Sunday, March 01, 2015

El Haaretz desea un castigo sin precedentes a Netanyahu, y acusa a Obama de debilidad por no haber jugado sucio. El asunto de Irán apenas les interesa



Obama es el mayor activo político de Netanyahu - Anshel Pfeffer - Haaretz

Si hace dos meses alguien hubiera predicho que dos semanas antes de las elecciones de Israel, Benjamin Netanyahu se dirigiría al Congreso en contra de la voluntad expresa de la administración Obama, nadie hubiera creído que incluso Netanyahu fuera tan lejos.

Si la predicción hubiera sugerido que, una semana antes del discurso, una campaña publicitaria del Likud acusara a los EEUU de tratar de vetar al establushment de Israel y que Netanyahu culparía a las potencias mundiales de permitir a Irán construir un arma nuclear, estaríamos llamando a los hombres de las batas blancas (loqueros).

Pero todo esto ha sucedido y aún no estamos más cerca de entender exactamente por qué el primer ministro israelí, que supuestamente conoce mejor que cualquiera de sus predecesores los EEUU, está hundiendo la alianza estratégica en su peor crisis, en momentos en que Israel necesita el apoyo de los Estados Unidos más de nunca.

Tres posibles razones se han avanzado.

En primer lugar, Netanyahu dice que el Congreso de los Estados Unidos es el mejor lugar para advertir al mundo en contra de un peligroso acuerdo nuclear con Irán. Resulta inverosímil que un discurso, por bueno que pueda ser, pueda tener ese tipo de efecto, pero Netanyahu tiene fe en su propia retórica.

En segundo lugar, esta es la estrategia definitiva del Likud para dominar la agenda electoral y enfocar esta campaña sobre un solo tema: la capacidad de Netanyahu para manejar a Irán. Cualquiera que sea lo que el público piense de él, las encuestas coinciden en que la mayoría de los israelíes aún dicen que es el más adecuado para el puesto que cualquiera de sus rivales.

Y mientras muchos encuentran en este razonamiento el colmo del cinismo, Netanyahu y su círculo inmediato de admiradores están convencidos de que Israel se dirige hacia el desastre si cualquier otro se encuentra al frente de la oficina del primer ministro. No se trata pues de conveniencia política, sino de una necesidad nacional.

La tercera razón tiene sus raíces en las extrañas maquinaciones y egolatrías de los seguidores y clientes estadounidenses de Netanyahu, el principal de ellos el magnate de los casinos Sheldon Adelson.

Para ellos, una buena pelea con Barack Obama no es un subproducto desafortunado del discurso, es el resultado deseado.

Cada una de estas razones figuran sustancialmente en la motivación de Netanyahu de poner en peligro la relación especial entre Jerusalén y Washington.

Pero también es cierto que las montañas de análisis y opiniones de los expertos hasta la fecha han culpado principalmente  aNetanyahu y en parte al eje formado por el embajador Dermer y el portavoz republicano Boehner. Pero la cuestión sin respuesta es la siguiente: ¿Podría Netanyahu haber considerado una estratagema tal si alguien más hubiera estado en la Casa Blanca?

Netanyahu nunca se hubiera atrevido a echar mano de ella ante Bill (o Hillary) Clinton, o ante uno de los Bush, porque su castigo hubiera sido rápido y terrible. Ellos le habrían detenido para destruirlo políticamente, y no en Washington, sino donde realmente importa a Netanyahu, en Israel.

La respuesta de la administración Obama hasta el momento, como han demostrado John Kerry y Susan Rice esta semana criticando a Netanyahu, ha sido de bastante dureza. Pero decirle a Charlie Rose que las acciones de Netanyahu son "destructivas" y recordar a un comité del Congreso la forma en que se alentó a los EEUU para embarcarse en la guerra de Irak, podría dañar a Netanyahu en los Estados Unidos, pero es estrictamente para consumo interno.

Nada de esto resuena entre los posibles votantes de Netanyahu en Israel (con excepción de aquellos israelíes que nunca votarían al Likud de todos modos).

Si hubieramos estado ante un Clinton o un Bush, el libro de reglas habría salido volando por la ventana, y una cohorte de asesores de campaña habría trabajado día y noche para que un montón de información realmente perjudicial hubiera caido en manos repentinamente de los medios de comunicación israelíes, todo para asegurar la caída de Netanyahu el 17 de marzo.

Pero Obama no juega duro.

Hace casi seis años, a principios de la primera administración Obama, Netanyahu seguía preocupado por lo que Obama podría hacer contra él. Es por eso que hizo el discurso de Bar-Ilan, aceptando por primera vez una solución de dos Estados y estando de acuerdo en congelar la construcción de asentamientos durante 10 meses.

Desde entonces no ha pasado nada para que Netanyahu tenga la sensación de que tiene que temer a Obama.

Si en algún momento la administración Obama se hubiera empeñado en realizar una política exterior valiente y de principios, Netanyahu podría haber tenido dudas.

Pero ¿por qué debería temer a un presidente americano que permitió que Bashar Assad cruzara descaradamente cada línea roja que dicho presidente dibujó en el suelo empapado de sangre de Siria? ¿Un presidente que no ha tenido problemas con uno de sus asesores que ha acuñado la frase "liderando desde la retaguardia"? ¿Un presidente que se ha ausentado de cualquier compromiso serio ante la rastrera conquista de Ucrania por Rusia, dejando esa tarea a los líderes de Alemania y Francia?

Obama se ha atragantado a cada paso del camino ante el caos que ha envuelto a Libia, Irak y Egipto, en una endeble actuación a la hora de ejercer la influencia de los Estados Unidos sobre los aliados estadounidenses, o a la hora de sostenerlos.

Naciones pro-occidentales de Asia han sentido desesperación ante su falta de reacción significativa ante las pruebas nucleares de Corea del Norte y la agresión china.

Netanyahu nunca le gustó a Obama. Él le temía desde el momento en que ganó las elecciones de 2009, sólo dos meses después de su toma de posesión de la presidencia.

¿Pero qué líderes mundiales que esperaban la era Obama con esperanza no se han sentido defraudados? ¿Quién no ha sufrido al ver como decepcionaba? ¿Acaso Erdogan de Turquía y los emires de Qatar han pagado un precio por apoyar activamente e instigar el terrorismo islámico?

Si Erdogan, Putin y Kim Jong-Un han podido salirse con la suya, las razones para ello de Netanyahu también son válidas.

Pero Netanyahu se equivoca. Israel confía en su alianza con los EEUU en una forma que pocos países lo hacen, y el daño que la está causando sobrevivirá al último mandato de Obama. Porque por ahora Netanyahu está viviendo en el corto plazo.

No se trata solamente de la singular incapacidad de Obama de jugar sucio lo que ha permitido a Netanyahu tomar ventaja. Si bien la gran mayoría de la clase política y diplomática de Israel se ha levantado en armas ante su imprudencia, el presidente de Estados Unidos no disfruta de la simpatía o dek respeto para dibujar un contragolpe político efectivo.

Como en muchos otros países, Obama ha logrado decepcionar dramáticamente a ambos lados de la división política de Israel.

Los rivales de Netanyahu, incluido el líder laborista Isaac Herzogm no son fans de lo que ven como una posición temeraria de Obama en su intento de firmar un acuerdo con los iraníes a toda costa. Y mientras el ala izquierda israelí anhela un acuerdo diplomático con los palestinos, observa horrorizado la ineptitud de los esfuerzos de su gobierno para hacer avanzar el proceso de paz.

A diferencia de los anteriores presidentes, Obama ha realizado escasos esfuerzos por cortejar a la opinión pública israelí y es profundamente impopular en Israel. En muchos aspectos de seguridad, la cooperación diplomática entre EEUU-Israel durante los últimos seis años nunca ha estado tan próxima, pero este hecho no se ha registrado con los votantes.

Figuras del Likud están describiendo en privado el furor que rodea al discurso de Netanyahu como una situación positiva donde siempre ganan. Ahora ya no importa cómo reaccione la administración Obama, Netanyahu marcará tantos ante su base, y todas las críticas a sus políticas y todas las revelaciones sobre sus asuntos personales y sobre los affaires sociales y financieras de su gobierno, están siendo ahogados por la pugna con Washington.

En este punto, una reacción de la administración Obama puede incluso favorecer a Netanyahu. Puede que cualquier reacción del presidente americano, no importa cual sea, es probable que ayude a Likud a ganar los votos de la derecha que carece para asegurarse ser el mayor partido el 18 de marzo.

Obama es actualmente el mayor activo político de Netanyahu.

Labels: ,

¿Judío francés o Francés de confesión judía? - Marion Bernard - i24news



"Judíos de Francia, la tentación de la partida", "Ser judío en Francia", "Judíos de Francia, la fuerza de la unión", estos son algunos de los titulares de los muchos números especiales dedicados por los semanarios franceses a la comunidad judía francesa, desde el ataque asesino del 9 de enero contra el Hypercacher de Vincennes.

Este repentino interés por estos cerca de 500.000 ciudadanos franceses se revela por la fascinación que despiertan, si juzgamos por el número de artículos dedicados a ellos a diario. Una especial atención que parecer querer demostrar una cierta toma de conciencia, mientras que otros lo comparan con un profundo malestar y prefieren mantenerse al margen de este frenesí mediático del momento.

Estos dossier nos presentan a varias familias de confesión judía con un punto en común: la mayoría revela su sensación de temor al tiempo que rechaza la idea de una partida, y algunos afirman que "ni hablar de ir a Israel", en lo que parece ser un buscado desaire a los llamamientos del primer ministro israelí Benjamin Netanyahu, muy criticado por la prensa francesa por sus declaraciones juzgadas inapropiadas a la atención de los judíos de Francia.

Esta casi unanimidad en señalar que ellos "son franceses primero" y en rechazar su partida, parece sin embargo engañosamente optimista, o al menos bastante indicativa del grado de traumatismo generado tras los sucesos del 9 de enero, que actuó como un verdadero shock para una ya profundamente herida comunidad judía, sobre todo tras el asesinato de Ilan Halimi y de las víctimas de Toulouse. Por lo tanto, a pesar de los esfuerzos para mostrar el apego de los judíos franceses a Francia y su patriotismo a toda prueba, parece más bien que la desintegración de este vínculo histórico es muy efectiva para algunos, e inevitable para los demás.

Las controversias semánticas son también muy reveladoras del malestar en el que se halla inmersa la primera comunidad judía de Europa, golpeada fuertemente por una especie de "crisis de identidad": ¿Son franceses de confesión y/o orígenes judíos, o son judíos franceses? ?Su religión suplanta a su nacionalidad? ¿Estas preguntas tienen incluso lugar de ser?

Desconcertados por la controversia alrededor de esta yuxtaposición de palabras que de una manera o de otra pueden determinar cuando se es "políticamente correcto", nos ha parecido interesante hacer simplemente la pregunta, cuya contestación no es tan obvia, a los interesados ​​para conocer sus sentimientos.

Un grupo de veinte encuestados de todas las edades y de procedencias sociales confundidas, pero con una mayoría de jóvenes de entre 25 y 35 años, poco más de la mitad se consideran "judíos franceses", mientras que los otros destacan su ciudadanía y prefieren el término "francés de confesión judía". Un resultado poco concluyente que no permite extraer conclusiones apresuradas, y mucho menos alzarse contra esos que emplean una fórmula en lugar de la otra.

Dos individuos dijeron ser completamente incapaces de responder porque "es muy difícil" y "estos dos términos son inseparables", según precisaron.

