Wednesday, June 22, 2016

La búsqueda de una coalición centrista y laica - Eylon Aslan-Levy - Matzav Blog



Los israelíes saben que no debieran tomar demasiado en serio las encuestas de opinión política, desde luego no demasiado tan alejadas de una próxima elección y cuando nadie sabe exactamente quienes acudirían. Sin embargo, una encuesta escenario transmitida la noche del lunes por el Canal 1 israelí levantó una tentadora perspectiva: no es imposible que una coalición centrista  y laica podría estar cerca de ganar una mayoría absoluta en la Knesset.

De acuerdo con la encuesta de Teleseker, si las elecciones se llevaron a cabo mañana el Likud se colapsaría pasando de 30 a 22 escaños en un parlamento de 120 escaños. Ganando a su costa el Hogar Judío que pasaría de 8 a 13 asientos, el partido Yisrael Beitenu que saltaría de 6 a 9 escaños, el Yesh Atid que se dispararía de 11 a 20 escaños y ya próximo al Likud.

La Unión Sionista, fusión del partido Laborista y del Hatnuah de Tzipi Livni, implosionaría de 24 a 9 escaños. La escisión del Likud, el Kulanu, también caería de 10 a 6 escaños. Loa partidos haredi, Shas y Judaísmo Unido de la Torá, así como la Lista árabe y la izquierda del Meretz mantendrían sus actuales niveles de apoyo. Curiosamente, un nuevo partido del ex ministro de Defensa Moshe Yaalon afirmaría 10 escaños si hipotéticamente fuera con el ex número dos del Likud Gedeón Saar y ex primer ministro Ehud Barak en la lista.

En tal escenario, Yair Lapid sería un candidato viable para ser el próximo primer ministro de Israel con 20 asientos con el Yesh Atid. Para formar un gobierno necesitaría otros 41 escaños en su coalición. Si se añade los 10 de Ya'alón, los 9 de Yisrael Beitenu, los 9 de la Unión Sionista, y los 6 de Kulanu, esta posible alianza tendría 54 escaños, a sólo 7 de la mayoría. Esto todavía no sería suficiente. Lapid hipotéticamente también podría formar un gobierno con Hogar Judío (su muy buena relación con Naftali Bennett a partir de 2013 hace que esta no sea imposible), pero el gobierno tendría entonces una clara inclinación hacia la derecha. Si estas encuestas se materializaran, Benjamin Netanyahu probablemente permanecería como primer ministro: su actual coalición de gobierno conservaría su mayoría. Pero esto no es una conclusión inevitable.

Si los números cambiaran lo suficiente para que Lapid tuviera una coalición plausible, es probable que los partidos que podrían unirse a su gobierno lo harían. Netanyahu ha sido el primer ministro desde hace una década, y los cuchillos ya están fuera de sus fundas. Él es una fuerza tan dominante que sus rivales entienden que tiene que ser dejada de lado para que puedan avanzar. Yaalon y Avigdor Lieberman también codician la jefatura del gobierno y la eliminación del poder de Netanyahu es un primer paso necesario, aunque tampoco pueden beneficiarse inmediatamente. Es muy poco probable que ellos estarían de acuerdo en entregar a Netanyahu su quinto mandato si fuese posible declarar el final de su carrera política.

Una alianza de este tipo sería ampliamente centrista y laica. Hipotéticamente podrían figurar Ya'alón de vuelta al ministerio de Defensa, Liberman volvería al ministerio de Asuntos Exteriores, Moshe Kahlon estaría de vuelta en el ministerio de Finanzas y la Unión Sionista tendría tal vez la cartera de Justicia. Liberman es conocido internacionalmente como un político de línea dura radical, pero es conocido en el país como sorprendentemente pragmático y flexible con normas maquiavélicas. Yaalon es sin duda de derecha, pero su apoyo a la iniciativa de los asentamientos se basa en una doctrina de seguridad, no en una ideología religiosa. Al igual que el efímero gobierno de Netanyahu de 2013-2015, esta coalición estaría libre de cualquiera de las partidos deseosas de una importante coerción religiosa, no conteniendo a ningún partido con ganas de apaciguar a los partidos haredi con miras a su inclusión en un futuro gobierno, como lo hizo el Likud.

En cuanto a la parte hipotética, Yaalon anunció en la conferencia de Herzliya de la semana pasada su intención de postularse para la jefatura del gobierno en las próximas elecciones, y está explorando fundar su propio partido. Tampoco Saar-Barak, cuyas críticas mordaces del primer ministro en la conferencia levantaron las sospechas de que estaban planeando su propia reaparición, han comentando correr con Yaalon. Sin embargo, desde que otro sondeo de ayer demostró que el 65% del público no quería que Barak volviera a la política, su presencia hipotética en la lista de Yaalon no es una fuente de apoyo.

Labels:

0 Comments:

Post a Comment

Links to this post:

Create a Link

<< Home