Sunday, February 23, 2014

Los musulmanes reclaman su "derecho de retorno" a España - Soeren Kern - Gatestone



No hace falta señalar la estupidez que para mí representa la nueva ley de ciudadanía que pretende otorgar la nacionalidad española a los descendientes de los judíos expulsados de España en 1492. No es más que otro brindis al sol políticamente correcto. Como bien ha señalado uno de los principales rabinos europeos, España debería disculparse oficialmente, de manera retórica,  por lo sucedido hace 500 años, y llevar a cabo en adelante políticas proactivas con los descendientes de esos judíos, los cuales muy mayoritariamente residen ahora en su verdadero hogar, Israel.


Grupos de musulmanes reclaman la ciudadanía española para potencialmente millones de descendientes de los musulmanes que fueron expulsados ​​de España durante la Edad Media.

El creciente clamor de "justicia histórica" ​​se produce después de la reciente aprobación de una ley que otorgaría la nacionalidad española a los descendientes de los judíos sefardíes expulsados ​​de España en 1492.

Los partidarios de extender esa medida a los musulmanes dicen que tienen derecho a los mismos derechos y privilegios que los judíos, porque ambos grupos fueron expulsados ​​de España en circunstancias históricas similares.

Pero los historiadores señalan que la presencia judía en España fue anterior a la llegada del cristianismo al país y que su expulsión fue una cuestión de la intolerancia. Por el contrario, los musulmanes en España fueron ocupantes coloniales que llamaron al territorio Al-Andalus e impusieron el árabe como lengua oficial. Los historiadores dicen que su expulsión fue una cuestión de descolonización.

En cualquier caso, se cree que los descendientes de los musulmanes expulsados ​​de España se cuentan por millones - posiblemente decenas de millones - y la mayoría de ellos viven ahora en el norte de África. Los observadores dicen que si se otorgara la ciudadanía a todos ellos, España, prácticamente de la noche a la mañana, acabaría con la mayor población musulmana de la Unión Europea.

Gran parte de la Península Ibérica fue ocupada por los conquistadores musulmanes conocidos como "moros" desde 711 hasta 1492, cuando el reino musulmán de Granada se rindió a los Reyes Católicos de España (Isabel I de Castilla y Fernando II de Aragón), en lo que se conoce como la Reconquista Cristiana.

Pero la expulsión musulmana definitiva de España no tuvo lugar hasta más de un siglo después, a partir de 1609, cuando el rey Felipe III decretó la expulsión de los moriscos.

Los moriscos habían decidido convertirse al catolicismo después de la Reconquista en lugar de salir de España, pero eran sospechosos de ser católicos nominales y de continuar practicando el Islam en secreto. Desde 1609 a 1614, la monarquía española obligó a unos 350.000 moriscos a salir de España desde donde se dirigieron al Norte de África.

Hoy en día, hasta cinco millones de descendientes de los moriscos viven solamente en Marruecos, y hay millones más viviendo en Argelia, Egipto, Libia, Mauritania, Túnez y Turquía.

En un ensayo recientemente publicado por el periódico con sede en Marruecos, Correo Diplomático, el periodista marroquí de origen morisco Ahmed Bensalh escribía que la "decisión de conceder la nacionalidad española a los nietos de los hebreos existentes en España en los siglos XV y XVI, sin tener en cuenta a los moriscos, los nietos de los musulmanes, es sin lugar a dudas, un ejemplo de segregación incuestionable y una flagrante discriminación, ya que ambas comunidades sufrieron por igual en la España de esa época. La decisión también podría ser considerada por la comunidad internacional como un acto histórico de absoluta inmoralidad y de injusticia... Esta decisión es absolutamente vergonzosa y deshonrosa".

Bensalh, a continuación, pasó a amenazar a España: "¿Es España consciente de lo que podría pensarse cuando hace la paz con unos y no con los otros? ¿Es España consciente de lo que esta decisión podría costarle a España ya que podría poner en peligro las inversiones masivas que los musulmanes han hecho en su territorio? ¿Tiene España alternativas a la inversión extranjera de los musulmanes, si alguna vez estos deciden desviar su capital hacia otros destinos debido a esa discriminación ejercida contra los musulmanes?".

