Wednesday, July 30, 2014

La mejor deconstrucción de la pareja Obama-Kerry: Obama al lado de Kerry, ¿pero qué lado es ese? (¿podría ser el de Hamas?) - Shmuel Rosner



¿Qué quiere Obama?

Cada observador experimentado de los asuntos del Oriente Medio, incluido de Binyamin Netanyahu, debería haber sabido que esto tenía que suceder. A menudo se quejan o se preocupan de que los enemigos de Israel sean pacientes, mientras que Israel no tiene esa capacidad de resistencia, pero eso no es cierto. Nuestros enemigos son de hecho pacientes, pero es "el mundo" quien no tiene la capacidad de resistencia, ni siquiera cuando se da cuenta de que Israel tiene razón. Con nuestro enemigo Hamas, es probable que podamos hacerlo frente, pero con nuestro amigo americano, recientemente hemos estado teniendo ciertas dificultades.

Ayer, cuando el presidente Obama llamó a Netanyahu para presionar en favor de un alto el fuego, Israel pudo ver que el reloj se le va agotando. ¿Cuál es el incentivo de Obama? No hay una respuesta fácil a esto. Por supuesto, él quiere que la gente inocente no muera, y es un buen sentimiento, pero no me acuerdo de que Obama mostrara parecida impaciencia con la mayoría de las personas que son asesinadas en otros lugares, así que esta no puede ser su última motivación.

¿Qué hay de los incentivos de Obama?

Como he escrito en el pasado, la administración Obama a menudo parece confundir “objetivos con medios” y “deseos con políticas”. Usted puede ver que cuando Obama le dice al primer ministro - y esto es comunicado a la prensa por la Casa Blanca - que "cualquier solución duradera al conflicto israelí-palestino debe garantizar el desarme de los grupos terroristas y la desmilitarización de Gaza", ¿de qué "solución duradera" y de que "grupos" está hablando?  y ¿cómo podremos llegar a esa "desmilitarización"?

Obama parece querer ganar puntos ante la opinión pública deteniendo los combates. En cuanto a los planes futuros, se puede ver que él no tiene ninguno. Su plan para el futuro, hasta hace poco tiempo, fue un paso atrás en todo el proceso de paz entre israelíes y palestinos a raíz del fracaso de su secretario de Estado (y el suyo). Entonces, ¿cómo hacemos para que a partir de ahí haya una "paz duradera", y que ocurre en el ínterin?

Pero vamos a seguir con esta lógica: para Obama, la desmilitarización de Gaza sólo puede ocurrir después de un acuerdo sobre una paz duradera. ¿Significa esto que él va a intensificar nuevamente el proceso de paz? ¿Y qué va a hacer para que funcione esta vez? ¿El presidente quizás cree que, en la medida que no hay una "solución duradera", estaría justificado que Hamas tenga el armamento del que ahora dispone. Y si es ese su pensamiento, ¿por qué lo llama un "grupo terrorista"? Pero alto, ¿él lo llama un grupo terrorista? Lean su declaración de nuevo: no, no lo hizo. Habla solamente de "grupos terroristas", sin especificar. Y ¿qué pasa con los otros objetivos -  los diferentes a una "solución duradera" - que aparecieron en la declaración de Obama:
"Garantizar la seguridad de Israel, asegurar la protección de la población civil, aliviar la crisis humanitaria en Gaza, y promulgar un alto el fuego sostenible que permita que los palestinos de Gaza lleven una vida normal y unas políticas de desarrollo a largo plazo adecuadas a las necesidades económicas de Gaza, mientras se fortalece la Autoridad Palestina".
Podemos indagar en cada uno de ellos separadamente:

1.- Garantizar la seguridad de Israel: ¿Cómo? El Presidente no lo dice. Lo que sí dice es que no iba a aceptar absolutamente la manera de garantizarse su propia seguridad por parte de Israel (es decir, permitir que siga con la operación).

2.- Proteger a los civiles. Éste punto tiene sentido. Es un incentivo que tiene sentido. Pero nuevamente, Obama parece tener una especial sensibilidad por la vida humana en Gaza que no parece tenerla cuando se trata de otros lugares, como Siria. Y no está muy claro por qué para unos sí y para otros no. Tampoco está claro por qué Obama quiere proteger a todos estos civiles de Israel, pero nunca ha levantado un dedo para protegerlos de Hamas, una organización radical terrorista que gobierna sus vidas.

3.- Aliviar la crisis humanitaria: Una vez más, no resulta fácil de entender. Por supuesto, la pregunta para Obama sería: ¿Qué es más importante para usted, aliviar la crisis o ganar la batalla contra Hamas? Creo que su respuesta la dio ayer, y por desgracia, no es la respuesta que Israel quería oír.

