Thursday, May 15, 2014

ADL sufre una avalancha de estúpidos comentarios del tipo "los árabes no pueden ser antisemitas porque son semitas" - Preoccupied Territory



A raíz de una encuesta global que evaluaba la persistencia del antisemitismo en varios países y regiones, la Liga Anti-Difamación (ADL) se está enfrentando a una avalancha de comentarios imbéciles que cuestionan la conclusión del informe sobre la base de una comprensión errónea de la terminología más básica.

El estudio encontró que el mundo árabe está plagado de antisemitismo, con los países árabes dominando a nivel mundial con un promedio de un 74% de preminencia de ese sentimiento en todo el Oriente Medio y el Norte de África (la palma se la llevan los palestinos, con un 93%). Pero ya que el árabe es descrito por los lingüistas como una lengua semítica, algunos individuos bastante ignorantes están exigiendo saber cómo la ADL puede afirmar que una población semita pueda ser en si tan antisemita. Desafiando así los datos, estos individuos revelan su falta de conocimiento del término, algo que en sí mismo vuelven aún más estúpidas sus objeciones.

Como es ampliamente conocido el término "antisemitismo" fue acuñado por un escritor alemán del siglo XIX (*1), buscando específicamente un término menos vulgar que "odio a los judíos" con el fin de lograr que esa noción y sentimiento fuera más aceptable como compañía. Más de un siglo después, el término ha ganado aceptación entre la corriente principal de pensamiento, excepto entre los imbéciles que confunden un término lingüístico con uno étnico. El ADL se encuentra ahora en el blanco de un aluvión de quejas e impugnaciones, todos derivados, o confiados, en tal estupidez.

"¿Cómo se puede decir que los árabes son antisemitas cuando son semitas?", escribió una persona cuya cabeza no parece regir muy bien. Otra secundaba el reto argumentando que "Lol,  piensan que los semitas se odian a sí mismos" en respuesta al Twitter divulgativo de la ADL de su informe en su web, traicionando una doble falta de inteligencia.

La ADL hasta ahora parece no prestar atención a estos comentarios o no desear responder adecuadamente a esta inundación de estupideces. "No es sólo su ignorancia sobre el significado del término en sí lo que está exhibiendo aquí toda esta gente", ha dicho el director de la Liga, Abraham Foxman. "Incluso si fuera cierto que los árabes son 'semitas', cualquiera que sea el infierno que eso podría significar, ¿qué idiota piensa que es ontológicamente imposible que alguien pueda odiar a su propio grupo étnico?"

Foxman confesó que casi le molestan tanto la estupidez que demuestra la reacción de estas personas como los propios datos sobre el odio a los judíos.


(*1) El nacimiento del término "antisemitismo" en el siglo XIX

El adjetivo semítico fue acuñado por el orientalista alemán August Ludwig von Schlözer en el tomo VIII del Repertorium für biblische und morgenländische Literatur de J.G. Eichhorn publicado en 1781. Pero Schlözer no hace referencia a una raza - concepto que había aparecido cincuenta años antes por obra del francés Henri de Boulainvilliers que pretendía demostrar la superioridad de la "raza" franca o germánica sobre la raza galorromana - sino a un grupo de lenguas llamadas semíticas - el arameo, el hebreo y el árabe, entre otras -, que serían las que hablan los descendientes del hijo de Noé, Sem, padre de Abraham y antepasado de Eber - los hebreos -, así como de Yoqtan, antecesor de varios pueblos de Arabia.

Este acepción de la palabra semítico fue usada en el siglo XIX por otros lingüistas como el alemán Max Müller, catedrático en la Universidad de Oxford entre 1850 y 1876, que siguió distinguiendo dos tipos de lenguas: la "semítica y la aria", vocablo que utilizó en lugar del término indoeuropeo, que fue el que acabaría imponiéndose. Pero en ningún momento estos autores identificaron grupos lingüísticos con grupos "étnicos o razas".

Sin embargo, a mediados del siglo XIX se empieza a pasar del concepto lingüístico al racial, es decir, de la noción de lenguas semíticas al de "raza" semita opuesta a la "raza" indoeuropea o aria, todo ello ligado al nacimiento del racismo. Entre 1853 y 1855 el francés Arthur de Gobineau publica su "Ensayo sobre la desigualdad de las razas humanas" que es el libro que inaugura el racismo - aunque Gobineau no era antisemita - y en 1855 el también francés Ernest Renan publica en París "Histoire générale et système comparé des langues sémitiques", en el que afirma que los pueblos semitas son inferiores a los pueblos arios, por lo que aboga por depurar el cristianismo de todos sus elementos semíticos. Así pues, semita se empezó a utilizar a mediados del siglo XIX para designar a los pueblos hablantes de las lenguas semíticas y sus realizaciones culturales. Pese a carecer de toda base étnica, y al igual que sucedió con el término ario, la voz semita se transfirió de su significado lingüístico original a un nuevo significado racial.

El término antisemitismo aparece poco después, en 1873, por obra del periodista alemán Wilhelm Marr. Lo utiliza para descalificar a los judíos, definidos como un grupo étnico, como una "raza", no como los seguidores de una determinada religión, por lo que para Marr y para todos los antisemitas posteriores los judíos seguían siendo judíos aunque se convirtieran al cristianismo, lo que diferenciaba el antisemitismo del antijudaísmo tradicional defendido por el cristianismo desde el sus comienzos - un judío convertido al cristianismo dejaba de ser judío y pasaba a ser cristiano -. Como han destacado muchos autores, recurrir a la palabra "antisemitismo" para designar el rechazo racial a los judíos "no deja de presentar una contradicción interna: el antisemitismo viene dirigido únicamente contra los judíos, cuando, en rigor, tan semitas son los árabes como los judíos".

Marr desarrolló el nuevo concepto de antisemitismo en su libro publicado en 1879 Zwanglose Antisemitische Hefte (y Wilhelm Scherer empleó ese mismo año el término Antisemiten en Neue Freie Presse), aunque lo utilizó por primera vez en un panfleto antisemita que exhortaba a la hostilidad contra los judíos desprovisto de toda connotación religiosa. El panfleto de Marr, publicado en Berna, tuvo mucho éxito (doce ediciones en el mismo año) y fundaría unos meses después la Liga de los antisemitas (Antisemiten-Liga).

Labels:

0 Comments:

Post a Comment

Links to this post:

Create a Link

<< Home