Saturday, May 31, 2014

Los jóvenes seculares israelíes quieren bodas religiosas - Yuval Avivi - Al Monitor


"Por la presente estas consagrado a mí con este [anillo], de acuerdo con la ley de Moisés y de Israel" (De la ceremonia de una boda judía)

Cuando llegan a su gran día como novia y novio, la mayoría de los judíos israelíes todavía se casan bajo la autoridad de un rabino, bajo la ley judía. Mientras que la ley israelí no permite el matrimonio civil, la Oficina Central de Estadísticas de Israel (CBS) muestra que sólo 1.128 parejas judías se tomaron la molestia de ir al extranjero en 2011 para casarse en una ceremonia civil. Por el contrario, 38.936 parejas judías se casaron ese mismo año en el rabinato.

En una encuesta social llevada a cabo por la CBS en 2009, sólo el 72,3% de las personas de entre 20-24 años de edad dijo que era muy importante para ellos, y dentro de su familia, que la ceremonia del matrimonio se llevara a cabo bajo la autoridad de un rabino, mientras sólo el 38,5% de judíos seculares se expresó de esa manera. Sin embargo, como ya hemos dicho, la mayoría de los israelíes exhiben su conservadurismo: si bien no observan el día de reposo o no se mantienen kosher, o no observan los mandamientos, o no ayunan en Yom Kippur, cuando se casan deciden apegarse a la tradición y celebrar la ceremonia judía de la hupa, según lo prescrito por la ley judía.

"Crecí en un hogar totalmente secular", nos dice Tal, un hombre de 27 años de edad que vive en el centro de Israel y que mantiene una relación estable de larga duración. "Pero me voy a casar en un marco religioso. Yo no soy un tipo muy rebelde, no busco un proceso civil e ir contra la religión. Eso simplemente se acepta, es lo que hace todo el mundo y es lo que voy a hacer".

"Hace dos días me reuní con jóvenes de la inmigración rusa", me dice Mickey Gitzin, director ejecutivo del movimiento Be Free Israel, que promueve el matrimonio civil en Israel. "Ellos dicen que les parece una locura, que una persona que come pan en Pascua o hace barbacoas en Yom Kipur, pueda traer a un rabino el día de su boda. Sin embargo, le parece natural a todos los israelíes que un rabino les case, porque 'eso es lo que nos hará realmente marido y mujer' ". Sólo un número insignificante de las parejas se casan fuera del rabinato. El concepto israelí de una familia implica una boda, y punto. Eso va más allá de las categorías habituales de liberales y conservadores. La idea de tener hijos sin una boda es muy marginal; de hecho es visto "como un ardid para no cumplir con el ejército".

Las razones de esta percepción son complejas. En primer lugar, el método religioso está tan arraigado en la existencia de Israel que son pocos los jóvenes israelíes que incluso investigan otras opciones, como los matrimonios civiles en el extranjero o las relaciones de derecho común (cohabitación).

A pesar de que varios miembros de la Knesset promueven el matrimonio civil, la opción del matrimonio civil está siendo percibida como extrema, o "rebelde", en palabras de Tal.

Gitzin explica: "Legalmente, no hay una diferencia real en Israel entre uniones de hecho sin el sello del rabinato, y bodas en el rabinato. Sin embargo, muchos jóvenes no son conscientes de ello y piensan que si no se registran en el Ministerio del Interior como una pareja casada, algo que requiere una boda religiosa en Israel, no van a recibir los beneficios que se merecen".

Gitzin, que organiza regularmente reuniones sobre el tema con grupos de jóvenes de entre 20 años y más por todo el país, añade que incluso los que están al tanto de otras opciones y saben que no se verán afectados sus derechos, prefieren casarse en el rabinato. "Es [el matrimonio] realizar una declaración social" dice, "y si su declaración no es aceptada por la sociedad, entonces no vale la pena nada. Así que por un lado, los jóvenes ven el rabinato como uno de los aparatos más corruptos del país, pero por otro lado todo el mundo se dirige a través de él. Por lo tanto, nuestra lucha para promover el matrimonio civil es vista como marginal, la mayoría de nosotros simplemente va con la corriente. El matrimonio civil es percibido como algo que necesitan los rusos o los LGBT (lesbianas, gays, bisexuales y transexuales)".