4.- La promulgación de un alto el fuego sostenible: el presidente Obama debe estar de broma. ¿Cómo puede ser sostenible mientras Hamas sienta que puede obtener beneficios mediante el inicio de otro combate? ¿Cómo puede ser sostenible si Hamas mantiene sus cohetes y sus túneles?

5.- Llevar una vida normal: ¿Según quién? ¿Según el estándar de Hamas y siempre bajo su gobierno?

6.- Las necesidades económicas y de desarrollo: la misma pregunta, ¿ha visto el presidente Obama que Hamas ponga el máximo esfuerzo en el desarrollo de la economía de Gaza? Lo que hemos visto hasta ahora es que está invirtiendo poderosametne en armarse, y el resultado de esta guerra sólo hará que vuelva a querer reinvertir en armas.

7.- Fortalecimiento de la Autoridad Palestina: este supongo que es su plan a largo plazo. El plan de que la Autoridad Palestina acabe controlando Gaza. Lo bueno de Obama es que tiene unos sueños muy agradables. Lo problemático de él es que tiene poco sentido la forma en que planea ir de A a B. Obama acaba fortaleciendo a Hamas, mientras dice que quiere fortalecer a la Autoridad Palestina.

No creo que Obama tenga un plan. Su único plan es respaldar el plan de John Kerry, que es realmente un plan ideado por Turquía y Qatar. Que Obama y Kerry sigan llamándolo "el plan egipcio" es un insulto a El Cairo, y sospecho que podría ser un insulto intencional.

¿Qué quiere Kerry?

El sábado por la noche, mi editor en Maariv, el diario para el que escribo en hebreo, me llamó para preguntarme por un artículo sobre el secretario de Estado, John Kerry. La premisa era clara: Kerry, una vez más, no alcanza a comprender el Oriente Medio y por lo tanto, fracasó en su intento de llegar a un alto el fuego entre Israel y Hamas. Y este no fue solamente su percance habitual, sino que fue un verdadero despropósito.

Tanto es así, que el gobierno israelí - un gobierno que ha tenido mucho cuidado en no ser visto como la parte que rechaza las treguas en este conflicto – no vio otra alternativa que rechazar la propuesta de Kerry; que la Autoridad Palestina, supuestamente un aliado de Kerry en su crítica del “infierno de la milimétrica” operación de Israel (la irónica descalificación de Kerry), estaba también furiosa con el Secretario; y los funcionarios israelíes añoran amargamente al mediocre Departamento de Estado de Hillary Clinton

Así que escribí un largo artículo sobre Kerry para Maariv y traté de no ser demasiado desagradable. Creo que terminé escribiendo la evaluación más generosa que he visto de su gestión de los asuntos del Oriente Medio. Ni siquiera los columnistas de izquierda del Haaretz defendieron la absurda propuesta de Kerry de alto el fuego. Y por una buena razón, ya que la propuesta pide más o menos a Israel que acepte los términos de Hamas. Lo que Kerry estaba pensando - si es que incluso estaba pensando - resulta un misterio con el que los israelíes y otros han estado lidiando una y otra vez durante el fin de semana. Los estadounidenses ahora dicen que Kerry fue tratado injustamente por Israel. Es cierto que fue duramente criticado. Pero esto es lo que sucede cuando un Secretario de Estado echa a perder un asunto serio.

Cinco explicaciones principales han surgido, y todas ellas tienen una deficiencia similar: no podemos saber si son ciertas verdaderamente.
1. Sucede que Kerry, simplemente, no es muy sabio.
2. Kerry es una persona vengativa hasta el punto de cegarse.
3. Kerry cree que Hamas tiene la mejor posición en este conflicto.
4. Kerry se ve obligado a escuchar a Qatar y Turquía.
5. Kerry está tan necesitado de un éxito que se ha cegado.
Yo no les puedo decir cuál de estas cinco explicaciones es la correcta. Mi elección fue la número cinco, que, como he dicho, creo que es la más generosa para Kerry. Dice así: Kerry es un Secretario de Estado con muy poco que mostrar. Está bajo un intenso fuego que le viene de todas las partes. Ha tenido poco impacto en los asuntos del mundo, y la mayor parte de su legado actual como Secretario de Estado está constituido por meteduras de pata. Kerry necesita un éxito, y lo necesita mucho. Un alto el fuego es un éxito, o al menos algo que se puede presentar como un éxito. Seguramente, algunos críticos podrían etiquetarlo como un fracaso, pero Kerry aún podría argumentar que se trata de un éxito, un acuerdo tangible, con un impacto real. Pero Kerry provocó las diferencias. Así lo creía yo, y sigo creyendo, que esa fue la motivación principal de Kerry cuando decidió intentar forzar a Israel a aceptar un alto el fuego que es una verdadera rendición.

Pero, de nuevo, la explicación de “su necesidad de un éxito” es sólo una de las cinco, y las otras cuatro se merecen una revisión. Vamos a analizarlas.

