Saturday, September 20, 2014

Tomando la banalidad a parte del mal. Un nuevo libro sobre Eichmann revela su verdadero rostro - Gal Beckerman - Forward





"Eichman era de una estupidez repugnante", otra de las grandes ideas (erróneas) de Hannah Arendt

La idea de que el mal podría ser "banal" todavía nos escandaliza. Resulta mucho más aterrador considerar que el genocidio podría llevarse a cabo sin pensar por los más vacuos de los burócratas que por gente intrínsecamente mala que actúa con malas intenciones. Esta nueva categoría moral es ahora ka infame reacción de Hannah Arendt a su presencia en el juicio a Adolf Eichmann 1961 por el delito de ayudar a llevar a cabo el Holocausto. Sus despachos en el New Yorker se convirtieron en un libro en 1963 llamado "Eichmann en Jerusalén", el cual provocó una enorme y violenta reacción de la que la reputación de Arendt nunca se recuperó. Los críticos suponían que por tratar de entender como banal a ese tipo de mal encarnado por Eichmann, Arendt le excusaba de alguna manera de sus acciones.

Aunque la cuestión de si el mal puede ser realmente "banal" ha sido objeto de debate en décadas posteriores, Arendt parecía tener la última palabra sobre el propio Eichmann, dando forma a nuestra comprensión del hombre de una manera perdurable. Pero un nuevo libro de Bettina Stangneth, una filósofa alemana independiente que vive en Hamburgo, ha anulado completamente la sabiduría convencional sobre el hombre que Arendt observó en esa celda de cristal en Jerusalén.

El libro de Stangneth, "Eichmann antes de Jerusalén", nos revela a Eichmann como un mentiroso de gran éxito, un artista que logró convencer a Arendt y a muchos otros de que estaba esencialmente desprovisto de cualquier motivo más allá de su promoción profesional, alguien que solamente cumplía órdenes. Pero Stangneth ha descubierto una fuerte evidencia en los escritos de Eichmann de Argentina, antes de su captura, que demuestran que fue profundamente antisemita y que estuvo totalmente comprometido con la guerra racial de los nazis, es decir, era un ideólogo que entendía exactamente lo que estaba haciendo. Es un nuevo retrato condenatorio que tendrá un impacto no sólo nuestro pensamiento sobre Eichmann y Arendt, sino también sobre la naturaleza del mal en sí misma.

Gal Beckerman: ¿Usted contempla su libro como un diálogo con Arendt?

Bettina Stangneth: Cada ensayo sobre Eichmann después de 1963 ha sido un diálogo con Hannah Arendt. No siempre con el suficiente respeto, por supuesto. Arendt fue la única observadora del juicio de Eichmann en 1961 en Jerusalén que vio los fundamentales problemas éticos que presentaba. Su descubrimiento de un importante concepto del mal - la banalidad del mal - es indispensable para los debates sobre los crímenes modernos. Nadie debe creer que esto significa dar un paso atrás en la visión de Arendt. Tampoco significa que tengamos que "defenderla", alguien como Arendt no necesita sacerdotes. Tenemos que pensar con ella, usando las armas que nos dio y con el mismo objetivo que ella tenía: entender.

GB: Pero sus conclusiones sobre la maldad de Eichmann y las suyas parecen diametralmente opuestas. Entonces, ¿dónde se cruzan?

BS: Por supuesto, conocemos la caracterización de Eichmann por parte de Arendt: "A excepción de una extraordinaria diligencia a la hora de mirar hacia fuera para su progreso personal, no tenía motivos para nada. Y esta diligencia en sí no era de ninguna manera criminal...". Ella no pudo encontrar "señales de firmes convicciones ideológicas o de malas intenciones específicas". Hoy sabemos que Eichmann tenía, sin lugar a dudas, una firme convicción ideológica y motivos criminales. Quién puede negar que la clara decisión de matar a millones de personas, sus conferencias sobre el antisemitismo con sus colegas y la creación de instituciones sin otro objeto que dar cuenta de los asesinatos en masa no son nada más que motivos criminales y malvados.

Lo que hace al fenómeno Eichmann tan preocupante es su capacidad de utilizar la "diligencia extraordinaria" de otras personas para realizar sus objetivos criminales. El propio Eichmann entendía que la "incapacidad de pensar" era algo muy útil. Sin ella, los crímenes de los estados nunca serían posibles porque nunca se encontrarían suficientes ayudantes convencidos. Eichmann entendió que tenía que instrumentalizar a hombres y mujeres normales. Se podría decir que el propio Eichmann entendía la "banalidad del mal" demasiado bien.

No hay duda: Es posible tener personas que actúen como engranajes de las ruedas de una máquina asesina y que sólo buscan una vida normal, un poco de comodidad y hacer carrera, y no se preguntan sobre el panorama general.

Pero una máquina asesina necesita más engranajes, también necesita de un par de ingenieros. En este caso, después de los crímenes, el ingeniero no tenía ningún problema para pretender haber sido una pieza más, escondiéndose detrás de sus propios colegas.

GB: ¿Por qué crees que Arendt estuvo tan absorbida por la actuación de Eichmann en el estrado? ¿Nos dice algo acerca de ella?

