Wednesday, October 12, 2016

Yahvismo multidimensional: el caso de la comunidad judeana del periodo persa de Elefantina - Gard Granerød - Asor







Cuando leemos la literatura judía del período del Segundo Templo (la persa, helenística o romana) a la luz de Nehemías 8, uno tiene la impresión de que la Torah (los libros de Moisés) - en una u otra forma - tenían un denominador común espiritual aceptado por todas las ramas del judaísmo en desarrollo. Pero las preguntas sobre los antecedentes, fecha de composición y procedencia de Esdras-Nehemías siguen sin resolverse. ¿Cómo debemos evaluar los textos bíblicos como fuentes históricas? ¿Reflejan principalmente los puntos de vista de sus autores o también hechos históricos?

No obstante, un conjunto importante de textos judeanos parece denotar una falta de conocimiento del "libro de la ley de Moisés" (u otros escritos sagrados, para el caso), son los documentos arameos aqueménidas de Egipto, una documentación de la comunidad judeana de Elefantina (Jeb en arameo). En el siglo V a. C. los judeanos de Elefantina eran una comunidad bajo el mando de una guarnición persa aqueménida, la cual controlaba de cerca la tradicional frontera sur de Egipto hasta la primera catarata del Nilo.

Los documentos están escritos en arameo, una importante lengua franca del Imperio Aqueménida. Los principales descubrimientos se hicieron en la última parte del siglo XIX y la primera parte del siglo XX. El corpus documental se compone de cartas privadas y comunales, de documentos legales, de listas, textos literarios y de varias inscripciones en cuencos (ostraca).

¿Cuál fue su historia y su práctica religiosa? Hay muchas teorías que compiten sobre los antecedentes y el origen de la comunidad judeana de Elefantina. Lo que parece claro es que tanto los individuos como la comunidad en su conjunto tenían una identidad judeana distinta, especialmente de cara a la población egipcia de los alrededores, pero también (tal vez en menor grado) a la de otros grupos no indígenas como los arameos.

Por ejemplo, en las últimas décadas del siglo V a. C., la comunidad se presenta explícitamente como judeana cuando escribe a los gobernantes de Judá y Samaria. Por otra parte, cuando un cierto Ananías, cuya autoridad aparentemente derivaba de rey Darío II, impartía instrucciones a la Comunidad sobre una fiesta religiosa (probablemente la fiesta de los panes sin levadura y tal vez la Pascua), se dirigió a la comunidad como "la guarnición judeana". Por lo tanto, con independencia de su origen, en el siglo V a. C. se consideraba a la comunidad, y ella se consideraba, como judeana, entre otras cosas.

Las fuentes documentales no permiten una reconstrucción de la historia inicial de la comunidad, pero es posible extraer una importante narrativa con respecto a la fundación del primer templo de la comunidad para su deidad YHW (¿"Yahu"?). En una petición de ayuda dirigida a Judá y Samaria para reconstruir su primer templo destruido, los líderes de la comunidad describen la historia de ese templo dedicado a su dios principal, YHW. Alrededor del 410 a. C., las tropas egipcias y un funcionario persa llamado Vidranga causaron la destrucción del primer templo por razones desconocidas. Una posible explicación es que el templo obstaculizaba el paso libre en la vía pública al cercano templo del dios egipcio Khnum, "el Señor de Elefantina".

Según esa narración, los habitantes judeanos afirmaron que el templo de YHW fue construido "durante los días de los reyes de Egipto", es decir, antes de la dinastía vigésimo séptima (persa), que se inició con la conquista persa de Egipto en el año 525 a. C. Esa narrativa también afirma que los persas salvaron el primer templo de YHW al mismo tiempo que los supuestos templos de los dioses egipcios. En las negociaciones con los gobernadores de Judá y Samaria para solicitar ayuda para reconstruir el templo, se determinó que el templo de YWH (el segundo, el reconstruido) debía construirse "en su lugar", donde estaba "antes".

El templo fue dedicado a la deidad de YHW, a la que en un texto se le da el epíteto de "el dios que habita en Elefantina". Parece claro que los habitantes judeanos de Elefantina identificaron al YHW de Elefantina con el YHWH ( "Yahweh") de Jerusalén (y, probablemente también el YHWH de Samaria). Por un lado, su petición a los gobernadores de Judá y Samaria y a los sacerdotes y nobleza de Jerusalén, revela una idea de un yahvismo ecuménico o doctrina de cooperación religiosa. En segundo lugar, la denominación utilizada por su especialista religioso más importante era khn ( "sacerdote"), la misma palabra que se usaba en Jerusalén.

