Saturday, September 05, 2015

Aviso a pacifistas e izquierda israelí: Tan importante es la solución de dos estados como garantizar su mantenimiento posterior. Los palestinos no consideran que esa sea la solución definitiva



Las visiones sobre Israel a medio y largo plazo de los palestinos: ¿Dos estados ahora, uno solo (y palestino) después? - David Pollock - Fikraforum

La perspectiva política palestina a medio y largo plazo ha sido un tema que ha generado bastante polémica y especulación, pero sin muchas evidencias para cada interpretación. ¿Nosotros esperamos que la mayoría de los palestinos se conforme con un pequeño Estado propio viviendo en paz con Israel o bien todavía aspirarán a recuperar toda Palestina algún día?

Ahora una encuesta real, realizada por el Centro Palestino para la Opinión Pública en Cisjordania y Gaza del 7 al 19 de junio, nos ofrece algunas respuestas sólidas a esta pregunta intrigante. La encuesta se basó en entrevistas personales con una muestra representativa, y con probabilidad geográfica, de 504 y 413 habitantes de Cisjordania y de Gaza respectivamente, dando un margen de error estadístico de aproximadamente un 4,5% en cada área.

En general, las respuestas demuestran un conjunto dicotómico de actitudes: una cierta flexibilidad táctica hacia Israel hoy en día, pero mucho potencial para el irredentismo en el futuro. La flexibilidad táctica actual,  incluso con el reconocimiento del "pueblo judío" o las restricciones al "derecho de retorno" de los refugiados palestinos, ya se destacaban en un informe anterior. Otro signo importante de pragmatismo a corto plazo es una buena voluntad entre alrededor de la mitad de la población palestina, tanto en Cisjordania como en Gaza, a compartir la soberanía de Jerusalén con Israel. Otro signo de flexibilidad táctica es que en Cisjordania la gran mayoría, el 79%, opina que, "en la situación actual", les gustaría una autopista a través de ese territorio que no pase necesariamente por Jerusalén.

A más largo plazo, sin embargo, muchos palestinos demuestran una orientación mucho más maximalista. A diferencia de otras encuestas, la encuesta preguntó acerca de tres diferentes marcos de tiempo: los próximos 5 años, los próximos 30-40 años y un futuro distante de 100 años a partir de ahora. Los resultados son muy instructivos, ya que sugieren una expectativa generalizada de "dos etapas" en lugar de "dos estados" a largo plazo.

Incluso para los próximos cinco años, una pluralidad opta, como "principal objetivo nacional palestino", por "la recuperación de toda la Palestina histórica desde el río hasta el mar" en lugar de "una solución de dos estados". En Cisjordania, el margen es del 41% favorable a recuperar toda la Palestina histórica frente al 29% que opta por la solución de dos estados. En Gaza, sorprendentemente, el margen es mucho más próximo, con un 50% optando por toda Palestina en comparación con el 44% favorable a una solución de dos estados.

Pero la diferencia se explica en gran parte por una tercera opción: "una solución de un único Estado para todo el territorio, en el que palestinos y judíos tengan los mismos derechos".  Entre los cisjordanos, el 18% selecciona esta opción, pero entre los habitantes de Gaza sólo un 5% lo hace.

Desde una perspectiva normativa, también las actitudes palestinas son claramente maximalistas. En Cisjordania, el 81% dice que "toda la Palestina histórica es tierra palestina, y los judíos no tienen derecho a esa tierra". En Gaza, esa proporción es aún mayor: el 88% la defiende.

Sin embargo, muchos palestinos, especialmente en Cisjordania, no creen en realidad que la Autoridad Palestina (AP) planea tomar el control sobre Israel a corto plazo. La encuesta incluyó esta pregunta muy inusual, que ofrece una rara visión de la cuestión de la incitación: "La Autoridad Palestina publica mapas oficiales, declaraciones, canciones y poemas que hablan de toda la Palestina histórica como perteneciente a los palestinos, incluyendo ciudades como Haifa, Jaffa, y Tiberíades. ¿Crees que esto demuestra que su verdadera intención es trabajar por la liberación de toda Palestina algún día?". En Gaza, cerca de la mitad. el 54%, dijeron que sí, pero en Cisjordania sólo una cuarta parte, el 27%, lo creía así.

Sin embargo, de cara a la próxima generación, sólo una cuarta parte de los palestinos, ya sea en Cisjordania o en Gaza, esperan que Israel "siga existiendo como Estado judío en 30-40 años". Otra cuarta parte piensa que Israel se convertirá en "un estado binacional de judíos y palestinos", y el 38% en Cisjordania, junto con el 53% de los habitantes de Gaza, piensan que Israel ya no existirá en absoluto, ni siquiera como un estado binacional. Este último grupo se divide en partes iguales entre los que predicen que Israel "se derrumbará a causa de sus contradicciones internas", o bien porque "la resistencia árabe o musulmana lo destruirá".

En cuanto a la opinión a muy largo plazo, de un siglo de distancia, un escaso 12% de cisjordanos y un 15% de los habitantes de Gaza dicen que Israel seguirá existiendo como un Estado judío. En Cisjordania, una mayoría, el 44%, cree que Israel será destruido o sufrirá un colapso, aunque un 20% bastante razonable dice que no sabe qué va a pasar dentro de 100 años. En Gaza, una mayoría absoluta, el 63%, anticipa la destrucción o el colapso de Israel dentro de ese horizonte lejano.

Para los políticos de todos los bandos, estas actitudes bifurcadas suponen tanto una oportunidad como un serio desafío. La oportunidad implica aprovechar la corriente actual de flexibilidad táctica con el fin de dar pasos hacia la convivencia pacífica y, tal vez en última instancia, hacia la resolución del conflicto. La evidencia la proporcionan los encuestados de Jerusalén Este, que consideran de manera práctica las posibilidades de trabajo y de beneficio mutuo con los israelíes, lo que tiende a producir actitudes más moderadas. En cuestiones de la longevidad de Israel, el derecho de los judíos a la tierra y los otros temas, los 300.000 palestinos de Jerusalén oriental son mucho más conciliadores que sus 4 millones más o menos de compatriotas en Cisjordania y Gaza.


El auténtico desafío, sin embargo, es que dadas estas actitudes palestinas sobre el futuro a medio y largo plazo hay buenas razones para preguntarse si cualquier acuerdo de "estatus final" será finalmente la solución definitiva y la conclusión final del conflicto. Por supuesto, las actitudes bien pueden cambiar significativamente en un período tan largo, ya sea para bien o para mal. Pero es por eso que, al aplicar el principio ampliamente aceptado de "tierra por paz", los políticos responsables deberían poner al menos la misma atención a las "formas prácticas de mantenimiento de esa paz", inclusive después de la existencia de un acuerdo de compromiso sobre esta tierra en disputa.

Labels:

0 Comments:

Post a Comment

Links to this post:

Create a Link

<< Home