Sunday, January 11, 2015

¿Quién en Francia gritará, "Yo soy judío"? - Sefy Hendler - Haaretz




El silencio descendió sobre París en la víspera de Shabat, después de que los ecos de los disparos en el norte y el este de la ciudad se calmaran, pero ya no había luz. En cambio, el silencio era espeso y gravoso.

El miércoles por la noche, después de la masacre en las oficinas de la revista satírica Charlie Hebdo, decenas de miles de franceses salieron a las calles. Ellos cantaron "La Marsellesa" en voz alta y agitaron sus lápices hacia el cielo. Por un momento parecía como si las 12 víctimas de la ola de asesinatos cometidos por Cherif y Said Kouachi hubieran despertado a Francia de su profundo sueño.

No había solamente personas con raíces cristianas entre las víctimas, sino también judías por nacimiento, como el dibujante Georges Wolinski, y musulmanes como Ahmed Merabet, el policía que fue asesinado a sangre fría mientras yacía tumbado en la acera.

La República fue tocada por esta variedad de víctimas, orgullosa como está de permanecer ciega a la fe religiosa y al origen étnico. El dolor era profundo y auténtico, y unido al de todo un país que cree en una justicia a la manera de Francia, basada en la "libertad, igualdad y fraternidad".

El viernes por la tarde, cuando sus hijos se estaban mintiendo entre sí, Francia no salió a la calle. Miles de velas no ardían delante de los huérfanos del supermercado kosher Hyper Cacher. Tal vez fue el shock, tal vez el miedo, tal vez un número infinito de otras razones. Pero después de los asesinatos de Yoav Hattab, Philippe Braham, Yohan Cohen y François-Michel Saada, Francia se quedó en casa.

Sin dudarlo, el presidente francés François Hollande y el primer ministro Manuel Valls dijeron las palabras adecuadas, como lo han venido haciendo desde hace mucho tiempo. La policía, que actuó con valentía y con claro peligro de su propia vida, intensificaron la protección de la comunidad judía. Pero la gran mayoría de "los hijos de la patria", tal como les llama la "Marsellesa", se quedó en casa.

Las manifestaciones que tuvieron lugar ayer en todo el país fueron, en primer lugar, manifestaciones bajo la bandera de la libertad de expresión y de Charlie Hebdo. Sólo unos pocos miles acudieron a la manifestación organizada por una organización que agrupa a la comunidad judía francesa, frente al supermercado kosher donde ocurrieron los asesinatos, pero no eran decenas de miles de personas.

Las redes sociales - una herramienta tan poderosa en el psicodrama de esta semana - no se inundaron con una ola de apoyo similar a la que llenó Facebook y Twitter después del ataque asesino del miércoles.

El miércoles por la noche, toda Francia declaró "Yo soy Charlie", en lo que se convirtió en el símbolo de la resistencia a la barbarie, de París a Nueva York. El viernes por la noche, no hubo una ola similar de declaraciones diciendo "Yo soy judío", a pesar de que los ciudadanos que se encontraban en el supermercado fueron asesinados simplemente porque estaban en un lugar que simbolizaba su estilo de vida judía.

Hubo, por supuesto, bastante franceses no judíos que escribieron en Twitter o en su muro de Facebook "Je suis Juif", pero se trataba de una gota en el mar en comparación con el tsunami de mensajes que generó "Je suis Charlie" e inundo el discurso público. Esta brecha es difícil de explicar.

El futuro de Francia se decidirá en los próximos días, semanas y meses. La decisión se tomará en ese triángulo cuya existencia no quiere reconocer las élites gobernantes de Francia,  la trinidad religiosa: católicos ("franceses de origen", como se les conocía comúnmente en la era anterior a la corrección política); musulmanes ("los hijos de los inmigrantes", como se les conoce - todavía - en Francia); y judíos ("los hijos de la fe de Moisés", como se les llamaba en la época de Napoleón Bonaparte).

Si estos tres, evidentemente desiguales, lados del triángulo producen una voz auténtica, mutua, es posible que Francia aún tenga un futuro como país con un mensaje universal, para toda la humanidad, como el que ha tratado de enviar desde los tiempos de la Revolución Francesa .

Sin embargo, si el proceso de desintegración violenta en que vive inmersa continúa, el triángulo se derrumbará. Los judíos se irán, algunos a Israel y los otros a Canada o los Estados Unidos; más musulmanes serán absorbidos por el extremismo, en el más terrible de los casos, o en la apatía de cara al extremismo, en el peor de los casos; y más y más población francesa de "origen" será empujada a los brazos del Frente Nacional de Marine Le Pen, quien no tiene una solución práctica al caos actual.

En la Francia ilustrada que Émile Zola defendió hace más de 100 años, sus dos objetivos eran en realidad uno: igualdad de derechos para los judíos y libertad de expresión. En un artículo publicado en mayo de 1896 en Le Figaro, titulado "En defensa de los judíos", incluso antes de que el caso Dreyfus explotara, Zola escribió: "Mientras tratamos de traer la paz, un puñado de locos, idiotas e intrigantes de entre nosotros gritan cada día: 'Muerte a los judíos. Masacrad y exterminad a los judíos. Traer de vuelta las hogueras y las dragonadas (políticas represivas y los abusos cometidos por las fuerzas reales de Luis XIV' . No hay nada más estúpido que esto, nada más repugnante".

Cuando un millón, tal vez incluso dos millones, de franceses salgan a las calles para protestar y proteger la libertad de expresión de los locos del extremismo islámico, estas palabras de Zola no deben ser olvidadas. El otro lado de la ecuación no se puede olvidar. Las balas disparadas en las oficinas de la revista terminaron su camino en el supermercado kosher, y esto estaba lejos de ser una coincidencia.

Más que en cualquier otro momento de su historia, el destino de Francia está entrelazado con el destino de sus judíos. Y si los pierde, tarde o temprano también se perderá.

Labels: , ,

0 Comments:

Post a Comment

Links to this post:

Create a Link

<< Home