Pues bien, en una entrevista realizada por Jackson Diehl, del Washington Post, Abbas dejó en claro, y en tiempo real, que había rechazado el plan porque no le había otorgado un derecho de retorno a gran escala. Esa fue también su reacción inmediata ante la exsecretaria de Estado de los EEUU Condoleezza Rice, quien le presentó los principios del plan horas después de enterarse por Olmert. El domingo, sin embargo, recibimos una nueva versión que es completamente falsa.

 En tercer lugar, según Abbas, "los europeos querían traer aquí a los judíos para preservar sus intereses en la región. Le pidieron a Holanda, que tenía la flota más grande del mundo, que moviera a los judíos".

Abbas se está superando a sí mismo. ¿Holanda? ¿Cuándo exactamente Holanda trasladó a masas de judíos? Pero si fue conquistada por los nazis. Y el mufti Haj Amin al-Husseini, el héroe de Abbas, cooperó con los líderes europeos de la época, los nazis, para expandir la aniquilación de los judíos al mundo árabe y Palestina. Entonces, ¿qué demonios está balbuceando?

El discurso de Abbas es principalmente un regalo para ese sector de la derecha israelí que quiere un gran estado judío. El líder moderado deja muy claro que no hay nada con quién y de qué hablar. Él se niega a reconocer el derecho de los judíos a la autodeterminación. Él no es un socio. Está atrapado en alucinaciones, ilusiones y mentiras.

Es posible que esto no sea realmente una alucinación sino una trama. Después de todo, él quiere guiarnos hacia un gran estado judío. Eso es exactamente lo que quieren los enemigos de Israel. Eso es lo que quiere la coalición Hamas, BDS e Irán. Así que no debemos minimizar las tonterías expresadas por Abbas. Porque si no tenemos cuidado, este discurso delirante puede convertirse en otro hito antes del cumplimiento de ese objetivo.

Labels: ,

Tuesday, January 16, 2018

El "socio palestino" más querido de la izquierda: El Haaretz, de pedir que escuchen a Abbas, a solicitar ahora que los EEUU le salvan la cara


De escucharle...


a pedir que los EEUU le salven la cara





Labels:

Abbas se quita la careta, ¿tendrá valor la izquierda judía de mirar su verdadero rostro?: Reescribiendo la historia, Abbas llama a Israel un "proyecto colonial" no relacionado con el judaísmo - Dov Lieber - Times of Israel


El presidente de la Autoridad Palestina Mahmoud Abbas dijo el domingo por la noche que los judíos
europeos durante el Holocausto decidieron someterse a "asesinatos y matanzas" antes que emigrar a la Palestina bajo control británico, y alegó que el primer ministro del Estado de Israel, David Ben-Gurion, importó judíos de Yemen e Irak a Israel en contra de su voluntad.

El líder palestino afirmó además que el Estado de Israel se creó como "un proyecto colonial que no tenía nada que ver con el judaísmo" y solamente para salvaguardar los intereses europeos.

El líder de la Autoridad Palestina pronunció una mini-conferencia sobre su comprensión de la historia del sionismo el domingo, alegando que el Estado judío deliberadamente provocó los problemas en los países árabes con el fin de movilizar por la fuerza a los judíos del Oriente Medio hacia el estado incipiente y escasamente poblado.

Abbas, en su discurso, no mencionó la presencia histórica de los judíos y sus períodos de soberanía en la Tierra de Israel. Israel es el único lugar donde los judíos han sido alguna vez soberanos o han buscado la soberanía.

Los comentarios fueron hechos al comienzo de un discurso de dos horas y media del líder palestino en una reunión del Consejo Central de la Organización de Liberación Palestina en Ramallah, el cuál se centró principalmente  en una respuesta a la decisión del presidente estadounidense Donald Trump de reconocer a Jerusalén como la capital de Israel.

En respuesta al discurso, el ministro de Defensa de Israel, Avigdor Liberman, dijo el lunes que Abbas había "perdido el sentido".

"El colonialismo creó a Israel para cumplir una determinada función. Es un proyecto colonial que no tiene nada que ver con el judaísmo, sino que ha utilizado a los judíos como una herramienta bajo el lema de la Tierra Prometida", dijo Abbas, quien agregó que estaba tomando prestado el trabajo académico del intelectual egipcio Abdel-Wahab El -Messiri. El-Messiri escribió una "Enciclopedia de judíos, judaísmo y sionismo" en ocho volúmenes.

"Una vez creado el Estado de Israel", mantuvo Abbas, "los líderes israelíes estaban en apuros para lograr que los judíos inmigraran al país".

El líder palestino sugirió que los judíos de Europa (seis millones de los cuales serían asesinados por los nazis) optaron por permanecer en sus países de origen durante el Holocausto, en lugar de emigrar.

"Los judíos no querían emigrar incluso sufriendo asesinatos y matanzas. Incluso durante el Holocausto, no emigraron. En 1948, los judíos en Palestina no eran más de 640.000, la mayoría de ellos de Europa", afirmó Abbas.

De hecho, de 1939 a 1945, las autoridades británicas del Mandato impidieron casi toda la inmigración judía a Palestina, a instancias precisamente de los estados árabes y de los dirigentes árabes de la Palestina del Mandato.

Para llenar el incipiente estado judío, Abbas afirmó que Ben Gurión comenzó a traer a los judíos de tierras árabes a Israel a regañadientes.

"Ben-Gurion no quería que los judíos del Oriente Medio vinieran [a Israel]... pero cuando vio cuan vasto era el territorio, se vio obligado a traer judíos del Oriente Medio... que no querían venir. Desde Yemen volaron 50.000 judíos... No fueron suficientes esos 50.000 judíos. Luego se fueron a Iraq, que tenía grandes reservas de judíos", dijo Abbas.

Unos 49.000 judíos yemeníes fueron llevados al naciente Estado de Israel en la Operación Alfombra Mágica en 1949-50.

Abbas también afirmó que los israelíes cortaron los tratos con los políticos iraquíes "para quitarles la ciudadanía a los judíos y obligarles a emigrar".

"No se contentaron con esto, y reunieron a todos los judíos en los países árabes, desde Marruecos hasta Argelia y Túnez, Libia, Egipto, Siria y Líbano", dijo Abbas.

El establecimiento del estado judío en 1949 provocó violentos disturbios, saqueos y ataques contra las poblaciones judías locales en los países de todo el Oriente Medio, incluidos Yemen, Iraq, Siria y Egipto.

Alrededor de 900.000 judíos huyeron, o se vieron obligados a huir, de sus tierras natales después de la creación del Estado de Israel. Como resultado, la población judía del Oriente Medio (excluyendo a Israel) y África del Norte se redujo de 856.000 a solo 4.400 personas en la actualidad.

Sin embargo, según el líder palestino, la historia de la conexión británico-judía con Palestina en realidad se remonta al gobierno de Oliver Cromwell en 1653.

"Él pensó en trasladar a los judíos de Europa al Oriente Medio, a esta región, porque querían que esta región fuera una frontera para proteger los convoyes y los intereses que venían de Europa hacia el Oriente", dijo Abbas sobre Cromwell, cuyo supuesto plan nunca llegó a ponerse en funcionamiento.

Luego Abbas trazó la historia del colonialismo europeo en Palestina por parte de Napoleón Bonaparte, quien también dijo que los judíos deberían tener un estado en su patria histórica, a través de los intentos estadounidenses de establecer colonias en 1850, primero con judíos palestinos locales y luego con cristianos estadounidenses.

Al llegar a la historia de Theodor Herzl, considerado el padre del sionismo moderno, Abbas dijo que Herzl estaba principalmente interesado en establecer una patria judía para ayudar a los judíos europeos. Centrándose en uno de los primeros lemas sionistas, "Una tierra sin pueblo para un pueblo sin tierra", Abbas afirmó que el padre del sionismo había pedido el genocidio de la población árabe local.

Abbas alegó que cuando Herzl visitó Palestina y vio a esa gente viviendo allí, el padre del sionismo dijo: "Debemos eliminar a los palestinos de Palestina para que Palestina sea una tierra sin pueblo para un pueblo sin tierra".

Hasta ahora nadía sabía que el líder sionista haya abogado por la limpieza étnica de los palestinos.

Labels: ,

Monday, January 15, 2018

Céline - Gabrial Albiac - ABC



En el París ocupado, Ernst Jünger anota la escena. Héroe de la primera guerra mundial, autor, sobre todo, de una de las más altas obras de la literatura alemana del siglo veinte, Jünger no ve con buenos ojos a los populistas nazis. Él viene de una tradición militar y aristocrática que le hace despreciar a esos plebeyos tabernarios. En París, el gobernador militar alemán ha hecho de él su hombre de confianza para las relaciones con los intelectuales “colaboradores”. Las recepciones del gobernador juegan a escenificar una liturgia mundana, de la cual el horror de la guerra quede ausente. En una de ellas se produce la escena que conmociona al autor de las Tempestades de acero.

Alguien atraviesa la sala, se va directo al gobernador. Su aspecto es deplorable: el traje que viste parece haber oficiado de pijama media hora antes, necesita un afeitado y, tal vez sin más, lavarse un poco. Los jóvenes escritores hacen un mohín de asco. Alguien advierte al anfitrión: no haga ni caso, es Céline, ya se sabe… Jünger anotará luego: «Céline ha manifestado su extrañeza, su asombro, por el hecho de que nosotros, los soldados alemanes, no exterminemos a los judíos; por el hecho de que alguien que tiene a su disposición una bayoneta no haga un uso ilimitado de ella». Y no oculta su repugnancia hacia esa mirada maníaca «que parece brillar desde el fondo de las cavernas».