ES: Si nos dice algo acerca de ella, nos dice algo acerca de casi todos los espectadores del proceso en 1961. Es una leyenda pensar que sólo ella fue engañada por Eichmann. Pero nos hemos olvidado de los otros informes sobre el juicio.

¿Ejemplos? Alfred Wolfmann, el corresponsal del más importante periódico judío de Alemania, Allgemeine Jüdische Wochenzeitung, lo describió como un "debilucho patético". Joachim Schwelien escribió en Frankfurter Allgemeine Zeitung que Eichmann no era más que un "Hanswurst" [un personaje bufonesco del folclore alemán] . Y todo el mundo estuvo de acuerdo. Algunos años más tarde, Arendt se limitó a repetir estas palabras, y la gente estaba sorprendida.

En 1961 el asombro sobre Eichmann consistió en que parecía ser un hombre sin sus propios pensamientos y convicciones. Esto era el sentido común. Cuando Arendt ratificó esta experiencia común en 1963, provocó un escándalo. Esto nos dice algo acerca de Hannah Arendt: Ella no estaba dispuesto a negar el asombro del público en el año 1961, pero quería entenderlo.

GB: La pistola humeante que ha permitido descubrir las verdaderas actitudes de Eichmann parecen haber sido las entrevistas de Sassen y los manuscritos de Eichmann de Argentina, los llamados "Papeles argentinos". ¿Puede explicarnos lo que eran y por qué fueron tan importantes para su trabajo?

ES: Desde 1960, cuando la revista Life publicó "Las memorias de Eichmann", todo el mundo sabía que existían declaraciones de Adolf Eichmann hechas en su exilio argentino. Pero era muy difícil de averiguar su verdadera naturaleza. Eichmann y sus amigos propagaban un camuflaje muy inteligente: Un día en la década de 1950, ellos se lo contaron al mundo, un periodista y un desconocido se reunieron en un bar en Buenos Aires, y tras demasiadas bebidas el desconocido comenzó a contar su historia... Tan creíble como este cuento pueda ser, es un puro sin sentido.

Los Papeles argentinos son el testimonio de un gran proyecto llevado a cabo por un grupo de nazis para llevar la idea del socialismo nacional de vuelta al poder. Eichmann formaba parte de este grupo, principalmente por su conocimiento de primera mano de la "cuestión judía". Las supuestas "Entrevistas Sassen" representan los protocolos de sus reuniones. Los miembros del grupo escribieron sus propios borradores para las discusiones, y Eichmann planeaba publicar su propio libro junto con Willem Sassen, quien era el conductor de este perverso "club de historiadores".

Así que los Papeles argentinos nos muestran tanto el retrato de un grupo nazi radical con increíbles conexiones internacionales, como los pensamientos y la elocuencia de un Eichmann muy diferente del visto en la celda de cristal de Jerusalén.

GB: El libro devuelve el foco al mismo Eichmann en lugar de utilizarlo como una forma de discutir la moralidad humana (como hizo Arendt). ¿Fue esto parte de su motivación?

ES: El "Eichmann en Jerusalén" de Hannah Arendt es, ante todo, un excelente informe del proceso. Pero Arendt era una filósofa, y los filósofos no son capaces de escribir sobre cualquier cosa sin un interés filosófico. Algunos lo llamaron una especie de debilidad o un error. Creo que es la mejor manera de escribir libros.

Ese no era mi objetivo al querer escribir sobre Eichmann tras empezar a leer sobre él en torno al 2000. Yo estaba segura de que sabíamos todo lo que era cognoscible sobre él, y por eso estaba de acuerdo con la opinión de Arendt sin ninguna duda.

Mis temas principales eran (y son) el mal y la mentira, y Eichmann me pareció el mejor ejemplo para explicar una manera especial de entender cómo trabajar con fuentes poco fiables. Así que leí todas las publicaciones y documentos disponibles sobre él. Pero entonces muchas de las fuentes no utilizadas salieron a la luz y se hizo totalmente imposible no pensar de nuevo en el propio Eichmann. Con un interés filosófico, por supuesto.

GB: ¿Le resultó extraño llegar tan cerca de una comprensión de los pensamientos y motivos de Eichmann mirando debajo de su elaborada máscara?

ES: Como filósofo se aprende a pensar con los grandes pensadores: Aristóteles, Immanuel Kant, Hannah Arendt. Son maestros en el mejor sentido: fiables, justos y transparentes. Usted puede confiar en ellos sin peligro. Y esto es importante, porque el pensamiento no es un tema como cualquier otro. No se puede dejar los pensamientos en el laboratorio, volver a casa y vivir tu vida. Hay que dejar los propios pensamientos para estudiarlos.

Pensar con los filósofos es pura alegría, un diálogo con compañerismo y respeto. Pero pensar en alguien como Eichmann es totalmente diferente: Usted tiene que acercarse a los pensamientos más peligrosos y encontrar una manera de mantenerse no infectado. Pero en mi opinión, esta es la principal tarea de la filosofía: hacernos capaces de examinar los peligrosos pensamientos de gente peligrosa. Tal vez deberías definir "Eichmann antes de Jerusalén" como una confrontación con el poder filosófico?

Labels: , ,

0 Comments:

Post a Comment

Links to this post:

Create a Link

<< Home