Friday, May 09, 2014

La Casa Blanca intensifica su guerra secreta mediática contra Israel - Adam Kredo - Free Beacon



Funcionarios de alto rango de la administración Obama han intensificado su guerra secreta mediática  para desacreditar a Israel en la prensa, proporcionando para ello citas anónimas altamente críticas e información negativa sobre el Estado judío, en un intento de echarle la culpa por el reciente colapso de las conversaciones de paz con los palestinos.

Múltiples fuentes, tanto en los Estados Unidos como en Israel, han confirmado al Washington Free Beacon que el enviado americano al Oriente Medio Martin Indyk sirvió nuevamente como fuente anónima en una reciente entrevista en la prensa israelí donde arremetía contra Israel, echándole las culpas por el fracaso de las conversaciones de paz, y prediciendo que Israel podría hacer frente a una nueva ola de terrorismo palestino antes de que llegara la paz.

Indyk fue identificado por primera vez por el Free Beacon como la fuente anónima de una serie de historias contrarías a Israel y procedentes de la administración de Obama que han aparecido en abril.

Esas filtraciones dirigidas han provocado la ira de los altos funcionarios en Jerusalén que creen que Israel está siendo atacado mediante injustos y negativos artículos de prensa, mientras que los palestinos son exonerados de su culpabilidad por la administración Obama, según las fuentes de Jerusalén.

"Se acordó una prohibición general de fugas informativas, y más o menos esto se cumplió", dijo un alto funcionario de un grupo favorable de Israel. Sin embargo, "Indyk y su equipo fueron la excepción".

"El resultado es que tuvimos un flujo constante de opiniones anti-israelíes que reflejaban los puntos de vista de anónimos funcionarios de Estados Unidos, y nada que equilibrara esas críticas. Los israelíes se dirigieron a los americanos y les pidieron que desmintieran públicamente esas acusaciones, pero los estadounidenses se negaron mencionando como escusa esa misma prohibición de fugas", dijo la fuente.

El último intento de la administración Obama de desacreditar a Israel tras una fachada de citas anónimas se produjo en una amplia entrevista que dos funcionarios no identificados dieron al periodista israelí Nahum Barnea. Múltiples fuentes de Estados Unidos e Israel identificaron a Indyk como una de las principales fuentes de Barnea.

Una portavoz del Departamento de Estado se negó a especular sobre quienes eran las fuentes del artículo cuando fueron apuntadas por el Free Beacon, y afirmó que los israelíes y palestinos merecen ambos la culpa por el colapso de las conversaciones de paz.

Indyk, un veterano negociador de la paz en el Oriente Medio, ya ha demostrado durante bastantes lo poco que le gusta personalmente el primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, según estas fuentes.

"Esto lleva sucediendo durante muchos años", dijo un ex diplomático israelí, en referencia a las fugas de Indyk a la prensa. "Él estaba defendiendo a los palestinos. Esta es una historia bastante antigua. Su antipatía hacia Netanyahu es también una historia muy antigua. No es algo reciente. Se remonta a años".

Indyk ha disfrutado de una larga relación con el periodista Barnea y ha utilizado esos lazos para filtrar noticias y comentarios críticos hacia Israel y Netanyahu, dijo la fuente. Barnea se ha mostrado cercano públicamente a Indyk por lo menos desde 2006, cuando fue seleccionado como el principal orador de un panel a puerta cerrada patrocinado por el Saban Center, de la Brookings Institution, donde Indyk ha servido durante mucho tiempo como director cuando trabajaba fuera del gobierno.

A Barnea también se le dio la oportunidad de entrevistar al ex presidente Bill Clinton durante un evento de 2009 organizado por el Centro Saban. En 2011, Barnea fue al Forum Saban gracias a Indyk y luego citó a funcionarios estadounidenses no identificados refiriéndose a Netanyahu como "la N-word".

"Indyk ha practicado durante mucho tiempo la compra de lealtades entre los periodistas israelíes, dándoles viajes gratis y conferencias agradables", señaló un alto funcionario americano que trabaja para un grupo pro-Israel. "Luego se da la vuelta y utiliza de forma anónima a esos mismos periodistas para atacar a diplomáticos y líderes que percibe como enemigos".

"No podría hacer nada de esto sin la financiación de Haim Saban, quien es el patrón del Centro Saban donde Indyk era el director, o, más recientemente, de Qatar, que ha estado bombeando enormes cantidades de dinero en la Brookings Institution".

La portavoz del Departamento de Estado Marie Harf se negó a especular sobre la fuente del artículo, pero le dijo a la Free Beacon que tanto los israelíes como los palestinos comparten la culpa por el fallo de las conversaciones.

"Como hemos dicho públicamente en numerosas ocasiones, ambas partes tomaron medidas que perjudicaron la capacidad de hacer avanzar las conversaciones", dijo Harf. "Y es totalmente inexacto decir que el secretario Kerry quiso culpar a uno u otro lado".

Fuentes del gobierno israelí en los últimos días han dado a conocer documentos privados que demuestran que los palestinos habían estado planeando "frustrar" el proceso de paz mucho antes de que las negociaciones se derrumbaron oficialmente.

Otras historias recientes en la prensa de EEUU se han centrado en los intentos de Israel de espiar en los Estados Unidos.

El Newsweek publicó un extenso artículo a principios de esta semana de lo que pretendían ser los intentos de Israel de robar secretos comerciales y tecnológicas de los Estados Unidos.

"Hemos recibido esa misma acusación cada cierto número de años", dijo un ex diplomático israelí, explicando que los funcionarios estadounidenses normalmente filtran estas historias para distraer la atención del fallido proceso de paz y manchar a Israel.

"Las cosas que cuenta Newsweek son un bluff que ya se ha repetido cuatro o cinco veces en la última década", dijo la fuente. "Parece como si hubiera un cajón lleno de ese tipo de historias en algún lugar del sótano del Departamento de Estado, y que alguien llamara al burócrata encargado de su custodia y le dijera: 'Saque todas las fechorías de Israel y fíltralas'".

El pensamiento en el Departamento de Estado es: "Si hay una grieta en la armadura de Israel debemos tratar de aprovecharla" dijo la fuente.

Labels:

0 Comments:

Post a Comment

Links to this post:

Create a Link

<< Home