Friday, May 15, 2015

La nueva coalición de gobierno israelí es un fracaso y otros 7 comentarios políticos - Shmuel Rosner



1. Cuando se anunciaron últimas elecciones de Israel, el primer ministro presentó una razón clara para la destitución del anterior gobierno y una agenda clara para la próxima coalición. Él quería una mejor gobernanza. Una coalición más funcional y más coherente. Quería ser capaz de gobernar. Echen un vistazo a este titular: "Netanyahu: Israel debe elegir a un nuevo, más grande y más estable gobierno".

La nueva coalición acaba de presentarse, por lo que cierta medida de precaución es necesaria. Aún así, su coalición no es seguramente "más grande", y con su muy estrecha mayoría de 61 escaños es difícil ver que se convierta en una más"estable".

El propio Netanyahu dijo que "61 es un buen número, pero un 61 plus es mejor". Pero él no tiene ese número "mejor", es decir, la estratagema electoral de Netanyahu fue un fracaso.

2. Hay un problema con la estrecha coalición de Netanyahu tal como expliqué el otro día. Pero hay otro problema - con su coalición imaginaria de "61 plus": no está claro que Netanyahu puede esperar aumentarla de una manera realista.

Claramente, Avigdor Lieberman, después de usar un lenguaje tan duro, no se ve a sí mismo como un candidato para la futura adhesión de la coalición.

Por el grupo Laborista, otro posible candidato para una remodelación de la coalición, el cálculo ha cambiado. Desde que Netanyahu no ha logrado formar una coalición estable, el partido puede esperar una rápida disolución de la coalición y otra ronda de elecciones, y no necesariamente quiere ahorrar a Netanyahu este destino.

Para tener más de 61 escaños, Netanyahu tendría que conseguir a alguien más participara. No está claro que haya candidatos para esto.

3. Así que 61 será el número final, durante el tiempo que Netanyahu pueda mantenerlo unido. Esto será determinado por una sola cosa: si todas las partes (partidos) están felices, y ninguno ve la oportunidad de mejorar su situación.

Los partidos haredi consiguieron lo que querían de Netanyahu, y casi no se pueden imaginar conseguir un mejor trato. Kahlon es un eslabón débil, ya que no está contento con ciertas compañías. Bennett es otro eslabón débil, pues no está contento con la capacidad de los partidos haredi  de conseguir más de lo que él logró de Netanyahu.

4. La coalición no es coherente.

Los partidos haredi se oponen a un proyecto de ley del "Estado-nación". Pero Bennett y su partido la apoyan, al igual que muchos miembros del Likud. Avigdor Lieberman tiene la intención de probarles a todos ellos mediante la presentación de un proyecto de ley similar y forzar un enfrentamiento. Si Bennett vota por el proyecto de ley, la coalición podría entrar en crisis. Si vota en contra, los votantes podrían abandonarle y pasarse a Lieberman.

Otro ejemplo: Netanyahu accedió a eliminar o alterar el llamado proyecto de ley Tzohar - un proyecto de ley de registro matrimonial que a los haredis no les gusta (que debilita su control de los matrimonios judíos) y a los sionistas religiosos les gusta (pues debilita el control ultra-ortodoxo de los matrimonios judíos). Sus representantes en el gobierno van a tener un tiempo difícil en su intento de cuadrar el círculo y cambiar la ley de manera que ambos campos están de acuerdo.

Por supuesto, todos estos parecen problemas menores. Pero pueden estropear fácilmente la atmósfera y hacer que esta coalición sea mucho peor que su predecesora.

5. ¿La coalición tiene una agenda?

Cuenta con un ambicioso ministro de Finanzas, Kahlon. Él quiere hacer pasar vastas reformas y lograr grandes cosas para el mercado de la vivienda de Israel y la economía. En la mayoría de los casos, cuando las cosas se reforman alguien se lastima o sale perjudicado. Pero en esta coalición, incluso un sólo representante de un grupo que sea infeliz ante una propuesta de reforma puede matar cualquier iniciativa. Kahlon podría convertirse en un ministro de Finanzas que se vea frustrado con bastante rapidez, y sin él no hay coalición.

6. Una gran cantidad de energía va a ser desperdiciada por esta coalición en batallas simbólicas y debates altamente cargados.

El nuevo ministro de Educación - Bennett - es probable que asuste a los padres israelíes con iniciativas ideológicas que tienen como objetivo hacer que los estudiantes israelíes sean más patrióticos. Sus iniciativas harán poco para cambiar a Israel, pero el tono del debate será ensordecedor.

Del mismo modo, la elección de la diputada del partido de Bennett, Ayelet Shaked, como ministra de Justicia va a hacer mucho ruido, y su partido pretenderá estar tratando de domar a la Corte Suprema de Israel. Una vez más, el resultado real va a palidecer en comparación con el nivel de pánico y de mala voluntad que probablemente se desate.

Del mismo modo, los partidos haredi se moverán para cancelar todos los proyectos de ley que se suponía iban a llevarles a tomar una "parte de la carga" en el servicio militar, lo cual será aceptado con desprecio (hay que decirlo: el desprecio estará justificado). El regreso de los partidos haredis al poder, y su insistencia en exagerar la mano en sus exigencias, marca un retorno no deseado a las innecesarias batallas culturales.

En resumen: esta coalición no es buena para la salud mental de Israel.

7. Tampoco será buena para la suya (asumiendo que la mayoría de ustedes sean judíos estadounidenses). La nueva coalición va a lidiar con un montón de cosas que encienden las tensiones entre Israel y la Diáspora - tales como la conversión y el dominio del Gran Rabinato -. Organizaciones, activistas y otras personas con ideologías o intereses diferentes a las del nuevo gobierno van a pedir su apoyo y le pintarán una imagen de un Israel que se estaría convirtiendo rápidamente en una oscura teocracia nacionalista.

!!Haceos y hacer a Israel un favor, y no os dejéis tentar por estos mensajes de penumbra!!. La mayoría de ellos son infundados. La mayor parte de lo que este gobierno va a hacer es hablar y hablar. Estar en alerta máxima ante cada cita, ante cualquier declaración o ante cualquier propuesta de iniciativa, sólo contribuye a un ambiente de tensión.

8. Internacionalmente, esta coalición es un desastre, por supuesto. No hay necesidad de discutir sobre ello

Labels:

0 Comments:

Post a Comment

Links to this post:

Create a Link

<< Home