Tuesday, July 15, 2014

"Muerte a los judíos" y "Vamos a quemaros" en la manifestación favorable a Hamas en París - Jonathan-Simon Sellem - JSSNews


Manifestantes pro-palestinos tratando de entrar por la fuerza en la sinagoga de la rue de la Roquette

Estoy en París.

Yo ya había vistos esos vídeos donde por las calles de París se gritaba "¡Muerte a los judíos!". Pero la verdad es que aún viendo los vídeos, no sé es muy consciente de esta realidad. Así que cuando llegué por casualidad a la Plaza de la República, a media tarde, y vi la manifestación a favor de Palestina, lo primero que hice fue prestar atención... Quería ver de cerca cómo eran en realidad las cosas. Pero no tuve la tranquilidad suficiente para verlo como debe ser. Hacía demasiado calor...

No obstante, si oí algunas perlas:
- ¡Muerte a los judíos!
- !Muerte a los asquenazis!
- Hitler tenía razón.
- Vamos a quemaros.
- Sucios blancos [N.P.: una de las últimas derivas del antisionismo, potenciada por Edward Said y sus discípulos, es intentar transformar el conflicto judío-árabe en un conflicto racial entre explotadores blancos (judíos) y explotados de color (árabes), ignorando de paso la existencia de los judíos levantinos y mizrahim y etíopes, que desde luego no serían asimilables al cliché blanco. Esa misma dicotomía la aplican en la propia Francia a los franceses de origen, los blancos explotadores, frente a la población de origen inmigrante magrebíes y africana, los explotados]
- Resistencia Hamas!
- Jihad! Jihad! Jihad!
- Palestina debe terminar el trabajo (iniciado por Hitler, claro está)
Por el micrófono, al acercarme a la plaza de la Bastilla, (sí, por el micrófono y públicamente) también gritaban "!Muerte a los judíos!". Y a la llamada a la oración, más de 2.000 personas responden al unísono, "Allah Ouakbar", inclusive manifestantes que tienen el aspecto de cualquier cosa menos de musulmanes. Pero las apariencias pueden ser engañosas.

En los restaurantes y terrazas, los transeúntes no saben qué decir. En cualquier caso, no se atreven a moverse. En Francia, habitualmente, las cosas funcionan de esta misma manera: la población local, la buena gente, está demasiado asustada para intentar reaccionar.

En la manifestación se pueden ver banderas palestinas, de Argelia, de Irak, muestras de apoyo a la Hermandad Musulmana y a Hamas. Ni una palabra por su puesto sobre la suerte de los niños de Siria, ni por las carnicerías en Sudán y Nigeria, ni por la esclavitud en Qatar, ni por los derechos de las mujeres en Arabia Saudí, ni a favor de la tolerancia, el respeto.... Simplemente odio y ojos que gritan "muerte",

Pero aún había más... Una réplica de uno de esos misiles palestinos que se estrelló en una guardería israelí en pleno desfile.... y ampliamente aplaudida. Los que pueden la abrazan, el resto se contenta con admirarla.

200.000 muertes en Siria y esta demostración por la tarde en París para denunciar a 150 muertos en Gaza.

La rue des Rosiers, rue de la Roquette, plaza Voltaire, barrios algunos donde anteriormente vivía la población judía, y ahora la violencia. Heridos, al menos 8. Sangre. La sangre de los inocentes.

Y mientras, en las calles, motos y scooters derribados. La policía permanece muda y los judíos que se encierran en las sinagogas.

"A la mierda los judíos", se gritaba por el boulevard Voltaire. Palos, keffiyas y “muerte a los judíos" en St. Paul. Tentativas de saquear negocios supuestamente "judíos" en la rue de Turenne.

En el Marais, cincuenta bárbaros, con barras de hierro en la mano, daban miedo. Y golpeaban. Y provocan daños. Van en busca del judío, del yahud. Manuel Valls habría ordenado el envío de tropas suplementarias para proteger a la minoría judía de Francia que se ve obligada a esconderse en los halls de los edificios del centro de París.

En el Boulevard Beaumarchais, vuelan los proyectiles contra la policía, que respondió con lanzamiento de gas lacrimógeno.

En el cortejo de la manifestación, estimo que habría un 90% de musulmanes y árabes. Pero por encima de todo, "no generalicemos", tengamos cuidado con los estereotipos. Pero, francamente, esto huele a chamusquina.
.
Esta noche invito a mis amigos judíos a observar el toque de queda. Milicias por "la paz en Palestina" podrían patrullar durante una buena parte de la noche. Sin embargo, se esperan dos horas de tranquilidad que coincidirán con la final de la Copa del Mundo. Pero no tomen riesgos innecesarios. Usted está en Francia, y ninguna buena gente moverá un dedo para ayudarle.


