Thursday, June 19, 2014

Qué ve Jerusalén cuando mira hacia Bagdad - Shmuel Rosner - Jewish Journal




Los siguientes comentarios se basan en conversaciones con varios israelíes, algunos de los cuales son funcionarios del gobierno. Tengo razones para creer que los ministros de alto nivel comparten muchas de las observaciones que aquí se incluyen.

La inestabilidad regional

Durante muchos años, los que toman las decisiones en Jerusalén argumentaban que el enfoque de las potencias mundiales "sobre el conflicto palestino-israelí es un enfoque del Oriente Medio orientado hacia el espectáculo". Naturalmente, ellos (los israelíes) son sospechosos, y lo siguen siendo, de intentar explicar su renuencia a comprometerse con los palestinos invocando los cambios en las circunstancias regionales. Pero los últimos años, y por ende los últimos acontecimientos, han hecho que sea más difícil hacer caso omiso de sus demandas: la llamada primavera árabe, la guerra en Siria, y ahora el brote en Irak, todos ellos hacen que el tema palestino parezca, bueno, menor. Pongámonos en perspectiva. Seguramente, los palestinos siguen sufriendo y todavía no tienen todos los derechos políticos a los que aspiran, pero el nivel de violencia es relativamente bajo, las dificultades económicas son leves en comparación con otros países de la zona, y la vida cotidiana es mucho más tolerable que la vida en, por ejemplo, partes del Líbano, partes de Siria, la mayor parte de Libia, partes de Irak.

Jerusalén mira a la región y considera los cambios y las batallas por todas partes. Si el mundo quiere resolver los problemas en esta región, puede hacer mucho sin tener que asistir al "conflicto". ¿De verdad quieren resolver los problemas en la región?

La renuencia estadounidense

Los EEUU no parecen querer hacer una cosa así, no a un nivel que exija el pago de un precio por ello, y optan por intervenir sin arriesgar un precio elevado por una intervención ineficaz. La renuencia estadounidense podría significar una cierta relajación de algunas de las tensiones entre los dos países. Esto significa que los EEUU no es probable que atosiguen a Israel tratando de obtener concesiones de su parte para un proceso de paz imaginario. Pero al largo plazo, la renuencia estadounidense a desempeñar un papel más activo en Siria, Libia e Irak resulta una mala noticia: Israel confía en el poder de Estados Unidos y en su intimidante presencia. Si los EEUU dejan de ser intimidantes, las fuerzas enemigas podrían ver una oportunidad para la acción. Si los EEUU ya no intimidan, Israel tiene que ser aún más fuerte de lo que es ahora para poder contrarrestar esos posibles intentos de acciones enemigas. Un punto positivo: el público estadounidense parece entender la necesidad de que Israel sea aún más fuerte en las actuales circunstancias. Ve a Israel desde el punto de vista tradicional, considerándolo como la única potencia estable y amistosa en la región.

Tarjetas iraníes

Cuando los EEUU dicen que podrían tratar con Irán para estabilizar Irak - pero que esto no tendrá nada que ver con las negociaciones nucleares - genera señales de sospecha. Y provoca tres tipos de respuestas:

1.- Es imposible que los estadounidenses sean tan ingenuos: saben tan bien como nosotros que no habrá un acuerdo con Irán respecto a Irak que no implique a las negociaciones nucleares (un israelí me dijo: "ello han leído todo de Kissinger" ). Sus declaraciones no son más que una fachada. Conclusión: Los EEUU no se toma en serio la participación de Irán.

2.- Igual que el punto anterior, a excepción de la conclusión: Los EEUU están dispuestos a alterar sus demandas nucleares para hacer algo por Irak.

3.- De hecho, es posible que los estadounidenses sean tan ingenuos, pero pronto descubrirán que los iraníes no están jugando con la misma pelota, y sólo entonces llegará el momento de la verdad: ¿están los EEUU dispuestos a pagar con concesiones nucleares para Irak la ayuda de Irán para estabilizar Irak ?

Obviamente, los puntos 2 y 3 son preocupantes para Israel.

Los reajustes

La estabilidad de Jordania es siempre una preocupación. Es una preocupación debido a la guerra en Siria, y será una preocupación aún mayor si las milicias radicales se apoderan de Irak. Los sauditas y los egipcios no están contentos con la forma en que los EEUU han manejado la situación de Siria y con el avance de las fuerzas respaldadas por Irán. También saben que el radicalismo sunita al estilo de Irak les pone en peligro. ¿Qué papel quiere desempeñar en la región Turquía sigue siendo un misterio?. Un Irak inestable no puede ser bueno para la vecina Turquía, pero un Irak dominado por Irán tampoco es necesariamente un resultado deseable (los kurdos pueden ser los beneficiarios de estas preocupaciones).

Todo lo anterior, y muchos otros acontecimientos, pueden presentar nuevas oportunidades para Israel, aunque no está claro si las aprovecharán, pero es posible que lo hagan. En Jerusalén, un primer ministro que es muy cuidadoso (mucho más de lo que la gente suele pensar) se inclina a esperar y ver qué pasa en lugar de tomar medidas cuando hay tanta niebla nublando la visión política. Por supuesto, esto se hace eco de mi primer punto: tal opción puede dar lugar fácilmente a la sospecha de ser un intento de explicar su renuencia a comprometerse con los palestinos, y como un intento de utilizar la cubierta de la niebla para fortalecer aún más el control de Israel sobre el territorio (en Cisjordania, pero también posiblemente en los Altos del Golán).

Labels: ,

0 Comments:

Post a Comment

Links to this post:

Create a Link

<< Home