Saturday, March 28, 2015

Las nuevas amistades de Obama: El principal jefe militar iraní en Sanaa para organizar la contraofensiva de los rebeldes de Yemen ante la intervención saudí y egipcia - Debka



A Teherán le ha llevado menos de 48 horas adoptar una decisión que pueda devolver el golpe al ataque aéreo y naval sorpresa lanzado por Arabia Saudita, los países del Golfo y Egipto del jueves 26 de marzo para contener a los rebeldes Houthi, respaldados por Irán, quienes barrían las ciudades yemeníes. Según han informado a DEBKA fuentes militares, el máximo comandante de Irán, el jefe de las Brigadas Al Qods, el general Qassem Soleimani, aterrizó en la capital yemení Saná el viernes 27 de marzo para organizar una contraofensiva y abrir un tercer frente de guerra directo de Irán en el Oriente Medio, después de Siria (apoyando a Bashar Assad) e Irak (aliándose con los EEUU contra el ISIS).

La intervención saudí-países del Golfo-egipcia encontró a los rebeldes Houthi pro-iraníes a las puertas del gran puerto de Adén, que domina el estrecho de Bab el Mandeb, la puerta de entrada fundamental para el transporte de petróleo entre el Océano Índico y el Golfo a través del Canal de Suez y el Mediterráneo. Algunas unidades del ejército de Yemen se han unido a los rebeldes. Están armados con armas avanzadas estadounidenses que les fueron suministradas para la guerra contra Al Qaeda y ahora sirven a la revuelta contra el régimen yemení reconocido por Washington.

Esta fuerza rebelde ya se había apoderado de la mayor parte de las ciudades y de los tramos de la costa del Mar Rojo de Yemen.

La llegada de Soleimani a Sanaa señala la determinación de Teherán de no renunciar a una pulgada del territorio adquirido por sus representantes, al tiempo que subraya su exigencia de potencia dominante en el Oriente Medio, tal como le fue prometido por Washington a cambio de aceptar un acuerdo marco sobre su programa nuclear.

Funcionarios estadounidenses persisten en su pretensión pública de que la arena diplomática y militar no están conectadas. Así que el acuerdo se presenta como presto para firmase antes de la fecha límite del 31 de marzo, mientras que las llamas de la violencia chiíta/sunita pueden extenderse a otro rincón del Oriente Medio.

En las próximas horas, fuerzas navales y marinos egipcios y saudíes están planeando aterrizajes en Adén, según sus fuentes militares. Ellos lucharán para contener la marcha de los rebeldes Houthi a través del Yemen y evitar la caída de la última ciudad importante, después de dos días de ataques aéreos saudíes y de los países del Golfo contra posiciones rebeldes alrededor de Yemen. Según han comentado fuentes militares a DEBKA, las fuerzas aéreas de Arabia Saudita y del Golfo y las unidades navales egipcias han tratado en sus primeras 48 horas de cortar el suministro aéreo y marítimo de Irán a los rebeldes Houthi. El General Soleimeni tendrá que encontrar una manera de romper el bloqueo de Arabia y Egipto y restaurar las rutas de suministro. Por encima de todo, debe determinar si debe o no contar con las fuerzas aéreas y marítimas iraníes en el frente de Yemen, y por lo tanto conducir a una batalla directa contra Arabia Saudita y sus diez aliados sunitas.

Los buques de guerra egipcios e iraníes que maniobran para controlar el estrecho de Bab el Mandeb informaron que ya habían entrado en combate el jueves, el primer día de la intervención suní en el conflicto del Yemen.  Desde fuera de la región, Pakistán está dispuesto a entrar en el concurso, con la promesa el viernes de "una fuerte respuesta" a cualquier amenaza a la "integridad saudí". Esto abre la puerta a que el ejército paquistaní pueda mezclarse en las guerras saudís contra Irán, junto con la mayoría de las naciones árabes sunitas. Islamabad estaba respondiendo a la amenaza de los rebeldes Houthi de invadir las provincias del sur de Arabia Saudita - Asir, Najran y Jizan -, para lo cual cuentan con la bienvenida  de las poblaciones saudíes locales, la mayoría de las cuales pertenecen a la secta ismaelita, más cercana a los chiítas iraníes y a los zaidíes Houthi que a la fe suní dominante del régimen real saudí.

El viernes por la noche, el presidente Barack Obama habló con el rey saudí Salman y reafirmó el apoyo estadounidense a la acción militar en Yemen de Arabia Saudita y sus aliados del Golfo Pérsico, dijo la Casa Blanca en un comunicado.

Obama y el rey Salman coincidieron en que su objetivo era lograr una estabilidad duradera en el Yemen a través de una solución política negociada, decía el comunicado. Obama también subrayó su compromiso con la seguridad de Arabia Saudita.

0 Comments:

Post a Comment

Links to this post:

Create a Link

<< Home