Céline es la prueba material de que escritura y fuste moral son cosas ajenas. Él ha escrito la más renovadora de las novelas francesas del siglo veinte: el "Viaje al confín de la noche". Ha escrito también esas cartas que denunciaban ante la Gestapo a vecinos y conocidos a los que él consideraba judíos; unos lo eran, otros no; pero eso le daba igual. Ha escrito también la feroz trilogía antisemita; ningún otro panfleto antijudío llegó tan lejos; su interés literario es cero.

Gran escritor, mente asesina, Céline era también bastante pusilánime. Cuando los nazis se retiraron de París, él huyó a Dinamarca cargado de oro: la cobardía política no es una exclusiva de Puigdemont. Eso salvó a Céline del fusilamiento, que otros menos culpables - Brasillach, por ejemplo - afrontaron dignamente. Al cabo de los años, gimoteaba por la gran injusticia de que no le hubieran dado el Premio Nobel.

¿Qué hacer con esa obscenidad homicida que es su trilogía? Es un dilema para la edición francesa. Plantea una paradoja ética extrema: una bazofia criminal, ¿debe ser editada en homenaje a su firma? Gallimard pensaba hacerlo -como hizo con el resto de su obra- en esa colección de la Pléiade que es el sancta sanctorum de la literatura francesa. El escándalo ha forzado a suspender el proyecto. Es lo más prudente. Los estudiosos pueden manejar tales sordideces en la penumbra de las bibliotecas. Los bibliófilos, rastrearlas en las mismas librerías de viejo en las que yo he buceado… Pero, ¿editar esa mugre asesina para consumo público es sensato? No sé dar una respuesta a esta pregunta. Pero sé que es la pregunta decisiva.

Labels: ,

El último intento de la izquierda de deslegitimar al Estado judío - Emily Shire - New York Post



Jerusalén desafió muchas de las expectativas de los medios de que estallaría la violencia después de la decisión del presidente Trump de reconocer a la ciudad como la capital de Israel. Pero eso no ha impedido a algunos "sionistas liberales" predecir la fatalidad y la desaparición de su propia ideología.

Michelle Goldberg ha escrito en el The New York Times esta semana que ese anuncio, junto con la realización de los planes para trasladar la Embajada de Estados Unidos de Tel Aviv a Jerusalén, sería la principal causa de la muerte del "sionismo liberal", un concepto que no es explícitamente definido, pero que generalmente se entiende por estar centrado en una solución de dos estados. Goldberg afirmó que Trump mostró a los "palestinos e israelíes por igual" que estaba "dando carta blanca al gobierno israelí para continuar reclamando territorio palestino", aunque admite que la administración "no prejuzga el estado de Jerusalén en un acuerdo final de paz".

"Es probable que haya un futuro de un estado, y puede que sea judío o puede que sea democrático, pero no puede ser ambos", argumentó Goldberg. "La decisión de la embajada de Trump fue otro clavo en el ataúd del sionismo liberal".

Ella no estaba sola. El 6 de diciembre, el día del anuncio de Trump sobre la embajada, Haroon Moghul escribió para la NBC News que "ese movimiento indicaba que la solución de dos estados estaba prácticamente muerta". Al día siguiente, el profesor de UCLA Saree Makdisi escribió un artículo de opinión titulado "Trump acaba de dar un golpe mortal a la solución de dos estados" en Los Angeles Times. Ambos artículos estaban llenos de verdades a medias y omisiones selectivas de la historia, es decir, de cualquier mención de cómo las naciones árabes han rechazado las reiteradas ofertas de paz por tierra de Israel o el hecho de que los países árabes iniciaron muchas de las guerras donde, como dice Makdisi, Israel "adquirió ilegalmente territorio"..

Se trata de una hipocresía particularmente atroz. Desde los famosos "Tres No" de la Liga Árabe (no a la paz, no al reconocimiento de Israel, no a las negociaciones con Israel) después de la Guerra de los Seis Días, a por ejemplo Linda Sarsour, quien le dijo a Haaretz el año pasado que no deseaba una solución de dos estados sino una de un solo estado (por supuesto, sin autodeterminación judía), o como todos aquellos que se oponen a la existencia de Israel y denuncian la solución de dos estados, pero en cambio no son acusados ​​de obstaculizar el proceso de paz.

Además, el sionismo liberal y su solución preferida de dos estados han persistido frente a un creciente coro de críticos que insisten en que una solución de un solo estado sería ahora inevitable. Una amplia franja de sionistas estadounidenses, desde J Street hasta AIPAC, desde Bernie Sanders hasta Alan Dershowitz, respaldan una solución de dos estados. A pesar del relato de Goldberg y de otros, los informes sobre la muerte del sionismo liberal son sumamente exagerados.

Pero a pesar de que carece de un apoyo sustantivo, el estribillo del "sionismo liberal está muerto" resulta peligroso porque hace más fácil convencer a los liberales de que deberían prescindir por completo del sionismo: versión liberal o cualquier otra.

El sionismo es el soporte básico para la soberanía judía y no implica especificaciones sobre soluciones de dos estados, asentamientos o, para el caso, las opiniones de Benjamin Netanyahu. Sin embargo, cuando los críticos argumentan que el movimiento de la embajada de Trump es la sentencia de muerte para el sionismo liberal, implícitamente (y a veces explícitamente) hacen del apoyo a Israel un tema partidista. Marca al sionismo como "trumpiano" y refuerza el mito de que el liberalismo y el sionismo son mutuamente excluyentes.

Anunciar prematuramente la muerte del sionismo liberal aumenta la polarización en torno a un tema que debería ser apolítico, pues implica reconocer que los judíos tienen el mismo derecho a la autodeterminación que ha sido otorgado a otros grupos minoritarios religiosos, étnicos y nacionales.

Además, asegura que la antipatía hacia cualquier forma de sionismo crecerá porque volverá más fácil descartar, o simplemente demonizar, el concepto de soberanía judía. La narrativa del "sionismo liberal está muerto" establece de manera insidiosa las bases para que personas de todo el espectro político acepten un mundo donde Israel es prescindible.

Eso puede sonar exagerado, pero un examen superficial de la forma en que muchos sectores de la izquierda - principalmente la franja radical - y activistas discuten sobre Israel, muestra qué tan rápido puede volverse aceptable vilipendiar la autodeterminación judía.

En junio, en la marcha del Chicago Dyke March, se expulsó a unas mujeres por llevar banderas del arco iris con estrellas de David, declarando que "el sionismo es una ideología supremacista inherentemente blanca". Los organizadores nunca se disculparon y solamente se doblegaron. De manera similar, en octubre, Feministing publicó un artículo sobre las acusaciones de asalto sexual de Harvey Weinstein que culpaban de esos repugnantes actos al sionismo, y descaradamente lo defendían afirmando que el sionismo era "racista" y hostil al movimiento #MeToo.

Si se extiende el mito de que el sionismo liberal es una causa perdida, tal tipo de tratamientos fatalmente viles y miserables de Israel se convertirán en la norma.

Labels: ,

Sunday, January 14, 2018

Los colonos israelíes no siempre fueron tan religiosos. Una vez fueron hippies seculares - Emma Green - The Atlantic



Los judíos estadounidenses que se mudaron a Cisjordania pensaron que estaban viviendo el sueño de los derechos civiles argumenta un nuevo libro.

En el vasto y complejo conflicto israelo-palestino, un tema es particularmente polémico: los colonos judíos israelíes que viven en Cisjordania, territorio que Israel ha ocupado desde la Guerra de los Seis Días en 1967. A medida que se aproxima el 50º aniversario de ese conflicto en junio [N.P.: el artículo es de mayo del 2017], continúa complicando la relación entre los EEUU e Israel. Donald Trump visita Israel esta semana, pero antes de su visita, un ayudante diplomático estadounidense habría impugnado la reclamación de Israel sobre el Muro Occidental, un sitio sagrado que ha sido disputado desde el conflicto de 1967. Trump promocionó su apoyo a Israel durante la campaña, pero se ha enfriado ante los asentamientos, diciendo a un periódico israelí en febrero que "no ayuda al proceso de paz". Por otro lado, el recién llegado embajador estadounidense en Israel, David Friedman, ha apoyado firmemente el movimiento de los asentamientos, y los miembros de su familia ayudaron a financiar Bet El, una de las comunidades de Cisjordania.

La historia de Friedman no es una anomalía. Según una nueva investigación de Sara Yael Hirschhorn, profesora de la Universidad de Oxford, aproximadamente 60.000 de los 400.000 colonos que viven actualmente en Cisjordania son estadounidenses, aproximadamente el 15%. En un nuevo libro sobre este grupo, "City on a Hilltop", Hirschhorn escribe que los estadounidenses que llegaron a Israel en las décadas de 1960 y 1970 desafían los estereotipos comunes sobre los colonos. En lugar de ser ultrareligiosos y conservadores, "estos recién llegados solían ser jóvenes, solteros, altamente educados, muy moviles, tradicionales pero no necesariamente ortodoxos en su práctica religiosa, que votaban por los candidatos del Partido Demócrata y apoyaron políticamente y participaron activamente en el movimiento por los derechos civiles y la lucha contra la guerra de Vietnam".

La misión de Hirschhorn es complicar la historia de esos estadounidenses que se establecieron a través de la Línea Verde, la demarcación de las fronteras israelíes anteriores a 1967, llamadas así por la tinta utilizada para dibujarla en los mapas. Ella cuenta las historias de muchos colonos, pero comienza con Malka Chaiken, nacida como Marilyn en una familia judía tradicional en Filadelfia en 1954. "Seguramente es más fácil enmarcar a Malka como una fanática mesiánica que como una persona plenamente realizada", escribe Hirschhorn. "Es más cómodo considerarla una hereje política y una propagandista psicológicamente desquiciada que como una joven que en realidad comparte un trasfondo similar a muchos judíos estadounidenses de su generación".

Hablé con Hirschhorn sobre su investigación y sus implicaciones para la próxima generación de judíos en los Estados Unidos.

