Saturday, February 28, 2015

El ejército secreto de los nazis en el Oriente Medio - Allan Hallin - The Scotsman



Detalles escalofriantes de un ejército secreto de los nazis que emigraron a Oriente Medio después de la Segunda Guerra Mundial para convertirse en el núcleo de una fuerza árabe destinada a aplastar a Israel han sido revelados en Alemania.

Oficiales de inteligencia, generales de las SS, especialistas en propaganda e incluso funcionarios del Holocausto fueron a Egipto tras la caída del Tercer Reich para continuar con la persecución de los judíos.

Geraldine Schwarz, que ha hecho una película sobre el tema titulada "El exilio nazi: La promesa de Oriente", dijo que la campaña de reclutamiento encubierto fue una idea del rey de Egipto Faruk I.

"Él comisionó a un confidente para construir un nuevo ejército", le dijo al diario Die Welt. El hombre del rey era Adel Sabit, empeñado en construir una fuerza militar en contra de Israel junto con el ex teniente general del Afrika Korps, Artur Schmitt. "La Liga Árabe lo quiso así", dijo.

Los árabes fracasaron en su primera guerra contra los israelíes en 1947, por lo que el rey y sus ministros echaron manos de los "profesionales" de Alemania, así como eran despreciadas las antiguas potencias coloniales Francia y Gran Bretaña.

Mahmout Sabit, el primo de Adel Sabit, le dijo en su casa de El Cairo: "El secretario general de la Liga Árabe decidió que los alemanes eran los mejores, con mejores conocimientos y los inventores reales de la guerra móvil moderna".

Él le dijo que Arthur Schmitt había estado viviendo después de la guerra en un hotel de El Cairo bajo el nombre de Goldstein. Sus órdenes eran reclutar a sus compatriotas con el objetivo de construir un poderoso ejército de un millón de personas bajo una estructura de mando unificada y una "doctrina militar común".

Un informe de Schmitt afirmaba: "La derrota de los árabes contra Israel fue el resultado de un liderazgo egipcio incompetente, el cual no estaba en condiciones de aprovechar la ventaja obtenida en la primera semana y de imponer la fuerza de sus acciones sobre los judíos para destruir el Estado de Israel en una guerra relámpago en un máximo de dos semanas".

Mr. Sabit dijo que Schmitt no sabía que el vecino de Egipto, Siria, había contratado a 50 nazis entre 1948-9, incluyendo a muchos ex soldados de las SS, para ayudar a moldear su servicio de inteligencia y su ejército para poder rivalizar con Israel. Uno de los hombres que estuvo en Siria fue Walter Rauff.

Rauff era, al final de la guerra, el jefe de seguridad de las SS para el norte de Italia, un muy buscado criminal de guerra que ayudó a desarrollar vagones móviles de gas para matar judíos y otros enemigos del régimen.

"Allah en el Cielo, Hitler en la Tierra", fue un lema común en la capital siria, Damasco, durante la guerra. Allí también se quería una fuerza liderada por alemanes para tomar Israel, y a Rauff se le encargó la tarea de reconstruir los servicios de inteligencia sirios "a lo largo de las líneas de la Gestapo".

Al final, Siria, Egipto y otros países árabes no demostraron ninguna competencia militar y/o tecnológica frente a Israel. Los viejos nazis, o bien se alejaron o murieron allí, excepto Schmitt quien regresó a Alemania y se convirtió en un diputado de derechas en Baviera en la década de 1960.

Labels:

0 Comments:

Post a Comment

Links to this post:

Create a Link

<< Home