Saturday, March 29, 2014

Ahora imagínense un gobierno Olmert - David M. Weinberg - Israel Hayom






Imagínense que el ex primer ministro Ehud Olmert escapa de una condena penal por el muy delicado affaire Holyland, y que tras el veredicto del juicio que se emite la próxima semana relanza su carrera política. Después de hacer una parada de rigor en el Muro Occidental, va en peregrinación a la oficina del Arye Deri (Shas) y forma una coalición Kadima-Laboristas-Meretz-Partidos ultra-ortodoxos-Partidos árabes para así tomar el control del gobierno en 2017 y llevar la paz a Oriente Medio.

Imaginemos, además, que el gobierno de Olmert concluye las conversaciones sobre el estatuto definitivo con los palestinos y se retira de Cisjordania. El nuevo gobierno estará muy ocupado haciendo importantes sacrificios por la paz en aplicación del tratado. Pero esto es lo que puede suceder:

El Ministro de Asuntos relacionados con Jerusalén, Yuval Diskin, llega a un acuerdo con el negociador palestino Saeb Erekat proporcionando reparaciones israelíes para los hogares previamente propiedad de árabes en los barrios de San Simón y Katamon de Jerusalén. Los fondos serán obtenidos de un impuesto para la restitución de las viviendas a los propietarios.

"Esto duele, pero hay que sacrificarse por la paz y actuar para fortalecer a nuestros socios moderados en el mundo árabe", dirá Diskin a la prensa.

El acuerdo entre Israel y Palestina para administrar conjuntamente Jerusalén es sacudido por el décimo cuarto ataque con bombas en un mes. El presidente de Israel Binyamin Ben-Eliezer (Fuad) se inspira en una página del libro de comunicados de prensa de Shimon Peres, e insta al Gobierno a no hacer una gran cosa del asunto.

"No debemos permitir que los enemigos de la paz nos desvíen de nuestra tarea, o nos lleven a realizar una acción precipitada que podría debilitar el gobierno central de Abu Mazen", sentencia Fuad.

Después de un mes de estar cerrada debido a la celebración del Ramadán, la plaza del Muro Occidental se vuelve a abrir solamente para el acceso de los fieles judíos para orar durante el mes de Elul y los Diez días de Arrepentimiento. Los judíos ultra-ortodoxos se quejan de los humillantes registros de los guardias de seguridad palestinos que participan en las patrullas conjuntas de seguridad en la zona. El ministro de Asuntos Religiosos israelí, Moshe Gafni, expresa su preocupación, pero afirma que "el compromiso es un tema central en el judaísmo y nos estamos sacrificando valientemente por la paz".

Además, añade Gafni, "los judíos no necesitamos provocar a los palestinos visitando el Kotel con demasiada frecuencia o en gran número. Orar en Bnei Brak o en Brooklyn es igual de bueno, tal como nuestros santos antecesores han hecho durante décadas". Posteriormente, anuncia un aumento del 48% de los estipendios para los Kollel (yeshivas para hombres casados) haredi que tengan más de ocho hijos, junto con una reducción del 80% de los fondos destinados a los estudiantes de yeshiva hesder.

La ministra de Defensa, Tzipi Livni, anuncia que ha logrado obtener heroicamente "una importante concesión palestina". El abastecimiento de ayudas, medicinas y alimentos israelíes a unos 10 asentamientos aislados se producirá a partir de ahora cada siete días, en lugar de cada 21 días según el acuerdo del tratado de paz. Además, ella negocia con el Estado de Palestina 100 permisos de construcción  para los residentes de los asentamientos aislados de Talmón y Dolev, lo que les permitirá ampliar sus baños y porches de cocina de acuerdo con el tamaño de la familia (siempre y cuando los colonos no superan una media de 4,5 hijos por familia).

Mahmoud Abbas es elogiado por la comunidad internacional por esta muestra de generosidad. "Ustedes pueden verlo, nosotros también nos sacrificamos por la paz", afirma.