"Me considero judía francesa, pero mi madre afirmaría lo contrario", dice una chica de 28 años, revelando un desacuerdo generacional sobre el tema, mientras que otro responde en la misma dirección antes de añadir: "depende de mi interlocutor".

En otras palabras, y en este caso, la afiliación religiosa tiene prioridad sobre la nacionalidad en el ámbito privado, pero si la pregunta fuese en un ámbito público, la respuesta habría sido diferente.

"Judío francés, pero no por mucho tiempo", dice otro, aparentemente en referencia a una inminente salida o al menos a considerarlo cuidadosamente.

Estas pocas reacciones bastante mitigadas y por supuesto nada exhaustivas, se hacen eco de la complejidad y de la heterogeneidad de esta comunidad dividida entre su claro compromiso con Francia, su cultura, su historia, con esta tierra de exilio para algunos judíos que llegaron en masa desde el Magreb en los años 1960 o incluso antes para los originarios de los países del Este, y el temor constante a ser el blanco de nuevos ataques.

"Tengo siempre presente que los judíos no tienen futuro en Francia, y sé que tenemos que irnos", dijo Clara, de 26 años, secretaria general de un movimiento político y una residente de un  barrio chic parisino, en las antípodas con los suburbios parisinos.

Preguntada sobre una eventual partida de Francia, la conclusión es clara: "No a corto plazo, pero en el futuro eso será inevitable", al tiempo que destaca su vínculo "muy fuerte" con el país en el que nació y donde estudió.

"Me siento desgraciada al ver como el país se marchita", dice con un cierto pesimismo: "Creo que la amenaza que pende sobre Francia no se puede controlar, incluso si me siento protegida por las autoridades", añade ella.

De hecho, si parece imposible medir la salida hipotética de judíos de Francia ya que permanecen divididos sobre el tema, lo cierto es que en gran parte al menos admiten haber considerado salir del país, tal como dan fe de datos de la Agencia Judía para Israel, En enero, unas 3.700 personas asistieron a las reuniones de información para la aliyah ("la subida" a Israel), contra 300 en el mismo período en el 2014.

Una fuga potencial de 3.700 elegibles para la ciudadanía israelí y codiciados por Jerusalén, mientras París parece decidido a no dejarlos partir. "Francia sin los judíos no es Francia", ha martilleado repetidamente el Presidente y el Primer Ministro francés.

La cuestión es si la relación nacional primará sobre la sensación de inseguridad que ronda a una comunidad que está bajo el punto de mira.

Labels:

Algo huele a podrido en el estado de Dinamarca - Yossi Shain - i24news



Hace unos tres años, se me requirió por la Universidad de Roskilde, cerca de Copenhague, para servir como un miembro externo en un comité que examinaba una disertación sobre la relación entre la comunidad judía norteamericana y los colonos judíos en Judea y Samaria.

Me quedé sorprendido con la solicitud, preguntándome quién en Dinamarca se podría dedicar a tal tema. Resultó que la disertación fue escrita por un joven judío danés que había pasado un periodo de investigación de varios meses en Judea y Samaria.

Después de que presenté mis observaciones y se introdujeron modificaciones, fui invitado a Copenhague para la presentación de la tesis. El evento se celebró ante un gran auditorio. Me senté en el escenario junto a dos miembros del comité de Dinamarca, y a cada miembro de dicho comité se le dio unos 30 minutos para hablar con el candidato a doctor y para hacerle preguntas. Yo fui el último en hablar.

El evento académico se convirtió rápidamente en un espectáculo de condena del "colonialismo" de Israel. Uno de los miembros del comité, una socióloga "experta en violencia", presentó unas teorías innovadoras acerca de los "males de la ocupación" y de la "violencia de género", al tiempo que demostraba una completa ignorancia sobre el conflicto árabe-israelí. Parte de su disertación se centró en el "poder destructivo" del lobby judío de los Estados Unidos.

Incluso antes de este evento, se me informó implícitamente que el evento era una "performance", una especie de representación seguida de la presentación de la tesis doctoral. Cuando llegó mi turno, comencé diciendo que "en lo que a mí respecta, estamos ante una prueba académica en lugar de un ritual ceremonial". Quedaba claro por mi comentario que la tesis doctoral del candidato todavía debía ser revisada y no era un hecho consumado.

El ambiente en el auditorio cambió inmediatamente. La tensión reemplazó al sentimiento festivo. En la media hora que me dieron, cumplí con mi papel y realicé las preguntas oportunas acerca de la metodología de la investigación y los hallazgos. Le puse las cosas difíciles al candidato cuando le pregunté si había tratado de satisfacer los sentimientos anti-Israel en la academia danesa a través de su disertación. La presión en la sala aumentó aún más cuando dije que la politización de las preguntas de los otros miembros del comité resultaban demasiado evidentes y no se centraban en la calidad de la tesis. Finalmente, los miembros del comité decidieron que eran necesarios cambios y modificaciones.

Por la noche fui invitado a cenar por la familia del candidato al doctorado. Una cálida familia judía, algunos de ellos sobrevivientes del Holocausto. El ministro de Infraestructura danés, un amigo de la familia, también fue invitado. Una animada conversación se desarrolló sobre las amenazas climáticas y el enorme presupuesto ambiental de su país. También hablamos sobre los retos culturales de la sociedad danesa de cara a las olas de inmigración procedentes de países musulmanes.

En un determinado momento hablamos de nuestros hijos. Cuando dije que mi hijo estaba en el ejército israelí, la esposa del ministro danés me preguntó: "¿Y usted lo permite?". "Por supuesto", le contesté. "Forma parte de nuestra vida en Israel". Añadí que estaba muy orgulloso de mi hijo, que creció en los Estados Unidos, por su elección de venir a Israel y servir en el ejército israelí.

El tono cambió de inmediato, y se desarrolló una acalorada discusión sobre la "política de opresión israelí". El ministro danés dijo algunas duras palabras sobre el "nacionalismo chauvinista israelí", sobre la violencia y la injusticia israelí hacia los palestinos y sobre la destrucción de la democracia israelí [N.P.: Sin duda era lector de un único diario israelí, el Haaretz]. Incluso señaló que la política de Israel estaba afectando a la seguridad de los judíos de Dinamarca, y señaló que podía conducir al antisemitismo.

Protesté y hablé acerca de la insuficiencia de los daneses a la hora de entender las amenazas existentes en nuestra región. También mencioné el nacionalismo danés, que estaba tratando de frenar la inmigración musulmana. Cuando el argumento cruzó la línea de la tolerancia escandinava, me levanté para llamar a un taxi y me fui.

Esa noche, me sentía angustiado. ¿Podría ser que hubiera exagerado? ¿Cómo es posible que incluso en Copenhague, no podía salir de casa sin meterme en líos?

Pero por la mañana, de camino al aeropuerto, entendí que no debemos guardar silencio a la luz de la ignorancia, la ceguera y la corrección política. Me pregunté a mí mismo: ¿Por qué Dinamarca, que según dicen está experimentando una amenaza islamista interna, desvía la discusión hacia la "ocupación israelí"?

En noviembre de 2012, el embajador de Israel en Dinamarca, Arthur Avnon, advirtió a los judíos en Copenhague que tuvieran cuidado: no hablen hebreo en voz alta, no lleven la estrella de David o símbolos judíos, y esperen a estar dentro de la sinagoga para ponerse sus kipás.

La reciente ofensiva terrorista en la capital danesa quizás pueda abrir los ojos a los que todavía tienen que darse cuenta: algo está podrido en el estado de Dinamarca.

Labels:

Cuando la izquierda radical francesa se confabula con los adictos al fundamentalismo islámico - Jack Dion - Marianne



 El 6 de marzo en Saint-Denis, una parte de la izquierda radical y asociaciones islámicas celebrarán un mitin contra la "islamofobia y el clima de guerra generado por la obsesión con la seguridad". En el título de la reunión, ni una palabra contra el yihadismo, el fundamentalismo y el antisemitismo. Como si para algunos, el ataque contra Charlie Hebdo y el supermercado kosher, nunca hubieran ocurrido.

Cartel de los nativos de la República ...
Una manifestación "contra la islamofobia y el clima de seguridad de la guerra" que se celebrará el 6 de marzo en Saint Denis. El mero título lo dice todo.

Pasemos por encima del concepto de "clima de guerra generado por la obsesión con la seguridad" en un estado de derecho en el que, hasta nuevo aviso, no se ha introducido ninguna "Patriot act". Si existe una "guerra", sería más bien la declarada por el Estado Islámico y sus afiliados.

En cuanto a la noción nebulosa de "islamofobia" agitada como un trapo rojo, ella es regularmente puesta en escena para asimilar cualquier crítica al Islam - y que es sujeto de la libertad de expresión - a una estigmatización de los musulmanes. Equiparar lo uno a lo otro es una forma efectiva de mezclar géneros y casquetes, como lo hemos visto con el Charlie Hebdo, acusados ​​regularmente de "islamofobia", incluso de racismo, por haberse atrevido a burlarse de Mahoma negándose a arrodillarse ante los fanáticos de lo religiosamente correcto.

Por otra parte, no es una coincidencia que en el título de la reunión no haya una palabra para denunciar el yihadismo, el islamismo radical y el antisemitismo, al que se alude muy vagamente pocas líneas más abajo con una evocación del ataque al supermercado kosher. Eso es todo.

En pocas palabras, se tiene la desagradable impresión que el asesinato selectivo de Charlie Hebdo nunca tuvo lugar y que el antisemitismo homicida de Coulibaly es una fantasía. Nadie disparó así pues a los dibujantes invocando la memoria del Profeta. Ningún asesino ha asesinado en nombre de Aláh, ensuciando de paso a todos los que se refieren al Corán. El antisemitismo, también, es un espejismo de la mente inventado por los seguidores de las teorías de conspiración.

Algunos participantes en este sorprendente cónclave han tratado de realizar una leve denuncia del antisemitismo en la convocatoria antes mencionada, pero nada real se menciona. Los cerebros (?) de la iniciativa se quedaron en una lógica loca, que es solamente una copia invertida de la versión más extrema del "choque de civilizaciones" neocon. Somos "nosotros" (los musulmanes, ya sean laicos o no, los defensores de la república o no) o "ellos" (los otros). En resumen, es la "islamofobia" lo que causa el yihadismo, y todo lo demás es literatura de incrédulos.  

Desde el punto de vista de organizaciones musulmanas como la UOIF e Indígenas de la República, conocidas por sus excesos comunitarios o por su complacencia con locuras etnicistas, todo es bastante lógico. Más sorprendente es que se asocian en esta iniciativa asociaciones como Attac, sindicatos y partidos políticos o movimientos como EELV - que finalmente ha renunciado -, el PCF, Juntos (FDG), el NPA, y como ellas han podido respaldar unas amalgamas que hacen el juego de los aprendices de brujo.

Se creería que volvemos años atrás, cuando una parte de la izquierda se desgarraba por el entrismo practicado por la gente que hacía del velo el signo externo de la lucha por la emancipación. En ese momento, tal regresión es aun más inquietante.

Hoy, después de los acontecimientos que tuvieron lugar en París y Copenhague, es francamente insoportable.

