Monday, November 30, 2015

¿Qué quieren los palestinos? - Compromiso por ahora, el fin de Israel en el futuro - David Pollock - Mosaic



Contra el sangriento trasfondo de apuñalamientos y otros actos de violencia mortal en Israel y Cisjordania, el análisis exhaustivo de Daniel Polisar de los resultados de las encuestas  palestinas reflejados en su artículo "¿Qué quieren los palestinos?", se convierte en una lectura esencial para cualquier persona interesada en algo más que en los sombríos titulares diarios. Su conclusión central - que la mayoría de los palestinos en Cisjordania y Gaza han apoyado durante mucho tiempo la "lucha armada" contra los israelíes -, no sólo es exacta, sino que además es un hecho distorsionado regularmente por los medios al prestar atención a la naturaleza aparentemente "individual" de los incidentes terroristas actuales. Las conclusiones de Polisar, por otra parte, están bien fundamentadas en la investigación exhaustiva sobre los montones de datos de las encuestas que se han ido acumulando desde los primeros acuerdos de Oslo de 1993, que es cuando yo empecé a trabajar con colegas palestinos en el lanzamiento de las primeras encuestas científicas sobre la población palestina.

En lugar de repetir los resultados de Polisar, me gustaría empezar con algunas observaciones y objeciones, y a continuación introducir algunos hallazgos recientes, sobre todo a partir de una encuesta que realicé en junio, para finalmente concluir con lo que espero ver en el estudio en curso más exhaustivo de Polisar sobre este tema.

En primer lugar, las objeciones. Sobre la base de los resultados de las encuestas y de otros datos, creo que la realidad es de alguna manera mejor en algunos casos que como la juzga Polisar y en algunos aspectos peor. Mejor: existe una amplia evidencia de que el público palestino, cuando se presenta un "acuerdo global", es considerablemente más inclinado a aceptar el compromiso con Israel que cuando los problemas son vistos de manera aislada. Esto se aplica incluso a los temas más polémicos, como el futuro de Jerusalén, el "derecho de retorno", o el reconocimiento de Israel como Estado judío. Peor: Polisar acepta la idea de que la mayoría de los palestinos apoya la violencia, a pesar de la oposición constante y repetida de Mahmoud Abbas a la misma. De hecho, Abbas y otros líderes palestinos envían constantemente un mensaje confuso sobre este tema clave, oponiéndose a la violencia en abstracto sin dejar de glorificar a los terroristas individuales en las declaraciones oficiales, en las ceremonias y en los medios de comunicación.

En términos más generales, hay una serie de importantes distinciones que deben hacerse y que van más allá del ámbito del valioso ensayo de Polisar. Un tal distinción, a la que acabo de aludir, es entre la "calle" palestina y la "élite" palestina, es decir, los dirigentes políticos, los intelectuales, los magnates de los medios de comunicación palestinos (y los medios de comunicación social), y los activistas islámicos más prominentes. En muchas cuestiones tácticas, incluidas las relaciones económicas con Israel y la utilidad de las negociaciones, el público en general es más moderado que sus supuestos líderes.

En relación con esto está la distinción entre las actitudes a corto y largo plazo. Las primeras - a corto plazo - son relativamente maleables;  las últimas - a largo plazo -, sorprendentemente son de línea dura, sobre todo en la cuestión fundamental de una paz permanente frente a una guerra sin fin. Que puntos de vista de línea dura puedan dar paso o no a realidades mejoradas a corto plazo es una pregunta tentadora inherentemente indeterminada.

Una última distinción se refiere a las actitudes contrastantes que se encuentran entre las poblaciones palestinas en Cisjordania, Gaza y Jerusalén oriental. Las situaciones generales en esos tres lugares son en sí tan diferentes como para volver cuestionable la práctica habitual de agruparlos a todos juntos.

Cada una de estas distinciones, y otras, pueden ilustrarse con los resultados de mi encuesta de junio 2015. Me gustaría exponer brevemente los hallazgos a fin ofrecer algunas perspectivas adicionales y posibles vías de seguimiento de la investigación.

La mayoría de las encuestas en el Oriente Medio se centran en cuestiones de política y / o religión. Sin embargo, sorprendentemente, ni la política ni la religión es una prioridad para la mayoría de los palestinos en Cisjordania o Gaza. En el primer caso, la mayoría de las personas dicen que su principal prioridad es o bien "conseguir el suficiente dinero para vivir cómodamente" (44%) o bien "tener una buena vida familiar" (34%). En esta última encuesta, los resultados son similares, aunque algo más sesgados hacia la familia. Por el contrario, sólo el 14% en la Ribera Occidental, y el 24% de los habitantes de Gaza, seleccionar "trabajando para establecer un Estado palestino" como su principal prioridad. Y un mero 12% de los cisjordanos dice que  su primera, o inclusive su segunda prioridad, es "ser un buen musulmán (o cristiano)". En Gaza, la cifra se eleva al 19%, algo más alta, pero todavía inesperadamente baja.

