Thursday, July 28, 2016

Un extraño ataque a la legitimidad de Israel y Siguiendo los pasos del Mufti - Dan Margalit / Edy Cohen - Israel Hayom



El presidente palestino, Mahmoud Abbas, tiene muchas caras, pero nunca pareció tan delirante como hasta este lunes cuando anunció que había pedido ayuda a los países árabes para llevar a la Gran Bretaña ante la Corte Penal Internacional por la Declaración Balfour de hace casi 100 años. Las cerca de 50 palabras de la nota del anterior secretario de Asuntos Exteriores Arthur James Balfour, que remitió al segundo barón Walter Rothschild, prometían que Gran Bretaña trabajaría para establecer un hogar nacional para el pueblo judío en la tierra de Israel, sin perjudicar a los demás.

La Declaración Balfour fue precedida por 12 borradores. Leonard Stein escribió sobre ella en un libro de 500 páginas. El padrino fue el Dr. Chaim Weizmann, que más tarde se convirtió en el primer presidente de Israel. Cuando Balfour se preguntó por qué el Estado debía establecerse exactamente en la Tierra de Israel, Weizmann le respondió: "Jerusalén era nuestra cuando Londres era todavía un pantano".

Sin embargo, la Declaración Balfour no existe en el vacío. El mundo la apoyó. Incluso el rey Faisal de Irak, cuya familia era originaría de Arabia Saudita, alcanzó un acuerdo con Weizmann sobre los términos de la nota. La declaración fue aprobada en 1920 por una conferencia internacional que se reunió en San Remo, después de la Primera Guerra Mundial, y recibió la aprobación del mandato para el Consejo de la Sociedad de Naciones en 1922, dando validez internacional a la Declaración Balfour, así como la resolución de la ONU de 1947 que establecía un Estado judío en parte de la tierra de Israel.

Así pues. Gran Bretaña no puede ser condenada como si la declaración Balfour - que fue la gran excusa para las revueltas árabes en la Tierra de Israel durante casi todos esos años - existiera en una burbuja. Si la Corte Internacional discute el asunto, tendría que abordar la cuestión de si la existencia de Israel es legítima a los ojos del mundo, sin tener en cuenta las decisiones de ese mismo mundo sobre el tema hasta el momento.

Puede ser que el desesperado movimiento de Abbas oculte esa malicia. Él tiene la esperanza de que si puede poner a Gran Bretaña a juicio por el documento de 1917, la justicia del sionismo será puesta en duda en lo sucesivo. Este enfoque ciertamente no cae ciertamente en línea con su pretensión de apoyar una solución de dos estados y de ser un socio "moderado" para la paz.

Cuando se piensa en su decisión, se trata de un recurso de risa. Es tan ridículas que uno se preguntó por qué limita su acusación a Gran Bretaña. ¿Qué hay de culpar a Dios por prometer a Abram que "a tu descendencia le daré esta tierra" (Génesis 12: 7)? Estos parecen unos "motivos" mucho más definitivos para una demanda penal que la nota de Balfour.



Siguiendo los pasos del mufti - Dr. Edy Cohen 

La Declaración Balfour, o "la promesa maldita" como se le denomina en árabe, establece el compromiso escrito por parte de Gran Bretaña para apoyar el establecimiento de un hogar judío en la Tierra de Israel. La declaración no anula el establecimiento de un estado árabe junto al judío, algo que los árabes han rechazado de plano varias veces en el transcurso del conflicto palestino-israelí. El presidente palestino, Mahmoud Abbas, no es el primer líder palestino que ha tratado de ir en contra de la Declaración Balfour. De hecho, el ex mufti de Jerusalén, Hajj Amin al-Husseini, la combatió sin descanso. Por otra parte, la mayoría del apoyo político y financiero al mufti por parte del Tercer Reich tenía que ver con la declaración y la oposición a dicha declaración.

Todo el mundo conoce que los árabes saben hacer propaganda que suene bien a los oídos occidentales. Sus mentiras y su incitación son ilimitadas. Hoy en día, están explotando cínicamente la celebración de la Nakba palestina al igual que, en el pasado, el mufti de Jerusalén gritaba y cínicamente protestaba en Alemania durante el aniversario de la Declaración Balfour para ganarse el favor de los nazis.

En efecto, en cuanto el mufti llegó a Alemania se encargó de marcar el aniversario de la declaración Balfour con el apoyo de la comunidad árabe de Berlín marchando por las calles y dando un sermón en una mezquita de Berlín. Esto es lo que dijo el 2 de noviembre de 1943: "En este día, hace 26 años, se emitió esa mala nueva que fue la Declaración Balfour, la cual tiene la intención de establecer un hogar judío en Palestina siguiendo el esquema judío-inglés de la guerra anterior. Esta declaración abusiva vino de la Gran Bretaña, y le da a los judíos tierra árabe musulmana, allí hacia donde se dirigía la primera oración musulmana, la tierra natal de la mezquita de al-Aqsa y otros lugares sagrados para el Islam".

"Esta traición británica de los árabes se produce después de la que la precedió, cuando Gran Bretaña y sus aliados dividieron a los países árabes que habían perdido su independencia bajo el Acuerdo Sykes-Picot. Más tarde, cuando los árabes comenzaron a dudar de las intenciones de Gran Bretaña, fue disuadida de prometer oficialmente en 1918 - por el mismo Arthur Balfour - que una vez más respetaría su independencia, Gran Bretaña hizo dos promesas contradictorias a dos pueblos diferentes de una sola vez... mantuvo su promesa a los judíos y violó sus contratos con los árabes".

Las palabras del mufti ganaron un importante apoyo entre los líderes nazis que participaron en cada evento que organizó, e incluso le proporcionaron un apoyo financiero ilimitado. Tomemos por ejemplo lo que el líder de la Gestapo Heinrich Himmler escribió al mufti en el aniversario de la Declaración de Balfour: "Desde que se fundó, el Partido Nacional Socialista siempre ha promocionado una guerra contra los judíos del mundo Por lo tanto, siempre ha sido un apoyo especial en esta guerra. Este reconocimiento compartido busca la libertad de los árabes, especialmente en Palestina, contra los invasores y enemigos judíos, y la guerra contra ellos es la sólida base de la alianza natural entre Alemania y los musulmanes que buscan la libertad. En el aniversario de la miserables Declaración Balfour, les extiendo mis más cordiales sentimientos y deseos de éxito".

En lugar de extender una mano en paz, Abbas el negador del Holocausto está adoptando la política del mufti y el Partido Nazi, una política que busca destruir el Estado judío.

Labels: ,

0 Comments:

Post a Comment

Links to this post:

Create a Link

<< Home