Emma Green: Si eres un judío estadounidense que quiere mudarse a Israel, ¿por qué elegirías Cisjordania? ¿Por qué no Jerusalén o Tel Aviv o Haifa?

Sara Hirschhorn: Este grupo de estadounidenses eran los judíos sionistas más identificados e importantes de su generación. Por diversas razones, sintieron después de la guerra de 1967 que no iban a ser capaces de cumplir con estos ideales viviendo en los Estados Unidos.

Algunos tenían creencias religiosas de que vivir en la totalidad de la Tierra de Israel significaba hacerlo en los territorios ocupados: Cisjordania, o lo que los que suscriben esa ideología, Judea y Samaria. Hay quienes también vieron imperativos políticos: si no había presencia judía en estas áreas, entonces podrían ser canjeadas en un futuro acuerdo de paz.

Y algunas personas creían que querían vivir en la Tierra de Israel, pero convenientemente, su hermana también vivía en un asentamiento, y su mejor amigo de la escuela secundaria también vivía allí, y sería agradable vivir en un lugar con familiares y amigos. Los factores del estilo de vida también juegan un papel, aunque obviamente estos son factores de estilo de vida politizados: poder obtener una buena escuela con una bonita casa y un jardín privado y un viaje diario, pero también sabes dónde vivirás, más allá de la Línea Verde.

Emma Green: ¿Cuáles son algunos de los estereotipos sobre los colonos estadounidenses en Israel?

Hirschhorn: La imagen que tenemos en la cabeza es que estas son personas con unas barbas tupidas, que llevan un AK-47 siempre encima, con siete niños detrás de ellos, que son ideólogos realmente agresivos que han venido a cumplir una visión mesiánica y provocar algún tipo de momento apocalíptico.

Hoy en día, los colonos tienen más probabilidades de ser unos judíos ortodoxos normales, pero las personas que llegaron en la década de 1960 no eran derechistas neoconservadores que tenían una visión mesiánica. De hecho, habían sido personas bastante cercanas a los hippies que abrazaban árboles en su vida anterior en los Estados Unidos, y que vieron su traslado a Israel como una continuidad de un proyecto liberal.

Emma Green: ¿Cómo conectaron los colonos estadounidenses de los años 60 y 70 el sionismo con el movimiento de los derechos civiles en los EEUU?

Hirschhorn: El primer capítulo de la historia tiene lugar en los Estados Unidos, durante lo que llamo el momento 1967. Esta circunscripción lo sintió [ese momento] muy fuerte, y se dieron cuenta de que había una especie de cambio en la forma que soplaban los vientos. Para realizar plenamente sus afiliaciones judías sionistas, había un par de alternativas. Algunas personas se retiraron al activismo judío en los Estados Unidos.

Aquellos que emigraron a Israel no sentían que los Estados Unidos fuera a ser el lugar correcto para ellos. Pero el hecho de que se fueran de los Estados Unidos no significaba que dejarán su trasfondo estadounidense completamente atrás. Estas son personas que todavía tienen el libro de Saul Alinsky, "Rules for Radicals", en su biblioteca.

Emma Green: Las personas sobre las que escribes suelen citar paralelos entre su movimiento y el movimiento Black Power. Un rabino incluso compara el conflicto de los colonos con el gobierno israelí con la lucha por los derechos civiles en Selma, Alabama. ¿Qué hay detrás de esa comparación?

Hirschhorn: La guerra de 1967 fue realmente un momento de orgullo judío, especialmente para los judíos estadounidenses. Hubo una amenaza de un segundo Holocausto, y de repente Israel sale victorioso de la guerra, y los judíos en los Estados Unidos realmente internalizan eso. Hay este sentido similar al orgullo negro: el judío es bello, el judío es orgulloso. Consideraban al poder negro como un modelo de cómo ellos también podían imaginar su vida posterior a 1967 como judíos en la diáspora e Israel. Todos los tipos de grupos étnicos recuperarían el orgullo de su identidad, y los judíos también querían participar de ello en los Estados Unidos.

Pero hay una gran cantidad de disonancia cognitiva involucrada en considerar semejante asentarse en lo alto de una colina en Cisjordania que una sentada en Selma luchando por los derechos civiles de los afroamericanos.

Emma Green: ¿Cómo encaja la familia de David Friedman en esto?

Hirschhorn: David Friedman es la encarnación de esta conexión entre el judaísmo estadounidense y el movimiento de los colonos israelíes, y particularmente la parte de la judería estadounidense llamada ortodoxa moderna.

Son un pequeño porcentaje de los judíos estadounidenses. Y tienen profundos lazos con los territorios ocupados. El mismo David Friedman ha sido un gran partidario del asentamiento de Bet El, que fue uno de los asentamientos originales en la década de 1970, y fue fundado por Gush Emunim, "El bloque de los fieles", que era un grupo con una ideología mesiánica. Ha realizado importantes contribuciones financieras y de otro tipo a los asentamientos, y tiene vínculos allí.

Emma Green: ¿Cómo fueron los colonos estadounidenses en Israel específicamente influenciados por su americanidad? ¿De qué tradiciones y mitos provenían?

Hirschhorn: La comprensión de Frederick Jackson Turner de la frontera es que ese es el lugar donde las personas se autorrealizan. Había un sentimiento de que la frontera se había cerrado en América, y la frontera también se estaba cerrando en Israel. Para aquellos que no habían participado en la acción en 1948, había pocas oportunidades de hacerlo. El movimiento de colonos israelíes fue una de esas últimas oportunidades.

Emma Green: Pero esa oportunidad también vino con brutalidad. Describe cómo algunos de estos judíos estadounidenses se involucraron en la violencia y el terrorismo.

Hirschhorn: En la primera década más o menos del movimiento de los colonos israelíes, hubo relativamente poca fricción entre los judíos israelíes y sus vecinos palestinos. Eso se debe a que no había muchos colonos viviendo en los territorios ocupados, y la implicación de su proyecto aún no estaba clara.

En la década de 1980, hay una afluencia masiva de colonos, y eso es un cambio en el juego. Y la Primera Intifada [una ola de violencia a fines de la década de 1980 y principios de la del 90] fue un punto de inflexión muy importante para ellos. Va desde lo que consideraban una relación de paz, amor, felicidad y coexistencia con sus vecinos palestinos - si bien a menudo en una relación muy paternalista, y definitivamente desposeyendo a sus vecinos de su tierra en bastantes casos - hasta un ritual diario de lapidación, represalias, disparos e incluso asesinatos.

No sé si todas las personas que llegaron en los años 60 y 70 apreciaron plenamente lo que iba a suceder hasta la Primera Intifada. Eso cambia a las personas y a su cálculo político y moral. Después de la Primera Intifada y la Segunda Intifada, realmente ves este surgimiento del juego de suma cero (o ellos o nosotros), y un giro en general hacia la idea de que la única manera de protegernos no es a través del diálogo, sino a través del cañón de un arma.

Emma Green: ¿Cómo ha cambiado la óptica del movimiento de los colonos? ¿Y cuáles son algunos de los desafíos para el movimiento?

Hirschhorn: Hace veinte años, no había colonos yendo a la CNN. No estaban en Twitter. No tenían blogs en inglés. No estaban en YouTube o Instagram.

Israel nació en un ciclo de noticias de 24 horas. Si la guerra de 1948 hubiera sucedido en 1150, no sabríamos mucho sobre lo que sucedió. El ciclo de noticias diarias sobre Israel determina su futuro. El movimiento de colonos es muy consciente de eso. Pasan mucho tiempo y emplean mucha energía y, francamente, dinero para producir unas relaciones públicas elegantes en una variedad de plataformas para responder a esa necesidad.

Emma Green: Entre los millennial judíos en América, el movimiento de colonos no es popular. (En la encuesta de 2013 del Pew Research Center, sólo el 11% de los judíos menores de 30 años dijo que la construcción continua de asentamientos ayuda a la seguridad de Israel) Usted describe una generación de activistas e idealistas de los derechos civiles que vinieron a asentarse Israel en los años 60 y 70 , pero la generación actual de judíos socialmente comprometidos probablemente no apoyaría lo que hicieron. ¿Qué significa esto para el futuro del movimiento de los colonos estadounidenses en Israel?

Hirschhorn: Tengo algunos problemas con las personas que ubican toda la angustia de los millenial o de la Generación X sobre Israel en el movimiento de los colonos, o más ampliamente en el mal comportamiento de Israel.

Si bien creo que esto es parte de la historia, una parte más grande de la historia es que el apego sionista, o la identificación con el estado de Israel, realmente proviene de su identificación judía. La generación joven no tiene el mismo nivel de apego judío que las generaciones anteriores.

Claramente, los "asentamientos permiten excusar las contradicciones entre el sionismo y el liberalismo". Pero habría más compromiso en torno a estos temas si hubiera una mayor identificación judía y sionista en general. La gente entonces podría realmente sentirse ofendida por lo que está sucediendo en Israel. Pero creo que estarían menos decepcionados si estuvieran más identificados. No hay motivo para que te remitan a la cuestión de los asentamientos si realmente no te importa Israel porque ya no forma parte de la manera en que te identificas como judío o como persona.

Parece existir un esfuerzo para llevar la carga del conflicto palestino a la guerra de 1967. Fue sin duda un gran punto de inflexión. No soy un apologista de lo que sucedió. Pero la raíz del conflicto permanece en 1948. Si chasquearas los dedos, y de repente todos los asentamientos desaparecieran mañana mismo, parece que entonces todo sería Kumbaya y tendríamos paz en el Oriente Medio. Creo que esa es una fantasía de un cierto grupo de liberales e izquierdistas que no concuerda con la realidad.

Labels: ,

Esclarecedor y sorprendente artículo: Netanyahu está siguiendo los pasos de Ben-Gurion - Doron Matza - Haaretz



Benjamin Netanyahu no es un líder hueco. Lejos de eso. Es un líder que tiene muchas más ideas que sus rivales políticos.