Manifestantes anti-Israel atacan sinagogas de París - Nidra Poller - Tablet

Es una tradición francesa bailar en las calles y parques de bomberos en la víspera del 14 de julio, conocido en inglés como el Día de la Bastilla. Este año, sin embargo, los manifestantes anti-Israel tomaron el control del monumento en el centro del círculo de la Bastilla el pasado domingo, blandiendo banderas palestinas y réplicas de cartón de cimitarras y misiles Kassam. La manifestación descrita en los comunicados por la agencia oficial francesa AFP como "una demostración de buenas formas a excepción de algunos incidentes", fue en realidad un festival de odio contra Israel y los judíos. "Muerte a los judíos", "Israel asesino", "Un judío, algunos judíos, todos los judíos son terroristas" eran las consignas lanzadas en voz alta por los manifestantes portando kefiyas.

Según la policía, los manifestantes (unas 7.000 personas, los organizadores hablaron de 30.000) comenzaron en el barrio norte de Barbès, que tiene una gran población africana y magrebí, y marcharon havia la Bastilla, donde permanecieron durante varias horas. Un pequeño contingente comenzó a atacar a la policía,y fue rápidamente controlado. Al mismo tiempo, cientos de manifestantes corrieron por la calle de la Roquette y rodearon la sinagoga Isaac Abravanel, que está protegida por una elevada puerta de metal. Los guardias de seguridad del SPCJ (Servicio de Protección de la Comunidad Judía), el Betar, y la Liga de Defensa Judía, se enfrentaron a unos asaltantes armados con cuchillos, hachas y barras de hierro.

Cinco policías antidisturbios apostados frente a la sinagoga, donde unos 200 fieles asistían a un servicio de oración por la seguridad de Israel, fueron incapaces de manejar la multitud. Tardaron media hora en llegar los refuerzos, y otras dos horas durante las cuales la policía peinaba las calles de los alrededores antes de que comunicaran a los miembros de la congregación que era seguro salir. El gran rabino de París, Michel Guggenheim, estaba en la sinagoga durante el incidente.

Otra sinagoga , en la rue des Tournelles, cerca de la Place des Vosges, también fue atacada, aunque los detalles de ese incidente "aún no han aparecido en la prensa". Hace dos semanas asistí a una alegre ceremonia allí donde 1.500 judíos franceses se preparaban para hacer aliya este verano, en presencia de Natan Sharansky y Avital, así como del embajador de Israel en Francia y el recién elegido gran rabino de Francia Haim Korsia.

Las estaciones de radio judías eran un hervidero ese domingo por la noche y el lunes, con el testimonio de personas que habían estado en el interior de la sinagoga y las declaraciones de los líderes de la comunidad judía. La cobertura de medios de comunicación franceses, sin embargo, se centró en gran parte en el desfile militar del 14 de julio, pasando por alto los gritos de "muerte a los judíos" de la víspera.

Roger Cukierman, el presidente del CRIF, la organización que agrupa a los judíos franceses, y Joël Mergui, presidente del Consistorio, se reunieron ayer con el ministro del Interior, Bernard Cazeneuve, y pidieron una prohibición total de las manifestaciones anti-israelíes debido al flagrante desprecio por la ley y por el orden durante su desarrollo.

Los líderes de la comunidad judía local tienen muy buenas relaciones con el gobierno del presidente Francois Hollande, como las tuvieron con el anterior gobierno Sarkozy. Durante el incidente en la sinagoga Isaac Abravanel, los líderes judíos estaban en contacto con el Ministro del Interior, el primer ministro Manuel Valls y el jefe de policía. Nadie cuestiona la sincera simpatía del gobierno por la comunidad judía francesa, o su ferviente deseo de poner fin a los incidentes, los cuales alienan a los judíos franceses de su país y dar a Francia una mala reputación a nivel internacional. El problema es que las autoridades francesas se ven desbordadas rápidamente, acorraladas y atrapadas por sus propias contradicciones.

Manifestaciones violentas anti-judías, bajo varios pretextos, han tenido lugar en Francia desde la década de 2000. En 2003, los participantes en una marcha por la paz dieron una paliza a dos jóvenes de Hashomer Hatzair y luego trataron de entrar en un edificio del barrio del Marais, donde se reunían más de 100 jóvenes Judios. Hubo manifestaciones masivas y violentas contra Israel durante el conflicto de 2009 entre Israel y Hamas. El incidente del domingo, sin embargo, significa una mayor amenaza aún contra los judíos franceses. Los manifestantes anti-israelíes van más fuertemente armados y son más desafiantes que antes.

Los judíos franceses, sin embargo, no se están encogiendo. Se mantienen de pie firmemente y exigen medidas gubernamentales adecuadas. Aún así, hay una sensación de hundimiento y de que, un día cada vez más próximo, las puertas no se resistirán, la multitud entrará y lo intolerable se producirá.

Un pogromo en la Francia del siglo XXI

Labels: ,

0 Comments:

Post a Comment

Links to this post:

Create a Link

<< Home