Sunday, December 14, 2014

Bibi "un demonio", nada de callarse ante las élites izquierdistas, Lieberman garantiza un gobierno nacionalista y Lapid el "hombre del centro"


El dybbuk

La líder del Meretz dice que Bibi es un "Dybbuk" (demonio) - Gil Ronen

La diputada y líder del Meretz, Zehava Galon, dijo el sábado que las próximas elecciones deben ser las últimas de Benyamin Netanyahu.

"Bibi es un dybbuk que se ha infiltrado en la sociedad israelí. Su sombra ha estado flotando sobre nuestras cabezas durante casi 25 años y creo que su tiempo ha terminado", afirmó en una entrevista pública en Givat Shmuel.

"Dybbuk" es un término yiddish que se refiere a un demonio que posee a una persona y que debe ser exorcizado.

"Para que el país se ponga de nuevo en marcha es necesario que se construya una coalición entre el bloque de centro-izquierda y el Meretz que será su socio. No es suficiente que [Herzog y Livni] creen un gobierno, para que sea fuerte necesitan al Meretz a su izquierda".

"Así será una coalición de centro-izquierda la que lleve a Israel por el camino de la esperanza".

Bennett se revuelve contra los desagradables insultos contra su partido y advierte a las élites izquierdistas - Gil Ronen

El actual ministro de Economía y líder de Hogar Judío [Habayit Hayehudi] , Naftali Bennett, atacó durante la noche del sábado al veterano reportero Nahum Barne'a del Yediot Aharonot después de que éste utilizara un lenguaje insultante para describir a la circunscripción política sionista religiosa.

En la columna de análisis de Barnea que aparece regularmente en el suplemento político del fin de semana del Yedioth Ahronoth, utilizó esta plataforma para instar a los israelíes a echar un vistazo más de cerca a Bennett y a su partido. "El entusiasmo de Bennett es real... pero cuando esta simplicidad infantil atrae a decenas de miles de votantes jóvenes, cuando se abre el camino para el nombramiento de iluminados ministros nacionalistas ultra-ortodoxos que actúan como servidores de unos rabinos que están manchados con el racismo, la xenofobia y el fanatismo nacionalista-religioso (y que están llamando a todos estos rasgos 'valores judíos '), cuando se ordeñan cientos de millones de shekels de las arcas del Estado para financiar esfuerzos inútiles, el encanto se convierte en un engaño. Un día podemos descubrir que Bennett es el flautista de Hamelin, un virtuoso que dirigió los niños de la ciudad hasta el río y los ahogó".

"Nahum Barne'a, usted debería estar avergonzado de sí mismo", escribió Bennett en su Facebook. "Digamoselo claramente de una vez a Mr. Barne'a y a todos los que piensan como él  (cuyo número no deja de disminuir): su tiempo ha terminado. La incitación sin respuesta ha terminado. Eso ya no va a continuar".

"A ese país que usted desea - el Israel dominado por las élites de la izquierda que controlan los medios de comunicación, el ámbito legal y el mundo académico - se le está pasado la borrachera. El tiempo en que ustedes podían escupir palabras de incitación en la prensa y nadie les respondía ha terminado. Ya no vamos a permanecer en silencio, no nos avergonzamos, no tenemos sentimientos de inferioridad. Todo lo contrario".  

"Hemos decidido levantar nuestras cabezas orgullosos de lo que somos: personas que aman la nación, la Torah, la Tierra de Israel. Hemos decidido levantar las cabezas de todas las personas del país, hemos dejado de estar a la defensiva mientras nos arrastraban nuestros enemigos, hemos dejado de permanecer en silencio en la prensa extranjera o en las conferencias en los EEUU porque somo tan respetables como cualquiera".

"¿Qué estaba usted pensando cuando escribía ese artículo lleno de odio? ¿Pensaba que somos personas inferiores a usted, Mr. Barne'a? ¿Acaso no se ha sacrificado bastante nuestra gente en defensa del Estado para ser aceptados en su club?"

"¿Somos menos educados, somos menos israelíes? ¿Qué estaba usted pensando, por el amor de Dios, cuando se llamó a mis votantes xenófobos ignorantes? Qué vergüenza".

Luego aseguró a sus seguidores que "van a escuchar un montón de insultos como éste contra nosotros [Habayit Hayehudi] en el período previo a las elecciones".

La semana pasada Barne'a publicó una de sus raras disculpas por atribuir a la diputada del partido de Bennett, Ayelet Shaked,  una declaración según la cual tenía la intención de hacerse cargo del ministerio de Justicia en el próximo gobierno y "ajustar cuentas" con los responsables actuales. Barne'a tuvo que admitir que dicha declaración nunca fue realizada por Shaked.


