Saturday, October 24, 2015

Una visión por encima de la controversia sobre el Mufti de Jerusalén desatada por la evaluación equivocada de Netanyahu - Procedente de Elder of Ziyon




Caroline Glick: (Netanyahu) Loco como un zorro
Luego, por supuesto, estaba el New York Times con su impresionante artículo de "trasfondo" que pretendía proporcionar a sus lectores el contexto histórico para las afirmaciones rivales de israelíes y palestinos con relación al Monte del Templo. El NYTimes daba a entender como un hecho la falsa afirmación de que existía un debate entre respetados académicos con respecto a si los templos judíos en realidad estuvieron ubicados en el Monte del Templo. 
En otras palabras, el NYTimes apoyaba descaradamente el proyecto palestino de volver a escribir la historia de una manera que borraba la historia judía de la patria judía. Netanyahu se ha dado cuenta que los medios de comunicación occidentales se han puesto del lado de los palestinos en su guerra para destruir a Israel a través de una mezcla de terror y propaganda. Él sabe que las únicas historias de las que informarán tendrán siempre un ángulo anti-Israel. 
Es razonable entonces suponer que decidió utilizar su ángulo de visión pro-palestino como un medio para obtener la verdad sobre la naturaleza de la guerra. Al exagerar la importancia de Husseini en el Holocausto, Netanyahu dio a los medios de comunicación una ocasión para atacarle. Pero al hacerlo, obligaron al NYTimes a informar sobre el papel de los padres fundadores de los palestinos en la destrucción de los judíos europeos y su deseo de llevar a cabo la Solución Final hasta el Oriente Medio. Ellos ignoraron la cuestión de si Netanyahu exageró deliberadamente el papel real de Husseini. Debido a que prefirieron centrarse en su "metedura de pata", cada medio de comunicación occidental debió informar de las acciones de Husseini. Algunos incluso mencionaron la tesis doctoral del actual líder palestino Mahmoud Abbas, quien señaló que el Holocausto era a la vez un mito y un proyecto conjunto sionista-nazi. Para la mayoría de los occidentales, esta fue la primera vez que oyeron hablar de que el principal líder palestino de la época fue un criminal de guerra nazi. Como he dicho,  como un zorro.
[N.P.: Una puntualización, en un artículo sobre el mismo tema en el diario español El País, se criticaba a Netanyahu por sus palabras y por su interpretación, pero oh sorpresa, no se mencionaba en ningún momento al Muftí de Jerusalén, el principal protagonista de la noticia, precisamente para que su historia como criminal nazi pudiera permanecer ausente]


Editorial del JPost: Las lecciones del Holocausto
En tercer lugar, centrarse tanto en el papel del mufti durante el Holocausto aparece como una estrategia defensiva a veces utilizada por los israelíes para contrarrestar las afirmaciones palestinas de que se les obliga a pagar la factura por el delito cometido por los cristianos europeos. Si se puede demostrar que los palestinos, o al menos el vigente liderazgo político palestino, fue cómplice en el plan nazi para exterminar a los judíos europeos - así sería el argumento -, entonces sería justo que a los palestinos se les pidiera cuentas por sus acciones durante la Segunda Guerra Mundial. 
Pero los judíos no vinieron a la Tierra de Israel para castigar a los palestinos, vinieron porque se trata de su patria, el lugar al que han anhelado volver durante casi dos milenios. Por último, acusaciones como las realizadas por Netanyahu únicamente gó oscurecen el papel real que jugó el muftí en el Holocausto. Es un hecho histórico que reclutó tropas musulmanas para luchar junto a los nazis y que presionó a los alemanes para impedir el intercambio de prisioneros u otras ofertas que hubieran salvado a miles de refugiados judíos, incluidos niños. El Holocausto nos enseña a desconfiar de aquellos líderes que incitan a la violencia y en repetidas ocasiones amenazan con exterminar a otro pueblo.

Ben-Dror Yemini: El mito del Mufti de Netanyahu
En efecto, muchos historiadores atribuyen el Mufti que dividiera a la sociedad árabe en el Mandato de Palestina. Incluso después de la derrota de Rommel en la batalla de El Alamein, el Mufti continuó con sus intentos genocidas y aun elaboró la Operación Atlas, en un esfuerzo por envenenar el agua en Tel Aviv con el uso de paracaidistas alemanes. La operación felizmente fracasó. 
El hecho de que el Mufti fuera un nazi devoto no es tema de debate. En todos los asuntos relativos al asesinato sistemático de judíos, él parece haber sido un nazi antes de que los nazis ni siquiera existieran. Pero las afirmaciones de Netanyahu han creado controversia entre los historiadores. 
En cualquier caso, no hay ninguna razón para intentar exculpar de cualquier forma a Hitler. Desde luego, Hitler no necesitaba del Mufti para odiar a los judíos y el Mufti tampoco precisaba para ello de Hitler. Simplemente se encontraron almas gemelas. Después de todo, las aves del mismo plumaje vuelan juntas.

Labels:

0 Comments:

Post a Comment

Links to this post:

Create a Link

<< Home