Monday, January 11, 2016

El nuevo plan de estudios del Judaísmo de la Reforma estadounidense: ¿Alienar a los judíos americanos de Israel? - Hillel Fendel - Arutz Sheva



Un nuevo plan de estudios para las escuelas hebreas del Judaísmo de la Reforma en los Estados Unidos, y que ya utilizan en más de 10 escuelas de este tipo, amenaza con alejar a los jóvenes judíos americanos procedentes del ámbito liberal y progresista aún más lejos de Israel.

Creado por la rabino de la Reforma Laurie Zimmerman, el nuevo curso del grado 12 de la Kindergarten se titula "Replanteando Israel". Suponiendo que el enfoque sería por defecto afectuoso con los judíos de Israel, el título no es un buen augurio para los partidarios de Israel.

Y de hecho, el objetivo declarado del nuevo plan de estudios es "enseñar a los niños judíos a pensar críticamente sobre el conflicto palestino-israelí".

En un artículo publicado en la reciente edición de la revista Tower, los investigadores de StandWithUs Max Samarov y Amanda Botfeld comentan que con la llegada del nuevo curso "la siguiente fase de adoctrinamiento académico contra Israel ya está aquí, y en las propias escuelas hebreas de todo el país".

Su artículo se titula, "Entrampando a Israel: Las distorsiones del nuevo currículum escolar dirigido por partidarios del Boicot". En él dicen que "el principal autor, y la mayoría de los contribuyentes, de 'Replanteando Israel' forman parte del movimiento Boicot, Desinversión y Sanciones (BDS) contra Israel. Esto incluye la visión histórica del conflicto palestino-israelí del redactor del curriculum".

Samarov y Botfeld dan numerosos ejemplos de cómo se proporciona solamente la versión de una sola de las partes (la palestina) del conflicto árabe-israelí en Tierra Santa, que además de ser en muchos casos no sólo históricamente inexacta, sino que además no "fomenta el pensamiento crítico sobre el conflicto" en el que tanto insisten.

A continuación se muestra un breve resumen de estos ejemplos por los cuales el nuevo plan de estudios del Judaísmo de la Reforma intenta "Replantear Israel" en las mentes y los corazones de los jóvenes judíos relativamente desinformados:

- Se le resta importancia a la relación histórica entre el pueblo judío y la Tierra de Israel. Nunca se dice de manera clara que los judíos son indígenas de Israel, que Israel es el lugar de nacimiento de su identidad, idioma, religión y cultura, y que los judíos han mantenido una presencia continua en Israel desde hace más de 3,000 años, siendo así que los judíos exiliados mantuvieron su conexión única con la Tierra de Israel a lo largo de su historia.

- La visión general del plan de estudios encubre los siglos de opresión institucionalizada, de fiscalidad discriminatoria y de violencia contra los judíos, a la que debieron enfrentarse bajo el dominio musulmán en todo el Oriente Medio, incluida la Tierra Santa. El antisemitismo es mencionado sólo con relación a Europa y no con el Oriente Medio.

- En su "enseñanza" sobre la Guerra de Independencia de Israel de 1948, el nuevo curso afirma que los árabes, que originalmente atacaron a los judíos, "no podían competir con una Haganá bien entrenado y equipada", haciendo caso omiso a que estas fuerzas árabes eran apoyadas y equipadas por los británicos, y que fueron capaces de sitiar Jerusalén durante semanas. Cabe añadir también que la Yishuv judía no tuvo gran éxito a la hora de repeler las ofensivas árabes, y que sólo cuando los británicos abandonaron la zona y las naciones árabes atacaron al naciente país, los judíos empezaron, poco a poco, a salir victoriosos.

- El relato polémico de la "masacre" de Deir Yassin se narra de una manera acrítica, mientras que los numerosos relatos de civiles judíos asesinados por los árabes durante la guerra nunca se mencionan. Deir Yassin era una aldea situada en la ruta a Jerusalén desde la cual los árabes disparaban a los transportes de alimentos que llevaban la comida a la Jerusalén judía sitiada. Además, es bien sabido que no fueron 250 aldeanos los "masacrados", sino más bien entre 100 y 120 personas, que murieron en duros y violentos combates casa por casa.

- Israel es culpado por la cuestión de los refugiados palestinos, pero los líderes árabes son exonerados de la desposesión simultánea y de la difícil situación de los 850.000 refugiados judíos de los países árabes.

- La visión general del plan de estudios establece que "ninguna de las partes abrazó" el Informe Peel 1937, el cual abogaba por el establecimiento de un pequeñísimo Estado judío y un Estado árabe mucho más grande. No señalan, sin embargo, las diferencias entre las respectivas "faltas de apoyo" de las partes: El liderazgo árabe rechazó inequívocamente cualquier posibilidad de cualquier tipo de Estado judío, mientras que los líderes sionistas señalaron que estaban interesados ​​en la negociación.

- Respecto al Plan de Partición de la ONU de 1947, el resumen establece que los judíos lo apoyaron mientras que los árabes lo rechazaron. Sin embargo, explica detenidamente las objeciones de los árabes, pero no explica por qué muchos judíos tampoco lo aceptaron. Por ejemplo, se observa que los judíos "recién llegados" componían el 30% de una población que se adjudicaba el 56% del territorio, pero no se menciona que un 70% de ese territorio judío era un árido desierto, o que Jerusalén iba a ser una ciudad internacionalizada, o que muchos de los árabes eran igual de recién llegados que algunos de los judíos.

- El rechazo de Yasser Arafat a una oferta de paz de Israel de largo alcance en el año 2000 se presenta como una "argumentación" de Israel, en lugar de un hecho harto conocido. Del mismo modo, se ignora la oferta de Israel de 2008 renunciando a la casi totalidad de Judea, Samaria y Gaza por un acuerdo de paz, y su rechazo por Mahmoud Abbas.

- El movimiento BDS, que aboga por el "derecho de retorno" para los "refugiados palestinos y sus descendientes", se presenta de una manera totalmente acrítica: el BDS se describe como obteniendo "un significativo apoyo global" con la oposición única de las "organizaciones judías oficiales", cuando de hecho los líderes políticos occidentales, las principales instituciones académicas de América y la corriente principal de la comunidad judía, se oponen al BDS.

"Lo más atroz", escriben Samarov y Botfeld, "es cómo se ha ocultado o ignorado el violento racismo de los líderes y de las más prominentes organizaciones palestinas".

Habrá una segunda parte de este artículo donde se informará de la propuesta de integrar la narrativa palestina de una forma constructiva en este curso para jóvenes estudiantes judíos de los Estados Unidos.

Labels:

0 Comments:

Post a Comment

Links to this post:

Create a Link

<< Home