Sunday, September 07, 2014

Un libro retrata a Eichmann como el mal, pero nada banal - Jennifer Schuessler - NYT



Más de 50 años después de su publicación, el "Eichmann en Jerusalén" de Hannah Arendt sigue siendo duraderamente controvertido, acumulando una larga lista de críticos que siguen machacando su representación del criminal de guerra nazi Adolf Eichmann como un ejemplo de "la banalidad del mal", un burócrata que no ha derramado sangre con sus manos, casi sin sentido, que "nunca se dio cuenta de lo que estaba haciendo".

Bettina Stangneth, la autora de "Eichmann antes de Jerusalén: La vida no examinada de un asesino de masas", publicado por Alfred A. Knopf, no pretendía unirse a esos críticos. Una filósofa independiente con sede en Hamburgo interesada en la naturaleza de la mentira, partió hacia el año 2000 a escribir un estudio sobre Eichmann, responsable de los asuntos judíos del Tercer Reich y que fue juzgado en Israel en 1961, a la luz del material que había surgido en las últimas décadas.

Luego, al leer las voluminosas memorias y otros testimonios que Eichmann produjo mientras estaba en la clandestinidad en Argentina después de la guerra, Ms. Stangneth se encontró con una larga nota que escribió desestimando la filosofía moral de Immanuel Kant, lo que iba en contra de la noción de Arendt de la "incapacidad para pensar" de Eichmann.

"Me senté en mi escritorio durante tres días, pensando en ello", dijo Stangneth en una entrevista telefónica desde su casa. "Yo estaba totalmente sorprendida. No podía creer que este hombre fuera capaz de escribir algo como esto".

El libro de Ms. Stangneth cita ese documento y una montaña de otros para ofrecer lo que algunos estudiosos dicen que son las pruebas más definitivas hasta ahora de que Eichmann, que fue ahorcado en 1962, no era el mero funcionario que decía ser en su juicio, sino un nacionalsocialista fanáticamente dedicado a su labor.

Si investigadores anteriores han afectado seriamente la obra de Arendt, Ms. Stangneth la "demuele", según dijo Deborah E. Lipstadt, una historiadora de la Universidad de Emory y autora de un libro de 2011 sobre el juicio de Eichmann.

Los hechos acerca de Eichmann en Argentina parecen haberse ignorado, "pero ella realmente pone la carne en los huesos", dijo la Dra. Lipstadt. "Esto no era un tipo que acaba de pasar a hacer un trabajo sucio, sino alguien que jugó un papel crucial y lo hizo con compromiso y de todo corazón".

Mientras Ms. Stangneth sostiene que Arendt, quien murió en 1975, se dejó engañar por la actuación de Eichmann en el juicio, su libro la ve menos como un complemento que como una compañera intelectual indispensable.

"No fue mi plan escribir el libro de un historiador, simplemente argumenté en contra de Arendt con los hechos históricos", dijo Stangneth. "Para entender a alguien como Eichmann, usted tiene que sentarse y pensar con él. Y ese es el trabajo de un filósofo".

"Eichmann antes de Jerusalén", basado en la investigación en más de 30 archivos, ciertamente contiene un montón de hechos reveladores, incluyendo la revelación de que en 1956 Eichmann había redactado una carta abierta al canciller de Alemania Occidental, Konrad Adenauer - carta descubierta por Ms. Stangneth en un tesoro de documentos de Eichmann existente en archivos estatales alemanes -, donde proponía regresar a su tierra natal para ser juzgado.

Ms. Stangneth también describe las redes de posguerra, a veces sorprendentemente manifiestas, que protegían a Eichmann, así como la renuencia de los funcionarios de Alemania Occidental - que ya sabían donde estaba Eichmann en 1952, de acuerdo a los documentos clasificados publicados en 2011 por el diario sensacionalista alemán Bild - a llevarlo a él y a otros ex nazis a la justicia.

Tales revelaciones fueron noticia cuando el libro de Ms. Stangneth apareció en Alemania en 2011, en el 50 aniversario del juicio de Eichmann, lo que contribuyó a un nuevo debate sobre si el gobierno de posguerra de Alemania había realizado una ruptura total con el pasado. (El archivo con 3400 páginas sobre Eichmann en poder del servicio de inteligencia alemán, el BND, aún no se ha desclasificado).

Pero el núcleo de "Eichmann antes de Jerusalén", traducido al inglés por Ruth Martin, es un retrato detallado de Eichmann y del círculo de antiguos nazis y de simpatizantes nazis que lo rodeaban en Argentina, basado en gran medida en materiales previamente disponibles para los eruditos, pero nunca, según dice Ms. Stangneth, total o sistemáticamente estudiados.

