Monday, December 19, 2016

Más representantes árabes "moderados": Piden la expulsión de un diputado árabe por sospechas de contrabando de teléfonos móviles y cartas para los prisioneros palestinos



 El ministro de Protección Ambiental Zeev Elkin (Likud) está buscando la forma de expulsar al diputado de la Lista Árabe Conjunta Basel Ghattas, por sospechas de que Ghattas ha introducido de contrabando una decena de teléfonos móviles a dos prisioneros palestinos de seguridad de Fatah, durante la visita que les hizo en la prisión de Ketziot en el sur de Israel.

De acuerdo con un informe del noticiario de Canal 2 del domingo por la noche, dos agentes de la Unidad Nacional de Delitos de la policía de Israel, Lahav 433, estaban esperando a Ghattas fuera de la prisión tras la visita del diputado árabe a los dos prisioneros. Los agentes le citaron para ser interrogado por las informaciones reportadas por los funcionarios de prisiones de Israel, a lo que el diputado árabe se negó alegando su inmunidad como legislador.

Durante una búsqueda que se llevó a cabo después de las reuniones entre Ghattas y varios prisioneros de seguridad palestinos, 12 teléfonos móviles se encontraron en posesión de Walid Daka, uno de los terroristas responsables del secuestro y asesinato del soldado Moshe Tamam en 1984. además de una serie de cartas en manos de Basel Bazra conteniendo mensajes cifrados que despertaron la sospecha de que Ghattas hubiera introducido y proporcionado los teléfonos y las cartas a los prisioneros.

Elkin escribió el lunes: "En el marco de la Ley de Remoción, hago un llamamiento a los miembros de la Knesset para poner fin a este fenómeno de diputados que abiertamente ayudan y apoyan la actividad terrorista, en total violación de los compromisos que adoptaron en el marco del artículo 7A de la Ley básica de la Knesset".

El ministro pidió el apoyo para esta ley a los otros miembros de la Knesset en un esfuerzo para que Ghattas sea despedido inmediatamente.

"Los hechos son claros, y a pesar de ello, el diputado Basilea Ghattas no expresa ningún pesar", escribió Elkin. "Teniendo en cuenta que agotar el proceso penal tomaría mucho tiempo, no hay ninguna razón por la que deba seguir sirviendo en la Knesset durante ese tiempo, recibiendo un salario público y tomando ventaja de su inmunidad para apoyar al terrorismo. Debemos poner fin a todo esto".

El ministro de Seguridad Pública Gilad Erdan también se pronunció en contra de Ghattas, diciendo a la Radio del Ejército que "algunos miembros de la Knesset se están aprovechando de su inmunidad para ayudar a los presos de seguridad, terroristas y asesinos". Además hizo notar que los miembros de la Knesset casi nunca buscan visitar las prisiones.

Consultado sobre el derecho a la presunción de inocencia, Erdan comentó: "Toda persona tiene derecho a la presunción de inocencia. Pero me sorprende la forma en que siempre sale a relucir esta cuestión cuando se trata de árabes o de diputados árabes. Las evidencias son fuertes".

"El domingo, Ghattas no visitó a unos lanzadores piedras, sino a asesinos despreciables. Visitó al terrorista que cruelmente asesinó al soldado israelí Moshe Tamam después de su secuestro en agosto de 1984. ¿Qué estaba haciendo visitando a asesinos condenados a décadas de cárcel? Esas personas deben estar en la cárcel durante muchos años, al igual que cualquier otra persona castigada por hechos semejantes".

El ministro de Turismo Yariv Levin comentó que actos como los que se le acusan a Ghattas no sólo deben promover su retirada de la Knesset, sino también la ciudadanía israelí.

Esta no es la primera vez que el diputado Ghattas, del partido Balad, ha estado en los titulares. Sus compañeros de partido Hanin Zoabi y Jamal Zahálka fueron investigados en el pasado bajo la sospecha de violaciones e irregularidades en la financiación del partido.

En referencia a las repetidas investigaciones sobre los miembros de Balad, incluido él mismo, Ghattas comentó: "Resulta evidente para nosotros que la policía ha señalado al Balad y quiere hacernos daño políticamente de cualquier manera posible. Balad no tiene nada que ocultar y yo no tengo nada que ocultar, así que me someteré a las preguntas formuladas después de fijar una fecha para hacerlo. Estos intentos no nos asustan y no van a romper el espíritu de Balad".

