Wednesday, August 06, 2014

El New York Times deja en ridículo a su propio fotógrafo y premio Pulitzer al ocultar que sus reportajes fotográficos eran muy sesgados - Tablet


Fotografía de Tyler Hicks. Plasmar a los soldados israelíes si estaba bien visto

 Si alguna vez se preguntó por qué la cobertura fotográfica del New York Times (NYTimes) de la guerra en Gaza ha consistido casi exclusivamente en niños palestinos muertos y heridos en el hospital de Shifa, con ni tan siquiera un hombre armado de Hamas o un lanzamiento de misiles desde una escuela o una mezquita, que plasmará la narración de los hechos en el suelo, el supuesto "periódico de referencia" lo ha explicado con una respuesta sorprendente: su fotógrafo, Tyler Hicks, un ganador de un premio Pulitzer de fotografía, ha hecho una "mierda de trabajo".

Para cualquiera que sepa algo de fotoperiodismo, la respuesta de NYTimes plantea algunas preguntas muy serias sobre la salud mental de las personas que dirigen el periódico, así como sobre la lealtad del diario a uno de los más grandes fotógrafos de su época, quien ha puesto su vida en peligro por el NYTimes en los principales puntos calientes y zonas de conflicto mundiales.

Pero según Eileen Murphy, la vicepresidente de Comunicaciones Corporativas del NYTimes, los fotógrafos del diario en Gaza, dirigidos por Hicks, son la única razón de ese desequilibrio radical en la cobertura fotográfica de la guerra. O por lo menos, eso es lo que le ha dicho a Uriel Heilman de la JTA, cuando éste les pidió que explicaran por qué, de las 37 imágenes que componen las 3 últimas presentaciones de diapositivas del diario sobre Gaza, no existía ni una sola imagen de un combatiente de Hamás o de un lanzamiento de cohetes o, en resumen, de cualquier otra cosa que pudiera indicar a sus lectores que Israel no estaba emprendiendo una guerra simplemente para mutilar y asesinar a los niños palestinos del enclave costero o por mero deporte.

Aunque les parezca increíble, la primera parte de la respuesta de Murphy culpaba a los propios fotógrafos del NYTimes por presentarles al parecer sólo un puñado de imágenes de baja calidad:
Nuestro editor de fotografía revisó recientemente todas nuestras fotos, y eran muchos cientos, y se encontró con 2 imágenes de pobre calidad y muy distantes que fueron subtituladas como combatientes de Hamas por nuestro fotógrafo en el terreno. Es muy difícil identificar a los militantes de Hamas porque no tienen uniformes o cualquier insignia visible; y nuestro fotógrafo ni siquiera observó a alguien que llevara un arma.
¿Es así realmente cómo funciona un fotoperiodista tan legendario como Tyler Hicks? ¿Solamente dos imágenes de baja calidad y muy distantes, y ni una sola imagen de algún militante o combatiente que llevara un arma en toda Gaza, durante un período de tres semanas en un largo conflicto en el que más de 1.700 personas habían muerto?

Si Hicks en realidad no estuvo en otro lugar distante de Gaza, uno podría sospechar que no se movió del bar del hotel. El resto de la respuesta de Murphy ofrece sólo un poco de información sobre por qué la labor de Hicks fue tan pobre:
Yo añadiré que nosotros no retendríamos las fotos de los combatientes de Hamas. Estuvimos buscando ansiosamente ese tipo de fotografías en ambos lados del conflicto, pero estamos limitados por el acceso disponible para nuestros fotógrafos.
La palabra clave en la segunda parte de la respuesta de Murphy es, por supuesto, "acceso". Tyler Hicks apenas ha dejado su trabajo: de hecho, ha realizado un trabajo muy duro y peligroso en una zona de combate, donde los fotógrafos son casi libres para tomar las fotos de lo que quieran.

Entonces, ¿cuál es el punto clave que Murphy y sus jefes están decididos a omitirnos. Pues que el NYTimes y otros medios periodísticos dominantes parecen decididos a ocultar a sus lectores que a sus fotógrafos y periodistas apenas se les permitió vagar libremente por Gaza. De hecho, han estado trabajando en condiciones terriblemente difíciles bajo el control efectivo de una organización terrorista que, como la guerra misma muestra, no tiene reparos en mutilar, secuestrar y matar a la gente que no les gusta.

¿Por qué no revelar que su acceso y trabajo diario dependía de Hamas - por no hablar de su vida -, algo que ha afectado poderosamente su cobertura? Pues bien, el hecho de que el NYTimes sólo dispusiera de dos distantes y granulosas imágenes de hombres armados de Hamas, e "inutilizables", nos dice todo lo que necesitamos saber, ¿no creen?

(. . . .)

Al esconder a sus lectores las razones por las cuales su cobertura fotográfica ha sido tan desequilibrada y sesgada, el NYTimes puede alegar que así estaba defendiendo el trabajo y la vida de sus reporteros y fotógrafos. Pero de hecho, convertía su arriesgado trabajo en objeto de ridículo, mientras que a la vez también lo convertía en el brazo propagandístico de una organización terrorista. Alguien en ese diario tendría que dedicar una especial atención a un razonamiento que ha transformado unas difíciles condiciones de trabajo en el terreno en un fracaso editorial evidente.

Labels: ,

0 Comments:

Post a Comment

Links to this post:

Create a Link

<< Home