Labels: ,

Los sobrevivientes judíos y su progenie contra Israel - Edward Alexander - Algemeiner


Revisando un artículo reciente de Edward Alexander, encontré este artículo de agosto de 2014 que me había pasado desapercibido


Los enemigos judíos de Israel, si son lo suficientemente prolíficos en su utilización de las habituales tonterías, a menudo vienen en ayuda de sus defensores. A principios del verano de 2014 escribí el siguiente párrafo en el prólogo de un libro que preparo y que se titulará "Judíos contra sí mismos":
No he intentado una taxonomía sistemática de todas las especies de judíos que se han posicionado como "enemigos de Israel", una tarea monumental que requeriría una enciclopedia para incluir a los siguientes: Progresistas judíos contra Israel; Queers judíos contra Israel; Haredim contra Israel; Sobrevivientes del Holocausto contra Israel; Hijos de sobrevivientes del Holocausto contra Israel; Voz Judía por la Paz; Nietos de sobrevivientes del Holocausto contra Israel; Supervivientes del gueto de Varsovia contra Israel; J Street; Posmodernos judíos contra Israel; Profesores judíos de Berkeley contra Israel; Post-sionistas contra Israel; Miembros judíos de MESA [Asociación de Estudios del Oriente Medio] contra Israel; Judíos por el Boicot de los productos israelíes... y así una y otra vez, hasta el infinito, hasta la saciedad. 
A pesar de ello, siempre habrá lectores no judíos que expresen su asombro ante la presencia de judíos que cuestionan el derecho de los judíos a su autodeterminación y a ejercer su soberanía, y que tanto odian a Israel y a los judíos israelíes, avergonzándose de tener un estado. ¿Acaso pensaban que ellos serían tan raros como unos ratones cantores? Pues por desgracia no es así.
Me sentía más o menos contento con esa lista de Swift, pero también tuve la sensación de que faltaba algo en ella. La publicación, por primera vez en el The Guardian británico el 15 de agosto, y luego en el New York Times el 23 de agosto, de un anuncio acusando a Israel de genocidio en Gaza y pidiendo el "boicot económico, cultural y académico de Israel" me dio una pista. El anuncio fue colocado por los "Supervivientes judíos y los descendientes de los sobrevivientes", pero también podía haber incluido a los "Amigos de los sobrevivientes", a los "Primos de los sobrevivientes", a los "Familiares de las víctimas de los nazis en Ucrania", a la "Sobrina de un tío que luego se pegó un tiro", a la "Segunda esposa de un niño judío que fue escondido de los nazis" y a los "Miembros del club de todas las víctimas". En cuanto a la difamación de Israel, la imaginación no puede seguir el ritmo de la fantástica tosquedad moral de los difamadores.

De acuerdo con los 327 (en su mayoría desconocidos) firmantes de este asalto violento, burdo y obsceno contra el Estado de Israel como el único y verdadero heredero del nazismo, y adema en contra de Elie Wiesel (que se atrevió decir que los judíos ya habían sido suficientemente las víctimas como para no defenderse), las fábricas de la muerte, los centros de exterminio al aire libre y la vasta maquinaria de asesinato de los alemanes y de sus aliados fueron, para los que lograron sobrevivir a ellas, una "escuela de instrucción moral y de agudeza intelectual". Estos dones les han permitido emitir un juicio sobre el último conflicto entre Hamas-Israel y ponerse sin reservas del lado de Hamas, la versión islamista del nazismo cuyo propósito declarado es destruir Israel y "matar a los judíos dondequiera que los encontréis".

Los firmantes asumen que los campos de concentración fueron los maestros seminales de una escrúpulosidad moral que han transmitido a los hijos, nietos, bisnietos de los sobrevivientes. Inicialmente yo no había incluido a estas personas genéticamente privilegiadas en mi lista, y su número es enorme, tal vez no mensurable, entre las especies variadas de judíos que se incluyen dentro del género de "enemigos judíos de Israel". Una omisión grave por mi parte, sobre todo si algunos descendientes de los sobrevivientes, hasta la milésima generación, están genéticamente autorizados para decidir qué naciones pueden sobrevivir y cuales deben perecer.

Tres nombres entre los firmantes llamaron mi atención: Daniel Boyarin, Hedy Epstein, y Anna Baltzer.

El primero se define a sí mismo como "bisnieto" de víctimas del nazismo. Profesor de Talmud en la Universidad de Berkeley, se identifica a sí mismo como un judío "destinado por el destino, la psicología, la historia personal, o lo que sea, a ser atraído por el cristianismo", y ha advertido que "mi judaísmo puede estar muriendo en Nablus, Daheishe, Beteen" (es decir, allí donde el ejército israelí ha tenido que entrar para perseguir a personas inclinadas a masacrar a judíos).

Boyarin pertenece a lo que se ha llamado la escuela "sissy (marica, con perdón)" de pensadores judíos contemporáneos. Se hace llamar de"género peculiar" y reemplazaría al "musculoso" judaísmo del sionismo, al que odia, por un judaísmo feminizado que afirma encontrar en los textos rabínicos. Para él, el centro moral de la historia judía es la celebración de la renuncia a un interés nacional, como si ese fuera el único criterio de una justa política. Él y otros en la escuela "sissy" juzgan como dignos de alabanza a esos judíos que nunca (o eso creen ellos) en el pasado optaron por coger una pistola o un cuchillo, como si un hombre incapaz de comer debiera ser elogiado por su capacidad de ayunar.

Pero cuando Israel estaba siendo bombardeada, Boyarin se mostró basta menos escrupuloso con la violencia palestina, y finalmente se puso del lado de Hamas, quien disparó miles de misiles contra los ciudadanos israelíes durante semanas. No importaban las circunstancias, siguió repitiendo Boyarin con la regularidad de una máquina de vapor, el caso es que para él los judíos se estaban "comprometiendo colectivamente en una guerra o guerras contra los musulmanes", y comparó todos autodefensa israelí con el Holocausto nazi.

Luego está Hedy Epstein. una "sobreviviente" profesional (ella huyó de Alemania de niña en 1939) y miembro del movimiento pro-Hamas Movimiento de Solidaridad Internacional. Ya que ella cree que la esclavitud, al igual que los campos de concentración nazis, también proporcionan (sin saberlo) la suficiente instrucción ética y refinamiento moral a sus víctimas, considera que es su obligación manifestarse (recientemente en Ferguson, Missouri) para apoyar a ciertos políticos chantajistas afro-americanos como Al Sharpton y Jesse Jackson, y nunca pierde la oportunidad de escupir veneno contra Israel. Ella es una versión de 90 años de edad de Rachel Corrie, una inveterada bienhechora que confundía hacer el bien con sentirse bien con lo que estaba haciendo.

Anna Baltzer, que aparece en la categoría de "nietos" en el mencionado anuncio, se llama realmente Anna Piller. Pero después de convertirse en apologista a pleno pulmón y prácticamente a tiempo completo de Hamas, y de ser una activista (como Epstein) del Movimiento de Solidaridad Internacional y del movimiento BDS, decidió ocultar su auténtica identidad por su abuela, que aún vive, y que es una auténtica superviviente del Holocausto y una firme partidaria de Israel. Para personas como Baltzer, no es el pecado sino su divulgación lo que debe tomarse en serio. Esa justificación permite a Piller-Baltzer prologar todas sus idioteces solemnes sobre el "apartheid" israelí arengando "como judía" en las iglesias presbiterianas y lugares similares en nombre de una organización que predica la matanza de judíos, mientras a su vez "protege" a su abuela de conocer las actividades de su nieta. (¿Hubo alguna vez una respuesta más astuta a la pregunta "¿Quién es un judío?" que la propuesta por el novelista hebreo Yosef Haim Brenner, cuando dijo que "un judío es alguien con nietos judíos"?)

En el caso de Piller-Baltzer tenemos la paradoja epistemológica de una demanda basada en una sabiduría moral heredada biológicamente (por su abuela sobreviviente del Holocausto), pero que es refutada por el mismo ancestro invocado para justificarla.

Tal vez la última palabra (aunque no infalible) en esta última deformación del Holocausto debería dejarse al último Primo Levi, cuya decencia y sabiduría sobrevivió pero no fue creada por Auschwitz:
Los "salvados (supervivientes)" de los Lager no fueron los mejores, los predestinados a hacer el bien, los portadores de un mensaje. Lo que yo había visto y vivido me demostraba exactamente todo lo contrario. Preferiblemente sobrevivieron los peores, los más egoístas, los más violentos, los más insensibles, los colaboradores en las "zonas grises", los espías. Esto ciertamente no fue una cierta regla... sino que fue, sin embargo, la regla. Me sentía inocente, es cierto, pero me inscribí entre los "salvados", y por lo tanto en la búsqueda permanente de una justificación ante mis propios ojos y ante los de los demás. Los peores sobrevivimos, es decir, los más aptos; pero todos los mejores murieron. (Primo Levi, Los hundidos y los salvados)

Labels: ,

Estados Unidos e Israel: La crisis fabricada por el presidente Obama - Elliot Abrams - Weekley Standard



La crisis entre los Estados Unidos e Israel ha sido fabricado por la administración Obama. La construcción de una crisis hacia arriba o hacia abajo está dentro de los poderes de la administración, y ha optado por construirla. ¿Por qué? Por tres razones: dañar y derrotar a Netanyahu (al que Obama nunca ha tragado simplemente porque él está a la derecha mientras que Obama está a la izquierda) en su campaña electoral, impedir que Israel afecte el debate existente en los Estados Unidos con respecto a las políticas de Irán, y la peor de todas, para disminuir la popularidad de Israel en los Estados Unidos y especialmente entre los demócratas.

Supongamos por un momento que el discurso de Netanyahu ante el Congreso es un error, una violación del protocolo, una maniobra para la campaña electoral israelí, de hecho todas esas cosas malas a las que apela la Casa Blanca. Estando de acuerdo con eso, por el bien del argumento, y aun así el comportamiento de la administración Obama sigue siendo inexplicable. Es evidente que hay mucho más detrás de su conducta que un mero pique sobre un discurso.

Primeramente está la relación personal y el deseo de ver como Netanyahu pierde las próximas elecciones israelíes. Recordemos que Obama llegó a la presidencia antes de que Netanyahu se convirtiera en primer ministro, y es obvio que el disgusto fue a la vez personal y político, y eso antes de Netanyahu hubiera hecho nada. A Obama no le gusta la gente de la derecha, ya sean estadounidenses, israelíes, australianos o lo que sean. Obama también optó inmediatamente, tras asumir el cargo, por comenzar una pelea con Israel y hacer de la construcción en los asentamientos y Jerusalén el tema central de las relaciones entre EEUU e Israel. Recuerden que designó a George Mitchell como su negociador especial un día después de asumir la presidencia, y Mitchell fue el padre de la exigencia de que la construcción se detuviera totalmente, incluyendo incluso la construcción para dar cabida a lo que Mitchell llamó "crecimiento natural" de las familias en los asentamientos. Un enfrentamiento era inevitable, y era deseado por la Casa Blanca.

Obama ha exagerado bastante sus tendencias, en el sentido de que según las encuestas los israelíes afirman no apoyar su política en Oriente Medio. Históricamente, un primer ministro israelí pierde apoyo interno cuando no sabe manejar las relaciones con Washington. Este año puede ser la excepción, ese momento en que los israelíes prefieran a un primer ministro que sepa oponerse a las políticas estadounidenses que ven como peligrosas para ellos. También pueden creer que la administración Obama es simplemente tan hostil hacia Israel que ningún primer ministro podría evitar la confrontación.

