Monday, November 24, 2014

¿Necesita Israel un nueva Ley Básica que ratifique que es el Estado-nación del pueblo judío? - Shmuel Rosner - Jewish Journal



Tenemos que comenzar este artículo con algunos hechos: en el último par de años se han realizado varias iniciativas para agregar al libro de leyes de Israel una nueva ley que ancle más claramente el Estado de Israel como un "Estado judío". Estas iniciativas fueron muy controvertidas, y la semana pasada, la última de ellas, fue la causa de una crisis política dentro de la coalición, una crisis que ahora amenaza el futuro de la coalición.

Ayer el gabinete aprobó una versión de la propuesta Ley Básica en medio de muchas protestas y maniobras políticas. La Knesset se supone que votará esta legislación el próximo miércoles. La amenaza a la coalición es grave, y por lo tanto no está del todo claro cual será el voto real de los diputados y ministros, y mucho menos sí obtendrá una mayoría de votos. Es decir: el camino por recorrer aún es largo y puede ser tortuoso. Llegar a un acuerdo sobre el texto final de este proyecto de ley, es decir, el lenguaje detrás de la cual sí podría obtener el apoyo de una mayoría, no va a ser una tarea fácil. La legislación siempre es acerca de los detalles, y más aún en un proyecto de ley que es principalmente declarativo, cada palabra podría ser motivo de desacuerdo y cada matiz podría frustrar el intento de aprobar el proyecto de ley.

Ahora bien, ¿necesita Israel necesita este tipo de proyecto de ley? Obviamente, hay legisladores y ministros que creen que si es necesario. El informe Gavison entregado a la ministro Livni sostiene que no es así. Pero es importante tener en cuenta todas las conclusiones de Gavison: ella no dice que Israel no tenga necesidad de un mayor sentido de visión como nación. De hecho, ella dice lo contrario: la visión de Israel como un Estado que es judío y democrático, y un guardián de los derechos humanos, debe fortalecerse. Ella simplemente no cree que la adición de una capa adicional de legislación podría conseguirlo, y convincentemente explica por qué los proyectos de ley que se han propuesto perjudicarían la visión de Israel más que la ayudarían.

Gavison dice más o menos lo siguiente: La visión de Israel debe seguir siendo compleja e incluir judaísmo, democracia y derechos humanos. La mayoría judía en Israel no puede ni debe renunciar al elemento distintivo judío. De hecho, según argumenta ella, mantener el elemento de su carácter judío y reconocerlo como una parte importante de la visión de Israel es importante para la viabilidad del Estado, así como para su capacidad de proporcionar seguridad, bienestar y protección de los derechos de todos sus ciudadanos. En otras palabras: si Israel se debilita, todo el mundo sufre, y para mantenerlo fuerte y vibrante necesita poseer la visión que defiende la comunidad raíz o nuclear del Estado, los judíos sionistas israelíes.

Gavison apoya claramente - y en mi opinión de manera convincente - la idea de la visión y se opone a la utilización de la legislación. Pero esto no quiere decir que ella apoyaría el lenguaje de fatalidad y pesimismo asociado al debate israelí por ambos bandos. Yo, desde luego, no lo haría. Esto significa que no tener, o no decantarse, por un proyecto de ley no representa un signo de que la judeidad de Israel está bajo unos ataques (por las fuerzas que tratan de deslegitimar a Israel, por una Corte Suprema demasiado liberal, o por la narrativa post-sionista) que amenazan con eliminarla. Esto tampoco significa que tener un proyecto de ley es una señal de que la democracia de Israel está bajo los ataques (de las fuerzas del ultranacionalismo, de una opinión pública demasiado halcón, o de una narrativa excluyente) que amenazan con eliminarla.

El llanto por una "judeidad de Israel que está siendo gravemente amenazada" y por una "democracia de Israel que está bajo graves amenazas" es la táctica que los defensores y detractores de la utilización de la legislación enarbolan en público a su gusto. Pero es utilizando estas tácticas, cuando ellas mismas finalmente se convierten en una amenaza mayor que las amenazas imaginarias contra las que supuestamente se está luchando. Los legisladores - aquellos favorables y opuestos al proyecto de ley - son los que convencen a la opinión pública de que una amenaza se avecina y que el estado de los asuntos de Israel es preocupante. Por lo tanto, ellos son los que atentan contra esa visión bastante sólida de Israel con la que una gran mayoría de la población no tiene ningún problema.

¿Es necesario que Israel tenga una "Ley Básica" que ratifique que Israel es el estado-nación del pueblo judío? Probablemente no necesita una ley de este tipo. ¿Sería un desastre tener una ley de este tipo? Probablemente no habría mucha diferencia. Pero es importante tener un debate serio antes de que se apruebe una ley de este tipo, y es importante no socavar la visión de Israel jugando políticamente con la visión de Israel. Si hay algo inquietante e incluso triste en el propio voto ayer del gabinete, fue exactamente eso: la fuerte sospecha de que, más que querer dicha ley, los políticos quieren jugar a la política y utilizan la visión de Israel como un martillo contra los opositores políticos. Me gustaría que se detuvieran de hacerlo.

Labels: ,

0 Comments:

Post a Comment

Links to this post:

Create a Link

<< Home