Sunday, August 24, 2014

Hamas, ISIS y el activismo anti-Israel - Petra Marquardt-Bigman



No mucho tiempo después de que el primer ministro de Israel comparara a Hamas con el grupo terrorista ISIS (o IS por Estado Islámico) durante una reciente conferencia de prensa, los debates estallaron en las redes sociales, como por ejemplo en Twitter, acerca de la validez de esta comparación. Como ilustraron una serie de artículos de opinión, Netanyahu tenía razón cuando concluía su intervención señalando que "no era el único que creía que Hamas era como el ISIS, y el ISIS como Hamas. Son ramas del mismo árbol".

Pero el analista árabe-estadounidense Hussein Ibish desestimó la comparación como una "campaña de hasbara israelí" que él caracterizó como "sumamente patética. Realmente son comparaciones miserables, y no hay necesidad de ellas. La hipérbole es transparentemente idiota". Cuando fue cuestionado por Clifford May de la Fundación para la Defensa de las Democracias, Ibish no acabó de tener éxito a la hora de demostrar por qué la comparación era supuestamente tan "patética", y mientras tanto, la razón de su fracaso fue gráficamente ilustrada por el blogger Elder de Ziyon (la ilustración de este post).

El gráfico de Elder incluía la referencia a la forma en que asesinaban a sus enemigos sin piedad, y este era en realidad el punto en el que se centraba Netanyahu en gran medida:
"Puedo decir que el mundo entero se ha conmocionado por las atrocidades de ISIS. Ustedes pudieron ver la decapitación de un periodista estadounidense, Foley. La muestra de barbarie y salvajismo de estas personas. Bueno, nosotros nos enfrentamos a la misma barbarie. Son personas que arbitrariamente lanzan cohetes contra nuestras ciudades buscando conseguir asesinatos en masa, que asesinan a niños y adolescentes disparándolos a la cabeza (los tres alumnos de yeshiva), que lanzan a su propia gente desde un sexto piso (Fatah) y utilizan a su propia gente como escudos humanos".
Qué grupos como Hamas y ISIS hagan eso a su propio pueblo debe ser sin duda el criterio más importante, porque cuando una sociedad o un grupo trata a su propia gente como adversarios o enemigos, eso dice mucho sobre la falta de humanidad que podemos esperar de esa gente cuando se enfrentan a enemigos con los que no tienen ninguna relación.

En este sentido, Hamas acaba de dar una demostración espantosa de que realmente hay muy poco que les distinga de los brutales yihadistas de ISIS. Como ampliamente se ha reportado en los medios de comunicación, Hamas ha vuelto a ejecutar sumariamente a ciudadanos de Gaza acusados ​​de colaborar con Israel. De acuerdo con un informe del Jerusalem Post, 11 presuntos colaboradores fueron ejecutados en una estación de policía de Gaza, y poco tiempo después, "Hamas asesinó a siete palestinos más en una ejecución pública en una plaza central de Gaza".

Las agencias de noticias Reuters y AFP capturaron algunas fotos perturbadoras de los prisioneros de Hamas alineados para la ejecución, y según el Jerusalem Post, "las víctimas, con la cabeza cubierta y las manos atadas, fueron asesinados a tiros por hombres armados enmascarados vestidos de negro frente a una multitud de fieles, y todo ello en las proximidades de una mezquita tras la oración". Al parecer, entre la multitud de espectadores también se incluían niños, y unas sangrientas imágenes tras las ejecuciones muestra a unos niños mirando los charcos de sangre en el pavimento y tomando algunas fotos.

Por supuesto, Hamas ha ejecutado antes a otras personas acusadas de colaboradores, y al igual que las recientes imágenes de las ejecuciones, en las anteriores también se podía observar un grado de salvajismo similar al de ISIS.

