Friday, December 25, 2015

Dos secretos controladores iraníes del architerrorista Samir Quntar murieron con él - Debka



El líder de Hezbollah, Hassan Nasrallah, realizó un elogio de Samir Quntar en su funeral el lunes 21 de diciembre, pero no sólo fue breve, sino también poco tradicional. Después de culpar a Israel en un par de frases cortas de asesinarlo, Nasrallah prefirió alabar los actos y las cualidades de los terroristas muertos en otra ocasión.

Ese fue apenas el tributo que Hezbollah normalmente habría otorgado a un alto operativo muerto por misiles sionistas.

Los archivos de inteligencia y las fuentes antiterroristas consultadas por DEBKA explican este extraño comportamiento por los acontecimientos que condujeron al ataque.

El architerrorista druso había transferido finalmente sus servicios de Hezbollah a la Guardia Revolucionaria iraní. Mantuvo sus conexiones con Hezbollah, pero adoptó las órdenes de los iraníes con preferencia a las instrucciones de Nasrallah y el comandante de operaciones de Hezbollah en Siria, Mustafa Badr al-Din.

El comando iraní en Damasco le proporcionó dos apartamentos en el distrito de Jamaran, al sur de la capital siria, donde vivió y trabajó. Pero también le puso dos controladores iraníes, ambos oficiales de las Brigadas Al Qods del general Qassem Soleimani.

Los dos oficiales iraníes también murieron en el ataque con cohetes del domingo 20 de diciembre, junto con Quntar y su adjunto, Farhan Issam Sha'alan, el jefe de la organización "Resistencia Nacional de Siria en el Golán", que fue justo en esos momentos se preparaba para lanzar ataques profundos dentro del territorio israelí.

Las fuentes de DEBKA nombran a esos dos oficiales iraníes como Mohammed Riza Fahemi y Mir Ahmad Ahmadi. Sus ataúdes fueron trasladados a Teherán el día después del ataque.

El miércoles 23 de diciembre, el ejército israelí elevó el nivel de alerta en el Golán, las fronteras libanesas y sirias y en las principales carreteras del norte de Israel, a la vista de los signos de que el liderazgo iraní estaba decidido a vengar la pérdida del architerrorista y de los dos oficiales de inteligencia iraníes.

Nuestras fuentes de inteligencia nos informan que altos funcionarios iraníes han llegado a la conclusión de que Israel había apuntado a Quntar para acercarse a Teherán, en lugar de a Hezbollah. Su muerte ha sido vista como una advertencia de Jerusalén por la nueva red terrorista que el terrorista druso había establecido, en asociación con Siria y Hezbollah, para entrar en acción en contra de Israel, Irán tendría que pagar un precio elevado: más elementos de su estructura militar y de su inteligencia en Siria serían los próximos. Los líderes de Irán también decidieron, de acuerdo con esas fuentes, que las muertes de Quntar y de los dos oficiales iraníes no deben quedar impunes.

Pero el elogio apresurado y poco ceremonioso en el funeral también tenía un contexto oculto. Aunque el muerto era de fe drusa, la ceremonia se llevó a cabo de acuerdo a los ritos chiitas en el principal centro de Hezbollah de culto, la mezquita Shite Hosniyeh en el sur de Beirut. Los cientos de miles de drusos sirios, libaneses e israelíes que fueron testigos de la ceremonia estaban horrorizados al descubrir que Quntar había abandonado su fe ancestral y se había convertido a la fe chiíta musulmana.

Las fuentes de inteligencia y de contraterrorismo consultadas por DEBKA dicen que han conocido que el terrorista mantuvo su conversión en secreto, sin conocimiento de nadie en la comunidad drusa, sólo un puñado de altos funcionarios iraníes y de Hezbollah. Después de que su secreto ha sido revelado, sus compatriotas en Siria, el Líbano y el Golán sienten que fueron engañados por los agentes iraníes y de Hezbollah, y por Quntar, en la falsa creencia de que dirigía a un grupo de drusos autónomos, cuando en realidad era un renegado y un siervo del poder chiita.

Labels:

0 Comments:

Post a Comment

Links to this post:

Create a Link

<< Home