Saturday, June 25, 2016

Diplomático americano que presionó a favor del acuerdo con Irán no dio a conocer que recibía pagos de Boeing, interesada en vender aviones a Irán por 25 billones de dólares - The Tower



Un veterano diplomático estadounidense que presionó a favor del acuerdo nuclear con Irán, lo que permitió finalmente a Boeing vender aviones a la compañía estatal iraní Iran Air por valor de 25 billones de dólares, no dio a conocer que cobró de Boeing durante el tiempo que abogó por el acuerdo, según informo The Daily Beast.

Thomas Pickering, un ex embajador en Rusia, India, Israel y las Naciones Unidas y que sirvió bajo los presidentes George HW Bush y Bill Clinton, confirmó a The Daily Beast que fue un empleado de la Boeing Corporation desde 2001 a 2006, después de lo cual continuó su asociación con la empresa como consultor remunerado hasta finales de 2015.

Durante el debate sobre el acuerdo nuclear, Pickering testificó ante el Congreso, presionó a legisladores y publicó numerosos artículos promoviendo el acuerdo. The Daily Beast no pudo encontrar ningún registro revelando sus vínculos con Boeing, una empresa que pretendía beneficiarse de la oferta.

Neil Gordon, un investigador para el Proyecto de Supervisión del Gobierno, un grupo de vigilancia, dijo a The Daily Beast que Pickering debería haber revelado sus vínculos con Boeing. "Creo que era necesario para el debate público. Es necesario para que el público se de cuenta plenamente de los intereses financieros de los participantes. Algunos de ellos podrían tener una participación financiera directa en un resultado particular".

El 16 de junio de 2014 Pickering testificó ante el Comité de Servicios de la Cámara a favor del acuerdo nuclear y en contra de la imposición de nuevas sanciones contra Irán. En su biografía proporcionada a la comisión, Pickering sólo comentó su servicio militar y sus relaciones con el gobierno, sin ningún lazo comercial.

También fue co-autor de un artículo de opinión en el diario The Washington Post en 2014 y un artículo en Tablet de 2015 abogando por el acuerdo sin revelar su conexión con Boeing. (En este último artículo, Pickering rechazó las preocupaciones de que Irán podría utilizar los fondos procedentes del alivio de las sanciones para financiar grupos terroristas o al régimen del dictador sirio Bashar al-Assad. De hecho, Irán ha incrementado su presupuesto de defensa en un 90% desde la puesta en práctica de la operación)

Una investigación del Washington Free Beacon a principios de este año reveló que Boeing tenía un equipo de 11 grupos de presión para promover el acuerdo. Boeing puede haber gastado hasta 4.956.000 de dólares en sus esfuerzos de presión en el cuarto trimestre de 2015. Según lo divulgado, uno de los temas tratados fueron las "Relaciones Estados Unidos e Irán".

La decisión de Boeing de vender aviones a Irán ha sido muy criticada. Legisladores republicanos Peter Roskam (Illinois) y Jeb Hensarling (Texas) enviaron una carta al consejero delegado de Boeing Dennis Muilenburg la semana pasada argumentando que "las empresas estadounidenses no deberían ser cómplices a la hora de armar al régimen iraní".

Emanuele Ottolenghi, un alto miembro en la Fundación para la Defensa de las Democracias, advirtió que la historia de la utilización de aviones civiles con fines militares por parte de Irán podría hacer de Boeing un cómplice del apoyo de Irán a Assad, incluidos los crímenes de guerra del régimen. Si las ventas de aviones se demuestran que han ayudado a los abusos del régimen de Assad, la compañía podría llegar a ser objeto de sanciones.

Labels:

0 Comments:

Post a Comment

Links to this post:

Create a Link

<< Home