Thursday, August 04, 2016

¿Por qué el Likud tiene miedo de Bennett? - Yoaz Hendel - Ynet




Todo se reduce a la plataforma de un partido, o más exactamente, a la falta de un mensaje adecuado y claro. Esta es también la razón de la crisis actual: la razón por la que a Naftali Bennett se le está acusando de un montón de apodos coloridos por los comentaristas de Internet que se hacen llamar miembros del Likud.

Bennett tiene una estrategia política organizada, por la que las zonas C de Cisjordania serían anexionadas a Israel y a los palestinos se les daría una profunda autonomía en el resto del territorio. Yo creo que es un plan parcial y algo defectuoso, pero estoy de acuerdo con su lógica global. Es lo más parecido a mi visión del mundo. Pueden oponerse a este plan, pero al menos con Bennett tienen algo a lo que oponerse. El Likud, por el contrario, no tiene nada que ofrecerles.

Busquen a un solo dipitado que les comente los planes del Likud sobre asuntos estratégicos. ¿Una solución de dos estados? ¿La iniciativa saudí (de la que, en el pasado, incluso los iconos de izquierda como Yossi Beilin ni querían hablar)? ¿Anexión? ¿Jerusalén? No hay respuestas disponibles. Y no hay ni siquiera una plataforma del partido a la que hacer referencia.

Lo que sí tenemos son declaraciones: El discurso de Bar Ilan del primer ministro Netanyahu y las tácticas de miedo que invocan constantemente las izquierdistas; un discurso ante el Congreso en el que se menciona el valle del Jordán (al sur de Beit Shean); discursos que citan una Jerusalén unida, lo que ocurre mientras existe una congelación de la construcción; discursos acerca de como derrotar a Hamas, mientras que a su gente se les permite recibir dinero a través de Qatar; discursos opuestos a la Autoridad Palestina que se producen en conjunción con el apoyo que se le da a través las transferencias de dinero; discursos sobre el Monte del Templo, junto con el acto de ignorar la destrucción de las antigüedades judías que allí se producen, así como las agresiones de la gente del Waqf a los arqueólogos durante la semana pasada.

Un partido en el poder sabe sus límites. Hay que engatusar a sus votantes y hablar de terribles amenazas, y hay esos otros que rebajan sus mensajes. Pero todo el mundo hace trampas en cierta medida. Funciona siempre y cuando ellos no se crean su propio mensaje.

Pero vamos a dejar de lado el ámbito estatal, por un momento, y pasemos a los asuntos sociales. El Likud, después de todo, es el partido del pueblo. La ministra de Cultura Miri Regev es la reina, la representante de los oprimidos y la que se ocupa de los intereses de la gente mizrahi. Pero los que buscan en los lugares correctos pueden ver los casos que se están ignorando por completo.

Esta semana, Yoav Laloum, un abogado ultra-ortodoxo, afirmó en público y con valentía el nombre de otra escuela ultra-ortodoxa - Beit Yaakov en Ramat Beit Shemesh - que niega el registro de niñas con apellido mizrahi para el próximo año. Están sentadas en su casa esperando. Leí las palabras de Laloum y me partió el corazón. Esto está pasando cerca de mi ciudad natal. Las niñas están siendo discriminadas cerca de mí, y no hay nadie que hable por ellas.

El Shas no parece preocuparse demasiado por esta discriminación, tal vez porque no está relacionada con el presidente del Canal 10 Rami Sadan. Y Regev, quien aprovechó la oportunidad para criticar a un conocido y estúpido crítico de filmes (por sus críticas contra los mizrahim), alguien que carece de importancia en apenas diez minutos, no se preocupó demasiado por estas chicas. La cuestión de la legitimación de la población mizrahim dentro de la sociedad israelí es interesante para ellos cuando hay una elección próxima, y necesitan asustar al público mizrahim sobre el dúo Herzog y Livni.

¿Es mejor el partido Bait Yehudi sobre este tema? En realidad no, especialmente teniendo en cuenta su aquiescencia con el allanamiento y la cancelación de una ley que fomentaba materias centrales de la educación en el sector ultra-ortodoxo, y que incluía disposiciones contra la discriminación sobre la base del origen étnico. Pero al menos Bennett ha encargado el informe Biton y está tratando de arreglar una injusticia histórica en la educación (la incorporación de la historia y de autores mizrahim).

Bennett es una amenaza para el Likud porque inicia políticas y movimientos muy populares que el gobierno debe seguir, en lugar de ser dirigidas por él. Su partido sólo controla ocho escaños en la Knesset, pero parece determinarlo todo.

Mientras tanto, nadie sabe lo que piensa el presidente del partido Kulanu, Moshe Kahlon, sobre cuestiones a nivel estatal; el líder de Israel Beytenu y ministro de Defensa, Avigdor Lieberman, está ocupado construyendo sus credenciales de seguridad; los líderes de los partidos ultra-ortodoxos están ocupados con su legislación de los baños rituales y Netanyahu? Bibi ha estado siguiendo el ejemplo de Bennett durante el año pasado - respaldando o chocando con el establishment de seguridad, todo ello para preservar su posición con respecto al ministro de Educación.

Y los comentaristas en internet del Likud, frustrados, siguen dale que dale.




Labels:

0 Comments:

Post a Comment

Links to this post:

Create a Link

<< Home