Recuerdo muy bien la forma en que en la administración Bush manejó la mala relación personal entre el presidente Bush y el presidente francés Jacques Chirac. En el período 2004-2005, especialmente, los dos hombres no se llevaron demasiado bien (discutiendo principalmente sobre Irak y simplemente porque no se gustaban personalmente), pero se quiso evitar que la mala química personal perjudicara las relaciones bilaterales. Así la Consejera de Seguridad Nacional (NSC) Condoleezza Rice, en 2004, y luego su sucesor Steve Hadley en 2005, crearon una solución temporal. El asesor de Seguridad Nacional francés, Maurice Gourdault-Montagne, viajó a Washington casi todos los meses y llegó a la Casa Blanca. Allí, el embajador de Francia en los EEUU, Jean-David Levitte, se unió a él para las reuniones con los principales funcionarios de NSC, del Departamento de Defensa, y del Departamento de Estado. En 2005, la secretaria de Estado Rice se unió a Hadley y varios de nosotros en el Consejo de Seguridad Nacional, y en el curso de medio día revisó todos los temas que enfrentaban a Estados Unidos y Francia. Fue un tiempo de compromiso serio para los funcionarios estadounidenses y franceses, pero eso se debió a que estábamos decididos a poner en cuarentena la mala química personal y evitar que infectara toda la relación, un objetivo fijado por el propio presidente Bush.

Es bastante obvio que el presidente Obama no tiene tal objetivo. Las autoridades israelíes se han quejado ante mí desde hace varios años por la falta de contactos y comunicaciones con la Casa Blanca. Susan Rice ha determinado que su trabajo también incluye empeorar las relaciones bilaterales, y no ha establecido ninguna relación con su homólogo israelí Yossi Cohen. Así que el problema no es sólo de mala química en la presidencia, se trata de una administración que ha decidido crear una relación tensa y negativa de arriba hacia abajo.

La segunda razón es la política de Irán. El gobierno busca desesperadamente un acuerdo con Irán en unos términos que hasta hace poco eran inaceptables para una amplia franja tanto de demócratas como de republicanos. Una tras otra, las exigencias estadounidenses o "líneas rojas" han sido abandonadas. Es evidente que la administración Obama está preocupada por si las posibles críticas de Israel (no sólo de Netanyahu, sino también israelíes) al posible acuerdo nuclear de Irán se popularizan. Por lo tanto, ha adoptado la táctica de personalizar la crítica israelí. Los argumentos críticos que son compartidos por todo el espectro israelí - que el probable acuerdo con Irán no dice nada sobre su desarrollo de misiles balísticos, que tampoco dice nada sobre el desarrollo de cabezas nucleares, que no requiere que Irán cumpla las exigencias del OIEA, que permite a Irán miles de centrifugadoras, que permitirá a Irán escapar a todo monitoreo y a las limitaciones después de unos diez años - se asignen exclusivamente a Netanyahu y a su campaña electoral. Así que a los demócratas se les dice que deben oponerse a tales argumentos, los cuales se atribuyen solamente a Netanyahu, para que no contribuyan a su reelección, algo que por supuesto es totalmente engañoso. E irresponsable cuando se trata de la cuestión mortal del programa de armas nucleares de Irán.

La tercera razón por la que la administración Obama ha construido esta crisis también es muy seria: utilizar la tensión actual para perjudicar el apoyo a Israel en los Estados Unidos permanentemente. Todos los sondeos de opinión en los últimos años muestran una gran ventaja partidista en ese apoyo: el apoyo general a Israel es constante y alto, pero su composición está cambiando. Cada vez son más los republicanos los que apoyan a Israel, y la brecha entre los niveles de soporte entre demócratas y republicanos está creciendo. El presidente Obama actúa como si éste hecho constituyera un acontecimiento magnífico, uno que debe ser reforzado tanto como sea posible antes de que deje el cargo. De esta manera no sólo dejará tras de si el acuerdo favorable a Irán, sino que debilitará el apoyo a Israel contra Irán y todo lo demás. El apoyo a Israel se convertiría menos en un asunto bipartidista y más en un tema que divide a esos dos partidos. No es difícil imaginarse a Obama tras su retiro uniéndose a Jimmy Carter como un crítico frecuente de Israel y empujando al partido Demócrata a alejarse de sus décadas de gran apoyo al Estado judío.

Quizás esta crisis fabricada disminuirá después del discurso de Netanyahu, donde es probable que diga cosas con las que muchos demócratas todavía estarán de acuerdo. Tal vez disminuirá si Irán rechaza cualquier acuerdo, incluso en los términos que la administración Obama les está ofreciendo. Quizás Netanyahu pierda las elecciones y un nuevo gobierno encabezado por los laboristas gobierne en Jerusalén. Pero lo más probable es que los 23 meses restantes de la administración Obama seguirán siendo meses de tensión entre Israel y los Estados Unidos. Esto se debe a que la administración Obama desea esa tensión y la ve como productiva. El problema no es el discurso de Netanyahu, que oportuno o no representa un factor de menor importancia y que pasa en las relaciones bilaterales. Los verdaderos problemas son más profundos y mucho más graves. El presidente Obama ha fomentado una crisis en las relaciones, ya que hace avanzar sus propios objetivos políticos. Eso es lo que sus subordinados y muchos demócratas en el Congreso no parecen comprender.

Labels: ,

¿Cómo se atreve a desafiar los deseos de todo un premio Nobel de la Paz (¿por cierto, alguien sabe por qué le dieron ese premio?)

Un gay es arrojado desde la azotea de un edificio por miembros del Estado Islámico: la administración Obama explicará que es culpa de la falta de empleo y las élites europeas progresistas y los grupos LGBTA occidentales echarán la culpa al "colonialismo occidental"



Nuevas imágenes horripilantes publicadas en una sitio yihadista de militantes del ISIS muestra a un grupo de combatientes de dicho grupo que lanzan a un hombre desde el tejado de un edificio.

Antes de que el hombre fuera arrojado a su muerte, sus asesinos leyeron una "resolución" de la Corte Islámica que ordenaba que el hombre debía ser lanzado desde el punto más alto de la ciudad por ser homosexual, según informa el Daily Mail.

En un comunicado que acompañaba a las imágenes, el ISIS decía que "el tribunal islámico de al-Furat wilayet (se refiere a una zona que cruza la frontera entre Siria e Irak) decidió que un hombre que había practicado la sodomía debía ser arrojado desde el punto más alto en la ciudad", y agregó que también podía ser "lapidado".

Momentos antes de que este hombre fuera lanzado a su muerte, una turba de al menos ocho hombres pudieron verse en lo alto del edificio que se cree que está en algún lugar en el norte de Irak.
¡
El cuerpo del hombre finalmente se veía rodeado de ladrillos, posiblemente después de que él fuera apedreado y lapidado.

Los informes dicen que después de haber sido lanzado desde el edificio, este hombre homosexual fue apedreado hasta la muerte como estaba moribundo.

Labels:

Esto es lo que prefieren los judíos americanos progresistas, todo sea para que siga en pie la mentira de una Europa liberal y el sionismo israelí no se salga con la suya

Saturday, February 28, 2015

¿Un boom de la cirugía estética y del Botox en un "campo de concentración a cielo abierto"?



Leer aquí

Labels:

La negación de la realidad (el antisemitismo musulmán y la inacción de las élites europeas) se está convirtiendo en un deber cívico - Elizabeth Levy - Causeur


Por fin la paz oficial: Roger Cukierman y Dalil Boubaker

!!Todo está perdonado!! Hay finales felices más glamurosos, pero la guerra de civilizaciones no se llevará a cabo. No esta noche. Roger Cukierman y Dalil Boubaker, respectivamente el jefe de los judíos y musulmanes en Francia (los dirigentes de las organizaciones que oficialmente les representan), se besaron bajo la tierna mirada de Presidente Holland, y finalmente se dieron la mano, pero es similar. Es curioso, siento que en los últimos años es la misma escena la que se repite: los representantes de las principales religiones, como dicen en la tele-información mediática, hacen votos de amor mutuo y de la promesa de trabajar por el éxito de la convivencia. Afortunadamente vivimos en un país laico.

Bajo Sarkozy, fue parecido. Tan pronto como se calentó la cuestión un tanto, vimos a respetables sacerdotes, imanes y rabinos yendo para ser educados a la corte del Elíseo. Es decir, cuando las cosas se calientan en Francia, a menudo es por historias de Buen Dios. Esto explica por qué las disputas de capillas se han convertido en asuntos de Estado, y la disputa entre Cukierman y Boubakeur se procesa en las más altas instituciones.

Bueno, no se puede negar que Cukierman arruinó el estado de ánimo ascendente. Pero después de todo, fue su interrupción de esa atmósfera de negar lo evidente lo que hizo levantar alarmadas las cabezas de sus invitados. La cena anual del CRIF (el consejo representativo de las instituciones judías francesas) tenía que ofrecer el espectáculo de una Francia unida contra el fundamentalismo, de la solidaridad contra el racismo y el antisemitismo, y de estar de pie contra la barbarie. Y las conversaciones no debían centrarse en las tensiones entre judíos y musulmanes. En eso Boubakeur y Cukierman parecían estar de acuerdo, aunque obviamente eso no tenía la más mínima influencia sobre la vida real y concreta de judíos y musulmanes. En cualquier caso, era lo que se esperaba de ellos, sobre todo cuando hay invitados distinguidos de la clase política y de las élites gobernantes, esos que requieren proclamas tranquilizadoras y que no comen pan.

Y de repente, Roger Cukierman se descuelga la mañana del gran día diciendo esas "banalidades" que ninguno de sus invitados desea oír: En primer lugar, que la violencia contra los judíos está abrumadoramente protagonizada por musulmanes, En segundo lugar, que Marine Le Pen, sobre ese punto, es decir, que su identificación de los culpables es irreprochable, Quizás el término irreprochable con ella no sea el mejor, sobre todo ante el imperio de lo políticamente correcto.

Estas palabras provocan un tumulto indescriptible y la ruidosa defección de la cena de Boubakeur. Pero el verdadero escándalo, el que desencadena las reacciones furibundas, desde Sarkozy a Jack Lang, es la veracidad que otorga Cukierman a la descripción del culpable realizada por Marine Le Pen, como si así la exonerara de la sospecha de antisemitismo - y su partido, el Frente Nacional (FN), ha estado históricamente relacionado con él hasta fechas recientes -,  como si ese supuesto "reconocimiento" hiciera fracasar el último dique de contención que impidiera que muchos de los votantes franceses, y no sólo judíos, pudieran votar al FN. Las olas de indignación desde todo los ámbitos políticos se extendieron hasta el día siguiente, cuando Cukierman realizó un lastimosa demostración de arrepentimiento, jurando que había sido mal entendido y afirmando que Marine Le Pen no estaba en última instancia tan acertada.

La franqueza inesperada de Cukierman me parece de hecho más honorable que su rendición. Él fue linchado por decir verdades, o por lo menos cosas razonablemente demostrables, pero como hemos comprobado la negación de la realidad se está convirtiendo en un deber cívico.

El problema es que Cukierman puede ser el último en decir esas verdades o esas cosas razonables. Su trabajo principal como "jefe de los judíos" es ser cortés con los Boubakeur de turno y alentar al Presidente y a los medias para que luchen contra el antisemitismo. Al hablar como un político, Cukierman apoya la idea de que el CRIF es el Partido de los Judíos. Lo sentimos, pero no puede haber una organización política de los judíos en Francia. O bien podemos dejar de hablar de República en la cena del CRIF.

