Friday, January 30, 2015

Los misiles de Hezbollah fueron guiados desde territorio israelí - Debka



La dividida aldea alauita de Kafr Ghajar, situada al otro lado del triángulo fronterizo entre Israel y Líbano-Siria, ha sido objeto de extensas pesquisas por parte de las fuerzas especiales israelíes este jueves 29 de enero, según revelaron fuentes militares en exclusiva a DEBKA. Los investigadores estaban tras la pista de pruebas o evidencias de la presencia y participación de observadores y equipos que transmitieron información a Hezbollah y a su puesto avanzado en el Monte Dov (Granjas Shebaa) el día anterior, con descripciones del vehículo que utilizaron los mandos del convoy IDF para atentar contra él. Gracias a ello, Hezbollah fue capaz de identificar y atacar el convoy, matando a dos soldados israelíes e hiriendo a otros siete.

Los investigadores del IDF se han centrado, por tierra y por aire, en los techos de las escuelas de la aldea. A partir de ahí, se cree en la actualidad que ingenios de vigilancia y observadores se encontraban allí y pasaron información periódicamente a la posición de Hezbolá, a sólo 4 kms al noreste.

La desviación de su curso de uno de los seis cohetes antitanque Kornet que disparó Hezbollah contra el convoy levantó las sospechas. Este cohete que se desvió se estrelló contra el edificio de una escuela de Kafr Ghajar, la cual comenzó a incendiarse. No existe ninguna posibilidad de que el cohete pudiera haber extraviado su rumbo, ya que el sistema Kornet es guiado por láser.

Los analistas militares del IDF sugieren que el Hezbollah atacó deliberadamente la escuela para distraer y desviar la atención de la presencia de sus observadores en la aldea y de los aparatos de espionaje colocadas sobre el techo de la escuela.

Los escombros de la escuela quemada están siendo analizados cuidadosamente para detectar el equipo de vigilancia oculta que ese cohete que "se desvió" pretendía destruir y ocultar.

Los investigadores descubrieron que el uso de equipos de espionaje en la azotea, por parte de Hezbollah, es la única explicación de su precisión a la hora de apuntar a los dos pickups blancos sin marcar que viajaban por una carretera israelí a una distancia de unos 5 km, la distancia más lejana que puede llegar a alcanzar de manera efectiva un Kornet.

El IDF también está investigando el uso de las redes por parte de los teléfonos móviles civiles de los soldados del convoy, ya que se sabe que están ampliamente expuestos a los sistemas de espionaje iraníes y rusos, al otro lado de la frontera de Siria y el Líbano.

También está siendo investigado el uso por parte de las tropas israelíes de la red de comunicación "Cima de la Montaña", segurizada y cifrada por el ejército, durante la trayectoria del convoy, y si se utilizaron teléfonos móviles que Hezbolá pudo rastrear.

Labels:

0 Comments:

Post a Comment

Links to this post:

Create a Link

<< Home