Saturday, January 31, 2015

Activistas de Obama asesoran a la izquierda israelí sobre la manera de derrocar a Netanyahu - Miri Eden - Israel Hayom



Grupos sionistas de los EEUU han arremetido contra lo que dicen es un supuesto intento de los EEUU de participar en las elecciones israelíes. La Organización Sionista de América (ZOA) publicó un informe titulado "El equipo de campaña de Obama trabaja para derrotar a Netanyahu", afirmando que mientras Obama se niega a reunirse con el primer ministro Benjamin Netanyahu durante su próxima visita de marzo a Washington alegando que no quiere entrometerse en la política israelí, un equipo según sus informes de hasta cinco personas del personal de campaña de Obama ha llegado a Israel para trabajar en una campaña para acabar con Netanyahu en las próximas elecciones.

"Se trata simplemente de hipocresía y de injerencia en las elecciones de Israel por parte del presidente Obama, quien por un lado dice que no se reunirá con el primer ministro israelí porque las elecciones israelíes están demasiado cerca, mientras sus asesores electorales más cercanos aparecen de repente en Israel con el único propósito de llevar una campaña para derrocar al primer ministro israelí", dijo el presidente ZOA Morton Klein.

La indignación fue la respuesta a un informe del lunes del Haaretz donde se informaba que Jeremy Bird, un estratega político de la campaña de Obama, llegó a Israel con cuatro consultores para ayudar y asesorar en la campaña Victory 2015, o V15, cuyo objetivo es "sustituir al actual gobierno". Las actividades del grupo se centran en las redes sociales y en el activismo en las calles.

Según Bird, la estrategia consiste en convencer a los votantes indiferentes o indecisos de votar por los candidatos que estos activistas están promoviendo.

"No hay ninguna razón para que no funcione en Israel", le dijo Bird al Haaretz.

La oficina de Bird, 270 Strategies, confirmó a Israel Hayom que está trabajando en Israel junto a OneVoice, el grupo paraguas para V15. La oficina también dijo que Bird no estaba en Israel en estos momentos.

El partido Likud solicitó a la Comisión Electoral Central que impidiera a la coalición Laboristas-Hatnuah y al Meretz el acceso al uso de propaganda indirecta que no forma parte de sus verdaderas campañas, utilizando para ello los proyectos V15 y P61. El Proyect 61 busca hacer encuestas electorales más accesibles para el público.

Los peticionarios del Likud pidieron al presidente del Comité Central Electoral, el juez Salim Joubran, que diera a conocer una declaración informando al público que el uso de los proyectos V15 y P61 puede constituir una violación de las leyes de financiamiento de las campañas electorales. Joubran pidió aclaraciones a la coalición Laboristas-Hatnuah y al Meretz, así como respuestas a las Cuentas del Estado y a las oficinas de la Fiscalía General.

El proyecto V15 recibe la mayor parte de su financiación de OneVoice, quien es financiado a su vez por Daniel Lubetzky, un hombre de negocios con sede en Texas pero nacido en México, que trabaja para "fortalecer las voces moderadas entre los israelíes y los palestinos".

Según el Haaretz, en el momento en que comience el período de la campaña final, se espera que OneVoice se asocie con V15 con el objetivo común de conseguir decenas de miles de voluntarios para llamar a las puertas de entre 150.000 y 1 millón de personas para promover su campaña, al igual que se hizo durante la campaña de Obama en el 2008.

Según el Washington Free Beacon, "OneVoice Internacional recibió dos subvenciones del Departamento de Estado de los Estados Unidos durante el año pasado, y aparece en listas de la agencia como un 'socio' en su web". La dirigente de OneVoice en el apartado de desarrollo y subvenciones, Christina Taler, ha dicho que el grupo no estaba usando dinero del gobierno estadounidense para sus esfuerzos relacionados con las elecciones israelíes.

Taler sí confirmó que OneVoice se ha asociado con V15.

"Hemos formado una asociación [con V15], pero es importante saber que no somos de ningún modo partidistas. Nuestro mayor énfasis y enfoque en estos momento es solamente sacar a la gente a votar", dijo al Washington Free Beacon.

A bordo de la OneVoice israelí está Oriella Ben Zvi, esposa del ex diputado laborista Daniel Ben Simon, él mismo un ex periodista del Haaretz. Ben Zvi fundó la firma de relaciones públicas Ben-Or Communications con Jeremy Ben Ami, quien más tarde creó J Street, un lobby que se describe como "pro-Israel y pro-paz", y que se ve como un contrapeso al lobby pro-israelí AIPAC.

También está en el consejo el ex miembro de la Knesset y ahora en el puesto 16 de la lista del Campo Sionista, Yoel Hasson. Un ex miembro del Likud, Hasson se pasó al Kadima y más tarde al Hatnuah de Tzipi Livni. Según informaciones aparecidas en los últimos meses, J Street ha transferido miles de dólares para Ben-Or Communications para pagar "servicios prestados".

Entre la lista de clientes de Ben-Or Communications: el New Israel Fund, las ONG's Betselem y Rabinos por los Derechos Humanos, el Centro Peres para la Paz y Amnistía Internacional. Según varios informes, Ben-Or Communications trabajó de forma gratuita para campañas que involucraban boicotear los productos israelíes.

Las fuentes de financiación del V15 siguen siendo un misterio.

Los miembros del V15 dijeron que ellos no "apoyan a ningún candidato o partido específico... no solamente a causa de las limitaciones legales... Apoyar a un partido específico divide a la gente y empuja a los activistas a actuar como parte. Es importante para nosotros seguir la ley y ser honestos".

En respuesta, la firma de relaciones públicas Pro Strategy emitió un comunicado en nombre de V15: "Para aclararlo antes de tiempo, y por si su artículo incluyera en información inexacta o engañosa, utilizaremos procedimientos legales como publicar nuestra respuesta en su totalidad, tal como está escrita. y sin ningún tipo de edición o cambios":
"1.- Somos conscientes de que la campaña Victory 2015 (V15) es el elemento más activo y atractivo de las elecciones actuales. Su formación comenzó exactamente tres días después de que la Knesset anunciara la fecha oficial de las elecciones. Traemos con nosotros un espíritu joven y profesional, con experiencia aprendida en otras campañas ganadoras de todo el mundo". 
"2.- No estamos de ninguna manera conectados con J Street, el New Israel Fund, el gobierno de Estados Unidos o George Soros. El pánico desencadenado por la campaña electoral del Likud y la pérdida de suelo de los activistas de la derecha ante Victory 2015 no es motivo para la paranoia y para la propagación de mentiras acerca de un supuesto esfuerzo coordinado con el gobierno estadounidense". 
"3.- Mr. Jeremy  Bird no está en Israel".
Al cierre de esta edición, el grupo no había respondido a las preguntas de cuándo y bajo qué nombre se inscribió en el Registro de Asociaciones de Israel.

Labels: ,

0 Comments:

Post a Comment

Links to this post:

Create a Link

<< Home