Pero hay una gran diferencia entre Hamas e ISIS, y consiste básicamente en que sería difícil encontrar a alguien que tomara en serio la defensa o justificación de los actos del ISIS, mientras que un buen número de activistas anti-Israel, los cuales pretenden preocuparse por los derechos humanos. sí están dispuestos a defender las imágenes de brutalidad de Hamas contra los ciudadanos a los que gobiernan. El prominente activista "pro-palestino" Ali Abunimah, señalaba en Twitter que se oponía a la "pena de muerte", pero sugería que sería hipócrita "fingir indignación por los asesinatos de Hamas mientras que se apoya la masacre israelí". El razonamiento de Abunimah parecía consistir ​​en que si los habitantes de Gaza eran asesinados en la guerra actual entre Hamás e Israel, realmente no importaba demasiado si Hamas asesinaba a unos cuantos más. En otro tweet, Abunimah incluso implicaba que era normal que Hamas ejecutara a los residentes de Gaza sospechosos de colaboración:
"En toda sociedad la colaboración en tiempo de guerra se ve como el crimen más atroz y una amenaza mortal a la resistencia. Esto no es exclusivo de Palestina".
En otras palabras, el autor de "La Batalla por la Justicia en Palestina" no tiene aparentemente ningún problema con que Hamas aplique una "justicia mortal" como espectáculo público sin nada remotamente parecido a un proceso mínimo. Por el contrario, la Autoridad Palestina (AP) - la cual emitió una moratoria sobre la pena de muerte en 2005 - condenó las "ejecuciones al azar que recuerdan a las ejecuciones sumarias llevadas a cabo por grupos extremistas wahabíes en otras partes del Oriente Medio". El portavoz también señaló que Hamas estaba persiguiendo a los "disidentes políticos" y que algunos de los que ahora se ejecutaba como colaboradores habían sido detenidos por Hamas hace años.

El afán de Abunimah de pasar por alto los graves abusos de Hamas no es sorprendente dado su abierto desdén por la Autoridad Palestina y su apoyo expresado a menudo por los grupos de la "resistencia" de Gaza, como las brigadas Al Qassam y la Yihad Islámica, de hecho, a Abunimah le gusta referirse a ellos como "fuerzas de defensa palestinas".
Varios colaboradores de la Electronic Intifada de Abunimah estaban también ansiosos por hacer omisión de las ejecuciones o justificarlas como normativas y totalmente merecidas.
Si bien he señalado anteriormente que sería difícil encontrar a alguien que quiera  tomar en serio la defensa del ISIS, debo señalar que el activista anti-israelí Max Blumenthal (que quizás ya ha renunciado totalmente a la esperanza de ser tomado en serio) decidió que si el ISIS se había convertido en un símbolo del mal absoluto en Occidente, era la hora de imitar lo que los antisemitas siempre han hecho: de alguna manera asociar a los judíos con ese mal absoluto.
Así Blumenthal declaraba en Twitter: "Las decapitaciones con daga del ISIS son bárbaras. Así lo son también las decapitaciones israelíes por bombas anti-bunker GBU-28 de 5.000 libras. Ambas deben ser detenidas a toda costa".
El intento de Blumenthal de equiparar la decapitación de un periodista estadounidense y a las otras desventuradas víctimas de los salvajes yihadistas de ISIS con los esfuerzos de Israel para llegar hasta los líderes de Hamas y la Jihad Islámica escondidos en sus refugios subterráneos, parece reflejar no solamente su intenso odio a Israel, sino también su sincero entusiasmo por el tipo de "auténtica resistencia" de que les gusta presumir a estos grupos terroristas de Gaza.
Más tarde, Blumenthal duplicó su estupidez con una comparación aún más ridícula, alegando que hay poca diferencia entre el Estado islámico creado por los yihadistas, el cual impone unas brutales normas medievales a las poblaciones a las que subyugan, y el moderno Israel democrático.
La defensa obscena de Hamas ofrecida por Ali Abunimah y sus colaboradores de Electronic Intifada, junto con los patéticos intentos de Blumenthal de equiparar el ISIS a Israel, ilustran una vez más lo poco que tiene que ver el activismo anti-Israel con unos sinceros esfuerzos por mejorar la situación de los palestinos en Gaza. 

Labels: ,

0 Comments:

Post a Comment

Links to this post:

Create a Link

<< Home