Sunday, February 21, 2016

Netanyahu respalda al jefe del IDF en sus comentarios sobre una fuerza proporcionada - Israel Hayon


El miércoles, cuando hablaba a unos estudiantes de una escuela secundaria de Bat Yam, Eizenkot dijo que los soldados israelíes deben utilizar solamente "la fuerza necesaria" contra los terroristas. No era decir gran cosa. Este es el código de los militares israelíes, viven con él y los que lo violan van a un consejo de guerra. Eizenkot lo sabe muy bien. A pesar de que sólo ha servido en su posición actual durante un año, tiene una larga carrera en el IDF en su haber. 
"Cuando hay una chica de 13 años de edad sosteniendo unas tijeras o un cuchillo, y hay una barrera entre ella y los soldados, no me gustaría que un soldado abriera fuego y vaciara un cargador en una chica así, incluso si comete un acto muy grave", dijo Eizenkot. "No operamos sobre la base de adagios, como ese [del Talmud]: 'Si alguien viene a matarte, adelántate y mátalo primero'. Pero no matamos a nadie con un par de tijeras. Un soldado puede mirar por la seguridad y disparar si él o sus compañeros están en peligro". 
Luego finalizó: "Si nuestras reglas de combate fueran de alguna manera no éticas, entonces pondrían en peligro a todo el IDF". 
Una vez más, nada de nada nuevo en todo esto. Entonces, ¿por qué decirlo como si ahora los israelíes no se adhirieran a este principio, a menudo bajo su propio riesgo?

El jefe del IDF tiene razón, pero sus opiniones son engañosas - Dan Margalit

El jefe del Estado Mayor del IDF, el teniente general Gadi Eizenkot, sirvió a unos estudiantes israelíes de secundaria un argumento a medio hacer a principios de esta semana, ofreciendo una interpretación equivocada del proverbio del Talmud "Si un hombre viene a matarte, adelántate y mátalo primero".  Descartó esto sin pensarlo demasiado. Oficiales de la reserva fueron rápidos en ofrecerle un lacónico apoyo.

Las Fuerzas de Defensa de Israel deben adoptar este principio judío que encapsula la esencia misma de la autodefensa. Si hubiera recordado el dicho de que "el sentido final debe emerger desde el primer pensamiento"  habría articulado su mensaje como este que sigue:
"Ese dictamen judío [" Si un hombre viene a matarte, adelántate y mátalo primero "] debe ser el principio de los soldados del IDF cuando se enfrentan al terrorismo palestino. No hay duda de que cualquier persona que se lanza contra un soldado israelí mientras empuña un cuchillo u otro objeto punzante - incluso si resulta ser una tijera - deben ser disparado en el acto. Los primeros disparos deben dirigirse a las piernas. y eso es lo que el IDF recomienda. y una vez dicho esto, a pesar de los esfuerzos sinceros del IDF para minimizar las bajas palestinas, las reglas de un enfrentamiento son claras y no dejan lugar a dudas. Un soldado que siente una amenaza inmediata para su vida debe hacer todo lo que le lleve a salvarse a sí mismo, en lugar de detenerse y reflexionar, en el momento más crítico, cual son las verdaderas intenciones del palestino que empuña el cuchillo u otra arma".
Esta regla está en el corazón mismo de las acciones del IDF. Por supuesto, esta regla debe aplicarla sólo si las circunstancias justifican esa acción, y el soldado debe aplicar su propio juicio, es decir, él o ella es el que debe decidir no disparar si cree que no hay un peligro real que amenaza su vida o la de otros. Para Eizenkot, esto significa que un soldado bien armado no debe apuntar a una niña vulnerable, al igual que el IDF debe salvar la vida de un terrorista que se entregue, se tumbe, o está incapacitado o herido.

Eizenkot quería inculcar buenos valores a esos jóvenes israelíes. Ese mensaje es importante, no sólo cuando se comunica a los futuros soldados, sino también a otros en Occidente, donde el terrorismo está haciendo cada vez más incursiones gradualmente. En esencia, lo que Eizenkot estaba diciendo es que la gente debe seguir aplicando una autolimitación. Él quería cimentar las normas ya existentes en lugar de establecer un nuevo estándar. En otras palabras, él quería reforzar las normas morales ya existentes. Él no trató de reinventar la rueda.