Kerry no es muy inteligente: Sí, eso también funciona. Usted puede encontrar las huellas de esta sugerencia en diferentes columnas anteriores de varios escritores, como la de Jackson Diehl de hace un par de meses en la que dijo que "es difícil pensar en un jefe anterior a Foggy Bottom que se haya separado de manera tan visible a sí mismo de las realidades sobre el terreno". David Horovitz, en un análisis de como la conducta de Kerry creó muchas ampollas la semana pasada, menciona a muchos funcionarios israelíes que respondieron a la propuesta de Kerry llamándolo "amateur, incompetente, incapaz de comprender la materia con la que está tratando, en resumen, un viejo chocho". Barak Ravid del Haaretz se acerca a sugerir una opinión similar ("serias dudas sobre su juicio").

Comportarse como un necio, en realidad, es todavía un poco mejor que las otras explicaciones. Él ha podido ser manipulado, ha podido ser ignorado. Si Kerry no está a la altura, hay razones para esperar que en algún momento el presidente Obama ha tenido noticias de ello. No es que el presidente Obama sea la persona que Israel hubiera elegido teniendo la opción de elegir a un mediador para un alto el fuego (la elección de Israel ya se ha hecho, Egipto). Pero, al menos, ningún funcionario israelí, que yo recuerde, ha afirmado nunca que el presidente es un tonto (ingenuo sí, hostil sí; peligroso sí, pero nunca un tonto). Por supuesto, Kerry puede ser incompetente, pero esto todavía no significa que las otras razones que he mencionado no sean válidas.

Él, por ejemplo, puede ser incompetente y vengativo: claramente, las cicatrices de su fallido intento de conseguir un verdadero proceso de paz aún no han sanado, y Kerry pone la mayor parte de la culpa de su fracaso en Israel. Así que tal vez - y esta es una acusación grave - este era el momento de recuperarse y pasar factura. Tal vez era la hora de demostrar al gobierno de Israel que sabotear su proceso de paz (así es como él lo ve) tiene un precio. Por supuesto, usted tiene que creer que Kerry es una persona terrible (o es muy ingenuo) si quiere que Israel pague con  concesiones de seguridad esenciales para así apaciguar su apetito de revancha.

Y luego está la tercera opción, que Kerry realmente encuentra que Hamas es más aceptable que Israel en este conflicto. Que él realmente considera que, por una indeterminada lógica, Hamas está luchando una buena guerra contra Israel. Uno de los problemas con Kerry es que uno nunca sabe lo que piensa. Si los funcionarios israelíes lo consideran como "engañoso y peligroso", esa es la razón: ya no creen que esté diciendo a Israel la verdad, y ya no creen que sus meteduras de pata sean, bueno, “inocentes meteduras de pata”.

Se trata de una sospecha razonable porque Kerry tiene una historial cuestionable: todavía me acuerdo de cuando cubría su carrera a la Casa Blanca en el 2004, y mi perplejidad ante un comentario que había hecho afirmando que la barrera de seguridad de Israel podía ser un obstáculo para la paz. Kerry, posteriormente, se retractó de sus comentarios, y esto ya es un hábito para él. Hace apenas tres meses tuvo que aclarar un desafortunado comentario acerca de que Israel se convierta en un estado de "apartheid". Y han existido tantos incidentes de ese estilo que uno, bueno, nunca sabe qué pensar. Las meteduras de pata pueden ser una señal de que la explicación número uno, su falta de sabiduría, es a lo que nos estamos enfrentando. O puede ser una visión reveladora de los verdaderos sentimientos de Kerry.

La cuarta opción es algo similar a la tercera opción, sólo que en este caso la decisión de Kerry de respaldar la propuesta más beneficiosa para Hamas no se debe tanto al propio Hamas como a los países que apoyan a Hamas: Qatar y Turquía. El presidente de la Autoridad Palestina, Mahmud Abbas, ha dejado entrever esta opción, y otros oradores palestinos fueron contundentes a la hora de adoptarla: "Kerry, de hecho, está tratando de crear un marco alternativo a la iniciativa egipcia y a nuestra comprensión de la misma, de una manera que aplaque a los qataríes y a los turcos". La ventaja de Kerry en este tipo de análisis es que le hace parecer más inteligente y calculador en sus acciones. Lo malo: que lo deja con pocos amigos, y no necesariamente aquellos que son vistos con buenos ojos por sus compañeros estadounidenses.

Así que ya ven: sospechar que Kerry pretendía entusiásticamente un logro o un éxito es, de hecho, la más generosa explicación. ¿O sólo lo trataba? En todo caso, todavía le hace parecer poco profundo y demasiado desesperado y peligroso. Es decir, Kerry terminó sin ese éxito buscado con su alto el fuego, pero va a seguir intentándolo, un pensamiento inquietante. Lo que es aún más problemático es que él podría hacer lo mismo cuando negocia con Irán.

Labels:

0 Comments:

Post a Comment

Links to this post:

Create a Link

<< Home