Sunday, December 04, 2016

¿Qué tipo de judío eres? - Shmuel Rosner



El nuevo estudio sobre la comunidad judía de Boston difícilmente es un estudio realizado para los medios de comunicación. En su núcleo hay una compleja escala de participación judía, dividiendo a los judíos bostonianos en cinco grupos: los "minimamente involucrados" (el 17%), aquellos que tienen una relativamente baja participación en la comunidad y cultura judía; los "familiares" (el 24%) que se dedican principalmente a la cuestión familiar, aunque participan en ciertas actividades, como el Seder de Pascua; los "afiliados" (el 26%), que participan en las organizaciones comunitarias y familiares; los "culturales" (el 18%), que participan además de en las actividades familiares, en las actividades culturales (tales como escuchar música judía o israelí); y los "inmersos" (el 15%), esos judíos ejemplares que participan en todas las dimensiones.

Los autores de este estudio tratan de afirmar que "aunque los grupos reflejen los diferentes grados de compromiso con la vida judía, las categorías dejan en claro que las dicotomías - comprometidos / no comprometidos y religiosos / no religiosos - para realizar una definición son inadecuadas para describir la conducta judía contemporánea".  Es decir, el estudio evita cualquier escalamiento crítico de la conducta judía.

También demuestra cómo involucrar a todos los judíos, en lugar de decirnos cuáles de ellos son los más o menos comprometidos. Incluso los judíos "mínimamente involucrados" todavía están "involucrados". Ellos o ellas no asisten al Seder, sólo unos pocos escuchan música judía, y sin embargo, cerca de un tercio han "asistido a un programa judío". Por lo que no viven completamente sin ataduras. Es más, aún pueden ser atraídos hacia un mayor compromiso.

¿Pero por qué esta encuesta no es amigable con los medios de comunicación? Debido a que es complicada. No es de extrañar que la cobertura de los medios se centrara en unas pocas partes de las que podían extraer algunos claros titulares:
Los judíos de Boston visitan Israel en gran número. Dos tercios de ellos han estado en Israel al menos una vez. Un tercio ha viajado a Israel varias veces. Este es un porcentaje superior al de la mayoría de las comunidades judías de los Estados Unidos, y más alto que el porcentaje de visitantes registrados en el estudio del 2005, hace diez años. 
Los judíos de Boston no están afiliados a las diferentes denominaciones religiosas. Hace diez años, los judíos de la Reforma y de movimiento Conservador representaban al 74% de los judíos de Boston. Hoy en día, representan a menos de la mitad de los judíos de Boston (un 44%). El grupo que crece es el de los judíos que no tienen denominación religiosa. Aquellos "que se definen como seculares, culturalmente judíos o simplemente judíos". Su número ha aumentado del 17% al 45% de la población judía.
Estos dos resultados son de gran importancia. El viaje a Israel es una señal de compromiso. La afiliación también es una señal de compromiso. Cuando uno sube y otro baja, significa que la forma en que los judíos se están acoplando está cambiando. Y al contrario de las quejas más comunes, está cambiando hacia una "menor religiosidad y un sentimiento mayor de pueblo judío". Un nuevo estudio del JPPI que se acaba de publicar esta semana (del cual soy autor) apunta a una tendencia similar: "Una minoría de ambos,  judíos estadounidenses y israelíes, consideran que la religión es el componente principal de lo judío". Los judíos de todo el mundo, de acuerdo con nuestro estudio, hacen hincapié en que la "nacionalidad \ el ser pueblo" representa un componente muy importante de lo judío, y también hacen hincapié en "el cuidado de Israel y de los otros judíos" como una "parte esencial" de ser judío.

Pero aparte de estos descubrimientos, me gustaría dedicar un poco de espacio a entender el índice de compromiso que el estudio de Boston nos muestra. Su método no es tan complicado. Se realizaron 12 preguntas: Enciende las velas por Shabbat, va a la sinagoga, sigue las noticias de Israel, es voluntario de alguna causa judía y muchas más. Las respuestas luego fueron agrupadas por herramientas estadísticas, y el proceso de agrupación reveló cinco principales grupos de judíos. Cada grupo tiene un comportamiento típico. Los nombres relacionados con los grupos - "involucrados minimamente, familiares, afiliados, culturales, inmersos" - fueron recogidos por los autores del estudio (de la Universidad de Brandeis, del Marilyn Cohen Centro de estudios judíos modernos, del Instituto de Investigaciones Sociales Steinhardt en colaboración con Filantropía Judía y la federación local).

Cada judío, y no sólo los bostonianos, puede mirarse en estos grupos y ejercer un autoexamen: ¿qué tipo de judío eres?