Labels: , ,

Si los judíos europeos deben vivir con miedo y ocultando su identidad, ¿por qué el llamamiento de Netanyahu a su aliya resulta incorrecto? - Jonathan Tobin - Commentary


Soldados franceses protegiendo una sinagoga de Paris

 La semana pasada, el primer ministro israelí Netanyahu recibió una paliza de parte de expertos, e incluso algunos líderes judíos europeos, cuando él reaccionó ante el ataque a la sinagoga de Copenhague repitiendo su llamamiento a los judíos europeos para que "vuelvan a casa" a Israel. Muchas personas se sintieron incómodas ante la abierta promoción por parte del primer ministro del sionismo. Pero el problema era más profundo que eso. A pesar de la reciente violencia contra los judíos en París y Copenhague, la negación de lo que incluso el Departamento de Estado de los Estados Unidos calificó de "marea creciente", es decir, del antisemitismo, sigue existiendo. Pero los comentarios de ayer de un líder judío alemán asesorando a sus hermanos judíos de que no se identifiquen como tales usando kipás si caminan por ciertas zonas del país, resulta una confirmación aun mayor de que lo que Europa está experimentando es un resurgimiento del odio a los judíos que ya no puede ser ignorado. Si los judíos europeos deben vivir con miedo, incluso en un país que supuestamente ha aprendido las lecciones del Holocausto, entonces, ¿qué esperanza hay para los judíos europeos que no sea buscar protección en otros lugares?

Un nuevo estudio del Pew Research Center muestra que los judíos fueron hostigados o oprimidos por sus gobiernos en 77 de los 198 países incluidos en la encuesta. Eso incluye un aterrador total de 34 de los 45 países de Europa. Sin embargo, el problema con la "aceptación" de la realidad del antisemitismo europeo surge de la renuencia a colocar la culpa de este prejuicio sobre los enemigos en lugar de sobre las víctimas.

Un ejemplo llegó esta semana de parte de "científico" Bill Nye, un popular educador y difundidor de la ciencia y una estrella de la televisión. En el show de HBO de Bill Maher "Real Time",  Nye dijo que los problemas de los judíos europeos derivan de su renuencia a hacer amigos con los que los odian. Atacando la postura sionista de Netanyahu, Nye dijo que la respuesta acertada era que los judíos europeos hicieran más "por conocer a sus vecinos", como si las raíces de siglos de antisemitismo europeo fuera la falta de voluntad de las víctimas de intentar comprender y empatizar con los antisemitas.

Pero esta especie de culpabilización de las víctimas y exoneración de los antisemitas (y es que los judíos son los culpables), tuvo aun un mejor ejemplo de esta mentalidad que tolera esta nueva ola de antisemitismo de la mano de una actriz judía británica, Miriam Margolyes, quien le dijo al The Guardian, "No pienso que a la gente le guste los judíos", pero culpó del brote actual a Israel, ya que les dio a los británicos una excusa para expresar sus verdaderos sentimientos a causa de la ira desencadenada por la guerra de Gaza. Como la mayoría de los artistas británicos, Margolyes culpó a Israel por defenderse contra el terrorismo de Hamas y dijo que la reacción contra los judíos europeos era, por lo tanto, de alguna manera comprensible, aun siendo deplorable. Su postura no solo era desinformada e ilógica, sino que reflejaba perfectamente las actitudes de ciertas élites europeas y británicas que tienen a bien, en una extraña confluencia de opinión, compartir los prejuicios de los inmigrantes musulmanes que han ayudado a revivir el tradicional odio a los judíos en el continente.

Culpar a los judíos de ser un clan (en un arrogante y estúpido comentario de Nye), suena más al antisemitismo del siglo XIX, muy sorprendente en gente ilustrada de ideas sumamente modernas y progresistas, pero incluso si sólo nos centramos en como el antisionismo ha permitido un renacimiento de ese odio tradicional, ya no existen muchas dudas sobre el hecho de que cada vez está más abierta la veda de los judíos en las calles de Europa. Un vídeo viral de un periodista judío paseando por París portando una kipá y siendo objetos de continuos abusos verbales de parte de transeúntes con los que se cruzaba, es una confirmación más de una tendencia que sólo puede ser negada por aquellos que tienen ulterior motivos para hacerlo.

Sin duda que los judíos europeos aún pueden preferir pensar su existencia como segura, libre y próspera, mientras que los líderes políticos occidentales a menudo pueden decir lo correcto acerca del antisemitismo. Pero si los judíos ya no puede caminar por las calles de las capitales de Europa, mientras que se identifican con su fe, o tienen miedo de hablar en defensa de Israel para no enfrentarse al oprobio y a la reprobación, entonces es necesario que no pretendan decirse a si mismos que son verdaderamente libres.

La elección entre quedarse o partir es personal, y es difícil para cualquier persona hacer las maletas y dejar sus hogares, incluso bajo presión. Pero, tal como lo hizo a lo largo del siglo XX, la historia en este siglo XXI continúa reivindicando la causa del sionismo. Los judíos de Europa no pueden pretender sentirse seguros o creer, en vista de como están las cosas, que lo peor no les está reservado, En este sentido, Netanyahu tenía toda la razón al recomendarles un refugio donde serán capaces de defenderse.

Aquellos que se inclinan por denigrar sus comentarios deben tener el valor de pasear por las calles de Europa mientras se identifican a sí mismos como judíos antes de reprocharles sus palabras.

Labels: , ,

El fin de la diáspora europea: ¿Por qué los soldados tienen que proteger mi periódico? - Giulio Meotti - Arutz Sheva



Los próximos números de la revista mensual de la comunidad judía de Berlín, el Judisches Berlín , se entregarán a sus suscriptores en un sobre anónimo sin ninguna identificación escrita. "Decidimos hacerlo, a pesar de los elevados costes adicionales, para reducir la probabilidad de que desate la hostilidad hacia nuestros más de diez mil suscriptores", dijo el portavoz de la revista Ilan Kiesling al diario Tagesspiegel. Asustados por el elevado número de amenazas terroristas y de alarmas, muchos lectores ya habían llamado para darse de baja.

Henryk Broder, una de las más famosas plumas del periodismo alemán, un intelectual judío y un columnista en Die Welt tras una larga experiencia en Der Spiegel, interpreta la decisión de la revista como una señal de capitulación. "Los judíos de Europa no quieren tomar su destino en sus propias manos, les encanta ser protegidos, pero lo que ellos no entienden es que actitud es semejante a ser perseguido".

Broder me dijo. "Tampoco creo en las palabras tranquilizadoras que nos llegan de los líderes europeos sobre el antisemitismo, como Manuel Valls y Angela Merkel. Son una mentira, ellos tienen miedo de la población musulmana en Europa. Lo que estamos presenciando no es el renacimiento de la vida judía en Alemania y Europa, sino el final de un experimento. Esto se ha terminado. No hay vida después de la muerte".

Desde el 15 de enero, la "Operation Sentinelle" del ejército francés ha protegido a 722 escuelas judías y sinagogas en Francia. El ejército francés mientras tanto ha reportado 371 incidentes perpetrados contra los soldados que estaban de guardia frente a los espacios protegidos. ¿Qué les hubiera pasado a los judíos franceses sin la presencia de soldados frente a sus templos y escuelas?

Mientras tanto, y para dar más relevancia a estos hechos, en Suecia una radio pública le preguntaba al embajador israelí si los "judíos no eran los causantes del antisemitismo".

La Europa judía del Post-Holocausto es un árbol muerto y la vida judía sólo es posible en Eretz Israel. Sólo en Israel cada hombre, mujer y niño judío puede vivir en libertad con dignidad, respeto y orgullo.

Ayer, un amigo me dijo que alrededor de 400 judíos italianos ya se han ido a Israel y cientos están preparando los documentos necesarios. Mi primera reacción fue de tristeza y de pérdida.

Entonces miré a los soldados que acaban de ser desplegadas frente a las oficinas de mi periódico. Primeramente adoptaron los chalecos antibalas. Después comenzaron a patrullar con ametralladoras.

Comprendí que el futuro estaba escrito en la pared. Para los judíos y para mí

Labels: , ,

La solución de la "sin solución" para el conflicto entre Israel-Palestina - Shmuel Rosner - Jewish Journal



El Instituto de Estudios de Seguridad Nacional (INSS) celebró su conferencia anual la semana pasada y lanzó una nueva encuesta para acompañarlo. Es un estudio interesante porque es diferente de la mayoría de las encuestas que recibimos en estos días, que son por lo general encuestas electorales que tienden a centrarse en los cálculos de las coaliciones post-electorales. El INSS preguntó sobre Israel y los palestinos, un tema que está bastante ausente de las campañas políticas de Israel.

La buena gente del INSS amablemente me envió la encuesta completa, incluyendo las fichas, y la lectura a través de ellas fue un ejercicio muy útil. Es corta (sólo hicieron algunas preguntas), y tengo el desglose de las cifras de las dos preguntas principales: "¿Quién ganó la guerra de 2014 en Gaza: Israel o Hamas?" y "Fuera de las tres opciones siguientes, cuál en su opinión es la mejor solución a largo plazo para el conflicto palestino-israelí?".

Al ver las respuestas a la primera pregunta, parece que la percepción de los israelíes de que Israel ganó la guerra se ha erosionado. Era el 51% en agosto de 2014, y es 46% en la actualidad, con un 20% que dice que "Hamas ganó" y un 34% que dice que hubo un "empate". Pensar en la opción política detrás de tales percepciones requiere matices. Sin duda, no es bueno para el gobierno de turno que el público no crea que fue capaz de ganar una guerra. Pero, en realidad, el "público" que tiende a votar por el gobierno de turno cree que Israel ganó la guerra - el 56% por Israel y el 24% por Hamas -. Los votantes de la izquierda en Israel son los que tienen más dudas, y la mayoría de ellos (el 52%) dice que la guerra fue un empate. Así que desde la perspectiva de un político que busca su reelección como Netanyahu, el resultado de esta encuesta no es muy grande pero es razonablemente bueno.

La pregunta más interesante es acerca de la solución "a largo plazo" para Israel y Palestina. Aquí - una vez más -, tienen el titular: una pluralidad del 49% todavía cree que la "solución de dos estados" es la solución adecuada para este conflicto, mientras que sólo un 9% cree en la anexión de los territorios ocupados en disputa. El 15% de los israelíes no tiene una opinión formada y el 27% quiere mantener la "situación actual".

Pero es con las referencias cruzadas de esta historia cuando se vuelve más interesante.

Las personas más jóvenes son menos partidarios de la solución de dos estados - sólo el 41% de los encuestados de 18 a 29 años la apoya -. Y más de su edad, pero aún así muy pocos (15%), apoya la anexión.

La verdadera historia, sin embargo, es la de bloque de votantes de la derecha de Israel, es decir, las personas que votan por los partidos de derecha y por los partidos religiosos o haredi. Por supuesto, el hecho de que estas personas estén lejos de ser entusiastas acerca de la solución de dos estados, y que no sean unos grandes fans de unas negociaciones de paz que dan lugar a la congelación de los asentamientos y a una evacuación de los territorios, es algo bien conocido. Pero lo que vemos muy claramente en este tema, y ​​no hay manera más amable de decirlo, es que el bloque de la derecha religiosa no tiene otra solución que ofrecer, aparte de decir "no" a la solución de dos Estados.

¿Crees que estas personas apoyan la anexión? Bueno, la verdad es que no lo hacen.

Sólo el 15% de los votantes religiosos haredi apoyan la anexión. Y solo el 17% de los votantes del "ala derecha" apoyan la anexión (en el grupo que se conoce aquí como "centro-derecha + centro" los anexionistas sólo son el 7%). Y aunque la mayoría no apoya la solución de dos estados, el 19% de la "derecha" la soporta, y sólo el 16% de los votantes religiosos haredi la apoya.

Entonces, ¿qué es exactamente lo que quiere esta gente?