Inbar, de 29 años, de la ciudad de Holon, se casó en una boda judía a pesar de que estaba estrechamente familiarizado con otras opciones. "La principal razón es debido a mi familia. Respetan la tradición y era importante para ellos que me casara en el rabinato", me explica ella. "Además, hay mucha presión antes de la boda y mucho que organizar, por lo que es muy conveniente que otra persona esté al cargo de la organización de la propia ceremonia por usted. Es una salida fácil, en vez de comenzar a pensar en una ceremonia alternativa que hay que inventar y organizar. Sin embargo, un mes después de la boda yo ya empecé a arrepentirme de haber elegido el camino fácil, en lugar de luchar por lo que creo. Cedí a la convención, y en vez de someterme a una ceremonia que se adapte a mi sistema de creencias, hice lo que mi familia quería".

El conservadurismo israelí con respecto a la ceremonia de la boda, ya sea por conveniencia o teniendo en cuenta los valores de la familia, aparentemente ponen en duda la necesidad misma de matrimonio civil en Israel. Gitzin no está de acuerdo con esta conclusión. "Un gran porcentaje de las quejas que recibimos están conectados a las bodas. Los jóvenes quieren cambiar", me dice.

Si bien la actitud de conservadurismo secular con respecto a la institución del matrimonio no ha cambiado sustancialmente desde el establecimiento del Estado en 1948, ha existido un gran cambio en relación con la edad del matrimonio. Según los datos publicados por el CBT en 2013, las edades medias de hombres y mujeres judíos solteros en 1960 era de 25,7 y 21,7 respectivamente, mientras que en 2011 esta cifra había aumentado a 26,3 para las mujeres y 28,4 para los hombres.

El aumento de la edad en el matrimonio también se aplica por lo que parece a la sociedad nacional-religiosa. Ari Engelberg, del departamento de sociología de la Universidad Hebrea, escribió su tesis doctoral sobre el "sionismo religioso y el problema de la soltería prolongada". Engelberg mantiene que en los últimos años se ha contemplado el desarrollo de un modelo de soltería extendido tanto entre hombres y mujeres solteros del sector nacional-religioso.

"La juventud religiosa mirar a su alrededor y ve a los ultra-ortodoxos casarse a una edad temprana, y su visión del mundo aspira a eso", explica. "Pero también mira al otro lado y ve cómo la sociedad secular santifica guiarse solamente por el amor, no sólo casarse por el bien de ser una pareja, y aspiran a eso también".

Engelberg sostiene que hay un aumento significativo en la edad del matrimonio en la sociedad religiosa. Él dice que eso testimonia un cambio radical en ese sector. Uno de los motivos, entre otros, es que las relaciones prematrimoniales no son aceptadas en la sociedad religiosa, como manifestación de oposición a la sociedad secular.

"Es realmente una cuestión de sensibilidad social", dice Engelberg. "Por lo tanto, muchos solteros religiosos sufren una crisis a la edad de 30 años, dando lugar a un interesante fenómeno que preocupa mucho a la sociedad religiosa. Cuanto más largo es el periodo de soltería, más se mueven hacia la cultura secular. La importación del sentimiento del individualismo en la sociedad religiosa es algo muy serio, convirtiéndose en un elemento que debilita la disciplina religiosa".

Engelberg, que ha entrevistado a numerosos solteros religiosos, dice que ha cambiado su visión del mundo de manera significativa a causa de su estado de soltería. "Las jóvenes religiosas se sienten presionadas a casarse alrededor de los 20-21 años de edad. Cuando esto no sucede, aparentemente han 'fracasado', pero luego se dirigen hacia otros horizontes, como la universidad, mudarse a otra ciudad. Los miembros de la sociedad secular cuanto más van acercándose a la treintena, y las mujeres más religiosas de ese sector, también están influenciados por eso. Reduce su estrés".

De este modo, la soltería prolongada en la joven sociedad religiosa es algo muy serio, ya que relaja la práctica religiosa y el autocontrol. Irónicamente, la sociedad secular nos demuestra exactamente lo contrario, tiende a un conservadurismo coherente con las bodas judías.

Labels:

0 Comments:

Post a Comment

Links to this post:

Create a Link

<< Home