Sunday, October 09, 2016

Cuevas en las que los rebeldes judíos se escondieron de los romanos hace 2.000 años encontradas en Galilea - Philippe Bohstrom





Mientras examinaban las cuevas naturales en la Galilea, los científicos han descubierto cientos de cuevas de piedra caliza en las que judíos se ocultaron cuando las tropas romanas llegaron a la zona hace unos 2.000 años, durante la Gran Revuelta Judía (66-70 d. C.).

Un extenso embellecimiento así como baños y nichos con velas talladas en la roca, demuestran que las cuevas habían sido preparadas para ser una duradera morada.

Cisternas de agua talladas en la roca, así como jarras, fragmentos de cerámica, monedas y otros artefactos que datan del siglo 1 d. C. se han encontrado en muchos de los refugios de los acantilados, comenta el Dr. Yinon Shivtiel del Colegio Académico de Safed y Vladimir Boslove, del Centro de Investigación de Cuevas israelí. El trabajo fue financiado por la Fundación de Investigación académico de la universidad de Safed.

El historiador judío Flavio Josefo escribió extensamente acerca de las guerras romano-judías. Algunos historiadores se han preguntado si él no embelleció su papel en la revuelta judía, glorificando sus propias acciones. Pero los descubrimientos de las cuevas de Galilea, que se construyeron durante un período de varios años, dan crédito a sus relatos.

Por lo menos cuando la Gran Revuelta Judía comenzó, también conocida como la Primera Guerra Judía, este hombre nacido como Yoseph Ben Matitiahu estaba luchando del lado de los judíos, y al mando de las fuerzas rebeldes judías en la Galilea.

Los rebeldes, superados en número y en "potencia de fuego", se enfrentaron a todo el poder del ejército romano bajo Vespasiano y su hijo Tito.

La protección de la gente de Galilea era una tarea casi imposible, ya que los soldados judíos a su mando estaban mal equipados y carecían de experiencia de combate. La estrategia defensiva de Josefo implicaba añadir muros y otras fortificaciones a las ciudades y cuevas de las proximidades: "Por otra parte, construyó muros en las cuevas cercanas al lago de Gennesar, situada en la Baja Galilea" (La guerra de los Judíos, (II , 572-576).

Los santuarios en los que los rebeldes judíos se escondieron de las fuerzas romanas hace 2000 años eran cuevas naturales en unos acantilados calcáreos, que los rebeldes aprovecharon para vivir en ellas durante períodos muy prolongados de tiempo.

Cinco de los seis asentamientos que el general judío fortificó aparentemente han sido identificados: Tiberias, Arbel, Akhbara, Meron y Caphareccho, que permanece sin identificar.

"Durante mi investigación, se hizo evidente que los asentamientos mencionados en los escritos de Josefo se encuentran en las proximidades de unos acantilados en los que había cuevas naturales", comentó Shivtiel a Haaretz.

Gran parte de la Tierra de Israel actual se asienta sobre un fondo marino prehistórico, parte del fondo del mar de Tetis. (Es por eso que los excursionistas en las colinas encuentran conchas fósiles y similares, e incluso se han hallado un par de plesiosaurios). Las rocas son calcáreas y en gran parte débiles. A lo largo de Israel, las cuevas fueron talladas fácilmente por ser de naturaleza calcárea sedimentaria y por la labor humana.

Sobre la base de los escritos de Josefo, el Dr. Shivtel se convenció de que los judíos se escondieron en cuevas naturales de los acantilados para poder huir de las fuerzas romanas que se acercaban a sus pueblos y aldeas. Ese puede haber sido un esfuerzo nada precario, ya que al menos desde el fondo las cuevas sólo podían ser alcanzables haciendo rapel, o subiendo por medio de cuerdas o escaleras altas. Cualquiera que buscara refugio en lugares de tan difícil acceso tenía que haber estado desesperado.

Ahora bien, un pasaje del libro de Josefo sobre la Guerra de los Judíos mostrando la astucia del rey Herodes puede que haga alusión a una forma alternativa de entrar en esas cuevas.

Cientos de años antes, cuando el pueblo de Galilea se había sublevado contra el rey déspota, Herodes contraatacó y los rebeldes se escondieron en las cuevas del monte Arbel, situado en unos acantilados muy escarpados que se elevan sobre un profundo valle. Así que Herodes construyó cofres o cajas de madera que llenaron de soldados. Esos cofres llegaron hasta la boca de las cuevas de la parte superior de los acantilados. La mayoría de la gente dentro de las cuevas fue prontamente asesinada por los soldados de Herodes, que dispararon proyectiles ardientes a las cuevas. (Antigüedades,. XIV 413-430, La Guerra de los Judíos, I. 304-313).

El Dr. Shivtiel sospecha que podrían ser hombres y mujeres de edad avanzada y niños, podría tener llegar a las cuevas en el tiempo de Josefo. Quizás eso inspiró a Josefo a tratar de ocultar a los rebeldes en las cuevas naturales de la Galilea.

