Monday, October 03, 2016

Recordando a Shimon Peres (sin hagiografías) - Shmuel Rosner



Shimon Peres, el último de los fundadores de Israel, murió la semana pasada a los 93 años Al honrar su legado, reconocemos que tenemos la suerte de haber podido contar con él tanto tiempo, dándose el lujo de sentirse todavía joven. Shimon Peres fue un gran líder, digno de todo respeto. Sin embargo, su capacidad de resistencia se preservaba para la reclamación de que Israel siguiera siendo un poco más joven.

Hay un Peres icono y un Peres hombre. O tal vez, posiblemente, en algún momento los dos se fusionaron en uno solo. Como periodista he cubierto las acciones de Peres, una tarea que podría llegar a ser tensa. Pero también estaba la suerte de pasar algunas horas con él en circunstancias menos tensas. Algunos de estas oportunidades me dieron la oportunidad de ver a Peres a través de una lente poco convencional.

Peres: El almuerzo

Almorzábamos con el presidente Shimon Peres. Quiero decir que lo hicimos Yuval Noah Harari, el autor del libro más vendido del New York Times "Sapiens", y yo. Peres acababa de leer la versión original en hebreo del libro de Harari, uno de los más vendidos de todos los tiempos en Israel. O tal vez sólo estaba fingiendo haberlo leído. Debido a su costumbre de presumir de los recientes libros que había leído, los israelíes llegaron a sospechar, y a bromear, que Peres solamente leía la contraportada de los libros. Pero Peres continuaba hablando a menudo de libros, y se asociaba con los autores. Así un día recibí la llamada de la oficina del presidente. Yo era el editor responsable de la publicación del libro de Harari en hebreo. El presidente pidió que llevara a Harari para el almuerzo.

Nunca he escrito sobre ese almuerzo, y por lo que yo sé tampoco Harari. Se abrió la reunión con Peres despidiendo esencialmente el estudio de la historia - el libro de Harari es un libro de historia - como una pérdida de tiempo. Y luego se trasladó a hablar durante cerca de dos horas más o menos sobre su aversión a una obra reciente de AB Yehoshua - en el que Yehoshua juntaba en una reunión, lo que nunca ocurrió, al fundador de Israel David Ben-Gurion y al padre del sionismo revisionista y de la derecha secular de Israel, Zeev Jabotinsky -.

Peres fue el protegido de Ben Gurion. Para él, la idea misma de la comparación de Ben Gurion con Jabotinsky representaba una blasfemia. Así Harari, un tanto desconcertado por un Peres al que no se veía así en público, y yo, menos sorprendido que Harari pero no menos divertido, nos quedamos en silencio mientras Peres descargaba su ira contra Yehoshua, así como su desprecio por Jabotinsky y su aversión por su heredero y pesadilla política de Peres, el ex primer ministro israelí Menachem Begin. Su rivalidad política, especialmente durante las elecciones de 1981, no tiene parangón en la historia de Israel. Peres, por primera vez en su larga carrera - una segunda vez volvió a suceder una década y media más tarde, en su batalla contra el primer ministro Benjamin Netanyahu - pasó la noche pensando que estaba ganando la carrera, y más tarde descubrió que por poco la había perdido.

Como Peres estaba en su apogeo, no se andaba con rodeos. Begin fue un "desastre". Jabotinsky "no hizo nada de importancia en su vida". La obra de Yehoshya era un insulto a Ben Gurion. Peres tuvo que desarrollar una piel gruesa en su larga experiencia como político y hombre de estado, pero nunca dejó de sentirse herido cuando pensaba que Ben Gurion no estaba recibiendo el tratamiento adecuado. Cuando nos encontramos durante el almuerzo estaba al final de sus 80 años y seguía siendo tan animado y apasionado como un adolescente enojado.

Peres: El desayuno

Era temprano por la mañana, y el presidente Peres se encontraba en un estado de ánimo combativo. Estaba a punto de viajar a los Estados Unidos para recibir la Medalla de la Libertad del presidente Barack Obama, y ​​su discurso aún no estaba preparado.

Había leído el proyecto de discurso y me pidieron que lo revisara para él, y tenía algunos comentarios que sugerir Es decir: Lo que realmente deseaba era utilizar un proyecto de discurso mediocre y me habían llamado para repararlo. Peres nunca fue un muy buen orador. Él no tenía el carisma militar de Moshe Dayan, ni el esmalte de Netanyahu, ni el humor curtido de Ariel Sharon, ni el toque del hombre común de Begin. Peres tenía un acento y una voz que le hacía un blanco fácil para la sátira.

