Sunday, May 25, 2014

¿El ataque de los "pitbull sionistas"? El debate en la MLA sobre Israel se vuelve muy vicioso - Jonathan Marks - The Chronicle of Highter Education



¿Necesitan un descanso para poner las cosas en claro? Alguien ha publicado un registro parcial de las observaciones de los miembros de la Asociación de Lenguas Modernas (MLA) en su resolución 2014-1 en las que instaba al "Departamento de Estado de Estados Unidos a impugnar la denegación de la entrada a Cisjordania por parte de Israel de aquellos académicos de los Estados Unidos que han sido invitados a enseñar, conferenciar o hacer investigación en las universidades palestinas". Pero esto ha sido todo un espectáculo. ¿Con qué frecuencia se llega a ver como unos colegas académicos se refieren los unos a los otros  como "pitbull sionistas"?

En enero, la Asamblea de Delegados de la MLA aprobó por escasa mayoría esa controvertida resolución en la reunión anual de la asociación. En marzo, el Consejo Ejecutivo decidió enviarlo a los miembros para su votación, que comenzó el 21 de abril y se cerrará el 1 de junio. El debate sobre la resolución se llevó a cabo desde mediados de marzo a mediados de abril, en un sitio abierto sólo a los miembros del MLA. Sólo una parte de él ha llegado a publicarse, pero del resto me enteré esta mañana presentado misteriosamente presentado en las fauces de mi perro labrador, que se conocerá en adelante como mi "perro de rescate sionista".

El debate se centra en tres cosas. La primera se refiere a si los proponentes de la resolución han ofrecido pruebas suficientes de que la política de visados ​​de Israel merece ser condenada por el MLA. La segunda se refiere a si la resolución está ligada al movimiento BDS (boicot, desinversión, sanciones). No voy a tratar de resolver el primer tema. Los documentos de antecedentes proporcionados por los patrocinadores de la resolución están publicados, así como los de los miembros de la MLA para los Derechos Académicos que se oponen a la resolución.

En cuanto a la segunda, consideren a dos patrocinadores de la resolución. Bruce Robbins, profesor de literatura comparada en la Universidad de Columbia, y que está registrado como un partidario de la campaña de boicot. Richard Ohmann, profesor emérito de inglés en la Universidad de Wesleyan, se ha opuesto a la campaña de boicot, pero sólo porque es demasiado suave. En el 2009 firmó una carta que acusaba a Israel de "una política insidiosa de exterminio de un pueblo" y exigía una campaña de "desinversión y de presión" que aislara a Israel como Sudáfrica fue una vez aislada. No parece probable que los Robbien y Ohmann piensen que la MLA debe detener la denuncia contra Israel pot limitar la libertad de cátedra.

El tercer objeto de la controversia es el más acusado: ¿Es esta resolución antisemita al enfocar solamente al Estado judío entre numerosos y más extremos y flagrantes candidatos a la condena por motivos de libertad académica? ¿O es la resolución, como un comentarista ha escrito, una mera cuestión de "criticar al gobierno israelí y al ejército", lo que "no es lo mismo que antisemitismo"?

Si aceptamos el argumento de que la resolución pretende hacer avanzar al movimiento BDS, esas preguntas se ponen difíciles. Corey Robin, un partidario del BDS, admite que hay gente en el movimiento que "quiere que no sólo el sionismo, sino también los judíos, desaparezcan de la zona". Él responde a la preocupación de un crítico de izquierdas de esta manera: "Tú dices que eres un crítico de izquierdas de Israel, por lo que supongo que usted ha apoyado algunas acciones contra ese Estado. Bueno, apuesto que entre los que también apoyan esas acciones hay personas que quieren que los judíos desaparezcan". Esta respuesta no es del todo convincente..

Un movimiento que está indeciso sobre el derecho de Israel a existir y que considera a Israel un régimen genocida de apartheid probablemente atrae a muchos más antisemitas que, por ejemplo, lo hace JStreet. No es irrazonable que los judíos, y no sólo los israelíes, se sientan amenazados por la afirmación de que el sionismo, que finalmente sólo significa la creencia en la importancia de un Estado judío en Palestina, es un credo racista y exterminista. El BDS está comprometido con la no violencia. Pero eso no es muy tranquilizador cuando sus partidarios dicen al mundo que los sionistas respaldan una empresa ilegítima y genocida, pero que "por supuesto no queremos que les hagan daño a ninguno de ellos".

No es antisemita participar en un movimiento que resulta muy atractivo para los antisemitas, pero eso debe dar lugar a recapacitar.

El lenguaje de algunos de los partidarios de la resolución, también es muy perjudicial. Recuerden que el debate tuvo lugar solamente entre miembros de la MLA. Y los participantes no comentan las barbaridades allí escuchadas. Sin embargo, uno de ellos denunciaba por ejemplo la "influencia descomunal que han tenido los eruditos judíos en el proceso de toma de decisiones de la Universidad en general". Otra lamentaba cómo "el acceso de los lobbys sionistas al Congreso", y luego, casi cómicamente, cuando alguien sugirió como "los pitbull sionistas pueden llegar a ser de insultantes, despreciables e inaceptables", otro comentarista se levantaba en defensa del colega: "lo de pitbull sionistas fue usado probablemente metafóricamente".

Mientras usted crea que no significa "perros", literalmente, resulta genial.

El mismo comentarista a la defensiva explicaba amablemente que la persona que habló de los "pitbull sionistas" probablemente estaba frustrado por la presión "ejercida sobre las universidades por los proveedores de fondos sionistas y por los grupos de presión que reprimen cualquier disidencia", y de esa manera quiso evitar la mención de "los políticos sionistas que empujan a los EEUU hacia guerras desastrosas". Y es que, "¿qué persona razonable podría dejar de reconocer que existen algunos por ahí que, controlando y retorciendo los medios de comunicación, silencian la verdad, mientras flexionan sus músculos e incluso empujan a los EEUU a guerras por el bien de Israel, y que han empleado su dinero o influencia para destruir a los académicos o estudiantes que expresan su solidaridad con la causa palestina"?

Los tropos antisemitas en estas declaraciones no son sutiles. Pero incluso si lo fueran, me pregunto por qué la izquierda académica, que suele ser tan susceptible ante las sutilezas del racismo y del sexismo, pone el listón tan alto para el antisemitismo. De repente, frases como:
 "Pero yo dije sionista, no judío"; o "Yo soy judío, así que no puedo estar aliado con los enemigos de los judíos"; o "Sí, me estoy centrando en el Estado judío y en ningún otro estado, pero ¿y qué?"; o "Claro, yo me estoy haciendo eco de tropos antisemitas habituales, pero sí son realmente aplicables en este caso"
son argumentos incontrovertibles, y se convierte en una mala forma de sugerir que el antisemitismo es válido a menos que alguien esté gritando consignas antisemitas.

No creo que muchos de los partidarios de la resolución abrigan sentimientos antijudíos conscientes o inconscientes. Pero sí creo que deberían estar mucho más preocupados por el antisemitismo, y que cualquier miembro de MLA que todavía tiene que votar debería votar en contra de esta resolución contaminada

Labels: , ,

0 Comments:

Post a Comment

Links to this post:

Create a Link

<< Home