Los terroristas atacan a las afueras de Kfar Saba conmocionando a la opinión pública israelí. El ministro de Asuntos Palestinos, Amram Mitzna, dice en la televisión que "los enemigos de la paz están detrás de esto. Tenemos que entender las causas profundas del terrorismo y actuar para remediar estas causas". Sugiere una retirada israelí de unos 600 metros a lo largo de la frontera oriental de Kfar Saba, que se encuentra demasiado cercana a Kalkilya, para así no provocar a los residentes árabes de esa ciudad. En los funerales, los ministros del gobierno hablan apasionadamente sobre estas trágicas "víctimas de la paz".

Una autonomía administrativa y cultural de los árabes de Galilea es declarada por el ministro de Interior, Ahmed Tibi. Los informes de prensa indican que las transferencias de tierras en el Néguev están bajo consideración, algo que años atrás propuso el plan Beilin-Abu Mazen. La comunidad internacional elogia a Israel por "sus inestimables sacrificios sin límites por la paz".

La inteligencia militar advierte de maniobras militares conjuntas entre Fatah y Hamas en las afueras de Jericó y de la actividad hostil de la embajada iraní en Ramallah. También descubre misiles palestinos tierra-aire en las colinas con vistas al aeropuerto Ben-Gurion, en clara violación de los acuerdos de paz. Los presidentes Fuad  (israelí) y Mahmoud, como cariñosamente se llaman entre sí, discuten el asunto y desestiman las preocupaciones del IDF como "propias de la paranoia existente en el anterior Oriente Medio".

"Territorio y misiles no son importantes en el nuevo Oriente Medio", afirma Fuad (de nuevo, después de consultar el libro de citas de Shimon Peres). "La cooperación económica cementará nuestra paz, y no arcaicas disposiciones de seguridad", afirma definitivamente.

La canciller de Exteriores Merav Michaeli anuncia que a cambio de la abstención iraní y jordana en una resolución de la ONU que condenaba el "obstruccionismo" israelí en el desarrollo de las instituciones nacionales palestinas, Israel estará de acuerdo en repatriar a Israel a 250.000 refugiados palestinos adicionales. A 15.000 de ellos se les permitirá regresar a Jaffa.

"Es la cosa más inteligente que podíamos hacer en beneficio de la paz y para fortalecer a los árabes moderados en esta región", explica Michaeli.

Mientras tanto, el ministro de Justicia Aryeh Deri convoca una conferencia legal internacional para hacer frente a las consecuencias de la cancelación de la Ley israelí del Retorno. Deri busca la aprobación palestina e internacional para así posibilitar la absorción israelí de nuevos inmigrantes judíos procedentes de Francia y Europa del Este, con la promesa de que los potenciales olim deberán tener familiares de primer grado en Israel, y deberán ser reconocidos como judíos por el Rabinato controlado por los haredim.

El ministro de Agricultura Mohammed Barakeh dará paso a la importación de agua a Israel desde Turquía, para así compensar la escasez de agua en Israel como consecuencia de las disposiciones del tratado de paz que destinan el 85% de las reservas del acuífero de Samaria a Palestina. Dada la nueva dependencia con Turquía, el Rabinato introduce una oración por el bienestar del régimen turco, similar a la oración por el bienestar del Imperio utilizada en la época otomana.

Para el nuevo año escolar, la ministra de Educación Zehava Gal-On introducirá una unidad de estudio en la escuela secundaria de la Nakba. El Premio Israel de historia se les concederá a dos "nuevos historiadores", uno de ellos Pappe, cuyos libros han sido determinantes para el acuerdo de un retorno de los refugiados.

Olmert gana el Premio Nobel de la Paz. Abbas consigue un segundo Nobel, al igual que Peres. Los líderes rabínicos del partido ultra-ortodoxo Judaísmo Unido a la Torah asisten a la ceremonia, junto a Jimmy Carter y Barack Obama. Y en reconocimiento a los sacrificios heroicos de Olmert por la paz, el ayatolá Ali Jamenei anuncia el fin del esfuerzo de Irán por asegurarse una bomba nuclear.

0 Comments:

Post a Comment

Links to this post:

Create a Link

<< Home