Wednesday, December 28, 2016

¿Ha sobreactuado Netanyahu en su reacción?: El combate de Netanyahu contra la votación de la ONU está empeorando las cosas - JPost



Israel está en una situación peor después de la Resolución 2334 del Consejo de Seguridad de la ONU, pero en lugar de mitigar el daño, el primer ministro Benjamin Netanyahu parece estar empeorando las cosas.

Se ha embarcado en una ofensiva diplomática que amenaza con aislar aún más a Israel y desperdiciar el importante crédito diplomático ante el Congreso de Estados Unidos y la administración Trump entrante por su sobreactuación ante la nueva resolución de la ONU contra Israel.

Corre el riesgo de exponer a Israel a un mayor deterioro en las relaciones con los EEUU en las tres semanas y media que quedan de la presidencia de la administración Obama.

También se está alienando aún más al cuerpo diplomático de la nación en el Ministerio de Asuntos Exteriores, la mayoría del cual, sin duda, se opone a las recientes acciones del primer ministro.

Teniendo en cuenta la posibilidad de que Obama pueda estar planeando nuevas medidas contra Israel ante la ONU en las semanas que quedan, existe la justificación de intentar crear una disuasión. Sin embargo, desde que Israel necesita al mundo más de lo que el mundo necesita a Israel, la pregunta es cuánto daño causará la campaña de Netanyahu antes de que probablemente no.

Como señaló el corresponsal diplomático de The Jerusalem Post, Herb Keinon, Netanyahu parecía estar operando con la premisa de que el estatus de Israel en el mundo había cambiado, con un Israel cortejado actualmente por el mundo por lo mucho que tiene que ofrecer en el campo de la seguridad informática, la agricultura, la gestión del agua y la tecnología militar.

Por lo tanto - según ese razonamiento - Israel estaría ahora en condiciones de castigar a esos países (responsables de las resolución) negándoles los beneficios que el Estado judío puede ofrecer. Como un alto funcionario del gobierno comentó, las maniobras del gobierno estaban destinados a señalar al mundo tanto el profundo descontento existente en Israel, como que ya simplemente no pasa por alto este tipo de medidas.

Netanyahu convocó a representantes de todos los países que votaron a favor de la resolución en el Consejo de Seguridad y con misiones diplomáticas en Israel, y lo hizo el día de Navidad. Para países de mayoría cristiana como Francia y Gran Bretaña, el momento de esta reprimenda debe haber sido particularmente desconcertante. Netanyahu también ordenó a sus ministros reducir al mínimo sus relaciones con todos los 14 países que votaron a favor de la resolución.

Netanyahu ha decidido no programar el próximo mes una reunión en el Foro Económico Mundial de Davos con la primer ministra británica Theresa May, y ello en protesta por el voto de Gran Bretaña. Esta es la misma primer ministra británica que hace apenas dos semanas, en un discurso a los Amigos Conservadores de Israel, se refirió a Israel como "un país notable" y un "faro de tolerancia", y dijo que las relaciones del Reino Unido con Israel son "cruciales".

En respuesta a los intentos palestinos de anular la Declaración Balfour de 1917, describió el documento como "una de las declaraciones más importantes de la historia".

Rechazar a países como Gran Bretaña y Francia por su votación en el  Consejo de Seguridad no revocará tal decisión y no hará ganar a Israel cualquier nueva influencia diplomática. Extendiendo el mismo razonamiento a todos los países que votan regularmente en la ONU contra Israel, nos dejaría con muy pocos amigos, tal vez la República Checa, los EEUU y Micronesia.

En las relaciones bilaterales entre Israel y una superpotencia como China, otro país que votó en contra de Israel, no hay ninguna duda en cuanto a quién es el beneficiario primero.

La decisión de Netanyahu de cortar la ayuda a Senegal por su papel en la promoción de la resolución 2442 realmente podría perjudicar a una empobrecida nación, y será justamente percibido como una reacción mezquina y vengativa, y por lo tanto será contraproducente.

El intento de alistar al Congreso para sancionar a los estados y organizaciones, tales como las Naciones Unidas, que buscan dañar a Israel, sería un error. Ponemos en duda la lógica al utilizar el importante crédito del Congreso para lanzar una ofensiva mundial por una resolución del Consejo de Seguridad.

La resolución 2334 causará daño a Israel. Endurecerá la intransigencia palestina y alentará al movimiento BDS. El mundo parece no ser compatible con los asentamientos israelíes en Cisjordania y los ve como una violación del derecho internacional.

La ONU es una institución que funciona de acuerdo con sus propias reglas, una especie de universo alternativo. Los países que allí votan no reflejan con exactitud el nivel de su apoyo a Israel.

Nueva Zelanda no puede ser interpretado como un país hostil a Israel. Incluso Egipto tomó la medida extraordinaria de retirar su resolución en el último minuto y mantiene una paz estable aunque fría con Israel con una amplia cooperación militar.

El gobierno debería gastar su tiempo en elaborar una estrategia a largo plazo para Israel y en trabajar en la manera de construir lazos diplomáticos en todo el mundo, no en la forma de cortarlos.

Labels:

0 Comments:

Post a Comment

Links to this post:

Create a Link

<< Home