Lo que es seguro es que las cuevas se hicieron de forma natural, pero luego fueron preparadas para una larga estancia. Cisternas de agua fueron talladas en la roca para recoger la escorrentía del agua de las paredes verticales. También fueron tallados nichos en las paredes que aún contienen restos de cenizas de velas.

También se encontraron monedas, jarras y ollas. El yeso de la arcilla, las monedas y las vasijas todo podría fecharse en el siglo I d. C.

Al menos algunas de las cuevas eran enormes, tanto como con cuatro pisos de altura, y túneles fueron talladas en la roca permitiendo el acceso a otras cuevas. Incluso fueron descubiertos una especie de balcones, lo que permitía a los habitantes de las cuevas estar atentos a los enemigos hostiles.

Otro descubrimiento notable fueron seis baños rituales que se encontraban en Akhbara y otros cinco en Arbela, que recibían al menos una parte de su agua de las estalactitas aún goteando. Canales fueron tallados en las paredes externas de la roca, para que las aguas pluviales se pudieran acumular, y escaleras que conducían a los baños fueron talladas en la roca.

Los mikvehs van más allá de los elementos esenciales necesarios para mantener la vida. Lo que de por sí indican, según el Dr. Shivtiel, que había sacerdotes que escondidos en las cuevas, parece que Cohanim (descendientes de Aarón) que vivían en Galilea antes de la revuelta. Entonces, la limpieza o purificación en el baño ritual no era un requisito para la comunidad judía en general, sino para los sacerdotes. En reconocimiento de esa pureza, a los sacerdotes y levitas de Dios, bajo pena de muerte, se les requería que se lavaran las manos y su pies antes de sacrificar animales - Éxodo 30: 17-21.

Los documentos más importantes en la historia de la Gran Revuelta Judía son los libros de Josefo "La guerra de los Judíos" y "Antigüedades judías".

Josefo nació en Jerusalén el 37 a. C. y tras los más de 2.000 años desde entonces, se ha convertido en una figura fuertemente controvertida, basándose en la creencia de que abandonó a sus hermanos judíos y se unió a los romanos cuando la revuelta terminaba en el año 67 d. C. Por otra parte, algunos historiadores han acusado a Josefo de embellecer sus historias e inflar su importancia.

Una de las dificultades en el establecimiento de su verosimilitud, según los críticos de Josefo, es que es la única fuente de su participación en la guerra judía-romana. Otra es que escribió después de los acontecimientos, con el conocimiento previo de que la guerra terminaría en un desastre para los judíos, y que culminó con la destrucción del Templo de Jerusalén.

Por un lado, qué historiador no ha escrito en retrospectiva. Por otra parte, como es comprobable, Josefo parece haber sido una fuente muy precisa en los relativo a las acciones militares en las que se vio involucrado.

Cualquiera que sea el caso, ni Josefo ni los judíos en la Galilea pudieron soportar la máquina de guerra romana, que acabó con toda resistencia en la Galilea.

Los investigadores descubrieron docenas de puntas de flecha romanas aplanadas que habían sido disparadas contra las cuevas, algunas sorprendentemente incrustadas en la superficie de las rocas y del acantilados. Estos resultados conectan sin duda a las cuevas con la violencia romano-judía.

Sin embargo el Dr. Shivtel asume que la mayoría de los civiles que se refugiaron en las cuevas sobrevivieron. La Galilea no podría haber tenido florecientes comunidades judías en el segundo y tercer siglo d. C. si la población judía hubiera sido sacrificada.

Josefo protagonizó su última resistencia no en una cueva, sino en Jotapata. En la primavera del año 67 d. C., un vasto ejército romano de 60 000 legionarios, equipado con máquinas de asedio, brazos golpeadores y 160 máquinas que lanzaban proyectiles (catapultas para lanzas y piedras, ballestas para flechas) estaban listas para el asalto de la fortaleza sobre el acantilado del Golán.

Durante 49 días los defensores judíos resistieron, a pesar de ser regados de piedras, flechas y lanzas. Josefo, el comandante de las fuerzas judías en Jotapata, describió la batalla como una de las más sangrientas de la revuelta.

Cuando la fortaleza ya no puede ser conservada, Josefo se escapó con una docena de compañeros y se ocultó en una cueva. Decidieron ayudarse los unos a otros a suicidarse con el fin de no caer en manos del enemigo, y echaron a suertes el orden en que debían morir.

Sin embargo Josefo, según los informes, jugueteó con la suerte para permanecer el último, y así se mantuvo vivo. Capturado por los romanos, fue encarcelado y encadenado, y sin duda habría sido condenado a muerte si no hubiera pronunciado su profecía sicofántica, prediciendo que Vespasiano se convertiría en un gran emperador.

Vespasiano, halagado, salvó la vida del general judío. Cuando la profecía se cumplió, de hecho, a su debido tiempo, Josefo fue puesto en libertad y una lluvia de regalos, lo que Josefo reconoció adoptando el apellido del emperador, Flavio. Y es por eso que se conoce como Flavio Josefo hasta este mismo día.

Labels:

0 Comments:

Post a Comment

Links to this post:

Create a Link

<< Home