Sin embargo, otra característica de la práctica religiosa de los habitantes judeanos de Elefantina es que no eran monoteístas. Por ejemplo, los juramentos en un tribunal revelan que los habitantes judeanos de Elefantina reconocían deidades distintas de YHW. En qué medida esos otros dioses eran en realidad adorados es otra cuestión. Sin embargo, la enigmática "Colección de las Cuentas" sugiere que la comunidad de Judea recopiló dinero, no sólo para YHW, sino también para las deidades de Eshembethel y Anathbethel. Además, el epíteto "dios / señor de los cielos" podría ser utilizado para YHW tanto en el contexto de los funcionarios aqueménidas y dentro del contexto de la comunidad judeana en sí.

De acuerdo a las inscripciones reales aqueménidas del momento, el dios dinástico Ahuramazda podría presentarse como el creador del cielo. Por lo tanto, es posible que los habitantes judeanos de Elefantina intentaban identificar a YHW con Ahuramazda de un modo comparable a cómo los habitantes judeanos de la diáspora babilónica, más de un siglo antes, intentaron identificar a YHW (H) con el dios dinástico babilónico Bel-Marduk. En el documento recientemente publicado de al-Yāḫūdu, del 552 a. C., nos encontramos con un oficial judeano llamado Bel-sar-uṣur ("O Bel, protector del rey"). Dos años más tarde, se le conoce como Yahu-Sar-uṣur, ( "O Yahu, protector del rey").

Por último, una característica importante de la religión judeana en los textos arameos de Egipto es que no reflejan los escritos bíblicos. Los posibles solapamientos representados por palabras como "Sabbath" y "Passover" no necesitan ser explicados como vagos indicios del conocimiento de cualquier proto-versión de un texto bíblico. Muy por el contrario, el hecho de que los habitantes judeanos de Elefantina tenían su propio templo dedicado a YHW, e incluso trataron de obtener el apoyo de Jerusalén en sus luchas por reconstruir su segundo templo, nos sugieren poderosamente que eran totalmente ignorantes de la llamada centralización del culto reflejada en Deuteronomio 12. Las dos obras literarias que pueden haber tenido algún tipo de autoridad entre los habitantes judeanos de Elefantina eran de la denominada literatura de sabiduría “Palabras de Ahiqar” y la versión aramea de la inscripción Bisitun de rey Darío.

¿Qué nos informan los habitantes judeanos de Elefantina sobre la historia de la religión judeana?

En primer lugar, complican la "canonizada historia" de la religión israelita, personificada por Nehemías 8 y la idea de una centralización del culto yahvista. Incluso tan tarde como el siglo V a. C., el dios YHW (H) era adorado en varios lugares, incluyendo Elefantina en el sur de Egipto.

En segundo lugar, la práctica religiosa de los habitantes judeana de Elefantina sugiere que la aparición de un yahvismo escriturial - el "victorioso" yahvismo que tuvo éxito en los períodos helenísticos y romano - no fue universalmente aceptado incluso tan tarde como en la última parte del período persa.

En tercer lugar, junto con otras evidencias epigráficas tales como los documentos recientemente publicados de los deportados judeanos del asentamiento de Babilonia al-Yāḫūdu ( "ciudad de Judah") / Al-Yāḫūdāya ( "Pueblo de los judeanos"), los documentos arameos del Egipto aqueménida lleva al estudiante de la historia de la religión judeana más cerca de la realidad "sobre el terreno". Hasta período moderno éstas eran sólo sombras, no mencionadas en la Biblia hebrea.

Elefantina se encuentra en el límite suroeste del Imperio Persa. Sin embargo, de importancia estratégica de Elefantina era apenas periférica. Los judeanos de Elefantina conocían los nombres de los sacerdotes y gobernantes de Jerusalén, Judá y Samaria, con los que estaban en contacto. Un viaje desde Elefantina a Jerusalén llevaba aproximadamente un mes. Esto es importante, especialmente a la luz del estatus que la Biblia atribuye a figuras como Esdras y Nehemías, quienes viajaron desde Babilonia a Jerusalén, una odisea de unos cuatro meses (Esdras 7: 9; Esdras 8: 31-32).

Al final, Elefantina nos acerca a muchos aspectos de la realidad histórico-religiosa existente en Jerusalén y muestra que el yahvismo en el período persa tenía muchas más dimensiones que las que se reflejan en la literatura bíblica.

Labels:

0 Comments:

Post a Comment

Links to this post:

Create a Link

<< Home