Thursday, May 01, 2014

El verdadero problema del mundo académico no son los boicot anti-Israel, sino las horribles ideas que allí se popularizan - Liel Leibovitz - Tablet



¿Qué es lo que está mal en el mundo académico de estos días? Si usted ha estado leyendo Tablet, sin duda estará versado en el gran guiñol que representa el intento por parte de grupos de profesores de una serie de asociaciones profesionales, que tienen poco o nada que ver con el Oriente Medio, de señalar a Israel como la principal fuente del mal en el mundo. Es una divertida historia a seguir, sobre todo porque - como observaba el gran poeta del poder, Henry Kissinger - la política es tan viciosa porque las apuestas son muy bajas. Con una precisión que hubiera desmayado a Newton, por cada acción BDS (boicot, desinversión y sanciones) hay una acción opuesta, igual o mayor, anti-BDS, ya que a menos que usted dedique su mente a convertirse en un post-modernista, un post-colonialista o un post-focauldiano en una universidad de segundo nivel, lo más probable es que pueda vivir una vida plena y feliz ignorando el pensamiento y los estruendos de unos necios desagradables y errados.

Pero el BDS no es el problema. Lo que nos debe preocupar, lo que es verdaderamente perjudicial, no es lo que algunas organizaciones académicas optan por hacer, sino lo que muchos departamentos académicos optan por enseñar. Y ese espíritu de lo que eligen para enseñar se insinúa en la nueva y emocionante biografía de Paul de Man de Evelyn Barish.

Actualmente ya hace largo tiempo olvidado, Paul de Man fue, en las décadas que precedieron a su muerte en 1983, una figura destacada dentro del mundo académico norteamericano y el mandamas de los estudios literarios. Junto con el intelectual francés Jacques Derrida, se le considera el padre de la deconstrucción, una teoría que habría intentado explicar si no fuera por su "insistencia en que cualquier intento de explicación está sujeta a unas construcciones lingüísticas que a su vez presentan nuevos problemas, ya que ninguna palabra es ajena a las complicaciones que se les confiere cuando leemos o escribimos". Ellos mismos eran conscientes de que su método era inherente a crear confusiones, y por ello el crítico Louis Menand bromeaba en una reciente reseña del libro de Barish que la práctica de la deconstrucción por parte de Paul de Man, Derrida y sus discípulos era "como cavar un agujero en el medio del océano con una pala hecha de agua", expresando así su afición por los juegos de palabras, notas enormes a pie de página y otros instrumentos con que romper el texto y, supuestamente, introducirnos en otra esfera de significado.

Esta introducción resulta especialmente útil para poder mencionar posteriormente que algunos años después de su muerte se descubrió que Paul de Man, nacido en una próspera familia de Bélgica en 1919, y durante los años de la ocupación alemana, colaboró ​​con los nazis, contribuyendo con sus ensayos en una publicación antisemita, el más notorio de los cuales se titulaba "Los judíos en la actual literatura", donde argumentaba que la civilización europea se había mantenido saludable a pesar de los intentos judíos de echarla abajo, y donde se recomendaba que probablemente sería mucho mejor apremiar a los judíos para que encontraran y partieran a algunas colonias muy lejanas, y así no contaminaran la pureza de la raza superior.

Barish arroja mucha luz sobre las afiliaciones nazis de este académico. En lugar de tratar de explicarnos sus simpatías fascistas y argumentar, como la mayor parte de los amigos y colegas de Paul de Man que nuestro eminente erudito ha sido trágicamente incomprendido, y que la deconstrucción de los "Los judíos en la actual literatura" nos dice que no era algo inaudito y que se trataba más bien de extravagancia, o bien que se trataba simplemente de un joven que trataba de sacar el mejor partido posible de una situación imposible, la investigación exhaustiva de Barish nos enseña que el colaboracionismo de Paul de Man fue una actividad fundamental y sostenida, la cual terminó solamente después de su intento de derrocar a su editor incitando a los jefes supremos en Berlín en su contra, algo que no le fue demasiado bien. Barish también ofrece suficiente sexo y subterfugios para llenar las cuatro estaciones del escándalo: Paul de Man, en su relato, habría estafado a sus seres queridos por una cantidad considerable de dinero en efectivo; de manera brusca habría abandonado a su esposa y sus tres hijos para irse a vivir con una estudiante que había dejado embarazada; fingió sus credenciales académicas; y en general, en raras ocasiones, perdió la oportunidad de estirar el tejido moral de la sociedad hasta llevarlo a un punto de rotura.