Los "judíos inmersos" son aquellos para quienes la "conducta ritual religiosa es lo normativo". Más de la mitad de ellos son kosher en el hogar. La mayoría encienden velas en Shabbat y asisten a los servicios con regularidad. No hay uno solo de los principales rituales religiosos que practiquen menos de la mitad de este grupo (la práctica menor es tener un hogar kosher, un 53%). Muchos practican todos ellos: el Seder, el 100%; las velas de Hanucá, el 100%; las grandes festividades judías, el 99%; donar a las causas judías, el 97%. Los mayoría de estos judíos inmersos dicen que son "judíos por la religión", es decir, por el judaísmo (en lugar de decir que no tienen religión). Casi todos ellos están afiliados a una denominación judía. Cerca del 30% de los matrimonios entre judíos eran "judíos inmersos", y sólo el 5% de los judíos de matrimonios mixtos eran “judíos inmersos”.

Los "judíos culturales" no siguen los rituales religiosos. Ninguno de ellos realiza más de 3 servicios religiosos cada semana. Sólo el 4% es kosher en el hogar. Pero están muy comprometidos con Israel, el 80% buscan a menudo noticias sobre Israel. El 85% asisten a programas judíos. Y también observan las principales fiestas judías: Seder, Hanucá, las grandes festividades. No me sorprendió enterarme que casi la mitad de los "israelíes" de Boston (43%) eran “judíos culturales”, mientras el 32% eran "judíos inmersos". El secularismo israelí es en muchos aspectos similar a este tipo de judaísmo cultural.

Los "judíos afiliados" también pueden ser denominados "judíos comunitarios". Ellos respetan las grandes festividades religiosas judías, están afiliados a alguna sinagoga, donan para las causas judías, pero no están tan comprometidos religiosamente, y no se involucran más allá de la formula "sinagoga / organización judía". Un poco de música, un poco de lectura, un servicio de comida kosher por aquí y por allá. Tienen de 35 a 64 años de edad. Los que tienen hijos necesitan estar afiliados porque quieren una educación judía para ellos, o que puedan realizar su Bar Mitzvah, o simplemente para que sepan algo del judaísmo.

Los "judíos familiares" son los preocupados principalmente por la familia. Asisten al Seder en familia y encienden las velas de Hanucá. ¿Qué más? No hay mucho más. Aun así, alrededor de un tercio de ellos asisten a algún programa judío o donan para las causas judías. Es decir: se mantienen en contacto y no tratan de distanciarse de la comunidad. Todavía se pueden comprometer. ¿Quiénes son? Muchos han contraído matrimonios entre judíos. Muchos de ellos tampoco están afiliados. Más del 40% de los llamados "judíos de múltiples religiones" (JMR) son "judíos familiares". Sólo el 19% de los judíos por la religión son del tipo “judíos familiares”.

Los "judíos mínimamente involucrados", obviamente, son aquellos que no están involucrados. Un tercio de ellos pone las velas de Hanuca y esa es su actividad ritual judía más practicada. El 32% ha asistido a un programa judío, lo que significa que los programas de judíos también son capaces de llegar hasta personas tan poco involucradas. Alrededor de una quinta parte tiene algún compromiso con el contenido "Israel \ judío". ¿Quiénes son? Casi la mitad de los judíos rusos de Boston (43%) pertenecen a este grupo. Es un grupo que necesita atención. La mayoría de ellos son judíos pero no por la religión (el 48%). Una clara mayoría no están asociados a ninguna denominación religiosa. El 85% se casan entre ellos. Sin embargo, sólo el 3% dicen que es muy importante para ellos que su hijo se case con un judío, y sólo el 10% dice que es muy importante para ellos que sus nietos sean judíos.

¿Pueden identificarse con algunos de estos grupos? Aquí hay una pista para ayudarle a tomar una decisión: si usted está leyendo esta columna aumentan las posibilidades - pero no lo convierte en una certeza – de que usted sea un miembro de uno o de dos de los grupos mencionados anteriormente.

Y una palabra sobre el distanciamiento de Israel:
Al igual que otros muchos estudios previos, éste de Boston demuestra claramente que apenas hay tal cosa como un distanciamiento judío de Israel. El distanciamiento de Israel implica alejarse del judaísmo y de la vida judía. Echen un vistazo a esta tabla que describe la "conexión emocional con Israel". No es una coincidencia que las conexiones más fuertes con Israel se encuentren entre los grupos de “judíos inmersos” (más del 70%) y los “judíos culturales” (más del 50%). Estos dos grupos están vinculados: si se está comprometido, se está conectado a Israel. Si se está distanciado de Israel, se está desconectado de la vida judía. En otras palabras: afirmar que el distanciamiento de Israel es consecuencia principalmente de las políticas de Israel, siempre fue y sigue siendo un ejercicio inútil.

Labels: ,

0 Comments:

Post a Comment

Links to this post:

Create a Link

<< Home