Así que nos sentamos en el jardín temporal del presidente ya que la casa del presidente estaba en reformas en esos momentos. Yo trataba de comprender los cambios que quería hacer, él trataba de reemplazar cada párrafo nuevo por otro del antiguo discurso. Intentaba empujarle cortésmente lejos de las generalidades sobre el futuro de la humanidad, sin embargo a Peres le gustaba hacer declaraciones grandilocuentes sobre temas que consideraba que eran de vanguardia. Él me frustraba frase tras frase, párrafo tras párrafo.

El resultado está disponible para que ustedes pueda juzgarlo por sí mismos. Peres dijo: "Amigos míos, vivimos ahora y estamos siendo testigos del final de una era y de la llegada de otra nueva. La era de la agricultura duró 10.000 años, la era científica está aún fresca. Sin embargo, en 50 años, la edad científica habrá logrado más que los 10.000 años de agricultura. Esta nueva era ha traído consigo nuevos retos, nuevos peligros".

Utilizó algunas frases del discurso que escribí, y algunas otras de otros autores que había invitado. Él utilizó sobre todo lo que quería utilizar. Debido a que Peres nunca aceptó su lugar como un mero gran político, pretendió ser un estadista innovador y astuto, un luchador digno de elogio por las causas en las que creía. Peres quería ser visto como un intelectual, como un hombre de grandes ideas. Pero como escribió en su libro Michael Bar Zohar, un biógrafo de Peres bastante favorable: "Su creatividad fue demasiado lejos. Ese fue un rasgo típico de su carácter, por el que muchos le llamaron un hombre de fantasías y de ideas alejadas del hombre corriente".

Al igual que con muchas otras cosas, esta era un área en la que siempre había una gran brecha entre el Peres real y el imaginario.

Peres: La cena

Él fue ministro de Asuntos Exteriores en la década de 1990, y Shimon Peres alojó a un grupo de escritores y editores para una cena ligera. Parecía un joven airado en aquellos momentos, pero todavía recuerdo que maniobraba torpemente en un intento de reclamar el crédito por las políticas de Israel, sin que fuera demasiado obvio que el que se llevaría el crédito sería su jefe, el primer ministro Yitzhak Rabin. Peres no sabía en esos momentos - nadie lo sabía - que tendría que pasar la mayor parte del resto de su vida como un líder que maniobraría torpemente cuando se vio obligado a hacer frente a la sombra de Rabin.

Alrededor de esa época, Peres comenzó a convertirse en el Mr. Paz de Israel. Pero a medida que los israelíes lo recuerden en los próximos días y lo conmemoren en los próximos años, puede que prefieran verlo como el hombre que reforzó la fuerza de Israel. Él entonces era el hombre de la seguridad, no el de la paz, como una vez escribí. Peres quería ser visto como un intelectual, pero muchos israelíes le consideraban un político intrigante. Peres probablemente quería ser recordado como el hombre que trajo la paz a Israel, pero su principal logro, el de fabricante de los acuerdos de paz de Oslo, no es un verdadero logro.

El afecto de los israelíes por Peres creció cuando perdió toda esperanza de volver a ser el líder de Israel, y en su lugar puso en marcha un segundo rol como estadista, y luego como presidente. Los israelíes lo podrán llorar más fácilmente centrándose en sus logros reales: los acuerdos de armas cruciales que aseguraron a Israel los medios para defenderse después de su creación; el proyecto nuclear, iniciado en contra de los pronósticos adversos; así como su participación en el lanzamiento de la operación Entebbe.

Sin Peres ya con nosotros, la batalla sobre su memoria ha comenzado. Va a ser una dura batalla entre aquellos que desean hacer de Peres el símbolo en Israel de la búsqueda de la paz, y los que quieren preservar su memoria como un gran hombre, suavizando sus días de Oslo y poniendo de relieve sus otros logros. En vida, no habría duda sobre el Peres que elegiría el propio Peres. Pero podría suceder que para que fuera recordado como un hombre verdaderamente grande, ambos bandos tendrían que transigir.

Labels: ,

0 Comments:

Post a Comment

Links to this post:

Create a Link

<< Home