Supongo que quieren que les "dejen solos". Realmente no tienen una idea para una solución. Ellos no ven un plan que puedan apoyar. De este modo, el 45% de los votantes religiosos haredi apoyan "mantener la situación actual" y el 40% de los votantes de derechas apoyan "mantener la situación actual". Si uno está buscando la motivación política detrás de una política de "no hacer nada" en lo que respecta al conflicto palestino-israelí, aquí hay una prueba de que este tipo de política trabaja para un gran número de votantes. Dado que una gran mayoría de la población no cree que las negociaciones puedan conducir a la paz en los próximos años - como las encuestas del IDI revelan todos los meses -, esta preferencia "por no mover las cosas" no es irracional.

Labels:

El ejército secreto de los nazis en el Oriente Medio - Allan Hallin - The Scotsman



Detalles escalofriantes de un ejército secreto de los nazis que emigraron a Oriente Medio después de la Segunda Guerra Mundial para convertirse en el núcleo de una fuerza árabe destinada a aplastar a Israel han sido revelados en Alemania.

Oficiales de inteligencia, generales de las SS, especialistas en propaganda e incluso funcionarios del Holocausto fueron a Egipto tras la caída del Tercer Reich para continuar con la persecución de los judíos.

Geraldine Schwarz, que ha hecho una película sobre el tema titulada "El exilio nazi: La promesa de Oriente", dijo que la campaña de reclutamiento encubierto fue una idea del rey de Egipto Faruk I.

"Él comisionó a un confidente para construir un nuevo ejército", le dijo al diario Die Welt. El hombre del rey era Adel Sabit, empeñado en construir una fuerza militar en contra de Israel junto con el ex teniente general del Afrika Korps, Artur Schmitt. "La Liga Árabe lo quiso así", dijo.

Los árabes fracasaron en su primera guerra contra los israelíes en 1947, por lo que el rey y sus ministros echaron manos de los "profesionales" de Alemania, así como eran despreciadas las antiguas potencias coloniales Francia y Gran Bretaña.

Mahmout Sabit, el primo de Adel Sabit, le dijo en su casa de El Cairo: "El secretario general de la Liga Árabe decidió que los alemanes eran los mejores, con mejores conocimientos y los inventores reales de la guerra móvil moderna".

Él le dijo que Arthur Schmitt había estado viviendo después de la guerra en un hotel de El Cairo bajo el nombre de Goldstein. Sus órdenes eran reclutar a sus compatriotas con el objetivo de construir un poderoso ejército de un millón de personas bajo una estructura de mando unificada y una "doctrina militar común".

Un informe de Schmitt afirmaba: "La derrota de los árabes contra Israel fue el resultado de un liderazgo egipcio incompetente, el cual no estaba en condiciones de aprovechar la ventaja obtenida en la primera semana y de imponer la fuerza de sus acciones sobre los judíos para destruir el Estado de Israel en una guerra relámpago en un máximo de dos semanas".

Mr. Sabit dijo que Schmitt no sabía que el vecino de Egipto, Siria, había contratado a 50 nazis entre 1948-9, incluyendo a muchos ex soldados de las SS, para ayudar a moldear su servicio de inteligencia y su ejército para poder rivalizar con Israel. Uno de los hombres que estuvo en Siria fue Walter Rauff.

Rauff era, al final de la guerra, el jefe de seguridad de las SS para el norte de Italia, un muy buscado criminal de guerra que ayudó a desarrollar vagones móviles de gas para matar judíos y otros enemigos del régimen.

"Allah en el Cielo, Hitler en la Tierra", fue un lema común en la capital siria, Damasco, durante la guerra. Allí también se quería una fuerza liderada por alemanes para tomar Israel, y a Rauff se le encargó la tarea de reconstruir los servicios de inteligencia sirios "a lo largo de las líneas de la Gestapo".

Al final, Siria, Egipto y otros países árabes no demostraron ninguna competencia militar y/o tecnológica frente a Israel. Los viejos nazis, o bien se alejaron o murieron allí, excepto Schmitt quien regresó a Alemania y se convirtió en un diputado de derechas en Baviera en la década de 1960.

Labels:

A los críticos del llamamiento de Netanyahu a realizar aliyah: ¿Tienen un plan mejor para los judíos de Europa? - Shmuel Rosner - Jewish Journal



¿Deberían los judíos de Europa hacer sus maletas y marcharse? ¿Deberían trasladarse a Israel? ¿A qué otros países? A medida que el debate se está calentando - con comentaristas y líderes de derecha, izquierda y centro, con las opiniones expresadas a menudo coincidiendo con las de otras preferencias políticas -, es importante recordar que esto es ante todo una cuestión muy práctica.

Práctica en el sentido de que la decisión de quedarse tiene consecuencias. Práctica en el sentido de que la decisión de moverse tiene consecuencias. Hay personas reales que realmente tienen que caminar hasta el supermercado o hacia la sinagoga, que tienen que enviar a sus hijos a escuelas protegidas por guardias. Hay personas que para ellos dejar su medio de habitual supondrá encontrar otro nuevo, nuevos amigos, adaptarse a un idioma diferente, aprender a desenvolverse en un nuevo entorno cultural.

Lo sé, todo esto parece obvio. Pero todo esto también parece perderse en un intenso debate que se centra en los principios e ideales en lugar de las soluciones. Roger Cohen escribió hace dos días que es importante que "no todos los judíos elijan partir [que Israel sea su casa] para que sean una garantía del orden liberal de Europa... y de la propia idea liberal". Una buena causa, sin duda. Pero, ¿pero por qué un judío de París debe cargar con esa "causa o idea liberal". ¿Acaso él o ella no tienen suficientes problemas a los que hacer frente?

En la práctica nos perdemos en un debate saturado con un trasfondo político - y muy conectado con las próximas elecciones en Israel -.  Y se pierde por la derecha , como podemos ver con el plan de fantasía de Avigdor Lieberman de absorber a 3,5 millones de nuevos Olim - nada menos - en los próximos años. Y se pierde incluso con más frecuencia por la izquierda. "Los peligros de Europa, el fracaso de su liberalismo, el asesinato de sus judíos solamente por ser judíos, la inflexibilidad de las amenazas existenciales, todas estas fijaciones de Netanyahu forman parte de la mitología fundacional de Israel tal como el Likud lo ve", escribe Bernard Avishai, que rara vez pierde la oportunidad de adulterar los datos con el fin de explicar a sus lectores por qué Israel vale menos de lo que ellos pensaban

Y también se pierde en la práctica en un debate entre israelíes, que no tienen una comprensión instintiva del amor y afinidad que muchos judíos europeos sienten por Europa, un lugar al que llaman hogar. Y se pierde en un debate entre estadounidenses de origen judío, los cuales a su vez no tienen una comprensión instintiva de los peligros y complicaciones que tienen los judíos que viven en una diáspora que no es Estados Unidos.

La semana pasada, Jay Michelson escribió en el Daily Beast que "cuando Netanyahu les recordó a los judíos franceses que Israel es su casa y les daría la bienvenida con los brazos abiertos, su mensaje era cínico". No sé que base tiene Michelson para llegar a tal conclusión. Me sorprendería mucho si él hubiera hablado con el primer ministro de Israel. De hecho, estaría sorprendido si lo hiciera. Michelson hace con el llamamiento de Netanyahu a los judíos europeos lo que reprocha: hacer política.

Pero incluso si Michelson tuviera razón - incluso si el llamamiento de Netanyahu fue "cínico" -, ¿por qué es importante? El título del artículo de Michelson era: "Los llamamientos de Israel para que los judíos huyan de Europa no son la respuesta". Así que leí su artículo a fondo para descubrir su propia "respuesta", pero no había ninguna. Michelson tiene muchos buenos razonamientos - que un segundo Holocausto no vendrá es uno de ellos -, pero se olvida de ser práctico. Si la aliyah no es la respuesta, ¿cuál es la respuesta? ¿Permanecer en esos países? ¿Luchando? ¿Pero a qué precio? ¿Hasta cuándo? ¿Él espera que la situación vaya de alguna manera a mejor? ¿Cómo?

Rob Eshman también escribió un artículo criticando el llamamiento de Netanyahu a realizar aliyah. Está claro que Netanyahu está poniendo de los nervios a todos, ¿pero esa es una razón suficiente para oponerse a todo lo que dice? ¿Podría tener razón sólo por esta vez? Eshman escribe que los judíos europeos no debe huir "porque eso sería cobarde". Francamente, tengo una sensación de incomodidad con este tipo de asesoramientos. Vivir en Los Ángeles y decirle a la gente que siga viviendo en la línea de fuego y en peligro resulta un tanto problemático (como lo admite Eshman). Pero aún es más problemática una mala interpretación de la situación. "Israel no es más seguro para los judíos", escribe. Y también: "Si Bibi se refiere únicamente a la seguridad de los judíos de Europa, que los inste a huir a los Estados Unidos".

La preocupación de Netanyahu no es meramente por la seguridad de los judíos, como tampoco lo es la de Eshman. Lo que está en relación con la situación de los judíos europeos es que, en las actuales circunstancias, una existencia abiertamente judía en Europa es peligrosa. Esto significa que si incluso los judíos se quedan, todavía existe un peligro real de que "cientos de años de historia judía europea, de tradición y de cultura, podrían haber llegado a su fin". Los judíos podrían seguir existiendo, pero su capacidad de ser activamente judíos disminuiría en gran medida o sólo se conservaría con un gran coste.

Así que, instarlos a instalarse en los Estados Unidos, donde los judíos pueden ser orgullosa y abiertamente judíos, es una opción. Pero el hecho de que Netanyahu no mencionara esta opción no se debe a una falta de preocupación "por la seguridad de los judíos".

Netanyahu no mencionó esta opción porque lo que le preocupa de Europa, probablemente, también le preocupa - aunque de una manera totalmente diferente - de América. Probablemente él cree, como la mayoría de los israelíes (y la mayoría de judíos estadounidenses no, y tener tales desacuerdos es natural y saludable para el mundo judío), que vivir una vida judía en Israel es más significativo y más intenso que vivir una vida judía en América. Es decir: si el objetivo no es tan sólo proteger la vida de los judíos europeos, sino también garantizar la continuidad judía para sus hijos, Israel es la apuesta más segura.

Una vez más, el problema de la vida judía en Europa es una cuestión práctica. Así, mientras que yo entiendo y puedo incluso simpatizar con el hecho de que los "líderes judíos" europeos rechacen el llamamiento de Israel a realizar aliyah, no estoy seguro de cómo van a resolver el problema que parece estar creciendo, y cómo proponen proteger no sólo la vida de los judíos en Europa, sino también la vida judía en Europa. Si un programa de aradio judía con sede en Copenhague tuvo que cancelar su emisión diaria por razones de seguridad, la permanencia puede ser protegida no corriendo riesgos, pero la presencia del judaísmo en Dinamarca estaría disminuyendo. Si un hombre no puede caminar por las calles de París con una kipá sin recibir amenazas de muerte, la presencia del judaísmo en Francia estaría desapareciendo.

¿Alguien puede venir con un plan que haga a Europa más segura para sus judíos sin que estos tengan que bajar su perfil, sin que tengan que renunciar al judaísmo para mantenerse a salvo, sin que tengan que sopesar constantemente el riesgo que implica caminar hacia una sinagoga para celebrar un Bar Mitzvah en un lugar público? Si alguien tiene un plan, me gustaría verlo. Tal vez alguien, en algún lugar, tenga una idea de lo que es  bueno o incluso mejor que lo que propuso Netanyahu. Pero lo que hemos visto hasta ahora es un coro de rechazos a una sugerencia bastante sensata de Netanyahu y muy pocas ideas que sean a su vez sensatas y prácticas.