Otra sorpresa: a pesar del generalizado apoyo teórico a los boicots contra Israel, la mayoría de los palestinos en la Ribera Occidental (dos tercios) y Gaza (tres cuartas partes) en realidad quieren la cooperación económica y dicen que "les gustaría que Israel permitiera que más palestinos puedan trabajar en el interior de Israel". La mayoría en la Ribera Occidental y casi la misma cantidad en Gaza dicen que también les "gustaría ver que las empresas israelíes ofrecen más puestos de trabajo dentro de esas áreas”, y más de un tercio en los “dos lugares”, a pesar del reciente deterioro de las relaciones, por lo que al menos aún se ve cierta posibilidad de progreso en este campo.

¿Qué pasa con los temas más amplios de las relaciones con Israel y el proceso de paz? En estos temas, las opiniones son muy variadas. Por un lado, hay un apoyo mayoritario en la Ribera Occidental (58%) y Gaza (65%) - aunque una solución de dos estados siga negociándose - a continuar con la "lucha… hasta que toda la Palestina histórica sea liberada” y a la “resistencia armada" como un medio para ese fin. En Cisjordania, el 56% también apoya "los ataques con otras armas y los atropellos contra la ocupación" (aunque sólo el 23% lo hace "fuertemente"), y en Gaza tales tácticas violentas están respaldadas por un sorprendente 84%, entre los cuales el 53% los apoya firmemente.

Por otro lado, existe también un apoyo sorprendentemente generalizado para ciertos compromisos clave. A nivel táctico, tal vez la estadística más impresionante es la siguiente: el 74% de la Ribera Occidental, y completamente el 83% de los habitantes de Gaza, dicen que "Hamas debe mantener un alto el fuego con Israel" en ambos territorios. E incluso en el nivel estratégico, la mitad o más de los cisjordanos "probablemente" aceptarían compromisos en dos temas importantes si al hacerlo pudieran "ayudar a poner fin a la ocupación" y conducir a la independencia palestina. Esas cuestiones son, en primer lugar, "el principio de dos estados para dos pueblos, el pueblo palestino y el pueblo judío", y en segundo lugar, limitar el derecho de retorno a Cisjordania y Gaza, "no a Israel". Entre los habitantes de Gaza, las cifras a favor son un poco más bajas, pero aún considerables.

En total, así pues, la evidencia sugiere que hoy en día al menos, la mayoría de los palestinos en la Ribera Occidental y en Gaza quieren un alto el fuego y la cooperación económica con Israel, y muchos podrían también ceder en ciertas cuestiones básicas por el bien de la independencia. En otra señal del estado de ánimo pragmático actual, alrededor de la mitad de la población palestina en la Ribera Occidental y en Gaza estaría dispuesta a compartir la soberanía sobre Jerusalén, y una gran mayoría en la Ribera Occidental (79%) dicen que "en la situación actual" les gustaría ver una carretera a través de Israel que evite pasar por Jerusalén.

Pero esto es a corto plazo. Para el medio y/o largo plazo, muchos propugnan una orientación mucho más maximalista. A diferencia de otros estudios, mi encuesta de junio pidió a los encuestados que consideraran tres marcos de tiempo diferentes: los próximos cinco años, los próximos 30-40 años, y un futuro lejano de un siglo. Los resultados son poco alentadores.

De hecho, incluso en el marco de tiempo de los próximos cinco años, una pluralidad prefiere "la recuperación de toda la Palestina histórica desde el río hasta el mar" sobre "una solución de dos estados", como el "principal objetivo nacional palestino". En Cisjordania , el margen es del 41% al 29%; en Gaza está mucho más cercano (50% frente al 44%) pero la diferencia se explica en gran parte por la presencia de una tercera opción: una "solución de un Estado en toda la tierra en la que los palestinos y los judíos tengan los mismos derechos". Entre los cisjordanos, el 18% opta por esa opción; entre los habitantes de Gaza sólo el 5%.