Descripción completa: no soy un fan de él. Tanto su comportamiento personal como público me perturban en gran medida. Las sospechas en los diversos casos de corrupción, sus hábitos personales, su presunción y falta de humildad me molestan y me llevan en su contra.

A pesar de todo esto, sigue siendo el líder más importante de Israel desde David Ben-Gurion, cuya grandeza radica principalmente en que moldeó la forma de pensar y la forma en que se hicieron las cosas en una variedad de asuntos durante décadas.

Desde este punto de vista, Netanyahu sigue los pasos del primer ministro Ben-Gurion. Incluso si no amamos su dirección, su estilo de gestión y sus ramificaciones para el futuro de Israel, es difícil difuminar la verdad de que Netanyahu ha forjado un camino muy claro. Está marcado por una filosofía aguda basada en ideas que combinan una perspectiva socioeconómica neoliberal con una estrategia de seguridad que no está tan lejos de los fundamentos establecidos por el precursor del Partido Laborista, el Mapai.

Los intentos de retratar a Netanyahu como un conservador que santifica el status quo y que maneja el momento a momento son infundados. Esta perspectiva, que fomenta el campo político rival, no solo distorsiona la realidad sino que también desdibuja otra verdad incómoda. Si es la culpa de alguien, es la propia izquierda israelí en todas sus variantes quien ha conseguido que su campo carezca por completo de la necesaria columna vertebral para establecer una alternativa profunda a la agenda de una derecha hegemónica. Es la agenda de la derecha la que se ha expandido constantemente, y ahora incluye no solo al Likud sino también a los partidos de Yair Lapid y Moshe Kahlon, y a algunas personas dentro de la Unión Sionista.

La razón es que el carro de ideas de la izquierda está vacío de cualquier tipo de ideas organizativas y relevantes. Tiene sus raíces en el poder simultáneamente magnético y emasculante de la década de 1990. En el corto lapso comprendido entre 1992 y 1996, los años del gobierno de Rabin, se establecieron los cimientos para definir la segunda encarnación de la izquierda israelí, la cual estaba destinada a reemplazar la primera encarnación que el Mapai había creado y que estaba desgastada.

La segunda infancia de la izquierda se basa en tres suposiciones básicas que han resultado parcial o totalmente erróneas.

La primera: Israel es capaz de abandonar los orígenes de su cultura judía y política para desvincularse completamente de su pasado religioso tradicional y transformarse en un país europeo.

La segunda: Israel forma parte de Oriente. La combinación de unas élites antidemocráticas con el poder económico le permitirá llegar a acuerdos sobre la creación de un nuevo orden regional.

La tercera: el conflicto con los palestinos es una lucha nacional. Su punto de partida es 1967, y eso define el centro del consenso judío (y palestino), por lo que se puede llegar a un acuerdo para lograr relaciones pacíficas.

La realidad hizo que estas suposiciones se desmoronaran una tras otra. La sociedad israelí rechazó el gobierno de la izquierda. Al hacerlo, se deshizo del intento de crear un mundo de ideas secular, liberal y moderno, alejado de la teología, la tradición y la historia judías. Es justo como lo advirtió el historiador-filósofo Gershom Scholem en 1926: "Una generación que se hace cargo de la parte más fructífera de nuestra tradición, de su lenguaje, no puede, aunque lo desee ardientemente, vivir sin tradición".

El colapso de los acuerdos con los palestinos y el terror que alcanzó su punto máximo en la segunda intifada revelaron los límites del discurso del 67. Demostraron a los israelíes que el discurso del 48 no es menos relevante y que el conflicto no es solo entre entidades políticas (Israel-OLP/Autoridad palestina). Más bien, continúa a nivel comunitario (judíos-palestinos), una combinación de principios que hace que sea absolutamente difícil lograr un acuerdo absoluto.

Las dos partes revelaron su dudosa capacidad, como representantes de sus movimientos nacionales y de la diáspora,  de superar la brecha entre las perspectivas de ese estado y las de la patria. El Oriente Medio, que estalló en el invierno de 2010 y amenazó a las viejas élites en las que Israel había confiado, también resultó ser una región inmadura de optimismo.

La hegemonía de la derecha se basa en las ruinas de los supuestos básicos de la izquierda. Esta hegemonía ha llegado a definir la cosmovisión israelí, y la izquierda sigue estancada. Kierkegaard describió el amor como un proceso en el cual un hombre atrapado en el presente mira nostálgicamente hacia atrás, hacia el pasado, e intenta construir (mirando al pasado) el rostro del mañana. Es una muestra del enamoramiento que ha caracterizado a la izquierda israelí durante más de dos décadas.

En lugar de examinar con valentía sus suposiciones fundamentales para forjar un nuevo camino, la izquierda no ha podido establecer una visión del mundo que se oponga a la agenda de Netanyahu, una que no da la espalda a la lógica que dicta la realidad actual y que no está ciega al mundo de valores de la izquierda. Esta cosmovisión se apartaría de las fórmulas gastadas y se conectaría con alternativas en línea con la realidad. Las esperanzas de la izquierda de reciclar el pasado hace que la cosmovisión de la derecha sea la única agenda de Israel.

Por lo tanto, el escenario buscado en la realidad actual de expulsar de la escena política a Netanyahu, el cual abrazan la mayoría de los izquierdistas en Israel, no anuncia una revolución en la agenda de la izquierda israelí. La lucha contra la corrupción y la integridad es importante. Es lo correcto y lo fundamental para preservar la democracia israelí, pero no debe reemplazar el objetivo de dar forma a una nueva visión para Israel.

Dado que ninguna fuerza en la política israelí es capaz de representar una alternativa a la forma de pensar de la derecha, podemos suponer que cualquier cambio en el sistema será probablemente personal y nada más.

Labels: ,

Hamas se acerca al final del juego en Gaza mientras Israel afila su destreza para eliminar los túneles - Amos Harel - Haaretz




La destrucción este sábado por la noche del túnel de Hamas en la frontera de Gaza respalda la conclusión de que Israel ha encontrado una defensa contra la amenaza de túneles de ataque bajo la Franja. Incluso si la defensa no es perfecta, es bastante efectiva. El túnel identificado y destruido durante el fin de semana se situaba próximo al cruce de Kerem Shalom, cerca de donde se unen Egipto, Israel y Gaza, y es el cuarto encontrado por Israel desde octubre.

La última demolición del túnel empeora el dilema de Hamas sobre cómo debería actuar ya que Israel lo priva gradualmente de uno de sus principales activos ofensivos. El hallazgo del último túnel no está directamente relacionado con la barrera que Israel ha estado colocando a lo largo de la frontera de Gaza. El túnel del sábado fue encontrado en un área donde el trabajo en la barrera aún no ha comenzado.

Pero la combinación de tecnología, inteligencia y medios operativos, junto con la finalización planificada de la mayor parte de la barrera de seguridad para fin de año, muestran que el tiempo corre en contra de Hamas y la Yihad Islámica. Según los veían los líderes de Hamas, los túneles son un proyecto estratégico en el que han invertido cientos de millones de shekels durante casi una década, involucrando a miles de trabajadores y combatientes. Y ahora todo esto puede irse por el desagüe.

En este punto, Hamas no ha respondido claramente a los pasos de Israel. Además, los miembros de Hamas no han participado directamente en el lanzamiento de cohetes desde Gaza contra el Negev, algunos de los cuales han sido lanzados por grupos salafistas y otros por la Yihad islámica .

La decisión de Hamas de no responder a la destrucción de los túneles también refleja aparentemente la trampa en la que se encuentra la organización. Está teniendo dificultades para atender las necesidades económicas de los 2 millones de habitantes de Gaza, tiene una relación pobre con Egipto y la implementación del acuerdo de reconciliación entre la Autoridad Hamas y la Autoridad Palestina está en crisis.

Esta vez, la vergüenza es aún mayor porque Israel anunció que parte del último túnel estaba bajo territorio egipcio.

Y las consecuencias para Hamas son mayores de lo habitual. No solo se ha descubierto la planificada actividad ofensiva del grupo debajo de la frontera y bajo el cruce de Kerem Shalom, donde cruzan principalmente los bienes que atraviesan la Franja, junto con las tuberías que suministran gas natural y diesel. Esta vez, el túnel refleja una intrusión en la soberanía de Egipto, de la que Hamas depende enormemente en sus esfuerzos por mejorar las condiciones en Gaza.

Se puede suponer que el ejército israelí también se está preparado para un posible ataque de un grupo palestino a través de un túnel antes de que se descubran y destruyan los otros túneles.

Con respecto al último túnel, Hamas afirmó que la fuerza aérea había bombardeado un túnel "civil" que había sido utilizado para el contrabando de mercancías, en lugar de un túnel de Hamas. En Israel, los funcionarios insistieron en que el túnel había sido excavado con la ayuda de la élite Nukhba de Hamas, y que el túnel tenía una sucursal debajo del cruce fronterizo, evidencia de planes para un ataque terrorista dentro de Israel.

Las excavaciones desde Israel hacia la frontera egipcia pueden revelar planes para el contrabando de armas desde el Sinaí hacia Gaza o para sacar a los terroristas de Gaza, o bien para un ataque al cruce de Kerem Shalom desde el lado egipcio de la frontera. Durante años, los grupos palestinos han considerado los cruces como objetivos legítimos e incluso deseables para los ataques terroristas, a pesar de los posibles efectos negativos para los habitantes de Gaza. También hay una historia de atentados suicidas y de uso de túneles contra los cruces de Erez, Karni y Kerem Shalom entre Gaza e Israel desde hace una década.

El ritmo acelerado de la actividad del ejército israelí con respecto a Gaza es una prueba de los esfuerzos para hacer frente a los túneles, esfuerzos que están lejos de haber terminado. En cualquier caso, las prioridades de Israel en Gaza son claras. El esfuerzo principal es construir una barrera a lo largo de la frontera para contrarrestar los túneles, mientras se buscan y destruyen los túneles que ya se han excavado.