¿Qué fue entonces de todo eso? A pesar de su oscuridad, Paul de Man no fue el primero ni será el último hombre prominente que sea desenmascarado como un sociópata encantador y cruel. Si optamos por leer la historia de su vida como un thriller,"El talentoso Ph.D. Mr. Ripley", nos abandonaremos a leer con placer una buena historia, pero lo importante es que los hábitos de Paul de Man nos dicen bastante acerca de sus colegas académicos.

No obstante, hay otra lectura de la historia de Paul de Man, una en la que Barish sugiere que su vida y su visión del mundo están entrelazadas, y que incluso no es necesariamente una causalidad, sino que sin duda existe una correlación, entre un hombre perpetuamente eludiendo su pasado y su teoría literaria que se resiste perpetuamente a realizar definiciones. Es de esta manera que el libro de Barish resulta más esclarecedor y nos da no sólo una visión más clara de Paul de Man, sino también del marco fascinante a través del cual poder comprender el lamentable estado del panorama académico contemporáneo que él ayudó a dar forma.

Como estamos tratando con "deconstruccionistas", debo señalar que "panorama" es probablemente un término equivocado. Un panorama es armonioso, contiguo, continuo. Por el contrario, las grandes extensiones de la academia americana - no todas, no siempre, no en todas partes - se han fragmentado más allá de la cohesión. Cualquier intento serio de contar esta historia en su totalidad requiere un lienzo más grande que éste, pero la distorsión no será lo suficientemente seria como para sugerir que la historia se puede destilar con una palabra: "diferencia".

"Sólo hay, en todas partes, diferencias y huellas de las diferencias", es un famoso argumento de Derrida. Miren más allá de las paredes de la crítica literaria, y su afirmación todavía está en auge: conocer a un estudioso actual de las humanidades, muy probablemente, supondrá satisfacer a un gran conocedor de las diferencias, tanto si se ven a través del prisma de la clase, del género, de la raza o de la orientación sexual, o bien en una amplia gama de distinciones que nos diferencian a los unos de los otros. No importa el tema que nos ocupa, el erudito probablemente asumirá que su deber es, ante todo, despojarnos de nuestros malos hábitos, de nuestros prejuicios y de nuestros privilegios, y que sólo entonces algo parecido a la verdad surgirá, sí, la verdad, siendo éste un concepto unificado, no ajeno a sí mismo y una invención de la hegemónicos que desean mantener fuera a los oprimidos.

Los efectos catastróficos de esta forma de pensar han sido ampliamente documentados, y el caso más reciente ha sido la decisión del Departamento de Inglés de UCLA de reemplazar su plan de estudios genérico, ese que mandaba leer a Shakespeare, Chaucer y Milton, por una guía para estudiantes cuyas cimas humanas más altas tratan de los Estudios post-coloniales, transnacionales y antimperialistas. Pero la atomización de la mente americana no es sólo un desastre intelectual; es un fracaso moral, algo a lo que los judíos deben prestar una especial atención. Más allá de las transgresiones terrenales de nuestros detractores - de utilizar recursos antisemitas para intentar prohibir Israel -, estas ideas plantean una grave amenaza al patrimonio ético que habría forjado la antigua religión y que está en todas partes bajo ataque.