Liberman devuelve el golpe a un "histérico" Hogar Judío - Ido Ben-Porat y Tova Dvorin

El líder de Yisrael Beytenu y ministro de Asuntos Exteriores, Avigdor Liberman, dirigió sus comentarios a los que criticaron el sábado su posible apoyo a un gobierno izquierdista, y señaló éste domingo que su partido sigue siendo un "partido nacionalista", y que la gente de Hogar Judío está "histérica".

"Todo el mundo entiende que no habrá un gobierno con Yisrael Beytenu que no sea un gobierno nacionalista", declaró Liberman a la Radio del IDF .

"El diputado del Likud  Ofir Akunis, que vive en el norte de Tel Aviv, dice que votar a Liberman, quien vive en Nokdim [en la comunidad de Gush Etzion], es votar por la izquierda. Creo que se ha convertido él mismo en un hazmerreír".

Liberman también dio una respuesta formar a las críticas procedentes del Likud en las que se decía que "las declaraciones de Liberman que mostraban su disposición a sentarse en un gobierno encabezado por [Yitzhak] Herzog, demuestran que un voto por Liberman supone desplazar los votos de la derecha a la izquierda y conducir al establecimiento de un gobierno izquierdista".

"Esas palabras no parecen del Likud", dijo Liberman. "Son más propias de Hogar Judío, ya que es un partido histérico con la gente histérica. Tan extraña reacción procedente del Likud demuestra sus propias tensiones internas previas a las primarias".

Las declaraciones de Liberman siguen a la desastrosa unión entre el Likud y Yisrael Beytenu durante las últimas elecciones, que en última instancia condujo a ambos partidos a perder escaños, señalaron los analistas políticos.

Liberman agregó que espera ganar al menos 15 escaños en las próximas elecciones, aunque las recientes encuestas indican consistentemente que el partido ganaría un máximo de 9 escaños en la próxima Knesset.


Lapid dice que "no hay lugar para 4 millones de palestinos en Israel" - Hezki Esdras

Yesh Atid celebró una "conferencia de mujeres" en el parque Hayarkon de Tel Aviv el viernes pasado, al cual asistieron el presidente del partido Yair Lapid, el ex ministro de Bienestar Meir Cohen, y otros diputados del Yesh Atid.

En la conferencia, Lapid dijo que su "trabajo será continuar" para obtener un bloque centrista.  "Nuestro trabajo se detuvo a la mitad", dijo Lapid a cientos de asistentes. ''El primer ministro Netanyahu decidió llevar a Israel hacia la campaña electoral más innecesaria que nunca, y eso por razones que no estoy seguro de que él entienda. Pero nuestro trabajo será continuar. Un momento después de las elecciones vamos a volver a cambiar [el gobierno]".

Lapid también habló de su agenda política, y dijo que en su opinión el Estado de Israel no puede permitirse el lujo de dar cabida a 4 millones de árabes palestinos en una solución de un solo Estado.

Culpó a los partidos de izquierda por colocar constantemente la culpa de los fallidos diálogos de paz únicamente en Israel, pero también atacó a los partidos de derecha para etiquetarlos como inútiles.

Los comentarios son una extensión de una plataforma para la paz que presentó a principios de esta semana, en ella insta al Estado a recurrir al "mundo árabe moderado" por medio de la Liga Árabe para conseguir un acuerdo de paz que, de ser firmado, traería la paz al menos con el tiempo.

Lapid se refirió al pacto entre los Laboristas y Hatnua, señalando que, en su opinión, tiene sentido y organiza el mapa político. "Yitzhak Herzog y Tzipi Livni son buenas personas y buenos políticos", afirmó, y agregó que ese grupo junto con el Meretz definiría el bloque de la izquierda, mientras que los partidos de derecha se vuelven más extremos. Luego se dirigió a Yesh Atid como el centro.

''Estas elecciones no son entre la izquierda y la derecha, sino entre la izquierda y el centro-derecha. Este es el fundamento sobre el que gira el sistema político y la naturaleza de la política".

Lapid hizo hincapié en la importancia de la mujer en Yesh Atid, y añadió que pretende potenciar la integración de las mujeres en los puestos de responsabilidad y poner la igualdad de género en la agenda.

La letanía de las encuestas indican que hay una clara falta de futuro para el Yesh Atid, que probablemente verá reducidos sus 19 escaños en la Knesset actual a entre 8 y 9 escaños .


Labels:

0 Comments:

Post a Comment

Links to this post:

Create a Link

<< Home