Labels: ,

Friday, February 27, 2015

Y la Administración Obama diciendo que su problema es la "falta de empleo"





Mosul, la segunda ciudad de Irak, ha sido testigo de este jueves del último y brutal atentado del autodenominado Estado Islámico contra su milenario patrimonio. En un vídeo difundido en las últimas horas, varios hombres derriban; golpean con mazas, trituran y taladran esculturas de la civilización asiria que hasta ahora permanecían expuestas en el museo de la ciudad o habían sobrevivido en las ruinas de la ciudad de Nínive.

"Musulmanes, los objetos que están detrás de mi son ídolos de pueblos anteriores al nuestro. Los asirios tenían dioses para la guerra, la lluvia y se aproximaban a ellos a través de ofrendas. (...) El profeta nos ordenó deshacernos de las estatuas y las reliquias", explica un combatiente de la organización yihadista al inicio del vídeo, de 5 minutos de duración y al que ha tenido acceso íntegramente EL MUNDO. El patrimonio destruido pertenece a la civilización asiria, que ocupó el norte de la antigua Mesopotamia entre el 1813 a.C. y el 609 a.C.

La campaña contra las antigüedades asirias también ha afectado a las ruinas de la ciudad de Nínive, en las afueras de Mosul, tomada por los yihadistas el pasado junio e incluida en un califato que ocupa amplias zonas de Siria e Irak. El vídeo muestra a varios miembros del IS (Estado Islámico, por sus siglas en inglés) trepando por los colosos de Nínive para golpearlos y trocearlos y la quema de cientos de libros de la biblioteca de Mosul, un centro fundado a principios del siglo XIX cuyo saqueo ha sido denunciado en los últimos días por activistas de la ciudad.

"El IS (Estado Islámico) ha difundido esta mañana la destrucción de las estatuas a través de las pantallas que tiene colocadas por la ciudad. Es el segundo mayor museo de Irak tras el de Bagdad y cada pieza asiria guarda un pedazo de la historia de esta ciudad", ha lamentado en declaraciones a EL MUNDO el activista Rayan al Hadidi, oriundo de la hoy sojuzgada Mosul.

La "destrucción de los falsos ídolos" es uno de los puntos incluidos en el panfleto que los yihadistas -defensores de la interpretación más fundamentalista del islam- repartieron en junio prohibiendo el consumo de tabaco o alcohol o aconsejando que las mujeres permanecieran en casa. Sus tropelías han disparado las alarmas de organismos como la Unesco, que ha celebrado desde entonces reuniones para trazar un plan de emergencia. "Las preocupaciones humanitarias y de seguridad son inseparables a las culturales. Proteger vidas humanas, su patrimonio cultural e identidad van de la mano", advirtió la directora general de la Unesco, Irina Bokova.

En el vídeo difundido este jueves, el IS se regodea en la destrucción. "Cuando dios nos ordena retirarlas y destruirlas es muy fácil. Ni siquiera nos importaría si costara millones de dólares hacerlo", señala a la cámara el combatiente que detalla el ataque. En las últimas semanas, los yihadistas han retirado y prendido fuego a miles de libros procedentes de las biblioteca municipal -con un notable fondo de manuscritos antiguos- y de la Universidad de Mosul. Se han cebado con los ejemplares de ciencias y filosofía y solo han salvado de la quema los textos islámicos respetados por su ideario fundamentalista.

Hasta la fecha los yihadistas habían derribado santuarios suníes y mezquitas chiíes en la provincia de Nínive, cuya capital es Mosul. Las víctimas fueron los monolitos de Abu Tamam, un poeta árabe de época abasí -nacido en 788 d.C.- y Ozman al Musuli, un músico iraquí del siglo XIX y el mausoleo de Ibn al Azir, filósofo árabe de la corte del sultán Saladino en el siglo XII d.C. que la población local conoce como 'La tumba de la chica'.

El legado cristiano de la urbe también ha sido blanco de la insurgencia suní. Los guerrilleros han asaltado dos símbolos de la herencia cristiana asiria: las catedrales caldea y ortodoxa siria de Mosul. Como ha sucedido en los templos capturados en Siria, el IS reemplazó inmediatamente las cruces del exterior por las banderas de la organización.

Los lugares más sensibles han sido las ruinas de la antigua ciudad asiria de Nínive y de Hatra, capital del reino de los partos entre el 247y el 226 a.C declarada Patrimonio de la Humanidad e incluida desde 2010 en el listado de sitios culturales en peligro de extinción por el Fondo de Patrimonio Mundial debido a los saqueos y la falta de protección gubernamental. Ambos enclaves se encuentran en los alrededores de Mosul, en zonas de las que el ejército iraquí huyó sin librar batalla con los escuadrones del IS.

El país árabe, rico en petróleo y acostumbrado a las turbulencias, parece abocado a una nueva tragedia cultural. "Tras la caída de Sadam Husein en 2003 Irak sufrió a saqueadores que se llevaron miles de tabillas cuneiformes de incalculable valor, esculturas, placas de bronces, libros y otros artículos tanto del Museo Nacional de Bagdad como del Museo Arqueológico de Mosul", detalla Ayman Jawad, director de la organización 'Iraq Heritage'. Precisamente los trabajos de renovación del ahora atacado museo de Mosul concluyeron unos días antes de la llegada a la ciudad de los yihadistas.

Labels:

Thursday, February 26, 2015

¿Qué hay detrás del alto nivel reportado de antisemitismo en los campus americanos? - Shmuel Rosner - Jewish Journal



La definición de un incidente o un evento en particular como un caso de antisemitismo está abierto a interpretación y discusión, han escrito Barry Kosmin y Ariela Keysar en un nuevo estudio titulado "Encuesta Nacional Demográfica sobre los Estudiantes Judíos Universitarios 2014: Informe sobre el Antisemitismo". De hecho, el primer pensamiento que viene a la mente después de leer este informe es que el antisemitismo, al igual que otras cosas, es una cuestión de geografía. La versión americana de los incidentes antisemitas en los campus estadounidenses se llama "antisemitismo", pero no tiene que ver en absoluto con el "antisemitismo" en Francia o Suecia. Es inquietante, pero no alarmante. Es deprimente, pero no aterrador.

El estudio se centra en una pregunta: "A pesar de que diferentes personas tienen diferentes puntos de vista sobre lo que constituye antisemitismo, ¿diría usted que ha presenciado o ha sido objeto personalmente de actos de antisemitismo en cualquiera de los siguientes contextos desde el inicio del año académico...".

Bueno, en esta encuesta muchos judíos dijeron que sí.

Por supuesto, es posible que estén siendo demasiado sensibles y que vean el antisemitismo allí donde quizás no exista, o quizás que sea casi insignificante. Los mismos autores sugieren cuidadosamente que hay un elemento de sensibilidad que hay que tener en cuenta: "los estudiantes judíos estadounidenses han tenido una gran conciencia del antisemitismo por su educación y por experiencias viajeras... Esta exposición cultural ha creado una situación en la que los estudiantes judíos poseen una conciencia histórica y una sensibilidad que falta en la sociedad estadounidense en general, y más tristemente entre los propios gestores y administradores de la universidad".

O tal vez se trate de que los campus americanos son ahora menos hospitalarios para los estudiantes judíos de lo que muchos de ellos han creído que eran.

 "La mayoría (el 54%) de los estudiantes judíos de la encuesta informaron haber sido objeto de, o ser testigos, de actos o expresiones de antisemitismo en su campus", dice el informe. Por desgracia, "no hubo... ningún intento de solicitar información sobre los autores" en la encuesta, por lo que no sabemos mucho sobre el contexto de los delitos descritos por los estudiantes.

O tal vez esta encuesta, que "no puede presumir de ser una muestra aleatoria nacional plenamente representativa", de alguna manera fue positiva a la hora de reflejar a la población que más sufre, o es más sensible, de todos los grupos judíos.

El estudio no llega a apuntar a un cierto grupo de judíos que sufre más que otros ese acoso antisemita. Los jóvenes ortodoxos y de la Reforma, hombres y mujeres, los que están más abiertos acerca de ser judío en el campus y los que no están tan abiertos a ello, todos ellos reportan niveles similares de antisemitismo. Pero hay una marcada discrepancia entre estos dos grupos de víctimas: los partidarios del AIPAC (lobby judío pro-Israel tradicional) reportan una frecuencia mucho más alta de incidentes antisemitas que los partidarios de J Street (el lobby judío pro-Obama), el 73% frente al 49%, respectivamente. Y mientras que el 49% de los partidarios J Street sigue siendo un porcentaje bastante alto, los autores comentan con razón que este hallazgo "podría interpretarse como un apoyo a la idea de que el antisemitismo en el campus tiene un elemento político".

Podría significar una cosa así bajo al menos dos maneras muy diferentes:

Los partidarios del AIPAC son mucho más sensibles - o paranoicos - con respecto al antisemitismo, y por lo tanto son más conscientes de los insultos, o tal vez tiendan a interpretar esos acontecimientos con más recelo. Por supuesto, esta podría ser la razón que explique por qué están más atraídos por el AIPAC, para empezar, o bien podría ser el resultado de su participación en una organización que pone de relieve las luchas judías contra sus enemigos.

Por otra parte, tal vez los partidarios de AIPAC están más involucrados en actividades que atraen a las respuestas antisemitas, como mítines, eventos o conferencias públicas que se centran en Israel. Teniendo en cuenta que los partidarios de J Street, siendo generalmente mucho más ambivalentes acerca de Israel y tendiendo a marcar sus distancias o incluso a demostrar su malestar con Israel en tiempos de tensión, como es el caso de muchos partidarios J Street, el estudio no llega a evaluar cuantos de esos incidentes que reportan estos partidarios de J Street como antisemitas están relacionados con Israel, pero sí tenemos información anecdótica que sugiere que esta falta de intensidad (cuando se trata de Israel) es una posibilidad, dejando claro por qué un partidario AIPAC siente con más calor ese antisemitismo que un seguidor de J Street.

Los autores se preguntan: "¿Por qué muchos miembros del cuerpo estudiantil judío, el cual está socialmente muy integrada, sienten que están bajo un ataque hostil?" El informe plantea la pregunta, pero es demasiado breve para dar una respuesta. "Este informe sugiere la necesidad de una detallada y profunda investigación del problema que hemos descubierto", escriben los autores. Claramente, la información más importante que falta en este estudio tiene que ver con los autores de estos delitos de antisemitismo y sus motivaciones.

¿Está el antisemitismo en los campus determinado por unos simples casos de insensibilidad y de ignorancia entre los estudiantes no judíos? ¿Es de naturaleza política? ¿O tal vez los universitarios judíos deban respirar profundamente y relajarse, en lugar de interpretar unos insultos ordinarios como antisemitas?

Labels:

El último libelo: Israel provoca el penúltimo diluvio - Israellycool



Ma'an (agencia palestina de noticias): Cientos de palestinos fueron evacuados de sus hogares el domingo por la mañana después que las autoridades israelíes abrieron una serie de presas cerca de la frontera, inundando el valle de Gaza a raíz de una reciente y severa tormenta invernal.

Labels:

La muy extraña relación entre Francia y su gran amiga Qatar, en buena medida financiadora de su clase política y de múltiples inversiones - i24News



Tres periodistas de la cadena qatarí Al-Jazeera han sido arrestados en París para volar aviones no tripulados (drones).

No hay hasta ahora ninguna sugerencia que les vincule a una serie de recientes avistamientos de aviones no tripulados nocturnos producidos esta semana.

