Sunday, October 05, 2014

Abbas tiene una estrategia de escalada del conflicto y está peligrosamente de mal humor - Shmuel Rosner - Jewish Journal



Israel no ha "optado por hacer" este año, o cualquier otro año, "un año de una nueva guerra de genocidio perpetrada contra el pueblo palestino". El discurso de Mahmoud Abbas ante la ONU, en el centro del cual estaba esta absurda mentira, fue, como bien señaló Nahum Barnea, una declaración de guerra. Fue una declaración intencional de guerra, y no sólo contra Israel. La reacción contundente de la administración Obama al discurso testifica el hecho de que la Casa Blanca recibió el mensaje: Abbas está en una actitud desafiante, y cree que poder provocar olas, incluso con violencia, es su única esperanza de mover el barco hacia adelante. Él cree que el uso de la fuerza es la única forma en que puede obtener concesiones de Israel y que el uso de la fuerza es la única forma en que puede empujar de nuevo a los EEUU hacia un papel más activo que pueda ayudar a los palestinos a obtener lo que quieren.

El Jerusalem Post en su editorial de ayer comentaba que "el discurso de Abbas hace difícil imaginar que se pueda avanzar en las negociaciones con los palestinos para un acuerdo de dos estados". Esa es una formulación errónea, la más precisa sería: "El discurso de Abbas es el resultado de no ser capaz de imaginar cualquier otra forma de hacer avanzar las negociaciones sobre un acuerdo de dos estados". En otras palabras, el discurso es el resultado, no la causa, de la dificultad de imaginar unas negociaciones fructíferas.

¿Qué otra cosa, entonces? Abbas tiene una estrategia. Si la suya es una buena estrategia para los palestinos sólo el tiempo lo dirá. El presidente palestino, escuchó muchos argumentos - de los palestinos, de los estadounidenses y de los israelíes - en contra de su estrategia. Oyó aún más argumentos en contra del momento elegido (algunos asesores le dijeron que debía posponer el discurso al menos hasta después de las elecciones de mitad de la presidencia en los EEUU, esperando obtener un enfoque más complaciente por parte del equipo de Obama cuando la política de paso a los dos últimos años de presidencia Obama). Pero, por alguna razón, decidió no ceder. Tal vez porque sabe que siempre hay una razón para posponer las cosas, si no son las elecciones parciales, entonces es el ISIS; si no es el ISIS es Irán, si no es Irán, quién sabe. Tal vez debido a su edad y a su creencia de que actuar ahora es su única opción. Tal vez debido a las presiones internas palestinas que le obligan y le urgen. Tal vez es sólo su mal humor. Más que una estrategia, Abbas parece tener muy mal humor, y ese podría ser el aspecto más preocupante de su reciente discurso (y sí, Israel y la ocupación no pueden ser absueltos de ser una de las causas de tal estado de ánimo).

Así que Abbas decidió usar la fuerza, y ya que no tiene armas de guerra, el sentido de la fuerza para él recae en utilizar otras armas: la ONU, las organizaciones internacionales hostiles a Israel, los tribunales internacionales, la ruptura de la cooperación, incluidos los lazos de seguridad, dando la espalda las claves.
Todas estas armas no van a ser utilizadas al mismo tiempo. Abbas comenzó su viaje de escalada en la ONU y se propone intensificar gradualmente la presión. Se le advirtió hace un par de semanas por un estadounidense en general simpatizante de su causa que debía esperar medidas israelíes de represalia. La respuesta fue: No me importa, no hay nada que Israel pueda hacer para disuadirme. Los israelíes volvieron con una impresión similar después de visitarle a él o a sus asesores. Abbas está en el juego de la confrontación, y cuanto más fuego arda mejor para él - es decir, mientras los palestinos no crucen la delgada línea que puedan ayudar a Israel a presentarlos como terroristas -.

Es un tigre peligroso ese con el que Abbas tiene la intención de viajar. Barnea decía que Abbas tenía dos opciones a elegir: "La primera es permitir que el terror se reanude, la cual ha rechazado de plano; la segunda es lanzar un ataque diplomática contra Israel a través de las instituciones de la ONU y el resentimiento de los americanos". Yo no tengo tan claro que estas dos opciones puedan separarse tan radicalmente la una de la otra: si a los palestinos se les hace creer que un genocidio se está llevando a cabo contra ellos, sería justo que se preguntaran si eso no justifica la violencia real, y no simplemente una guerra diplomática. Si Israel es un estado "racista" como asegura Abbas, tendrían el derecho a por lo menos considerar o cuestionar si cualquier paz con los israelíes es deseable.

Si todos los demás medios fracasan, si el mundo, y los organismos mundiales sobre los que gira, no le ayudan, Abbas parece tener dos últimos recursos. El penúltimo es congelar toda la cooperación de seguridad con las fuerzas de Israel - no avalar el terror, pero sí de dejar de luchar activamente contra él. La última es a devolver las llaves, es decir, desmantelar la Autoridad Palestina y dejar que Israel cargue con los palestinos de Cisjordania.

Estas son amenazas graves. Abbas parece serio acerca de seguir todo el camino de su plan. Llamarlo un mentiroso - su discurso estaba lleno de mentiras e inexactitudes - no va a detenerlo. Decir la "verdad", como el primer ministro Netanyahu prometió que hará en la ONU, no va a detenerlo. El viejo "proceso de paz" ya no es una opción. Las negociaciones ya no pueden ser útiles. Israel será golpeado en los foros internacionales. Y el líder palestino siente que no tiene nada que perder.

Eso no es bueno para Israel - y muy posiblemente también será malo para los palestinos -. Abbas está jugando con fuego, a sabiendas de que podría poner todo el bosque en llamas. Él no tiene miedo de ser visto como un pirómano, de hecho quiere ser visto como un pirómano. Él quiere que el mundo preste atención a las posibles nefastas consecuencias que conlleva dejar a un pirómano cayendo en un estado de ánimo muy oscuro.

Es razonable querer que Israel tenga un plan que detenga a este pirómano, y un plan que vaya más allá de llamarlo mentiroso y decir que ya no es un auténtico socio.

Tal vez haya un plan de este tipo. Tal vez se mantenga en secreto.

Labels: ,

0 Comments:

Post a Comment

Links to this post:

Create a Link

<< Home