Además de las preocupaciones sobre un desastre humanitario en Gaza, lidiar con los túneles es otra limitación en las consideraciones de Israel sobre si entrar en otro gran enfrentamiento con Hamas en Gaza. Privar a Hamas del arma ofensiva de los túneles es una prioridad tal que los líderes de Israel están dispuestos a mostrar una relativa moderación ante los ataques con cohetes desde Gaza, siempre y cuando no haya víctimas en el lado israelí .

Esto también viene en el contexto, según informes extranjeros, de las operaciones israelíes contra Irán y Hezbollah en Siria. En el norte, este esfuerzo implica ir directo al límite, con un riesgo relativamente alto de un estallido de hostilidades. Por lo tanto, Israel debe ser cauteloso a la hora de calcular sus movimientos para que pueda seguir acumulando éxitos y evitar una conflagración en ambos frentes.

Labels: ,

El ejército israelí advierte: aumenta el peligro de que el aumento de la violencia acabe en una guerra - Amos Harel - Haaretz



Las probabilidades de que un país vecino, o una de las organizaciones terroristas que operan dentro de él, inicien una guerra contra Israel este año son casi inexistentes, según la evaluación de inteligencia del ejército israelí para 2018.

Sonando notablemente similar a la evaluación del 2017 proporcionada por el ministro de defensa, los militares observaron que no queda mucho de los ejércitos árabes, y los vecinos de Israel están preocupados en su mayoría por ellos mismos, mientras que los problemas internos están distrayendo a Hezbollah y Hamas .

¿Hay alguna diferencia con respecto a 2017? Bueno, el peligro del deterioro, tal vez incluso hasta el punto de una guerra, ha crecido significativamente, declaró el Jefe de Estado Mayor de las Fuerzas de Defensa de Israel, Teniente General Gadi Eisenkot. La rama de inteligencia y el jefe de gabinete, que está comenzando su cuarto y último año al frente del ejército, están preocupados por dos posibles escenarios.

El primero sería el resultado de la reacción de uno de los enemigos de Israel a una demostración de fuerza israelí. El segundo se derivaría de un estallido en el frente palestino. Cuando el genio del terrorismo sale de la botella palestina, se demora muchos meses o incluso años en volver a cerrarse.

El primer escenario, que el ejército llama "campaña entre guerras", podría ocurrir cuando Israel intente evitar que los rivales obtengan armamento avanzado que podrían querer utilizar durante una futura guerra, según Eisenkot.

La mayoría de estas operaciones ocurren bajo el radar, lejos de las fronteras de Israel. Usualmente, tales operaciones atraen poca atención de los medios e Israel invariablemente elude la cuestión de la responsabilidad. El anterior comandante de la Fuerza Aérea de Israel, el general Amir Eshel, le dijo a Haaretz en agosto pasado que hubo cerca de un centenar de esos ataques bajo su mando de cinco años, principalmente contra los convoyes de armas de Hezbollah y Siria en el frente norte.

Sin embargo, cuanto más realiza Israel tales ataques, y cuanto más lo hace con sistemas cada vez más sofisticados (de acuerdo con informes de los medios extranjeros), mayores son las posibilidades de confrontación con otros países y organizaciones, lo que aumenta el peligro de una represalia importante.

Algo similar está sucediendo en la frontera de Gaza. El trabajo en la barrera de defensa contra los túneles de ataque transfronterizos está avanzando, mientras Israel está desarrollando e implementando simultáneamente métodos más sofisticados para ubicar estos túneles.

Al menos tres túneles aparentemente fueron localizados y destruidos cerca de la frontera de Gaza en los últimos meses. Sin embargo, este éxito podría tener un precio si Hamas o la Yihad Islámica deciden probar y usar los túneles de ataque restantes antes de que sean completamente destruidos o redundantes.

Por lo general, es una práctica aceptada mencionar a los funcionarios de inteligencia por los pronósticos erróneos. Pero recibimos un pequeño ejemplo de todas estas tendencias en varios frentes en las últimas dos semanas. El gabinete se reunió para una larga reunión sobre el frente norte el domingo pasado. Los medios árabes informaron la madrugada del martes de un ataque israelí contra los depósitos de armas del ejército sirio cerca de Damasco. Una base en la misma área, que Irán habría construido para uno de los grupos de milicias chiítas, fue bombardeada desde el aire a principios de diciembre. En la mayoría de estos recientes ataques, los sirios dispararon contra los aviones israelíes según los informes. Los sirios también afirmaron recientemente que los ataques se han vuelto más sofisticados, realizados en múltiples oleadas e incluso incluidos misiles tierra-tierra.

Unos días antes, hubo un informe sobre un ataque aéreo israelí, aparentemente contra un túnel de ataque fronterizo, al lado de la frontera con Gaza. Mientras tanto, en Cisjordania las manifestaciones para protestar contra el reciente reconocimiento por parte del presidente estadounidense Donald Trump de Jerusalén como capital israelí se estaban extinguiendo, debido a una aparente falta de interés público. Luego, el martes por la noche, el rabino Raziel Shevach, del asentamiento avanzado de Havat Gilad, murió en un ataque con disparos cerca de Nablus. El ejército respondió rodeando las aldeas circundantes y erigiendo barricadas alrededor de Nablus, por primera vez en dos años. Los movimientos de IDF fueron actos de castigo colectivo que el jefe de personal normalmente evitaría, pero fueron aprobados de forma limitada debido al asesinato de un israelí.

El primer ministro Benjamin Netanyahu insinuó que el servicio de seguridad Shin Bet está cerca de resolver el asesinato, pero  aún no está claro quién lo hizo. Hamas y la Yihad Islámica lanzaron declaraciones en las que elogiaban el asesinato, mientras que, en un movimiento raro, las Brigadas de Mártires Al-Aqsa de Fatah, que han estado virtualmente inactivas durante una década, asumieron la responsabilidad del ataque.

Su declaración, que fue publicada en varias páginas de Facebook, atribuyó el ataque a la "célula Raed Karmi", que conmemora el aniversario de la muerte del líder de las Brigadas Mártires de Al-Aqsa. Israel asesinó a Karmi, el líder militar en Tul Karm y responsable del asesinato de muchos civiles y soldados israelíes durante la segunda Intifada, el 14 de enero de 2002 .

La Autoridad Palestina, cuyo liderazgo ha evitado condenar el asesinato de un ciudadano israelí, está haciendo un esfuerzo, no obstante, para capturar terroristas en áreas designadas en Nablus bajo su jurisdicción. Los movimientos israelíes en el área se sumaron a la humillación de la Autoridad Palestina, que parece haber llegado a un callejón sin salida.

El presidente Mahmoud Abbas está en problemas. La declaración de Trump sobre Jerusalén le proporcionó un escape temporal. En noviembre pasado, los palestinos recibieron información preocupante de que el plan de paz de la administración Trump se inclinaba a favor de Israel. El llamado acuerdo del siglo de Trump probablemente incluiría dejar los asentamientos en Cisjordania en su lugar, y declarar a Abu Dis como la Jerusalén palestina, capital de un estado prospectivo.

Estos términos son inaceptables para Abbas. Sin embargo, la declaración de Trump permitió al líder de la Autoridad Palestina acusar a los estadounidenses de abandonar cualquier pretensión de ser un agente honesto. Encontró refugio en el abrazo de los asistentes a la Conferencia Islámica en Turquía, y en detener toda discusión sobre la renovación de las negociaciones.

Abbas pronto descubrió que rechazar una reapertura de las conversaciones con Israel no detuvo el repiqueteo de las malas noticias que se le presentaban. La UNRWA se enfrenta a una severa crisis financiera, y mucho antes de que la administración Trump amenazara con congelar la parte de los fondos de los Estados Unidos para la agencia de la ONU a cargo de la asistencia de refugiados palestinos. La crisis, por cierto, también preocupa a Jordania, que alberga al menos a 3 millones de refugiados y descendientes palestinos. El flujo de fondos de las naciones donantes a los territorios se está disipando, en un momento en que el proceso de reconciliación entre la AP y Hamas se ha detenido, con Abbas diciendo que no ve ningún beneficio que pueda obtenerse.

Mientras tanto, los miembros de Fatah, desde activistas de campo hasta los líderes que envejecen, están desesperados por la posibilidad de lograr una solución de dos estados. Israel protesta por las declaraciones de altos funcionarios de Fatah sobre el derecho a emprender la lucha armada. Recientemente arrestó a un general palestino retirado acusado de haber organizado protestas en Jerusalén Este. Fatah planea una reunión del consejo la próxima semana, en la que se espera que los participantes adopten una línea militante.

Abbas, que cumple 83 años en marzo, siente cada vez más sus años. Su salud se ha deteriorado y también su paciencia y aptitud para trabajar, aunque parece que su amor por los viajes no se ha desvanecido. Las denuncias de corrupción generalizada, algunas de las cuales supuestamente involucran a su familia, están aumentando. Otras fuerzas en Cisjordania son conscientes de que su condición física y política está debilitada. Hamás promueve vigorosamente los ataques contra Israel, probablemente con la expectativa de humillar a la Autoridad Palestina. La semana pasada, el Shin Bet afirmó que, por primera vez, un agente iraní estaba operando una célula terrorista palestina en Hebrón.

Mientras tanto, se está haciendo un esfuerzo multipartidista para detener la violencia y evitar un deslizamiento hacia una confrontación militar. Bajo la sombra de los cohetes lanzados por los grupos salafistas desde Gaza, Israel y la Autoridad Palestina anunciaron la transferencia de fondos adicionales de la Autoridad Palestina para pagar el aumento del suministro eléctrico de Israel a la Franja. No se ha disparado un solo cohete esta semana, pero la situación sigue siendo frágil. El ejército aumentó la seguridad en las comunidades cercanas a la frontera y ha intensificado los ejercicios que simulan que los terroristas usan túneles para infiltrarse debajo de la frontera para secuestrar y asesinar a israelíes. El jefe de gabinete vio a la élite de la unidad Shaldag entrar en acción en tal escenario esta semana.

