Friday, June 24, 2016

Una triste indiferencia por el legado de los fundadores de Israel, salvo para los sionistas religiosos - Israel Harel - Haaretz


2014, Plaza Rabin, Tel Aviv. Vigilia espontánea tras el descubrimiento de los cuerpos de tres adolescentes israelíes que fueron secuestrados y asesinados por militantes de Hamas en Cisjordania.

El Dr. Avraham Tzivion, de bendita memoria, uno de los confidentes más cercanos de David Ben Gurion, fue el primer director del centro educativo Midreshet Ben Gurion en Sde Boker, y más tarde el director de la división de educación de adultos del Ministerio de Educación. En 1991, cuando la caída en interés - y en identificación - con los padres fundadores de Israel le dolió, fundó el grupo sin fines de lucro Padres Fundadores.

La organización llevó a cabo seminarios sobre una amplia gama de temas: la Segunda Aliya de 1904-1914, los judíos que se mueven fuera de la ciudad vieja de Jerusalén, la fuerza de choque pre-estatal el Palmaj, la obra de escritores como Shai Agnon, Nathan Alterman y Avraham Shlonsky, y mucho, mucho más.

Hace alrededor de 20 años, me invitaron a uno de estos seminarios, que se celebró (y continúa realizándose) durante los fines de semana en el Kibbutz Ma'aleh Hahamisha. Entre los 70 o más participantes, los que guardaron el sábado judío fueran muy pocos.

Hace dos años, 10 años después de la muerte de Naomi Shemer, fui a un seminario sobre su legado musical y cultural. Esta vez cientos de personas se encontraban en una sala mucho más grande, pero la verdadera sorpresa, bordeando el shock, fue la composición de los participantes. Ya no eran veteranos de los kibutzim y moshavim, con el pelo gris y sus camisas de trabajo azul. En su lugar, alrededor del 60% de las personas en la audiencia eran religiosas.

Un conocido, que con sus amigos de Samaria no se pierde ni uno solo de esos seminarios, me preguntó lo que pensaba. (Más de 70 seminarios de este tipo se han realizado hasta el momento y nunca se ha llevado a cabo un seminario sobre el sionismo religioso o los colonos. Una propuesta de celebrar un seminario de este tipo en el 40 aniversario del movimiento de colonos Gush Emunim fue desechada cortésmente).

Estoy preocupado, le contesté. Naomi Shemer, el Kineret, el valle del Jordán, la cuna de los asentamientos en la tierra - después de todo, eso era lo que quería Tzivion tanto para impartirlo a los descendientes de "los que llegaron primero".

La semana pasada participé en un seminario sobre la poesía de Rachel Bluwstein. Alrededor del 55% de los 310 participantes eran religiosos. Ellos aprendieron, a través de las interpretaciones de sus poemas, sobre la Segunda Aliya y sus integrantes más notables, sobre cómo fue enviada desde Degania porque tenía tuberculosis, a Tel Aviv, donde vivió el breve resto de sus días, sobre el periódico Davar donde publicó muchos de sus poemas, sobre Berl Katznelson, Moshé Beilinson y su amor secreto, Zalman Shazar, un futuro presidente de Israel.

Una vez más estaba preocupado, no porque los miembros del movimiento sionista religioso se interesen por la herencia de los padres fundadores y anhelen aprender sobre su patrimonio y cantar sus canciones con pasión. De ninguna manera. Después de todo, esta herencia, más que cualquier otra (a diferencia de las tendenciosas teorías de académicos y columnistas, que sólo se citan las enseñanzas mesiánicas del rabino Abraham Isaac Kook), es lo que llevó a muchos sionistas religiosos a la empresa de asentamientos.

Mi tristeza provenía del hecho de que los descendientes directos del legado de Rachel y de sus soñadores compañeros de esa generación - y aquellos que cumplieron esos sueños - muestran bastante poco interés en este patrimonio. Y lo cierto es que ya no están entre aquellos que cumplen sus sueños.

Qué está pasando aquí, le pregunté al presidente actual, Uri Naveh. Este fenómeno me mantiene despierto por la noche, me dijo. La organización ahora está haciendo un gran esfuerzo para atraer a participantes no religiosos, me comentó.

Durante una pausa, comenzó una discusión sobre la creciente voluntad de donar órganos. Este año, varios miles de personas se ofrecieron para donar un riñón por razones altruistas. En otras palabras, los donantes no conocen a los destinatarios y no reciben ningún tipo de compensación financiera, según comentó la profesora Teresa Klein especializada en trasplantes.

"Después de extensos exámenes médicos, psicológicos y legales, alrededor de unos 360 ​​de los voluntarios se consideraron adecuados. A este ritmo, la lista de espera para trasplantes de riñón se reducirá enormemente y se salvaran muchas vidas", dijo Klein.

"Supongo", comentó alguien que tomaba parte en la discusión, "que la mayoría de los donantes pertenecen a la comunidad que el periodista Oshrat Kotler y sus amigos etiquetan como 'insana', es decir, son colonos". "Muy a mi pesar, esa no es una conjetura", afirmó Klein quien conocía bastante bien la respuesta. "Es un hecho".

Labels:

0 Comments:

Post a Comment

Links to this post:

Create a Link

<< Home