Saturday, December 26, 2015

Intromisión europea - Shmuel Rosner - Jewish Journal



En total 2.713.770 Nis en 2014-2015 (unos 640.000 €)

Israel está teniendo un nuevo debate sobre la libertad de expresión y la libertad de oposición de las ONG de izquierda a la hora de criticar a Israel en todo el mundo. Mucho de este debate está prefabricado: los diputados derechistas está tratando de llamar la atención pública, las ONG tienen la esperanza de obtener más fondos utilizando el victimismo, los líderes de la oposición tratan de utilizar el tema para su agenda política y los periódicos están en busca de material.

Parte de lo que sucede es real: Israel tiene unas preocupaciones legítimas con el nivel de participación internacional en la financiación y la dirección de unas ONG israelíes que tratan de cambiar el país [N.P.: eliminar su carácter judío]. Es un tema ya harto conocido.

Un artículo en The Guardian que se ocupa de este tema me llamó la atención (culpa de Facebook). Fue escrito por Hannah Weisfeld [N.P.: es la directora del grupo Yachad, una organización pro-paz y que también dice ser "pro-Israel", en realidad la versión británica de J Street], sin duda una bien intencionada judía británica que por alguna razón cree que ella puede ayudar a lograr la paz en el Oriente Medio Oriente. Le deseo suerte.

Weisfeld escribió el habitual, estereotipado y falto de entusiasmo elogio de la democracia de Israel, y también, y con referencia a los proyectos de ley que tienen como objetivo limitar la financiación de las ONG izquierdistas israelíes por los países europeos, escribió esto:
Los proyectos de ley de la Knesset hacen acusaciones indirectas, profundamente preocupantes, sobre la intención de los gobiernos europeos hacia Israel.
Tres comentarios rápidos:

1. No hay nada de acusaciones "indirectas" en estos proyectos de ley. Y sí, su objetivo es impedir que Suecia se entrometa en los asuntos de Israel.

2. No hay nada "profundamente preocupante" sobre el deseo general de Israel de mantener la intervención europea bajo control en las decisiones que afectan solamente a los israelíes.

3. Y, en efecto: Israel se pregunta sobre "la intención" de los gobiernos europeos "hacia Israel".

Los votantes israelíes tienen esta tendencia tan extraña de querer tomar sus propias decisiones, sin la influencia de los gobiernos extranjeros y su financiación de movimientos con una clara agenda política para que alteren sus decisiones.

Israel no interviene en la política de Suecia, por lo tanto Suecia debe mantenerse alejado de Israel.

Labels:

0 Comments:

Post a Comment

Links to this post:

Create a Link

<< Home