Llámenlo unidad frente a disparidad. Si uno se viera obligado a enumerar las contribuciones que el judaísmo habría hecho para el avance de la civilización, es probable que una de las primeras entradas en esa lista abordaría la asombrosa unidad que abandona una visión del mundo que asignaba a cada reino de los acontecimientos humanos de su propia deidad, para sustituirla por un solo Dios de rostro invisible el cual desconocemos, y a cuya imagen todos fuimos creados y para cuyo servicio todos estamos llamados. Las consecuencias de esta medida, como es natural, son inmensas. Por lo menos se aboga por una forma de vida comunitaria, en la que se alientan los desacuerdos y el debate, pero donde se presta una lealtad general a las leyes que nos unen a todos.

Tal visión del mundo, por desgracia, ha caído en desgracia entre nuestras clases intelectuales. Hemos rodeado a los benditos derechos individuales patrocinados por la Ilustración con los baluartes de la divergencia: si leemos una novela, o intentamos entender un conflicto lejano, o estudiamos las formas en que los seres humanos se entrelazan, lo hacemos principalmente para extraer lo que nos diferencia. Y lo que sigue no es un debate, sino que se trata de una batalla entre las particularidades, cada una luchando por forjar su diferencia o, mejor aún, permanecer fuera de todo el colectivo.

Es fácil de ver este movimiento como cómico, pero no lo es. Es tóxico. Los que proponen singularizar negativamente a Israel, por ejemplo, parecen verdaderamente perdidos ante los absurdos inherentes a sus reclamaciones. Cuando se le pregunta por qué a su organización sólo le interesaba boicotear a Israel, y no, por ejemplo, a Rusia, Irán u otras naciones cuyo compromiso con sofocar la libre investigación es mucho más robusta, Curtis Mares, el presidente de la Asociación Americana de Estudios, respondió que "uno tiene que empezar por alguna parte". Esa es una respuesta perfectamente natural, pero sólo si usted no cree que todos habitamos el mismo planeta y que es necesario obedecer al mismo código moral que nos dice que masacrar a 140.000 civiles es un delito mucho más grave para la humanidad que el mantenimiento de una presencia militar en una controvertida franja de territorio, mientras se trata de negociar una solución.

Si como Paul de Man, los devotos de las políticas de identidad, al igual que muchos otros en el mundo académico actual, mantienen que el deber de un académico es resistirse a los significados obvios y rechazar los aspectos comunes para definir la experiencia humana en sus formas más elementales, hasta que ya nada se parezca a algo vivo y entero, ustedes también podrían comenzar con Israel, o bien escribir para un periódico financiado por los nazis, o bien hacer cualquier otra cosa. Poco importa; una vez que se "ha deconstruido, problematizado y torturado la noción del bien común más allá del reconocimiento", todo acto resulta tan bueno como cualquiera, y todo reverencia y se pone al servicio de la diferencia radical.

Si esta mentalidad es horrible para toda la humanidad, resulta particularmente horrible para los judíos. Ustedes apenas necesitan un doctorado en historia para darse cuenta de que hemos prosperado tradicionalmente en sociedades que permiten el debate, haciendo hincapié en la lealtad a unos valores comunes, ya sea en la Córdoba de Abdar Rahman en el año 900, o en América durante la mayor parte del siglo XX. Eliminado este hilo conductor, y tras reproducirse las persecuciones, los judíos se ha visto obligados a sobrevivir, y como siempre se hace con los grupos diferentes, son permitidos o impulsados ​​a luchar por sus diferencias en lugar de abrazarlos como facetas de la cultura nacional del estado-nación.

Olviden pues a los burócratas y a sus boicots, y presten atención en su lugar a la lección de Paul de Man, una advertencia de lo que las muy malas ideas pueden hacer para erosionar los pilares fundamentales de la civilización. La culpa - parafraseando a un tipo que ya no nos molestamos en leer - no está en nosotros mismos, sino en las estrellas académicas

Labels:

0 Comments:

Post a Comment

Links to this post:

Create a Link

<< Home