Los tres periodistas del Al-Jazeera TV fueron arrestados este miércoles en París después de volar un avión no tripulado en un parque a las afueras de la ciudad, según dijo una fuente judicial.

"El primero de ellos pilotaba el avión no tripulado, el segundo lo estaba filmando y el tercero se dedicaba a seguirlo", dijo la fuente. No hay hasta ahora ninguna sugerencia que vincule a estos periodistas con una serie de avistamientos de aviones no tripulados nocturnos producidos esta semana.

El trío fue detenido en el Bois de Boulogne, un parque en el borde occidental de la ciudad.

Volar drones por la capital francesa está prohibido por la ley, y los últimos avistamientos llegan en el momento de una mayor vigilancia tras los ataques yihadistas del mes pasado.

Los nombres y nacionalidades de los tres periodistas de Al Jazeera no se han publicado. Aunque se sabe que tienen 34, 52 y 68 años de edad.

En un principio, la policía dijo este miércoles que drones no identificados habían volado sobre París durante una segunda noche consecutiva, incrementando el misterio sobre la presencia aviones no tripulados sobre la capital francesa en un momento de alta seguridad.

Estos últimos avistamientos siguen a la aparición  de drones sobre plantas atómicas francesas el año pasado y, más recientemente, sobre el palacio presidencial y una bahía en Bretaña que alberga submarinos nucleares.

Las autoridades aun siguen rascándose la cabeza, ya que siguen sin poder detener a sus operadores o determinar si estos vuelos son realmente peligrosos en un momento de alta vigilancia después de los ataques mortales de París del mes pasado.

Una fuente policial dijo a la AFP que los testigos y las fuerzas de seguridad informaron de al menos cinco incidentes durante la noche de martes a miércoles sobre el centro de París

Labels:

Wednesday, February 25, 2015

El apaciguamiento domina en los medias: unos 20 musulmanes cogidos de la mano "rodeando" la sinagoga de Oslo se convierten, gracias a los medias progresistas internacionales, en una "cadena por la paz" compuesta por 1.000 musulmanes



La bella historia de este fin de semana mediante la cual los medios progresistas internacionales nos informaban "de una cadena por la paz compuesta por musulmanes para proteger a los judíos de la sinagoga de Oslo", ha resultado ser un espectáculo altamente decorado por esos mismos medios de comunicación - el relativismo imperante, ya saben -, según han informado testigos presenciales, funcionarios locales y fotos de los participantes.

Según un testigo presencial local, alrededor de unos 20 musulmanes formaron la "cadena de la paz" en torno a la sinagoga de Oslo. De hecho, las imágenes tomadas desde múltiples ángulos de vista muestran que no había suficiente gente para formar una cadena, por lo que los lugareños, noruegos locales, formaron a su vez una línea horizontal en la parte delantera de la sinagoga.

Esta maravillosa cadena de solidaridad tan elogiada por todos los medios de comunicación franceses para demostrar que "1.000 musulmanes estaban protegiendo a los judíos en Copenhague" resultó ser un engaño mediático políticamente correcto.

Un testigo afirmó que "había alrededor de unos 1.300 personas, de las cuales la mayoría se componía de gente de origen noruego y una cadena, un semicírculo, de unos 20 musulmanes, unidos por las manos delante de la sinagoga"

"Bueno, yo estaba allí, y no había 1.000 musulmanes. Eran unas 1.300 personas en total, aunque casi todo el mundo parecía que eran noruegos de origen".

Las fotos con las personas unidas por la mano (los musulmanes) fueron preparadas por los medios de comunicación, pues había delante de ellos una barrera con 10 guardias que controlaban la entrada y autorizaron a ese pequeño número de musulmanes a aproximarse al interior de la congregación judía.

Por lo tanto, en el interior de la sinagoga había cerca de unos 50 judíos, después existía un semicírculo de unos 20 musulmanes, después las barreras, los guardias y policías, y finalmente y alrededor una pequeña multitud compuesta principalmente de noruegos de origen

La "cadena de musulmanes" no cubría siquiera la sinagoga, sino que se situaba solamente en la entrada a la sinagoga, donde las decenas de fotógrafos presentes tenían el mejor ángulo posible para retratarlos.

¿Pero estos musulmanes estaban allí en solidaridad con los judíos de Copenhague? El caso es que el lema que corearon fue: "No al antisemitismo, no a la islamofobia".

Si la motivación fuera realmente la solidaridad con los judíos daneses víctimas del ataque de un musulmán danés de origen palestino. ¿por qué el lema no fue "no al antisemitismo", y en cambio se convirtió en "no antisemitismo, no a la islamofobia". ¿A qué venía aquí la islamofobia?

Pero es que además uno de los organizadores musulmanes de la concentración fue Ali Chishti, un destacado islamista antisionista, pro-Hamas y conspiracionista.

Éste individuo que puso en marcha esta iniciativa es conocido por su antisionismo y por sus teorías de la conspiración judía (sobre el 11 de septiembre de Nueva York, por ejemplo). En su Facebook, este organizador realiza varias llamadas a manifestarse a favor de Gaza. Esos famosos eventos donde se gritaba por toda Europa "Muerte a los judíos", "Etbah son yahoud", "Alá hu Akbar" ...

Labels:

Titulares de Europe-Israël


Tres periodistas de Al-Jazeera han sido interpelados después de haber hecho volar un dron (un avión sin piloto) por Paris


Curso de autodefensa en Praga para los rabinos de Europa.


El departamento de Estado americano acoge una delegación de los Hermanos Musulmanes. Un insulto a la guerra contra el terrorismo


Copenhage: El entierro del realizador Finn Norgaard, asesinado en los atentados, ha reunido a tanta gente como el entierro de su asesino


¿Israel un país de apartheid? ¿Y que me dicen de Qatar, país de apartheid, con cerca de 2 millones de esclavos y ni una sola apelación al boicot del Mundial 2022 (obtenido gracias a generosas  prebendas)?

Labels:

Monday, February 23, 2015

Hasta mañana (Ad Machar) - Eviatar Banai

Labels:

Hermosa como la luna - Eviatar Banai

Labels:

Sunday, February 22, 2015

Revelación - Guy Cohen

Labels:

Heidegger y Auschwitz - Santiago Navajas - LD



El acontecimiento filosófico de estos meses está siendo la publicación en Alemania de los Cuadernos negros de Martin Heidegger. La filósofa italiana, y vicepresidenta de la sociedad Heidegger-Gesellschaft, Donatella di Cesare está haciendo un seguimiento de los mismos prestando especial atención a su relación con los judíos, porque la más enconada y decisiva cuestión filosófica del último siglo tiene que ver con el compromiso de Heidegger, considerado por muchos el más grande filósofo del siglo XX, con el nazismo.

Heidegger no sólo se afilió al Partido de Hitler sino que aceptó ser rector de la Universidad de Friburgo, y aunque dimitió al año mantuvo su afiliación hasta el final de la guerra. Posteriormente jamás salió de sus labios un arrepentimiento, una reflexión sobre aquello que marcó indeleblemente su vida... ¿y su pensamiento? Grosso modo, había dos corrientes explicativas del affaire Heidegger
Aquella que consideraba, para exculparlo, que Heidegger era el típico sabio idiota que cuando bajaba de las alturas del Ser al pantano de la política se comportaba de una forma tan torpe como un albatros en tierra firme. Ahí se sitúa, por ejemplo, Hannah Arendt en su escrito "Martin Heidegger at Eighty" para la New York Review of Books.  
En el campo contrario se encontraban los que pensaban que su hitlerismo era parte integrante de su filosofía irracionalista y reaccionaria, como el chileno Víctor Farías en Heidegger y el nazismo.
Durante las últimas décadas la discusión ha estado equilibrada entre apologistas y detractores. Aunque lo cierto es que había indicios de que efectivamente el viaje hasta el corazón de las tinieblas nacional-socialistas no había sido un mero error de cálculo al estilo del viaje a Siracusa de Platón, como argumentó su discípula Arendt.

Sin embargo, la publicación del escrito con el que se completarán los 102 tomos de sus obras completas, los Cuadernos negros, decanta finalmente la balanza del lado de los que argumentaban que lo peor del nazismo estaba en el núcleo de la filosofía de Heidegger. Y lo peor de esa combinación vitriólica de nacionalismo histérico y socialismo patológico fue el antisemitismo que llevó al genocidio del pueblo judío. Al Holocausto o la Shoah.

En los anteriores Cuadernos negros Heidegger explicaba que su antisemitismo venía dado por su consideración de los judíos – debido a su presunto carácter calculador, utilitarista y falaz – como los principales responsables del "olvido del Ser" en aras del triunfo de la "cosificación" (de lo material, frente a lo espiritual) [N.P.: véase la pretensión del cristianismo de ser el Israel espiritual frente al Israel legal y carnal]. Los judíos serían así pues responsables tanto del bolchevismo como del capitalismo, de la URSS y de los EEUU, es decir, dos manifestaciones enfrentadas pero esencialmente iguales, desde su punto de vista ontológico, del triunfo de la técnica, que había convertido a los hombres en robots y a la naturaleza en esclava.

Los judíos serían culpables de un "espíritu de resentimiento" contra lo que Heidegger consideraba esencial para el "retorno del Ser": la vinculación de un pueblo con su tradición, la tierra de la que se nutre su fuerza vital y atávica. Los judíos, un pueblo sin Estado, sin raíces y descastado, encontrarían su fuerza para la supervivencia en "chupar de otros pueblos su energía hasta dejarlos exhaustos y finalmente muertos". El judaísmo sería, desde este antisemitismo metafísico, "un parásito, un vampiro de la fuerza vital de otros pueblos", ya que únicamente estaría vinculado a la Palabra (de Dios), a la Torah, es decir, a una mortecina abstracción.

En el volumen 97 de los Cuadernos negros, que pronto se publicará, Heidegger nos explica su versión de lo que significa Auschwitz: no es más que la culminación del "olvido del Ser". O dicho de otra manera, los "campos de exterminio reflejan mejor que ningún otro fenómeno lo que caracteriza al pensamiento calculador e instrumental propio del judaísmo": son unas meras "fábricas de cuerpos".

El exterminio industrial de los judíos sería desde su atalaya metafísica, en la que la Segunda Guerra Mundial es una batalla entre el Ser (representado por los arios) y el Ente (el "punto de vista judío, tanto en su manifestación comunista como capitalista"), la conclusión lógica de un proceso de cosificación del Ser que tendría a los judíos como principales responsables. Que los judíos fuesen exterminados a la manera industrial sería una especie de "justicia poético-filosófica en aras de la purificación del Ser". La Shoah sería así el "sumo cumplimento de la técnica". Y los últimos responsables y culpables del exterminio de los judíos serían (con esa lógica implacable propia de los alienados y los ideólogos)... "los propios judíos". La Shoah no sería sino "la autoaniquiliación [Selbstvernichtung] de los judíos".

Estas revelaciones extraídas de la propia obra de Heidegger, y que él era consciente de lo que significarían, por lo que prohibió que fueran difundidas hasta mucho después de su muerte, obligan a una relectura de toda su obra desde estos parámetros antisemitas.

Y, también, a un nuevo análisis de la tradición filosófica alemana que desembocó en esta aberración moral y ontológica, de Kant a Nietzsche, y, por supuesto, en aquellos que se han considerado en mayor o menor medida herederos de la hermenéutica y la fenomenología del filósofo alemán, del postmodernismo como corriente a la deconstrucción como método que han asolado gran parte de los departamentos de Filosofía, haciéndolos banales en el mejor de los casos, cómplices de totalitarismos en el peor.

Labels: , ,