Sin embargo, Eizenkot debió citar esa norma vigente - de hecho, un muy buen consejo - en lugar de realizar una observación que parecía dar a entender su inexistencia. Como resultado, él ha quedado como si estuviera dando la razón a la estúpida retórica de la muy sesgada canciller sueca Margot Wallstrom. Sin lugar a dudas, muchas malas personas que odian a Israel tratarán de apoderarse de sus comentarios. Ellos se centrarán en sus comentarios y no mencionarán que cada soldado ya sabía muy bien lo que quería decir.

Las muestras de apoyo a Eizenkot del ministro de Defensa Moshe Yaalon y del primer ministro Netanyahu también debería incluir algunas notas al pie de página para que sus puntos de vista seán muy claros.


El jefe del IDF se equivoca - Nadav Shragai

El debate sobre si es preciso disparar a matar a terroristas palestinos o simplemente disparar para someterlos, y en qué circunstancias una u otra acción debe ser aplicado, es legítimo. En este contexto, la indicación del jefe de Estado Mayor del IDF, el teniente general Gadi Eizenkot de que sus soldados se abstengan de disparar ante una niña de 13 años de edad que trate de agredirlos a ellos, o a otros, armada con un cuchillo o unas tijeras cuando hay "una barrera entre ella y los soldados" es razonable. Someterla es suficiente.

Pero Eizenkot cometió un error por dos veces. En primer lugar, porque no continúo con la segunda parte de la ecuación moral: En cualquier caso que haya vidas en peligro, puede ser preciso disparar, y si es necesario, tirar a matar. En segundo lugar, el jefe de personal cometió un error al realizar una patética conexión entre las diferentes y cambiantes situaciones de la actual "Intifada de los cuchillos" y la regla talmúdica "Si alguien viene a matarte, adelántate y mátalo primero". Eizenkot rechazó ésta última norma, como un prudente mero "dicho" y hablando de él con cierto desprecio.

"Si alguien viene a matarte, adelántate y mátalo primero" no es un mero "dicho". Es una antigua norma midráshica que se enseña como parte de la revisión semanal de la Torá, la denominada Pinchas (Números 25: 10-30: 1). Es un bloque argumental sobre la moral judía y la guerra, y muy especialmente la lógica detrás de la autodefensa. Esa regla se ha integrado en los códigos morales del renacimiento judío en la Tierra de Israel. Así el estado actuó en consecuencia adoptando una acción preventiva contra los ejércitos árabes en la Guerra de los Seis Días, cuando se destruyó el reactor nuclear de Irak, y cuando desplegó el ejército israelí para muchas otras misiones de prevención preferente, y no sólo como "medidas represivas". La norma de "si alguien trata de matarte..." también ha tenido también un lugar prominente en el derecho de los soldados y civiles para defenderse ante las primera, segundo y tercera intifadas.

Supone despedir flagrantemente todo lo que pueda ser visto por nuestros enemigos como un error producto de la debilidad y la vacilación. También podría debilitar el espíritu del ejército y sembrar la confusión y la duda entre los soldados. Eizenkot haría bien en corregir su error y reformular sus expectativas.

Una cuestión distinta, y que se ha discutido muchas veces en los últimos meses, es si en el caso de que haya vidas en riesgo, los terroristas deben ser sometidos o bien muertos a tiros. No hay una sola respuesta. A veces hay razones para capturar al terrorista con vida para poder ser interrogado. A veces es prudente disuadir a futuros terroristas matando al atacante más agresivo y peligroso. A veces es necesario matarlos porque un terrorista herido sigue siendo peligroso. A menudo, también hay un lugar para la ética de la guerra, y cuando es posible evitar matar a los terroristas, someterlos siempre sería preferible, todo dependiendo de la hora, el lugar y las circunstancias. Eizenkot, en todo caso, debe hablar con más cuidado.

Labels:

0 Comments:

Post a Comment

Links to this post:

Create a Link

<< Home