Friday, December 25, 2015

Juzgar una sociedad y a una comunidad no por hechos aislados, sino por su reacción a ellos - Elder of Ziyon



 Israel está asqueado y avergonzado por la emisión de un vídeo que muestra a unos extremistas judíos de derecha en una boda donde tras celebrar el enlace de dos jóvenes del grupo se celebró la muerte de árabes inocentes:
El vídeo publicado el miércoles mostraba a decenas de jóvenes extremistas de derecha israelíes, de los que se dice que están vinculados a los presuntos autores del asesinato de la familia Dawabsha, celebrando esa masacre en una boda celebrada la semana pasada. Las imágenes del vídeo provocaron de inmediato una extensa condena. 
El vídeo, publicado por el Canal 10, mostraba la celebración en Jerusalén donde se veía como algunos jóvenes enarbolaban cuchillos, rifles, pistolas y un cóctel molotov durante la boda. En medio de las festividades, una foto de bebé Ali Dawabsha, que resultó quemado hasta la muerte en el ataque del 31 de julio en la aldea cisjordana de Duma, era apuñalada en repetidas ocasiones por algunos participantes. La multitud en el video cantaba la letra de una canción que incluye un versículo de Jueces 16:28 que citaba a Sansón, ya ciego en Gaza , diciendo "golpearé hasta vengarme de los filisteos por mis dos ojos (arrancados)", pero cambiando la palabra filisteos por palestinos.
El vídeo es realmente horrible y repugnante. Y ya el mundo árabe lo está acogiendo como la prueba irrefutable de que todos los judíos israelíes son fanáticos y asesinos odiosos. Toda sociedad tiene sus elementos marginales del mismo modo que todos los foros de Internet tiene a sus propios locos. Es interesado y deshonesto apuntar a unos pocos incidentes de decenas de jóvenes enfermos como evidencia de las actitudes de una comunidad y de toda una sociedad. Por supuesto que estos hechos no se deben barrer debajo de la alfombra, pero tampoco deben ser utilizados como la prueba determinante. En cambio, usted puede juzgar a una sociedad viendo cómo reacciona ante este tipo de eventos en su seno.
El vídeo fue recibido con una dura condena de todo el espectro político. Minutos después de salir al aire, la diputada de la Unión Sionista y ex ministra de Asuntos Exteriores, Tzipi Livni, se levantó antes de la Knesset y arremetió contra los jóvenes de la película, diciendo que "es es el grupo que quiere destruir el Israel judío, destruyendo este estado desde dentro, destruyendo el gobierno desde dentro y sembrando el odio", a la vez que señalaba al diputado de Hogar Judío, Bezalel Smotrich.  
Livni dijo: "Esta es la gente que protesta por los interrogatorios de Shin Bet contra sus camaradas. Mi judaísmo no es el judaísmo de los que bailan con la sangre de los bebés", agregó en Twitter.  
Smotrich condenó la "ideología de los tag price", en referencia a los ataques de los extremistas de derecha contra los palestinos, pero intentó desvincularse de los extremistas diciendo que ese "no es el camino del sionismo religioso, y punto. La danza demoníaca con la imagen del bebé asesinado representa una ideología peligrosa y una grave pérdida de la humanidad", aseguró la web Arutz Sheva.  
El ministro de Agricultura Uri Ariel (también del Hogar Judío), un partidario abierto del movimiento de los asentamientos, condenó a los participantes en la boda. "El vídeo publicado por Canal 10 es demasiado impactante y uno no puede permitir la actividad de grupos radicales impulsados ​​por el odio", escribió Ariel en Facebook. "La violencia y el apoyo a la violencia merecen una única condena. Este no es el camino del sionismo y esto no es el camino del movimiento de los asentamientos", escribió Ariel, quien un día antes había pedido que el Shin Bet cerrara la división que se ocupa de los casos de terrorismo judío. 
El vídeo también fue denunciado por el Gran Rabino Ashkenazi David Lau, quien dijo que iba en contra de la tradición judía. Otras figuras religiosas también se pronunciaron en contra de lo sucedido en el vídeo.
Y no sólo se trata de los políticos. Los blogs, los mensajes de Facebook y los artículos de opinión están unidos en la condena de este acto - y no sólo porque deja en mal lugar a los judíos israelíes, sino porque los propios judíos israelíes están, naturalmente, horrorizados y quieren librarse de ese mal que habita en medio de nosotros.

El contraste con la forma en que la sociedad palestina reacciona ante sus propios desmanes no puede ser más claro y evidente. Después de meses de apuñalamientos, atropellos, ataques con piedras y bombas incendiarias  contra judíos inocentes, todavía tengo que encontrar una sola declaración en cualquier medio de comunicación social palestino que condene esas acciones por ser inmorales. Ni una condena. Al contrario, la reacción universal palestina ha sido justificar estos ataques o incluso celebrarlos.

Los Henkins asesinados a sangre fría: Nada. La masacre de los Fogels: Nada. La masacre en la sinagoga Har Nof: nada. Excepto la muy ocasional e "hipócrita condena", en inglés para los medios extranjeros, de Mahmoud Abbas. Allí nunca hay indignación moral ni examen de conciencia tras cada ataque a judíos inocentes. Mientras la enorme mayoría de los judíos condenan los vergonzosos actos de los suyos, los palestinos en cambio los celebran. Mientras  los judíos tratan de erradicar el mal que nace en medio de ellos, los palestinos nombran a sus escuelas y eventos deportivos con el nombre de sus "héroes" asesinos. Mientras los judíos se distancian de los crímenes en su nombre, los palestinos los abrazan y animan a su gente a protagonizar más.

A los judíos sionistas les enferma, con toda razón, a la vista de judíos aparentemente religiosos actuando de una manera tan repugnante. El día en que los árabes palestinos comienzan a reaccionar de la misma manera en vez de celebrar el asesinato de judíos civiles, será el día en que la paz pueda tener una posibilidad. No hay indicios de que esto ocurra a corto y medio plazo.

Labels:

0 Comments:

Post a Comment

Links to this post:

Create a Link

<< Home