Wednesday, November 30, 2016

10 razones por las que los izquierdistas echan de sus vidas a sus conocidos que votaron por Trump - Denis Prager - National Review



Algunos de los votantes de Hillary Clinton han dejado de comunicarse con sus amigos, incluso con miembros de su familia, que votaron por Donald Trump. Parece haber sido una reacción tan común que el New York Times publicó un artículo de primera plana sobre el tema titulado "La división política rompe las relaciones... y  también en Acción de Gracias"

El artículo comienza con tres historias:
Matthew Horn, un ingeniero de software de Boulder, Colorado, canceló sus planes de Navidad con su familia en Texas. Nancy Sundin, una trabajadora social en Spokane, Washington, canceló su reunión de Acción de gracias con su madre y su hermano. Ruth Dorancy, un diseñador de software de Chicago, decidió trasladar su boda para que la abuela y la tía de su prometido, fuertes partidarios de Trump en Florida, no pudieran asistir.
El NYTimes reconoce que este fenómeno es unilateral al afirmar que "los demócratas han profundizado en su rencor y, en algunos casos, se niegan a sentarse a la mesa con los parientes que votaron por el presidente electo Donald J. Trump".

Ciertas personas que votaron por Trump llamaron a mi show y me dijeron que sus hijas les habían informado que ya no permitirían que vieran a sus nietos. Y un hombre me ha enviado un correo electrónico informando que la suegra le dijo que "ya no tenía un hijo".

Todo esto plantea una pregunta obvia: ¿Por qué es este fenómeno de cortar el contacto con amigos y familiares por una de las partes? ¿Por qué no hemos oído hablar de conservadores que evitaban a los amigos y familiares que apoyaron a Hillary Clinton? Después de todo, casi todos los conservadores habían criticado a Clinton  ética y moralmente. Y la mayoría creía que otros cuatro años de gobierno de izquierdas completaría lo que Barack Obama prometió que haría en 2008 si era elegido presidente, transformar fundamentalmente los Estados Unidos de América.

En otras palabras, los conservadores no tenían ni una pizca menos de miedo con respecto a Clinton que los demócratas lo tenían de Trump y de los republicanos. Sin embargo, prácticamente no hay noticias de conservadores que cortarán su contacto con amigos, o que abandonaran a sus padres, por apoyar a Clinton. Aquí hay diez razones de los izquierdistas para cortar todo contacto con los votantes de Trump.

1. Al igual que en nuestras universidades se han cerrado a las ideas conservadoras y a sus portavoces, cada vez más izquierdistas se han cerrado ante sus amigos y familiares conservadores, así como a las ideas conservadoras.

2. Muchos, si no la mayoría, dentro de la izquierda han sido educados y adoctrinados con ideas de la izquierda durante casi toda su vida. Esto se muestra fácilmente. Hay mucho más conservadores que leen artículos, escuchan o ven razonamientos de la izquierda, y que han estudiado a autores de la izquierda, que gente de la izquierda que haya leído, escuchado o visto a autores de la derecha, o que hayan asistido a clases de profesores con ideas conservadoras. Como resultado, los de la izquierda realmente creen que los de la derecha son todos MIXHIRI: machistas, intolerantes, xenófobos, homófobos, islamófobos, racistas e intolerantes. Por no hablar de misóginos y transfóbicos.

3. La mayoría de las posiciones de la izquierda se basan en la emoción. Esa es una de las razones principales por las que personas con puntos de vista de izquierda rompan relaciones con personas a las que previamente estimaban o incluso amaban. Sus emociones (en este caso, el miedo irracional y el odio) les superan sencillamente.

4. Desde Karl Marx, los izquierdistas han querido más a las ideas que a las personas. Todos los votantes de Trump que han quedado aislados por sus hijos, parientes políticos y amigos de toda la vida, ahora saben qué eso es muy cierto.

5. La gente conservadora piensa que la mayoría de las personas de izquierdas están equivocadas. Las personas de izquierda piensan que la mayoría de la gente conservadora es malvada por tener esas ideas. Décadas de etiquetar las posiciones conservadoras como una manifestación del "odio" y de etiquetar a los individuos conservadores como "machistas", "intolerantes", "xenófobos", "homófobos", "racistas" y "intolerantes" han tenido el efecto deseado.

6. La izquierda asocia la decencia humana no tanto con la integridad personal, como con tener razón, es decir, con tener posiciones políticas progresistas. Por lo tanto, si usted no posee o no adopta esas posiciones progresistas, carece de decencia. Pregunte a sus amigos de izquierdas si prefieren que sus hijos en la escuela secundaria hagan trampa en los exámenes o apoyen a Trump.

7. La mayoría de la gente de izquierdas son irreligiosas, por lo que el mandamiento "Honra a tu padre y a tu madre" no significa realmente nada para aquellos que han cortado las relaciones con sus padres por votar a Trump.

8. A diferencia de los conservadores, la política da un mayor sentido a la vida a los izquierdistas. El cambio climático es un buen ejemplo. Para los izquierdistas, la lucha contra las emisiones de carbono significa salvar la existencia humana en la tierra. Ahora bien, ¿con qué frecuencia tienen la oportunidad de salvar al mundo literalmente? Por lo tanto, para la mayoría de los izquierdistas, si usted votó por Trump, ha negado tanto su razón de vivir como ha, literalmente, favorecido la destrucción del planeta. ¿Por qué entonces tendrían que compartir el día de Acción de Gracias o la Navidad con gente así?

9. La izquierda tiende hacia el totalitarismo. Y cada ideología totalitaria busca debilitar los lazos entre padres e hijos. La izquierda pretende diluir la autoridad de los padres y sustituirla por la autoridad de la escuela/universidad o la autoridad del gobierno. Así que cuando los hijos cortan su vínculo con los padres por votar a Trump, están actuando como esos buenos totalitarios que la izquierda ha moldeado.

10. Si bien hay gente amable y por lo general mediocre entre los individuos de ambos lados del espectro político, como consecuencia de todo lo anterior hay más personas mediocres en la izquierda que en la derecha. ¿Qué otra palabra puede identificar mejor a quien expulsa a sus padres de las vidas de sus nietos por un voto?

Ojalá nada de esto fuera cierto. Pero hay una manera de demostrar que estoy equivocado: vuelvan a relacionarse normalmente con sus amigos y parientes que votaron por Trump, y digan a todos sus colegas de la izquierda que cortaron las relaciones con los miembros de la familia - especialmente con los padres - que les den la bienvenida de nuevo en sus vidas.

Labels:

0 Comments:

Post a Comment

Links to this post:

Create a Link

<< Home