El ejército tiene que mantenerse alerta porque la Yihad Islámica aún no ha vengado la matanza de su gente, junto con operativos de Hamas, provocada por la explosión de un túnel en la frontera en octubre pasado. En noviembre, militantes de la Yihad dispararon más de 20 granadas de mortero en un lapso de cuatro minutos contra un puesto militar cerca de Sderot (nadie resultó herido).

Proyectiles fueron disparados un mes después, probablemente por la Yihad Islámica, contra el Kibutz Kfar Aza durante una ceremonia en memoria de Oron Shaul, quien fue asesinado en la Operación Margen Protector 2014 y cuyo cuerpo se encuentra recluido en Gaza. Los oficiales del ejército esperan más intentos.

La gran cantidad de planeadores que los palestinos han lanzado cerca de la frontera probablemente atestiguan la recopilación de inteligencia antes de los ataques. Los funcionarios israelíes también se mantienen despiertos por informes recientes de Siria sobre un misterioso ataque planeador contra una base de la fuerza aérea rusa en el norte del país. Las organizaciones en Gaza están al alcance de esta tecnología.

Mientras, la guerra civil en Siria, que entra en su octavo año en marzo, no ha desaparecido por completo. El régimen de Assad, que ha restablecido su dominio sobre la mayoría de la población del país, sigue chocando con los rebeldes en el enclave de Idlib, en el norte de Siria y se prepara para un eventual ataque para perseguir a los rebeldes fuera de la frontera con Israel, junto al Golán. Los dos ataques contra la base rusa en Khmeimim (bombardeos de artillería, que dañaron una serie de aviones y helicópteros, precedieron al ataque de los planeadores) indican que algunos de los grupos están decididos a seguir luchando contra Assad y sus aliados.

La guerra en Siria comenzó con una protesta de los residentes de Daraa, una ciudad del sur, en un contexto de dificultades económicas para los agricultores cuyos ingresos sufrían la desertificación. Los métodos brutales de opresión del régimen llevaron a la propagación de la protesta, y las cosas rápidamente descendieron a una guerra civil, en la que varios países se han entrometido hasta hoy. La guerra a menudo tiene consecuencias en la naturaleza. Ha habido un aumento en el número de casos de rabia en Israel en los últimos meses, principalmente en el norte. Una de las posibles explicaciones involucra la migración de chacales infestados de rabia de Jordania y Siria. Durante la guerra, Siria ha sufrido un colapso total de la autoridad civil, y ciertamente de los servicios veterinarios. Cuando no hay vacunaciones regulares, los países vecinos también sufren.

El país del Oriente Medio que sufre la segunda guerra civil más sangrienta, el Yemen, recibe solo una décima parte de la atención que Siria. La guerra en Yemen se ha desatado durante tres años. Unos 3 millones de residentes de un total de 28 millones han huido del país como refugiados. Más de la mitad de los que quedan sufren de inseguridad alimentaria. La ONU estimó recientemente que alrededor de un millón de residentes contrajeron el cólera a causa de agua o alimentos contaminados.

Dichos brotes pueden erupcionar fácilmente, incluso más cerca de casa. Se espera que la Unión Europea celebre una sesión de emergencia en Bruselas sobre el empeoramiento de la crisis humanitaria en Gaza. El establecimiento de defensa israelí ha confirmado los frecuentes informes de organizaciones humanitarias sobre el continuo colapso de la infraestructura civil, principalmente en agua y saneamiento, en Gaza. Las aguas residuales de Gaza, que desembocan directamente en el mar, están llegando a las playas de Ashkelon y Ashdod. Recientemente le pregunté a un alto funcionario israelí si no teme un brote de una epidemia de cólera en Gaza.

"Cada mañana estoy sorprendido de que todavía no haya sucedido", me respondió.

Labels:

¿Celine es un bastardo sadiano? - Robert Redeker - Le Figaro


N.P.: Gallimard ya ha anunciado que cancelaba la de edición de los polémicos panfletos antisemitas alegando que "que las condiciones metodológicas y memoriales no son las oportunas para encararla serenamente".


Gallimard está a punto de volver a publicar los panfletos, abiertamente antisemitas, de Louis-Ferdinand Céline. Mientras se abre una nueva controversia sobre este sulfuroso escritor sulfuroso, hay que recordar que toda escritura no es necesariamente literatura... incluso bajo la pluma de un gran escritor.

Sin embargo, parece que los panfletos de Céline directamente antisemitas, unas obras que no tienen otro objetivo que designar a los judíos para la persecución y la muerte, verán de nuevo el día bajo una prestigiosa editorial. Detrás de la cuestión "¿Hay que publicar estos escritos?" se avecina otra, anterior, decisiva e importante, que ha sido ocultada: "Estos escritos son literatura, o bien se inscriben únicamente en el exclusivo registro de la propaganda, el llamamiento al odio y al asesinato?"

¿Por qué se ha dejado de lado la cuestión del carácter literario o no de estos escritos? Pues porque perturba los estereotipos de nuestro tiempo, aquellos que la escuela misma busca difundir al restaurar una dicotomía en la cultura: una alta y otra baja, una noble e innoble, una jerarquía de valores. La moda del día es considerar todo escrito como literatura, confundiendo, debido a la promoción de la paraliteratura, el límite entre la literatura y la no literatura. Bourdieu y su crítica de la distinción, la matriz del anti-elitismo cultural contemporáneo, han ganado las mentes de las personas. De ahí el silencioso rechazo a plantear esta cuestión en todo su esplendor.

Una batalla similar se libró durante décadas para levantar la censura de los escritos de Sade. El "marqués divino" fue acusado de pornografía, sus obras pertenecían al último de los géneros, el más diabólico de todos. El desafío - del cual el editor Jean-Jacques Pauvert salió victorioso - fue dar a conocer que Sade era un escritor, que sus libros pertenecían por pleno derecho a la literatura. La diferencia con las obras antisemitas de Celine es obvia: todo el trabajo de Sade es una especie de sueño interminable, ciertamente bastante monótono, que describe una sociedad espantosa que el inconsciente del autor consideró ideal. La materia de estas historias es onírica en todas sus partes. El lenguaje utilizado es puro clasicismo, preciso y bello. La forma de razonar es hipotético-deductiva, tal como Descartes enseñó. Es obvio: los libros de Sade no son subliteraria. Todas sus escenas son muy distanciadas, heladas y escalofriantes.

Por el contrario, ninguna de estas cualidades se hallan en los escritos antisemitas de Celine. No se elevan por encima del nivel del panfleto. Denuncian, alarman, llaman al asesinato, linchan en un momento en que las persecuciones antijudías estaban en pleno apogeo. Gritan con los lobos. Sade pasó su vida en la cárcel, Celine disfruta de estar al lado de quien portaba el palo y sostenía el mango y la culata del revólver. En estas obras, Celine no escribe: escupe, vomita, no toma distancias. En ese momento, dice Taguieff, Céline "es un agente de influencia nazi". En suma, no estamos tratando con literatura y Celine no puede reclamar para estos textos el estatus del escritor maldito que fue tan bueno para Sade

Sin embargo, al acercar a Céline a Sade nos dice algo acerca de Céline. Michel Onfray tenía razón al presentar a Sade como un autor que anticipó el siglo XX en todo su horror, evocando la identidad entre el universo sadiano y el universo concentracionario moderno. La utopía es un mundo cerrado. Es posible desarrollar la propuesta Onfray: Sade es un escritor de la utopía del Mal que nos advierte, sin su conocimiento y en contra de su sentimiento, que cualquier utopía, incluso la del Bien, puede convertirse en una utopía del Mal. El mundo de Sade es, más bien cerrado (utopía), el de los verdugos y las víctimas, el de la raza superior y la de los otros, esos que existen para sufrir todas las humillaciones, vejaciones, carnicerías, violaciones y asesinatos interminablemente. En su obra maestra, Salo, Pasolini ha sabido sacar partido de la fuerza crítica de Sade retornándola contra sí mismo-

Ahora bien, este universo sadiano y sádico, donde todo es posible para la raza superior, es aquel en el que se revuelcan los escritos antisemitas de Celine. Es el universo que Céline justifica, precisamente porque no hay en él distancia ni glaciación. El Celine de los años 37-44 se mueve dentro de Sade, englobado por él, él es uno de sus personajes. Él es un bastardo sadiano. Si el sueño de Sade, su utopía del mal, puede, debido a lo que le engloba (Sade escribe como un director de cine, como Pasolini) leerse bajo una distancia crítica, esta posición no es posible con las escrituras antisemitas de Celine. ¿Por qué? Porque sus escritos son directos, poderosos y efectivos, existen solo para actuar inmediatamente sobre la realidad: sobre el propio Celine (la mediocridad aliteraria de estos textos muestra que son una especie de alivio, una compensación pulsional), y sobre la realidad política (participar efectivamente en la eliminación de los judíos).

Sade nos da lecciones sobre nuestro mundo y sobre Celine. Sus obras son literatura de alto nivel, y el combate por su reconocimiento fue justificado y necesario. Por el contrario, los textos antisemitas de Celine no contienen nada de literario, limitándose a ser solo el combustible para unas pasiones tristes. Reconocer que estos libros no son literatura es equivalente a restaurar una escala de evaluación de lo superior y lo inferior en las letras. Si, evitando el nihilismo igualizador que tiene el favor de los espíritus hoy en día, la cuestión de la identidad literaria de los escritos antisemitas de Celine hubiera sido cuestionada en serio y públicamente, la opinión informada no se plantearía la legitimidad de su publicación.

