Wednesday, December 03, 2014

Ex jefe del Mossad: Por vez primera temo por el futuro del sionismo - Shabtai Shavit - Haaretz

 

Desde el principio del sionismo en el siglo  XIX, la nación judía en la Tierra de Israel ha estado creciendo más fuerte en términos de demografía y territorio, a pesar del conflicto con los palestinos. Hemos tenido éxito en hacerlo porque hemos actuado con sabiduría y astucia en vez de involucrarse en un estúpido intento de convencer a nuestros enemigos que estábamos en lo cierto.

Hoy, por primera vez desde que comencé a formar mi propia opinión, estoy realmente preocupado por el futuro del proyecto sionista. Estoy preocupado por la masa crítica de las amenazas contra nosotros, por un lado, y la ceguera del gobierno y la parálisis política y estratégica en el otro. Aunque el Estado de Israel depende de los Estados Unidos, la relación entre los dos países se ha llegado a un punto bajo sin precedentes. Europa, nuestro mayor mercado, se ha cansado de nosotros y se dirige hacia la imposición de sanciones. Para China, Israel es un atractivo proyecto de alta tecnología, y los estamos vendiendo nuestros bienes nacionales en aras de la ganancia. Rusia se está poniendo poco a poco en contra de nosotros y apoya y ayuda a nuestros enemigos.

El antisemitismo y el odio de Israel han llegado a dimensiones desconocidas desde antes de la Segunda Guerra Mundial. Nuestra diplomacia y relaciones públicas han fracasado estrepitosamente, mientras que las de los palestinos han obtenido muchos logros importantes en el mundo. Los campus de las universidades de Occidente, sobre todo en los EEUU, son invernaderos para el futuro liderazgo de sus países. Estamos perdiendo la lucha por el apoyo a Israel en el mundo académico. Un creciente número de estudiantes judíos se están alejando de Israel. El movimiento global de BDS (boicot, desinversión, sanciones) contra Israel, que trabaja para la deslegitimación de Israel, ha crecido, y un buen número de judíos son miembros de él.

En esta era de las guerras asimétricas no estamos usando toda nuestra fuerza, y esto tiene un efecto perjudicial para nuestro poder de disuasión. El debate sobre el precio del pudín (Milk) y su centralidad en el discurso público demuestran una erosión de la solidaridad que es una condición necesaria para la continuidad de nuestra existencia. Las acometidas israelíes para adquirir un pasaporte extranjero, que se basan en el anhelo por obtener una ciudadanía extranjera, indica que la sensación de seguridad de la gente ha comenzado a resquebrajarse.

Me preocupa que, por vez primera, estoy viendo como la soberbia y la arrogancia, junto a  un pensamiento cada vez más mesiánico, se incrementan hasta convertir el conflicto en una guerra santa. Si esto ha sido, hasta ahora, un conflicto político local de dos pequeñas naciones que lo han librado sobre un pequeño y definido pedazo de territorio, las principales fuerzas en el movimiento sionista religioso están haciendo estúpidamente todo lo posible para convertirlo en la más horrible de las guerras, en la que todo el mundo musulmán se opondrá a nosotros.

También veo, en la misma medida, el desapego y la falta de comprensión de los procesos internacionales y de su importancia para nosotros. Es esta ala derecha, en su ceguera y en su estupidez, la que está empujando a la nación de Israel en la posición deshonrosa de "una nación habitará sola y no será contada entre las naciones" (Números 23: 9).

Estoy preocupado porque veo que la historia se repita. La nación de Israel va galopando ciegamente a través del túnel del tiempo a la edad de Bar Kojba y su guerra contra el Imperio Romano. El resultado de ese conflicto fue que varios siglos de existencia nacional en la Tierra de Israel fueron seguidos de 2.000 años de exilio.

Estoy preocupado porque según he comprendido las cosas, el exilio sería verdaderamente aterrador solamente para el sector secular del estado, cuya visión del mundo se encuentra en el espectro político del centro y de la izquierda. Ese es el sector más sano y de juicio más liberal que conoce que, para él, el exilio simboliza la destrucción del pueblo judío. El sector haredi vive en Israel sólo por razones de conveniencia. En términos de territorio, Israel y Brooklyn son iguales para ellos, y seguirían viviendo como judíos en el exilio esperando pacientemente la llegada del Mesías.

El movimiento sionista religioso, en cambio, cree que los judíos son los "elegido de Dios". Este movimiento, que santifica el territorio más allá de cualquier otro valor, está dispuesto a sacrificarlo todo, incluso al precio del fracaso y de hacer peligrar la soberanía judía. Si la destrucción finalmente tuviera lugar, la explicarían en términos de fe, diciendo que hemos fallado porque "hemos pecado contra Dios".  Por lo tanto, nos dirán que no representa el fin del mundo. Iremos al exilio nuevamente, preservaremos nuestro judaísmo y esperaremos a la próxima oportunidad.

Recuerdo a Menachem Begin, uno de los padres de la visión del Gran Israel. Él luchó toda su vida por el cumplimiento de ese sueño. Y luego, cuando se abrió la puerta para una paz con Egipto, el más grande de nuestros enemigos, renunció al Sinaí – un territorio egipcio tres veces más grande que el territorio de Israel dentro de la Línea Verde - por el bien de la paz. En otras palabras, algunos valores son más sagrados que la tierra. La paz, que es la vida y el alma de la verdadera democracia, es más importante que la tierra.

Me preocupa que grandes segmentos de la nación de Israel se hayan olvidado, o hayan dejado a un lado, la visión original del sionismo: establecer un Estado judío y democrático para el pueblo judío en la Tierra de Israel. No se definieron fronteras para esa visión, y la desafiante política actual está trabajando en contra de ella.

¿Qué puede y debemos hacer? Tenemos que crear una palanca de Arquímedes que detenga el deterioro actual y revierta a la vez la realidad actual. Propongo crear esa palanca mediante propuesta de la Liga Árabe de 2002, que fue creado en parte por Arabia Saudita. El gobierno debe tomar la decisión de que esa propuesta sea la base de las conversaciones con los estados árabes moderados, liderados por Arabia Saudita y Egipto.

El gobierno debe hacer tres cosas como preparación para este anuncio:
1) Debe definir una estrategia de negociación futura por sí mismo, así como su posición en cada uno de los temas incluidos en la propuesta de la Liga Árabe. 
2) Se debe abrir un canal secreto de diálogo con los Estados Unidos para examinar la idea, y llegar a un acuerdo anticipadamente sobre nuestras líneas rojas y sobre lo que los EEUU van a estar dispuestos a invertir en un proceso de este tipo. 
3) Se debe abrir un canal secreto estadounidense-israelí de diálogo con Arabia Saudí a fin de llegar a acuerdos con de antemano en los límites de los temas que se plantearán en las conversaciones, coordinando las expectativas. Una vez que se hayan completado los procesos secretos, Israel anunciará públicamente que está dispuesto a iniciar conversaciones sobre la base del documento de la Liga Árabe.

Labels:

0 Comments:

Post a Comment

Links to this post:

Create a Link

<< Home