Sunday, June 26, 2016

Abbas, un antisemita de la vieja escuela - Dr. Haim Shine - Israel Hayom



El presidente israelí Reuven Rivlin estaba dispuesto a reunirse esta semana con el presidente palestino, Mahmoud Abbas, cuando ambos estaban en Bruselas. Rivlin, debido al cargo que ocupa, representa el consenso israelí y tiene un auténtico deseo de vivir en paz y seguridad. Pero Abbas optó por ignorar la mano extendida de Rivlin y rechazó al presidente israelí.

Y es que una y otra vez Abbas muestra su verdadera cara: su rechazo crónico de la paz. Él se adhiere a la vieja escuela del antisemitismo, la negación del Holocausto, la difusión de ideas venenosas y la incitación contra los demás. Los ex primer ministros Ehud Barak y Ehud Olmert, y más recientemente el líder de la oposición Isaac Herzog, le ofrecieron concesiones tras concesiones, incluso Jerusalén, sólo para encontrarse con un rechazo de plano.

A pesar de esto, la izquierda israelí ha seguido culpando a Israel por la falta de avances en el proceso de paz, y ha sido implacable en sus esfuerzos por lograr que el público israelí compre la vieja narrativa de que la "ocupación" impide la paz. Pero la realidad es que Israel no tenía paz incluso cuando no existía ninguna "ocupación". De hecho, se firmaron tratados de paz con estados árabes solamente después de que la "ocupación" existiera.

El rechazo de Abbas tiene sus razones que no son nuevas: Él no representa realmente a los árabes en Judea y Samaria o de la Franja de Gaza; carece de legitimidad en la calle palestina al reconocer el derecho de Israel a existir; sabe que cualquier concesión que haga sólo acelerará su salida de la presidencia y acortará su vida; los palestinos no están dispuestos a aceptar la visión de una solución de dos estados, y en su lugar quieren una solución de un estado que reemplazaría a Israel con un nuevo estado musulmán entre el mar Mediterráneo y el río Jordán.

Occidente, debido a su situación interna, prefiere contemplar el conflicto palestino-israelí como la principal fuente de motivación para el terrorismo yihadista. Los países occidentales están bajo la ilusión de que si Israel se retira a las fronteras de 1967, los terroristas islámicos serán sometidos a una transformación y mostrarán algo más de amor fraternal. Debido a motivos ocultos, estos países están presionando solamente a Israel, mientras que dejan que Abbas eluda su responsabilidad para detener la incitación y poner en marcha el proceso de paz.

La izquierda israelí, con la ayuda de los medios de comunicación, ha creado la impresión de que la sociedad israelí está a punto de desmoronarse. Se trata constantemente de fomentar la melancolía y la desesperación, y de convencernos de que las cosas son terribles y no hay ninguna esperanza.

Un desconocido que llegara a Israel y leyera los periódicos israelíes y escuchara a los expertos de los medios llegaría a la conclusión de que los israelíes están haciendo sus maletas para dirigirse en masa a Berlín. La izquierda ha convencido a Abbas que debe esperar hasta el momento oportuno porque los judíos se derrotarán a sí mismos.

Pero nada podría estar más lejos de la verdad. Los israelíes son fuertes; creen en sí mismos y saben que este es su único hogar, su patria, y no van a salir de aquí nunca. También están convencidos de que Judea y Samaria proporciona al centro de Israel, allí donde vive la mayor parte de la población, una fuerte línea de defensa.

La paz sólo llegará cuando los árabes entiendan que los judíos no son arenas movedizas, sino que hemos llegado a ser la piedra angular de este territorio nacional. Estamos seguros de nuestra ruta y tenemos fe en nuestras fuerzas.

Labels:

0 Comments:

Post a Comment

Links to this post:

Create a Link

<< Home