Labels: ,

Ya va siendo hora

Labels:

La principal amenaza del antisemitismo proviene del establishment de Alemania- Eldad Beck - Israel Hayom



Banderas israelíes son incendiadas en manifestaciones de población inmigranre al que se les ha lavado el cerebro. Escolares judíos alemanes que están siendo atacados en las escuelas. Cadenas de televisión nacionales alemanas que transmiten propaganda contra Israel durante la temporada navideña. El ministro de Asuntos Exteriores alemán acusando a Israel de ser un "estado de apartheid". Todas estas cosas no están sucediendo en un país hostil del Oriente Medio, no, pasan en Alemania, donde se dice pretender mantener unas relaciones cálidas con Israel.

En las últimas elecciones parlamentarias, un problemático partido derechista se convirtió en el tercero más grande en el Bundestag, pero este partido problemático fue el único en Alemania que apoyó el reconocimiento por parte del presidente Donald Trump de Jerusalén como capital de Israel. En la ONU, Alemania votó en contra de este reconocimiento, mientras que en su país, tres meses después de las elecciones, todavía no hay un nuevo gobierno. Una renovada "gran coalición" que una a los conservadores de la canciller Angela Merkel junto con los socialdemócratas, si se establece, puede resultar inestable.

Josef Schuster, un médico especializado en medicina interna, se enfrenta a este tenso período como presidente del Consejo Central de Judíos en Alemania. Aún habiendo nacido en Israel, es descendiente de una de las familias judías más antiguas de Alemania, una rareza entre los judíos desarraigados e inmigrantes que se reunieron en Alemania después de la Segunda Guerra Mundial.

Schuster, de 63 años, fue nombrado para el puesto poco antes del inicio de la crisis migratoria del país, con sus dramáticas implicaciones en Alemania. Él fue el primero en alertar al público de la amenaza del antisemitismo importado llevado a Alemania por los cientos de miles de inmigrantes musulmanes que inundaron el país. Fue cruelmente criticado por esta advertencia, pero el tiempo solo demostró que tenía razón. Ahora, sin embargo, identifica una amenaza diferente como el principal peligro que enfrentan los judíos alemanes.

P: ¿Te preocupa el estado actual de Alemania?

No, pero sería más feliz si se estableciera un gobierno estable en el futuro cercano. Demasiado tiempo sin un gobierno electo es una receta para el estancamiento.

P: La "gran coalición" anterior jugó un papel desestabilizador en Alemania. ¿No es peligroso intentar otra coalición como esa?

No estoy convencido de que su evaluación sea precisa. Hubo decisiones que ciertamente llevaron a desarrollos que fueron poco deseables en mi opinión, pero creo que otra coalición habría tomado las mismas decisiones.

P: ¿Qué desarrollos serían deseables?

Sobre la crisis de inmigración en 2015, la decisión de la canciller de abrir las fronteras - y aunque puedo entender sus motivos pues cualquier judío entendería muy bien lo que significa verse obligado a huir de tu hogar -, en esos momentos nadie previó que la gran cantidad de personas que llegarían provenientes de un entorno cultural completamente diferente causarían el tipo de problemas que finalmente surgieron, y qué difícil sería resolver estos problemas. Ya en el otoño de 2015, la canciller organizó una reunión invitando a representantes de todos los grupos afectados. Yo fui el único que usó ese foro para advertir contra el antisemitismo importado. Los otros consideraron positiva la afluencia de inmigrantes. No expresé una postura negativa, solo preocupación. Hoy la situación es diferente en Alemania. Estoy seguro de que no veremos otra afluencia masiva como la que experimentamos entonces, independientemente de la composición de la futura coalición".

Entre la extrema derecha y la derecha populista

La comunidad judía, encabezada por Schuster, no mantiene contacto con Alternative for Germany (AfD), actualmente el tercer partido más grande en el Bundestag. "De la forma en que lo veo, es un partido populista de derechas que todavía no se ha comprometido completamente en distanciar a sus miembros que tienen puntos de vista extremistas de derecha. Mientras el partido sea incapaz de trazar un límite muy claro en sus filas entre la derecha populista y la derecha radical, no puede ser un socio para dialogar con nosotros".

P: ¿Dónde dibujarías entonces esta línea, entre los populistas y la derecha radicalizada?

Cuando los miembros del partido, en altos cargos, condenan el 'culto a la culpa' de Alemania y alaban la 'actuación' de los soldados alemanes durante la Segunda Guerra Mundial, o bien hablan de 'mulatos', entonces, tal como yo lo entiendo, la línea se ha cruzado.

P: ¿Se hicieron intentos en el diálogo?

No hicimos ningún intento directo. AfD tampoco inició nada. La ausencia de iniciativa en este caso no me molesta.

P: ¿Ha exhibido la comunidad judía ese mismo tipo de sensibilidad hacia el partido de izquierda radical Die Linke, cuyos miembros también eran conocidos por ser antisemitas?

En el pasado, sí. La primera reunión con el máximo escalón del partido fue hace unos dos años, a petición de la vicepresidenta del Bundestag, Petra Pau, que siempre expresó una posición muy clara hacia los judíos e Israel. Ella habló abiertamente sobre los puntos de vista expresados ​​por algunos de sus compañeros de partido sobre Israel, y dejamos muy claro que consideramos que la crítica general contra Israel - no las críticas contra la política del gobierno israelí - es antisemita. Creo que ese partido ha sufrido un cambio muy positivo en sus puntos de vista sobre Israel.

P: Alternativa para Alemania (AfD) es el único partido en Alemania que apoyó el reconocimiento estadounidense de Jerusalén como la capital de Israel. ¿Cómo explicas eso?

El AfD siempre enfatiza su postura pro-israelí sobre la base de nuestro enemigo común: Israel tiene un problema con los árabes y los musulmanes y el AfD tiene un problema con ellos, entonces, para ellos, el enemigo de mi enemigo es mi amigo. Los miembros del partido afirman que son los únicos que pueden garantizar la vida judía en Alemania porque están en contra de los musulmanes, pero si alguna vez surge una situación donde los debemos necesitar para garantizar la vida judía en Alemania, la vida judía en Alemania estará en muy mala forma de hecho.

P: ¿Está de acuerdo con la posición oficial alemana que rechaza la decisión de los Estados Unidos de reconocer a Jerusalén como la capital de Israel?

Hubiera deseado una posición diferente. Después de todo, ¿qué dijo Trump? Declaró algo que ya era una realidad desde hace décadas. El gobierno israelí se encuentra en Jerusalén y todas las visitas oficiales, incluidas las realizadas por altos funcionarios alemanes, se llevan a cabo en Jerusalén. Todos pueden pensar lo que quieran de Trump, pero en mi opinión fue muy inteligente y diplomático.

P: ¿Por qué es tan difícil para Alemania reconocer a Jerusalén como la capital de Israel?

Siento que cada gobierno alemán se ha visto comprometido con la ONU y esperaba que de esta manera sería más fácil lograr un acuerdo de paz.

P: ¿Dónde crees que es más peligroso el antisemitismo: entre la derecha radical o entre la izquierda radical aliada de los islamistas?

Veo como el antisemitismo más peligroso el de la sociedad alemana dominante. Obviamente, hay influencias cada vez mayores de las corrientes de extrema derecha que están cruzando las líneas políticas hacia la izquierda. Ahora es aceptable nuevamente en Alemania decir cosas que no hubiéramos imaginado hace unos años, particularmente sobre cualquier cosa que tuviera que ver con el antisemitismo disfrazado de crítica contra Israel. "Miren lo que están haciendo los judíos en Israel" o cosas así. Criticar ciertas acciones del gobierno israelí es legítimo. En Alemania, tampoco todos están contentos con todo lo que hace Merkel o su gobierno. Pero cuando Israel es culpado por todo lo que sucede, cuando lo es la totalidad de la población israelí, eso es antisemitismo.

Este fenómeno ha ido en aumento, al igual que las campañas en línea. En las redes, las personas se permiten expresar su antisemitismo de una manera más obvia y hostil. Viniendo de la izquierda y la derecha, las encuestas han demostrado durante años que una quinta parte de la población alemana tiene puntos de vista antisemitas, pero en Internet es más conspicuo. El antisemitismo árabe musulmán puede ser más perceptible en la superficie, como las protestas después del anuncio de Trump en Jerusalén, pero ciertamente no es el único que me preocupa en estos momentos.

P: ¿Hay algún problema en Alemania a la hora de reconocer el aspecto antisemita de las críticas anti israelí?

De hecho, creo que es positivo que después de las últimas protestas en Berlín, donde se quemaron banderas israelíes, ahora haya iniciativas políticas a nivel nacional, así como en Berlín, para prohibir la quema de banderas. Hay mucha más conciencia.

Preocupación, no miedo

Hace dos años, Israel y Alemania marcaron 50 años de relaciones diplomáticas. Desde entonces, la atmósfera festiva ha dado paso a una creciente tensión entre los dos países. "El principal problema es que algunas de las decisiones tomadas por el gobierno israelí son malentendidas aquí. La canciller Merkel me ha dicho que a veces tiene problemas para entender las decisiones del primer ministro Benjamin Netanyahu. También me resulta difícil a veces justificar ciertas decisiones, especialmente cuando son políticas de asentamientos".

Puedo imaginar una solución basada en la idea de dos estados para dos pueblos, pero sé que en Israel hay mucha desconfianza hacia esta idea. Lo sé de mi propia familia. Tengo un primo en Israel que hace que Netanyahu parezca un pro-palestino. Quizás Israel está haciendo un mal trabajo "comercializando" sus políticas de asentamiento, y por eso se percibe como un obstáculo para el proceso de paz, interrumpiendo las relaciones entre los gobiernos.

