Thursday, February 12, 2015

Queridos inmigrantes franceses, esperan hasta después de las elecciones - Shmuel Rosner - Jewish Journal



Hace unas semanas, en un artículo que me fue muy difícil de escribir, llegue a la conclusión de que los judíos franceses probablemente no tienen una opción mejor que la inmigración a Israel. "Es desgarrador presenciar como una gran comunidad judía de un gran país pierde poco a poco su capacidad de prosperar en un ambiente hostil y violento", escribía. "Y es una pena que todo el Estado judío tenga que ofrecerles una vía de escape". Me equivoqué. Israel aún no puede ofrecerles esa vía de escape. Todavía no. No antes de las elecciones.

Es, realmente, una historia desgarradora. El Washington Post informaba el otro día acerca de cómo "en los hogares, en las tiendas y en las sinagogas vigiladas día y noche por soldados armados con rifles de asalto, las conversaciones están dominadas por la agónica elección de permanecer en Francia, y el riesgo de convertirse en víctima del siguiente ataque de extremistas islámicos, o dejar un país y una comunidad judía que hasta no hace mucho estaba orgullosa de llamar a ese país su casa".

Israel podría ser un destino natural, y lo es para muchos. Pero no tantos como el potencial sugiere que podría ser. Hace unas semanas, el Jewish People Policy Institute (JPPI) - del que soy un miembro importante, y por lo tanto este artículo debe leerse como un grano de sal - presentó al primer ministro de Israel un detallado plan de emergencia dirigido a la eliminación de obstáculos a la inmigración y a una adición de incentivos para hacerlo aún más atractivo. "El JPPI cree que Israel puede atraer a 30.000 judíos franceses que podrían venir aquí anualmente durante los próximos cuatro años, pero si se implementa un cambio de política alejado del antiguo modelo utilizado principalmente para los judíos de Marruecos, Etiopía y la Unión Soviética".

¿Por qué convencer a los judíos franceses para que vengan - argumentaba Dov Maimon de JPPI  - debería ser diferente de tratar de convencer para que también lo hagan judíos de otros lugares? Debido a sus antecedentes y debido a las opciones que tienen. En otras palabras, convencer a gente que hasta ahora vivían bien en sus comunidades - es decir, que tenían muchas opciones - para que elijan venir a Israel no es lo mismo que atraer a personas de comunidades con menos recursos y con menos opciones.

Pero el gobierno israelí se está moviendo lenta y torpemente en su adaptación a las nuevas realidades francesas. Hay muchas razones para ello, pero una de ellas parece ser sospechosamente política: la ministra de Absorción de Inmigrantes, Sofá Landver, tiene menos interés en los judíos franceses y más interés en los judíos de Ucrania, un potencial electorado para esta ministra de origen ruso miembro de un partido sectorial ruso. Así que ella ha decidido "ampliar" el programa destinado a los judíos franceses para incluir a los judíos de Ucrania, lo que tiene poco sentido. Los judíos de Ucrania se merecen su propio  programa que satisfaga sus necesidades. Y los judíos franceses presentan una oportunidad para Israel que exige un programa propio que se haga realidad en este momento potencialmente dramático. (Respuesta de la oficina del Landver a esas críticas: "Actualmente estamos trabajando en un programa de estímulo óptimo de la inmigración y la absorción, y también queremos incluir en él a Ucrania junto con Francia, ya que estas son dos áreas en las que los judíos tienen una fuerte necesidad de hacer aliya").

¿Es este un momento dramático? Seguro que es dramático para los judíos de Francia, que tienen que tomar una decisión en medio de un creciente temor. Algunos de ellos deciden que su mejor opción es bajar su perfil judío y esperar a que pase la tormenta. Algunos cogen las maletas y se marchan a otros países - en Europa, aunque aquí hay pocas buenas opciones, o en América del Norte, siempre un destino deseable para los judíos, o a Israel -. Y este momento también podría ser dramático para Israel, que tiene la oportunidad, por primera vez en su historia, de atraer a una verdadera ola de inmigración de un país próspero.

El Pew Research Center del 9 de febrero publicó un breve resumen de las cifras "de la tendencia a la disminución de la población judía de Europa", otro pequeño informe devastador. "La medición de la población judía, especialmente en lugares como Europa y Estados Unidos, donde los judíos son una pequeña minoría, está llena de dificultades. Esto se debe a la complejidad tanto de medir a pequeñas poblaciones como la identidad judía, que puede ser definida por el origen étnico o la religión. Como resultado, las estimaciones varían". Pero incluso esta variedad no puede ocultar lo que todos los informes tienen en común: de una población de cerca de 10 millones de personas antes de la Segunda Guerra Mundial, lo que queda hoy es una comunidad de menos de 1,5 millones de judíos. El Pew encontró que en Francia, el número de judíos es de alrededor de 310.000.

"Había alrededor de tantos judíos en la Francia del 2010 (310.000) como Sergio DellaPergola estima que había en 1939 (320.000), aunque los informes recientes han indicado un aumento de la emigración judía de Francia", informaba el Pew. Una comunidad de 310.000 personas puede disolverse rápidamente, como el ejemplo de la comunidad ruso-judía, mucho más grande, demostró hace dos décadas.

Es cierto que Israel está a sólo seis semanas de la jornada electoral, pero mantener a los judíos franceses esperando, incluso por un corto período de tiempo debido a razones cuestionables, no es una buena idea, y no es desde luego una perspectiva que suma a la apelación a venir al Estado judío.

Labels: ,

0 Comments:

Post a Comment

Links to this post:

Create a Link

<< Home