Desde una perspectiva normativa, también, las actitudes palestinas son claramente maximalistas. En Cisjordania, el 81% dice que toda la Palestina histórica "es tierra palestina y que los judíos no tienen derecho a esta tierra". En Gaza, la proporción es aún mayor: el 88%. (Estas cifras son cercanas a las de Polisar) Por supuesto, muchos palestinos, especialmente en Cisjordania, no creen que en realidad la AP planee tomar todo Israel a corto plazo, como fue confirmado por una cuestión inusual incluido en mi encuesta:
La Autoridad Palestina publica mapas oficiales, declaraciones, canciones y poemas que hablan de toda la Palestina histórica como perteneciente solamente a los palestinos, incluyendo ciudades como Haifa, Jaffa, y Tiberíades. ¿Cree usted que esto demuestra que su verdadera intención es trabajar hacia la liberación de toda Palestina algún día? 
En Cisjordania, sólo una cuarta parte respondió que sí a esta pregunta. En Gaza, cerca de la mitad lo hizo.
Esto en cuanto a las expectativas en los próximos cinco años. De cara a la próxima generación, es decir, 30 o 40 años, solamente una cuarta parte de los palestinos, ya sea en Cisjordania o en Gaza, espera que Israel "siga existiendo como un Estado judío", mientras que otro cuarto cree que se convertirá en un "Estado binacional de judíos y palestinos". Pero el 38% de la Ribera Occidental, junto con el 53% de los habitantes de Gaza, piensan que Israel ya no existirá en absoluto, ni siquiera como un estado binacional. Preguntados cómo eso va a suceder, se dividieron aproximadamente en partes iguales entre los que predecían que Israel "se derrumbaría por sus contradicciones internas" y los que dicen que "la resistencia árabe o musulmana lo destruirá".

¿Y la visión a muy a largo plazo, en un siglo a partir de ahora? Un mero 12% en la Ribera Occidental y el 15% de los habitantes de Gaza creen que Israel seguirá existiendo como un Estado judío. En Cisjordania, aunque el 20% declina por prudencia predecir lo que sucederá, una pluralidad (44%) cree que Israel será destruido o colapse. En Gaza, la mayoría absoluta (63%) anticipar con más confianza la destrucción o el colapso del Estado judío.

Para los políticos de todos los bandos, estas actitudes contrarias o incluso bifurcadas hacia el corto plazo en comparación, presentan tanto una oportunidad como un serio desafío. La oportunidad reside en la posibilidad de aprovechar los actuales signos de flexibilidad táctica con el fin de avanzar hacia condiciones de convivencia pacífica y, quizás en última instancia, hacia la resolución. La evidencia de los encuestados en la misma encuesta que viven en el este de Jerusalén sugiere que las relaciones de trabajo y los beneficios mutuos con los israelíes tienden a producir actitudes más moderadas. En cuestiones como la longevidad de Israel y los derechos de los judíos a la tierra, los 300.000 habitantes de Jerusalén son mucho más conciliadores que sus cuatro millones de compatriotas en Cisjordania y Gaza.

Pero luego está el grave problema: dadas las actitudes sobre el futuro a largo plazo, hay buenas razones para preguntarse si cualquier acuerdo de "estatus final" será verdaderamente respetado y definitivo. Y todo esto sin ni siquiera tener en cuenta las posiciones de los dirigentes palestinos, que, como he mencionado al principio, son marcadamente más de línea dura que las de un número significativo de la población que gobiernan.

Por ahora, Daniel Polisar ha contribuido con una serie de ideas clave en las cuestiones subyacentes detrás de la violencia palestina. De cara al futuro, espero que en su estudio ampliado retome áreas adicionales, más allá de las contempladas en su artículo de Mosaic, en los que existen amplias conclusiones para ser extraídas y analizado. También celebro sus pensamientos basados en datos sobre cómo las políticas israelíes pueden afectar las actitudes palestinas para bien o para mal, un punto que toca a la ligera, pero que creo se merece mucha más atención. (Como observa, las actitudes palestinas, aunque generalmente son estables en el tiempo, no son totalmente estáticas; creo que esas variaciones reflejan en gran medida las expectativas cambiantes de Israel.) Más especulativamente, yo espero alguna consideración de los reconocidamente inciertos vínculos entre las actitudes y el comportamiento. Aunque la mayoría de los palestinos dicen que apoyan la violencia contra los israelíes, sólo unos pocos actúan bajo ese impulso, y los episodios de inestabilidad y el terrorismo se alternan con períodos de gran calma. ¿Por qué?

Las respuestas a estas y otras preguntas intrigantes, sin duda arrojarán aún mayor luz sobre las cuestiones más amplias en juego, y el potencial para resolver o al menos reducirlas a proporciones más manejables.

Labels:

0 Comments:

Post a Comment

Links to this post:

Create a Link

<< Home