P: En la parte israelí de la ecuación, hay quejas de que Alemania está interviniendo en los asuntos internos de Israel apoyando financieramente a organizaciones con agendas problemáticas y al mismo tiempo descuidando la presión sobre los palestinos.

El lado alemán sería más prudente si seleccionara con quién hablar en Israel. Dos semanas después de la "memorable visita" del ministro de Asuntos Exteriores Sigmar Gabriel [en la que se canceló una reunión con el primer ministro de Israel por la insistencia de Gabriel en reunirse con grupos que difaman al IDF], llegó el presidente alemán Frank-Walter Steinmeier, y se reunió con organizaciones y organismos que critican al gobierno [israelí]. La diferencia era que todos se centraban en un objetivo claro y práctico: trabajar por la paz, no contra el gobierno. Apoyar a las organizaciones con un enfoque constructivo sería mejor que apoyar a los grupos que son destructivos.

P: ¿Cuáles son sus expectativas de Alemania con respecto al movimiento BDS?

Ha habido un desarrollo positivo en Munich, que fue la primera ciudad en adoptar una iniciativa que prohíbe los actos de este movimiento en los edificios del municipio. Más tarde, la misma actitud fue adoptada también en Frankfurt y Berlín. La gente está empezando a conocer el carácter de este movimiento, también en el gobierno federal, y comprender que esta no es una organización de paz inofensiva. Es una organización que no solo es antiisraelí, sino también antisemita. Daré la bienvenida a la decisión del Bundestag. Podrá tomar un poco más de tiempo, pero creo que estamos en camino.

P: Los conservadores en el Bundestag quieren expulsar inmigrantes y refugiados antisemitas. ¿Es esta una posibilidad?

El proyecto de ley transmite un mensaje muy claro sobre lo que Alemania está dispuesta y no está dispuesta a aceptar. Sin embargo, implicaría la revocación de permisos, no la deportación inmediata.son

P: ¿Le preocupa el futuro de la comunidad judía en Alemania?

Por el momento no. Hay desarrollos que nos obligan a permanecer atentos, inspirando preocupación, pero sin miedo. Siento que los políticos y el público en Alemania son conscientes, y estoy convencido de que es posible suprimir las voces antisemíticas, que han crecido bastante en el pasado reciente.

Labels:

Saturday, January 13, 2018

Alemania, Suecia: ¿La inmigración, una oportunidad para el antisemitismo? - Luc Rosenzweig - Causeur



Un amigo alemán me contaba las desventuras de una joven pareja de Berlín que había respondido con entusiasmo en 2015 al llamamiento de Angela Merkel de abrir los brazos a los inmigrantes que llegaban desde el Oriente Medio, muchos de ellos sirios que huían de la guerra civil.

Propietarios de un estudio, esta pareja sacrifica el cobro de un alquiler para que esté disponible para dos jóvenes refugiados sirios a los que los servicios sociales de Berlín brindan los beneficios proporcionados a los solicitantes de asilo: cupones de comida, suscripción gratuita al transporte público, dinero de bolsillo (84 € por mes), curso de alemán, etc.

Al principio, las relaciones entre los anfitriones y los albergados se reducía a lo esencial debido a la brecha lingüística. Unos meses más tarde, cuando los sirios tienen unos medios de expresión más elaborados en el lenguaje de Goethe, el diálogo se vuelve más rico. Cuentan su odisea y quieren, lo que es bastante normal, expresar su gratitud: "Saben, les dijo uno de ellos, nosotros en Siria tenemos una gran admiración por los alemanes". Ante la mirada interrogante de la joven pareja, continuó diciendo: " Ustedes se las arreglaron para deshacerse de sus judíos, mientras que nosotros, en el Oriente Medio, todavía estamos sufriendo la opresión de los sionistas". No sabemos el resultado, pero la pareja alemana fue lo suficientemente impactada como para contar el episodio.

El único estudio disponible sobre el tema, llevado a cabo por el Ramer Institute for Judeo-German Relations a petición del American Jewish Committee, y basado en docenas de entrevistas en profundidad con refugiados recientemente llegados a Alemania, muestra que la dolorosa experiencia de nuestra pareja de humanistas de Berlín no es ninguna excepción. El estado de espíritu de sus invitados está muy presente entre los recién llegados, a excepción de los que pertenecen a minorías oprimidas en Siria e Irak, es decir: cristianos, yazidíes, kurdos.

Nadie había informado a los voluntarios de la Willkommenskultur merkeliana que el formateo social y escolar en la Siria de Assad incluye una visión hostil no sólo del enemigo israelí, sino de los judíos en general, tal como es perfectamente descrita en la autobiografía en cómics de Riad Sattouf, "El árabe del futuro", cuya publicación en alemán, sin embargo, coincidió con la llegada masiva de los solicitantes de asilo en el país.

Para los alemanes, el antisemitismo y el nazismo forman una pareja inseparable, y el vientre de la "sucia bestia" no podía ser fecundo más que en las aguas pútridas de la extrema derecha.

Entonces, es con asombro y estupefacción que el público de Alemania ha descubierto en las últimas semanas que nuevamente era posible gritar "!Muerte a los judíos!" en las calles de Berlín. Estos llamamientos al asesinato de judíos no fueron pronunciados por unas pocas docenas de cabezas rapadas nostálgicos de Hitler, sino en idioma árabe por varios cientos de manifestantes que se reunieron frente a la embajada de los Estados Unidos para protestar contra el reconocimiento por Donald Trump de Jerusalén como capital del Estado de Israel . Por primera vez desde 1947, las banderas de la Estrella de David fueron incendiadas públicamente en la antigua capital del Reich. Angela Merkel "se quedó sin aliento" y declaró: "Condenamos enérgicamente todas las formas de antisemitismo y xenofobia, y utilizaremos todos los medios del estado de derecho para luchar contra ellas".

Los periódicos del grupo Springer, más orientados hacia la derecha, hicieron sonar la voz de alarma: el tabloide Bild-Zeitung (4 millones de copias diarias) informaba en primera página del regreso del antisemitismo en Alemania, describiendo los abusos sufridos por los "judíos visibles" en el espacio público alemán, con multitud de abusos verbales y escupitajos por parte de individuos "de la inmigración" . En un editorial solemne del diario de "calidad" del grupo Springer, el Die Welt, su director Mathias Döpfner consideraba que la condena de la manifestación de Berlín por la canciller Merkel era ampliamente insuficiente y proponía prohibir en el territorio alemán a cualquier líder de un país de la Liga Árabe que hiciera amenazas de destrucción contra el Estado de Israel."Hay un límite para nuestra renuncia a los valores liberales. De lo contrario, éste sería el comienzo de la sumisión. Y basta con abrir un libro de historia para ver hasta dónde puede conducir esto".

En Suecia, la situación es aún más preocupante. En este país, que ha acogido a más refugiados que Alemania en proporción a su población durante la gran ola migratoria de 2015, no fue suficiente con gritar consignas antisemitas durante las protestas contra Trump en Estocolmo y Malmö, sino que de las voces se pasó a los actos: el 9 de diciembre, la sinagoga de Gotemburgo, donde se celebraba la fiesta de Hanukkah para los jóvenes de la comunidad judía de la ciudad, fue atacada con cócteles molotov.

El gobierno sueco, que no tiene los mismos escrúpulos históricos sobre Israel que su contraparte en Berlín, no ha dejado en los últimos años de ponerse del lado del mundo árabe-musulmán: encabezando en la UE las condenas del Estado judío, Suecia fue en octubre de 2014, el primer (y único) estado de la UE en reconocer al estado palestino. Su actual ministra de Asuntos Exteriores, la socialdemócrata Margot Wallström, ha convertido en una especialidad muy notoria sus "ataques a Israel" hasta el límite. Así declaraba después de los ataques de Bataclan en París: "Hemos llegado a una situación similar a la que prevalece en el Oriente Medio, donde sobre todo los palestinos encuentran que no hay futuro para ellos. O aceptan esta situación desesperada o recurren a la violencia". Se puede entender perfectamente que Israel la haya declarado persona no grata a esta ministra sueca de izquierdas, cuya "sutileza geopolítica es notable". Su propio líder, el primer ministro sueco Stefan Löfven, preguntado y presionado sobre este nuevo antisemitismo vinculado a la inmigración árabe-musulmana, simplemente logró responder: "Tenemos un problema en Suecia con el antisemitismo, y no importa de quién venga, !de todos modos es malo!".  El dirigente sueco tuvo mucho cuidado en no nombrar a los perpetradores, mientras que solo el 3% de los actos antisemitas en Suecia se pueden atribuir a la extrema derecha.

Mientras tanto, la prensa tabloide sueca, que en el 2009 acusaba de manera despreciable y sin ninguna evidencia a Israel de un tráfico de órganos robados a activistas palestinos muertos por el IDF, seguía con sus trece y titulaba así: "El ataque con bombas de la sinagoga (Gotemburgo) está vinculado a Trump". En ese contexto, no debería estar prohibido boicotear a Ikea, cuyo fundador y omnipotente jefe Ingvar Kamprad fue miembro en su juventud de los jóvenes suecos pro-nazis.

Para nosotros, franceses, que tenemos una larga experiencia en la negación de este nuevo antisemitismo procedente del Oriente Medio, las noticias que nos llegan hoy desde Alemania y Suecia pueden parecer benignas: hemos visto cosas mucho peores en Toulouse y en el Hyper Cacher. En los últimos años, Francia es el único país occidental donde los judíos han sido asesinados por lo que son, por personas que afirman librar una guerra santa en nombre del Islam. En el 2000, cuando esta agresiva judeofobia se estaba instalando en los territorios perdidos (los suburbios de población inmigrante) de la República, nos hubiera gustado que los principales periódicos hubieran estado a la vanguardia de la resistencia a esta barbarie. No fue ese el caso, y la tentación de una sumisión al estilo sueco todavía está muy presente aquí. Esta reflexión es para fomentar un poco de modestia.

Labels: ,