El partido Balad también emitió un comunicado en respuesta a las acusaciones contra Ghattas diciendo que la policía están tomando parte en "una campaña de persecución política que ha estado en curso durante tres meses".

"La policía interrogó al miembro de la oficina política del partido Nibin Abu Rahmoun y convocó al diputado Ghattas para ser interrogado por la Unidad Lahav, pero una fecha aún no se ha fijado para el interrogatorio" dijo el partido.

"Balad ve en el carácter, la continuación y la gestión de estas investigaciones una campaña de persecución política con el objetivo de deslegitimar las actividades del partido y dañar su imagen entre el público árabe. Como luego se comprobó sobre la cuestión objeto de la investigación [las irregularidades en la financiación de las campañas electorales], se trata de temas que caen bajo la autoridad exclusiva del abogado del estado, el cual examina estos mismos temas entre todos los partidos".

"Y esto, después de que la policía haya interrogado y detenido, de manera cruel y sin justificación, a más de 60 miembros de Balad, incluyendo al líder del partido Awad Abdel Fattah y a los diputados Jamal Zahalka y Hanin Zoabi, que fueron liberados después de ser llevados ante el tribunal".

Sin embargo, las principales figuras políticas se manifestaron con fuerza tras el anuncio de las sospechas sobre la actuación del diputado Ghattas.

El primer ministro Benjamin Netanyahu comentó: "Si se determina que las sospechas sobre el diputado Ghattas son ciertas, sería un grave delito contra la seguridad del Estado y los ciudadanos de Israel. Cualquiera que dañe la seguridad del Estado debe ser castigado severamente y no puede sentarse en la Knesset de Israel".

El ministro de Defensa, Avigdor Lieberman, culpó a la Lista Árabe Conjunta en su conjunto, calificándola de ser una "Lista conjunta de espías y traidores". Y añadió: "De Azmi Bishara [ex diputado del Balad que huyó tras ser sospechoso de suministrar a Hezbolá las coordenadas de objetivos civiles para sus ataques con misiles] a Basil Ghattas y a la representante israelí en el Mavi Marmara [el barco que pretendía romper el bloqueo de Gaza] Hanin Zoabi y el resto de sus miembros, debemos continuar trabajando para asegurarnos de que no sólo no formen parte de la Knesset israelí, sino que no sean ciudadanos del Estado de Israel".

El ministro de Seguridad Pública Gilad Erdan comentó que si Ghattas no hubiera sido un miembro de la Knesset, ya habría sido detenido. De acuerdo con Erdan, "estas sospechas, junto con las visitas a los prisioneros de seguridad que han sido habituales desde hace muchos años, refuerzan mi postura de que a pesar de su inmunidad como miembros de la Knesset, no hay lugar para permitir que los diputados visiten a los prisioneros de seguridad".

Los miembros de la oposición también se pronunciaron en contra de Ghattas, con el presidente del Yesh Atid, Yair Lapid diciendo: "Estas son unas sospechas muy graves. Si se demuestra que Ghattas cometió los delitos que se le atribuyen, hay que tomar medidas serias y castigarlo con todo el rigor de la ley. Un miembro de la Knesset representa al Estado de Israel y no puede socavar la seguridad del Estado y de sus ciudadanos".

Ghattas es el primo del ex líder del Balad Bishara, que huyó de Israel en 2007 después de 11 años de servir en la Knesset, a raíz de las sospechas de que podría haber suministrado a Hezbolá coordenadas de ataque para sus misiles contra objetivos civiles durante la Segunda Guerra del Líbano.

Mientras tanto, el lunes la policía publicó un vídeo que demuestra un intento por separado de contrabando de teléfonos móviles a los prisioneros de seguridad de la Yihad Islámica en la prisión de Ketziot. La semana pasada, después de un informe de inteligencia, las búsquedas se llevaron a cabo en la sala de visitas de la prisión. Durante la búsqueda, ocho teléfonos móviles fueron descubiertos en el lado del tabique que separa los presos y los visitantes.

Labels:

0 Comments:

Post a Comment

Links to this post:

Create a Link

<< Home