Bensalh es uno de muchos periodistas musulmanes, historiadores y académicos que están exigiendo a España que los descendientes de los moriscos sean tratados de la misma manera en que se trata a los judíos sefardíes.

Consideren por ejemplo a Jamal Bin Ammar al-Ahmar, un profesor universitario y especialista del "Andalus-argelino" en la Universidad Abbas Ferhat en Sétif, en el noreste de Argelia. Al-Ahmar ha participado en una campaña de seis años para persuadir al rey español Juan Carlos I para que identifique y condene a los que expulsaron a los musulmanes de Al-Andalus en el siglo XV. Al-Ahmar también exige que a millones de descendientes de los moriscos expulsados ​​de España se les permitirá regresar allí.

En una carta dirigida al monarca español, Al-Ahmar pide una "investigación jurídica e histórica completa de los crímenes de guerra perpetrados contra la población musulmana de Andalucía por los cruzados franceses, ingleses, europeos y papales, cuyas víctimas fueron nuestros pobres y miserables ancestros, después de la caída del régimen islámico en Andalucía".

La carta habla de "la injusticia infligida a la población musulmana de Andalucía que todavía están sufriendo su diáspora en el exilio desde 1492".

Al-Ahmar quiere que el monarca español pida disculpas "en nombre de sus antepasados" y asuma "la responsabilidad de las consecuencias" que esto implicaría. Él afirma que es necesario "identificar a los criminales, para condenarlos de manera retroactiva, y al mismo tiempo identificar y compensar a las víctimas por sus calamidades y restaurar sus títulos.y propiedades". Este proceso culminaría con "un decreto que permita a esos inmigrantes regresar a sus hogares en Andalucía, y que se les conceda plenos derechos de ciudadanía y de restauración de todas sus propiedades".

El historiador marroquí Hasan Aourid cree que España tiene una política de "doble rasero" respecto a los moriscos. Aourid, quien recientemente ha escrito una novela titulada "Los Moriscos" para "recordar la tragedia de los expulsados ​​de Al-Andalus", afirmó ante su audiencia en la Feria Internacional del Libro de Casablanca que España no puede "reconciliarse consigo misma sin reconocer su dimensión morisca" y se preguntó si "el sufrimiento fue menor para los musulmanes que para los judíos".

Por su parte, la Asociación para el legado histórico de Al-Andalus, un grupo dedicado a revivir el recuerdo de la presencia musulmana en España, afirma que el Gobierno español debe tratar a los musulmanes y a los judíos de la misma manera. Al no ofrecer la ciudadanía española a los dos grupos, los musulmanes se convertirían en víctimas del "racismo selectivo", señaló el presidente de la asociación Bayib Loubaris.

Es poco probable que España atienda estas demandas a corto plazo. Aunque pocos niegan que hay potencialmente millones de descendientes de moriscos que viven en el norte de África en la actualidad, el desafío consiste en la reconstrucción de unas genealogías fiables para determinar a los herederos legítimos.

La cuestión de quién es un morisco y quién no, será un tema a debatir en una de las principales conferencias internacionales, "Los descendientes de los moriscos andaluces en Marruecos, España y Portugal", que se celebrará en Tánger desde 4 hasta 6 abril 2014 .

Pero incluso si tales genealogías pudieran recopilarse, los llamamientos a naturalizar a los descendientes de los musulmanes expulsados ​​contarían con la oposición procedente de otra razón: el hecho de que la expulsión de los musulmanes formó parte de una guerra para poner fin a la ocupación de España por unos invasores del norte de África.

José Ribeiro e Castro, diputado portugués que redactó la ley de Portugal para el retorno de los judíos sefarditas lo expresó de esta manera: "La persecución de los judíos fue sólo eso, mientras que lo que sucedió con los árabes formó parte de un conflicto. No hay ninguna base para la comparación".

Labels: ,

2 Comments:

Blogger Baal said...

Pedir perdón es asumir la deuda actual. Menudos Jvés estais hechos, truanes.

3:17 PM  
Blogger José Antonio said...

Pedir perdón es asumir algo que se hizo mal.

Del resto, incluido los "truanes", se demuestra que hay gente por ahí con demasiadas deudas de todo tipo

4:55 PM  

Post a Comment

Links to this post:

Create a Link

<< Home