"Perdemos un montón de tiempo esperando que aparezca un nuevo material espectacular", dijo ella. "Por ello, no nos hemos sentado y echado un vistazo muy de cerca al material que disponemos".

Ese material forma una verdadera montaña. El testimonio de Eichmann en Jerusalén ocupa  miles de páginas de transcripciones, notas y textos escritos a mano, incluyendo un libro de memorias de 1.200 páginas que elaboró después del juicio.

Ms. Stangneth, basándose en el trabajo de los demás, también ha reconstruido los denominados "Papeles Argentinos", una maraña de más de 1.300 páginas de memorias manuscritas, notas y transcripciones de entrevistas secretas de Eichmann en 1957 por Willem Sassen, un periodista holandés y un ex nazi que vivía en Buenos Aires.

Las transcripciones de Sassen, esparcidas a través de tres archivos alemanes en copias incompletas y confusamente paginadas, fueron conocidas durante mucho tiempo por los estudiosos, y pequeñas porciones de ellas fueron presentadas como prueba en el juicio de Eichmann, donde fueron catalogadas como insustanciales "charlas de café".

Ms. Stangneth descubrió cientos de páginas de transcripciones previamente desconocidas en unos archivos mal etiquetados. Ella también encontró la evidencia de que el círculo Sassen incluía a más personas que los estudiosos previamente habían reconocido, entre ellos Ludolf von Alvensleben, ex ayudante de Heinrich Himmler, cuya participación en algunas de las entrevistas, dijo, había pasado inadvertida.

Juntos, tal como los representa Ms. Stangneth, estos hombres formaron una especie de club de lectura perversa, que se reunían casi todas las semanas en la casa de Sassen a discutir la narrativa pública emergente sobre el Holocausto, discutiendo cada volumen y cada artículo que podía caer en sus manos, incluyendo los de "autores enemigos". Su objetivo era proporcionar material para un libro que expondría al Holocausto como una exageración judía - "la mentira de los seis millones", tal como titulaba una publicación nazi de posguerra en Argentina -. Pero Eichmann tenía otra meta contradictoria: reclamar su lugar en la historia.

Los hechos y las cifras que confirmaban la magnitud de la masacre que compilaba Eichmann contaban los rigores de lo que él denominó (sin ironía, puntualiza Ms. Stangneth) su "labor de asesino". Ms. Stangneth cita una larga diatriba de Eichmann en la que menciona su "deber con nuestra sangre". "Si 10,3 millones de estos enemigos hubieran sido asesinados", afirmaba de los judíos, "entonces habríamos cumplido con nuestro deber", lo que provocó entre sus oyentes una risa nerviosa.

"!Yo no puedo decir nada más, porque es la verdad!", dijo Eichmann. "¿Por qué debería negarlo?"

Para el círculo Sassen, escribe Ms. Stangneth, esta diatriba marcó el fin de la fantasía de que Eichmann iba a ayudarles a defender "un nacionalsocialismo puro y limpio" de las acusaciones calumniosas de sus enemigos. Para Eichmann, las conversaciones en el círculo Sassen fueron unas buenas prácticas para lo que luego sucedió en Jerusalén, donde su interrogador israelí, escribe Ms. Stangneth, señaló su facilidad para responder a cuestiones históricas aunque al servicio de una imagen muy diferente de sí mismo.

Si Arendt, como muchos otros, fue engañada, tal como dicen algunos historiadores, su actuación le proporcionó una valiosa información acerca de la mentalidad de muchos de los que llevaron a cabo las matanzas en el terreno.

"Ella tenía ante sí al tipo adecuado, pero era el hombre equivocado", dijo el historiador Christopher R. Browning, el autor de "Hombres Ordinarios", un influyente estudio de 1992 sobre un batallón de policía alemán que mató a decenas de miles de judíos en Polonia. "Había todo tipo de gente como la que Eichmann fingía ser, por lo que su estrategia funcionó".

Escuchando a Eichmann en Jerusalén, Arendt vio en él una "incapacidad para pensar". Escuchando a Eichmann antes de Jerusalén, Ms. Stangneth ve a un "hábil maestro de la manipulación de turbio razonamiento" y que utiliza las armas del enemigo contra sí mismo.

"Como filósofa, deseo proteger al pensamiento como algo hermoso. Tú no quieres pensar que alguien que es capaz de pensar no te va a gustar".

Labels: ,

0 Comments:

Post a Comment

Links to this post:

Create a Link

<< Home